Soberano Dios

Himnos Grace en Español

Soberano Dios

De la conferencia “Expositores 2016”. Para conocer más información acerca de esta conferencia visita http://www.conferenciaexpositores.org/

LA DEUDA DEL AMOR

Septiembre 21

LA DEUDA DEL AMOR

No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros.

Romanos 13:8

Los cristianos deben amar a todo el mundo en la sociedad. Jesús dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Jn. 13:35). Nuestro amor los unos con los otros se aplica ante todo a los demás creyentes, nuestros hermanos y hermanas en Cristo.

Pero unos a otros también se aplica a los incrédulos; todos los incrédulos, y no solo a los que son agradables y cordiales. Jesús dijo: “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mt. 5:44). El apóstol Pablo dijo: “Hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe” (Gá. 6:10).

El amor debe ser un rasgo distintivo en su vida. Usted tiene una deuda con todo el mundo, así que cerciórese de que les demuestra amor a todos para que a usted se le conozca como alguien que ama a los demás “entrañablemente, de corazón puro” (1 P. 1:22).

Del libro La Verdad para Hoy de John MacArthur DERECHOS DE AUTOR © 2001 Utilizado con permiso de Editorial Portavoz, http://www.portavoz.com

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros. Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

1/2 – Cuidado con la Brecha

Ravi Zacharias Ministerios Internacional

Pensemos

1/2 – Cuidado con la Brecha

Ravi Zacharias

“Pensemos con el Dr. Ravi Zacharias” es una producción de RZIM y es un excelente recurso para los cristianos que anhelan entender la fe y testificar con inteligencia.

Pagina del ministerio:

http://www.rzim.org

JONATHAN EDWARDS: Pastor y teólogo de EL GRAN DESPERTAR 

BITE

JONATHAN EDWARDS: Pastor y teólogo de EL GRAN DESPERTAR

Jonathan Edwards nació en East Windsor, Connecticut, siendo el único hijo varón y el quinto de once hermanas.

A los 13 años de edad fue aceptado para ser estudiante de la Universidad de Yale, que entonces se llamada Escuela Colegiada.

Durante su etapa como estudiante se opuso a la tendencia entre los estudiantes de alejarse de la fe puritana de los fundadores de la Universidad y correr hacia un racionalismo elitista.

Pero nunca se comportó como un fanático. Estando en la Universidad, Edwards leyó ampliamente e interactuó con John Locke (1632-1704), Isaac Newton (1643-1727) y todo el movimiento de la Ilustración. Muchos de sus primeros escritos fueron sobre temas científicos.

En 1729, Edwards empezó oficialmente su ministerio como aprendiz de su abuelo materno, Solomon Stoddard en Northampton durante dos años antes de convertirse en el único predicador de la iglesia de Northampton, Massachusetts.

Cuando tenía 20 años, conoció a Sarah Pierrepont (1710-1758), una joven devota que inspiraría la vida espiritual del propio Edwards.

En 1734, la predicación de Edwards sobre la justificación por la fe provocó un renacimiento espiritual en su iglesia. En diciembre hubo seis conversiones repentinas. Para la primavera había alrededor de treinta a la semana.

Edwards mantuvo un cuidadoso relato escrito de sus observaciones y las documentó en sus diarios. También sus sermones más efectivos se publicaron posteriormente. Estos escritos se leyeron ampliamente en América e Inglaterra, también ayudaron a alimentar el Gran Despertar unos años más tarde, durante el cual miles fueron conmovidos por la predicación del británico George Whitefield (1714-1770).

Whitefield había leído los escritos de Edwards y se propuso visitarlo cuando viajara a las colonias de América. Edwards invitó a Whitefield a predicar en su iglesia. La predicación de Whitefield conmovió profundamente a Edwards, quien lloró durante todo el servicio, junto a gran parte de la congregación.

En 1741, durante el inicio de lo que posteriormente se conocería como el Gran Despertar, Edwards contribuyó quizás con el sermón más famoso de la historia de Estados Unidos, “Pecadores en las manos de un Dios airado”.

Este sermón fue predicado en Enfield, Connecticut, en 1741. Aunque este sermón ha sido ampliamente reimpreso como un ejemplo de “fuego y azufre”, esto no está en consonancia con el estilo de predicación real de Edward. Edwards no gritó ni habló en voz alta, sino que predicó en voz baja y sencilla.

Gracias a este sermón y a su rápida difusión, las iglesias, que en algunos casos habían sido frías y secas, se transformaron rápidamente en congregaciones apasionadas.

Pero no se puede acusar a Edwards de ser un emocionalista, todo lo contrario, sus sermones fueron altamente intelectuales y en ellos se tratan temas doctrinales y profundamente teológicos. La emoción era importante para Edwards, pero esa emoción y experiencias no debían opacar la necesidad de una doctrina recta y un culto racional.

Edwards consideraba que la conversión personal era crítica, por lo que insistió en que solo las personas que habían hecho una profesión de fe y que daban prueba de una experiencia real de conversión podían participar de la Cena del Señor. Esta posición estaba en contra de lo que su abuelo había practicado en la iglesia y desalentó a su congregación, que lo despidió en 1750.

Durante los siguientes años, Edwards fue un pastor misionero entre los nativos americanos en Stockbridge, Massachusetts, y escribió varios tratados teológicos. En ellos argumentó que somos libres de hacer lo que queramos, pero nunca querremos hacer la voluntad de Dios sin una visión de su naturaleza divina impartida por Su Espíritu.

Fascinado por la física newtoniana e ilustrado por las Escrituras, Edwards creía que la providencia de Dios era literalmente la fuerza vinculante de los átomos, que el universo colapsaría y desaparecería a menos que Dios mantuviera su existencia.

Durante toda su vida, Edwards mantuvo su hábito de levantarse a las 4:00 de la mañana y de estudiar 13 horas al día.

CIBERGRAFÍA

A Mind on Fire: http://bit.ly/2BqbaaH
Devoted Disciplinarian: http://bit.ly/2DwoYB4
Jonathan Edwards Preaches: http://bit.ly/2I1uLDR
Jonathan Edwards: http://bit.ly/2SERnhB

BIBLIOGRAFÍA

Historia del cristianismo, por Justo González: https://amzn.to/2DsVX9i

_________

Puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/
Inscríbete a nuestro newsletter: http://biteproject.com

Conductor: Nicolás Osorio (https://twitter.com/salocin_88)
Voz en off: Josué Castellón (https://twitter.com/josuekstellon)

Personajes en la Narrativa Bíblica – 6/7

El Proyecto Biblia

La Biblia Palabra de Dios

Personajes en la Narrativa Bíblica – 6/7

La mayoría de nosotros pensamos que los personajes de la Biblia son santos o pecadores, buenos o malos. Así se presentan las historias bíblicas a los niños. En este video, exploraremos las formas en que los autores bíblicos presentan a los personajes como más complejos y con mayores transigencias morales de lo que solemos imaginar.

Créditos:

Producción de Localización en Español – Unicornio Films, Santo Domingo, República Dominicana.

Traducción: Jairo Namnún/Luis Sena
Locución: Juan Carranza/ Raeldo López
Diseño y Animación: Mario Escobar
Supervisor de Postproducción: Mario Escobar
Asistente de Producción: Laura Cabrera
Producción: Denny Féliz
Coordinación de Producción: Jammy Báez

https://thebibleproject.com/international/spanish/

Jonás y la Ballena 

Mi Pequeña Biblia

Historias Bíblicas para Niños

Jonás y la Ballena

SUSCRIBIRSE AL CANAL OFICIAL!: http://bit.ly/1G7C327 Bella y fiel adaptación en dibujos animados de las más grande historia de todos los tiempos, la Biblia Ideal para enseñar a nuestros hijos y reflexionar sobre los principios que nos enseñan todos estos personajes bíblicos.

Una espléndida obra que no debe faltar, ni dejar de ver.

 

La Historia de Abraham Sodoma y Gomorra

Grandes Héroes y Leyendas de la Biblia

La Historia de Abraham Sodoma y Gomorra

Mateo 4:4

Pero El respondiendo, dijo:

Escrito está:

“NO SOLO DE PAN VIVIRA EL HOMBRE, SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS.”

Oro y Miel

DÍA 31

Salmo 19

Dosis: Palabra Rectora

Oro y Miel

“Son más deseables que el oro, más que mucho oro refinado; son más dulces que la miel, la miel que destila del panal. Por ellas queda advertido tu siervo; quien las obedece recibe una gran recompensa. (Salmo 19:10–11) (NVI)

Una gran cantidad de personas posee una Biblia en sus hogares. Algunos la tienen de adorno, otros la adquirieron como herencia, otros consideran que es un libro infaltable en la biblioteca familiar, pero lo triste es que en la mayoría de los casos está empolvada y olvidada.

¿Sería irrespetuoso decir que ellos tienen una bomba desactivada? No porque la Palabra no sea poderosa, sino porque si nunca la leen y la mantienen cerrada e ignorada, jamás van a experimentar su poder transformador.

El salmista ama la Palabra y siente tal atracción y apego por ella que la compara con el oro y la miel. Aunque estos son elementos disímiles, los considera adecuados para describir la naturaleza y el efecto de la Palabra de Dios.

El oro expresa el gran valor que el salmista da a la Palabra de Dios, estimándola superior a la riqueza de este mundo. Podemos tener muchos bienes materiales, pero la mayor riqueza está en las cosas celestiales y eternas. En lo que acumulamos y atesoramos para nuestra alma. Una mente saturada de la Palabra de Dios es la mayor riqueza que podemos tener, podemos aprender a sacar provecho de la Palabra obedeciéndola y cosechando sus frutos.

El salmista describe luego el efecto de la Palabra en el alma. Y dice que es más dulce que la miel que destila de los panales. Cuando la Palabra de Dios es amada y recibida tiene un gusto especial. El salmista contrasta así los placeres que pueden darnos nuestros sentidos que no llegan a satisfacernos del todo, con la dulzura de una Palabra que sacia, guía y orienta.

Culmina diciendo que quien obedece la Palabra tiene una gran recompensa o un gran galardón. Podemos disfrutar de los resultados y las consecuencias de obedecer. ¡Saboreando la dulzura de la Palabra!

Oración: Señor amado, gracias por tu Palabra, enséñame a amarla, saborearla y disfrutarla. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 46). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Quién tiene razón, ¿Dios o yo?

Sábado 21 Septiembre

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Juan 3:36

Quién tiene razón, ¿Dios o yo?

Si nuestras aptitudes o capacidades personales pudieran darnos acceso al cielo, Dios no hubiera dicho: “No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda… no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Romanos 3:10-12).

Si pudiéramos adquirir la salvación eterna por nuestras propias obras, Dios no hubiera dicho: “Por gracia sois salvos por medio de la fe… no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9).

Si pudiéramos ser salvos respetando los diez mandamientos, Dios no hubiera dicho: “Por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él” (Romanos 3:20).

Es imposible comprar la salvación de nuestra alma. Dios nos dice: “Fuisteis rescatados… no con… oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo” (1 Pedro 1:18-19).

Si pudiéramos mejorarnos mediante nuestros esfuerzos personales, Dios no hubiera dicho: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso” (Jeremías 17:9).

Si nuestra salvación dependiera de nosotros mismos, cuando sus discípulos le preguntaron: “¿Quién, pues, podrá ser salvo?”, el Señor Jesús no hubiera respondido: “Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios” (Marcos 10:26-27).

Todos los creyentes que han puesto su confianza en Jesucristo son “justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Romanos 3:24).

Es Dios quien tiene la razón. ¿Por qué no estar de acuerdo con él?

2 Crónicas 36 – 2 Corintios 10 – Salmo 106:28-31 – Proverbios 23:24-25

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch