¿QUÉ DIJO JESÚS EN CUANTO AL INFIERNO?

Lumbrera

¿QUÉ DIJO JESÚS EN CUANTO AL INFIERNO? – C.S. LEWIS

Por Randy Alcorn

Muchos libros niega en el infierno. Algunos adoptan el universalismo, la creencia de que toda la gente, al final, será salva. Algunos consideran que el infierno es la invención de profetas de mirada furiosa obsesionados con la ira. Sostienen que los cristianos deberían adoptar el camino más elevado del amor de Cristo. Pero esta perspectiva pasa por alto una realidad muy notoria: En la Biblia, Jesús dice más que nadie sobre el infierno [Mt. 10:28; 13:40-42; Mc. 9:43-44]. Se refiere al infierno como un lugar y lo describen términos gráficos, incluyendo fuegos ardientes y el gusano que no muere. En su historia del hombre rico y Lázaro, Jesús enseñó que en el infierno los malvados sufren terriblemente, están completamente conscientes, retienen sus deseos, recuerdos y razonamiento, anhelan alivio, no pueden ser consolados, no pueden salir de ese tormento, y han sido despojados de esperanza [Lc. 16:19-31. El Salvador no pudo haber pintado un cuadro más desolador o gráfico.

     ¿Cuánto va durar el infierno? “Aquellos irán al castigo eterno—dijo Jesús de los injustos— “y los justos a la vida eterna”. ‭‭Mateo‬ ‭25:46‬ ‭‬. Aquí, en la misma frase, Cristo usa la misma palabra traducida “eterno” (aionos) para describir la duración de ambos. Así que, si el cielo va hacer una experiencia consciente para siempre, el infierno debe ser una experiencia consciente para siempre.

    Si yo tuviese elección, es decir, si la Escritura no fuera tan clara y concluyente, desde luego que no creería en el infierno. Créanme cuando les digo que no quiero creer en él. Pero si hago de lo que yo quiero —o de lo que otros quieren— las bases para mis creencias, entonces soy un seguidor de mí mismo y de mi cultura y no un seguidor de Cristo. «Parece haber una clase de conspiración», escribe la novelista Dorothy Sayers, para olvidar u ocultar de dónde viene la doctrina del infierno. La doctrina del infierno no es “una maquinación clerical medieval” para asustar a la gente para que le dé dinero a la iglesia: Es el juicio deliberado de Cristo sobre el pecado… “no podemos repudiar el infierno sin repudiar a la vez a Cristo“. En su libro El problema del dolor, C. S. Lewis: “No hay una doctrina que yo quitaría con más disposición que ésta, si estuviera en mi poder. Pero tiene el apoyo completo de las Escrituras y, especialmente, de las propias palabras de nuestro Señor: los cristianos siempre la han adoptado; y tiene el apoyo de la razón“.

   Dios nos ama lo suficiente como para decirnos la verdad: Hay dos destinos eternos, no uno, y debemos elegir la senda correcta si vamos a ir al Cielo. No todos los caminos conducen al Cielo. Solo uno lo hace: Jesucristo. Él dijo: “Nadie llega al Padre sino por mí” (Juan 14:6). Todos los demás caminos llevan al infierno.

     Lo que está en juego en la elección entre el cielo y el infierno causará que apreciemos el Cielo de maneras más profundas, nunca dándolo por sentado, y siempre alabando a Dios por su gracia que nos libra de lo que merecemos y nos concede para siempre lo que no merecemos.

Tomado de: https://lumbrera.me/2016/05/17/que-dijo-jesus-en-cuanto-al-infierno-randyalcorn-cslewis/

Un evangelio sin infierno no es el verdadero evangelio

Soldados de Jesucristo Blog

Un evangelio sin infierno no es el verdadero evangelio

Por Greg Gilbert

Para algunos, el horror de la doctrina cristiana del infierno –que es un lugar de tormento eterno y consciente donde los enemigos de Dios son castigados– los ha llevado no solo a evitarlo, sino a negarlo enteramente. «Seguro», dicen ellos, «el infierno es una construcción ficcional utilizada para oprimir a las personas con el miedo; un Dios de amor nunca permitiría que tal lugar realmente exista». Por supuesto que este argumento tiene un poder emocional. A nadie, ciertamente a ningún cristiano, le gusta la idea del infierno. 

Al mismo tiempo, esta doctrina no es solo un pequeño detalle de la cosmovisión cristiana, algo que no tiene relevancia para la estructura de la fe en sí misma. Ni es la doctrina del infierno una verruga embarazosa, innecesaria y primitiva que creemos simplemente porque se nos dice que tenemos que hacerlo. 

Por el contrario, la doctrina y realidad del infierno hacen verdaderamente que la gloria del evangelio se convierta en un alivio para nosotros. Nos ayuda a entender lo grande que Dios realmente es, lo pecaminosos que realmente somos y cuán increíblemente asombroso es que él nos muestre gracia. Además, la realidad del infierno –si no la evitamos– nos enfocará, sobre todo, en la tarea de proclamar el evangelio a aquellos que están en peligro de pasar la eternidad allí. 

Con eso en mente, a continuación presento cinco declaraciones bíblicas sobre el infierno, que si las vemos como un todo, demuestran por qué el infierno es una parte integral del evangelio. 

1. Las Escriturasenseñan que existe un lugar real llamadoinfierno. 

No voy a extenderme en este punto. Otros han argumentado con claridad cristalina a favor de esta realidad. Basta decir que los obispos medievales no inventaron la doctrina del infierno como una manera de asustar a los siervos; la obtuvieron de los apóstoles. Y los apóstoles no la inventaron para asustar a los paganos; la obtuvieron de Jesús. Y Jesús no la tomó prestada de los zoroastrianos para asustar a los fariseos; Él es Dios, así que Él sabía que es real, y lo dijo. Además, la realidad del infierno ha sido ya revelada en el Antiguo Testamento. 

En el nivel más básico, por lo tanto, si decimos ser cristianos y creer que la Biblia es la Palabra de Dios, tenemos que reconocer que la Biblia enseña la realidad del infierno. Pero eso no es todo. 

2. El infiernonosenseña lo enorme que realmente es nuestropecado. 

¿Alguna vez has escuchado a alguien hacer el comentario de que ningún pecado humano podría posiblemente merecer tormento eterno en el infierno? Es un comentario interesante, uno que revela mucho sobre el corazón humano. ¿Por qué es que cuando las personas piensan en el infierno siempre concluyen que Dios debe estar equivocado y no ellos? Puedes ver como la doctrina revela nuestros corazones: cuando consideramos nuestro propio pecado nuestra primera inclinación es siempre minimizarlo, protestarque no es tan malo y que Dios está equivocado en decir que merece castigo. 

La realidad del infierno se levanta como una refutación masiva a esa auto justificación. Los no cristianos siempre verán los horrores del infierno como una razón para acusar a Dios. Sin embargo, como cristianos que conocen a Dios como perfectamente justo y recto, debemos entender que los horrores del infierno realmente nos acusan a nosotros. Podemos querer minimizar nuestro pecado, excusarlo o tratar de discutir con nuestras consciencias. Pero el hecho de que Dios ha declarado que merecemos tormento eterno por nuestro pecado debería recordarnos que no son tan pequeños. Son enormemente malos. 

3. El infiernonosmuestracuáninamovible e irreprochablementejusto es Dios. 

A través de la historia, las personas han sido tentadas a pensar que Dios es un juez corrupto, uno que pone a un lado las demandas de la justicia simplemente porque a él le gusta el acusado. «Todos somos hijos de Dios», dice el argumento. «¿Cómo podría Dios dictar una sentencia tan horrible contra algunos de sus hijos?». La respuesta a esa pregunta es simple: Dios no es un juez corrupto. Él es absolutamente justo y recto. 

Una y otra vez la Biblia trata este punto. Cuando Dios se revela a sí mismo a Moisés se declara compasivo y amoroso, pero también dice «que no deja al culpable sin castigo».  Los Salmos declaran que «la rectitud y la justicia son el fundamento de su trono». ¡Qué declaración tan asombrosa! Si Dios continúa siendo Dios, no puede simplemente dejar la justicia a un lado y poner el pecado bajo la alfombra. Él debe lidiar con él –de manera decisiva y con justicia exacta. Cuando Dios finalmente juzgue, ningún pecado recibirá más castigo que el que merece. Tampoco nadie recibirá menos de lo que merece. 

La Biblia nos dice que en aquel día, cuando Dios sentencie a sus enemigos al infierno, todo el universo reconocerá y admitirá que lo que él ha decidido es irreprochablemente justo y recto. Isaías 5 trata este punto con mucha claridad: «Por tanto el Seol ha ensanchado su garganta y ha abierto sin medida su boca». Es una imagen grotesca, la tumba ampliando su boca para tragar a los habitantes de Jerusalén. Y sin embargo por este medio Isaías declara: «Pero el Señor de los ejércitos será exaltado por su juicio,
y el Dios santo se mostrará santo por su justicia». Igualmente, Romanos 9:22 nos dice que, a través de los tormentos del infierno, Dios mostrará su ira y dará a conocer su poder para dar a conocer las riquezas en gloria a los objetos de su misericordia. 

Podemos no entenderlo totalmente ahora, pero un día el infierno declarará por sí mismo la gloria de Dios. Lo hará –aún en su horror– y testificará junto con el salmista, «rectitud y justicia son el fundamento de su trono». 

4. El infierno nosmuestra lo horroroso que la cruzrealmentefue y lo grandiosa que es la gracia de Dios. 

Romanos 3 nos dice que Dios propuso a Jesús como sacrificio de expiación «para demostrar su justicia». Él hizo esto porque en su paciencia dejó los pecados cometidos de antemano sin castigo. 

¿Por qué Jesús tuvo que morir en la cruz? Porque esa era la única manera en que Dios podía rectamente no enviarnos a todos nosotros al infierno. Jesús tenía que tomar lo que era debido a nosotros, y eso significa que él tenía que enfrentar algo equivalente al infierno mientras era colgado en una cruz. Eso no significa que Jesús fue de hecho al infierno, más bien significa que los clavos y las espinas fueron solo el comienzo del sufrimiento de Jesús. El verdadero peso de su sufrimiento vino cuando Dios derramó su ira sobre Jesús. Cuando cayó la oscuridad Dios no solo estaba cubriendo el sufrimiento de su Hijo, como algunos han dicho. Eso era la oscuridad de la maldición, la ira de Dios. Era la oscuridad del infierno, y en ese momento Jesús estaba enfrentando toda su furia – la furia de la ira del Dios Todopoderoso. 

Cuando entiendes la cruz a la luz de esto, comienzas a entender mejor lo magnífica que la gracia de Dios es hacia ti, si eres un cristiano. La misión de la redención que Jesús emprendió involucró un compromiso a enfrentar la ira de Dios en tu lugar, tomar el infierno que tú merecías. ¡Qué muestra tan maravillosa de amor y misericordia! Sin embargo, sólo verás y entenderás esta muestra de amor claramente cuando entiendas, aceptes y te estremezcas con el horror del infierno. 

5. El infiernoenfocanuestramenteen la tarea de proclamar el evangelio. 

Si el infierno es real, y las personas verdaderamente están en peligro de pasar la eternidad allí, entonces no hay tarea más importante y urgente que hacer precisamente lo que Jesús les dijo a sus apóstoles que hicieran antes de ascender al cielo: ¡proclamar al mundo las buenas nuevas de que el perdón de los pecados es ofrecido a través de Jesucristo! 

Pienso que John Piper da en el blanco en una entrevista con Coalición por el Evangelio: «Es muy difícil renunciar al evangelio si crees que hay un infierno y que después de esta vida hay un sufrimiento eterno para aquellos que no creen en el evangelio». Existen toda clase de cosas buenas que los cristianos pueden hacer – y de hecho ¡deberíamos hacer! Pero el infierno es real, vale la pena mantenerlo en mente – mejor dicho, es imperativo que lo tengamos en mente. Lo único que los cristianos pueden hacer, que nadie más en el mundo puede hacer, es decirles a las personas cómo pueden ser perdonados de sus pecados, cómo pueden evitar pasar la eternidad en el infierno. 

Conclusión 

No hay duda de que la doctrina del infierno es horrible. La doctrina es horrible porque la realidad es horrible. Pero esa no es una razón para desviar nuestros ojos e ignorarla, mucho menos rechazarla. 

Hay algunos que piensan que, rechazando o ignorando la doctrina en su predicación hacen que Dios se vea más glorioso y amoroso. ¡Están muy lejos lograr su objetivo! Lo que realmente están haciendo es robando, inconscientemente, la gloria del Salvador Jesucristo, como si aquello de lo que él nos salvó fue… bueno, no tan malo después de todo. 

De hecho, la naturaleza horrible de aquello de lo que hemos sido salvados sólo aumenta la gloria de aquello para lo que hemos sido salvados. No solo eso, sino que conforme vemos más claramente el horror del infierno, veremos con más amor, más gratitud y más adoración al Único que enfrentó ese infierno por nosotros y nos salvó. 

Este artículo fue traducido por Samantha Paz.

25 – CASI FELICES PARA SIEMPRE

Sabiduría para el Corazón

Serie: ESTUDIO DE JOB

25 – CASI FELICES PARA SIEMPRE

Stephen Davey

Texto: Job 42:7-17

En este último estudio del libro de Job, nos encontramos con una serie de eventos maravillosos. Pareciera que la vida de Job llega a un típico “y vivieron felices para siempre…” pero, ¿es ese realmente el caso?  Sabiduría para el Corazón es el ministerio internacional de enseñanza bíblica del Pastor Stephen Davey, traducido y adaptado al español por Daniel Kukin.

Este ministerio se sostiene gracias a las oraciones y ofrendas de sus oyentes. Si quisiera ofrendar a este ministerio puede hacerlo en nuestra página https://sabiduriaespanol.org/ofrendar/

Adiós a lo nuevo, bienvenido lo viejo

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: La historia de la Iglesia | Siglo IV

Adiós a lo nuevo, bienvenido lo viejo

Por Burk Parsons

Nota del editor: Este es el primer capítulo en la serie especial de artículos de Tabletalk Magazine: La historia de la Iglesia | Siglo IV

e encantan las antigüedades. Me encantan los muebles viejos, los coches viejos y las casas viejas, pero sobre todo me encantan los libros viejos, los libros viejos y polvorientos. Y no sé tú, pero el polvo me hace estornudar. Recientemente, mi esposa y yo estábamos en una tienda de antigüedades, y encontré una edición  del libro  Un cuerpo de divinidad de Thomas Watson de 1833. El libro estaba escondido en la parte de atrás de la tienda, en la parte superior de una vieja estantería de madera de cerezo que contenía docenas de ejemplares de los libros condensados del Reader’s Digest de los años sesenta. Quienquiera que lo haya puesto sobre ese estante ciertamente desconocía el valor de la publicación de Watson. Y por el aspecto del polvo en la portada del libro, mi sospecha es que esta obra clásica había estado ahí por veinte años o más. Y por supuesto, inmediatamente después de abrir el viejo tomo, estornudé.

Afortunadamente, mi reacción a las cosas viejas y polvorientas es simplemente una espiración de aire temporal y desagradable que puede repetirse o no. Sin embargo, la reacción que mucha gente tiene ante las cosas viejas no es tan insignificante. Hoy en día, nuestra reacción a cualquier cosa que esté avanzada en edad es generalmente negativa. En el siglo XXI, todo es nuevo y mejorado. Adiós a lo viejo, bienvenido lo nuevo: sea lo que sea, si tiene siquiera la apariencia de ser viejo, es hora de algo más contemporáneo. Somos una sociedad que se deleita en lo último, y estamos tan consumidos por la emoción de lo que viene que hemos olvidado las cosas de nuestro pasado. Como resultado, hemos perdido nuestro camino. Y si nosotros, el pueblo de Dios, vamos a ser fieles administradores de nuestro pasado, si vamos a hacer alguna diferencia, entonces debemos recordarnos a nosotros mismos las duras lecciones que hemos aprendido de la historia. Debemos tomar y despolvar los credos históricos de la Iglesia que han resistido la prueba del tiempo. Debemos revivir nuestra gran herencia y volver a despertar a nuestras iglesias a considerar a los héroes de nuestra fe que se han enfrentado al mundo como guardianes de la fe cristiana.

A lo largo de la historia, el mundo ha intentado destruir la Iglesia. En cada siglo, tanto emperadores como herejes han tratado de cambiar las creencias históricas de la Iglesia, y cada vez han fracasado. La historia ha demostrado que el siglo IV fue una época de definiciones. Fue una época de héroes inmortales y confesiones inquebrantables. Y ahora, en el siglo XXI, nunca ha habido un tiempo más crucial para que el pueblo de Dios avive la fe de nuestros padres del siglo IV para que vivamos coram Deo, ante el rostro del Dios de la historia, el Anciano de Días.


Publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Burk Parsons
Burk Parsons

El Dr. Burk Parsons es pastor principal de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, director de publicaciones de Ligonier Ministries, editor de Tabletalk magazine, y maestro de la Confraternidad de Enseñanza de Ligonier Ministries. Él es un ministro ordenado en la Iglesia Presbiteriana en América y director de Church Planting Fellowship. Es autor de Why Do We Have Creeds?, editor de Assured by God y John Calvin: A Heart for Devotion, Doctrine, and Doxology, y co-traductor y co-editor de ¿Cómo debe vivir el cristiano? de Juan Calvino.

Por qué tenemos un cuerpo

Soldados de Jesucristo

Agosto 03/2021

Solid Joys en Español

 Por qué tenemos un cuerpo

John Piper

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

Asesinato y mentira, verdad y vida

Martes 3 Agosto

El pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.Romanos 5:12

La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.Romanos 6:23

Asesinato y mentira, verdad y vida

Dios puso a Adán y Eva en un huerto maravilloso. Les permitió comer el fruto de todos los árboles del huerto, excepto de uno; y les advirtió que, si comían de él, morirían (Génesis 2:17). Luego Satanás sembró la duda: “No moriréis… y seréis como Dios” (Génesis 3:4-5). Adán y Eva comieron del fruto prohibido… ¿Quién había dicho la verdad? Lo sabremos a continuación.

Eva dio a luz dos hijos, Caín y Abel. Un día, en el campo y por envidia, Caín mató a su hermano. Dios preguntó a Caín dónde estaba Abel. Él respondió que no sabía. Así el pecado, la mentira y la muerte entraron en el mundo. El libro de Génesis nos dice que Adán también murió (Génesis 5:5). Luego relata la historia de sus descendientes. Podemos leer, como un estribillo: vivió tantos años, “y murió”.

Dios había dicho la verdad, y Satanás había mentido.

Hoy el mundo conserva las características del jefe que eligió, es decir, Satanás, quien es “homicida… y… mentiroso” (Juan 8:44). Basta con escuchar las noticias para constatar que el mundo actual siempre está luchando con el homicidio y la mentira. Entonces ¿qué debemos hacer? ¿Desesperarnos?

¡No! El Señor Jesús nos dice: “El que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” (Juan 11:25). Él es “el camino, y la verdad, y la vida” (Juan 14:6). ¡Sí, Jesús da la vida eterna a los que depositan su confianza en él! Este es el mensaje del Evangelio, escrito para todos.

1 Crónicas 16 – Lucas 13:18-35 – Salmo 90:1-6 – Proverbios 20:22

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch