4/13 – Parábola del Grano de mostaza

Iglesia Evangélica de la Gracia

Serie: Parábolas del Reino

4/13 – Parábola del Grano de mostaza

David Barceló

David Barceló

David es licenciado en Psicología y graduado de los seminarios Westminster en California (MA) y Westminster en Filadelfia (DMin). Es miembro de la NANC y graduado en Consejería Bíblica por IBCD. David ha estado sirviendo en la Iglesia Evangélica de la Gracia, desde sus inicios en mayo de 2005, siendo ordenado al ministerio pastoral en la IEG en junio de 2008.

SOMÉTASE AL ESPÍRITU

Septiembre 23

SOMÉTASE AL ESPÍRITU

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Romanos 5:5

Tiene que darle al Espíritu Santo el control absoluto de su vida. Usted puede aferrarse a los sentimientos de amargura, ansiedad y odio contra alguien, o puede rendirlos al Espíritu de Dios. Cuando usted se somete al Espíritu Santo, Él toma el control de su vida y sustituye la amargura con el amor y la venganza con el afecto. Pablo dijo: “Acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros” (1 Ts. 4:9).

La capacidad para amar a los demás está en usted; solo tiene que comprender ese recurso. Si usted se somete al Espíritu Santo, Él lo enseñará a amar.

Del libro La Verdad para Hoy de John MacArthur DERECHOS DE AUTOR © 2001 Utilizado con permiso de Editorial Portavoz, http://www.portavoz.com

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros. Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

El poder detrás del trono

El Amor que Vale

Tratando con Satanás

El poder detrás del trono

Adrian Rogers

El Dr. Adrián Rogers es un predicador, evangelista y maestro de Biblia. Presenta las Buenas Nuevas de Jesucristo con firme convicción a través de su ministerio de radio y televisión, EL AMOR QUE VALE.

Más acerca del Dr. Adrián Rogers:

http://www.lwf.org/eaqv

https://www.youtube.com/channel/UCXwKuk0THDCSB2XMWYmMeeQ

 

25 – La Ética, los atributos de una palabra olvidada

Entendiendo los Tiempos

Primera Temporada

25 – La Ética, los atributos de una palabra olvidada

ENTENDIENDO LOS TIEMPOS

Surge en el 2013 como programa de radio bajo la cobertura de la emisora cristiana Radio Eternidad en la estación 990am. Las temáticas de nuestro programa son diversas y contemporáneas con las necesidades que se presentan  hoy en día en la sociedad. Todo tema es llevado a la luz de la Palabra de Dios que es la única mediadora entre los hombres y la única verdad que puede hacerle libre. Tratamos diferentes temas con el propósito de entender el presente bajo una cosmovisión bíblica y actuar en base a esta. Con nuestro productor Andrés Figueroa y el equipo de Gracia TV, quienes semanalmente transmiten este programa en un formato para Radio y TV.

http://www.entendiendolostiempos.org/

https://play.google.com/store/apps/details?id=net.nowyouseeme.radioeternidad&hl=es_EC

https://apps.apple.com/us/app/radio-eternidad/id1053755428

 

Sola Fide: Imputación

Ministerios Ligonier

Renovando tu Mente

Sola Fide: Imputación

R.C.Sproul

https://www.ivoox.com/27073867

Hemos estado tratando la pregunta, «¿Qué es Teología Reformada?» y en nuestra última sesión dimos una breve introducción al artículo principal de la teología evangélica histórica. Un artículo que es acogido por la Teología Reformada, así como por todas las otras denominaciones protestantes históricamente; en especial la doctrina de la justificación solo por fe, que fue el tema central. de la Reforma Protestante del siglo 16.

Ahora quiero continuar con nuestra exposición de esta doctrina, y ya hemos visto el sentido básico de la palabra justificación, y también vimos el resto de la fórmula, la justificación por fe solamente. Y quiero que veamos los elementos particulares de esta fórmula.

Recapitulando, el término justificación significa ese acto por el cual Dios declara a los pecadores justos delante de Él. Ahora, parte de la controversia del siglo 16 descansaba en la derivación etimológica de la palabra justificación. Nuestra palabra justificación proviene del latín iustificare, y en la Iglesia Medieval lo que pasó fue que la doctrina de la justificación había comenzado a ser expuesta a la luz de los antecedentes de la Vulgata Latina, una interpretación en latín o traducción de la Biblia; en vez de hacerlo sobre la base del Nuevo Testamento en griego.

Y el problema que surgió ya en tiempos de San Agustín fue que el término iustificare en el viejo sistema judicial romano significaba el hacer justo el hacer justo. Iustus ficare significa hacer, y entonces comenzó a surgir la idea de que Dios nunca declararía a alguien justo a no ser que primero Él lo hiciera justo de alguna manera. Considerando que, según los reformadores, la palabra griega neotestamentaria dikaiosuné tenía que ver con esta declaración de alguien o entender que, o llamar a alguien justo, antes de que realmente se convirtiera en justo. Ahora, también es importante decir aquí que parte del debate sobre la justificación se centró en cómo la justificación ocurriría.

Cuando usamos la fórmula justificación por fe, estamos usando una forma de expresión, aquí la palabra «por», se usa como caso dativo que en español vendría siendo el objeto indirecto, por lo que sirve para expresar la persona que recibe la acción verbal.

Parte del debate del siglo 16 se centró en el tema de cuál es la causa instrumental o los medios por los cuales la justificación se lleva a cabo. Ahora en la Iglesia Romana la justificación se considera como requisito de fe, al menos entre los adultos, pero, inicialmente la justificación se lograba a través de lo que Roma llamó la causa instrumental del bautismo.

Es decir, en el sacramento del bautismo la gracia es infundida en el alma. Y la infusión o el verter esta gracia en el alma humana es. gracia salvadora. Y entonces, cuando uno recibe esta infusión de gracia en la infancia, es puesto en un estado de gracia. Y se mantiene en ese estado de gracia a menos que o hasta que la persona cometa un pecado que sea tan grave que es llamado pecado mortal.

Y el pecado mortal se define como mortal en lugar de venial, porque es un pecado tan grave que mata la gracia que está en el alma. Así que una persona pueda llegar a adulto, cometer un pecado mortal, tener aún fe, pero perder la gracia de la justificación.

Así que aquel que está en un estado de pecado mortal puede aún tener fe verdadera y no estar justificado. Ese es un punto crítico a recordar. Así que esa persona, para poder ser restaurada a un estado de gracia, tiene que pasar a través de lo que el Concilio de Trento llamó «La segunda tabla de justificación para aquellos que han naufragado en sus almas». Y la segunda tabla de justificación es definida por la iglesia como el sacramento de la penitencia.

Ahora bien, en un sentido muy real toda la controversia en el Siglo XVI se centra alrededor del sacramento de la penitencia. Sabemos de la polémica controversial que surgió en Alemania cuando Tetzel andaba vendiendo sus indulgencias, y otras cosas. Eso estaba todo vinculado a la doctrina de la iglesia del sacramento de la penitencia, que incluye varios elementos para que aquel que cometió pecado mortal sea restaurado al estado de la salvación. En otras palabras, recuperar la justificación ellos tuvieron que hacer uso del sacramento de la penitencia, que es realizado por la iglesia. Y esto tiene varios elementos, el primero de los cuales es la confesión sacramental.

La persona tenía que ir al sacerdote y confesar sus pecados – Padre, he pecado. He hecho tal y tal y tal y tal. Y también está incluido en el sacramento de la penitencia está la absolución sacerdotal, donde después que el penitente ha hecho su acto de contrición y ha hecho todo lo que la Iglesia requiere, el sacerdote dice: «Te absuelvo». Yo te absuelvo de tus pecados. Y luego, la siguiente dimensión de la penitencia que era requerida para que una persona sea restaurada a un estado de gracia era realizar obras de satisfacción. Así, la fe era requerida; la confesión era requerida; la absolución sacerdotal y las obras de satisfacción eran requeridas. Ahora, la iglesia fue muy cuidadosa en este punto al decir, que estas obras de satisfacción no proporcionaban lo que ellos llamaban meritum de condigno, un mérito que es tan virtuoso, un mérito tan, auténtico, un mérito tan, meritorio que imponía una obligación a un Dios justo para premiar a la persona, sino más bien se trataba de un menor tipo de mérito que Roma define como mérito congruente, meritum de congruo.

Y ese mérito congruente es mérito que es mérito real pero que se basa en la recepción previa de la gracia y es un mérito menor al meritum de condigno, pero meritorio suficiente, para que sea apropiado o congruente para Dios a fin de restaurar a alguien a la justificación.

Entonces, los medios en que la justificación se llevaba a cabo eran principalmente sacramentales. En primera instancia por el bautismo, en segundo lugar, a través del sacramento de la penitencia. Ahora bien, los Reformadores dijeron “no” , la causa instrumental, y allí, ellos están tomando del lenguaje de la iglesia y del lenguaje de la tradición que tiene sus raíces en las sutiles distinciones de Aristóteles sobre los distintos tipos de causas en donde Aristóteles definió la causa instrumental como aquella a través de la cual un trabajo se lleva a cabo y su analogía era como la de un escultor que estaba haciendo una pieza de escultura y fue esculpiendo un pedazo de roca o de madera en una estatua, la causa instrumental de su trabajo sería su cincel. Esa es la herramienta o el instrumento que utiliza para realizar, para cumplir, su propósito.

Los Reformadores dijeron que la causa instrumental de la justificación es la fe. La fe es el medio por el cual la justicia de Cristo nos. es dada. Ahora, esto plantea otro asunto que tal vez sea, más que cualquier otro punto de la controversia, es el centro de la controversia, y ese es el debate entre la gracia que viene a través de la infusión y la gracia que viene a través de la imputación.

Infusión de gracia fue el punto de vista de la iglesia romana donde a través de los sacramentos, la gracia en términos cuantitativos es descrita en términos cuantitativos es infundida o es vertida en el alma de la persona, y ahora esa persona tiene la justicia de Cristo vertida en su alma.

Ahora, sin esa justicia de Cristo, no hay justificación. Los protestantes, siento decirlo, a menudo han calumniado a la Iglesia Romana por haber dicho que la diferencia entre el protestantismo histórico y el catolicismo histórico es que los protestantes creen que estamos justificados por fe y los católicos creen que estamos justificados por obras, como si no hubiera necesidad de la obra de Jesucristo. Eso es pura calumnia para con la Iglesia de Roma.

La Iglesia Romana ha enseñado siempre que la obra de Cristo es absolutamente esencial para nuestra salvación. Pero aquí está cómo funciona. La pregunta, es entonces, ¿cómo es que me llego a apropiar de la obra de Jesucristo y el mérito de Jesucristo? ¿Cómo me beneficia? Bueno, de nuevo, Roma responde a esto por la infusión sacramental de la justicia de Cristo en el alma individual, y luego el individuo tiene que cooperar y asentir a esta gracia infundida a tal grado que se convierta en realmente justo.

Entonces, como declara Trento, la justicia, la verdadera justicia, está inherente en ellos. Y sólo cuando realmente llegan a ser justos a través de la ayuda y la asistencia de la gracia de Cristo, no es en sus propias fuerzas, ellos cooperan con esa gracia, pero una vez que la gracia infundida de Cristo es dada al alma y el pecador coopera con esta a tal grado que el pecador se hace en realidad justo; entonces, y solo entonces, Dios lo declara persona justa.

Esa es una de las razones por las que tienen que tener una doctrina del purgatorio y miles de años de limpieza y purga para seguir trabajando en el alma hasta que la persona llegue a ser lo suficientemente santa para ser declarada justa por Dios.

Ahora, la doctrina protestante es esta: Rápidamente, los protestantes creen que algo se infunde al cristiano en el momento de su conversión, y que es la entrada del Espíritu Santo de Dios que obra en nosotros para ayudarnos y asistirnos en nuestro crecimiento y santificación.

Pero con respecto a la justificación, el punto de vista protestante es que Dios justifica a quienes tienen fe por la imputación. Ahora, imputación significa esto: se trata de una transferencia de la cuenta de una persona a otra, por lo que la justicia de Jesús es transferida ante los ojos de Dios a la cuenta del creyente.

Así que cuando Dios ve al creyente, Él no ve el pecado del creyente, en términos legales, más bien Él ve a esa persona bajo la cobertura de la justicia de Cristo. Y este concepto de imputación tiene dos dimensiones en sí.

Por un lado, la expiación es vista como esencial para nuestra salvación, porque cuando Jesús muere en la cruz, Él muere como un sustituto por nosotros, Él muere vicariamente como el portador de pecado de Israel como el Cordero sin mancha a quien Dios imputa los pecados del pueblo. El drama del Antiguo Testamento del día de la expiación, el sacerdote ponía sus manos sobre la cabeza del cordero, lo que simbolizaba la transferencia de la culpabilidad de las personas a la víctima que sería expulsada de la presencia de Dios. Y así, en términos de la visión de la cruz del Nuevo Testamento, Cristo es el siervo sufriente que lleva los pecados de su pueblo, no porque Él mismo en Su propia humanidad se volviera inherentemente malo, sino que Él es un sustituto por nosotros, y Dios transfiere nuestra culpa a Él.

Y cuando Él muere en la cruz, Él está tomando el juicio negativo, la ira de Dios, para satisfacer el juicio de Dios. Dios castiga realmente nuestros pecados cuando castiga a Cristo, porque Él ha transferido nuestros pecados a Él.

Con frecuencia digo que, si le preguntas a un niño de seis años en la escuela dominical, ¿qué hizo Jesús por ti? El niño ha aprendido lo suficiente en la escuela dominical como para decir: Jesús murió en la cruz por mis pecados. A lo cual digo sí, es cierto, pero ¿qué más? Si lo único necesario para justificar al impío era que Jesús pagara la pena negativa de la maldición de Dios contra el mal, Él podría haber bajado del cielo y haber ido directamente a la cruz y luego volver en gloria. Pero en cambio, Él nació de una mujer, Él se sometió a la ley, y vivió toda su vida en rigurosa obediencia a cada punto de todos los requisitos que Dios le puso a su pueblo. ¿Por qué? ¿Por qué le dijo a Juan «bautízame, que es necesario que cumpla con toda justicia»?

Aquí los Reformadores entendieron el lugar de la obediencia activa de Cristo, que Cristo no solo pagó el castigo negativo por nuestros pecados, sino que positivamente alcanzó la perfecta justicia. Ven, si todo lo que Él hizo era pagar por nuestra culpa, esto simplemente nos pone de nuevo en el punto de partida, nos regresa al estado que Adán tenía antes de la caída, no culpable, sino inocente en el sentido de no tener ningún pecado. Pero sin tener una obediencia positiva a entregarse ante la justicia de Dios, no hay base para una concesión justa de recompensa, la concesión de la vida eterna y de los cielos.

Pero Cristo no solo muere por nosotros. Él vivió por nosotros. Ese es el punto del evangelio, que no solo mis pecados fueron transferidos a Él en la cruz, sino que su justicia perfecta se transfirió a mí, al poner mi confianza en Él.

Así que, cuando Dios nos juzga y nos declara como justos, nos declara justos porque Cristo es justo y porque estamos en Cristo por fe. Y esta es la razón por la que la causa instrumental de la justificación es la fe, porque esta es la fe que es la herramienta o el instrumento que nos une a Cristo.

Ahora bien, Lutero insistió en que el mérito o la justificación por la que los pecadores son justificados es lo que él llama un iustitium alienum, una justicia foránea o una justicia extraña, una justicia que Lutero dijo que era “extra nos” -fuera de nosotros. Si tengo que esperar a que la justicia verdadera se manifieste perfectamente dentro de mí, ¿cuánto tiempo esperaría para ser justificado? Esperaría por siempre.

Pero la buena noticia del evangelio es que Dios justifica al impío gratuitamente, al darle a todo el que cree una justicia que, por decirlo bien, no es propia. Es la justicia de alguien más. Es la justicia de Cristo que cumple por sí sola con el estándar del juicio perfecto de Dios.

Y así, una vez más, cuando se dice que la justificación es solo por fe, es solo un simple atajo para decir que la justificación es solo por Cristo, porque la base de nuestra justificación es el mérito justo de Cristo el único que tiene la justicia perfecta ante los ojos de Dios.

Y eso se nos da gratuitamente cuando creemos. Y así, lo que nos resta por ver en esta breve exposición es, ¿qué quiere decir que estamos justificados por fe? Santiago nos dice, “tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.”

Así que es posible para nosotros pensar en la fe como una simple, aceptación intelectual de ideas correctas, y si dices bien, crees que Jesús murió por ti, y dices sí, sí, yo creo en eso, eso no constituye de por sí fe salvadora. Hay por lo menos tres elementos para la fe salvadora de acuerdo a lo que Reformadores destacaron.

En primer lugar, notitia, que es la información, los datos. Hay contenido en el evangelio que debemos creer. Debemos creer que Jesús es nuestro Salvador. Debemos creer que Él murió en la cruz por nosotros. Debemos reconocer que es cierto que somos pecadores ante un Dios santo. Esa es la información. Y tenemos. El segundo elemento es assensus o la aceptación intelectual. Tengo que aceptar que estas cosas son verdaderas, que Jesús realmente murió por mis pecados.

Pero, de nuevo, no es solo pasar un examen de teología. Una persona puede saber la información, e incluso estar de acuerdo en que es cierto, pero Satanás conoce el contenido y Satanás sabe que Jesús murió en la cruz por nuestros pecados, pero él no está redimido por eso.

¿Por qué? Debido a que el elemento crucial de la fe salvadora es lo que se llama fiducia o fiduccia, lo que significa confianza personal y dependencia. Y la fe salvadora es dada a todos aquellos que ponen su confianza en Cristo y en Su justicia y ponen su confianza solo allí.

Ahora los Reformadores dijeron que la justificación es solo por fe, pero no una fe que está sola, una fe verdadera, si realmente descansas en Cristo, y eres considerado justo por Dios, si tienes fe verdadera, esa fe inmediatamente, necesariamente, e inevitablemente producirá el fruto de la santificación.

Y si no hay fruto inmediato a la justificación, es prueba perfecta de que no hubo justificación, porque la idea de la fe sin el fruto de la obediencia es lo que Santiago llama una fe muerta y eso no puede justificar a nadie. Así que para Lutero la justificación es por fe, la que describe como una fides viva, una fe que está viva, una fe que es vital, una fe que se manifiesta por la fidelidad.

Pero de nuevo el tema en sí ¿es cómo soy justificado? No por mi propia justicia, no por mi propio mérito, sino por la justicia de Cristo y sólo de Cristo.

R.C. Sproul es el fundador de Ligonier Ministries, el maestro principal de la programación de radio Renewing Your Mind, y el editor general de la Biblia de estudio Reformation

http://www.ligonier.es

2/5 – Llena tu mente con la Palabra de Dios

Aviva Nuestros Corazones

Serie: (Salmo 37) Un corazón apacible en medio de un mundo turbulento

2/5 – Llena tu mente con la Palabra de Dios

Nancy Leigh DeMoss

Leslie Basham: ¿Qué llena tu mente cuando te vas a dormir?  Aquí esta Nancy Leigh DeMoss.

Nancy Leigh DeMoss: Me encanta tener la Escritura en mi mente cuando me voy a dormir en la noche y cuando despierto en la mañana —también si  despierto durante la noche.  Te diré que las veces cuando no lo hago  y pienso en las cosas que me perturbaron durante el día en lugar de meditar en la Escritura, esas cosas se vuelven muy grandes.

Leslie Basham: Esto es Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Ahora tienes acceso a las noticias 24 horas al día de múltiples maneras, pero no tan solo porque puedes hacerlo quiere decir que debas hacerlo.  En un mundo donde las malas noticias tratan constantemente de captar tu atención, Nancy te ayuda a enfocarte.

Nancy: Estamos viendo los primeros once versículos del Salmo 37 durante unas cuantas sesiones.  Quiero animarte a que vayas leyendo estos versículos.  Han sido de gran bendición en mi vida.  Me encuentro regresando a esos versículos una y otra vez, particularmente cuando me enfrento con cosas inquietantes en este mundo. Y hay mucho en este mundo que nos inquieta.  No puedes vivir con otros seres humanos y no ser confrontado por la maldad —en nuestros corazones— pero también en las vidas de otros.

Nuestra tendencia natural cuando somos confrontados con el mal que otros hacen es irritarnos.  Como vimos en la última sesión, eso quiere decir “airarse, enojarse, estar desconcertado, molestarse, el tener nuestra paz perturbada.”  Estamos viendo en este pasaje que la Escritura nos dice que lo único que no debemos hacer es lo que estamos más propensos a hacer— no debemos irritarnos.  Tres veces se nos dice eso: en el versículo 1, en el versículo 7, y en el versículo 8.  No te irrites.  No dejes que te moleste.  No te irrites.

Mientras vemos estos versículos, hoy vamos a ver que hay unas cosas que debemos hacer cuando nos enfrentamos con los hacedores de maldad.  Debemos mantenernos calmadas.  La pregunta es: ¿Cómo nos mantenemos calmadas?  Tú dirás “Me molesta. El comportamiento de esa persona –—de esa persona que trabaja en el cubículo justo a mi lado me irrita; el de esa persona que vive en mi casa que tiene un hábito tan irritante, o que está tomando decisiones incorrectas.  ¿Cómo puedo mantenerme calmada?”

Solo déjame resumir estos próximos versículos diciendo que la cura para la irritabilidad y para el enojo es el mirar hacia arriba.  ¿Hacia arriba? ¿Hacia dónde? Mira hacia Dios.  Dirige tu respuesta hacia Dios en lugar dirigirla hacia los malhechores.  Lo que nos lleva a impacientarnos, a enojarnos, es que estamos muy enfocadas en la gente a nuestro alrededor y en lo que están haciendo mal.  Tu enfoque está en el lugar incorrecto.  Redirige tu respuesta; redirige tu enfoque.  Escoge el mirar hacia arriba en lugar de mirar hacia los malhechores.  Orienta tu vida alrededor del Señor.  Amarra tu corazón a Él.  Ancla tus emociones en Él.

Vamos a ver cinco exhortaciones en el Salmo 37 que nos dicen cómo mirar hacia arriba.  Déjame enseñártelas en orden, y luego iremos una por una.

La primera la encontramos en el versículo 3: “Confía en el SEÑOR.”

Luego el versículo 4: “Pon tu delicia en el SEÑOR”

Versículo 5: “Encomienda al SEÑOR tu camino.”

Versículo 7: “Confía callado en el SEÑOR” o, como una de las traducciones dice, “guarda silencio ante JEHOVA” (RV).

Luego también en el versículo 7: “Y espérale” — espera en el Señor.  Verás esa frase tres veces en este salmo: en el versículo 7 y luego en los versos 9 y 34.

Confía en el Señor; deléitate en el Señor; encomienda tu camino al Señor;  guarda silencio ante el Señor, y espera pacientemente en el Señor.  ¿Cuál es el denominador común en cada de esas cinco exhortaciones?  En el Señor.  Orienta tu vida alrededor de Él.  ¿Dónde está el hacedor de maldad aquí? Ni siquiera lo estás viendo; estás viendo al Señor.  Estás atando tu corazón al Señor, estás atando tus emociones al Señor por lo tanto tus emociones no suben ni bajan basadas en lo que los malos estén haciendo.

Ahora, vamos a verlo uno por uno estos versículos.

Número uno: “Confía en el Señor, y haz el bien; habita la tierra, y cultiva la fidelidad” (v.3). Confía en el Señor.  La fe es el punto de partida para cualquier relación con Dios.  No puedes tener una relación con Él si no estás ejercitando la fe: “es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” Hebreos 11:6(RV).

Tienes que confiar que hay un Dios en esta circunstancia y que el malhechor no tiene la última palabra. Hay un Dios y  ese Dios es soberano, ese Dios reina sobre todo, y ese Dios está sobre todos los hacedores de maldad. Tienes que confiar que Dios es sabio, que Él lo conoce todo.

Tienes que confiar que Él es bueno, que Dios está obrando Sus propósitos en este mundo, que Él tiene un plan, y que el plan de Dios no ha sido coartado por este malhechor, por esta persona que está haciendo tu vida o este mundo imposible.  Tienes que confiar que Dios conoce tu situación, que Él no está ciego a ella, que Él no te ha abandonado, y que Dios tiene cuidado de ti.

Así que mientras ves lo que este malhechor está haciendo –quizás la persona en cuestión tiene un mal temperamento, o está siendo inmoral, o está tomando decisiones imprudentes  o poco éticas, y está haciendo tu vida imposible. Quizás dirás, “Mi esposo está llevando nuestra familia a la deuda financiera,” o “mi jefe está llevando este negocio al suelo y haciendo mi vida miserable.”  Pero no te enfoques en el malhechor.

No estoy diciendo que el malhechor no existe, sino que Dios todavía sigue siendo Dios, y Dios está bien –— más que bien. Él está allí; Él está en control; a Él le importa.  Así que confía en el Señor. Confía en Él.  Pon tu enfoque en Él.

Esta fe que debemos tener no es una fe pasiva, o algo como, “solamente pretenderé que no está pasando nada malo.”  Es una fe activa, la fe siempre se presenta a sí misma con buenas acciones, si estás confiando en el Señor, entonces no te vas a comportar como una necia cuando estés tratando con un necio que te está haciendo la vida imposible. El incrédulo, el hacedor de maldad – él hace maldad.  Y eso es porque su corazón es malo.  Su inclinación es a lo malo.

Así que no te sorprendas cuando los pecadores actúan como pecadores.  Lo que debe sorprendernos es cuando los cristianos actúan como pecadores.  Nosotros somos los que debemos estar haciendo el bien porque tenemos un nuevo corazón, una nueva naturaleza.  Tenemos la capacidad de hacer el bien porque Cristo vive en nosotros.  Nos hizo nuevas criaturas.  No tenemos que hacer lo malo para responder a los malos. Podemos hacer el bien.  Podemos hacer lo bueno porque Cristo vive en nosotras.

Así que, “Confía en el SEÑOR, y haz el bien; habita en la tierra y cultiva la fidelidad.”  Habita en la tierra.  Permanece allí.  Establécete en el lugar donde Dios te ha puesto, y no siempre andes corriendo en búsqueda de pastos más verdes.  Muchas de nosotras pasamos mucha de nuestras vidas tratando de escapar circunstancias difíciles, pero Dios nos dice, “No trates de huir.  Quédate allí.”  Habita en la tierra donde Dios te puso.

Ahora, esta verdad tiene que ser balanceada con otros principios de la Escritura que dicen que a veces es apropiado removernos de la presencia del mal.  Pero si Dios te ha puesto en una situación, entonces quédate allí hasta que Dios te saque.  Quédate allí hasta que Dios te deje ver claro que es tiempo de irte.  Habita en la tierra; quédate allí.  No siempre andes buscado maneras de escapar.

La gente cambia de trabajos, cambia de iglesias, cambia de matrimonios, y lo que hacen es que se encuentran con más hacedores de maldad. Dondequiera que vayas, los vas a encontrar.  Así que Dios dice que habites allí — establécete, habita en la tierra — y luego está esa frase “cultiva la fidelidad.”  La versión Reina Valera  dice, “te apacentarás de la verdad,” y a mí me gusta la versión Reina Valera-Antigua;  que dice, “en verdad serás alimentado.”

Habita en la tierra. ¿Cómo no morir de hambre en esta tierra pecadora?  Alimentándote de Su fidelidad.  Permite que sea Su fidelidad la que te satisfaga.  Permanece donde estás, y satisfácete con el pensamiento de la fidelidad de Dios.  Confía en el Señor y haz el bien.

Número dos, y encontramos este en el versículo 4: “Pon tu delicia en el SEÑOR, (dos veces) y Él te dará las peticiones de tu corazón.”  Deléitate en el Señor.  El diccionario Strong dice que esa palabra deleite significa “estar feliz, tomar deleite exquisito.”  Deléitate en Jehová.

Toma en cuenta el contexto aquí.  Estamos tratando con hacedores de maldad; estamos tratando con maleantes.  Estamos tratando con una situación donde nuestra tendencia es de molestarnos, de exaltarnos, de enojarnos, de preocuparnos.  En esa situación, él dice, “Pon tu delicia en el Señor.”

Deja que Él sea tu premio.  Él es la perla de gran precio.  Deja que Él sea tu posesión amada, tu anhelo, eso que tú buscas.  Atesora a Cristo.  Atesóralo a Él. Dí, “Señor, a pesar de lo que está pasando a mi alrededor, a pesar de lo necias que son estas personas en mi vida, a pesar de las dificultades que me provocan, levanto mis ojos. Y Te  veo a Ti, y Tú eres asombroso.  Eres maravilloso.”  Deléitate en Él.

He estado memorizando y meditando en el libro de Apocalipsis en los últimos meses, y me encanta el capítulo 1— esa increíble, asombrosa  imagen del Cristo resucitado.  Deléitate en eso.  Deléitate en Él.  Él está en su trono.  Él es el León de la tribu de Judá; Él es el Cordero de Dios.  Sus ojos son como llamas de fuego.  Habla acerca de lo hermoso que Él es, de lo poderoso, y de lo majestuoso que Él es.  Él nos ama; Él nos ha libertado de nuestros pecados por Su sangre.  Deleita tus ojos y tu corazón en Él.  Deléitate en Él.  Deja de estar mirando a la gente, y deléitate en el Señor.

El problema con nosotras es que pasamos mucho tiempo meditando en lo que los  malhechores están haciendo, allí es donde está nuestro enfoque.  Es lo único en lo que podemos pensar, y eso es lo que nos hace enojar.  Eso es lo que nos calienta la cabeza y nos molesta.  Eso es lo que nos exalta.  Al irte a dormir en la noche, en lugar de meditar en lo que esa persona te hizo ese día que te hirió  —haciéndolo más grande de lo que es–— quita tus pensamientos de eso  y conscientemente e intencionalmente pon tus pensamientos en el Señor.  De paso, allí es donde aprenderse la Escritura es de mucha ayuda: medita en el Señor.

Me encanta tener la Escritura en mi mente cuando me voy a dormir en la noche y cuando despierto en la mañana — también si despierto durante la noche, tener la Escritura en mi mente.  Te diré que las veces cuando pienso en las cosas que me perturbaron durante el día en lugar de meditar en la Escritura, esas cosas se vuelven muy grandes.  Es como si se me olvidara que Dios está allí, y entonces se me empieza a calentar la cabeza con pensamientos en lugar de deleitarme en el Señor.

Él dice que si nos deleitamos en Él, Él nos concederá los deseos de nuestro corazón.  ¿Qué quiere decir eso?  Si nos deleitamos en Él, Él mismo se dará a nosotros, porque Él será lo único que verdaderamente vamos a querer.  Él será lo que vamos a desear, lo que anhelamos, lo que atesoramos, por lo que vivimos.  No hay lugar para perder. Es como si te elevaras a un plano donde puedes vivir por encima de las luchas, por encima de los malhechores, para encontrar deleite en el Señor.

Confía en el Señor, deléitate en el Señor, y luego para el número tres, mira el verso 5: “Encomienda al Señor tu camino.”  Esa frase “encomienda tu camino” significa “que muevas tu camino hacia Dios, que lo traslades a Él, transfiérelo a   Él.”  Un escritor dice que significa “trasladar la carga de tus hombros para entregársela a Dios.”  “Señor, esto no es mío para cargar; es Tuyo para que Tú lo cargues.”

Encomienda tu camino. “Señor, Tú ves mi camino. Tú sabes con lo que estoy tratando.  Tú conoces esta persona difícil; Tú conoces esta circunstancia difícil.”

Nosotros nos enfrentamos con eso en Aviva Nuestros Corazones. Nosotros tenemos una posición firme sobre algo.  Y tratamos de exponerla con amor y con gracia,  lo más agradablemente que se puede, pero en ocasiones recibimos correos electrónicos diciendo, “estoy disgustada con ustedes.”  Hemos tenido algunos de esos durante los últimos dos días, diciendo, “No puedo creer que dijiste eso. No puedo creer que fuiste tan fría y poco amorosa al decir eso.”  Si tú conciencia está limpia, ¿Qué haces?  Tú encomiendas tu camino al Señor.  Tú dices, “Señor, este correo electrónico es para Ti.  Tú trata con eso.  Te lo estoy pasando a Ti.”

Yo creo que el apóstol Pedro probablemente estaba pensando en este versículo cuando él dijo en 1 Pedro capitulo 5, en el versículo 7, “echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros.” No tiene sentido que me quede despierta toda la noche preocupándome sobre esto, o que me turbe por ello, o me ponga nerviosa por ello. Porque Dios tiene cuidado de mi.  Deja que Dios trate con eso.

Ríndete completamente a Él.  Encomienda tu reputación a Él: “Señor, mira lo que ellos dicen —y la gente esta creyendo lo que están diciendo, y otra gente cree que es verdad.”  No te defiendas.  No protejas tu reputación.  Encomienda tu camino al Señor.  Encomienda tu senda al Señor.  Traslada toda tu situación a Él, cuando lo hagas, ya no te vas a estar quejando por la carga.

Así es como te liberas del enojo.  Así es como te liberas de la irritación. Tú confías en el Señor, tú te delitas en el Señor, y encomiendas tu camino al Señor.  Tú le trasladas tu camino al Señor.  Dice, “Encomienda al SEÑOR tu camino; confía en El” —y allí está de nuevo— confía en Él “y Él actuará”.  Permítele a Dios actuar.  Él hará lo que sea necesario hacer en esa situación.

Yo creo que una de las razones por las que somos tan propensas a molestarnos, a dejar que se nos caliente la cabeza, y a enojarnos es porque sentimos que Dios no está actuando; sentimos como si Dios no estuviera haciendo nada.  Como mujeres, no podemos aguantar ver que nada suceda. Es como, “Alguien tiene que intervenir.  Alguien tiene que hacer algo, y si nadie más lo hace, yo lo haré.”  Empezamos a cargar todo el peso del mundo sobre nuestros hombros.  Amigas, no es nuestra responsabilidad arreglarlo todo.  Un comentarista dijo, “Él cumplirá todo lo que tu fe haya puesto sobre Él.”  Dáselo, y deja que Dios obre.

Ahora bien, tienes que dejar que Dios actúe a Su manera y a Su tiempo.  Uno de nuestros problemas es que nos frustramos cuando Dios no actúa a la manera que nosotros pensamos que Él debe actuar, y cuando Dios no arregla las cosas al momento que nosotras pensamos que Él debe hacerlo.  Pero ten en cuenta que Dios tiene más cosas en mente que solo arreglar tus problemas.  Dios quiere cambiarte; Dios quiere cambiar a esa persona; Dios quiere exhibir Su gloria en este mundo.  Y a veces Dios recibe más gloria al dejar que ese problema permanezca en tu vida que si lo removiese de ella.

Así que tienes que decir, “¿Es mi meta final cambiar esta situación, o es mi meta que Dios sea glorificado?  ¿Estoy dispuesta a quedarme en esta situación si eso es lo que le agrada al Señor para Su gloria?  Entonces estoy dispuesta a hacerlo.”

“Encomienda al SEÑOR tu camino; confía en Él, y Él actuará.”  Él actuará — en Su tiempo y a Su manera.  Quizás no lo resolverá en los próximos 28 minutos, como pasa en programas de televisión.  Quizás no lo resolverá en la forma que tú lo hubieras hecho.  Pero dale gracias a Dios que es Él quien escribe el guión — que Él no actúa en la manera en que yo pienso que Él debe de actuar. Mi visión es muy corta. Yo no sé cuál es el panorama completo.  Dios si tiene la imagen completa en Su mente.  Él sabe lo que realmente se necesita.  Confía en Él, y Él actuará.

Algunas veces pienso qué haría Dios en nuestras circunstancias y en nuestras situaciones de la vida si realmente confiásemos en Él, y le encomendáramos nuestros caminos a Él, y si se lo permitiéramos.  Yo creo que Dios quiere hacer milagros en algunas de nuestras vidas — quizás en nuestras finanzas, quizás en esa pareja incrédula, quizás en ese hijo o en esa hija rebelde, quizás en ese jefe imposible, quizás en esa situación difícil en la iglesia.  Dios quiere hacer algo verdaderamente maravilloso y grandioso como Él mismo.

Me imagino que a veces que Dios está sentado arriba en el cielo diciendo, “¿Tú quieres tratar con esto? Está bien, hazlo tú.”  A veces pienso si Dios no se pondrá a sí mismo en un estado de inactividad —por así decir— porque somos tan intencionales en actuar por nosotras mismas.

“Sigue adelante; hazlo.  ¿Tú quieres ser Dios?”

“Bueno, no, no Señor.  No puedo.”

“Yo solo estaba esperando a que dijeras eso.  ¿Quieres que Yo actúe?”

“Sí, Señor, necesito que actúes.”

“Está bien, encomiéndame tu camino,  confía en Mi, y yo actuaré.”

Dios actuará.  ¿Qué es lo que Dios quiere hacer en tu mundo que quizás no está haciendo porque tú estás actuando, porque tu estas tomando el asunto con tus propias manos?  Confía en Él, y el hará.

Tenemos que ver el versículo 6: “hará resplandecer tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía.” Esa es una cosa que Dios hará.  Él hará brillar luz en la situación; El hará todo claro como la luz del día.  Él vindicará al justo.

Todos verán la verdad.  Si tú eres la parte inocente pero nadie más lo sabe o lo cree, encomienda tu camino al Señor.  Confía en Él.  Deja que Él vindique tu inocencia.  No te defiendas.  No trates de probar tu punto.  “Hará resplandecer tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía”.  Él hará todo claro.  Todos, con el tiempo, verán quien estaba en lo correcto.

¿Entonces, qué debes hacer?  Hay dos más en la lista.  Los tocaremos en la próxima sesión, pero mira los primeros tres: Confía en el Señor y haz el bien.  Deléitate en el Señor.  Encomienda tu camino al Señor; confía en Él, y Él actuará.

Oh Señor, te pido que hagas que nuestros corazones se aten a Ti, que orientemos nuestras vidas alrededor de Ti en vez de orientarlas alrededor de los hacedores de maldad; de los malvados.  Te pido que en lugar de enfocarnos en el mal que hay en el mundo y el mal que nos arropa y nos perturba —en vez de molestarnos, llenarnos de ansiedad e irritarnos— Señor, que podamos tener paz en nuestros corazones, calma; tener corazones firmes, y gozo durante este peregrinaje mientras nos deleitamos en Ti, mientras confiamos en Ti, mientras encomendamos nuestros caminos a Ti.

Gracias, Señor, que Tú eres Dios y eres bueno.  Aun en este momento, aunque haya cosas que nos halen; cosas que quieren robar nuestra paz y nuestro gozo, solo queremos decir intencionalmente, “nosotros escogemos confiar en Ti, oh Señor.”  En el nombre de Jesús, amén.

Leslie: Observarás a algunos malhechores hoy, sea en persona o en las noticias. Nancy Leigh DeMoss nos ha estado enseñando cómo responder bíblicamente. Es el tipo de programa que esperas escuchar de Aviva Nuestros Corazonesaplicación práctica de las verdades bíblicas.

Podemos proveer ese tipo de programa por oyentes que creen en el ministerio y que quieren compartirlo contigo.

Quiero decirle “hola” a Noemí, quien está escuchando desde Sídney, Australia.  Ella nos mandó un correo electrónico para decirnos que ella descarga los programas todos los días y ella los escucha después de su tiempo de devoción, mientras saca a su perro a caminar.  Ella le escribió a Nancy, “He estado orando por ti. Como esposa de pastor yo sé cuánto trabajo mi esposo le pone a cada sermón. ¿Cómo haces para preparar un mensaje diario? Continuaré orando por ti.“

Nancy, ¿Cómo lo haces?

Nancy: Preparar mensajes para Aviva Nuestros Corazones toma mucho tiempo, y tiene sus retos.  Me he visto, día tras día, semana tras semana, por los últimos diez años, pidiendo al Señor con desesperación que me de las fuerzas, la sabiduría y la habilidad para hacerlo. Por eso me anima saber que personas como Noemí están orando—orando por mí, orando por el ministerio.  Así que necesito las oraciones de todos nuestros oyentes.

Cuando la gente pregunta cómo puede orar por nosotros, yo les digo, “primero que nada, por favor ora que el ministerio sea un desbordamiento del trabajo que Dios está haciendo en mi propio corazón, de mi tiempo con el Señor, en Su Palabra, y que en mi vida yo pueda estar viviendo el mensaje que estamos compartiendo con otros.”

Yo le pido a las personas que oren también por “aceite fresco”, por el trabajo del Espíritu en mi corazón, en mi vida, y a través de mi ministerio, porque el Espíritu puede hacer un trabajo que es más grande, más poderoso que cualquier cosa que yo pueda hacer, apartada de Él.

Ora por vigor, físico, espiritual, mental y emocional; ora que Dios me mantenga perseverando y manteniéndome firme en este ministerio.  Finalmente, ¿podrías orar por nosotros que Dios provea los recursos que necesitamos para continuar transmitiendo este programa en tu comunidad?

Muchas gracias por orar y por asociarte con nosotros en este ministerio. Tus oraciones y tu apoyo significan mucho para mí y para este ministerio.. Más de lo que yo pudiera expresar.  ¡Muchas gracias!

Leslie: No dejes de visitar nuestra página y déjanos saber cómo estos programas han sido de beneficio para ti. Visítanos en www.AvivaNuestrosCorazones.com.

A ninguno de nosotros nos gusta esperar, pero el aprender a esperar en Dios puede ser una experiencia que nos llene de profunda satisfacción. Para aprender más de eso… bueno… tendrás que esperarte hasta el próximo programa de Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Tenemos algunos artículos en Español disponibles en esta página de www.AvivaNuestrosCorazones.com. Usted puede imprimirlos y usarlos. Visite este enlace para que vea los temas disponibles: PDF Downloads.

Derechos Reservados. Aviva Nuestros Corazones. Escrito por Nancy Leigh DeMoss. Usado con permiso. www.AvivaNuestrosCorazones.com.

 

 

Deseos de bendición

DÍA 32

Salmo 20

Dosis: Ayuda divina

Deseos de bendición

“Que el SEÑOR te responda cuando estés angustiado; que el nombre del Dios de Jacob te proteja. Que te envíe ayuda desde el santuario; que desde Sión te dé su apoyo. Que se acuerde de todas tus ofrendas; que acepte tus holocaustos”. (Salmo 20:1–3) (NVI)

¿Qué palabras le dices a alguien que está sufriendo un gran conflicto o librando una batalla personal?

¿Cómo consuelas a una amiga en necesidad? ¿Cómo la animas? Esta es una preciosa oración que expresa los mejores deseos y la forma de acercarse a Dios a pedirle socorro.

Muchos coinciden en afirmar que este salmo provenía de alguna circunstancia bélica. Tal vez era una oración que se decía antes que el rey fuera a la batalla. Parece ser que el pueblo se congregaba en el Templo para desearle triunfo al rey y pedir la intervención divina.

Imagino el ánimo que daban al rey estas palabras. Luego de escucharlas, la seguridad del triunfo no radicaba en su pericia militar, sino en la certeza que Dios estaría con él en medio de la batalla, pues el pueblo alimentaba su fe de esta manera: “Ahora sé que el SEÑOR salvará a su ungido, que le responderá desde su santo cielo y con su poder le dará grandes victorias. Éstos confían en sus carros de guerra, aquéllos confían en sus corceles, pero nosotros confiamos en el nombre del SEÑOR nuestro Dios. Ellos son vencidos y caen, pero nosotros nos erguimos y de pie permanecemos.

Notemos las convicciones del salmista: en primer lugar tiene la seguridad que Dios responde cuando estamos en angustia. Que Dios mismo es quien nos protege, que así como protegió a Jacob y a su pueblo, puede hoy protegernos a nosotras. Que Él tiene diversas formas de enviarnos ayuda y apoyo. Que Dios responde cuando depositamos en Él nuestra confianza. ¡Y nos dará grandes victorias!

Si estas son también nuestras convicciones daremos esperanza y consuelo al que sufre. El día de ayer escuchaba a un hombre sumamente atribulado. Estaba luchando una batalla personal con la culpa, la depresión y la angustia. Gigantes emocionales con los cuales es muy difícil lidiar. Estoy segura que sólo Dios puede librarlo y elevo esta misma oración por él esta mañana. Para que el Padre le envíe el socorro, la ayuda y el consuelo que necesita desde su santuario celestial.

Oración: Señor enséñame a orar por el que está en angustia y ayúdame a guiarlo a confiar en ti. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 47). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

No pondré delante de mis ojos cosa injusta.

Lunes 23 Septiembre

No pondré delante de mis ojos cosa injusta.

Salmo 101:3

Vida y misericordia me concediste, y tu cuidado guardó mi espíritu.

Job 10:12

¿Qué miramos?

«Ciertas películas son más que simples diversiones… Trasmiten una idea, una duda, una angustia, incluso un nuevo miedo al espectador. Esta forma de contaminación las fortalece, y es lo que a menudo les permite no ser olvidadas».

Esta observación de un crítico de cine debería motivarnos a tener cuidado con nuestro entorno moral. Nuestra salud puede estar comprometida o mejorada por el aire que respiramos; de la misma manera, nuestro espíritu es sensible a lo que leemos, escuchamos o vemos. La fuente de nuestros pensamientos puede estar contaminada. “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”, nos dice la Palabra de Dios (Proverbios 4:23). Muchos espectáculos, libros, e incluso programas educativos presentan escenas donde el pecado sirve de centro de interés, incluso de placer malsano. ¿Quién es su instigador? “El impío concibió maldad, se preñó de iniquidad, y dio a luz engaño” (Salmo 7:14).

Cristianos, sigamos este consejo: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo” (1 Juan 2:15).

¿Cómo respirar un aire puro? “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Colosenses 3:1-2).

Leyendo y meditando regularmente la Biblia, fortaleciéndose en la comunión con Dios mediante la oración, el creyente puede permanecer con buena salud espiritual. Cuidemos nuestro espíritu, no lo expongamos a la contaminación.

Oseas 3-4 – 2 Corintios 11:16-33 – Salmo 106:40-48 – Proverbios 23:29-35

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch