La meta del amor de Cristo

Soldados de Jesucristo

Septiembre 05/2021

Solid Joys en Español

La meta del amor de Cristo

John Piper

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

Oraciones y lágrimas

Domingo 5 Septiembre

Señor Dios… Tú lo has visto; porque miras el trabajo y la vejación… a ti se acoge el desvalido.Salmo 10:1214

El Señor… habrá considerado la oración de los desvalidos, y no habrá desechado el ruego de ellos.Salmo 102:16-17

Disputadores son mis amigos; mas ante Dios derramaré mis lágrimas.Job 16:20

Todo tipo de oraciones (2)

Ana y Ezequías: oraciones y lágrimas

 – Ana, mujer de Elcana, siervo de Dios, no tenía hijos, y su tristeza era inmensa (1 Samuel 1:1-18). En su entorno escuchaba comentarios desagradables, y su marido, aunque la amaba mucho, no se daba cuenta de su sufrimiento. Ana se sentía incomprendida y a menudo lloraba. Un día, mientras acompañaba a su marido al templo, estaba tan triste que no comió. Su marido lo notó y trató de consolarla torpemente. El corazón de Ana estaba más cargado que nunca. Entonces entró en el templo y empezó a orar. Contó a Dios toda su tristeza y lloró mucho. Cuando salió del templo, su rostro había cambiado de expresión. Sabía que había sido escuchada, comprendida, y que Dios había respondido. Meses más tarde nació Samuel…

– El rey Ezequías estaba enfermo y el profeta le dijo que iba a morir (2 Reyes 20:1-7). Entonces volvió su rostro hacia la pared y, al igual que Ana, oró y lloró mucho. La respuesta no tardó en llegar. Dios le dijo: “Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano” (2 Reyes 20:5).

– Muchos creyentes han experimentado lo mismo que Ana y Ezequías: oraciones, lágrimas, y un Dios que consuela y responde.

Amigo creyente, Dios no es indiferente a tus lágrimas, a tu tristeza. Si tienes un peso en el corazón, o nadie te entiende, no temas orar ante el Dios de toda consolación (2 Corintios 1:3-4).(continuará el próximo domingo)

2 Crónicas 21 – 1 Corintios 12 – Salmo 103:19-22 – Proverbios 22:22-23

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch