5 – Una iglesia con propósitos

Iglesia Evangélica León

Serie: La Iglesia

5 – Una iglesia con propósitos

David Robles

David Robles se desempeña como pastor docente de la Iglesia Evangelica León y es presidente fundador y profesor del Seminario BEREA (España). Tiene un amplio ministerio de enseñanza y predicación en toda España y otros países de habla hispana. David se graduó del Seminario Bíblico de Multnomah (Certificado Bíblico, 2001) y del Seminario de Maestría (M.Div. 2004).

Cristianismo Superficial – 7

El Amor que Vale

Serie: Tesoros de la Palabra

7 – Cristianismo Superficial

Adrian Rogers

El Dr. Adrián Rogers es un predicador, evangelista y maestro de Biblia. Presenta las Buenas Nuevas de Jesucristo con firme convicción a través de su ministerio de radio y televisión, EL AMOR QUE VALE.

http://www.lwf.org/eaq

¿Debo BAUTIZARME?

Teología Express

¿Debo BAUTIZARME?

 Ryan Townsend

Vídeo: ¿Debo bautizarme?
Hermano: Ryan Townsend
Iglesia: Capitol Hill Baptist Church (Washington DC, EUA)
¡SUSCRÍBETE Y ACTIVA LAS NOTIFICACIONES PARA NO PERDERTE NADA!

💻 http://www.teologiaexpress.jimdo.com
📲 http://www.instagram.com/teologia_express/
🔵 Facebook: http://www.facebook.com/teologiaexpress/
✉️ Email: teologiaexpress@gmail.com
🎶 Música: Samuel Barceló – Vida Eterna (CD Vida Eterna)

Bautismo, ¿Debo BAUTIZARME?, Necesidad de bautizarse

¿Cómo puedo orar por mis hijos?

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: Preguntas claves sobre la oración.

¿Cómo puedo orar por mis hijos?

Burk Parsons 

Nota del editor: Este es el capítulo 21 de 25 en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: Preguntas claves sobre la oración.

Orar por nuestros hijos surge naturalmente cuando entendemos que Dios nos ha hecho criaturas dependientes, creadas para depender del Señor. Dios diseñó nuestros corazones con un deseo insaciable de estar en comunión con Él. Y aunque la oración no surge fácilmente, nosotros los que tenemos un corazón que ha sido regenerado por el Espíritu Santo, no podemos evitar ir una y otra vez a nuestro Padre celestial para darle gracias, alabarlo y pedir Su ayuda.

Queremos que nuestros hijos conozcan al Señor y el gozo y el gozo de la comunión y el compañerismo con Él. Queremos que sean regenerados —que nazcan de nuevo— pero no tenemos la capacidad de hacerlo en nuestras propias fuerzas, ya que solo el Espíritu Santo tiene la gracia soberana y el poder de salvar a nuestros hijos. Para tal fin, podemos orar por nuestros hijos mientras aún crecen en el vientre de su madre. Podemos orar primero y ante todo para que Dios soberanamente regenere sus corazones a fin de que tengan una vida nueva en Jesucristo. Podemos orar para que nuestros hijos confíen en Dios, amen a Dios, amen y obedezcan la Palabra de Dios, confiesen sus pecados a Dios, adoren a Dios y tengan comunión con Dios todos los días de su vida.  Podemos orar para que el Señor les conceda humildad, sabiduría, discernimiento, honor, integridad, amor y gracia en todo en la vida. Podemos orar para que confíen y sigan al Señor toda su vida, para que nunca conozcan un tiempo en el que no confiaron en el Señor, y podemos orar para que tengan testimonios excepcionalmente ordinarios de vidas vividas confiando y siguiendo al Señor.

Podemos orar para que nuestros hijos confíen en Dios, amen a Dios, amen y obedezcan la Palabra de Dios, confiesen sus pecados a Dios, adoren a Dios y tengan comunión con Dios todos los días de su vida. 

Más allá de orar por nuestros hijos, quizás lo más fundamental que podemos hacer es modelar una vida de oración ante ellos. Estamos llamados a hacer discípulos y la Gran Comisión comienza en casa. Nosotros mismos necesitamos conocer más acerca de la oración si vamos a instruir a nuestros hijos de una manera que los prepare para orar genuinamente por sí mismos, en nuestra ausencia. A medida que ellos maduran, podemos seguir explicándoles qué es la oración y cómo pueden orar. Podemos orar con ellos, por ellos y en torno a ellos. También podemos orar por sus circunstancias particulares y por la obra de Dios en sus vidas.

Mientras continuamos dependiendo de Dios y disfrutando de la comunión con Él, reflejaremos a Cristo en nuestras propias vidas, dirigiendo a nuestros hijos no a nosotros mismos, sino a su Padre celestial; para que así nuestro Dios pueda usarnos, siendo vasijas pecaminosas y rotas, como modelo de una vida de oración arrepentida y fiel en comunión con Él. Que nuestros hijos nos vean siempre regocijándonos, orando sin cesar y dando gracias en toda circunstancia mientras anhelamos que venga el Reino de nuestro Señor y que sea hecha Su voluntad, así en la tierra como en el cielo (1 Tes 5:16–18Mt 6:10).

Este articulo fue publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Burk Parsons
Burk Parsons

El Dr. Burk Parsons es pastor principal de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, director de publicaciones de Ligonier Ministries, editor de Tabletalk magazine, y maestro de la Confraternidad de Enseñanza de Ligonier Ministries. Él es un ministro ordenado en la Iglesia Presbiteriana en América y director de Church Planting Fellowship. Es autor de Why Do We Have Creeds?, editor de Assured by God y John Calvin: A Heart for Devotion, Doctrine, and Doxology, y co-traductor y co-editor de ¿Cómo debe vivir el cristiano? de Juan Calvino.

El signo de exclamación de nuestras oraciones

Soldados de Jesucristo

Marzo 17/2021

Solid Joys en Español

El signo de exclamación de nuestras oraciones

John Piper

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

Las crisis (10) : La perspectiva de la muerte

Miércoles 17 Marzo

El Señor dice así : Ordena tu casa, porque morirás… Ezequías… hizo oración al Señor. Isaías 38 : 1-2

Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger… teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor. Filipenses 1 : 22-23

Las crisis (10) : La perspectiva de la muerte

– El ejemplo (Isaías 38) : ¡Qué golpe para el rey Ezequías ! Todavía en la flor de la vida, se le anunció que pronto moriría… Entonces oró a Dios ; no comprendía por qué le sucedía esto. Le recordó que había sido fiel y derramó muchas lágrimas. Dios escuchó su oración, vio sus lágrimas y respondió añadiendo quince años a su vida. Este rey compuso un relato en el que evoca sus sufrimientos, su tristeza por dejar este mundo. También cuenta que Dios le habló y lo tranquilizó. Ezequías exclamó : “A ti agradó librar mi vida… echaste tras tus espaldas todos mis pecados… el Señor me salvará” (Isaías 38 : 17-20).

– La lección : ¡Qué choque saber que el final de mi vida está tan cerca ! Todo parece tambalear : mis proyectos pierden sentido (Job 17 : 11). ¿Quién se ocupará de mi familia ? El dolor de la separación es grande… Y surgen las preguntas : ¿Estoy listo para partir, para encontrar a Dios ? ¿Qué sucede con mi fe y mi esperanza ?

Si todavía no lo he hecho, es el momento de volverme al Señor. Si ya lo conozco como mi Salvador, sé que, en su amor, perdonó mis pecados y que mi lugar está preparado junto a él, en el descanso del cielo.

Sea que me devuelva la salud o que me lleve junto a él, Dios escogerá lo mejor para mí. Es hermoso vivir, pero estar con Cristo es muchísimo mejor. Que cada día que me concede sepa vivir con su gracia y decirle : ¡Gracias, Señor !(continuará el próximo miércoles)

Ezequiel 12 – Hechos 20 : 17-38 – Salmo 34 : 1-6 – Proverbios 11 : 23-24

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch