7/63 – ¿Religiosidad o Evangelio? | Marcos 2:18-22 

Iglesia Biblica del Señor jesucristo

Serie: Marcos

7/63 – ¿Religiosidad o Evangelio? | Marcos 2:18-22

Ps. Sugel Michelén

El pastor Michelén ha formado parte del Consejo de Ancianos de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana, durante más de 30 años.Tiene la responsabilidad de predicar la Palabra regularmente en el día del Señor.Tiene una Maestría en Estudios Teológicos y es autor de varios libros: Historia de las Iglesias Bautistas Reformadas de Colombia, Coautor junto al Pastor Julio Benítez; La Más Extraordinaria Historia Jamás Contada, Palabras al Cansado – Sermones de aliento y consuelo; Hacía una Educación Auténticamente Cristiana, El que Perseverare Hasta el Fin; y publica regularmente artículos en su blog “Todo Pensamiento Cautivo”https://www.todopensamientocautivo.com/

Él es instructor asociado en Universidad Wesleyana en Indiana (IWU), extensión en español; enseña Filosofía en el Colegio Cristiano  Logos; y durante 10 años, ha sido profesor regular de la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas (ACSI)  para América Latina.

El pastor Michelén, junto a su esposa Gloria tiene tres hijos y cuatro nietos.

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

http://www.ibsj.org

EVITE EL CONFLICTO PERSONAL

Noviembre 8

EVITE EL CONFLICTO PERSONAL

Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor. (Filipenses 4:2)

Pablo afrontó muchos conflictos en la iglesia, pero algunos eran para él tan importantes como para tratar sobre ellos en sus epístolas, y también importantes para nuestra enseñanza. Es evidente que las dos mujeres en el versículo de hoy estaban dirigiendo dos facciones opuestas en la iglesia. No sabemos cuáles eran sus quejas específicas, pero podemos suponer que fuera un conflicto personal.

Sí, sabemos que las dos mujeres eran miembros notables de la iglesia porque habían trabajado con Pablo en la causa del evangelio (Fil. 4:3). Y sabemos que estaban causando estrago en la iglesia porque al parecer no estaba unida (Fil. 2:2). Reconociendo que se trataba de falta de amor, que indica la presencia de orgullo y la ausencia de humildad, Pablo rogó que las mujeres fueran “de un mismo sentir en el Señor” (4:2). Cada una estaba exigiendo su propio derecho en vez de interesarse en el derecho de la otra. Pero como Pablo las exhortó y nos exhortó a nosotros, una buena relación con el Señor resolverá cualquier discordia.

Del libro La Verdad para Hoy de John MacArthur DERECHOS DE AUTOR © 2001 Utilizado con permiso de Editorial Portavoz, http://www.portavoz.com

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros. Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

1/3 – Transformando su llanto en consuelo

El Amor que Vale

Serie: Las LLaves del Reino

1/3 – Transformando su llanto en consuelo

Adrian Rogers

 

El Dr. Adrián Rogers es un predicador, evangelista y maestro de Biblia. Presenta las Buenas Nuevas de Jesucristo con firme convicción a través de su ministerio de radio y televisión, EL AMOR QUE VALE.

Más acerca del Dr. Adrián Rogers:

http://www.lwf.org/eaqv

Episodio 9 – ¿Es pecado el Yoga?

Soldados de Jesucristo

John Piper Responde

¿Es pecado el Yoga?

Episodio 9

 

SOBRE NOSOTROS

Es el podcast Ask Pastor John en Español, en la voz de Nathan Díaz. Disponible también en videos.

Nuestra misión es predicar el Evangelio de la gracia de Dios en Jesucristo por todos los medios online, a todo el mundo.

Moisés y el éxodo

Ministerios Ligonier

Renovando tu Mente

Moisés y el éxodo

R.C.Sproul

https://www.ivoox.com/32212815

En el Antiguo Testamento, el punto de transición entre el libro de Génesis y la historia temprana del período patriarcal en el libro de Éxodo, nos entrega la historia de lo que probablemente sea, diría ciertamente entrega, el evento redentor más importante que tiene lugar en el Antiguo Testamento. Este tiempo de transición está marcado en la narración al final de Génesis y al comienzo de Éxodo, por dos personas notables.

La primera es un hombre que comenzó como pastor de ovejas y se convirtió en príncipe, y la segunda es de uno que comenzó como príncipe y terminó como pastor. Por supuesto, la primera persona era el hijo de Jacob, cuyo nombre era José. La última parte del libro de Génesis cuenta esta historia extraordinaria que nos narra la vida de José, la cual es una de las biografías más inspiradoras y alentadoras que encontraremos en toda la Escritura, un hombre que fue víctima de celos y de traición.

Él fue vendido como esclavo por sus hermanos. Fue encarcelado por muchos, muchos años.

Está completamente solo en un país extranjero, y sin embargo, bajo esas circunstancias, permanece fiel a las promesas de Dios y recuerda el pacto. Sin embargo, a medida que se desarrolla la historia, somos conscientes de que José, debido a las circunstancias del control providencial de Dios, es liberado de prisión y elevado hasta convertirse en el primer ministro de la tierra de Egipto.

Es en ese momento, en la providencia de Dios, que una hambruna severa golpea a los países vecinos y al propio Egipto, pero Egipto había almacenado suministros de reserva; y pueblos de tierras lejanas venían a Egipto buscando ayuda por el hambre. Entre los viajeros estaban incluidos los hermanos de José.

Y recordarán esa escena desgarradora cuando los hermanos descubren que el primer ministro, a quien le están pidiendo estos suministros, es en realidad su hermano, a quien habían traicionado; y estaban aterrorizados de que José se vengara de ellos. Pero, en vez de eso, fue clemente y preguntó por el bienestar de su padre, enviándole un mensaje con sus hermanos cuando ellos regresaron a su tierra; e invitó a Jacob y a toda su familia a emigrar a Egipto para que reciban los privilegios especiales otorgados por el primer ministro.

Y así, al final del libro de Génesis vemos dos cosas: En primer lugar, vemos el traslado desde Canaán a Egipto de la familia de Jacob, a quienes se les concedió una porción de tierra llamada tierra de Gosén para que disfruten de de los beneficios provistos por su hijo José.

Luego, el libro de Génesis concluye cuando Jacob reúne alrededor suyo a sus hijos, y Jacob entrega la bendición patriarcal. Pero él tampoco se la da al hijo mayor, ni siquiera al segundo, puesto que se habían descalificado a sí mismos por su maldad. En cambio, Jacob le da la bendición patriarcal a Judá, a quien le es prometido un reino: ‘El cetro no se apartará de Judá, hasta que venga Siloh.’

Y esto es de enorme importancia para el resto del desarrollo de la historia del Antiguo Testamento, ya que los reyes de Israel deberán salir de la tribu de Judá. Hasta que llegamos al clímax del Nuevo Testamento, donde aquél que nacerá restaurará el trono de David, y una vez más la tribu de Judá estará en el poder cuando el León de Judá sea coronado como el Rey eterno, el Rey de Reyes y Señor de Señores.

Entonces, no puedes entender el ministerio de Jesús al margen de este trasfondo del Antiguo Testamento y de la tribu de Judá, el reino, y de todo lo que se desencadena como resultado de la familia inicial de Jacob.

Ahí es donde el libro de Génesis termina, y al hacerlo, se nos presenta una situación totalmente nueva en el libro de Éxodo. Dejamos el libro de Génesis con el pueblo de Israel disfrutando de un estatus privilegiado, un estatus especial en la tierra de Egipto; pero algo ominoso aparece en el segundo libro del Antiguo Testamento.

En el libro de Éxodo se nos dice que sube al poder un faraón que ya no conoce a José, y ahora leemos de un cambio en las circunstancias históricas con respecto a los descendientes de Abraham y la familia de Jacob. En este momento ellos también disfrutan de una estatus especial, pero este estatus especial es malo en vez de ser bueno porque el nuevo faraón llega e impone cuatro formas distintas de opresión sobre estos hebreos extranjeros.

Lo primero que se nos dice en el libro de Éxodo es que los faraones nombran capataces sobre el pueblo. Ahora, inicialmente, los capataces eran como policías que ordenaban y ejercían vigilancia sobre los siervos del estado. Ese es el primer paso dentro un programa sistemático para esclavizar a este pueblo extranjero.

Entonces, lo primero que Faraón hace es nombrar capataces y los establece sobre este pueblo cuyo número ha aumentado enormemente, a quienes ahora él va a utilizar para el trabajo forzado y para construir las ciudades de almacenaje para depositar el grano y para las reservas de alimentos de la nación.

Así comienza con esta servidumbre. Luego se nos dice, un poco después en el libro de Éxodo, que Faraón intensifica radicalmente los términos de esta opresión al no solo tener a estos capataces, sino que ahora instruye a los capataces para que hagan que los esclavos trabajen con mayor rigor.

Es decir, hay un elemento de severidad que se añade a la carga de ese pueblo. Se les dice que tienen que aumentar su cuota de producción disminuyendo los materiales que recibían para ese fin. No se les permite tener paja para hacer sus ladrillos, lo cual hace su tarea mucho más ardua.

Y así esta nación que se había establecido con una posición privilegiada en la tierra de Gosén, fue reducida a la esclavitud total. Pero aun en su esclavitud se están multiplicando y creciendo más y más en número, y Faraón empieza a temer una rebelión.

Así que instaura su tercera forma de opresión, al mandar a las parteras del pueblo judío a que maten a todos los niños varones que nazcan de mujer hebrea. Pero, ¿qué pasó? Las parteras se rehusaron acatar este decreto de asesinato.

Entonces ahora Faraón ejecuta su cuarta decisión, donde él ordena a todos los egipcios que se aseguren que todo bebé varón nacido entre los judíos sea asesinado. Esta es la primera masacre de inocentes. De hecho, podríamos llamarlo el primer holocausto, el primer ejemplo de la destrucción sistemática de un pueblo. Pero un bebé escapa, y leemos la historia de este niño que está oculto en una cesta hecha a mano, tejida con juncos; él es colocado en un afluente del Nilo cuando esta madre judía ve que ya no puede ocultar al bebé y permite que su hijo sea puesto a la deriva en el río mientras ella encomienda su destino a la providencia de Dios.

Y en tal providencia, el bebé llora y es un llanto que es oído en todo el mundo; pero el llanto del niño es oído, irónicamente, no por una partera hebrea, ni por un soldado egipcio, sino por la hija faraón mismo. Y las Escrituras nos dicen que cuando ella ve a este niño oculto a orillas del río, cuando abre la pequeña cesta y ve a este bebé, y el bebé llora, las Escrituras nos dicen que ella tuvo compasión. La ironía de todo esto es sorprendente porque el resto de la historia del conflicto entre este pequeño bebé y el faraón es el conflicto entre la Palabra de Dios y un rey con un corazón endurecido.

Y, sin embargo, este faraón, que es perverso debido a la obstinación de su corazón, tiene una hija cuyo corazón es movido por compasión. Ella no pudo soportar llevar a cabo las instrucciones de su propio padre. Ella no pudo ahogar a este bebé; en cambio, ella lo toma como suyo.

Ella lo saca del agua, redimiendo así la vida de este niño, y usa el nombre hebreo que significa “sacado de las aguas” para ponerlo a ese bebé, y lo llama Moisés; luego ella contrata a la verdadera madre de Moisés para que sea la que cuide al muchacho. Pero debido a esta irónica serie de eventos, este pequeño bebé hebreo es adoptado por la propia hija de faraón y ahora es un niño de palacio que es criado en Egipto con el estatus de un príncipe.

¿Ves cómo este es el orden totalmente inverso a lo que sucedió con José y lo que ahora pasa ahora con Moisés? Moisés crece como príncipe, pero él conoce sus raíces, conoce su propia identidad con su pueblo. Y se nos dice en el libro de Éxodo que en una ocasión ve a un guardia egipcio golpeando, hostigando y atormentando sin piedad a un esclavo hebreo; Moisés se llena de rabia, se levanta, golpea al guardia y sin querer lo mata.

Rápidamente él esconde el cuerpo y mira alrededor para ver si alguien lo ha visto y él no ve a nadie; pero alguien sí lo había visto. Y ahora se sabe que Moisés mató a un miembro de la guardia para defender a su propio pueblo. Ahora debe huir para salvar su vida, partiendo hacia el exilio en el desierto de Madián y vivir década tras década, tras década en la miseria, la pobreza, aislado, lejos de los luchas de su tierra natal, lejos de la educación, las ciencias y la riqueza que había encontrado en los palacios de Egipto.

Y ahora tenemos en el libro de Éxodo la historia de Moisés, una historia que es titánica, una historia que es tan magnífica que incluso era demasiado para llevarla al cine y capturar la esencia de la importancia de este hombre.

Realmente creo que no es una exageración decir que el personaje principal de todo el Antiguo Testamento es Moisés porque Moisés es designado por Dios para ser el mediador del antiguo pacto; y solo hay dos mediadores reales en la Biblia: el mediador del antiguo pacto y el mediador del nuevo pacto.

Moisés es el mediador del antiguo pacto. Cristo es el mediador del nuevo pacto. Es Moisés quién es el libertador, humanamente hablando, de su pueblo en Egipto. Es a través de Moisés que Dios da la ley. Es a través de Moisés que Dios crea el estado judío, la iglesia del Antiguo Testamento, la nación teocrática de Israel, y es de Moisés que los profetas hablan que vendrá uno en el futuro que será un profeta como Moisés, cuya vida y cuya misión, una vez más, se prefigura con la vida de Moisés.

Y en un sentido real, Cristo, en su propia vida, recapitula la vida de Moisés y toda la historia del Éxodo. Una vez más, si quieres entender la misión de Cristo, es imposible hacerlo separado del libro de Éxodo. Agustín dijo una vez: “el Nuevo está oculto en el Antiguo y el Antiguo está revelado en el Nuevo”, porque así como Dios llama a su hijo fuera de Egipto en el Éxodo, así también llama a su Hijo mayor del exilio, después que Jesús, en su infancia, se ve obligado a ser resguardado y protegido del edicto de Herodes, cuando José y María huyeron a Egipto.

El cumplimiento llega: “De Egipto llamé a mi Hijo”. Toda la historia de la redención en el Nuevo Testamento es la historia de un mayor Éxodo, de una mayor liberación, y liberación de la esclavitud que es cumplida por el nuevo Moisés; y para entender lo que hace el nuevo Moisés, debes entender lo que hizo el viejo Moisés.

Entonces, como dije, él es una persona grandiosa en el Antiguo Testamento, y él está solo y aislado en el desierto Madianita cuando Dios se le aparece y le habla desde la zarza, se le revela y le da su sagrado nombre, y le dice a Moisés: ‘escuché el clamor de mi pueblo, he oídos los gemidos del pueblo que traje a Egipto y te he designado para que vayas a la casa de faraón y de mi pueblo y le digas a faraón y le digas a mi pueblo: “Deja ir a mi pueblo”.

Y con ese mandato, toda la maquinaria del Éxodo se pone en marcha. Y así el punto de confrontación se realiza cuando Moisés se presenta delante de Faraón –y entiendan que Faraón es la persona más poderosa en la tierra en ese momento, y lo que el monarca más importante y poderoso del mundo ha hecho es esclavizar al pueblo de Dios y hacer del pueblo de Dios sus siervos en contra de su voluntad.

Lo que acontece aquí, en este conflicto, lo que se desarrolla en toda esta tensión en el libro de Éxodo, es una batalla de titanes. Es la batalla de dos soberanos. Es la batalla entre el Dios soberano del universo y el hombre soberano de este mundo, faraón. Y la contienda se lleva a cabo por este tema: ¿a quién debe servir el pueblo? Porque el mensaje que Dios le ordena a Moisés que lleve a faraón, no se afirma simplemente en la frase: “Deja ir a mi pueblo”, sino, ¿qué más dice él?

Ve donde faraón y dile que el Señor Dios Todopoderoso le dice: “Deja ir a mi pueblo”. ¿Por qué? ‘Para que salgan y me sirvan a mí’. ¿Te das cuenta que el Éxodo no es solo la liberación de los esclavos de la opresión?No se trata de una antigua revolución marxista, sino que es una liberación de un nueva clase de esclavitud, una esclavitud real, una esclavitud redentora y Dios está reclamando a los suyos.

Él está diciendo: ‘Este es mi pueblo, no tuyo; y los he creado para que me sirvan a mí, no que te sirvan a ti. Así que será mejor que los dejes ir o sino…’ Faraón dice: ‘O sino ¿qué?’ Y Moisés dice: ‘o sino moscas, o sino gusanos, o sino ranas, o sino piojos, o sino un río que se convierte en sangre’ y la contienda empieza.

En las tres primeras plagas, todo lo que Moisés hace para mostrar el poder de Dios contra el poder de los egipcios, los magos de la corte de Egipto hacen lo mismo, pero para cuando llegan a la cuarta plaga, los trucos de los magos de Faraón se agotaron; y sin descanso, paso a paso, la contienda continúa y Dios, a través de las manos de Moisés, demuestra milagrosamente su poder sobre el mundo.

No hay un período en toda la Biblia donde los milagros estén tan concentrados a excepción de otro período, que este período: y estamos hablando del período de la encarnación del Señor mismo. Pero aparte de la vida de Jesús que estuvo llena de milagros, no hay otro tiempo en la historia de la redención, donde haya habido tanta manifestación del poder divino y milagros como en este libro de Éxodo donde Dios está manifestando, en el plano de la historia, que Él es el salvador de su pueblo, que es soberano sobre su pueblo y que debe ser el objeto de la adoración de su pueblo.

Una vez más, Moisés le dice a faraón: “Deja ir a mi pueblo para que salgan y me sirvan”. ¿Me sirvan? ¿cómo? Dándome sacrificio de la alabanza, para salir hacia el desierto para adorarme, salir para disfrutar de mi presencia.

Así, los tres temas principales que marcan todo el libro de Éxodo son los motivos del éxodo, la ley y el tabernáculo. Y veremos estas dimensiones del contenido del libro de Éxodo. El éxodo mismo, la liberación de la esclavitud, la reunión del pueblo que ha sido liberado al pie del monte Sinaí, donde Dios entrega, a través de Moisés, la ley por la cual esta nación santa será establecida.

En ese sentido, Moisés se desempeña como el padre del estado teocrático, el George Washington de Israel, si se quiere, y el Thomas Jefferson y el Benjamín Franklin, todos en uno porque, es a través de Moisés, que Dios da la declaración de derechos que servirá como guía jurídica para la estructura de una nación santa y se convertirán en la base de la ley general en todo el mundo, incluso hasta el día de hoy.

Por último, donde Dios enseña a su pueblo cómo adorarle y le da la promesa de su presencia. Estos son los temas dinámicos de este libro de Éxodo que nos llama a una lectura seria y profunda, profunda de sus detalles.

R.C. Sproul es el fundador de Ligonier Ministries, el maestro principal de la programación de radio Renewing Your Mind, y el editor general de la Biblia de estudio Reformation

http://www.ligonier.es

2/3 –Libre para disfrutar de la intimidad en el matrimonio

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Temas Íntimos con Linda Dillow

2/3 –Libre para disfrutar de la intimidad en el matrimonio

Nancy Leigh DeMoss

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/libre-para-disfrutar-de-la-intimidad-en-el-matrimo/

Leslie Basham: Cuando una mujer toma decisiones morales incorrectas, puede contraer matrimonio con un sentimiento de culpa y de esclavitud. Aquí está Linda Dillow.

Linda Dillow: Una mujer cristiana puede decir  “Yo sé que Dios me ha perdonado por mi pecado sexual”, y  hasta sonreír mientras lo dice. Pero ella no está llevando ese perdón a su matrimonio.

Leslie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Si tienes niños pequeños, sería bueno que los mantengas ocupados en otro lugar, y luego vuelvas a escuchar Aviva Nuestros Corazones, debido al contenido del programa.

Una de nuestras oyentes respondió con entusiasmo al programa que se emitió ayer y comunicó a Aviva Nuestros Corazones lo mucho que disfruta de la intimidad con su marido. Ella escribió: “Nunca he entendido por qué tantas mujeres consideran el  satisfacer las necesidades del marido como una responsabilidad”. Para ella, la intimidad en el matrimonio es un gozo, pero si tú no compartes esa sensación de entusiasmo, por favor, continúa escuchando el programa.

Aquí está Nancy con nosotros. 

Nancy Leigh DeMoss: Uno de los grandes mensajes de la Escritura y del Evangelio es que a través de la muerte en la cruz y la sangre de Jesucristo, hay esperanza, hay perdón y hay purificación disponible para lidiar con los asuntos de nuestro pasado.

Esta semana, estamos hablando sobre todo a las mujeres casadas sobre el tema de la intimidad sexual en el contexto del matrimonio. Para ayudarnos en ese tema está con nosotros Linda Dillow, que escribió junto a  Lorraine Pintus el libro titulado Temas de Intimidad: 21 interrogantes que las mujeres tienen sobre el sexo”.

Linda, gracias por estar con nosotros otra vez en Aviva Nuestros Corazones. 

Linda: Es un placer para mÍ compartir con ustedes, Nancy.

Nancy: Valoro mucho el espíritu y el tono de tu libro, y la ayuda tan práctica que le das a las mujeres para hacer frente a muchas de esas preguntas. Ahora, antes de saltar a esas preguntas, permítanme decir que hoy nos acompañara también  mi amiga  Holly Elliff.

Holly, voy a pedirte que intervengas de vez en cuando haciendo preguntas. Como has  ministrado a las mujeres casadas en la materia, ¿cuáles son algunas de las cosas que has visto, escuchado o sentido que consideras tenemos, que debemos abordar desde un punto de vista bíblico?

Holly Elliff: Nancy, una cosa que he tratado una y otra vez con las mujeres casadas es ¿Cómo puedo obtener una perspectiva correcta acerca de todo lo referente a mi sexualidad si mi pasado ha sido tan malo? Tal vez no he manejado los asuntos sexuales correctamente en el pasado, tal vez fui abusada cuando era niña. De manera que toda mi perspectiva sobre esta área no es bíblica. Desde esa perspectiva errada, ¿cómo hago para verlo como algo bueno? ”

Linda: Es una buena pregunta muy buena, Holly. Vamos a empezar con la primera: ¿Cómo puede una mujer superar la culpa de su pasado?

En realidad, muy pocas mujeres llegan al matrimonio sin pasado. Lo que veo una y otra vez es que una mujer cristiana dice “Oh, yo sé que Dios me ha perdonado por mi pecado sexual”, y hasta  sonríe cuando lo dice. Pero ella no ha llevado ese perdón a su matrimonio.

Recuerdo a una mujer joven que vino a mí y dijo: “Linda, esta área de mi matrimonio no está bien.” Cuando empezamos a hablar, me dijo que cuando era estudiante universitaria, y cristiana, se había entregado a su novio, a sabiendas de que no era correcto.

Ella le contó eso a su esposo antes de casarse, y ella me dijo: “Sí, ya sé que estoy perdonada.” Pero ella no podía tener  gozo en su relación íntima. Había algo que le impedía entregarse totalmente a su marido y disfrutar el abandono, la libertad y la santidad que Dios quería en su unión sexual.

Holly: Linda, también creo que muchas mujeres, al haber tenido tanta libertad en el pasado en esta área de su vida, ahora tratan de castigarse a sí mismas, incluso después de que se casaron, en el sentido de creer que no pueden disfrutar de esto. Ellas no pueden verlo como algo dado por Dios, algo bueno, una cosa maravillosa, porque en el pasado esto mismo no provenía de Dios; estaba mal. Así que ellas no se han liberado a sí mismas de su pasado lo suficiente para disfrutar de esta área de su matrimonio.

En tu libro te refieres a esto como “limpiar el sótano”. Es el hecho de que tenemos que volver atrás y ver nuestro pasado y hacer frente a todo eso a la manera de Dios. ¿Cómo dirigimos a las mujeres a hacer esto?

Linda: Holly, ese era exactamente el problema en la vida de la joven con la que  hablaba. Leímos 1 Corintios 6:17-18  que  dice:

“Huid de la fornicación. Todos los demás pecados que un hombre comete están fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo…”

Debido a que nosotros somos el templo del Espíritu Santo, no solo estamos perjudicando a Dios, sino que estamos dañando este templo que Dios nos ha dado. El pecado sexual es como ningún otro pecado. Cuando pecamos sexualmente, es como si hubiera un lazo que nos conecta con la otra persona, y los lazos del alma deben ser cortados.

Así que motivé a la joven que estaba sentada en mi sala a  confesarse ante Dios. Cuando confesamos nuestros pecados, Él es siempre fiel para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (Ver 1 Juan1:9) Así que se humilló y le puso nombre a sus pecados.

Ella dijo: “Dios, te confieso esto. Pensé que lo había hecho, pero veo que realmente no había sido así. Señor, quiero que cortes esa parte de mí que se aferró a él y que lo elimines para siempre, porque yo solo quiero estar unida a ti y a mi marido”.

Después que ella oró, fue inundada del perdón de Dios y comenzó a caminar de una manera nueva en su matrimonio.

Siempre le digo a las mujeres: “Si eres asaltada continuamente en tu mente por las imágenes y los pensamientos de lo que sucedió en el pasado, y si has pedido perdón, entonces esos pensamientos no son de Dios. Ellos están siendo arrojados hacia ti por el maligno, y hay que hacer exactamente lo que hizo Jesús cuando fue tentado en el desierto. Pronuncia las Escrituras. Debes decir: “He sido perdonada,” y lanzar esos pensamientos de nuevo al enemigo. Di: “¡Quítate de delante de mí, Satanás. Yo no voy a ir allí con mi mente. No voy a escuchar tus insultos. Soy nueva criatura”.

Holly: Linda, creo también que este es un tema que se aplica a las mujeres cristianas que están solteras y que quieren permanecer en comunión con su Padre en esta área. Cuando se casen no querrán llevar con ellas la culpa del pecado sexual. Esto va a afectar a su matrimonio. Cuando se conviertan en  esposas  tendrán que hacer frente a estos problemas.

¿Qué le dices a esa mujer que está soltera en estos momentos, pero que tal vez ya tiene un pasado que está mal? ¿Cómo debe ella lidiar con su pasado para que pueda anticipar el matrimonio y este tema sea para ella de la manera que Dios quiere que sea?

Linda: Yo animo a todas las mujeres con las que hablo a conocer la perspectiva de Dios sobre la relación sexual en el matrimonio. Ellas necesitan saber esto mientras aún están solteras. Han escuchado un millón de mensajes incorrectos del mundo. Siempre les pregunto a las  mujeres solteras, “¿Cuántos mensajes has escuchado últimamente desde la perspectiva de Dios?”

La mujer soltera tiene que ser saturada con la perspectiva de Dios  y saber sobre el regalo que Él les ha dado a las mujeres casadas, y esa debe ser su motivación para permanecer puras. En realidad, muchas mujeres ya han errado en esta área.

He hablado con muchas que han sido negligentes con lidiar con la culpa de su pasado. Animo a cualquier mujer soltera que esté escuchando hoy, a que hoy es el día que tienes para confesar ese pecado al Padre. Es necesario cortar los lazos de tu alma con la persona o personas que con la que has tenido relaciones íntimas

Creo que es importante aclarar también, que no es solo el acto de la relación sexual lo que nos ata a otra persona, sino también las caricias íntimas, y tenemos que confesar al Señor Jesús  cada uno de esos pecados. Él le dará el perdón, y una  mujer  soltera puede convertirse en virgen de nuevo. Ella no puede restaurar su virginidad física, pero la palabra virgen significa “pura” y cada mujer puede llegar a ser pura en pensamiento, palabra y obra.

Holly: Así es, pienso que esto le ofrece tanta esperanza a las mujeres solteras y mujeres casadas que tienen un pasado.

Linda: Oh, así es.

Holly: Una gran cantidad de mujeres casadas y muchas mujeres solteras luchan con tener una mente sana  porque han sido abusadas en el pasado. Sé que esto es un gran problema en nuestra sociedad. Entonces, ¿qué le decimos a las mujeres que  han sido abusadas en el pasado, que no pueden ver el sexo como algo bueno?

Linda: Oh, es muy difícil ver el sexo en el matrimonio como un regalo cuando has sido violada y cuando te han hecho una maldad. Eso simplemente no es compatible.

Lo trágico, Nancy y Holly, es que una consejera cristiana con la que trabajo en Denver, dijo que ella  está convencida de que una de cada tres mujeres en Estados Unidos ha sido objeto de abuso. Eso solo me da ganas de llorar, y yo sé que también hace llorar a Dios. Sé que Él  llora con cada una de esas mujeres que fueron abusadas. Él estaba llorando por el mal que se les hizo. Pero lo que me gustaría decirle a cada mujer que nos escucha, soltera o casada, que ha sido abusada, es que el nombre de Dios es Jehová Rapha. Él es el Sanador, y su nombre es Esperanza.

He visto a muchas mujeres que han sido totalmente curadas de su abuso sexual y ahora pueden disfrutar de las relaciones sexuales con su marido, ya que han visto la perspectiva de Dios. A medida que han permitido que el Señor Jesús penetre profundamente en sus vidas, han sido capaces de alcanzar y comprender la perspectiva de Dios.

Esto puede suceder en un momento, o puede ser un proceso largo, pero Dios es el que compensa por los años que se ha comido la langosta. Él trae belleza de las cenizas, y Él puede hacer esto en la vida de cada mujer.

Nancy: Así es. Hemos hablado hoy sobre dos barreras que muchas mujeres casadas experimentan en su relación sexual con sus maridos. De hecho, Linda, uno de los capítulos del libro que tú y Lorraine escribieron, “Temas de Intimidad: 21 interrogantes que las mujeres tienen sobre el  sexo”, se titula: “¿Cómo me relaciono cuando él es un microondas y yo soy un olla de cocción lenta?”

Linda: Este título me hace reír, Nancy, y sin embargo es muy cierto en muchos matrimonios. Me parece que a las mujeres no les gusta eso. No les gusta el hecho de que son una olla de cocción lenta, y que su marido sea un microondas. Esta área de la respuesta sexual parece tan fácil para él, pero no es tan fácil para la mujer. Él parece que siempre tiene interés y ella no parece tan interesada. ¿Has encontrado esto tú también, Holly, cuando  hablas con las mujeres?

Holly: Definitivamente, y creo que lo  interesante es que cuando las mujeres no entienden eso, es muy difícil para ellas  responder a sus maridos, porque no tienen el conocimiento básico de algunas de las diferencias y el hecho de que Dios diseñó a su marido de esa manera.

No es que sus maridos deciden comportarse de esa manera, es algo dado por Dios. Así que a menos que entiendan las necesidades de sus maridos—incluso en el ámbito físico— la forma en que Dios los creó, ellas no van a entender por qué es tan importante que ellas satisfagan las necesidades de sus esposos.

Linda: Creo que diste en el clavo. Las mujeres que están descontentas por la forma de ser de sus maridos, en realidad, están discutiendo contra de Dios, porque Dios es el que creó a los hombres para responder visualmente. Dios es el que le dio el deseo sexual parecido al tipo microondas a los hombres. Este fue su diseño, y cuando nosotras, como esposas, luchamos contra eso, realmente estamos luchando contra Dios y de seguro que no querremos hacer eso.

Holly: Entonces, Linda, ¿qué le dices a las esposas para ayudarles a entender la manera en que Dios diseñó sus esposos y para que entiendan que es crítico que ellas respondan apropiadamente?

Linda: Holly, en primer lugar quisiera solo hacer un par de aclaraciones. Hemos dicho que los hombres son como los microondas y las mujeres son como las ollas de cocción lenta. Esa es una afirmación general, pero no siempre es cierta.

Los hombres tienen diferentes grados de deseo sexual. Las mujeres pueden tener un grado de deseo sexual  alto, medio y bajo. Una pregunta que escucho muy a menudo de parte de mujeres entristecidas es, “Linda, ¿por qué mi marido no está tomando la iniciativa en la relación sexual? ¿Por qué estoy más interesada que él? ”

Hay una amplia gama de situaciones. Probablemente, es tan amplia como el número de matrimonios representados por la audiencia que escucha hoy. Y sin embargo, Dios hizo  el hombre diferente a la mujer.

Holly,  creo que una de las áreas con la cual las esposas batallan más es con el hecho de que  no les gusta que sus maridos sean visuales. Este fin de semana, una mujer me dijo: “Mi esposo quiere hacer el amor con velas, y yo quiero estar en la oscuridad.” ¿Qué le dices a las mujeres acerca de eso?

Holly: Bueno, cuando Billy y yo nos casamos, yo estaba tan inhibida en esta área y era tan modesta que quería ir al closet para desvestirme. Fue muy difícil darme cuenta de cómo Dios había diseñado a mi marido y por qué era tan importante para mí entenderlo con relación a esta área.

Creo que muchas veces, como mujeres,no hemos estudiado a nuestros maridos en esta área, y nos perdemos muchas oportunidades en las que podríamos causarles gozo. ¿Cómo se enseña a las mujeres a comprender a sus maridos? ¿De qué forma deben responder tomando en cuenta la forma en que sus maridos fueron creados?

Linda: Holly, les animo a que vuelvan a la Palabra de Dios, donde se encuentran todas las respuestas. Cuando miramos a la novia joven y sabia de Cantar de los Cantares, vemos que se dio cuenta de que su marido fue creado para responder a lo visual. En un pasaje del Cantar de los Cantares, en el capítulo 7, la vemos seducirlo visualmente. Comienza por los pies y va subiendo por su cuerpo, y él simplemente disfrutaba contemplando la belleza de la creación del cuerpo de su esposa.

Holly: Muchas mujeres no se sienten muy bien con sus cuerpos ni cómo lucen. ¿Cómo se puede animar a las mujeres a responder a sus maridos, comprendiendo su necesidad, incluso si ya no lucen como que tenían 20 años ni pesan 110 libras? ¿Son responsables de responder a las necesidades de sus maridos?

Linda: Me encanta el pasaje de Proverbios 5, donde la respuesta a la tentación para un hombre es beber agua de su propia cisterna y agua fresca de su propio pozo para deleitarse con la esposa de su juventud (leer versículos 15 – 19). Ahora bien, tal vez ella no puede seguir siendo joven, pero él se deleitará en ella, y es la manera como su deseo sexual estará satisfecho.

Quiero leerles una carta que recibí de una mujer.  Como  mujeres, por lo general no nos gusta nuestro cuerpo. En nuestras conferencias, a las que generalmente asisten unas 1,000 mujeres, Lorraine Pintus,  y  yo preguntamos: “¿Cuántas de ustedes están totalmente satisfechas con su cuerpo?” Ni una de esas mujeres levantó la mano, ¡ni una sola!

Una mujer que creo que tiene la perspectiva correcta es Caroline. Ella me envió esta carta que dice así: “A medida que envejezco, el  viejo cuerpo se deteriora. Tengo estrías de tres bebés, celulitis y venas varicosas. Mis senos cuelgan, las arrugas abundan, pero en la medida en que mi cuerpo se ha deteriorado, mi experiencia como amante ha ido aumentando. Realmente creo que mi querido esposo por los últimos 40 años ve mi cuerpo como era antes, porque recibe tal placer del mismo.”¿No es una perspectiva fabulosa?

Holly: Oh sí, es un gran punto de vista, pero también es una motivación para nosotras como mujeres para mantener nuestro cuerpo en forma, y  mantenernos lo más atractivas posible para nuestros maridos.

Nancy, sé que muchas de las cartas y comentarios que recibimos en Aviva Nuestros Corazones tienen que ver con el  tema del matrimonio. Muchas veces, creo, las mujeres luchan con el hecho de que sus maridos no parecen desearlas tanto como antes. Entonces, ¿Qué le dices a la mujer que está luchando con este asunto, cuando su marido no está cumpliendo tan a menudo como ella quisiera?

Linda: Esa es una buena pregunta, y es una que nos hacen  menudo. La gente no sabe que es una pregunta que recibimos a menudo porque la mujer que se encuentra en esta situación  siente que de alguna manera es su culpa, que ella no es lo suficientemente atractiva o no es lo suficientemente joven. Ella no corre a compartirle a sus amigas o a cualquier persona que su esposo no está interesado en ella. Me parece que estas mujeres a menudo están a dieta y hacen ejercicios de manera  excesiva, porque lo que quieren es llamar la atención de su marido.

Ahora bien, primero debe siempre ir delante de Dios y decir: “Escudriña mi corazón y pruébame, y ve si hay allí camino de iniquidad.” Un marido que no estaba interesado en su esposa, finalmente le confesó lo que le pasaba, y le dijo,: “Debido a que cada palabra que sale de tu boca hacia mí es una crítica, yo no estoy interesado en tener intimidad contigo”.

Holly: Cuando nos casamos, no solo estamos teniendo sexo. Es una relación mucho más amplia.

Linda: Sí. Es un conjunto de cosas. Es una totalidad de cosas. Y ¿sabes algo? No creemos esto de los hombres, pero el acto sexual es emocional para ellos, también. Es la forma primaria como los hombres se conectan emocionalmente con sus mujeres. Si solo están siendo criticados y derribados, no querrán conectarse emocionalmente o sexualmente con su esposa. Así que, en primer lugar, examina tu corazón. En segundo lugar, sé consciente de que las personas tienen diferentes grados de deseo sexual.

De verdad que puedo decir que odio hablar de esto, Nancy y Holly, pero la pregunta hay que hacerla “¿Está mi esposo involucrado en pornografía?” Este un problema tan grande hoy en día con el Internet.

Holly: Y tremenda trampa es esta porque el hombre es muy visual.

Linda: Ahí está el asunto.

Holly: Se trata de una herramienta tan fácil que usa  el enemigo para apartar el corazón de un hombre. Es algo rampante en nuestra sociedad.

Linda: Y es algo desenfrenado entre las parejas cristianas. Hablé el otro día con una pareja que dirige un grupo pequeño de siete parejas al que se les hablaba de conservarse puros en el matrimonio—en cuanto a lo que ves y lo que oyes. Cinco de los siete hombres hicieron una cita con el líder y le dijeron que estaban involucrados con la pornografía en el Internet. Todos  son hombres cristianos.

Nancy: Esto es algo que también estamos escuchando a menudo por parte de los oyentes de  Aviva Nuestros Corazones, mujeres que se están abriendo y derramando sus corazones, llenas de frustración y pidiendo ayuda a gritos, “¿Qué hago con mi esposo que está involucrado en la pornografía?” Ahora bien, aquí no vamos a responder a esa pregunta de manera exhaustiva pero, Linda, ¿podríamos darle una palabra de aliento a una mujer que esté en esa situación?

Linda: Dios es el que va a satisfacer sus necesidades al igual que lo hace en todos los ámbitos de su vida, pero, Nancy, ella tiene que ser muy honesta con su marido. Ella necesita enfrentarse a él y decirle que lo ama y que ella lo va a acompañar a buscar ayuda, pero que él que debe conseguir ayuda.

Cuando el pecado se mantiene en la oscuridad, el enemigo tiene poder, pero cuando se trae a la luz, entonces puede haber sanación. Siempre que un hombre mantiene este pecado de la pornografía oculto, el enemigo lo utiliza una y otra vez .

Así que animo a las mujeres a rogar a sus maridos a ir en busca de ayuda, ofrecerse a acompañarlos y poner fecha límite y decirles: “Por favor, en las próximas dos semanas, busca ayuda.”  Si no lo hace, ella tiene que ir al pastor e involucrar a la iglesia en ministrar a su esposo, porque si se mantiene en la oscuridad, va a destruir su alma. Va a destruir su matrimonio y a sus hijos.

Holly: Yo creo que por eso es tan importante, Linda, que las mujeres se den cuenta de que son como un salvaguarda para sus maridos. Cuando responden a su marido de manera correcta en el área sexual, entonces lo están protegiendo en muchos aspectos de la tentación que encuentran en el mundo. Ella es la única forma legítima con la que él cuenta para llenar sus necesidades físicas.

Nancy: Estamos hablando aquí acerca de la importancia de que las esposas acepten a sus maridos, acepten las diferencias que  Dios dispuso en ellos—hasta llegar al punto en que le dan gracias a Dios por sus maridos, tal y como son, que lo acepten de la forma en que Dios los ha hecho y los acepten como  un regalo de Dios para ellas.

Entonces hay una necesidad de que la mujer casada acepte su responsabilidad bíblicamente, su responsabilidad dada por Dios de satisfacer las necesidades de su marido y de ministrarle, no solo en el plano físico, sino también como hemos dicho, en la forma en que le habla, asumiendo su rol de motivadora, afirmadora, de manera que pueda  edificarlo para que él se sienta libre de ser el hombre que Dios creó.

Leslie: Esta es Nancy Leigh DeMoss, hablando con Linda Dillow sobre las diferencias entre los hombres y las mujeres, tal y como fueron creados por Dios. Si has sentido la frustración que las mujeres sienten al ser tan diferentes a sus maridos, esperamos que puedas leer más sobre el tema, en el libro titulado “Temas de Intimidad: 21 interrogantes que las mujeres tienen sobre el sexo”, de Linda Dillow y Lorraine Pintus, donde se trata claramente con muchas de las cosas que a menudo frustran a los  maridos y esposas.

Ya sea que tu matrimonio esté fuerte o débil en esta área, serás beneficiada por la lectura de este libro. Puedes visitar AvivaNuestrosCorazones.com para conocer cómo puedes obtenerlo, o bien puedes solicitarlo en tu librería cristiana favorita.

¿Qué hacer si estás agotada y no tienes ganas de responder a las necesidades de tu marido? Linda y Holly volverán mañana para darte un consejo. Por favor, te esperamos de vuelta en Aviva Nuestros Corazones.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Uña y Carne, Marcos Vidal, Mi Regalo ℗ 1997 Nuva Music.

Voces adicionales:
– Linda Dillow, en la voz de Cornelia Hernández.
– Holly Elliff, en la voz de Mildred Pérez de Jiménez.

La Gracia de sus Labios

Isha – Salmos

DÍA 73 – Salmo 45

Dosis: Palabras de Bendición

La Gracia de sus Labios

“La gracia se derramó en tus labios; Por tanto, Dios te ha bendecido para siempre”. (Salmo 45:2b)

Inmediatamente después de describir su belleza, el salmista alude a la gracia de este rey: “la gracia se derramó en tus labios; Por tanto, Dios te ha bendecido para siempre”. Se alaban los labios, no sólo por su belleza, sino porque están ungidos con gracia. Son labios que hablan a sus súbditos de paz y misericordia. Son labios que bendicen y no maldicen, que proclaman perdón y no venganza; son labios que proclaman la verdad y la justicia, no profieren ni mentiras, ni calumnias, ni falso testimonio. El evangelio de gracia está en sus labios, él anunció la salvación y él tiene palabras de vida eterna.

¿Cómo son tus labios? ¿Están llenos de gracia y sabiduría? A lo largo de los años se nos ha atribuido a las mujeres muchos pecados de la lengua. El libro de Proverbios está lleno de amonestaciones contra la lengua mentirosa, la calumnia, el chisme, el engaño, contrastando con la boca del justo: “El que habla verdad declara justicia; mas el testigo mentiroso, engaño. Hay hombres cuyas palabras son como golpe de espada; mas la lengua de los sabios es medicina. El labio veraz permanecerá para siempre; mas la lengua mentirosa solo por un momento.”

Una mujer es conocida también por su gracia al hablar, su amabilidad, su trato. ¿Qué tipo de palabras salen de tu boca? Hay mujeres cuya sabiduría, destila como miel de sus labios. Y cumplen así lo que dice el proverbio: “El corazón del sabio hace prudente su boca, Y añade gracia a sus labios. Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos. Me alienta pensar que los dichos de nuestra boca pueden bendecir, restaurar, consolar. Pueden ser medicina para el que sufre o necesita ser consolado.

Aprendamos de Jesús quien bendice y restaura con sus labios. A su sola palabra los enfermos sanaban y los endemoniados eran liberados. ¿Cómo te han bendecido hasta aquí sus palabras de gracia? Jesús tiene las palabras adecuadas para ti, para tus circunstancias, él tiene sus palabras de gracia y sabiduría. Escudriña las Escrituras, lee sus dichos y atesóralos en tu corazón.

Oración: Señor enséñame a deleitarme en tus palabras y a considerarlas mi especial tesoro. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 88). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.