7 verdades que debes saber sobre el hombre y el pecado

Coalición por el Evangelio

7 verdades que debes saber sobre el hombre y el pecado

WAYNE GRUDEM

Nota del editor: Este es un fragmento adaptado del libro Cómo entender el concepto del hombre y del pecado (Vida, 2013), por Wayne Grudem.

Después de que Dios creara al hombre y lo pusiera en el huerto del Edén, hubo una serie de estipulaciones que vinculaban legalmente y definían la relación entre ambos. Estas estipulaciones aparecen con claridad cuando Dios habla con Adán y le da mandamientos (Gn. 1:28-30; 2:15, 16-17).

En la prohibición acerca del árbol del conocimiento del bien y del mal hay una promesa de castigo por la desobediencia: la muerte, que se refiere a la muerte física, espiritual, muerte eterna, y separación de Dios. En esta promesa de castigo por la desobediencia hay implícita una promesa de bendición por la obediencia. Pero ¿qué otros significados encierran las palabras “hombre” y “pecado” en la Biblia? Veamos algunos:

1) Es correcto usar la palabra “hombre” para referirnos a la raza humana
Algunas personas objetan el uso de la palabra “hombre” para referirnos a la raza humana, porque afirman que ese uso es insensible hacia las mujeres. En cambio, sugieren que usemos “humanidad”, “género humano”, “seres humanos”, o “personas”.

Después de considerar esta sugerencia, decidí continuar usando “hombre”, además de los otros términos, para referirme a la raza humana; porque la Biblia lo justifica en Génesis 5, y porque está en juego una cuestión teológica. El término hebreo que traducimos “hombre” es adam, que es el mismo que se usa para hablar de Adán, y el mismo término se usa para referirse al hombre a fin de distinguirlo de la mujer (Gn. 2:22, 25; 3:12; Ec. 7:28).

El Antiguo Testamento usa el mismo término, adam, para referirse (1) a los seres humanos varones, y (2) a la raza humana en general. Si esta práctica se originó con Dios mismo, no debiéramos encontrarlo inaceptable ni insensible.

2) Dios creó al hombre para Su gloria
Dios no necesitaba crear al hombre, pero nos creó para su propia gloria (Is. 43:7; Ef. 1:11-12). Por tanto, estamos llamados a hacer todo “para gloria de Dios” (1 Co. 10:31). Este hecho determina la respuesta correcta a la pregunta: ¿Cuál es nuestro propósito en la vida?

Nuestro propósito debe ser cumplir la razón por la que Dios nos creó: Glorificarle a Él

Nuestro propósito debe ser cumplir la razón por la que Dios nos creó: Glorificarle a Él. Cuando hablamos con respecto a Dios mismo, ese es un buen resumen de nuestro propósito. Pero cuando pensamos en nuestros propios intereses, nos encontramos con el feliz descubrimiento de que estamos para gozar a Dios, deleitarnos en Él, y en nuestra relación con Él.

3) El hombre fue creado a imagen de Dios
De todas las criaturas solo del hombre se dice que fue creado “a imagen de Dios”. El hecho de que el hombre está formado a la imagen de Dios quiere decir que el hombre es como Dios y representa a Dios. Cuando Dios creó al hombre planeaba hacer una criatura similar a Él (Gn. 1:26).

Las palabras “imagen” (tselem) y “semejanza” (demut) se refieren a algo que es similar, pero no idéntico a aquello que representa o de lo que es una “imagen”. Para los lectores originales, esto significa que el hombre era como Dios y que en muchas maneras representaba a Dios. De manera que Génesis 1:26 significaba para estos lectores “Hagamos al hombre como nosotros somos y para que nos represente”.

4) Los dos sexos reflejan la imagen de Dios
Aunque la creación del hombre como varón y hembra no es la única forma en que somos a la imagen de Dios, es un aspecto bastante significativo que las Escrituras mencionan (Gn. 1:27).

Podemos resumir las formas en que nuestra creación como varón y hembra representan algo de nuestra creación a la imagen de Dios de la siguiente manera: La creación del hombre como varón y hembra muestra la imagen de Dios en (1) la armonía de las relaciones interpersonales, (2) la igualdad en personalidad e importancia, y (3) la diferencia en papel y autoridad.

5) La unidad completa del cuerpo y alma humana será restaurada en la eternidad
¿Cuántas partes hay en el hombre? Todos estamos de acuerdo en que tenemos cuerpos físicos. La mayoría de las personas (cristianos y no cristianos) sienten que también tienen una parte inmaterial, un “alma”. Pero ahí termina el acuerdo.

Algunas personas creen que además de “cuerpo” y “alma” tenemos un “espíritu”, y este concepto se llama tricotomía. El punto de vista de que el hombre está formado de dos partes (cuerpo y alma/espíritu) se llama dicotomía. Fuera del ámbito evangélico, otro punto de vista es que el hombre no puede existir aparte del cuerpo físico. Esta perspectiva de que el hombre es solo un elemento, y que su cuerpo es la persona, se llama monismo.

Antes de preguntarnos si las Escrituras ven a “alma” y “espíritu” como partes distintivas del ser humano, debemos dejar claro desde el principio que el énfasis de la Biblia está en la unidad general del hombre como creado por Dios (Gn 2:7). Aquí Adán es una persona unificada con cuerpo y alma viviendo y actuando juntos. Este estado original unificado del hombre volverá a ocurrir cuando Cristo regrese y estemos completamente redimidos en nuestros cuerpos, así como en nuestras almas para vivir con Él para siempre (1 Co. 15:51-54).

6) El pecado es no conformarnos a la ley moral de Dios
Podemos definir el pecado de la siguiente manera: el pecado es no conformarnos a la ley moral de Dios en acciones, actitudes, o naturaleza. Lo definimos aquí en relación con Dios y su ley moral. El pecado incluye no solo las acciones individuales tales como robar, mentir o matar, sino también las actitudes que son contrarias a las actitudes que Dios requiere de nosotros. Esto lo vemos ya en los Diez Mandamientos, los cuales no solo prohíben acciones pecaminosas sino también actitudes erróneas.

Una vida que agrada a Dios tiene pureza moral no solo en las acciones, sino también en los deseos del corazón. De hecho, el más grande de los mandamientos requiere que tenga el corazón lleno de una actitud de amor a Dios (Mc. 12:30).

7) Dios no es culpable del pecado
Primero, debemos afirmar claramente que Dios no pecó, y que no podemos culparlo por el pecado. Fueron el hombre y los ángeles los que pecaron voluntariamente. Culpar a Dios por el pecado sería blasfemar en contra de Dios (Dt. 32:4). De hecho, es incluso imposible que Dios desee hacer el mal (Stg. 1:13).

Aunque nunca debemos decir que Dios mismo pecó ni culparle del pecado, debemos también afirmar que Dios es soberano

Pero, sería erróneo creer que existe un “dualismo” en el universo. Es decir, la existencia de dos poderes igualmente supremos, uno bueno y el otro malo. Tampoco debemos pensar que el pecado sorprendió a Dios, que es un reto, o que supera su omnipotencia y su control providencial sobre el universo.

Por tanto, aunque nunca debemos decir que Dios mismo pecó ni culparle del pecado, debemos también afirmar que Dios es soberano (Ef. 1:11; Dn. 4:35), y estableció que el pecado entrara en el mundo, aunque no se deleita en ello y aunque estableció que entrara por medio de las decisiones voluntarias de criaturas morales. Aun antes de la desobediencia de Adán y Eva, el pecado ya estaba presente en el mundo angelical con la caída de Satanás y los demonios. Pero con respecto a la raza humana, el primer pecado fue el de Adán y Eva en el huerto del Edén (Gn. 3:1-19).

Wayne Grudem es profesor de teología y estudios bíblicos en Phoenix Seminary en Phoenix, Arizona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s