La oración con poder

Ministerios Alimentemos El Alma

Serie: En paz me acostaré

Devocional Clásico de Inspiración Diaria

“Así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol” – Exodo 17:12

Charles H. Spurgeon

Tan poderosa fue la oración de Moisés, que todo dependía de ella. Las peticiones de Moises desconcertaban al enemigo mucho mas que las batallas de Josue. Sin embargo, ambas eran necesarias.

Por ello, en el conflicto del alma, la fuerza y el fervor, la decisión y la devoción, el valor y la vehemencia deben unir sus fuerzas, y todo ira bien. Debes luchar por tu pecado, pero la mayor parte de la lucha debe hacerse a solas y de forma privada con Dios. La oración como la de Moisés levanta la señal del pacto ante el Señor. La vara era el emblema de Dios obrando con Moisés, el símbolo del gobierno de Dios en Israel. Aprende, tú, santo que suplicas, a levantar la promesa y el voto de Dios ante Él. El Señor no puede negar sus propias declaraciones. Levanta la vara de la promesa y tendrás lo que quieres.

Moises se cansaba, y entonces sus amigos lo ayudaban.

En cualquier momento en que tu oración decline en vigor, permite que la fe sostenga una mano y que la santa esperanza eleve la otra, y la oración, sentada sobre la roca de Israel, la roca de nuestra salvación, perseverará y prevalecerá. Cuídate de la debilidad en la devoción; si Moisés la sintió, ¿quién puede escapar? Es mucho más fácil luchar contra el pecado en público que orar contra él en privado. Es de notar que Josué nunca se cansaba en la batalla, pero Moisés sí se cansaba en la oración. Cuanto más espiritual el ejercicio, más difícil es para la sangre y la carne mantenerlo.

Clamemos, entonces, por fortaleza especial, y que el Espíritu de Dios, que nos ayuda en nuestras debilidades, como lo hizo con Moisés, nos capacite para continuar con nuestras manos firmes, hasta que se ponga el sol, hasta que la noche de la vida se termine, hasta que lleguemos al amanecer de un mejor sol en la tierra en la que la oración se consume en alabanza.

Charles Spurgeon: Vida y ministerio de “El Príncipe de los Predicadores”

Es considerado por muchos como uno de los predicadores más grandes de la historia. La vida y el ministerio de Charles Spurgeon realmente son inspiradores.

Predicó su último sermón en junio de 1891 y murió seis meses después.

En paz me acostaré_Charles H. Spurgeon_2da. Edición_ Peniel_2015

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s