El ministerio a las personas sexualmente quebrantadas

El ministerio a las personas sexualmente quebrantadas

Nota del editor: Este es el quinto capítulo en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: La ética sexual cristiana

Venir a Cristo es la revisión definitiva de la realidad, ya que nos hace enfrentarnos al hecho de que nuestro pecado es nuestro mayor problema. Cada día, un creyente debe enfrentar la realidad de que el pecado original nos distorsiona, el pecado actual nos distrae y el pecado interno nos manipula. Esta distorsión, distracción y manipulación crean una brecha entre nosotros y nuestro Dios. Estamos en una guerra y cuanto antes nos demos cuenta, mejor.

El quebrantamiento sexual viene acompañado de un montón de vergüenza, ya que el pecado sexual es en sí mismo depredador: nos persigue, nos atrapa y nos seduce para que hagamos su voluntad. El pecado sexual no descansará hasta que haya capturado su objeto. Cuando nuestra conciencia nos condena, a veces intentamos luchar. Pero cuando la vergüenza nos obliga a aislarnos, nos escondemos de las mismas personas y recursos que necesitamos. Lo hacemos hasta que Satanás nos promete engañosamente que el dulce alivio vendrá solo al abrazar esa mirada lujuriosa, al hacer clic en ese enlace de Internet, o al apagar las luces de nuestros dormitorios y corazones y abrazar al compañero, portador de la imagen divina, al que Dios nos prohíbe abrazar.

Nosotros, las ovejas sexualmente quebrantadas, sacrificaremos los matrimonios fieles, los hijos preciosos, los ministerios fructíferos, el trabajo productivo y las reputaciones inmaculadas por el placer sexual inmediato e ilícito.

Podemos orar sinceramente por la liberación de un pecado sexual en particular, solo para ser engañados cuando su falsificación nos seduce. Cuando oramos por la liberación del pecado por la sangre expiatoria de Cristo, esto significa que conocemos la verdadera naturaleza del pecado, no que ya no sentimos su atracción. Si queremos ser fuertes en nuestros propios términos, Dios no nos responderá. Dios quiere que seamos fuertes en el Cristo resucitado.

Las personas sexualmente quebrantadas —tú y yo— necesitamos conocer de manera profunda las siguientes realidades bíblicas si queremos encontrar la libertad en Cristo y ministrar a otras personas sexualmente quebrantadas.

El amor de Dios

Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros (Ro 5:8). La muerte de Cristo es personal. Es «por nosotros». Si estás en Cristo, Su amor expiatorio viene con el poder para salvarte de tu pecado y de tu culpa. El pecado sexual produce tres cosas que alejan el amor de Dios. Primero, su práctica a lo largo del tiempo cauteriza la conciencia, haciéndonos ciegos e insensibles a la belleza de la santidad. Segundo, como el pecado sexual florece en secreto, nos aísla de la familia de Dios. Tercero, el pecado sexual suele involucrar a otra persona y por lo tanto lleva a esa otra persona al pecado, aumentando así la extensión y el daño del pecado. Si sufres bajo el peso del pecado sexual, ven a Jesús, porque Su yugo está arraigado en el amor de Dios. Dios es amor y está a tu favor. Él aboga por ti. Él quiere que conozcas Su amor.

El perdón de Dios 

Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió con mi gemir durante todo el día. Porque día y noche Tu mano pesaba sobre mí; mi vitalidad se desvanecía con el calor del verano. Te manifesté mi pecado y no encubrí mi iniquidad. Dije: «Confesaré mis transgresiones al SEÑOR»; y Tú perdonaste la culpa de mi pecado (Sal 32:3-5). Vivimos en un mundo que enseña cada vez más la idea de que el autoperdón resuelve la vergüenza. La idea del autoperdón proviene de una falsa y pobre antropología de la personalidad. No nos hemos hecho a nosotros mismos y, por tanto, no podemos perdonarnos. Porque Dios está a favor de ti, quiere perdonarte y restaurarte. Él ama un corazón quebrantado y contrito.

La sanidad de Dios a través de Cristo 

Él envió Su palabra y los sanó y los libró de la muerte (Sal 107:20). Sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas (Sal 147:3). Con Su sangre, Cristo satisfizo la justicia de Dios. En este acto supremo de amor está la solución a la persistente culpa del pecado sexual. Por Sus heridas hemos sido sanados (Is 53:5).

La provisión de Dios para tu dolor

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que también nosotros podamos consolar a los que están en cualquier aflicción, dándoles el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios (2 Co 1:3-4). El pecado sexual tiene consecuencias que no podemos controlar y que ni siquiera vemos hasta que el Espíritu Santo nos abre los ojos. El pecado sexual es un capataz implacable. El aborto requiere la muerte de un niño no nacido. La homosexualidad requiere la condena de la ordenanza de la creación de Dios. El adulterio requiere la traición de los votos ante Dios y la destrucción de «una sola carne». La pornografía requiere esclavos sexuales y arroja a mujeres y niños a la industria del tráfico sexual. Cuando los creyentes cometen pecados sexuales, escupimos en la cara de Dios. Cuando los creyentes se arrepienten y abandonan el pecado sexual, somos restaurados.

La providencia de Dios tiene un lugar para tu dolor. Porque ves lo que otros, cegados por el pecado, no pueden ver (todavía), eres una señal que apunta a Dios mismo. Ves la sangre en tus manos, sientes el levantamiento de tu pena y tu culpa, y trabajas como embajador de Dios.

El pueblo de Dios 

No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres. Fiel es Dios, que no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que puedan resistirla (1 Co 10:13). Nosotros, en la iglesia, somos mutuamente la vía de escape para los demás. Dios ya ha preparado una vía de escape, a través de Su Palabra y de Su Espíritu, y también a través del cuerpo de Cristo y la simple práctica de la hospitalidad. La puerta abierta de tu casa y de tu corazón es la vía de escape de algún hermano o hermana.

Jesús respondió: «En verdad les digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o padre, o hijos o tierras por causa de Mí y por causa del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo: casas, y hermanos, y hermanas, y madres, e hijos, y tierras junto con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna» (Mr 10:29-30).

Jesús habla aquí de la familia de Dios, cuyo amor, presencia y compañía amable son lo que el Señor utiliza para devolver «cien veces» lo que tuviste que dejar para venir a Cristo. El evangelio es costoso. Y vale la pena.

Pero estos principios bíblicos no son una guía de consulta rápida. No puedes ministrar a los quebrantados sexualmente sin que te hayas empapado de la Palabra de Dios, bebiendo largo y tendido de sus profundos pozos. Lo que nuestro prójimo sexualmente quebrantado necesita principalmente no es ser instruido en la visión cristiana del mundo; lo que necesita es ser llevado al pie de la cruz. Antes de poder hacer esto, nosotros mismos debemos «beneficiarnos de la Palabra» (aludiendo al título de un libro de A.W. Pink). Debemos saber por nosotros mismos que el arrepentimiento es el umbral hacia Dios.

Publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Rosaria Butterfield
Rosaria Butterfield

La Dra. Rosaria Champagne Butterfield es esposa de pastor, madre, maestra de sus hijos en casa y autora de of The Secret Thoughts of an Unlikely Convert [Los pensamientos secretos de una convertida improbable] y Openness Unhindered [Transparencia sin restricciones].


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s