No nos metas en tentación.

¿PRUEBA O TENTACIÓN?

10/24/2017

No nos metas en tentación.

Mateo 6:13

La tentación es una experiencia común de todos los seres humanos, sean cristianos o no. Pablo dice en 1 Corintios 10:13 que toda tentación es “humana”. Cómo enfrentarse a la lucha de la tentación es una característica de la autenticidad de nuestra fe o nuestra falta de ella.

Las pruebas que el Señor permite en nuestra vida para fortalecernos también pueden convertirse en tentaciones. Pudieran ser incitaciones al pecado y no un medio para el crecimiento espiritual. Cada dificultad que se me presenta me fortalece porque obedezco a Dios y me mantengo confiado en su cuidado y poder, o me lleva a dudar de Dios y a desobedecer su Palabra.

Cada prueba tiene muchas características para convertirse en tentación. La diferencia está en cómo reaccionar ante ella.

DERECHOS DE AUTOR © 2017 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Cristo es como la luz del sol

OCTUBRE, 24

Cristo es como la luz del sol

Devocional por John Piper

Él es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza. (Hebreos 1:3)

Jesús se relaciona con Dios del mismo modo que el resplandor se relaciona con la gloria, o del modo que los rayos de luz solar se relacionan con el sol.

Recuerde que todas las analogías entre Dios y la naturaleza son imperfectas y que pueden generar distorsiones si se las lleva muy lejos. No obstante, podemos considerar algunos paralelismos:

  1. No hay momento en que el sol no emita rayos de luz. No se pueden separar uno del otro. El resplandor es eterno junto con la gloria. Cristo es eterno junto con Dios el Padre.
  2. El resplandor es la irradiación de la gloria. No es en esencia distinto de la gloria. Cristo es Dios en una posición separada pero no esencialmente distinta del Padre.
  3. Por ello, el resplandor es engendrado eternamente, por así decirlo, por la gloria; no es creado ni hecho. Si usted expone a la luz del sol una calculadora que se activa con energía solar, aparecen números en la pantalla digital. Podría decirse que estos números son creados o hechos por el sol, pero no son lo mismo que el sol. Contrariamente, los rayos del sol son una extensión del sol. Cristo es eternamente engendrado del Padre, no hecho ni creado por él.
  4. Percibimos el sol mediante la visión de los rayos del sol. Del mismo modo, vemos a Dios el Padre al ver a Cristo. Los rayos del sol llegan aquí unos ocho segundos después de que parten desde el sol, y la esfera de fuego que vemos en el cielo es la imagen, es decir, la representación exacta, del sol; no porque sea una pintura del sol, sino porque el sol está irradiando su resplandor.

Por eso, lo animo a confiar en esta gran Persona, a amarlo y a adorarlo. Él está vivo, está sentado a la diestra de Dios con todo poder y autoridad, y un día vendrá en gran gloria. Él tiene esa posición de exaltación porque él mismo es Dios el Hijo.


Devocional tomado del sermón “Él se sentó a la diestra de la Majestad”

Todos los derechos reservados ©2017 Soldados de Jesucristo y DesiringGod.org

Destetado de la arrogancia

24 Octubre 2017

Destetado de la arrogancia
por Charles R. Swindoll

Salmos 131

Así como nos sucede a todos nosotros en momentos especiales, David aprendió un principio muy importante y quiso compartirlo. Él quería que todo su pueblo participara con él de esta experiencia gozosa. David concluye el Salmo 131 con una exhortación a la nación que Él dirige:

Versículo 3

Espera, oh Israel, en el Señor
desde ahora y para siempre
.

Permítame hacerle un comentario personal. Esta canción de David ha sido muy reconfortante para mí. Me encanta su calma pacífica. He necesitado el mensaje de este salmo. Quizás usted también. Es posible que Dios le esté “destetando” de su arrogancia. Tal vez usted se ha dejado llevar por la fama de este mundo, sólo para darse cuenta que no es duradera. Ha creído en alguien solo para ver cómo le falla y se vuelve en contra suya. Es muy posible que usted haya sido atrapado por la trampa de la auto exaltación y recientemente cayó miserablemente. Tal vez usted estaba acostumbrado al honor y a ser una figura pública pero al igual que Moisés, todo eso se ha ido, al menos por un rato. Quizás ya nadie necesita su talento, o su trabajo, o su consejo.

Tal vez se pregunte: “¿Qué está sucediendo?” La arrogancia no disfruta vivir esas experiencias de humildad; la paciencia debe tomar el control y exigirle de manera consciente a nuestra alma que se serene en momentos así. Pero, “¿por qué”. Dios responde esa pregunta en el Salmo 131″.

Quizás usted ha sido “destetado” de la madre de la importancia, del prestigio, del aplauso público, del honor y la arrogancia. ¿Quién realiza el destete? ¿El niño? No, nunca. La acción del destete no es algo que el niño haga si no algo que le hacen al niño. Lo que tenemos que hacer es someternos. Dios es responsable. Él está deshaciéndose de cada plataforma que usted usa como apoyo para que usted mismo tenga que buscar su apoyo en Dios (Vea Proverbios 3:5-6). Dios está cambiándole su dieta. Él quiere que usted deje la leche de la inmadurez y empiece a comer la carne de una humildad genuina. Y Él desea que usted aprenda esto, “desde ahora y para siempre”.

Afirmando el alma
¿Hay alguien que usted admire por su humildad genuina?
Haga el esfuerzo de enviarle una tarjeta de agradecimiento a esa persona expresándole su gratitud. Sea específico y detallado. Luego de hacerlo, no la firme y envíele esa carta de manera anónima.

Adaptado del libro, Viviendo los Salmos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2013). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright
© 2017 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

¡Esto es bueno!

24 OCTUBRE

2 Reyes 5 | 1 Timoteo 2 | Daniel 9 | Salmos 117–118

Actualmente, cuando se habla de 1 Timoteo 2, por lo general, el enfoque está en el 2:11–15. Así que hoy reflexionaremos sobre 1 Timoteo 2:1–7.

(1) De manera transparente, Pablo exhorta a los cristianos a que oren por todos los que estén en puestos de autoridad (2:1–2). El fin principal de esta oración es “que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna” (2:2). La soberanía de Dios se extiende más allá de la iglesia a los asuntos de toda la humanidad. Pablo sabe bien que una sociedad ordenada y segura conduce a una vida regular y disciplinada y, por ende, a la “piedad y honestidad”.

(2) Cuando Pablo dice “esto es bueno”, no queda claro inmediatamente si el “esto” se refiere a la vida piadosa que quiere que los creyentes demuestren o a las oraciones que se supone que levanten al Dios Todopoderoso por aquellos que están en eminencia. Si es lo primero, la conexión con el texto que le sigue debe ser algo como: si vivimos vidas piadosas, nuestra manera de vivir dará testimonio evangelístico a las personas a nuestro alrededor que Dios quiere que “lleguen a conocer la verdad” (2:4). Si la referencia es a nuestra oración, la conexión con la siguiente sección es un tanto diferente: Pablo está diciendo que debemos orar por las autoridades, no sólo con el fin de que la sociedad sea estable, sino para que esas personas puedan ser salvas, porque Dios quiere que todos lleguen al conocimiento de la verdad.

(3) En cualquiera de las alternativas, se presume que Dios tiene un interés vital en la conversión de las personas en todas partes. Esto no está en absoluto en conflicto con que la Biblia dice en otras partes sobre la elección. Sin duda, Dios ejerce un amor especial hacia sus elegidos. No obstante, la Biblia constantemente presenta a Dios clamando, en efecto: “¡Volveos! ¡Vol veos! Porque el Señor no se alegra de la muerte del malvado.” Su postura hacia los seres quebrantados que portan su imagen, si bien está muy caracterizada por la justicia y el juicio, incluye este elemento de anhelo por su salvación.

(4) En este contexto, 1 Timoteo 2:5 dice, en efecto, que la doctrina del monoteísmo tiene una consecuencia: si hay un solo Dios, este debe ser el Dios de todo, se le reconozca como tal o no. Si hay un solo mediador entre Dios y los seres humanos caídos, entonces la única esperanza para cualquier ser humano es ese único mediador.

(5) Él es, entonces, potencialmente el rescate de todos los hombre y las mujeres en todas partes (2:6). No hay otro mediador. No es sólo el mediador de los judíos. “A su debido tiempo”, esta verdad se ha dado a conocer claramente y yace en el corazón del evangelio apostólico que a Pablo se le ha encomendado predicar, en particular entre los gentiles.

Carson, D. A. (2013). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (R. Marshall, G. Muñoz, & L. Viegas, Trads.) (1a edición, Vol. I, p. 297). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comenzó a lavar los pies de los discípulos

24 de octubre

«Comenzó a lavar los pies de los discípulos».

Juan 13:5

El Señor Jesús ama tanto a los suyos que todos los días está haciendo por ellos muchas cosas que equivalen a lavarles sus sucios pies. Él acepta sus más humildes acciones, siente sus más profundas aflicciones, oye sus más débiles deseos y perdona todas sus transgresiones. Él es aún el siervo de ellos, como también su Amigo y su Maestro, y no solo ejecuta acciones elevadas por los mismos —como el llevar la mitra sobre su frente, las preciosas y brillantes joyas en su pectoral o el levantarse para interceder por ellos—, sino que, con humildad y paciencia, va con el lebrillo y la toalla adonde están los suyos. Efectúa esto cuando, día tras día, borra nuestras persistentes debilidades y pecados. La última noche, al doblar tus rodillas, confesaste con dolor que una buena parte de tu conducta no era digna de tu profesión, y aun en esta noche tienes que lamentar de nuevo que has caído en la misma insensatez y el mismo pecado del que te libró hace tiempo cierta gracia especial. Pero, a pesar de todo, Jesús tiene mucha paciencia contigo. Él oirá tu confesión de pecado y te dirá: «Quiero, sé limpio». Él te aplicará de nuevo la sangre rociada que habla de paz a tu conciencia y quita toda mancha. Es, sin duda, un gran acto de amor eterno el que se lleva a cabo cuando Cristo absuelve al pecador —una vez por todas— y lo coloca en la familia de Dios. Sin embargo, ¡qué condescendiente paciencia demuestra el Salvador cuando, con gran longanimidad, soporta las reiteradas insensateces de sus descarriados discípulos, lavando día tras día y hora tras hora las múltiples transgresiones de sus extraviados pero muy amados hijos! Desecar un diluvio de rebelión es maravilloso; pero soportar el constante gotear de repetidas ofensas con una paciencia que se ve constantemente probada es, en realidad, un acto divino. Mientras hallamos consuelo y paz en la limpieza cotidiana que nos proporciona el Señor, su legítimo efecto sobre nosotros será aumentar nuestra vigilancia y avivar nuestros deseos de santidad. ¿Es esto así?

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar. (S. D. Daglio, Trad.) (4a edición, p. 308). Moral de Calatrava, Ciudad Real: Editorial Peregrino.

La biblioterapia (1)

Toda palabra de Dios es limpia; él es escudo a los que en él esperan.

Proverbios 30:5

La exposición (o la revelación) de tus palabras alumbra; hace entender a los simples.

Salmo 119:130

Tu palabra (de Dios) me fue por gozo y por alegría de mi corazón.

Jeremías 15:16

La biblioterapia (1)

¿Sabe qué es la biblioterapia? Es la utilización de los libros con un objetivo terapéutico. Este concepto insólito se dirige, en principio, a todos los que buscan respuestas a un problema de su vida: dificultades conyugales, profesionales… El terapeuta prescribe, en función de un cuestionario que el paciente responde, una o varias novelas que se supone aportarán consejos, acompañamiento y alivio al lector.

Pero, ¿qué libros recomendar hoy en día, cuando hay tantos títulos nuevos que se van añadiendo a la larga lista? Si yo fuera «biblioterapeuta», sin dudar prescribiría un viejo libro, pero que es el Libro por excelencia: la Biblia. ¿Quién es su autor? Dios mismo, quien se expresa por medio de la pluma de unos cuarenta autores a los cuales inspiró.

Dios conoce las necesidades, los pensamientos y los sentimientos de cada persona ante las dificultades de la vida. No deja a su criatura sin un punto de referencia en la vida. Desea ayudarla. Buscar esta ayuda por medio de la Biblia es probablemente el mejor medio de entrar en contacto con el Dios de misericordia y de poder que actúa a favor del que confía en él. En un mundo donde todo cambia, la Biblia da un mensaje invariable: Dios nos ama. Primero quiere salvar nuestra alma y luego darnos esperanza, consuelo, consejos y certezas para nuestra vida.

En la hoja de mañana le proponemos descubrir, o redescubrir, algunas promesas de la Biblia.

Nehemías 10 – Juan 11:17-37 – Salmo 119:33-40 – Proverbios 26:3-4