La parábola de la viuda y el juez injusto

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: Las parábolas de Jesús

La parábola de la viuda y el juez injusto

Benjamin L. Gladd 

Nota del editor: Este es el décimo primer capítulo en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: Las parábolas de Jesús.

A primera vista, la parábola de la viuda y el juez injusto (Lc 18:1-8) nos parece extraña, y no son pocos los pastores y laicos luchan por comprenderla. Pero la parábola, una vez entendida en su contexto, tiene un sentido maravilloso e insta al pueblo de Dios a seguir adelante en la fe.

En el contexto, estamos cerca del final de un largo viaje a Jerusalén, una travesía que ocupa casi un tercio del Evangelio de Lucas (9:51–19:44). La parábola llega inmediatamente después del discurso de Jesús sobre Su regreso como el Hijo del Hombre, un evento que ocurrirá al final de la historia (17:20-37). Durante el período entre la primera y la segunda venida de Cristo, la comunidad del pacto soportará grandes dificultades y persecución, por lo que la parábola motiva a los creyentes a perseverar. A diferencia de otras parábolas en el Evangelio de Lucas, la parábola de la viuda y el juez injusto está precedida por una declaración de propósito: «que ellos [los discípulos] debían orar en todo tiempo, y no desfallecer» (18:1; ver 5:36; 6:39; 12:16; 13:6). La expresión «desfallecer» [o «desmayar»] aparece a menudo en el Nuevo Testamento en el contexto de soportar la persecución de los últimos tiempos. Por ejemplo, Pablo le dice a la iglesia de Éfeso «no desmayéis a causa de mis tribulaciones por vosotros, porque son vuestra gloria» (3:13; ver también 2 Co 4:1,16Gál 6:92 Tes 3:13). 

La fe es ciertamente un don de Dios, un acto de pura gracia, pero la fe verdadera siempre va acompañada de obras fieles.

En general, el fluir de la parábola es bastante sencillo: una viuda suplica resueltamente a un juez pagano que le haga justicia. Casi todos los detalles de la parábola son vagos; no sabemos nada sobre cómo o por qué la viuda fue agraviada, nada sobre su «adversario» ni sobre dónde ocurrió esto excepto «en cierta ciudad» (Lc 18:2). Pero aprendemos algo sobre la naturaleza del juez, que «ni temía a Dios ni respetaba a hombre alguno» (v. 2) y, debido a la insistencia de la viuda, emitió un veredicto favorable (v. 5). 

La parábola gira en torno a dos temas clave: la justicia y la perseverancia. Lucas se esfuerza por resaltar la condición de incredulidad del juez. ¿Por qué? La idea es que si un juez que es injusto puede dictar un veredicto favorable como resultado de la persistencia, ¿cuánto más lo hará un juez justo? Encontramos las formas sustantivas y verbales de la palabra «justicia» a lo largo de la parábola, en los versículos 3, 5, 7 y 8. Sin embargo, no es la forma genérica de «justicia». El término que se usa aquí se encuentra en varios pasajes que describen actos de retribución o venganza: justicia para una persona que ha sido victimizada. Por ejemplo, en Hechos 7:24, Esteban relata un evento de la vida de Moisés: «al ver que uno de ellos era tratado injustamente, lo defendió y vengó al oprimido matando al egipcio» (ver Ex 2:11-12). Las palabras aquí para «tratado injustamente» y «vengó» se derivan de las mismas que encontramos en Lucas 18:3 (ver también Rom 12:1913:4Heb 10:301 Pe 2:14Ap 6:10). La viuda de la parábola, entonces, busca retribución y vindicación. Ella desea que el juez castigue a quien la ha agraviado injustamente. 

Haríamos bien en considerar cómo encaja esta parábola en el contexto más amplio de Lucas 17–18. En los pasajes anteriores, mucho de lo que Jesús enseña se refiere a la perseverancia de los creyentes antes de Su segunda venida (17:22-37). A medida que se desarrolla la historia, aumenta la hostilidad entre el pueblo de Dios y el mundo. Vivimos en los «últimos días», un período de tiempo que está extrañamente marcado por la presencia del Reino de Dios y la tribulación (Mt 13:24-50). Participar del Reino inevitablemente resulta en grandes dificultades y persecución. Los verdaderos creyentes deben estar dispuestos a perder sus vidas por el bien del Reino (Lc 17:33). Serán agraviados y el mundo hará lo peor. Pero porque la viuda perseveró, el juez la vengó. Porque los verdaderos creyentes perseveran con fe, Dios promete vengarlos. La fe es ciertamente un don de Dios, un acto de pura gracia (Ef 2:8-9), pero la fe verdadera siempre va acompañada de obras fieles (Stg 2:14-26). Quizás uno de los pasajes más parecidos a la parábola de la viuda es el del quinto sello en Apocalipsis 6:9-10, En el que los santos muertos por causa de la Palabra claman a Dios en el cielo: «¿Hasta cuándo, oh Señor santo y verdadero, esperarás para juzgar y vengar nuestra sangre de los que moran en la tierra?». Mientras anhelamos con los santos celestiales que Dios derrame Su justicia sobre el mundo, Él nos recuerda una cosa: que «[descansemos] un poco más de tiempo» (v. 11).

Este artículo fue publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Benjamin L. Gladd
Benjamin L. Gladd

El Dr. Benjamin L. Gladd es profesor asociado de Nuevo Testamento en el Reformed Theological Seminary en Jackson, Mississippi. Es autor o coautor de varios libros, entre ellos From Adam and Israel to the Church [Desde Adán e Israel hasta la Iglesia].

El alivio del cielo en la ira venidera

Soldados de Jesucristo

Junio 30/2021

Solid Joys en Español

 El alivio del cielo en la ira venidera

John Piper

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

Las redes sociales y los verdaderos amigos

La Buena Semilla

 30 junio 2021

Las redes sociales y los verdaderos amigos

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

EL ENEAGRAMA Y LA SANACIÓN INTERIOR

Lumbrera

EL ENEAGRAMA Y LA SANACIÓN INTERIOR

PSICO-HEREJÍA EN LA IGLESIA

Dr. Craig Nelson

Dentro de la iglesia ha habido una gran afluencia de psicología humana mezclada con la Escritura. Esto ha resultado en una comprensión complicada de la mente y el corazón humanos, ya que se examinan y estudian desde la perspectiva del hombre, en lugar de desde la de Dios.

El Sistema Eneagrama de la tipificación de la personalidad ha aumentado en popularidad entre los cristianos estadounidenses, especialmente entre los jóvenes que están culturalmente inmersos tanto en las prácticas de la doctrina y el dogma de la iglesia como en el mundo secular, y no están contentos con lo que la Biblia dice sobre el corazón humano y sus líneas morales duras percibidas basadas en la interpretación literal de la Escritura.

Un número creciente de cristianos quieren que todas las personas sean consideradas buenas por Dios y tienen problemas para aceptar la enseñanza de que el corazón de cada ser humano es “engañoso sobre todas las cosas y desesperadamente malo” porque nacieron con una naturaleza pecaminosa y se volvieron totalmente depravados como resultado de la caída de Adán y Eva en el Jardín del Edén (Jer 17:9 NLT, véase también Gen 3). Este pensamiento ha llevado a explorar su ser interior, aparte de lo que dice la Biblia, para identificar y entender su tipo de personalidad para que puedan descubrir lo que los hace hacer las cosas que hacen para que puedan encontrar caminos hacia la integridad y la sanación interior, y experimentar la vida más abundantemente.

El eneagrama es una figura geométrica compuesta por un círculo con nueve puntos a lo largo de la circunferencia, del que se dibuja un triángulo y un hexágono irregular. Cada número representa un tipo de personalidad, y las líneas indican direcciones de integración y desintegración. Algunos creen que el Eneagrama puede mejorar la participación de un cristiano en la santificación progresiva normal a medida que crece en gracia y verdad.

El Eneagrama es relativamente nuevo para el mundo occidental. La primera mención del Eneagrama se encuentra en los escritos del ocultista ruso P. D. Ouspensky. Fue estudiante del ocultista grecoamericano George Ivanovitch Gurdjieff, que trajo el Eneagrama a Europa en la década de 1920. 1. Gurdjieff dijo que se originó hace unos 2500 años en una escuela de sabiduría babilónica. Enseñó que cada persona nace con un “tipo de cuerpo planetario” con rasgos físicos y psicológicos específicos. Él creía que las características físicas y psicológicas de una persona están relacionadas con una glándula endocrina dominante y con influencias planetarias en esa glándula, lo que implica el Eneagrama con la astrología babilónica, ya que esas características se significarían con un punto en el Eneagrama.

El uso del Eneagrama por parte de Gurdjieff también es paralelo al “Árbol de la Vida” de la cábala esotérica del misticismo judío. Gurdjieff usó los elementos esotéricos del Eneagrama con sus estudiantes, pero no formalizó el sistema en forma escrita. Por lo tanto, otros tomaron esta tarea sobre sí mismos.

Oscar Ichazo comenzó a enseñar el Eneagrama en Bolivia en la década de 1960 y trajo su versión de los nueve tipos de personalidad a los Estados Unidos en 1971 como parte de su formación en Arica. Afirma haber aprendido el Eneagrama directamente de los maestros sufíes en Pamir antes de leer nada de Gurdjieff.2 El entrenamiento de Arica de Ichazo combina el misticismo oriental y la psicología occidental. Los nueve puntos en la circunferencia del círculo se utilizan para analizar los tipos de ego para obtener una mayor conciencia y alcanzar un estado de conciencia más alto.5

El moderno sistema de eneagrama utilizado hoy en día fue diseñado por Claudio Naranjo, un psiquiatra chileno, que admite abiertamente que obtuvo toda su información sobre los nueve tipos de personalidad al hacer escritura automática y canalización de trance.3 Naranjo aprendió el sistema de Ichazo y enseñó el eneagrama en Esalon, un potencial humano, centro de la Nueva Era en California. Entre sus estudiantes había varios sacerdotes jesuitas que comenzaron a incorporar el Eneagrama en su asesoramiento y en su propia vida personal.5 Como resultado, la popularidad del Eneagrama se ha extendido rápidamente entre los católicos romanos. De hecho, dos de los libros más leídos sobre el tema están escritos por un ex sacerdote jesuita, Don Richard Riso.6

Aunque la figura geométrica del Eneagrama sigue siendo la misma, las versiones de la tipología de personalidad del Eneagrama difieren entre varios maestros. Riso sostiene que su “interpretación del Eneagrama… difiere del enfoque de Ichazo en varios puntos importantes”. 7 Helen Palmer, otra defensora del Eneagrama, dirigió seminarios y escribió libros, que también revelaron un énfasis y dirección diferentes. Su editor dice: “La Sra. Palmer ha desarrollado teorías sobre el uso del Eneagrama para entender la personalidad humana y su relación con aspectos de la conciencia superior que son diferentes y distintos de los expuestos por el Sr. Ichazo. 8

La promesa de sus promotores cristianos es que ayudará a transformar al creyente a la imagen y semejanza de Jesús. Se enseña, usando el lenguaje de la autoaceptación, que el Eneagrama es comprometerse amorosamente con los defectos de uno, siguiéndolos como migas de pan para redescubrir lo mejor en ellos. Se cree que sus imperfecciones (también conocidas como pecados) son una sombra de su bondad, en lugar de signos de una maldad heredada intrínseca porque son buenas desde el nacimiento, creadas por un Dios bueno, por lo que tienen la capacidad tanto para la bondad como para la angustia.

En una contradicción directa, Dios prometió transformar al cristiano nacido de nuevo por Su poder a través de la sangre derramada de Jesucristo. La Biblia ordena: “No os conforméis a este mundo, sino transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que por medio de la prueba podáis discernir cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto” (Rom 12, 2).

Los primeros seres humanos fueron creados buenos y recibieron un libre albedrío por su Creador, por lo que tuvieron la opción de contentarse con Él, que es amor, o querer más. Cuando una persona nace de nuevo al aceptar y recibir a Jesucristo como su Señor y Salvador personal, es santificada posicionalmente ante Dios y considerada perfecta, santa y buena, al igual que los primeros humanos (Rom 1:7,8:28; 1 Cor 1:2). Su condición cambia todos los días en base a las buenas y malas decisiones que toman, pero su posición ante Dios sigue siendo la misma que Él santifica su condición diariamente (Heb 10:14). La verdad más profunda sobre la bondad de Dios es que Él sabe todo sobre nosotros y, sin embargo, todavía nos ama de todos modos.

El hecho es que SÓLO la Palabra escrita de Dios, la Biblia, es suficiente para ayudar al cristiano nacido de nuevo a crecer en piedad (2 Tim 3:17). Implicar lo contrario es declarar que la Biblia es insuficiente. Ningún cristiano debe buscar ser transformado por nada (o nadie) excepto el Espíritu Santo.

El cristiano nacido de nuevo está llamado a negarse a sí mismo y seguir a Jesús diariamente. El Eneagrama está en última instancia auto-enfocado. Crea un marco para identificarse en una prueba en lugar de en Jesús. Ese es el problema central de la raza humana y por qué Jesús se hizo humano y derramó Su sangre para que el cristiano nacido de nuevo pueda ser transformado y renovado diariamente muriendo diariamente a sí mismo, ¡sin descubrirlo! La Palabra de Dios, a través del Espíritu Santo, revela el corazón de cualquiera abierto a la verdad. ¡El cristiano nacido de nuevo ya tiene todo lo que necesita para la vida y la piedad! (2 Pedro 1:3).

El Eneagrama es un instrumento no probado, y se ha abierto al error teológico, al mal uso social y psicológico. La falta de investigación científica significa que no hay controles para determinar quién es realmente un experto, ni qué consejo es útil o perjudicial, ni si los objetivos del sistema de eneagramas son sólidos.

Las preguntas que hay que hacer es si se debe usar el sistema de eneagrama son:

¿Puede una herramienta del ocultismo ser un instrumento que tenga la capacidad de sanar o hacer daño?

Cuán peligrosas son las prácticas derivadas de orígenes ocultos y consideradas una abominación para el Señor?

Tal vez la mejor pregunta que hacer es:

¿Puede un cristiano usar el Eneagrama para glorificar a Dios y crecer a la semejanza de Cristo?

El Eneagrama no emanaba de la Palabra de Dios. Aunque ayuda a obtener algo de autoconocimiento, no es beneficioso para el crecimiento espiritual. La Biblia proporciona todas las necesidades cristianas de vida y piedad (2 Pedro 1:3).

El Eneagrama es puro y simplemente otro evangelio de psico-herejía que viene directamente del misticismo y lo oculto. Su propósito es dar una idea de que solo la Biblia tiene la autoridad suficiente para proporcionar. Es un camino demoníaco de santificación falsa. Las raíces ocultas de este sistema nunca se han demostrado como falsas y nunca se pueden purgar o redimir completamente. NUNCA perteneció a Dios. Ese es el problema central de la raza humana y por qué Jesús se hizo humano y derramó Su sangre para que el cristiano nacido de nuevo pueda ser transformado y renovado diariamente muriendo diariamente a sí mismo, sin descubrirlo. El Espíritu Santo no necesita nada como el Eneagrama para revelar el corazón de una persona para que pueda volverse más consciente de sí misma.

Escrituras: 1 Tesalonicenses 5:242 Corintios 10:52 Corintios 3:182 Corintios 4:162 Corintios 5:14-152 PedroColosenses 3:1-2Colosenses 3:5-6Isaías 43:25Jeremías 17:9Juan 10:2-5Juan 15:5Juan 16:13Juan 17:17Juan 8:34-36Lucas 5:31-32Mateo 1:18-22Mateo 26:28Mateo 4:17Filipenses 1:6Filipenses 3:13-14Romanos 10:8Romanos 16:17-18Romanos 7:14-20

https://lumbrera.me/

Reconociendo y manejando sabiamente nuestras emociones

Soldados de Jesucristo Blog

Reconociendo y manejando sabiamente nuestras emociones

Por Randy Alcorn

Todo ser humano es un ser emocional, pero a algunos cristianos se les ha enseñado que las emociones fuertes son categóricamente pecaminosas y, por tanto, inaceptables. En sí mismas, las emociones no son ni buenas ni malas, simplemente existen. Los asuntos sobre el bien y el mal se relacionan con la forma en que manejamos nuestras emociones.

Los sentimientos no son parte de la maldición; son parte de cómo Dios hizo a los seres humanos desde el principio. Nuestras emociones actuales están torcidas por el pecado, pero serán corregidas para siempre cuando Dios elimine la maldición.

Negar que tus emociones existen agudiza el estrés. Sentirte culpable por tus emociones magnifica el estrés. Dios nos creó como seres racionales y emocionales. Sentimos porque Él nos hizo para experimentar sentimientos. Así que date el permiso de sentir porque Él te hizo para ello.

Acepta la responsabilidad de tus sentimientos

“No puedo evitar como me siento”. No directamente, tal vez no puedes hacer que la preocupación, la ira y el miedo desaparezcan sólo deseando que lo hagan. Pero puedes centrarte en los pensamientos correctos y bloquear los incorrectos. Puedes hacer las cosas correctas y abstenerte de hacer las incorrectas. Y si lo haces, tus sentimientos acabarán cambiando, o al menos se controlarán.

Si te desentiendes de tus sentimientos y dejas que dominen tus pensamientos y acciones, estarás fuera de control. Y nadie experimenta el estrés como la persona que ha renunciado al control.

Jerry Bridges aconsejó sabiamente: “No debemos permitir que nuestras emociones dominen nuestras mentes. Más bien, debemos dejar que la verdad de Dios gobierne nuestras mentes. Nuestras emociones deben estar subordinadas a la verdad”.

Exprese sus sentimientos

¿Te has fijado alguna vez en la válvula de seguridad que hay en la parte superior de tu calentador de agua? Está ahí para liberar el exceso de presión. Si no estuviera ahí, el calentador podría explotar.

La expresión es nuestra válvula de seguridad. La incapacidad de expresar las emociones nos deja embotellados, listos para explotar y, en el proceso, listos para dañar no sólo a nosotros mismos sino a los que nos rodean.

Todo el mundo necesita unos cuantos amigos íntimos con los que hablar abiertamente. Cuando se comparten las emociones, es apropiado compartir los miedos, las heridas e incluso la ira, siempre que se tenga cuidado de no culpar o incriminar a los demás. También puede ser útil escribir un diario con tus pensamientos y sentimientos.

Los estudios confirman que el llanto puede ayudar a liberar las emociones reprimidas. A menudo es cierto el viejo dicho: “Me sentiré mejor después de un buen llanto”. Algunas mujeres y la mayoría de los hombres tienen un desafortunado estigma sobre las lágrimas. Pero recuerde que Dios, no Satanás, creó esos conductos de lágrimas. Llorar es un alivio natural del estrés. Utilízalo.

Haz lo que es correcto, y abraza la verdad de Dios, a pesar de tus sentimientos

No tenemos que sentirnos de cierta manera para hacer lo que es correcto, y para amar a Dios y a los demás.

Tal vez usted lucha con el resentimiento hacia un amigo. Envíale una nota de ánimo. Tus sentimientos acabarán por seguir el camino trazado por tu voluntad. ¿Tienes problemas con una persona en particular? Yo lo tuve, con alguien que sentía que me había perjudicado. Pero cuando oraba por ellos con regularidad, mi actitud hacia ellos cambió. Llegué a buscar realmente su felicidad y a desear su éxito.

John Piper escribe en Finally Alive (Finalmente vivo): ¿Qué sucede cuando nacemos de nuevo?

Mis sentimientos no son Dios. Dios es Dios. Mis sentimientos no definen la verdad. La palabra de Dios define la verdad. Mis sentimientos son ecos y respuestas a lo que mi mente percibe. Y a veces muchas veces mis sentimientos no están sincronizados con la verdad. Cuando eso sucede ―y sucede todos los días―, en alguna medida trato de no torcer la verdad para justificar mis sentimientos imperfectos, sino que le suplico a Dios: “Purifica mis percepciones de tu verdad y transforma mis sentimientos para que estén en sintonía con la verdad”.

Nuestros sentimientos, por muy reales que sean, deben señalar nuestra necesidad de que la verdad de la Palabra de Dios guíe nuestro pensamiento. Los caminos hacia nuestro corazón pasan por nuestra mente. La verdad importa. Cree en Cristo y medita en las Escrituras, no en cómo te sientes, y finalmente, Dios cambiará cómo te sientes.

Randy Alcorn

Randy Alcorn

Andy Alcorn es autor de más de cincuenta libros y el fundador y director de Eternal Perspective Ministries. ¡Ama a Jesús, a su esposa Nanci, y sus hijas, hijos y cinco nietos!

Nuestra misión es predicar el Evangelio de la gracia de Dios en Jesucristo por todos los medios online, a todo el mundo.Contáctanos: contacto@sdejesucristo.org

21 – AGUA, TIERRA y CIELO

Sabiduría para el Corazón

Serie: ESTUDIO DE JOB

21 – AGUA, TIERRA y CIELO

Stephen Davey

VISITE NUESTRA PÁGINA: https://www.sabiduriaespanol.org

Texto: Job 38:1-18 Dios lleva a Job por un tour a través del cielo, la tierra, y el mar. En este programa, asómbrese junto a Job al conocer el control de Dios sobre los fenómenos climáticos y Su poder creativo en este universo tan complejo. Y al reflexionar en todo esto, encontraremos esperanza, gozo, paz, y seguridad en nuestro Soberano Señor.  Sabiduría para el Corazón es el ministerio internacional de enseñanza bíblica del Pastor Stephen Davey, traducido y adaptado al español por Daniel Kukin. Este ministerio se sostiene gracias a las oraciones y ofrendas de sus oyentes. Si quisiera ofrendar a este ministerio puede hacerlo en nuestra página

https://sabiduriaespanol.org/ofrendar/MOSTRAR MENOS

Nada menos que la Palabra de Dios

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Nada menos que la Palabra de Dios

R.C.Sproul

¿Cuál es el papel principal que cumplen los milagros?

En este breve vídeo, R.C. Sproul examina el libro de Hebreos para considerar cómo las obras milagrosas de Dios se relacionan con Su Palabra.

Transcripción

Ahora vamos al libro de Hebreos en el Nuevo Testamento. Y leemos en el segundo capítulo estas palabras:

Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído, no sea que nos desviemos. Porque si la palabra hablada por medio de ángeles resultó ser inmutable, y toda transgresión y desobediencia recibió una justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? La cual, después que fue anunciada primeramente por medio del Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, tanto por señales como por prodigios y por diversos milagros y por dones del Espíritu Santo según Su propia voluntad.

A menudo pensamos en dar testimonio como algo que solo nosotros hacemos, que es nuestra tarea dar testimonio de Cristo o dar testimonio de Dios. Pero Dios dio testimonio de Jesús y la forma en que Él dio testimonio de Jesús fue con milagros.

John Locke, el filósofo británico, dijo una vez que la función principal, no la única función, pero la función principal del milagro en la Biblia es de dar crédito al autor. Es decir, para demostrar la veracidad de la persona que los está haciendo, para certificar que
esta persona era aprobada por Dios y que estaba hablando la verdad de Dios.

Esa es la razón por la que debemos ser muy, muy cuidadosos acerca de nuestra comprensión de los milagros. Porque aparte de las otras funciones que ellos tienen de aliviar el sufrimiento y cosas así, en los tiempos bíblicos uno de los propósitos principales del milagro era probar que esa persona era un agente de revelación, que era alguien hablando nada menos que la Palabra de Dios.

Ministerios Ligonier
Ministerios Ligonier

Somos la confraternidad de enseñanza del Dr. R.C. Sproul. Existimos para proclamar, enseñar y defender la santidad de Dios en toda su plenitud a tantas personas como sea posible. Nuestra misión, pasión y propósito: ayudar a las personas a crecer en su conocimiento de Dios y Su santidad.

R.C. Sproul

El Dr. R.C. Sproul fue el fundador de Ligonier Ministries, co-pastor de Saint Andrew’s Chapel [Capilla de San Andrés] en Sanford, Florida, y el primer presidente del Reformation Bible College. Fue el autor de más de cien libros, incluyendo La Santidad de Dios.

La poderosa raíz del amor práctico

Soldados de Jesucristo

Junio 29/2021

Solid Joys en Español

 La poderosa raíz del amor práctico

John Piper

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

La superstición

Martes 29 Junio

El dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo.2 Corintios 4:4

Yo, la luz (dijo Jesús), he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.Juan 12:46

La superstición

El sábado, en el mercado, vi dos mesas contiguas. En una se vendían “piedras astrales”. Se asegura la felicidad y la prosperidad a aquel que lleve siempre consigo la piedra de su signo astrológico. En la otra se vendían Biblias a un precio muy inferior al que se vendían las piedras astrales. Muchas personas se detenían y compraban en el primer puesto, pero miraban con desconfianza el segundo…

¿Por qué esta tendencia humana a creer en los “amuletos” (piedra, medalla, etc.) y a sentir tanta desconfianza hacia la Biblia, la Palabra de su Dios creador? Porque el hombre tiene miedo al futuro, miedo a perder una relación o un trabajo, miedo a estar enfermo, a sufrir, a envejecer, a morir… La ausencia de una relación con Dios lo lleva a poner su confianza en “imitaciones”. Estamos listos para creer en influencias, en buenos discursos, en teorías sin fundamentos, en vez de confiar en Dios. ¡Preferimos la mentira a la Palabra de Dios!

El único refugio para conocer la paz, el sentido y el futuro de nuestra vida es tener una relación con Dios. Si le hemos dado la espalda aferrándonos a creencias que lo dejan de lado o se oponen a él, volvámonos a él. Jesús, el Hijo de Dios, nos abrió el único camino que puede hacernos pasar de las tinieblas a la luz, del temor a la paz. Jesús es esa luz divina; su presencia en el que cree borra todo temor. Aún más, Jesús le promete su ayuda y su apoyo para el presente y le da certezas para el futuro. Es necesario leer la Biblia y creer.

Daniel 2:24-49 – 1 Juan 1 – Salmo 78:1-8 – Proverbios 18:9-10

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch

Deja que las Escrituras den Forma a Tus Oraciones

Evangelio Blog

Deja que las Escrituras den Forma a Tus Oraciones

Por John MacArthur

En el año primero de su reinado, yo, Daniel, pude entender en los libros el número de los años en que, por palabra del Señor que fue revelada al profeta Jeremías, debían cumplirse las desolaciones de Jerusalén: setenta años. Volví1 mi rostro a Dios el Señor para buscarle en oración y súplicas, en ayuno, cilicio y ceniza. (Daniel 9:2-3)

Antes de que lleguemos a la oración de Daniel en sí, es esclarecedor examinar a qué respondía la oración. Y vemos en estos primeros versículos del capítulo que su oración nació de las Escrituras.

Ya he dicho muchas veces que debemos empezar por estudiar la Palabra de Dios y dejar que la oración fluya a partir de ese estudio. A menos que entendamos la Escritura, no entenderemos los propósitos y planes de Dios, y por lo tanto nuestras oraciones no serán gobernadas y guiadas por Su voluntad. Fue cuando Daniel vio y entendió los planes de Dios para Judá que comenzó a orar.

Pero podemos decir aún más que eso. Estoy seguro de que Daniel creía que su oración era un elemento en el cumplimiento de la voluntad revelada de Dios en las Escrituras. Por supuesto, Daniel creía absolutamente en la soberanía de Dios. Sabía que si las Escrituras decían que algo sucedería, ciertamente se cumpliría. Sin embargo, Daniel seguía orando.

La razón humana responde de manera totalmente diferente a la soberanía de Dios. Si estamos leyendo Jeremías y vemos que Dios rescatará a Judá después de 70 años, y si creemos que Dios siempre cumple su palabra, entonces podríamos estar tentados a pensar: “¿Por qué hay que orar? Está todo muy claro. Orar no cambiará nada.”

Pero esa no es la respuesta de Daniel. Aunque a los humanos nos cuesta entender la relación entre nuestras oraciones y el plan soberano de Dios, Daniel seguía sintiendo la responsabilidad de orar.

Creo que nunca entenderé la relación entre Dios y el hombre. No entiendo cómo Dios puede escribir la Biblia utilizando a los hombres como instrumentos. No entiendo cómo Dios puede hacerse hombre y seguir siendo Dios al mismo tiempo. No entiendo cómo puedo ser salvado por mi propia elección y también por la voluntad soberana de Dios antes de la fundación del mundo. Y no entiendo cómo mis oraciones pueden tener alguna parte en la obra soberana de Dios. Pero esto no lo tengo que entender yo.

Cuando Daniel leyó el plan de Dios, en lugar de volverse fatalista y decir: «Bueno, eso es todo», inmediatamente se arrodilló en señal de quebranto y penitencia y clamó a Dios con manto y ceniza en nombre de su pueblo. Y la esencia de su oración es una petición para que Dios haga lo que había prometido hacer.

Una vez más, nos inclinamos a preguntar: “¿Por qué ora Daniel? Dios ya ha dicho que lo va a hacer.” Pero Daniel no está interesado en el razonamiento humano lógico. Él simplemente está derramando su corazón. ¿Y por qué hacer eso? ¿Por qué debemos orar cuando leemos los propósitos de Dios en su Palabra? No es porque Dios necesite que oremos; en cambio, es porque necesitamos alinearnos con las causas de Dios. La oración es para nosotros.

En la oración, vemos nuestra propia pecaminosidad y vemos nuestra necesidad de su gracia y su poder. En la oración, llegamos al lugar de someternos a su plan. De este modo, la oración y la Palabra están inseparablemente unidas. No creo que se pueda orar correctamente si no se está en la Palabra. Como dice el Salmo 119

Más que todos mis enseñadores he entendido,
Porque tus testimonios son mi meditación.. (Salmo 119:99)

En otras palabras, el salmista entiende más que sus mayores porque ha descubierto la voluntad de Dios en las Escrituras. Está diciendo: “Si quiero entrar en tus planes y entender lo que has ordenado, tengo que comprometerme con tu Palabra.” La oración, entonces, no es para cambiar lo que Dios va a hacer. Es para identificarnos con Sus planes. Y no podemos hacerlo inteligentemente sin entender Su Palabra.

Si puedes leer la Escritura y no ser impulsado a la oración, no estás escuchando lo que estás leyendo. Cualquier pasaje que leas debe ser motivo de confesión del pecado en tu vida, de alabanza a Dios por su bendición y de agradecimiento por el desarrollo de Su plan.

Por eso Hechos 6:4 dice que los apóstoles se dedicaban “a la oración y al ministerio de la palabra.” La oración y la Escritura van juntas. La Palabra genera naturalmente la oración. Cuando habla de Dios, anhelamos estar en comunión con Él. Cuando habla de la gloria, anhelamos recibirla. Cuando habla de la promesa, anhelamos realizarla. Cuando habla del pecado, anhelamos confesarlo. Cuando habla del juicio, anhelamos evitarlo. Cuando habla del infierno, oramos por los perdidos.

La Palabra de Dios es la causa de la oración. Y el hecho de que sepamos que algo es inevitable no significa que nos levantemos fatalmente de nuestras rodillas y nos alejemos en una especie de indiferencia teológica enfermiza. La oración de Daniel, como toda oración verdadera, nace del estudio y la comprensión de la Escritura.

Ahora que hemos visto la fuente de la oración de Daniel 9, la próxima vez veremos el tono de la oración de Daniel y las lecciones que podemos tomar de ella para nuestras propias oraciones.

Artículo tomado de: Evangelio Blog