Iglesia ¿Virtual o presencial?

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

Sermones IBSJ

Iglesia ¿Virtual o presencial? | 1 Corintios 12:12-27 

Marcos Peña

Marcos Peña fue llamado a salvación en algún momento de su adolescencia pues su madre lo expuso desde pequeño a la Palabra de Dios. Siendo un adolescente le predicó el evangelio a otros jóvenes que posteriormente fundaron Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en 1978. Desde los inicios de nuestra Iglesia fue uno de sus jóvenes líderes, pasando algunos años de estudios teológicos formales entre el 1979 y 1980 en el Instituto Bíblico Quisqueyano. Fue elegido como diácono en febrero de 1987 y en abril del 2001 comenzó a formar parte del cuerpo de pastores de IBSJ. Ha dado clases del Antiguo Testamento en el Instituto Bíblico Logos.

Actualmente es responsable del grupo de jóvenes, imparte clases de Escuela Dominical y predica. El pastor Marcos Peña está casado con Carmen Julia Linares y es padre de tres hijas: Ika Marcel, Jennifer y Susan.

http://www.ibsj.org

Sola Scriptura vs. Tradiciones de la Iglesia

Evangelio.Blog

Sola Scriptura vs. Tradiciones de la Iglesia

Phil Johnson

Estoy en Finlandia para hablar con un grupo de líderes de la iglesia reformadora sobre el tema de sola Scriptura. La conferencia aquí comenzó esta noche. Cubriré temas como la autoridad, la precisión y la suficiencia de las Escrituras. También resaltaré los peligros de otorgarle demasiada autoridad a la tradición eclesiástica, especialmente cuando nuestras tradiciones pueden agobiar u oscurecer la simplicidad del Evangelio. O, lo que es peor, en algunas iglesias y denominaciones, las tradiciones eclesiales de larga tradición se han utilizado a menudo para ajustar o anular declaraciones claras de las Escrituras (véase Marcos 7:13).

Para ser claro: no soy uno de los que piensa que debemos deshacernos de cada orden de servicio, estructura o interpretación de la Escritura que tenga algún pedigrí en la tradición de la iglesia. (No soy organoclasta.) Sería la última persona en abogar por la ignorancia de la historia de la iglesia, mostrar desprecio por la idea misma de la tradición, o recomendar una actitud altiva y arrogante hacia los hombres de la iglesia piadosa y sus creencias y prácticas del pasado siglos. La tradición tiene un lugar legítimo en la iglesia; pero ese lugar no está cerca de la cima de la jerarquía.
De todos modos, mientras estaba en la cena con los asistentes a la conferencia esta noche, un amigo en Estados Unidos me envió un mensaje de texto sobre esos mismos problemas. Estaba preguntando si podríamos tener una conversación prolongada cuando regrese a la oficina. Estoy deseando mucho eso. Mientras tanto, pensé que su pregunta era tan buena y el tema tan importante que decidí responderle brevemente con un mensaje de texto en el acto. Mis amigos finlandeses alrededor de la mesa estaban conversando entre ellos, así que pensé que podría lanzar una respuesta rápida sin ser descortés.

Incorrecto. Mi respuesta se hizo un poco más larga de lo planeado, y cuando terminé de escribir con el pulgar, yo era el único que quedaba en la mesa. Entonces, con mis disculpas a mis anfitriones finlandeses, a quienes involuntariamente fui grosero, esta es mi respuesta a la pregunta de mi amigo. Mi respuesta debería darle suficientes pistas para discernir todo lo que necesitas saber sobre la esencia de lo que preguntó. Aqui lo tiene:

Respuesta corta: como en todas las estructuras, la autoridad es definicionalmente jerárquica. Creo que las tradiciones eclesiásticas bien establecidas pueden llevar cierta autoridad, pero nunca de una manera que triunfe sobre la Biblia.

En otras palabras, la práctica y las enseñanzas de nuestros antepasados ​​espirituales deben ser estudiadas y tomadas en serio, y aunque no tienen autoridad para desafiar o agregar artículos dogmáticos de fe a lo que la Biblia enseña, ciertas tradiciones tienen más autoridad que cualquier cosa ” Dios me dijo esta mañana … “

Creo que uno de los pecados que acosa a la (s) generación (es) actual (es) es una tendencia a ignorar las voces de los hombres piadosos que nos precedieron. Sola Scriptura correctamente entendida no es una receta para que toda persona llegue a su propia interpretación del texto sin ningún conocimiento derivado de comentarios, obras de referencia o la historia de lo que los hombres y concilios piadosos han dicho en el pasado. (La noción de que mi Biblia y yo somos todas las instrucciones que estoy dispuesto a escuchar es a lo que típicamente me referiría como “nuda scriptura en lugar de sola Scriptura”).

En resumen, si llego a una creencia o interpretación que nadie antes que yo ha visto alguna vez, mi suposición debería ser que probablemente estoy equivocado.

Por otro lado, el peligro de poner demasiado peso en la tradición fue rechazado por el propio Cristo, por lo que me inclino a pensar que el mayor peligro reside allí. Pero hay una zanja profunda y mortal en ambos lados, y nos corresponde permanecer entre esas zanjas.

Fuente

¿Salvos siempre salvos? – 83

Entendiendo los Tiempos

Primera Temporada

83 – ¿Salvos siempre salvos?

Surge en el 2013 como programa de radio bajo la cobertura de la emisora cristiana Radio Eternidad en la estación 990am. Las temáticas de nuestro programa son diversas y contemporáneas con las necesidades que se presentan hoy en día en la sociedad. Todo tema es llevado a la luz de la Palabra de Dios que es la única mediadora entre los hombres y la única verdad que puede hacerle libre. Tratamos diferentes temas con el propósito de entender el presente bajo una cosmovisión bíblica y actuar en base a esta. Con nuestro productor Andrés Figueroa y el equipo de Gracia TV, quienes semanalmente transmiten este programa en un formato para Radio y TV.

www.entendiendolostiempos.org

¿Mi pecado obstaculiza mis oraciones?

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie:Preguntas claves sobre la oración

¿Mi pecado obstaculiza mis oraciones?

David E. Briones

Nota del editor: Este es el capítulo 16 de 25 en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: Preguntas claves sobre la oración.

La respuesta es sí. El pecado claramente obstaculiza las oraciones del pueblo de Dios. Muchos versículos confirman esto (por ejemplo: Sal 66:18Pr 28:9Is 59:2Jn 9:311 Pe 3:74:7). Pero la pregunta más específica que responderemos en este breve artículo es: “¿Impide mi pecado que Dios me conceda lo que pido?”. El versículo que aborda esa pregunta directamente es Santiago 4:3: “Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres”. Vamos a considerar lo que este texto dice y lo que no dice.

Santiago 4:3 dice que no recibiremos lo que pedimos si nuestros motivos son egoístas; es decir, si queremos algo de parte de Dios simplemente para “gastarlo en [nuestros] placeres”. Anteriormente, Santiago mencionó cómo estas “pasiones… combaten en vuestros miembros” (v. 1), pero la gente parece estar perdiendo en la batalla. Quieren las dádivas de Dios para satisfacer sus deseos pecaminosos. Usan herramientas cristianas para alcanzar la meta no cristiana de la autogratificación. Jesús ciertamente dijo a Sus discípulos: “Pedid, y se os dará” (Mt 7:7). Pero el motivo con el que uno pide debe estar basado en la segunda y la tercera petición del Padre nuestro: “Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, así en la tierra como en el cielo” (Mt 6:10). La persona que ora de esta manera desea las dádivas de Dios para glorificarle y gozarse en Él, tanto ahora como para siempre.

No siempre podremos entender el porqué, pero siempre debemos confiar en que nuestro buen Dios nos dará lo que más nos convenga según Su voluntad.

Sin embargo, Santiago 4:3 no está diciendo que recibiremos todo lo que deseemos si tenemos motivos piadosos, un corazón lleno de fe y amor por el Señor Jesucristo y una voluntad completamente alineada con la voluntad de Dios. A diferencia de muchos predicadores actuales del evangelio de la prosperidad, Dios no es un cajero automático divino. El hecho de que Él tenga fondos inagotables a Su disposición no significa que podemos simplemente retirar cualquier cantidad que deseemos, cuando sea que deseemos, para cualquier cosa que deseemos. El Señor es soberano y bueno. Él sabe precisamente lo que necesitamos y lo que no necesitamos. Necesitamos repetir la oración de Jesús: “No se haga Mi voluntad, sino la Tuya” (Lc 22:42).

Lo contrario también es verdad. El hecho de que nuestra oración no sea contestada en la manera que deseamos no significa que hay algún pecado oculto en nuestra vida o que nos falta fe. Claro, eso puede ser verdad. El pecado puede obstaculizar nuestras oraciones, pero no siempre es verdad que una oración obstaculizada significa que hay pecado presente. Un “no” de parte de Dios es una respuesta a la oración. Y este Dios que dice “no” da esa respuesta para nuestro bien y para Su gloria. No siempre podremos entender el porqué, pero siempre debemos confiar en que nuestro buen Dios nos dará lo que más nos convenga según Su voluntad.

Este articulo fue publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
David E. Briones
David E. Briones

El Dr. Briones es profesor de Nuevo Testamento en Reformation Bible College en Sanford, Florida. Es autor de Paul’s Financial Policy: A Socio-Theological Approach [La política financiera de Paul: Un enfoque socio-teológico].

Abre las ventanas de tu corazón

Soldados de Jesucristo

Marzo 08/2021

Solid Joys en Español

Abre las ventanas de tu corazón

John Piper

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

Una tranquilidad aparenteTestimonio

Lunes 8 Marzo

El día del Señor vendrá así como ladrón en la noche ; que cuando digan : Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina. 1 Tesalonicenses 5 : 2-3

En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio. Salmo 62 : 7

Una tranquilidad aparenteTestimonio

Fred Kamaka todavía recuerda : “Era diciembre de 1941, yo estaba en Hawái y tenía 17 años. Esa mañana acababa de llegar a la escuela. El tiempo estaba maravillosamente tranquilo, el cielo azul y el aire impregnado del aroma de las flores. Pequeñas nubes se pegaban a la montaña. Se podía ver hasta Pearl Harbor, donde ocho grandes buques de guerra estaban anclados, bien visibles. También había ocho cruceros de batalla, veintinueve destructores… toda la flota americana del Pacífico.

De repente algunos aviones aparecieron por encima de la montaña. Luego, cada vez más numerosos, descendieron en picada para soltar sus bombas. Vi bolas de fuego y nubes de humo antes de escuchar las detonaciones. Nadie esperaba el ataque japonés. ¡La guerra acababa de estallar en el Pacífico ! Habría consecuencias terribles, por ejemplo, las bombas atómicas que cayeron en Japón”.

El día del juicio de Dios será mucho más terrible todavía. Los profetas del Antiguo Testamento, el Señor Jesús mismo y sus apóstoles hablaron de ello. Ese día también llegará inesperadamente, pero la humanidad ha sido advertida a tiempo. Dios no quiere que los hombres se pierdan, sino que todos sean salvos (1 Timoteo 2 : 4). Por ello la Biblia, su Palabra, y los cristianos advierten de parte de Dios : “Persuadimos a los hombres… Reconciliaos con Dios” (2 Corintios 5 : 1120). Es urgente aceptar hoy su gracia, con agradecimiento y con un corazón arrepentido.

Ezequiel 3 – Hechos 15 : 1-35 – Salmo 31 : 9-13 – Proverbios 11 : 5-6

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch