La verdadera gracia de Dios nos da el poder para vencer el pecado

CONSULTORIO BÍBLICO

La verdadera gracia de Dios nos da el poder para vencer el pecado

DAVID LOGACHO

Reciba cordiales saludos amable oyente. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy. Gracias por su apoyo en oración y mediante sus ofrendas para este ministerio. Su ayuda es indispensable para la continuidad de esta obra del Señor. Proseguimos estudiando la primera epístola de Pedro. En ella tenemos lo que es la verdadera gracia de Dios. En esta ocasión, veremos que la verdadera gracia de Dios nos da el poder para vencer el pecado.

En nuestro estudio bíblico último vimos a Jesucristo como el mejor ejemplo de alguien que padeció por causa de la justicia. Este sufrimiento injusto que soportó Jesucristo tiene un enorme beneficio para todo pecador. Una parte de este beneficio es justamente la victoria que el pecador que recibe a Cristo puede tener sobre el pecado. El pasaje bíblico que tenemos para nuestro estudio de hoy se encuentra en 1 Pedro 4:1-6 Lo que primero notamos es el fundamento de la victoria sobre el pecado. 1 Pedro 4:1 dice: Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado.
La victoria sobre el pecado amable oyente, no se consigue por medio de cumplir con ritos religiosos de cualquier índole de cualquier religión. Tampoco se consigue por medio de apartarse de todo lo que está contaminado con el pecado. La victoria sobre el pecado se consigue por medio de identificarnos con Cristo quien padeció por nosotros en la carne y de esa manera terminó con el pecado. Esto es lo que quiere decir Pedro cuando nos exhorta a armarnos del mismo pensamiento. Cuando un creyente reconoce en su corazón que fue su pecado lo que causó todo el sufrimiento injusto que soportó Cristo en la cruz, entonces ese creyente voluntariamente desarrollará una capacidad para cortar cualquier vínculo con el pecado. Alguna vez leí una ilustración que puede arrojar luz sobre este hecho. Supongamos que usted tuviera un único hijo muy amado y supongamos que un aciago día un asesino terminara con la vida de su hijo mediante una certera puñalada. ¿Guardaría el puñal que usó el asesino para matar a su hijo como un tesoro especial en su casa? ¿Pondría ese puñal dentro de una urna de cristal para que no sólo usted sino todos sus amigos lo admiren? Dudo que lo haría, asumiendo que usted es una persona racional. Bueno, igual debería ser con el pecado en nuestra vida. El pecado es como el puñal de nuestro ejemplo hipotético, el pecado fue lo que terminó con la vida de nuestro amado Señor Jesucristo. Cristo murió a causa de mi mentira, mi orgullo, mi desobediencia y todo lo demás de malo que he hecho en mi vida como pecador. ¿Sería lógico de mi parte que guarde, acaricie, practique el mismo pecado que llevó a la cruz a mi amado Salvador? Por supuesto que no. Si tomamos conciencia de lo que causó nuestro pecado a Jesucristo, lo menos que podemos hacer es alejarnos lo más posible del pecado. Por esto es por lo que Pedro está abogando en este versículo. Lo segundo que notamos es el efecto de la victoria sobre el pecado. ¿Qué sacamos teniendo victoria sobre el pecado? 1 Pedro 4:2 dice: para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.
La victoria sobre el pecado conseguida para nosotros por Cristo en la cruz del Calvario, tiene un efecto dramático en nuestra vida. Hace que el resto del tiempo que tenemos para vivir en este mundo, pues a eso se refiere Pedro cuando habla del tiempo que resta en la carne, no vivamos para satisfacer nuestros propios deseos egoístas o como dice Pedro, en las concupiscencias de los hombres, sino que vivamos para hacer la voluntad de Dios. La voluntad de Dios, amable oyente, es lo que él ha dejado con nosotros en su palabra. La victoria sobre el pecado nos permite vivir para Dios y no para nosotros mismos mientras permanecemos en este mundo esperando encontrarnos con el Salvador bien sea porque sobreviene la muerte o bien sea porque el Salvador viene a buscarnos en el arrebatamiento. Muchos creyentes desean sinceramente vivir el tiempo que resta en la carne conforme a la voluntad de Dios, pero la triste realidad es que persisten viviendo conforme a las concupiscencias de los hombres. La razón más probable es que no se han identificado con Cristo en su muerte y por tanto no entienden el papel que jugó el pecado en el padecimiento y muerte de Jesucristo en la cruz. Si tan solo pudieran comprender cuan nefasto fue el pecado para Cristo Jesús, estoy seguro que odiarían el pecado con cada fibra de su ser. Lo tercero que notamos es que la victoria sobre el pecado se traduce en un nuevo estilo de vida en el creyente. 1 Pedro 4:3 dice: Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías.
Lo que Pedro está haciendo es como estableciendo un punto de giro en la vida de una persona que llega a ser creyente. Hasta antes de llegar e ese punto de giro, esa persona andaba en lo que agrada a los gentiles o a los incrédulos. Después de atravesar ese punto de giro la persona debe ser totalmente diferente. Por eso Pedro dice: Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles. Esto nos habla de un cambio de vida. Los creyentes debemos tener un estilo de vida diferente al de los incrédulos. Los incrédulos andan en lascivias, esto significa que no se detienen ante nada con tal de satisfacer cualquier apetito del cuerpo. Los incrédulos andan en concupiscencias. Esto significa, que están dispuestos a gratificar los apetitos impropios de diversa índole, quizá con referencia a los pecados de índole sexual. Los incrédulos andan en embriagueces. Esto significa ceder el control de sus mentes a alguna sustancia intoxicante. Los incrédulos andan en orgías, esto significa un abandono total de uno mismo a todo lo que la pasión inmoral sugiera. Los incrédulos andan en disipación. Esto significa que viven para comer y beber. El típico pensamiento de, comamos y bebamos porque mañana moriremos. Los incrédulos andan en abominables idolatrías. Esto significa el culto a las imágenes con todos los desórdenes que esto conlleva. Todo esto era propio de la vida pasada de la gente que había recibido a Cristo como Salvador en al época de Pedro. Pero llegaron al punto de giro. Pedro dice por tanto: Baste ya el tiempo pasado para toda esta inmundicia. De aquí en adelante deben ser personas diferentes. Personas alejadas de todo aquello que practicaban antes de ser creyentes. Qué exhortación tan necesaria amable oyente. Los que somos creyentes debemos dejar atrás todas las prácticas perniciosas de nuestra vieja vida. Qué triste que es ver a personas que se llenan la boca afirmando que son creyentes, pero todavía viven en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. A lo mejor estas personas nunca han llegado a ese punto de giro que es recibir a Cristo como Salvador personal. Lo cuarto que notamos es que la victoria sobre el pecado no es apreciada por los incrédulos. 1 Pedro 4:4-6 dice: A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan;
1Pe 4:5 pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.
1Pe 4:6 Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios.
Cuando un incrédulo observa a un creyente que tiene victoria sobre el pecado, en lugar de alegrarse por ello, se enoja grandemente. Piensa que ese creyente se ha vuelto loco o que le han lavado el cerebro. El enojo del incrédulo nace de que ya no se puede contar con ese creyente para las fechorías que estaban acostumbrados a hacer. Luego el enojo del incrédulo se transforma en un ataque al creyente. Pedro dice que el creyente es ultrajado. Mi madre vivió esta experiencia. Cuando ella recibió a Cristo como su Salvador siendo aún soltera, apenas una jovencita, su familia supo que ella no correría junto con ellos en el desenfreno, la idolatría de la religión en que la familia se había criado. La familia por tanto ultrajó a mi madre. No la ofendieron de palabra ni de obra, sino hicieron algo peor, le desconocieron como parte de la familia y le echaron de la casa. Gracias a Dios que más tarde algunos familiares de mi madre terminaron también recibiendo a Cristo como Salvador. Pedro dice que los que ultrajan a los creyentes que vencen el pecado darán cuenta algún día a Dios, quien está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. Los vivos incrédulos serán juzgados cuando Jesucristo venga por segunda vez a esta tierra y los muertos incrédulos serán juzgados en el juicio del gran trono blanco. Con Dios no se puede jugar, amable oyente. Él es celoso en cuanto a la manera como es tratado uno de los suyos. Aún si uno de los suyos ha muerto como mártir, Él se encargará de que viva en espíritu. Hemos visto que la verdadera gracia de Dios nos permite tener victoria sobre el pecado. Es otro beneficio de la multiforme gracia de Dios.

Antes de despedirnos queremos agradecerle su sintonía y además le invitamos a que visite nuestra página en Internet y por supuesto conozca la respuesta a la PREGUNTA DEL DÍA que hoy nos dice: ¿Puede el Señor salvar o perdonar a una persona que ha cometido un grave pecado de inmoralidad? Nuestra dirección en Internet es: triple w.labibliadice.org Si este programa radial ha sido de bendición a su vida, ¿qué tal si nos ofrenda? Para ello escríbanos a la siguiente dirección: La Biblia Dice… casilla 1708-8208 Quito, Ecuador. Hasta la próxima y que Dios le bendiga ricamente.

Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones, trabajó por años para la NASA, decidió abandonar su carrera profesional para prepararse para servir al Señor en un Instituto Bíblico en Argentina. Dirigió el Ministerio La Biblia Dice… durante más de 2 décadas hasta su retiro en 2015.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s