4/7 – Bautizándolos en el Nombre 

Iglesia Evangélica de la Gracia

Serie: A todas las naciones (La gran comisión)

4/7 – Bautizándolos en el Nombre

David Barceló

David Barceló

David es licenciado en Psicología y graduado de los seminarios Westminster en California (MA) y Westminster en Filadelfia (DMin). Es miembro de la NANC y graduado en Consejería Bíblica por IBCD. David ha estado sirviendo en la Iglesia Evangélica de la Gracia, desde sus inicios en mayo de 2005, siendo ordenado al ministerio pastoral en la IEG en junio de 2008

4/6 – CRISTIANOS DE CARTÓN

El Amor que Vale

Serie: Una palabra al sabio

4/6 – CRISTIANOS DE CARTÓN

Adrian Rogers

“CRUZANDO LOS LÍMITES DIVINOS” | Pastor Adrian Rogers. Predicaciones, estudios bíblicos. Tema #02, Serie “UNA PALABRA AL SABIO”.
DALE LIKE 👍, COMENTA ✍, COMPARTE 📢.
**** SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL AQUI: https://goo.gl/4V0RY2 ****
“IMPORTANTE: Activa la campanita 🔔 para RECIBIR DIARIAMENTE nuevas predicaciones y estudios bíblicos”

Reproducir toda la Serie AQUI: https://goo.gl/SjN1hv
Ver otras Series AQUI: https://goo.gl/xr4SRn

Comentar con respeto y amor del Señor.
Los comentarios ofensivos y discriminatorios serán eliminados. Bendiciones.

Visita el Ministerio “Love Worth finding”, “El Amor Que Vale” en español, fundada por el Pastor Adrian Rogers:
Sitio web: http://www.lwf.org/EAQV
Facebook: http://www.facebook.com/lwfministries/?ref=py_c

El Dr. Adrián Rogers es un predicador, evangelista y maestro de Biblia. Presenta las Buenas Nuevas de Jesucristo con firme convicción a través de su ministerio de radio y televisión, EL AMOR QUE VALE.

Más acerca del Dr. Adrián Rogers:

http://www.lwf.org/eaqv

¿Cuánto deberías pagarle a tus Pastores?

9Marcas

¿Cuánto deberías pagarle a tus Pastores?

Tiempo de presupuesto. La frase provoca temor en los corazones de muchos pastores. Las visiones que vienen a la mente son de las sillas con ejes de los presidentes canosos del comité de finanzas, que tienen décadas de antigüedad y las reuniones interminables  de negocios donde los méritos relativos al uso de bombillas compactas fluorescentes vs. incandescentes son debatidos.

No debería ser así.

Este artículo ofrece algunas breves perspectivas sobre las decisiones acerca de la compensación pastoral basadas en mi servicio de tres años como diácono de presupuesto en la iglesia bautista Capitol Hill en Washington, DC. Primero, hablaré sobre cómo las iglesias sanas tienden a generar decisiones saludables sobre la compensación pastoral. Segundo, mencionaré dos principios bíblicos que son importantes para determinar cuánto las iglesias deberían pagarle a sus pastores. Mi oración es que estas perspectivas sean de ayuda para las iglesias locales mientras llevan a cabo su proceso de revisión anual de la compensación.

LAS IGLESIAS SANAS TIENDEN A TOMAR DECISIONES SABIAS

En general, es necesario tener una iglesia local sana para producir una decisión sobre compensación pastoral que glorifique a Dios, sea motivadora y agradable. Particularmente, un entendimiento bíblico de la membresía y el liderazgo de la iglesia local es esencial para tomar decisiones saludables sobre la compensación. Las recomendaciones y decisiones sabias sobre compensación son hechas por:

  • Congregaciones que reconocen que respetar y honrar a sus pastores es beneficioso para ellas mismas, y que la sana enseñanza es preciosa y dadora de vida (ver Hebreos 13:172 Timoteo 3:16-4:5).
  • Una pluralidad de  ancianos —pagados y no pagados— que reconozcan que deben rendir cuentas por la manera en que pastorean el rebaño comprado con la sangre de Cristo (ver Hechos 14:2316:420:17, y 21:18Tito 1:5Santiago 5:14).
  • Diáconos que entienden y comunican las necesidades de la congregación y que actúa como amortiguadores siempre que surja una amenaza a la unidad (ver Hechos 6:1-71 Timoteo 3:8-13).

Si todo esto es verdad, el primer paso para preparar una decisión saludable sobre la compensación es, por la gracia de Dios, construir una iglesia local sana con estructuras bíblicas de liderazgo y rendición de cuentas.

Ahora a algunas prácticas de trabajo de una buena política. Hay sabiduría en remover el personal pastoral del proceso de toma de decisiones sobre compensación. Un anciano o diácono de presupuesto que no sea parte del personal puede reunir la información—discutida detalladamente más abajo—que es esencial para proponer una decisión sabia sobre la compensación. Dos o más ancianos que no sean parte del personal pueden tomar esta información y desarrollar una recomendación sobre la compensación para la aprobación de la congregación sobre todo el presupuesto (en CHBC, nosotros no hacemos publicidad el paquete actual de compensación para el personal, pero la información está disponible a solicitud). No voy a olvidar la ilustración de todo el personal de ancianos de la iglesia bautista Capitol Hill presentando a los ancianos de la reunión de presupuesto, y con toda confianza dejando las discusiones sobre compensación a los ancianos que no son parte del personal.

Sin un entendimiento bíblico sobre lo que es la membresía y el liderazgo de una iglesia sana, es menos probable que una iglesia local tome decisiones saludables sobre la compensación.

DOS PRINCIPIOS PARA PAGARLE A LOS PASTORES

Las Escrituras instruyen a las iglesias a motivar a sus pastores a través de una compensación justa. Las Escrituras también advierten a la iglesia sobre tener cuidado de un pastor que sirve principalmente por el dinero. Muchas iglesias americanas no le dan una compensación suficiente a sus pastores. Muchas familias han tenido que luchar a través de los años con una crisis financiera, no porque el Señor quiere que sus ministros tengan algún sufrimiento financiero, sino porque las iglesias no saben cómo ser generosas.

Aquellos que son responsables por la compensación pastoral deberían entender que la perspectiva de «mantener a un pastor pobre para que permanezca siendo humilde» es simplemente no bíblica y le hace daño a la iglesia. Al mismo tiempo, un pastor puede sucumbir a la avaricia tan rápido como cualquier otra persona. No es difícil abrir el periódico y encontrar ejemplos de pastores avaros e iglesias sin escrúpulos. Las Escrituras hablan de la carnalidad y la falta de piedad en exceso, y dirige a la iglesia hacia un equilibrio que motiva a los pastores sin tentarlos hacia la avaricia.

Motivación

En 1 Timoteo 5, Pablo instruye a la iglesia sobre el cuidado de ciertos cristianos. En los versículos 17-18, él establece, «los ancianos que dirigen los negocios de la iglesia bien son merecedores de doble honra, especialmente aquellos cuyo trabajo es predicar y enseñar». Y luego él cita Deuteronomio 25:4, diciendo «no pongas bozal al buey que trilla,» y aparentemente, lo que Jesús dijo registrado en Lucas 10:7: «el obrero es digno de su salario».

Además, Gálatas 6 instruye: «cualquiera que recibe instrucción en la palabra debe compartir todas las cosas buenas con su instructor» (Gálatas 6:6). El fracaso en proveer un salario justo a nuestros pastores afecta su habilidad de cuidar por sus familiar (ver 1 Timoteo 5:8), y el Señor escuchará su clamor (Santiago 5:4). Es una congregación sin sabiduría esa que cree que un pastor debería estar dispuesto a trabajar por —y su familia a vivir — con salarios de niveles de pobreza para el reino de Dios. En lugar de eso, la iglesia debería motivar a sus pastores no sólo sometiéndose a su liderazgo bíblico (Hebreos 13:17), sino compensándoles apropiadamente por el cuidado que tiene hacia las almas de la iglesia. Considera lo siguiente:

  • Vivienda. En asuntos de vivienda, motiva a tus pastores que viven en casas pastorales proveyéndoles una compensación relacionada a un retiro para ayudarle ante la falta de equidad en una casa. Si la iglesia no tiene una casa pastoral, debería pagarle al pastor para que viva de manera adecuada en la comunidad donde se encuentra la iglesia. Esto hace posible el ministerio de hospitalidad de su familia, un ministerio que es requerido para todos los ancianos (1 Timoteo 3:2).
  • Educación. En asuntos de educación, motiva a los pastores que son padres de hijos con edad escolar proveyendo subsidios adicionales para la educación si las escuelas públicas, especialmente en las áreas urbanas, no son adecuadas para la moral y el desarrollo intelectual de sus hijos.
  • Aumentos. En asuntos de productividad, recompensa a los pastores que han trabajado bien en la viña del Señor proveyendo aumentos del costo de la vida y aún aquellos relacionados con su desempeño.
  • Proporcionalidad. Asegúrate de que los diferentes niveles de compensación en el personal pastoral estén relacionados con la experiencia y las responsabilidades de trabajo. Los pastores con experiencias y responsabilidades de trabajo similares deberían ser recompensados de igual manera.
  • Discipulado. Provee libros y un presupuesto de gastos de comidas para los pastores. Los libros son grandes herramientas para el evangelismo y el discipulado. Y en los asentamientos urbanos modernos, la mayoría del evangelismo y el discipulado ocurre durante almuerzos. El tiempo de almuerzo puede ser el tiempo del día más productivo de tu pastor, mientras él discipula a los individuos de la congregación y construye relaciones con no creyentes.
  • Crecimiento profesional. Provee un presupuesto para el crecimiento profesional de los pastores a ser utilizado para conferencias y para construir sus propias librerías. Los pastores que reciben compañía ocasional de otros pastores, y aquellos que continúan creciendo en el conocimiento de la Biblia, son pastores felices y efectivos. Equípalos para que te equipen a ti.

Considera también si la decisión de una compensación en particular motivaría a la esposa de tu pastor casado. No es fácil ser la esposa de un ministro, aún cuando el dinero no es una preocupación. Una iglesia podría complicar los desafíos de la esposa de un pastor cerrando las manos en lo que se refiere a cuestiones de vivienda, educación, gastos de hospitalidad, y los gastos razonables del ministerio.

Estas palabras de consejería son dadas primeramente a la iglesia dentro de un contexto americano contemporáneo. Pero independientemente del contexto en que se encuentren, las iglesias deberían buscar formas específicas de contextos para ser abiertas con los pastores que cuidan bien de la iglesia.

Guardándose de la Avaricia

El segundo principio compensatorio es que la iglesia no debería darle a sus pastores una compensación extravagante. Pedro se dirige a los pastores de esta manera: «Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto» (1 Pedro 5:2). Una manera efectiva de guardar a un pastor de la compensación exagerada es considerando la sabiduría colectiva de la compensación pastoral de muchas iglesias.

Un recurso excelente con el cual podemos comparar las decisiones sobre compensación pastoral está en el libro de Richard R. Hammar Compensation Handbook for Church Staff. El Manual está basado en una encuesta anual de iglesias, y presenta la información sobre la compensación organizada por categorías como la membresía de iglesia, ingresos, asentamientos (urbano, suburbano, y rural), educación pastoral, y provee datos sobre la compensación acerca del salario base, ayuda para la vivienda, subsidios, y beneficios. Este manual no sólo proveerá a las iglesias locales de una «información del mercado» relacionada con la compensación pastoral, sino que actuará como un freno para una compensación no razonable.

PRIMERO LAS PRIMERAS COSAS

No puedo hacer un énfasis exagerado en la importancia de la membresía y el liderazgo de una iglesia sana en el proceso de compensación pastoral. En mi trabajo, era un gran gozo encontrar una congregación, ancianos y diáconos que afablemente manejaban el proceso del presupuesto anual sin ninguna disputa o cruce de palabras. Donde había desacuerdos, la unidad del Espíritu prevalecía y los desacuerdos no se convertían en algo desagradable. «¡Cuán bueno y delicioso es los hermanos habitar juntos en unidad!» (Salmos 133:1). Enfócate primero en construir una iglesia sana, y el presupuesto vendrá como resultado de ello.

El bautismo y la tentación de Jesús

Ministerios Ligonier

Renovando tu Mente

El bautismo y la tentación de Jesús

R. C. Sproul

https://www.ivoox.com/47256664

Hemos mencionado que los Evangelios nos dan poca información acerca de los primeros años de la vida de Jesús.  Oímos de su infancia. Lo vimos en el templo cuando tiene solo 12 años y luego la próxima vez que vemos a Jesús es cuando viene al río Jordán para ser bautizado por Juan y Él ya tiene 30 años.

Ahora, la Biblia nos dice que Él creció como hijo de José y María, y que presuntamente se crió en un ambiente de carpintero. Y eso nos puede puede llegar a confundir un poco. Es fascinante que cuando nos fijamos en las enseñanzas de Jesús, en las parábolas que enseña, por ejemplo, que Él continuamente ilustra su material tomando de los patrones normales de la vida de su época con muchas, muchas referencias a la agricultura.

Pero la referencia número uno en las enseñanzas de Jesús de imágenes extraídas de la sociedad de su tiempo viene del campo de la albañilería.

Y eso podría sorprendernos un poco, porque no nos imaginamos a Jesús como parte del negocio de la construcción, sino más bien que había sido un carpintero. Pero ahí está el asunto. El carpintero en esos días no era simplemente un ebanista o uno que trabajaba con madera, sino que era principalmente un constructor,  y era una tarea bastante ardua donde los árboles eran talados por el carpintero y los dejaban listos para los bloques de madera; y  se usaban grandes piedras para la construcción y tareas similares.

Y en esos días, no se contaba con un equipo sofisticado que ahorra esfuerzo, tales como los que tenemos hoy. Así que, la suposición de los historiadores es que Jesús, debido a este tipo de ambiente durante su juventud, habría sido bastante fuerte y un ser humano bastante firme.

Él, probablemente, habría sido muy musculoso como resultado de la profesión en la cual Él mismo había sido entrenado. Bueno, en todo caso, hemos visto parte de la importancia del bautismo de Jesús en el sentido de que vino, se presentó a sí mismo a Juan en el río Jordán y Juan protestó en contra de bautizar a Jesús, sino que, quería que Jesús lo bautizara a él.

Y, recordamos que Jesús dijo: “Permítelo ahora; porque es conveniente que cumplamos así toda justicia”. Y ahí está la importancia del bautismo al Jesús estar dispuesto a someterse voluntariamente a cada dimensión de la ley de Dios.

Pero hay otro elemento importante que tenemos que entender con relación a su bautismo. Porque se nos dice que en el momento de su bautismo el Espíritu Santo desciende del cielo en forma de paloma sobre Cristo.

Esta es su ordenación; esta es la comisión Divina de su vocación mesiánica. Esto sucede cuando el Espíritu del Señor viene sobre Él para que venga a ser el ungido de Dios o el «Christos» de Dios, porque el título “Cristo” significa “el ungido”.  Así que Jesús es ahora ungido para el ministerio y Él es ordenado por Dios y apartado para empezar la vocación para la cual Él había sido enviado al mundo en primer lugar.

Ahora el otro elemento en el registro del bautismo que es importante es que se nos ha dicho que Dios habló de manera audible desde el cielo en esta ocasión.  Existen tres oportunidades en el Nuevo Testamento donde tenemos el registro de Dios hablando audiblemente. Y en cada una de esas ocasiones, el mensaje es esencialmente el mismo, como veremos. Es un anuncio desde el cielo declarando que Jesús es su hijo. Así que, leemos en el relato que cuando la paloma desciende sobre Jesús y la voz viene del cielo, la voz anuncia esto: «Tú eres mi hijo amado, en ti me he complacido”.

Y luego las Escrituras nos dicen que inmediatamente después de su bautismo, el mismo Espíritu que lo ha ungido, el mismo Espíritu que ha descendido sobre Él, ahora lo impulsa al desierto para ser tentado por Satanás durante 40 días. Y lo que sigue en el registro del Evangelio es la historia de la tentación de Cristo.

Ahora, ustedes recordarán que al inicio de esta serie, “Del polvo a la gloria», consideramos el período de prueba de Adán y Eva cuando estaban en el jardín y cómo ellos fueron atacados por la serpiente. Y la serpiente se impuso sobre ellos y logró que pecaran.

Y uno de los temas más importantes del Nuevo Testamento con respecto a Jesús es que Él, en su oficio mesiánico, tiene que cumplir muchas responsabilidades, una de las cuales es satisfacer el papel del segundo Adán o el nuevo Adán, el representante de una nueva humanidad, y lograr la victoria donde el primer Adán fue derrotado.

Y así, en favor de su pueblo, es como si Jesús fuera llevado de nuevo al lugar de la tentación y es sometido a esta rigurosa prueba.  Es como una prueba de fuego a través de la cual debe pasar con el fin de estar calificado para hacer público su ministerio.  Así que su primera misión no es una misión pública, sino una misión privada llevada a cabo en la arena desolada del desierto de Judea.

Y si alguno de ustedes alguna vez ha tenido la oportunidad de visitar la Tierra Santa, dudo que jamás puedan olvidar la impresión visual del desierto de Judea, donde la única flora y fauna oriunda incluye conejos salvajes, serpientes, escorpiones, y un puñado de aves.  Eso es todo. Es uno de los pedazos de tierra más intimidantes y desolados en este planeta.

Y fue en ese ambiente que el Espíritu de Dios llevó a Jesús para estar solo. Ahora, he hablado muchas veces sobre las comparaciones y contrastes que existen entre la tentación de Adán y la tentación de Jesús.

Recuerden el entorno en el que Adán y Eva fueron tentados. El lugar o el escenario del ataque de la serpiente contra ellos fue en un jardín magnífico, frondoso y paradisiaco.

Ellos fueron atacados y embestidos por Satanás en medio de una experiencia donde les fue dado el privilegio de comer libremente de todo fruto de los árboles del jardín. Sin embargo, el escenario de la tentación de Cristo es en este desierto desolado y en medio de un ayuno de 40 días donde no le estaba permitido comer nada.

Cuando Adán fue tentado, contó con el valioso apoyo de una compañera, una ayuda idónea que había sido diseñada especialmente para él para animarle, para apoyarlo. Jesús soporta el ataque de Satanás solo. Piensen en sus propias vidas y piensen cuán fuerte es tu resistencia al pecado cuando están solos o cuando tienen personas que los pueden apoyar.

Así que, vemos estos contrastes contundentes entre el primer Adán y el segundo Adán. La situación es completamente distinta. Sin embargo, lo que se destaca para mí, que no quiero que olvidemos, es el punto de comparación, el punto de similitud entre la tentación de Adán y la tentación de Jesús.

Cuando Adán… cuando Adán y Eva estaban en su prueba, recordamos que la serpiente se acercó a Eva con una pregunta y esta era: «¿Conque Dios os ha dicho: ‘No comeréis de ningún árbol del huerto’?»

Bueno, por supuesto que Dios no había dicho eso, e inicialmente como dijimos antes, Eva al principio reprendió esta distorsión de la serpiente, dijo: ‘No, Dios no dijo eso. Él dijo de todos los árboles del jardín podemos comer con libertad’, etc.

Pero el asunto que quiero que recuerden es que el punto del ataque de Satanás en contra de nuestros padres originales era el tema de generar dudas sobre la autenticidad, la veracidad y la fiabilidad de la Palabra de Dios.

Ese fue el punto de ataque. Y cuando nos movemos a través de los siglos y vemos la revisitación de la serpiente al nuevo Adán, notamos que la estrategia de ataque es, en esencia, exactamente la misma.

¿Cómo Satanás lleva a cabo la tentación? Viene a Jesús con una pregunta, un tanto encubierta. Leemos estas palabras en el cuarto capítulo de Lucas: “Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan”.

Ahora, estamos bastante acostumbrados a pensar que la fuerza de esta tentación simplemente lidia con el hambre físico y natural de Jesús y que Satanás está tratando que rompa el ayuno, que “desayune”, que es justo lo que la palabra “des-ayuno” significa; es decir, que tome ventaja de su poder, que tome ventaja de sus prerrogativas como Hijo de Dios para convertir las piedras en pan y así pueda satisfacer las punzadas del hambre.

Pero hay algo mucho más significativo que pasa aquí.  Observen cómo la tentación se formula: «Si eres el Hijo de Dios”.

Bueno, así es como se ha traducido esa palabra “si”; y, creo que los traductores, creo, han captado correctamente, la fuerza de la declaración al traducirla «si». Debido a que Satanás está, obviamente, planteando la pregunta aquí,

«¿Eres realmente el Hijo de Dios? Y si de verdad eres el Hijo de Dios, entonces convierte estas piedras en pan. No tienes problemas». ¿Cuáles fueron las últimas palabras que conocemos que Jesús oyó en sus oídos humanos antes de ir a este lugar de desolación? ¿Recuerdan?

“Este es mi Hijo amado”. Dios le había hablado. Y por Su Palabra, Él había declarado que Jesús es su hijo. Y ahora el primer asalto contra su integridad y en contra de su misión es un asalto a la confianza, la fe y la seguridad de Jesús en la Palabra de Dios. «¿Estás seguro?» Es decir, la sugerencia es que si eres el Verbo – si eres el Hijo de Dios, ¿qué haces en un lugar cómo este? ¿Por qué estás hambriento? ¿Por qué estás solo? ¿Por qué estás en medio de esa privación? ¿Es esa la manera en que Dios trata a su hijo?

Seguramente tú no eres el Hijo de Dios. Es interesante para mí que Jesús entiende la importancia de la pregunta, lo cual podemos derivar de su respuesta.

Jesús le respondió diciendo: «Está escrito: ‘No solo de pan vivirá el hombre’», Supongamos ahora que Él solo se detuviera y dijera: «No, no puedo convertir estas piedras en pan porque estoy en medio de un ayuno. Y aunque es perfectamente legítimo en ocasiones normales desayunar, cuando estás en medio de este tipo de prueba eso no está permitido. Así que eso está bien conmigo. Puedo sobrevivir en estos días sin ningún tipo de alimento físico.

Si eso es lo que Dios quiere que haga. Después de todo, Satanás, el hombre no solo vive de pan». Pero luego Él termina con esta declaración: «Sino que de toda palabra que procede de la boca de Dios». Es como si Jesús está diciendo: «Soy el nuevo Adán. El primer Adán no duró mucho tiempo viviendo por la Palabra de Dios. Pero mi tarea, mi vocación es la de cumplir el destino y el propósito original de la raza humana de vivir sobre la base de cada palabra que sale de la boca de Dios.

¿Y qué es eso en comparación con el pan?» Entonces Jesús enfoca la pregunta en Su respuesta a Satanás, poniéndola en obediencia a la Palabra de Dios.

Ahora necesitamos entender eso porque espero que no estemos estudiando esta visión general de las Sagradas Escrituras, “Del polvo a la gloria», solo por un tipo de interés casual en un documento histórico.

Estoy convencido de que lo que estamos mirando aquí es nada menos que la Palabra escrita de Dios, y estamos obligados no solo a conocerla, sino a vivir por ella, de toda palabra que viene a nosotros de parte de Dios.

Entonces el diablo le llevó a un alto monte, y le mostró todos los reinos del mundo en un momento del tiempo. Y el diablo le dijo: “Todo este dominio y su gloria Te daré, pues a mí me ha sido entregado y a quien quiero se lo doy. Por tanto, si Te postras delante de mí (me adoras), todo será Tuyo”.

Respondiendo Jesús, le dijo: “¡Vete, Satanás! Porque escrito está: ‘Al Señor tu Dios adorarás, y solo a El servirás’”. Es como si Satanás estuviera diciendo: «Mira, si eres el Hijo de Dios, ¿por qué deberías tener que sufrir para ser rey? ¿Por qué deberías pasar por la humillación a fin de experimentar la exaltación? Te la puedo dar sin dolor, sin sufrimiento, sin humillación y sin que te conviertas en el Siervo Sufriente de Dios. Estoy a cargo de todos los reinos de este mundo. Puedo arreglar tu coronación de inmediato y todo lo que se requiere. No tienes que correr por ahí dándome obediencia servil todo el tiempo.

Solo una pequeña genuflexión aquí. Solo inclinarte por un segundo y te lo daré todo. Y así que no hay cruz, no hay Vía Dolorosa. No tienes que poner tu cara como un pedernal en dirección a Jerusalén”. Recuerden que en la confesión en Cesárea de Filipo, después de que Jesús pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que soy yo?»

Y Pedro dio su confesión, «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Y Jesús dijo: «Tú eres Pedro. Eres la roca y sobre esta piedra edificaré mi iglesia.»  Y unos minutos más tarde, Jesús le dice que él tiene que ir a Jerusalén y sufrir, morir.

Pedro dice: «De ninguna manera”. Jesús se dio la vuelta y dijo: «Apártate de mí, Satanás». Porque aquí viene de nuevo la oferta del reino sin sufrimiento. Pero lo que es significativo en la respuesta de Jesús es que Él dijo: «Está escrito”.

En las primeras dos tentaciones, en ambos casos, Él resiste las sugerencias de Satanás citando solamente la Palabra de Dios. Debido a que la frase, «Está escrito en las Escrituras» es simplemente un término técnico. Es un modismo que cada judío entendía que significaba lo mismo que las palabras “la Biblia dice”. No es solo es que está escrito en algún pergamino en alguna antología literaria.

Decir que está escrito significa que está escrito en la Santa Escritura. Y así Jesús está diciendo a Satanás: «No puedo hacer eso porque te acabo de decir que tengo que vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Y la Palabra de Dios dice que no estamos para servir a nadie ni a nadie adorar más que a Dios. Tú no eres Dios, por eso no puedo hacer esto”.  Ahora es Satanás quien está frustrado. Y vamos a la tercera tentación: Él es llevado a Jerusalén, y lo puso sobre el pináculo del templo y le dijo:  “Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo, pues escrito está: ‘A sus ángeles te encomendará, y en las manos te llevarán’, no sea que tu pie tropiece en piedra’”.

Satanás es más sutil que cualquiera de los animales del campo. A Jesús le gusta citar la Sagrada Escritura. A Jesús le gusta armar su defensa apelando a la Biblia. Satanás conoce la Biblia.

Está cansado de oír a Jesús decir: «Está escrito. Está escrito». Satanás dice: «Oye, sé lo que la Biblia dice, “está escrito”. La Biblia dice que Él traerá a sus ángeles y los mandará sobre ti para que no tropieces con tu pie en piedra. Así que vamos a ver si la Palabra de Dios es verdad.

Vamos a ver si lo que allí “está escrito” realmente va a pasar. Deja que te arroje desde el pináculo del templo y vamos a esperar que los ángeles te atrapen. Veamos si la Biblia es verdad.»

Ahora Jesús dice: «Pero Satanás, no solo tenemos que creer en la naturaleza de la autoridad bíblica, sino que también tenemos que entender la hermenéutica correcta, las normas de interpretación de la Biblia. Y la regla básica general de la interpretación Bíblica es que la Escritura interpreta a la Escritura y nunca se debe usar una porción de la Escritura en contra de otra porción de la Escritura.

Y lo que me has dado es solo una parte de lo que dice la Biblia. Sí, la Biblia dice que a los ángeles encomendará, que se harán cargo de mí y todo lo que la Biblia dice, pero también dice, ‘No tentarás al Señor tu Dios. No puedes poner al Señor a prueba’.

Y si salto de este templo, estoy poniendo a prueba a Dios y no se me permite hacer eso. En realidad, Satanás, lo que se supone que tengo que hacer es confiar sin saltar que Dios, de hecho, cumplirá su palabra». Cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de Él por un tiempo.

Jesús es victorioso y una de las cosas que me parece tan maravillosa de esta historia es que después de que Jesús resiste todas las tentaciones de Satanás y Satanás se marcha, la primera cosa que sucede es que los ángeles de Dios aparecen y le ministran. Por lo cual Dios muestra la prueba de su propia Palabra.

Los ángeles estuvieron allí todo el tiempo. Jesús no tenía que saltar del templo y la Palabra de Dios se cumplió cuando llegaron los ángeles y le ministraban.

R.C. Sproul es el fundador de Ligonier Ministries, el maestro principal de la programación de radio Renewing Your Mind, y el editor general de la Biblia de estudio Reformation

http://www.ligonier.es

5/7 – Fidelidad bajo presión

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Noé y el Diluvio – El Evangelio en el Antiguo Testamento

5/7 – Fidelidad bajo presión

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/fidelidad-bajo-presion/

Leslie Basham: ¿Por qué Dios salva a los pecadores?

Nancy Leigh DeMoss: Todo se trata  de Dios.

Leslie Basham: Esta es Nancy Leigh DeMoss.

Nancy Leigh DeMoss: Todo se trata de Dios mostrando las riquezas de Su gracia y Su salvación para el mundo. Se trata de los propósitos redentores de Dios para este mundo. Tu salvación es mucho más grande que tú.

Leslie Basham: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín. Nancy nos ha estado ofreciendo una idea fresca de la historia familiar en la serie Noé y el Diluvio: El Evangelio del Antiguo Testamento. Si has estado escuchando junto con nosotros, sabes que no ha sido una historia divertida, un zoológico flotante lleno de animales lindos. En cambio, hemos visto la seriedad del pecado.

Nancy: Algunas de ustedes, han estado escuchando la serie de Noé en estos últimos días y quizás se han estado preguntando si alguna vez llegaremos a la parte agradable, a la parte buena.  Hemos estado hablando sobre la pecaminosidad excesiva del hombre en el tiempo de Noé, y también del juicio y la ira justa de Dios. El Evangelio nunca suena como una buena noticia, hasta que has escuchado las malas noticias y has pasado un tiempo pensando y meditando en ello. No nos gusta sentir convicción de pecado.

A los predicadores de antaño no les importó dejar que las personas experimentaran convicción, el peso de su pecado, porque sabían que una vez que ellos hubieran percibido cuán grande era su pecado y cuánto merecían el juicio de Dios, entonces estarían más abiertos y dispuestos a correr a Cristo, para encontrar refugio, reposo y salvación.

De manera que hoy llegamos, en esta serie sobre Noé, a ese maravilloso versículo en Génesis capítulo 6, al versículo 8 donde dice “Mas Noé halló gracia ante los ojos del SEÑOR.” Algunas de sus traducciones dice que encontró “el favor del Señor (NVI). Es la misma palabra.  Significa “bondad, bondad, favor, gracia.” Noé encontró gracia a los ojos del Señor, ante aquellos mismos ojos que miraron la tierra y vieron la corrupción, la violencia, la maldad en el corazón de los hombres. En esos mismos ojos de Dios, este hombre, Noé, encontró gracia.

Así que en medio de la más oscura, desesperada y terrible situación, Dios está ahí, y Dios está derramando Su gracia. Dios selecciona una persona para ser el recipiente de Su gracia y luego para ser el vehículo, el instrumento, para extender Su gracia a otros. Noé recibió esa gracia.

Noé no hizo nada para ganar la gracia de Dios. Dios solo decidió que Él mostraría Su gracia a Noé y Él estableció una relación de pacto con Noé. Esta relación fue iniciada por Dios. Noé no estaba buscando a Dios hasta que Dios buscó primero a Noé. Tú y yo nunca buscaremos a Dios hasta que Él nos busque primero e inicie una relación de pacto, salvífica, con nosotros. Esa relación siempre es algo que no merecemos.

Ahora, es importante enfatizar porque, en el contexto de este pasaje, pudiera parecer que Noé hizo algo para ganar o merecer la gracia de Dios. Pero sabemos que la gracia de Dios siempre es inmerecida. Siempre es iniciada por Dios.

Si tú eres hija de Dios, has sido librada de la ira y del juicio de Dios, es porque has hallado favor y gracia para con Dios. Dios te ha escogido para recibir Su gracia. Y con ese privilegio viene una gran responsabilidad, la responsabilidad de obedecer el llamado de Dios, de seguir el propósito de Dios para tu vida y proclamar Su gracia y Su salvación a otros, así como Noé hizo.

Verás, la salvación de Dios no es, en última instancia, sobre ti, y no es, en última instancia, primeramente por o para ti. Todo es sobre Dios. Es acerca de Dios mostrando las riquezas de Su gracia y de Su salvación a este mundo. Es sobre los propósitos redentores y salvadores de Dios para este mundo. Tu salvación es mucho más grande que tú. Esto es lo que vemos en esta historia de Noé.

Ahora en este pasaje, Génesis capítulo 6, vemos que Dios muestra gracia a Noé, y luego Dios provee una vía de escape. Quiero que veamos la provisión de Dios, el arca que Dios proveyó a Noé y a su familia para ser salvos del juicio de Dios. Esta arca era, de acuerdo con Génesis capítulo 6, era de 450 pies de largo. Esa es la longitud de un campo de fútbol más la mitad de otro campo de fútbol. Esto es muy largo. Y tenía 75 pies de ancho. Imagínate una autopista de seis carriles.  Esto sería aproximadamente su anchura. Y luego era de 45 pies de alto, que es tal vez la altura de un edificio de 5 pisos. Esto te puede dar una idea del tamaño del arca.

Al leer sobre el arca, muchos comentaristas han señalado que los barcos de hoy son construidos con proporciones y dimensiones similares, y que, de hecho, serían buques en condiciones de navegar si fueran construidos con estas proporciones. John MacArthur dice, “Una caja gigantesca de este tamaño debería ser muy estable en el agua; imposible de volcar”. Luego él habla sobre el espacio que había en el arca. “El volumen del espacio,” dice John MacArthur, “debió ser 1.4 millones de pies cúbicos, lo cual sería la capacidad de 522 vagones de ferrocarril tamaño estándar, estos podían contener 125,000 ovejas”. De manera que esta era una gran caja. Era una gran arca la que Dios y Noé construyeron. Había tres pisos, cada uno, de 15 pies de alto. Esta fue  la provisión de Dios.

El arca es una ilustración de la salvación de Dios, en el Antiguo Testamento. Es una ilustración o tipo de Cristo, quien vino y trajo salvación al mundo. Warren Wiersbe, en su comentario, habla sobre, las formas en la que el arca es una figura o tipo de Cristo.

  • Por ejemplo, el arca como medio de escape fue planeado e iniciado por Dios.  No fue inventada por seres humanos. Esto es cierto también acerca de nuestra salvación. Fue idea de Dios.
  • Había solo una puerta en el arca, y hay un solo camino de  salvación.  Que es a través de Jesucristo.

  • El significado de refugio que Dios provee, el arca, como fue diseñada por Dios, era adecuada para la tarea. Era efectiva. Era suficiente.

Es interesante, leyendo otras tradiciones religiosas que incluyen la historia del diluvio, que algunas describen una caja con proporciones que no le proporcionaban condiciones para navegar. Así que lo que Dios proveyó para Noé era la provisión adecuada, navegable, efectiva y suficiente. ¿No es cierto esto también de  nuestra salvación? Esto significa que lo que Dios ha provisto, el medio que Dios ha diseñado para los pecadores, la vía de escape de la ira de Dios y del juicio eterno de Dios, es efectivo. Es la provisión que ha sido diseñada por Dios. ¿Y cuál es el medio? Ese medio es Cristo. Él es suficiente. ¡Él funciona! Él verdaderamente nos salva del pecado.

Luego tenemos la palabra brea en el capítulo 6 de Génesis, en el versículo 14, es usada para describir el material que fue colocado   por dentro y por fuera del arca. “Hazte un arca de madera de ciprés; harás el arca con compartimientos, y la calafatearás por dentro y por fuera con brea”. La palabra cubrir y la palabra  brea  son dos palabras muy similares.

La palabra cubrir en el lenguaje original es una de las palabras más importantes en la Biblia. La primera vez que esta palabra fue usada la encontramos aquí en Génesis capítulo 6 en el versículo 14. Es una palabra que significa cubrir, pero puede significar, “ofrecer expiación, expiar”, para cubrir los pecados del hombre. Es utilizada usualmente en referencia a cubrir o esconder el pecado con la sangre de un sacrificio.

Dios dijo, “Cubre esta arca por dentro y por fuera con . . .” y usando la palabra relativa a expiación, cubriendo nuestro pecado, Él dijo, “Cúbrela con brea”. Esta es una palabra similar. Es un recubrimiento; es una palabra que significa “un rescate, el precio de la redención”. Usualmente significa “expiar ofreciendo un pago en sustitución”. Así que puedes ver como Dios construye en la historia del arca la imagen de Cristo, el último sacrificio, la expiación y el rescate por nuestro pecado.

Luego Dios invitó a Noé y a su familia a entrar en el arca, y una vez que ellos estuvieron dentro Dios cerró la puerta, y estuvieron seguros. ¿No es esta otra imagen de nuestra salvación? Dios te dice, ¡Ven! Ven dentro del arca. Ven a Cristo. Arrepiéntete. Cree en el Evangelio. Y una vez que estamos en Cristo, estamos seguras en Él. Hablaremos más sobre eso más adelante en esta serie.

El arca salvo a Noé y a su familia del juicio porque ellos creyeron la promesa de Dios. Así que Cristo, nuestra arca, nos salva de la ira por venir, del juicio venidero de Dios, al creer nosotras en Él. El arca fue un lugar de seguridad. Fue un lugar de refugio. Fue un lugar, donde, una vez dentro, estarías a salvo de la tormenta. La tormenta no te podía alcanzar. No podía destruirte si estabas en el arca. Era el único lugar donde podías estar a salvo.

Pienso cuando Dios sacó a los hijos de Israel de Egipto, cuando envió al ángel de la muerte a matar a los primogénitos de cada casa egipcia. Dios dijo, “Si veo la sangre en el dintel de tu puerta, pasaré de largo. Mi ángel de la muerte pasará de largo. Estarás a salvo”. (Ex.12:13, parafraseado). Dios hizo provisión, de nuevo, apuntando hacia Cristo, cuya sangre derramada es la provisión para nuestro pecado, y esto es lo que siempre nos sigue dirigiendo de vuelta a la cruz.

Noé y el arca, la Pascua… Todas estas historias apuntan hacia un evento más adelante, hacia la cruz. Si miramos hacia atrás, hacia la cruz, vemos que Cristo es nuestra arca.  Él es la sangre en el dintel de nuestra puerta. Él es la provisión de Dios para nuestros pecados. Él es nuestro lugar de seguridad. Él es nuestro lugar de refugio. En Romanos capítulo 5 versículo 9, se nos dice que “Seremos salvos de la ira de Dios por medio de Él.” 1ra a los Tesalonicenses, capítulo 1 versículo 10, habla sobre “Jesús, quien nos libra de la ira venidera”. Jesús, nuestra arca.

Jesús, amado de mi alma, permíteme volar a tu regazo mientras las aguas cercanas se deslizan, mientras la tempestad todavía ruge.

Escóndeme, oh mi Salvador, escóndeme, hasta que la tormenta de la vida pase;  guíame seguro al cielo; oh, recibe mi alma al final.

No tengo otro refugio, mi alma desvalida depende de Ti; No me dejes…

No me dejes solo, sigue sosteniéndome y consolándome. Toda mi confianza está en Él, toda mi ayuda proviene de Él; cubre mi indefensa cabeza con la sombra de Sus alas. 1

Leslie Basham: Nancy Leigh DeMoss regresará. Su actual estudio, Noé y el diluvio: El Evangelio en el Antiguo Testamento,  está lleno de significado. Si no has escuchado la serie completa, la puedes obtener al visitar AvivaNuestrosCorazones.com. Hemos estado estudiando la historia de Noé desde hace aproximadamente una semana, y hasta ahora no es mucho lo que hemos escuchado  acerca de Noé. Ahora, Nancy está a punto de presentarnos a este importante personaje.

Nancy Leigh DeMoss: Al final del capítulo 5 de Génesis encontramos la primera referencia a Noé.  En los versículos  28 al 29 dice

Y Lamec vivió ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo. Y le puso por nombre Noé, diciendo: Este nos dará descanso de nuestra labor y del trabajo de nuestras manos, por causa de la tierra que el Señor ha maldecido.

Esta es una profecía muy interesante que aconteció cuando le dieron nombre a Noé. “Este nos dará descanso”. Algunas de las traducciones dicen, “Este nos aliviará” (RV-60). Consuelo, descanso, alivio—la palabra consuelo en Hebreo suena muy parecido al nombre de Noé. No quiere decir que Noé signifique consuelo; sino que las dos palabras suenan muy parecido. Así que vemos un pequeño juego de palabras aquí en el lenguaje original.

En esta profecía que Lamec habló cuando le puso nombre a su hijo Noé, él habla acerca de la esperanza de un libertador, tal como Dios prometió a Adán. Un día un libertador vendría y rescataría a su pueblo de sus pecados. Me pregunto si Lamec pudo haberse preguntado si su hijo, Noé (que suena como consuelo), en realidad podría haber sido aquel libertador prometido.

Verás, hasta el tiempo de Cristo la gente solo vivía esperanzada esperando con anticipación y con ilusión al Mesías, el cumplimiento de la promesa de Dios, esperando el libertador, el prometido. Me pregunto si Lamec pensó, “Bueno ¿Podría ser este niño aquél que nos libertará? ” Bueno, él no lo era, pero Noé señaló a la gente al consuelo y a la liberación que Dios traería a través de Cristo. Y luego leemos en el capítulo 6, el versículo 8 de Génesis,

Mas Noé halló gracia ante los ojos del Señor. Estas son las generaciones de Noé. Noé era un hombre justo, perfecto entre sus contemporáneos; Noé andaba con Dios. (vv. 8-9)

Si has estado con nosotras desde el inicio de esta serie, sabrás que hemos pasado mucho tiempo hablando acerca de la depravación del hombre y de la excesiva pecaminosidad del hombre. Te darás cuenta de que todo lo relacionado con esta descripción de Noé está en marcado contraste con el día en que le tocó vivir. Esta ha sido una historia tan triste hasta ahora. Y luego te encuentras con esta pequeña joya escondida allí. Noé halló favor, o Noé halló gracia. Él era un hombre justo. Fue honrado entre la gente de este tiempo. Él caminó con Dios. Es justo lo opuesto a todo lo que hemos estado leyendo y oyendo sobre la generación en la cual vivía. Él era diferente. Él se destacó. Él vivió solo.

Si vas a vivir una vida recta, si vas a caminar con Dios, vas a estar, en cierto sentido, sola. La mayoría camina por el camino del mundo, el camino de su propia carne, el camino de su propio pecado, y terminan bajo la ira, bajo la condenación y bajo el juicio de Dios.

Así que vemos el carácter de Noé en su conducta. Él era justo. Era intachable. Fue honrado entre la gente de su tiempo. Su carácter justo y su conducta eran evidencia de que él tenía una correcta relación con Dios, porque Noé era recto para con Dios de la única forma en que alguien puede serlo. ¿Cómo es esto?

Por la gracia a través de la fe. Él no sabía todo lo que nosotros sabemos sobre Cristo, pero él sabía suficiente, y creyó lo que conocía, y así fue como fue hecho recto o justo para con Dios. Esto es un buen recordatorio, Yo creo, que es posible tener una vida justa en medio de un mundo corrupto y violento.  Lo que experimentamos en nuestros días, lo que tú experimentas en tu casa, en tu trabajo, en tu ambiente, no puede ser peor que lo que sucedía en los días de Noé. Pero esta historia dice que es posible tener una vida recta.

Sí, serás parte de la minoría. Sí, irás contra la corriente.  Y sí, en ocasiones será duro. Sí, te sentirás—sobre todo algunas de ustedes, las mujeres más jóvenes—como si fueras la única persona—o una de las pocas personas—que hace las cosas a la manera de Dios; que elige vivir a la manera de Dios. Pero puedes hacerlo por la gracia de Dios.

Puedes ir contra la corriente. Puedes ser el tipo de esposa, de mamá y de mujer que Dios ha designado que seas en un mundo injusto, corrupto y violento. La relación de Dios con Noé era notable. Podemos ver que él fue objeto de la gracia de Dios. Esto era totalmente inmerecido. Vemos que él caminó con Dios, en el versículo 9 de Génesis 6. Noé temía a Dios. Hebreos 11 versículo 7 nos dice que “Por la fe Noé, siendo advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó un arca para la salvación de su casa.” ¿Qué es el temor del Señor? Es una reverencia hacia Dios, un temor santo que dice “Creo literalmente lo que dice la Palabra de Dios; voy a creer Su Palabra”.

Amigas, la idea y la amenaza del juicio de Dios debe incitar un temor reverente.  Si puedes dejar de pensar solo por un momento acerca de este pequeño espacio de tiempo en el que vives justo ahora y pensar en el futuro, en la eternidad, piensa en las consecuencias de tus elecciones, piensa en la grandeza de la oferta de Dios, en Su salvación y en la destrucción total de los no regenerados y malvados… Esto debe provocarnos un temor santo para entonces obedecer a Dios, para creerle a Dios.

Y esto es exactamente lo que Noé hizo. Él creyó a Dios. Esa es la razón por la que él está en Salón de la Fe del listado de los grandes de Hebreos capítulo 11. Él creyó a Dios. ¿Sobre qué le creyó a Dios?

Ciertamente acerca de tres cosas. Una, él creyó que Dios es. Hebreos 11 dice que no puedes venir a Dios a menos que creas que Él es, que Él existe. Luego él creyó lo que Dios dijo sobre el juicio que vendría. Dice que él fue advertido sobre cosas que aún no se veían. ¿Qué cosas aún no se veían? Bueno, la lluvia era una de ellas. Los estudiosos de la Biblia creen que Génesis capítulo 2 sugiere que nunca había caído lluvia en el tiempo de Noé hasta el momento del diluvio. Esto hace que la fe de Noé sea asombrosa.

Te diré otra cosa que él creyó a Dios. Dios dijo en Génesis capítulo 6:

Y he aquí, yo traeré un diluvio sobre la tierra, para destruir toda carne en que hay aliento de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra perecerá. Pero estableceré mi pacto contigo; y entrarás en el arca tú, y contigo tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos (vv. 17-18).

Noé todavía no tenía 500 años de edad cuando recibió esta palabra de Dios sobre el juicio que vendría. ¡En ese momento Noé ni siquiera tenía hijos, mucho menos nueras! Él le creyó a Dios, y luego obedeció a Dios. Él actuó en la Palabra de Dios. Cuatro veces en Génesis 6 y 7 se menciona, “Y así lo hizo Noé; conforme a todo lo que Dios le había mandado, así lo hizo”. Él obedeció a Dios. ¿Y sabes qué?  Esta era la prueba de su fe.

No digas que le crees a Dios si no estás obedeciéndole. La evidencia de que eres una hija de Dios, nacida de nuevo es que haces lo que Dios dice. Y tienes un corazón para obedecer a Dios. Tu inclinación es querer obedecer a Dios. La fe de Noé fue demostrada por su obediencia. ¿No obedeces? Entonces no puedes tener ninguna seguridad de que tengas fe.

Luego Noé perseveró. Él fue fiel a largo plazo. Mucho antes de que él pudiera ver la respuesta de su fe, él permaneció obedeciendo a Dios. Cuando no podía ver los beneficios de vivir este camino, cuando él seguía construyendo un arca en una tierra seca, cuando nadie más podía caminar con él, él perseveró. Él continúo predicando justicia y obedeciendo a Dios.

Recordé mientras leía la historia de Noé, que somos responsables de vivir vidas piadosas en un mundo impío y permanecer proclamando el Evangelio a aquellos que se están perdiendo, a aquellos que están pereciendo, aun cuando nadie nos crea. No es nuestro trabajo convertir a la gente. Nuestro trabajo es ser fieles en proclamar la verdad.

Así que Noé predicó justicia. Él predicó con su vida; el predicó con su boca; el advirtió a la gente sobre el inminente juicio de Dios. Ahora, su predicación no fue particularmente exitosa en términos inmediatos. Él solo tuvo siete convertidos en 120 años. Pero te recuerdo algo: No somos responsables de los resultados. Solo somos responsables por obedecer a Dios, por creerle a Dios y por ser fieles en proclamar Su verdad a nuestra generación.

Noé tomó a su familia con él en el arca, y esto me dice que ellos tuvieron que ver algo creíble en su vida, porque la fe de Noé no podía salvar a su familia. Ellos tuvieron que creer. A pesar de que él no tuvo mucho fruto para mostrar por esos 120 años de predicación y de obediencia a Dios, a pesar de que él no podía ver ese gran fruto entonces, ¡piensa en todo el fruto que tuvo este hombre a través de los años desde el diluvio!

Al leer de nuevo la historia del diluvio y del juicio de Dios, vemos el arca como un tipo de Cristo; vemos como Dios fue fiel en mantener Su promesa y mantener seguros a aquellos que estaban en el arca. Vemos como Noé y su familia y su experiencia apunta a las personas a Cristo, y como muchas de nosotras hemos venido a la fe en Cristo por la fidelidad de hombres como Noé, quienes le creyeron a Dios.

Así que cuando pienses que tu vida no está haciendo ninguna diferencia, cuando pienses que es duro vivir una vida santa en un mundo que no es santo, compartiendo con valor y compasión la Verdad y el Evangelio de Dios con gente a quien no le interesa saber sobre la gracia de Dios o Su salvación, cuando tiendas a desanimarte o a pensar que es muy duro y que has sido fiel por mucho tiempo —aún no  has llegado a los 120 años.

Ten paciencia. Sé fiel. Créele a Dios. Obedece a Dios. Sé fiel. Persevera. Camina con Dios, y Dios usará tu vida para producir mucho fruto para la eternidad.

Leslie Basham: Nancy Leigh DeMoss  ha estado ofreciendo aliento a aquellos que han sido fieles por mucho tiempo. Si tienes hijos escuchando historias como estas, esto es realmente importante. Les da la oportunidad de aprender sobre el aliento de Dios y Su provisión.

Te animamos a adquirir el libro de Sally Lloyd Jones,  “Biblia para niños, Historias de Jesús” Te ayudará a transmitir todas estas verdades a tus hijos de forma hermosa y comprensible para ellos.

Bueno, hemos estado estudiando sobre Noé y el diluvio por alrededor de una semana sin haber mencionado el diluvio. Esto cambiará mañana.  Has escuchado hablar acerca del movimiento de Mujer Verdadera. Hace unos años Dios puso en el corazón de Nancy iniciar un movimiento de mujeres piadosas y temerosas de Dios, dispuestas a caminar por el mundo de forma contracultural, abrazando el diseño de Dios para sus vidas.

¿Quieres ser parte de ese ejército de mujeres? Te invitamos a visitar nuestra página, AvivaNuestrosCorazones.com para que conozcas cómo puedes unirte al movimiento, asistiendo a la primera conferencia de Mujer Verdadera en Santo Domingo, República Dominicana.

Y mañana, escucha una dramática historia sobre el diluvio en el siguiente programa de Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

1 “Jesus, Lover of My Soul.” Charles Wesley.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

Temporalidad y Eternidad

Isha – Salmos

DÍA 138 – Salmo 102

Dosis: Confianza

Temporalidad y Eternidad

“Ellos dejarán de existir, pero tú permaneces para siempre; se desgastarán como ropa vieja. Tú los cambiarás y los desecharás como si fueran ropa. Pero tú siempre eres el mismo; tú vivirás por siempre.” (Salmo 102:26–27) (NTV)

No se sabe quién escribió este salmo ni cuándo, pero los detalles sugieren que lo hizo un israelita enfermo y desanimando, probablemente durante el exilio. En los primeros versos, el salmista está enfermo y desesperado, entre otras cosas tiene fiebre, insomnio y quizá ha estado de luto. El salmista se compara con un pájaro solitario que no puede dormir, mientras el resto de la humanidad descansa. También habla de un búho en el desierto, solitario y sin compañía. ¿Te has sentido así?

De repente, el salmo cambia. En el versículo 12 nos dice: “Pero tú… te sentarás en el trono.” Todo se transforma cuando reconocemos a Dios. El salmista habla de la majestad de Dios y de su misericordia. Le recuerda sus promesas y le pide que les dé libertad nuevamente. ¿Y sabes qué es lo más increíble de esta oración? Que el salmista está seguro de la respuesta de Dios. El salmista no duda que Dios actuará.

¿De dónde proviene la confianza del salmista? De la eternidad de Dios. Este mundo y todo lo que en él hay es finito. El salmista utiliza la figura de una ropa gastada para comparar la temporalidad y la eternidad de Dios: “Ellos perecerán, pero tú permaneces. Todos ellos se desgastarán como un vestido. Y como ropa los cambiarás, y los dejarás de lado.” El salmista nos dice que los cimientos de la tierra y los cielos se desgastarán como ropa vieja y Dios mismo los botará. Todo en esta vida terminará, aún la creación. Dios ha prometido cielos nuevos y tierra nueva, así que lo que hoy vemos está de paso.

Pero entonces el salmista apela a la eternidad de Dios. Si bien todo se acaba, desde la ropa hasta el planeta, Dios siempre es el mismo. Él vivirá por siempre. Quizá hoy te encuentras como el salmista o conoces a alguien que está enfermo. Tal vez clamas: “Oh mi Dios, el que vive para siempre, ¡no me quites la vida en la flor de mi juventud!” ¡Qué maravilla saber que Dios nos escucha. Podemos venir a él en medio de los problemas y desahogarnos ante el Señor y suplicar que no acorte nuestros días.

Él es eterno, y ha puesto eternidad en nuestros corazones. Lo importante es saber dónde pasaremos la eternidad: ¿en su presencia? ¿Lejos de él? Los hijos de tus siervos se establecerán, y sus descendientes habitarán en tu presencia.» Todo depende de si ponemos en Él nuestra confianza o no.

Oración: Señor, gracias porque tú vives por siempre, por eso puedo vivir segura delante de tu presencia.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 154). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

¿Por qué no lee el mensaje?

Martes 4 Febrero

Envió Dios a vosotros todos sus siervos… pero no oísteis.

Jeremías 25:4

Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma.

Isaías 55:3

¿Por qué no lee el mensaje?

Desde hace más de diez años Charlotte recibe el calendario la Buena Semilla. Una cristiana se lo envía todos los años. Charlotte siempre la llama para agradecer el envío y afirmarle que el calendario le es útil y que lo aprecia mucho.

¿Útil? ¡Claro que sí! Charlotte lo cuelga en su cocina desde el primero de enero. Le gusta tener la fecha en letras grandes y visibles. Todas las mañanas lo pone en la fecha correcta, pero no lee el texto bíblico. Esos versículos le parecen un poco complicados y piensa que no le conciernen. Durante diez años ha descuidado esta voz de Dios que se dirigía a ella con bondad.

Por ejemplo, Charlotte hubiese podido leer:

“Dios es luz… Dios es amor” (1 Juan 1:54:8).

“Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” (Jeremías 31:3).

“Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hechos 16:31).

Otros versículos requieren más reflexión. ¡Pero cuidado! Si de antemano decidimos que el mensaje de Dios no nos concierne, estamos privándonos de una gran bendición. Es lo opuesto a la fe. En efecto, “la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17).

Tenga una nueva experiencia. Lea el pasaje bíblico de la próxima hoja pidiendo a Dios que abra su corazón, su conciencia, su inteligencia, para comprender lo que le dice por medio de su Palabra. Descubrirá que hay un claro mensaje precisamente para usted.

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch