7/8 – Los músculos y la carne, 2ª Parte

Gracia a Vosotros

Serie: La anatomía de la Iglesia

7/8 – Los músculos y la carne, 2ª Parte

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/2029A.mp3?x-source=website&x-type=download

Esta mañana, llegamos a nuestro tema, “La Anatomía de una Iglesia”. Durante las últimas seis semanas, básicamente he estado compartiendo a partir de mi corazón, creo yo, lo que ha sido un entendimiento útil de la iglesia del Señor Jesucristo. Hemos estado tratando de reexaminar quiénes somos, y lo que hemos sido llamados a ser, y hacer, y decir.

El Señor realmente me ha motivado semana tras semana, con la idea que esto es algo necesario. Y entonces, hemos tenido un gran sentido de confirmación por parte de Él, de que estamos exactamente en el lugar en el que quiere que estamos, conforme hemos compartido estas verdades.

Mi vida es la iglesia, en muchas maneras. No tengo un trabajo de 9 de la mañana a 5 de la tarde. Nunca termina. Usted nunca deja de hacer lo que hace cuando ministra en el reino del Señor Jesucristo. Y, como creyente usted tampoco. La vida para mí es la iglesia de Jesucristo. Todo momento consciente de mi vida, pensamientos, en mi mente tienen que ver con su reino y su obra, y su pueblo, y su Palabra. Es una saturación total.

He sido llamado a un llamado único. Y, entiendo eso y con gratitud expreso mi gratitud a Dios. Y, mientras que hay gozo tremendo y gran emoción, y también hay un privilegio maravilloso involucrado. También hay una responsabilidad seria y de peso.

Y, con frecuencia recuerdo varios pasajes que escudriñan mi corazón en las Escrituras, como Santiago 3:1, que dice: “Dejen de ser tantos maestros, porque recibirán mayor condenación”. Y, Santiago nos está diciendo: “No se apresuren por esta en un lugar de responsabilidad espiritual, a menos de que esté listo, de enfrentar la consecuencia del fracaso”.

Y, también recuerdo Hebreos 13:17, en donde dice que velamos por las almas de los hombres, como aquellos que deben rendir cuentas al Señor. Y, hay un factor de rendición de cuentas en el ministerio. Hay un factor de rendición de cuentas en pastorear. Hay un factor de rendición de cuentas en guiar a la iglesia de Jesucristo, que es muy serio. Y, mientras que la vida, por un lado, está llena de gozo y felicidad y bendición, siempre está esa realidad permanente de las seriedad inmensa, con la que uno trata con la iglesia.

En 1 de Corintios capítulo 4, hay un texto que quizás nos pueda dar una perspectiva, con la cual comenzar. Abra su Biblia, si es tan amable ahí, en 1 de Corintios capítulo. El apóstol Pablo está expresando a los creyentes corintios, su propia perspectiva de su lugar en el ministerio. Y, él dice en el versículo 1: “Así ténganos los hombres”. En otras palabras, “que esto sea lo que los hombres dicen de nosotros”. O, “que esta sea la evaluación de ellos de nosotros, que éramos siervos de Cristo”. Él usa la palabra hupēretēs, lo cual significa un remero de abajo, el más bajo de los esclavos. “Que sea dicho de nosotros cuando todo sea dicho y hecho, y cuando seamos evaluados, que éramos esclavos de nivel bajo de Cristo, y administradores de los misterios de Dios”.  Los misterios de Dios son esas grandes verdades impartidas a Pablo en el Nuevo Testamento. Y, un administrador es alguien que administra lo que no es de él, para alguien más.

Y, entonces él dice: “Que sea dicho de mí, que yo fui un esclavo de nivel bajo de Cristo, en el nivel más bajo de la esclavitud. Y, que fui un administrador            que no fue dueño de nada, si no que administró bien las cosas. Esto es, los misterios de Dios”.

“Pero, es necesario”, dice, el versículo 2: “Que los administradores sean hallados fieles”. Fieles, dignos de confianza. Pablo dice: “Esto es lo que quiero de mi vida, ser un esclavo fiel, manejar lo que Dios me da, y que Él diga: ‘Él es digno de confianza. Él es fiel a la causa y al llamado’”.

Y, él dice en el versículo 3: “Conmigo, yo tengo en muy poco. El que sea juzgado por vosotros o por el juicio de los hombres, sí, ni siquiera yo me juzgo a mí mismo”. Él dice: “Por cierto, en el proceso de hacer esto, no estoy buscando alguna evaluación humana. Me importa muy poco lo que la opinión pública piensa de mí. Me importa muy poco lo que ustedes piensen de mí. Realmente me importa muy poco, para mí cuál es mi opinión de mí. La verdad es que no conocen mi corazón, y realmente no conozco mi corazón tampoco. Debido a que en mi pecaminosidad estoy ciego a algunas de mis debilidades. Entonces, en últimas, ni ustedes ni yo podemos  estar en el lugar de juicio verdadero”.

Versículo 4 dice: “Y, aunque no sé nada en contra de mí mismo” – en otras palabras – “no puedo encontrar algún pecado exterior abierto, que pueda encontrar. Aunque no pueda encontrar eso, no por eso soy justificado. Eso no me hace estar bien. Pero, el que me juzga es el Señor”. Serio, ¿no es cierto?

Él dice: “Estoy en el ministerio, y que sea dicho que yo fui un esclavo de Cristo, y un administrador de los misterios de Dios. Y, que no estoy preocupado con el juicio de los hombres. Ni estoy preocupado con mi propia evaluación personal. Porque los hombres no conocen todos los hechos, y quizás sean tendenciosos. Y, yo soy tendencioso, y no conozco todos los hechos. El que me juzga es el Señor”.

Y, toda persona que sirve a Cristo, será juzgado por Él. Porque todos tenemos que aparecer ante el tribunal de Cristo, para recibir las cosas hechas en el cuerpo, sean buenas o inútiles. Todos nosotros.

Entonces, en el versículo 5 él dice: “No juzguéis nada antes de tiempo”. Y, ¿cuándo es el tiempo? Es el tiempo cuando el Señor viene. Y, cuando Él venga, Él traerá a la luz las cosas escondidas de las tinieblas, y hará manifiesto los consejos de los corazones”. En otras palabras, lo que realmente importa, es lo que está dentro de usted. Quizás no sea lo inteligente que fue usted o que tan buen predicador fue usted, o que tan dinámico fue como líder. Pero, lo que Dios va a evaluar es su corazón. Y, los hombres no pueden ver su corazón, y usted ni siquiera siempre puede ver la verdad. Solo es entonces cuando todo hombre recibirá si alabanza de Dios.

Entonces, le confieso que la iglesia conlleva una gran cantidad de seriedad para mí. Estoy bajo doble condenación por fracasar, como todos aquellos que administran y enseñan la Palabra. Debo rendir cuentas a Dios, por cómo he pastoreado las ovejas y he alimentado al rebaño, y en última, seré juzgado por el Señor mismo. Y, no quiero vivir bajo alguna ilusión de que puedo estar satisfecho por la evaluación amable y de gracia por parte de los hombres, ni por la tendencia de evaluarme a mí mismo de una manera positiva.

Entonces, estoy compartiendo con usted mi corazón, porque estas son cargas que llevo y que todos los que sirven a Cristo llevan. Y, simplemente necesito que todos ustedes la compartan conmigo, que compartan la carga. Y entonces, hemos estado hablando de las cosas que Dios quiere que seamos como iglesia. Y, es tan importante que entendamos, que esto no es algo opcional.

¿Sabe una cosa? Cuando el apóstol Pablo congregó a los ancianos efesios en Mileto, camino de regreso a Jerusalén, vinieron a visitarlo mientras que su barco estaba en el puerto. Y, él hizo que lo rodearan, y él les dijo estas palabras muy importantes: “Mirad por vosotros”. En otras palabras: “Conforme guían a la congregación, en primer lugar, realicen un inventario de su propia vida”.

“Mirad por vosotros, y después el rebaño de Dios, sobre el cual Él los ha hecho obispos, para alimentar a la iglesia de Dios”. En otras palabras: “En primer lugar, realicen su propio inventario espiritual. Después, examinen en dónde está su iglesia, la iglesia que el Señor les ha dado para guiar y alimentar”.

Y, después él dice: “¿Qué iglesia es? La iglesia de Dios, la cual Él ha comprado con su propia sangre”. Y, ahí se encuentra la médula. No estamos tratando con una trivialidad cuando tratamos con la iglesia. No estamos tratando con algo que llega fácil y se va fácil. Estamos tratando con lo más preciado que existe en toda la eternidad. Porque es comprada con la sangre del Hijo de Dios. El precio fue infinitamente alto por la iglesia. Y, cuando esa iglesia es colocada bajo el cuidado del pueblo de Dios, debe ser cuidada con un sentido de lo asombroso que fue el precio que se involucró.

Y entonces, he tratado de compartir un poco la carga y compartir el corazón, mi corazón, y el corazón de nuestros ancianos y pastores con todos ustedes. Para que juntos con nosotros, pueden entender qué es lo que Dios quiere que seamos. Y, para que nuestra rendición de cuentas ante Él, pueda agradarle a Él.

Y, conforme hemos estado viendo a la iglesia y lo que la iglesia debe ser, hemos estado usando la analogía, la cual es una analogía paulina de un cuerpo. Y, hemos estado tratando de ver a la iglesia como un cuerpo, aunque hemos estado usando una analogía paulina, la hemos estado viendo de una manera no paulina, de una manera temática. Y, hemos dicho que un cuerpo básicamente podría ser dividido en cuatro elementos: El esqueleto, los sistemas internos, los músculos y la carne. Y, así también con la iglesia.

En primer lugar, debe haber un esqueleto. Esto es, aquello que le da forma y fundamento. Esas son las verdades fundamentales medulares no negociables básicas, sobre la cual debe estar formada y debe estar estructurada.

Y, después dijimos que fluyendo dentro de la iglesia debe haber ciertos sistemas internos. Los llamamos actitudes espirituales, y hablamos de esos durante varias semanas. Y después, la última vez comenzamos a hablar acerca de los músculos. Y, los músculos representan función. Y, ahora que todos entendemos nuestra función y tenemos nuestro cimiento, y fluyendo están las actitudes espirituales correctas, ¿qué debemos hacer? Y, los músculos es como comenzamos a funcionar.

Y, quiero terminar eso y hablar un poco acerca de la carne el día de hoy, y después el próximo día del Señor. Y, quiero terminar la serie con un mensaje especial acerca de la cabeza del cuerpo, quien es Cristo. Y, cómo Él hace que todo esto funcione.

Pero, hablemos de los músculos, la función de la iglesia, cómo se mueve, ministra y opera. La semana pasada dijimos, en primer lugar, que una de las funciones, una crítica es predicación y enseñanza. Predicación y enseñanza.

En 2 de Timoteo 4:2, Pablo instruyó a Timoteo: “Que prediques la Palabra”. Y, él también dijo en ese mismo versículo: “A tiempo y fuera de tiempo, redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina”. Entonces, predicación, enseñanza, función básica para la iglesia.

En segundo lugar, la semana pasada también hablamos del evangelismo y las misiones. Que se nos manda ir por todo el mundo y predicar el Evangelio a toda criatura. Que somos llamados, como aquellos que conocen el terror del Señor, a persuadir a los hombres. En otras palabras, debido a que podemos ver la condenación inminente sobre los impíos, somos mandados a salir y advertirles. Y entonces, somos llamados a las misiones y al evangelismo como función.

En tercer lugar, hablamos de la adoración, tanto individual como colectivamente, debemos ser un grupo adorador. Debemos adorar en el corazón, como Filipenses 3:3 lo dice. La cual es la mejor definición de un cristiano que conozco en la Biblia: “Somos la circuncisión, los que adoramos a Dios en espíritu, nos regocijamos en Jesucristo, y no tenemos confianza en la carne”. Debemos ser los verdaderos adoradores, Juan 4, que adoran en espíritu y en verdad.

Entonces, individualmente somos llamados a ser adoradores. Y, también colectivamente somos el templo del Espíritu de Dios, y Dios mora dentro de las alabanzas de su pueblo redimido. Y entonces, adoramos no solo individual, si no también colectivamente. Y, Hebreos 10 nos dice que nos acerquemos a Dios con manos limpias y un corazón puro.

Y, después en cuarto lugar, dijimos que nuestra función también demanda oración. Debemos estar funcionando en oración. Esa es una prioridad, amados. Cuando usted va a Efesios 6:10-18, y Pablo describe la armadura de un creyente, y él explica toda la secuencia de elementos de la armadura. Y finalmente, termina al final, después de todo él dice: “Orando siempre”, la cual es el arma definitiva, el arma definitiva. Porque eso dice: “Con todo lo que tengo disponible para mí, todavía soy totalmente dependiente de Dios”. Y, con toda mi armadura puesta, y un conocimiento de la Palabra de Dios y la espada en mi mano, quiero orar. Porque no importa lo que pueda conocer o lo que pueda hacer, no puedo funcionar de manera independiente de la fuente de poder. Orando siempre.

Y, en la primera Iglesia, los apóstoles dijeron: “Miren, vamos a entregarnos continuamente a la oración”. Eso es primero. “Y, al ministerio de la Palabra”. La prioridad es la oración, ¿por qué? Porque siempre debemos estar infundidos de Dios. Digo, no tenemos energía, si no estamos dependiendo de Dios, y la carne no puede hacer nada bueno. Esa es la razón por la que, “en primer lugar”, le dice Pablo a Timoteo, al ordenar a la iglesia. 1 de Timoteo 2: “Quiero ante todo que súplicas, oraciones, rogativas, oraciones, peticiones, y acciones de gracias” – todos los hombres en todo lugar deben estar levantando manos santas en oración. En primer lugar, exhorto ante todo. Somos llamados a orar.

Ahora, quiero hablar de algunas otras funciones el día de hoy. Y, vamos a verlas rápidamente. Podremos pasar mucho tiempo, pero, las he enseñado una y otra vez. Simplemente las voy a mencionar. Las siguiente es discipulado. Esta es una función de la iglesia.

En Mateo 28:19-20, nuestro Señor dijo: “Id por todo el mundo y haced discípulos”. Mathēteusate, haced discípulos. La palabra mathēteuō, es la palabra discípulo o aprendiz. Hagan aprendices, hagan discípulos, bautizándolos, así es como usted comienza con ellos. “Ensenándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Así es como usted los mantiene funcionando”. Discipular entonces, es traer a la gente a Cristo, y llevarlos en Cristo a la madurez. Ese es el proceso de discipulado.

Me encanta lo que dice en el libro de Mateo, cuando dice que Jesús discípulo de José de Arimatea. El texto de hecho dice: “José de Arimatea, quien fue discipulado por Jesús”. Qué pensamiento tan maravilloso.

Todos estamos en ese proceso. En Hechos 1:1, Lucas escribe: “En el tratado anterior que he hecho, Teófilo” – refiriéndose al Evangelio de Lucas – “la Escritura anterior”, él dice, “escribí acerca de todo lo que Jesús comenzó a hacer y enseñar”. ¿No es eso algo maravilloso? Él dice: “Mi otra carta, fue todo acerca de lo que Jesús comenzó. Y este, el libro de los Hechos, esa acerca de cómo siguió esa obra. Jesús discipuló a doce, y ahora en el libro de los Hechos, encontramos lo que los doce hicieron con su generación. Y, el libro de los Hechos, es simplemente el seguimiento de lo que Jesús comenzó. Y, aquí estamos usted y yo 2000 años después. Y, todavía continuamos con lo que Jesús comenzó.

Alguien les dio la estafeta. Los apóstoles, ellos se la dieron a alguien más, y alguien más, y alguien más, y alguien más no las dio a nosotros. Y, estamos en la misma sucesión, de haber oído estas cosas, para ser encomendadas. 2 de Timoteo 2:2, para transmitirlas hombres fieles, que sean aptos de enseñar también a otros. Como puede ver, todo cristiano está en una carrera de relevos. Él toma estafeta y entrega la estafeta. Y, ninguno de nosotros está en un esfuerzo solo. Digo, todos estamos en el flujo y alguien invirtió en nosotros. Y, necesitamos invertirlo en alguien más, lo cual es decirle a un creyente: “Debes estar siendo discipulado y estar discipulando”.

Dice usted: “No conozco mucho”. Encuentre a alguien que conoce menos que usted y enséneles, dígales lo que usted sabe. Encuentre a alguien que conoce más que usted, y escúchelos. Métase en el flujo en algún punto. Métase, sea enseñado y enseñe. Digo, yo derramo     mi corazón en algunas personas, y en el proceso de discipulado, estoy sacándolo de alguien más. Todos tenemos que estar en el flujo en algún punto. No somos personas aisladas, que están ahí afuera. Estamos en el flujo, somos una cadena, estamos todos ligados, y todos somos eslabones.

De regreso a 1 de Corintios 4, en donde estuve hace un momento. Creo que usted tienen un principio indirecto maravilloso, acerca del proceso de discipulado aquí. Pablo está escribiendo una carta, que básicamente es una reprensión a la iglesia Corintia, la cual él mismo hizo que existiera, por la gracia de Dios y el poder del Espíritu. Y, ellos se han apartado en muchas maneras de las primeras cosas que deberían haber sido básicas para su fe. Y, se han metido en todo tipo de cosas pecaminosas.

Entonces, Pablo les escribe para corregirles. Y, él comienza en el versículo 14, con un buen principio, para ayudarnos a entender la relación de un discipulador con su discípulo. En el versículo 14 él dice: “No escribo estas cosas para avergonzarlos, si no como mis hijos amados les advierto. Porque aunque tengan a diez mil paidagōgous” – lo cual significa guardianes morales o personas que les están dando consejo espiritual en Cristo. Sin embargo, no tienen muchos padres. “Porque en Cristo Jesús yo os he engendrado, mediante el evangelio”.

Ahora él incluye esto, porque ya para ahora ellos están diciendo a sí mismos, después de cuatro y medio capítulos de reprensión: “¿Quién cree que es este hombre? ¿Qué le da el derecho de hablarnos así?”

Él se detiene y dice: “Aquí está la razón. En primer lugar, yo soy su padre espiritual. Esto es, yo los hice existir”. Eso es lo primero acerca del discipulado.

La gente dice: “Bueno, tu iglesia está metida en el discipulado, ¿cuál es tu perspectiva del evangelismo?” Usted no puede discipular, a menos de que usted evangelice. ¿A quién va a discipular usted? Tiene que dar a luz, antes de que pueda edificar, ¿verdad? Tiene que haber un bebé antes de que pueda crecer. Claro que estamos comprometidos con eso. Y, el mejor lugar para el discipulado en donde comenzar, es guiar a alguien a Jesucristo, y va a haber un eslabón ahí, que no existe cuando usted no fue esa persona clave. O, puede ser bastante fuerte con otros. Pero, hay algo maravilloso acerca de ese eslabón de regeneración.

Cuando Dios lo usa a usted para traer a alguien a Cristo, hay un endeudamiento y un sentido de responsabilidad, y un sentido de amor a usted por parte de ellos, que los une y lo capacita para decir cosas a ellos, que quizás se sienta algo incómodo en decirle a alguien más. Pero, cuando ellos saben que usted es el agente de Dios para traerlos a Cristo, hay algo maravilloso ahí que los une. Entonces, el discipulado comienza con el evangelismo.

Ahora, todos nosotros hemos recogido a alguien más. Usted sabe, al niño de alguien más que está pateando y gritando en algún lugar, que nadie están dispuesto a discipular. Y, los hemos adoptado. Y, eso es maravilloso. Eso es maravilloso. Y, necesitamos seguir haciéndolo. Seguir haciéndolo. Pero, el eslabón entre dos personas, uno a quien guio al otro a Cristo, es maravilloso. Todo comienza en el evangelismo.

Y, después el discipulado se mueve. Observe el versículo 14, él dice: “Amados, mis hijos amados”. La actitud en la cual el discipulado ocurre, es una actitud de amor. Y, el amor como he dicho, no es una emoción, si no que es un compromiso de servicio humilde, de sacrificio personal a uno en necesidad. Y entonces, usted tiene un ambiente de amor, el cual dice: “Te entrego mi vida, te entrego mi tiempo, entrego mis oraciones por ti, entrego mi conocimiento por ti, me entrego a ti”. Como puede ver, si usted no se preocupa por una persona, y si usted no está dispuesto a sacrificar, usted nunca realmente tiene el proceso de discipulado operando en su potencial más rico.

Y, después en tercer lugar, en el versículo 14 él dice: “Os amonesto”. Y, esa es la palabra noutheteō, lo cual significa amonestar o advertir a la gente con miras al juicio, si no cambian su conducta. Es correctivo. Y, eso es lo tercero acerca del discipulado. Primero comienza con salvación, existe en un aura realmente de amor. Y, está marcado por la advertencia. Es simplemente como un niño. Usted tiene que advertir a sus hijos de qué deben mantenerse alejados. Usted no solo puede dar instrucción positiva a sus hijos. Usted tiene que dar también instrucción negativa. Esa es la razón por la que Pablo le dijo a los ancianos efesios, en ese mismo pasaje, en Hechos 20 en Mileto: “No he cesado durante tres años, día y noche con lágrimas, de amonestaros”. Advertirles. Advertirles. Advertirles.

Se me preguntó hace una semana atrás: “¿Qué tan importante es para ti un ministerio de advertencia?” “Es esencial”.

Y, en el discipulado, tenemos que decirle a la gente: “No puedes seguir haciendo eso. Tienes que dejar de hacer eso”. Tienes que levantar las barreras, levantar las rejas”. Y, eso es parte del discipulado.

Y, después la clave, creo yo, a todo esto, está en el versículo 16: “Por tanto os ruego que me imitéis”. Usted necesita decirle al discípulo: “Mira, tienes que ser como yo”.

Dices: “Oye. Ahí es donde yo renuncio. ¿Tienes que ser como yo?”

Es correcto. En otras palabras, usted tiene que estar adelante en el camino de lo que ellos están en su desarrollo espiritual. Tiene que poder proveer algo de liderazgo. Ahora, nuestro Señor no está pidiendo perfección. Es dirección lo que Él está buscando. No es que usted ha alcanzado la perfección. Simplemente que va en la dirección correcta. Y, el otro lo va a seguir. Y, su imperfección puede simplemente reforzar lo importante que es seguir.

Si usted fuera perfecto, no sé usted, pero, yo renunciaría. Yo no trataría de seguir a una persona perfecta. Sería muy difícil. Es la imperfección de la persona que yo sigo, que me ayuda a entender el camino. Y entonces, necesita haber ejemplo, a veces el punto entero. Pablo dijo: “Sed imitadores de mí, así como yo” – ¿de quién? – “de Cristo”.

Entonces, usted necesita poder decirle a alguien: “Quiero que me sigas, por el camino en el que yo estoy siguiendo a Cristo”. Y, usted lo dice, ¿qué? Humildemente, entendiendo su propia debilidad.

Y, hay otro elemento en el discipulado, en el versículo 17 él dice, él va a enviar a Timoteo. Y,  ¿qué va a hacer Timoteo? “Él va a recordarles mis caminos, los cuales son en Cristo, como enseño en todos lados”. Y, Timoteo iba a venir y enseñar. Y, ese es otro ingrediente. Debe haber una impartición de verdad divina, porque la gente funciona a partir de la verdad.

Entonces, el discipulado significa traer alguien a Cristo, edificar una relación de amor sacrificial con esa persona, amonestar esa persona a cambiar esa conducta. De lo contrario van a llegar al punto de disciplina, o van a perder la bendición. Establecer un modelo o patrón que pueden seguir, y darles la verdad de Dios. Y, eso es lo que Pablo dice: “Estoy tratando de hacer con ustedes, esta es la razón por la que hablo como hablo”. De hecho dice: “Si ustedes no se alinean cuando yo venga, voy a traer una vara conmigo”, en el versículo 21. Ahora, él dice: “Si ustedes se corrigen, voy a venir con un espíritu de amor y mansedumbre”. Entonces, él realmente estaba criando a hijos espirituales, ¿no es cierto?

Ahora, amados, con esto estamos comprometidos. Este siempre ha sido el corazón de nuestra iglesia. Y, Jesús dijo: “Y, cuando un hombre ha sido discipulado plenamente, él será como su maestro”. ¿No es eso bueno? Cuando un hombre es discipulado plenamente, dice en el Evangelio de Lucas: “Él será como su maestro”. Estamos tratando de reproducirnos a nosotros mismos. Reproducirnos a nosotros mismos. Como puede ver, una de las características de la vida, es que se reproduce. La vida que no se reproduce, no es vida, es muerte.

La vida se reproduce. Y, usted está reproduciéndose a sí mismo en alguien más. Quizás en un cónyuge en el matrimonio, quizás hijos, quizás un querido amigo, quizás la persona usted guio a Jesucristo. Quizá a varios pequeños que tienen un grupo. Quizás una clase de fundamentos de la fe. O, cristianos que son recién nacidos. Quizás amigos en el trabajo. Quién sabe. Pero, está entregando su vida, ¿se da cuenta? Y, en ese proceso hay una rendición de cuentas, ¿verdad? Porque si usted tiene a alguien que lo está viendo y diciendo: “Enséname cómo. Enséname cómo. Enséname. Muéstrame cómo”. Tiene usted que vivir de manera apropiada. Y, la rendición de cuentas es buena.

Y, el fin definitivo, claro, es 1 de Juan 2:6. Si decimos que pertenecemos a Cristo, si decimos que estamos en Él, tenemos que andar como Él anduvo, ¿verdad? Entonces, nuestro modelo es Cristo, y estamos tratando de nutrir a la gente a lo largo del caminar con Cristo. Nuestra iglesia está comprometida con esto. Siempre hemos estado comprometidos con esto. Siempre hemos deseado hacer esto. Y, esta es una función que debemos cumplir cada uno de nosotros. No, no es opcional. No es opcional. Todos tenemos que salir y traer a personas al conocimiento del Salvador, y comenzar el proceso de nutrición y desarrollo. Todos tenemos que recoger a aquellos que el Señor trae a nuestro camino, que necesitan ser discipulados. Y, puede haber todo tipo diferente de relaciones involucradas en esto.

Siempre he dicho que el discipulado no es nada más que edificar, construir, cultivar una verdadera amistad con un centro espiritual. Eso es. De tal manera que usted no es amigo de alguien, porque a ambos les gusta el béisbol. O, no son amigos porque a ambos les gusta la misma música, o ambos trabajan en el mismo lugar, o tienen ciertos gustos semejantes, o no les gusta lo mismo, o tienen el mismo pasatiempo, o ambos conocen a alguien de Indiana. No soy amigos por algún tipo de cosa espiritual, son amigos y es muy profundo. Porque en la médula de esa amistad, hay una apertura acerca de asuntos espirituales, y eso es lo que lleva el discipulado.

Como puede ver, lo que usted básicamente está haciendo, es enseñarle a la gente un estilo de vida piadoso. Está enseñándoles respuestas bíblicas. Y, siempre he dicho que la madurez espiritual es cuando usted tienen respuestas involuntarias que son piadosas. Cuando sus reacciones involuntarias son virtuosas, entonces usted sabe que el superintendente de Dios, tiene control. Y, cuando estamos tratando de llevar a la gente al punto en el que no tienen que pensar para actuar de manera correcta, ellos reaccionan de manera correcta. Ese es el proceso.

Y, ¿sabe una cosa? A lo largo del proceso, usted va a tener algunos fracasos, algunas fallas. Yo pasé una hora, 6:30, 7:30 de la mañana, toda mañana durante seis meses, con un hombre, un doctor en filosofía, un profesor de la universidad de UCLA. Dijo que vino a Cristo, quería conocer la verdad. Él dijo: “¿Podrías reunirte conmigo?” Me reuní una hora cada mañana, 6:70, 7:30 de la mañana los martes, cada semana, durante seis meses. Y, al final de ese tiempo, él dijo: “Bueno, he oído todo lo que quiero oír”. Y, se fue. Y, él ahora es un rector episcopal en algún lugar.

Y, usted mira atrás en ese tiempo y dice: “¿Cuál fue el punto de todo ese esfuerzo, este tiempo?” Si no hay nada más, usted tuvo comunión en los sufrimientos de Cristo, quien le pasó algo peor. Uno de los suyos, lo vendió por 30 piezas de plata, para ser crucificado. Y, si no fue por nada más, usted tiene un nuevo entendimiento maravilloso de los sufrimientos de Cristo. Nada más de una manera muy pequeña, comparado con su discipulado.

Hay otra función en la que la Iglesia debe estar involucrada, y ese es el pastorado. Y, podremos hablar mucho de eso. Pero, permítame tan solo decir que estamos comprometidos con el hecho de que usted tiene ovejas, y tiene pastores, y básicamente dice que todo mundo tiene que cuidar de todo mundo. Tenemos que estar involucrados en cuidar de manera mutua y satisfacer las necesidades unos de otros.

Jesús le dijo a Pedro: “¿Me amas? ¿Me amas? ¿Me amas?”

Pedro dice: “Tú sabes que sí. Tú sabes que sí. Tú sabes que sí”.

Y, Jesús dice: “Alimenta mis ovejas, alimenta mis corderos. Alimenta mis ovejas”. Pastoreo. Cuidar, cuidar de la gente. Y, básicamente es alimentarlos y guiarlos. 1 de Pedro nos dice eso. Alimentad al rebaño, supervisen. Hechos 20:28, lo mismo. Alimentar y guiar. Alimentar y guiar. Simplemente como un pastoreo. Y, queremos ser eso. Porque, ¿cómo podemos decir que amamos a Dios, cuando vemos a nuestro hermano tener necesidad, y cerramos nuestro corazón? ¿Verdad? ¿Cómo es que el amor de Dios mora en vosotros, si no se preocupa por la gente, si no se preocupa por sus necesidades?

Y, quiero decirle que todos tenemos que estar involucrados en el proceso de pastoreo. Digo, usted está ahí, está con las ovejas codeándose. Tiene que descubrir en donde les duele algo. Satisfacer sus necesidades cuidadosamente. Si tiene suficiente alimento en su plato para alimentarlo, si no tiene nada, comparta su alimento. Si tiene suficiente conocimiento, como para compartir con ellos, y están perdidos y están desviados, tráigalos de regreso. Como puede ver, el proceso de pastoreo se lleva a cabo otra vez. 1 de Pedro dice que el Señor es el Príncipe de los Pastores. Y, la implicación es que estamos bajo su supervisión y todos estamos involucrados en cuidar de las ovejas. Es tan esencial.

Y, ¿sabe una cosa? Queremos pastorear. A veces es difícil. La gente queda desatendida muchas veces. No hay duda al respecto. Siempre rompe mi corazón, sabe una cosa, cuando alguien dice: “Bueno, ¿sabes una cosa? Nadie me llamó, estaba enfermo, o tuve un problema y nadie me llamó. A nadie parezco importarle”. Algunas veces recibo una carta de personas afligidas y dicen: “¿Sabes una cosa? Tal y tal pasó, y no nos llamaste, y no te importó, y nadie de la iglesia vino”. Y, mi corazón simplemente se duele cuando oigo eso.

Y, no sé, algunas veces las expectativas de la gente van más allá de la realidad. Y, esperan quizás que pueda estar en todos lados. Tanto como me gustaría, ser algo que me gustaría hacer, eso no es posible. Pero, eso normalmente no es el caso. Normalmente no es que estuve ahí. Normalmente es que nadie estuvo ahí. Digo nadie pareció entrar en ese momento. Y, esto con mucha frecuencia sucede cuando la gente tienen muerte en la familia. Y, tan pronto como la muerte ocurre, todo mundo rodea a la persona, y hay un refuerzo tremendo. Y, después del funeral es de regreso a la vida como normal, y hay una depresión tremenda, y toda la fortaleza y el apoyo se ha disipado. Y, todo mundo está de regreso a la normalidad. Y, la persona se queda sola, simplemente en el momento en el que realmente la verdadera tristeza comienza a llevarse a cabo, y perdemos ese toque sensible.

Como el pastor, usted sabe quién dice en Juan 10, él dijo: “Yo soy el pastor”. Y, él dijo: “Yo soy la puerta”. Lo que eso significó, fue que el pastor estaba ahí acostado frente a la puerta. Toda oveja que entraba o salía, tenía que pasar por encima de Él. Y, Él bajaba su cayado cuando entraban, y paraba a cada una de ellas y las revisaba, para ver si tenían alguna herida o algún problema. Y, cuando había una necesidad, Él tomaba aceite y lo colocaba. De eso habla cuando dice: “Mi copa está rebosando, y tu vara y tu cayado me infunden aliento”, en el Salmo 23. Y, el pastor cuidaba de sus ovejas. Esa es la responsabilidad de pastoreo.

Y, ¿sabe una cosa? Reconozco también que hay algunas personas maravillosas, personas que en silencio no son pastoreadas, porque simplemente están allá afuera, y son personas que guardan silencio, y no sabemos de ellas. Y, reciben un pastoreo mínimo. Y, después hay algunas personas que siempre están en pecado y están de cabeza, y tienen pastores que están a su alrededor, todo el tiempo en grupos, tratando de enderezarlas. Digo, esa es la verdad.

Tenemos reuniones de comité y hablamos de algunas personas. Ocho ancianos, “¿qué vamos a hacer con ellos?” Bueno, hablamos de una en esta mañana en nuestro tiempo de oración. “¿Qué vamos a hacer con este hombre? Este hombre es infiel a su esposa. Esta es la vez número ya perdimos la cuenta. Y, cada vez que tenemos que atravesar por este proceso, lo vuelve a hacer. ¿Qué vamos a hacer con él?” Entonces, en oración lo trajimos a Dios. Y, ¿sabe una cosa? En cierta manera nos rendimos en la esfera humana. Pero digo, él recibe el pastoreo.

Él ni si quiere ser pastoreado, él simplemente quiere que nos salgamos, que nos vayamos de su vida.

Y, ahí hay otras personas queridas, que están ahí llorando en silencio, diciendo quizás: “Por favor, vengan a mi vida”. Y, no lo sabemos. Y, me doy cuenta de eso y lo reconozco. Y, esa es la razón por la que como puede ver, no podemos llevar la carga. Todos tenemos que vernos a nosotros mismos como ovejas y también como pastores, en un sentido, cuidándonos de otros. Y, realmente queremos pastorear. Tenemos que rendir cuentas a Dios acerca de esto. Es su iglesia, ustedes saben, no es la iglesia de John MacArthur, es la suya. Es la iglesia de Cristo. Él le ha dado esa administración. Es suya y mía, y de todos nosotros, y todos tenemos que cuidar unos de otros, y tenemos que rendir cuentas.

Y, el pastoreo es una función de cuidado mutuo, de satisfacer necesidades, de asegurarnos de que la gente va avanzando por el camino espiritual. ¿Cree que al llenar su tarjeta de asistencia el domingo, simplemente es un ejercicio? Esas tarjetas la ven un grupo de personas queridas, toda semana, y son enviadas a personas que pueden llamar, a los que están ausentes durante un período de tiempo, para tratar de pastorear a esas personas, investigar por qué no están aquí. ¿Cuáles son sus necesidades? ¿Cuáles son sus problemas? Eso es esencial.

Lo primero que hice en Grace Church, la primera semana que viene a esta iglesia, allá en una pequeña iglesia, en la parte de enfrente de la capilla, fue desarrollar una manera en la que pudiéramos pastorear a la gente. Sabía que podíamos alimentarnos. Simplemente quería asegurarme de que pudiéramos guiarlos, porque el pastor alimenta y guía. Y, guiarlos a la semejanza a Cristo.

Hay otra función, y esa es la función de edificar familias, edificar familias. Creo que la familia es la unidad de Dios, para transmitir la justicia de una generación a la siguiente. Creo que esto es abundantemente claro en Deuteronomio capítulo 6, que Dios ordena a la familia, como la unidad básica de la preservación justa en el mundo. Y, debe transmitir su verdad de una generación a la siguiente.

Ahora, usted sabe, también como yo, que lo que Dios ha ordenado, Satanás lo ha atacado, ¿verdad? Lo que Dios ha hecho para preservar la justicia, Satanás ataca. Y básicamente, eso se reduce a tres cosas: La familia, la iglesia y el gobierno. Y, en donde Dios ha ordenado un gobierno para el castigo de los malhechores y el bienestar de los que están bien, Satanás va a destruirlo si puede. Y, cuando hay una iglesia en donde Cristo es exaltado y la Palabra es proclamada, él va a atacar eso. Y, en donde hay una familia que transmita justicia, él va a hacer lo que pueda por desintegrar eso. Esas son las unidades básicas de la preservación en la sociedad: La familia, la iglesia y el hogar, y el gobierno.

Y, la gente dice: “¿Crees que hay una conspiración para destrozar a nuestro gobierno?” Claro que lo hay y está teniendo éxito. Nuestra sociedad va hacia abajo, ¿por qué? Porque la masa de nuestra sociedad es impía, son personas impías, y entonces de manera natural son los instrumentos de Satanás, y el sistema se va a colapsar.

Y, ¿crees que está atacando la iglesia? Bueno, claro. La iglesia, está llena de liberalismo, está convulsionándose. Leí esta semana acerca de la nueva Biblia no sexista, que el Concilio Nacional de Iglesias acaba de publicar, en donde ha quitado todos los términos sexistas, tales como Cristo el Hijo de Dios. Él ya no es el Hijo de Dios en esta Biblia. Él es el niño neutral de Dios. Es no sexista. No tiene preocupación en absoluto con que el Espíritu Santo dijo que Él es el Hijo de Dios. Y, eso simplemente ataca – ese es el Concilio Nacional de Iglesias, Iglesias.

Y, después la familia desintegrada y destrozada por todos lados, por ataques por parte de una sociedad inmoral, llena de lujuria, difícilmente puede sobrevivir. Y, la iglesia está en un lugar vital, de preservar esa unidad de la sociedad, la familia. Y, estamos comprometidos con eso, como una función, ¿verdad? Estamos comprometidos a enseñarle a los niños y enseñar cuando los jóvenes en secundaria, la preparatoria, los jóvenes de universidad, estamos comprometidos con discipularlos. Estoy tan contento por ver a hombres, a personas discipulando de uno a uno a pequeños, niños de sexto de primaria. Me emociona ver a personas que están trabajando con nuestros jóvenes, porque son los que van a preservar esto en la próxima generación. Quiero que conozcan cuáles son los estándares de Dios para el matrimonio y la familia. Es maravilloso que tenemos consejeros, que tenemos a ministerios de familia. Un centro de familia por allá y muchas cosas que operan hacia la preservación, la edificación de una iglesia piadosa de familias.

Efesios 5, usted sabe, dice: “No os embriaguéis con vino”. Y, el texto, claro, en el 5:18 está hablando de la embriaguez religiosa, las personas de las sectas del día del apóstol Pablo, solían pensar que podían ascender a tener comunión con las deidades, si podían emborracharse lo suficiente. Y, se emborrachaban como las personas en el oriente, las personas entraban en un estado de éxtasis, como en el Oriente lo hacen las personas con drogas, para tener comunión con Dios, para ascender a un plano más elevado. Y, en su embriaguez pensaban que estaban teniendo comunión con los dioses, a través de sus orgias llenas de lujuria, con prostitutas del templo. Y, Pablo dice: “Si creen que pueden comunicarse con Dios, no va a ser a través de la embriaguez. Va a ser a través de la llenura del Espíritu de Dios. Así es como tienen comunión con el Dios vivo”.

Y, como resultado de eso, una de las cosas que van a suceder, es que van a someterse unos a otros. Y, ¿cómo se manifiesta eso? Las esposas se van a someter a sus maridos. Los maridos se van a someter a sus esposas, al amarlas con un amor que las sustenta, las nutre, las purifica. Los hijos se van a someter a sus padres, y los padres se van a someter a las necesidades de sus hijos, al no provocarlos a ira, si no a criarlos en la disciplina y amonestación en las cosas de Cristo. Todo eso fluye de una vida controlada por el Espíritu. Y, eso es lo que queremos ver. Una función de la iglesia entonces es, llevar a las familias al control del Espíritu de Dios. En donde usted puede ver sumisión, porque solo en sumisión las relaciones pueden ser significativas y bendecidas. En donde usted tiene a todo mundo peleando por su supremacía, y peleando por sus propios derechos, usted desintegra la posibilidad de alguna relación significativa. Y entonces, la familia es una función. Usted debe sustentar, fortalecer la familia, unos de otros. Usted debe ayudar a los hijos de otros, orar por los hijos de otros. ¿Ora usted por sus amigos cuando ve algún niño que es desobediente, que no vive como debe ser? ¿Cuál es su reacción? ¿Ora por ellos? ¿Llama a las personas y les dice: “Me gustaría ayudarte, si hay algo que pueda hacer por trabajar con tu hijo”? Tiene que cuidar por la familia, es una función.

Otra función es preparación. Preparación. Y, con esto quiero decir, preparar a la gente, equiparlos para un ministerio, equiparlos para una tarea. “Y, Él dio a unos apóstoles, a otros profetas, evangelistas, y pastores, maestros”, Efesios 4:11 dice: “A fin de perfeccionar o llevar a la perfección, o llevar a un lugar de utilidad, a fin de perfeccionar a los santos, equiparlos. A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio”, Efesios 4:12.

Estamos tratando de preparar a personas para el ministerio. Ese es nuestro deseo. No solo darles verdad espiritual en términos generales, si no preparar a personas para que puedan usar eso. Y, usted toma un curso en evangelismo, y toma todos esos versículos que están flotando en su cabeza y los aterriza, y tiene un plan para saber cómo funcionan. Y, sale con un nuevo celo y denuedo, porque tiene confianza, porque sabe cómo la presentación debe de hacerse.

O, quizás siente en su corazón el llamado al ministerio al campo misionero, y usted va con alguien y dice: “Hombre, Dios me está llamando al campo misionero”. No vamos a meterlo a usted y mandarlo en un barco la próxima semana. Vamos a pasar unos cuantos años preparándolo. Para que cuando usted salga, usted equipado al máximo nivel. La iglesia tiene que ser un ministerio de preparación, de entrenamiento, entrenando de manera constante a la gente.

Tenemos cursos – no sé si usted sabe esto – en nuestra iglesia, para preparar a personas, prepararlos en últimas para ser diáconos y ancianos. Hay cursos aquí para preparación en evangelismo, y hay cursos de preparación en misiones. Tenemos muchas cosas. No sé si usted lo sabe. Pero, Logos tienen un programa de segundo año, para preparar a la gente para trabajar con jóvenes. Ese es un curso de un año completo en ministerio de jóvenes. Preparar a la gente en el seminario para predicar la Palabra de Dios, y enseñar. Preparar a los jóvenes para el ministerio en la iglesia, a través de Logos. No solo darles generalidades, si no ayudarles, de tal manera que puedan ser preparados. Y por otro lado, sean preparados y estén listos, y estén equipados. La iglesia tiene que funcionar en el área de preparación. Tenemos que preparar a los niños y también a los padres, para que sepan cómo ser el padre correcto. Para que sepan cómo deben ser como cónyuges cuando se casen. Para que sepan cómo ser el tipo correcto de líderes en la iglesia. Es preparación. Eso es tomar la enseñanza y colocarla de una manera que le da a una persona, una idea de cómo puede moverse, de estar en un lugar no desarrollado, de utilidad mínima, a un lugar de utilidad máxima. La preparación es esencial. Y, equipar a los santos, es parte de eso. Debe estar involucrado en eso, debe estar siendo preparado para alguna tarea específica, que sea coherente con sus dones.

Otro – me gustaría poder decir más de eso, pero, el tiempo se está acabando. Otro, es dar, ofrendar. Esa es una función de la iglesia, dar. Esa es una función. Digo, hágase usted la pregunta: “¿Está usted involucrado en el pastoreo? ¿Está funcionando en el pastoreo? ¿Está funcionando en la oración? ¿Está funcionando en el discipulado? ¿Está funcionando en ayudar a la familia, para que sea fortalecida como Dios quiere que lo sea? ¿Está usted funcionando al preparar o ser preparado? ¿Está funcionando al dar?”

Yo me hago esa pregunta: “Señor, ¿quieres más? ¿Estoy haciendo lo que quieres que haga?” Y, quiero oír al Espíritu de Dios, conforme él motiva mi corazón acerca de todas estas cosas, para ser más fiel. No estoy tratando de quedarme con nada de ella. Hasta el último día que Dios tenga para mí aquí, quiero terminar haciendo lo que deba hacer. No quiero estar lleno de energía e irme al cielo, como Henry Martyn dijo; “Déjame arder para Dios”. Solo quiero irme cuando ya esté agotado, cuando ya no tenga nada más que dar. Pero, quiero aprovechar eso al máximo.

Y, veo a tantos cristianos que en cierta manera, de manera tentativa andan jugando en la superficie, y no hacen una inversión grande en la dinámica de la función y el ministerio. Y entonces, no hay sentido de mérito, de logro. Y habrá, no obstante, un tiempo de rendición de cuentas, y van a perder algunas cosas.

¿Qué acerca del dar? Los macedonios dieron abundantemente, a partir de su pobreza profunda. Nunca es cuestión de cuánto tiene usted. No tiene nada que ver con eso. La gente dice: “Si tuviera más, daría más”. No, eso no es verdad. Porque no es cuestión de cuánto tiene usted. Es cuestión de su corazón, ¿no es cierto?

Y, Pablo dijo en 2 de Corintios 9: “El que siembra escasamente, cosechará escasamente”. Siembre abundantemente y recogerá abundantemente. Usted da un poco, y va a recibir un poco de regreso. Usted da mucho, va a recibir mucho de regreso. En otras palabras, lo que usted da, Dios le regresa a usted con intereses. Usted invierte con Dios. Usted realmente no da, usted simplemente invierte. Jesús dijo: “Dad y se os dará. Medida buena rebozando”. Y entonces, Dios está tratando de enseñarnos que podemos confiar en Él con nuestras cosas. ¿Entiende eso? Es simplemente lo opuesto de lo que Él está pidiendo. Él da cosas y Él dice: “¿Puedo confiar en ti con estas cosas?” Y, usted prueba que Él puede confiar en usted con las cosas. Entonces, usted puede confiar en Él con las cosas, y usted se lo devuelve.

Como puede ver, la mejor lección que jamás aprenderá usted, en términos de administración, es que usted no es dueño de nada. De nada. Nada de lo que usted tiene, es de usted, es de Él. Solo debe ser administrado para probarse usted. Es un administrador digno. Eso es todo. Eso es todo. Y, si usted no puede administrar eso, Él no le va a dar a usted las riquezas verdaderas. Eso es lo que dice en Lucas.

¿Qué acerca de dar? Algunos de ustedes no dan en absoluto. No dan en absoluto. O, quizás lo que les sobra. Pero, no dan. No sé por qué, pero, no dan. No necesitamos su dinero. Yo no quiero su dinero. Grace Church no está cayéndose. Pero, usted se está perdiendo de algo maravilloso, porque usted está perdiendo el lugar de la obediencia, y el lugar de la bendición multiplicada.

Y, algunas personas dan poco. Digo, avientan ahí un par de dólares, o dan de manera mínima, y no pueden dar más que eso, porque están gastándoselo todo en cosas que se van a quemar. Y, eso es algo triste, eso es realmente triste. Y, me entristezco, no por nosotros, si no por ellos. Espero que usted esté dando generosamente, porque quiero que esté en el lugar de la bendición. No solo le aviente a Dios algunas monedas.

David dice: “No le voy a dar a Dios lo que no me cuesta nada”. Eso es una burla. Tiene que aprender primero que no le pertenece a usted, y después una vez que usted lo suelte, usted está libre. Y, después usted simplemente lo administra, y si alguien más lo necesita más que ustedes, es de ellos. Y, es el espíritu del libro de los Hechos. Tenían todas las cosas en común, y estaban vendiendo y dando, conforme ellos tenían necesidad.

¿En dónde estamos en eso? Uno de los hombres me mostró algo. Una iglesia que tiene la mitad de la gente que nosotros tenemos, y recibe el doble que nosotros en ofrenda. Y, él dijo: “¿Qué piensas que es esto? “

Yo dije: “No sé”. Y, conforme comencé a pensar en esto, pensé: “Bueno, podrá ser por los motivos incorrectos, quizás están bajo algún sistema legalista, en donde tienen que dar. Y, si ese es el caso, no importa lo que dan. Porque si todo es dado por la razón equivocada, ¿cuál es la diferencia, verdad?” Porque no les trae de regreso ninguna bendición.

Pero, por otro lado, si lo están dando, a partir de un corazón abundante de amor, es bastante emocionante. Pero, esto es lo que sé. Hay muchas personas en esta iglesia, que no están haciendo lo que deben. Y, semana tras semana, dice: “Apártenlo, el primer día de la semana. Tengo que examinar mi propio corazón”. Porque hay semanas en las que no debo lo que debía haber hecho tampoco. Y, no soy obediente al Espíritu de Dios, y quiero luchar con eso cada semana. Cada semana.

Dar es una función. Y, no solo dar, para que se pueda llevar a cabo la obra aquí. Pero, dar más allá de aquí. Como puede ver, la única razón por la que queremos un ministerio aquí, es para extender el reino más allá de aquí. ¿Entiende el panorama? Digo, lo que entra aquí, vuelve a salir. No estamos tratando de acumular una fortuna. Estábamos hablando esta mañana, este auditorio básicamente – simplemente la parte del auditorio de estas instalaciones, este auditorio fue construido y amueblado por unos $750,000 dólares. Un poco más, quizás. Eso es bastante bueno. Digo, usted no necesita muchas cosas santas aquí, muebles santos en todos lados, ¿verdad? Ventanas emplomadas y todo eso. No necesita todo eso. Y, el dinero que tenemos, tratamos de ser buenos administradores de ello y enviar el resto, preparar a la gente para que salga a alcanzar a personas que tienen necesidad. Digo, Dios dio, ¿no es cierto? Cristo dio. ¿Cómo es que el pueblo de Dios en la iglesia de Cristo no va a dar? Sea coherente.

Finalmente, la comunión es una función. Y, yo sé que usted cree que es una esencial. La comunión simplemente significa una vida común juntos. Y, creo que en cierta manera resume todo lo que hemos dicho. Simplemente tener comunión, simplemente estar juntos, amarnos unos a otros, compartir la vida unos con otros. Es sentarse en una mesa y oír a alguien descargar su corazón. Es orar con alguien que tiene una necesidad. Es visitar en un hospital. Es sentarse en una clase. Es ir a un estudio bíblico en casa. Es cantar un himno con alguien a quien a usted nunca ha conocido. Es de tener el mismo himnario y quizás hablar de lo que Cristo significa para usted. Son nuevos cristianos compartiendo su gozo. Es compartir una petición de oración acerca de un ser querido que está enfermo. Es todo tipo de cosas. Es la vida en común. ¿Se da cuenta? Es la vida en común. Es tener todo en común. Todo. Eso es comunión. Y, esa es una función.

¿Pertenece usted a algún lugar? ¿Tiene comunión? ¿Abre su vida? ¿Se expone a sí mismo con todas sus cicatrices, todos sus problemas a algunas personas que pueden tener cicatrices y problemas también, para que juntos puedan ministrar? Comunión.

Entonces, ¿cuáles son las funciones? Bastante simples, realmente. Predicación, enseñanza, evangelismo, misiones, adoración, oración, discipulado, pastoreo, familia, preparación, ofrendar, dar, comunión. Todas estas son las esenciales. Ahora escuche. Dice usted: “John, hemos hablado de esqueletos”. Es correcto. “Hemos hablado de actitudes internas”. Correcto. “Hemos hablado de función. ¿Qué hay acerca de la carne?”

¿Quiere saber algo? Realmente no importa. Realmente no importa. Digo, si yo puedo tomar mi analogía del cuerpo. El hombre ve la apariencia externa. Dios ve, ¿qué? El corazón. ¿Quiere saber algo? Una iglesia es una iglesia en su corazón. Lo que quiero saber acerca de una iglesia es, ¿cuál es su esqueleto? ¿Está comprometida una iglesia con un alto concepto de Dios? ¿Con la prioridad absoluta de la Escrituras, claridad doctrinal, santidad personal, y autoridad espiritual? Y, ¿cuáles son las actitudes que están fluyendo en su interior? ¿Obediencia y amor, y servicio, y unidad, y todas esas cosas? Y, ¿cuáles son sus funciones? Y después, realmente, no va a importar cómo se ve por fuera, cómo se manifiesta, cómo encarna, qué forma adoptan sus programas. ¿Entiende eso?

Cuando Dios por su gracias maravillosa me trajo a Grace Church, yo en mi propio corazón dije: “En primer lugar” – y después le dije a los hombres: “Dios, yo sé esto. Que si vamos a hacer lo que tú quieres que seamos, no vamos a tener problema en ministrar eficazmente”. Porque lo que somos, es lo que importa. La carne, eso es simplemente el caso. Y, tantas veces como lo hemos dicho en esta serie, cuando los pastores vienen, como esta semana, a nuestra iglesia, están buscando algo de carne para regresar, implementarla en su iglesia, y no va a mantenerse en pie, no va a vivir, porque no tienen todas estas cosas que están en su vida, atrás de lo que usted ve. ¿Se da cuenta? Y, si todas estas cosas están ahí, la carne realmente no es importante. No es tan importante cómo se ve por fuera, es la belleza de lo que está en su interior que habla de su realidad.

Encarnamos nuestros ministerios. Permítame tan solo pensar en la carne por un minuto. ¿Cuál es la carne? ¿La manifestación externa de nuestra predicación y enseñanza? Bueno, se lleva a cabo todo el tiempo. Domingo por la mañana, domingo por la noche, miércoles por la noche, estudios bíblicos en casa, nuestros grupos, grupos de comunión, clases, Logos, nuestra escuela cristiana, nuestro seminario. Digo, estamos enseñando, enseñando, enseñando. La predicación, predicando aquí, predicando en las cárceles, predicando en las misiones de rescate, predicando por cinta, predicando en la radio. Digo, se lleva a cabo todo el tiempo, en cualquier domingo dado, muchos de nuestros ancianos están allá afuera predicando en otros lugares. Constantemente estamos haciendo eso.

Y, ¿qué hay acerca del evangelismo y las misiones? Tenemos evangelismo por nuestro estilo de vida. Tenemos evangelismo amistoso, estudios bíblicos de personas que quieren saber de la vida cristiana, fundamentos de la fe, para aquellos que acaban de nacer; discipulado de evangelismo, programas de preparación. Están todos estos tipos de cosas. Nuestros servicios de bautismo, básicamente son un testimonio de la gracia de Dios. Y, la salvación de almas y una motivación para evangelizar más.

Vemos las misiones y vemos el desarrollo de una estrategia para todos alrededor del mundo. Tenemos un grupo de preparación de personas que están en proceso de reunirse mes tras mes. Un grupo grande, listo para ir al campo misionero, cuando Dios haya preparado todo para que se vayan. Estamos desarrollando radio en el extranjero, en las Filipinas y en Guam, alcanzando con centros de cintas en Singapur y Bombay. Y no sé, en Manila, estamos en Sudamérica, Australia, Nueva Zelanda, Europa. Digo, en lo que en carnal tiene que ver en cómo se ve. Se lleva a cabo. ¿Se da cuenta? Y, ahora entiendo que han traducido la serie de la familia a japonés. Y, todas las iglesias evangélicas en Japón van a oírme en japonés. Difícil de imaginarlo.

Estamos desarrollando video ahora. Vamos a comenzar a desarrollar video, porque la iglesia en Liberia, el cual es un país que hablan inglés en África, ha pedido si podemos enviarles materiales y personas, equipos a Liberia, para preparar a los evangélicos de la nación de Liberia. Y, todas estas cosas, simplemente se manifiestan, son la encarnación de todo esto. Y, puede suceder en todo tipo de maneras, si el corazón está bien. ¿Se da cuenta?

Adoración colectiva. Adoramos en el día del Señor. Nuestro servicio en la mañana, es para exaltar el nombre de Dios, alabar Su nombre, alabar el nombre del Salvador; cantar canciones acerca de Su gloria, Sus atributos, y todo lo que Él es para nosotros. Y, adoramos en Su mesa. Adoramos en servicios especiales. Nuestra música está dirigida a la adoración.

Como pastor, en la oración del domingo, trato de ser un sacerdote, que los levanta a Dios, para que puedan entrar a su presencia y adorarlo. Y, toda la enseñanza que le damos, es para que usted pueda conocerlo mejor, y a partir de ese conocimiento, pueda salir la adoración. La oración se lleva a cabo todo el tiempo.

Todo martes por la mañana, de toda semana, los pastores se reúnen, y pasamos una hora en la Palabra de Dios, y después una hora en oración y adoración, llevándole a Dios las necesidades de la iglesia.

Los ancianos se reúnen todo domingo por la mañana para orar. Y, hemos hecho eso a lo largo de los años, y años, y años, llevando las cargas de la gente. Y, a lo largo de la semana, hay grupos de oración aquí y allá, y por todos lados; en casas, grupos de personas, y aquí en nuestros líderes y pastores.

El discipulado se lleva a cabo en todos lados. Todo grupo en nuestra iglesia está comprometido con un proceso de discipulado, todo grupo. El discipulado, discipulando a los líderes y discipulando a las personas de todo grupo, de los niños más pequeños, a los adultos mayores, a través de grupos de estudio bíblico, en todos nuestros ministerios.

Y, ¿cómo es que el pastoreo se manifiesta? Con ancianos y diáconos, y diaconizas que cuidan de la gente. Con nuestro amor y ministerio en acción. Y, usted puede llamar si tiene una necesidad. Tenemos a personas que satisfagan esa necesidad. De hecho, a través de nuestros estudios bíblicos, usted sabe, tenemos un sistema entero ahora, implementado en donde si una persona tiene una necesidad, nos lo hacen saber, y podemos buscar alguien en su área que se haya ofrecido como voluntario para satisfacer ese tipo de necesidad. Todo, desde arreglar una transmisión, a llamarle a alguien en el hospital. Todo eso es parte de pastorear.

La familia, todo tipo de clases y preparación significa trabajar con sus hijos, y sus bebés, y los ministerios en el centro de familias, la Gracia de Toda Mujer, ministerios de mujeres. Tenemos clases para mujeres, cuyos maridos no son cristianos. Y por cierto, cuando uno se convierte en cristiano, tienen una fiesta de graduación, y hay una gran celebración cuando una persona se gradúa de esa clase. Todo tipo de cosas. Programas de Proverbios para Padres, preparación para padres, para enseñarles a cómo ser un sacerdote de familia. Clases prematrimoniales – un curso maravilloso para aquellos que se van a casar. Realmente los prepara para cosas que necesitan saber. Preparación para evangelismo y para el trabajo en las cárceles, y trabajos de misiones. Y, simplemente sigue y sigue en el área de preparación, todo tipo de cosas que están pasando.

En el área de la ofrenda, nuestras ofrendas de domingo. Y, en el momento en el que usted da, y todo el esfuerzo que usted da, al sacrificar tiempo y energía al dar, no solo en dinero, si no tiempo, energía, dones y servir a Cristo, todo se lleva a cabo todo el tiempo.

Comunión. La comunión se manifiesta en todo momento en todo lugar. Los grupos de comunión el domingo son un gran enfoque para eso, es un gran enfoque. Los grupos de comunión, muchas otras cosas, estudios bíblicos. Realmente ese no es el punto. La manifestación externa, simplemente se lleva a cabo, cuando todo lo que está adentro está bien.

Yo creo que Dios ha llamado a nuestra iglesia para que exista, y es un lugar único, es un lugar excepcional. Rara vez, no pasa un domingo en el que yo voy a una recepción de visitas que vienen por primera vez, y un grupo no se acerca y dice: “Oh, somos de tal y tal”. La semana pasada fue de Florido, de Michigan. La semana pasada fue Michigan. Y, la semana anterior a esa, fue Florido, viceversa. Y, dijeron: “Somos de, digamos Michigan”.

“Oh, qué gusto. ¿Están visitando?”

“No, nos acabamos de mudar a aquí”.

“¿Oh, sí? ¿Por qué?”

“Para venir a esta iglesia”.

“¡Oh!”

Y, después dicen: “¿Conoce un lugar en donde podamos encontrar un lugar donde quedarnos, una casa, y quizás un trabajo?”

“¿Me quieres decir que acabas de empacar y dejaste todo y veniste?”

“Sí. Queríamos venir a Grace Church”.

Y, muchas veces no hay tan solo uno o dos, si no que hay una cantidad de pequeñitos. Y, dicen: “¿Tienes a alguien que pueda ayudarnos a encontrar un lugar donde quedarnos? Simplemente creemos que la vida se centra en torno a la iglesia, no al trabajo”.

Y, eso sucede. Y, se me hace un nudo en la garganta. Y, yo digo: “Señor, mantennos siendo lo que Tú quieres que seamos”. ¿Se da cuenta? Muchas personas, muchas personas ven eso. Viven así. Queremos ser Su iglesia, edificada a Su manera, para Su gloria. ¿Amén?

Gracias Padre, por nuestro tiempo en esta mañana. Un buen tiempo. Canciones dulces de la fe, que resuenan en nuestros oídos. Y, el pensamiento de que Tú estás en este mismo lugar. Y, debido a que Tú estás aquí, hay bastante amor para todos nosotros. Bastante gozo, bastante esperanza, bastante poder para disipar cualquier oscuridad. Oh, qué pensamiento tan emocionante es ese. Gracias por lo que has hecho en nuestra comunión y en esta iglesia, por todo lo que es bueno, que Tú has hecho. Y, todo lo que es menos que eso, lo hemos hecho. Ayúdanos a dejarte llevar a cabo Tu obra a Tu manera.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

4/5 – El Dolor De La Sanidad

Alimentemos El Alma

Serie: Un Llamado Al Discernimiento

4/5 – El Dolor De La Sanidad

Justin Peters

Sesión 3

“Los peligros del movimiento Palabra de Fe son tanto reales como penetrantes. El mensaje desde miles de púlpitos es que Dios te quiere feliz, saludable y rico. Pero esto no es cristianismo bíblico, así como Justin Peters demuestra adecuadamente en su excepcional presentación. Con claridad y credibilidad, Peters desenmascara al movimiento Palabra de Fe por lo que realmente es, “una farsa”. Las Iglesias locales se beneficiarán grandemente de su experiencia personal y vasta investigación en este importante tema” John MacArthur, pastor Grace Community Church, Sun Valley, CA, EEUU.

Como evangelista a tiempo completo, Justin Peters (M. Div/B.L.; Th. M., SWBTS) ha sido llamado a predicar la palabra de Dios. Adicionalmente a esta investigación académica, Justin ha asistido a numerosas cruzadas de Palabra de fe y ha atestiguado la explotación de los pobres, enfermos y desesperados. La más grande preocupación, sin embargo, es que el nombre de Dios es blasfemado y Su Evangelio distorcionado en un evangelio diferente.

“Estos son manchas ocultas en vuestros ágapes, cuando banquetean con vosotros sin temor, apacentándose a sí mismos; son nubes sin agua llevadas por los vientos, árboles de otoño sin fruto, dos veces muertos y desarraigados” Judas 1:12

www.justinpeters.org

42 – La adicción sexual – 2/2

Entendiendo los Tiempos

Primera Temporada

42 – La adicción sexual – 2/2

 

ENTENDIENDO LOS TIEMPOS

Surge en el 2013 como programa de radio bajo la cobertura de la emisora cristiana Radio Eternidad en la estación 990am. Las temáticas de nuestro programa son diversas y contemporáneas con las necesidades que se presentan  hoy en día en la sociedad. Todo tema es llevado a la luz de la Palabra de Dios que es la única mediadora entre los hombres y la única verdad que puede hacerle libre. Tratamos diferentes temas con el propósito de entender el presente bajo una cosmovisión bíblica y actuar en base a esta. Con nuestro productor Andrés Figueroa y el equipo de Gracia TV, quienes semanalmente transmiten este programa en un formato para Radio y TV.

http://www.entendiendolostiempos.org/

https://play.google.com/store/apps/details?id=net.nowyouseeme.radioeternidad&hl=es_EC

 https://apps.apple.com/us/app/radio-eternidad/id1053755428

La clave del gozo cristiano

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

La clave del gozo cristiano

R.C.Sproul

La palabra gozo aparece una y otra vez en las Escrituras. Por ejemplo, los salmos están llenos de referencias al gozo. El salmista escribe: “El llanto puede durar toda la noche, pero a la mañana vendrá el grito de alegría (o gozo)” (Sal. 30:5b), y “Aclamen con júbilo (o gozo) a Dios, habitantes de toda la tierra” (Sal. 66:1). De la misma manera, en el Nuevo Testamento leemos que el gozo es un fruto del Espíritu Santo (Gál. 5:22), lo que significa que es una virtud cristiana. Al ver este énfasis bíblico, debemos entender lo que es el gozo, y perseguirlo.

A veces se nos dificulta entender el concepto bíblico del gozo por la manera en que lo define y describe nuestra cultura occidental. En particular, a menudo confundimos el gozo con la felicidad. En las bienaventuranzas (Mt. 5:3-11), de acuerdo a la traducción tradicional, Jesús dijo: “Bienaventurados los pobres en espíritu… Bienaventurados los que lloran… Bienaventurados los humildes” (vv. 3-5, énfasis agregado), y así sucesivamente. Algunas veces, sin embargo, los traductores adoptan el lenguaje moderno y nos dicen que Jesús dijo feliz en lugar de bienaventurado. Me fastidia un poco cuando veo eso, no porque me opongo a la felicidad, sino porque la palabra feliz en nuestra cultura se ha convertido en algo sentimental y trivial. Como resultado, tiene una connotación de cierta superficialidad. Por ejemplo, hace algunos años, Charles M. Schulz, en la tira cómica de Charlie Brown, acuñó la frase: “La felicidad es un perrito”, y se convirtió en una máxima que articula una idea de la felicidad que es sentimental y placentera. Y luego está esa famosa canción, “Don’t Worry, Be Happy” por Bobby McFerrin en los 1980s. Sugería una actitud sin preocupaciones, una actitud casual hacia el deleite.

Sin embargo, la palabra griega usada en las bienaventuranzas se traduce mejor como “bendecido”, pues comunica no solo la idea de felicidad, sino también la de una profunda paz, confort, estabilidad, y grande gozo. Así que debemos tener cuidado cuando leemos el texto del Nuevo Testamento, para no leerlo con los lentes del entendimiento popular de la felicidad, y así perder el concepto bíblico del gozo.

Piensa de nuevo en la canción por McFerrin. La letra es extraña, desde la perspectiva contemporánea. Cuando canta: “Don’t worry, be happy (no te preocupes, sé feliz)”, está hablando en imperativo, un mandamiento: “No estés ansioso. En lugar de eso, sé feliz”. Nos está dando un deber, no una sugerencia. Pero nunca pensamos en la felicidad de esta manera. Cuando no somos felices, pensamos que es imposible decidir por un acto de la voluntad el cambiar nuestros sentimientos. Tendemos a pensar en la felicidad como algo pasivo, algo que nos pasa y sobre lo que no tenemos control. Es involuntario. Sí, lo deseamos y queremos experimentarlo, pero estamos convencidos de que no podemos crearlo por un acto de la voluntad.

Extrañamente, cuando McFerrin manda a sus escuchas a que sean felices, suena mucho como lo que vemos en el Nuevo Testamento. Una y otra vez en las páginas del Nuevo Testamento se comunica la idea del gozo como un imperativo, una obligación. En base a la enseñanza bíblica, yo inclusive diría que es un deber cristiano, su obligación moral, el tener gozo. Eso quiere decir que cuando un cristiano falla en tener gozo, está pecando, y que la falta de felicidad y gozo son, en cierta manera, manifestaciones de la carne.

Por supuesto, hay veces en que nos llenamos de dolor y tristeza. Jesucristo mismo fue llamado “varón de dolores y experimentado en aflicción” (Is. 53:3). Las Escrituras nos dicen: “Mejor es ir a una casa de luto que ir a una casa de banquete” (Ecl. 7:2a). Inclusive en el sermón del monte, Jesús dijo: “Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados” (Mt. 5:4). Puesto que la Biblia nos dice que es perfectamente legítimo experimentar lamento, dolor, y duelo, esos sentimientos no son pecaminosos.

Sin embargo, quiero que veas que las palabras de Jesús se pueden traducir como “gozosos son los que lloran”. ¿Cómo puede una persona llorar y permanecer en gozo? Bueno, creo que podemos desenredar eso fácilmente. El corazón del concepto del gozo en el Nuevo Testamento es este: una persona puede tener el gozo bíblico aun cuando está en lamento, sufrimiento, o pasando por circunstancias difíciles. Esto es porque el llanto de la persona está dirigido hacia un asunto en específico, pero al mismo tiempo, posee una medida de gozo.

¿Cómo podemos regocijarnos siempre?

En su carta a los filipenses, el apóstol Pablo habla acerca del gozo y acerca del deber cristiano a regocijarse una y otra vez. Por ejemplo, escribe: “Regocíjense en el Señor siempre” (4:4a). Este es un imperativo bíblico, y no deja lugar para no regocijarse; Pablo dice que los cristianos deben regocijarse siempre, no a veces, periódicamente, u ocasionalmente. Luego agrega: “Otra vez lo diré: ¡Regocíjense!” (4:4b). Pablo escribió esta epístola desde la prisión, y en ella habla de cosas sombrías, como la posibilidad de ser martirizado y derramado como sacrificio (2:17). Y aun así le dice a los creyentes filipenses que deben regocijarse a pesar de las circunstancias en las que se encontraba.

Esto nos regresa esta cuestión de cómo podemos tener gozo como una disciplina de la voluntad. ¿Cómo podemos permanecer gozosos todo el tiempo? Pablo nos da la clave: “Regocíjense en el Señor siempre” (énfasis agregado). La clave para el gozo cristiano está en su fuente, la cual es el Señor. Si Cristo está en mí y yo en Él, esa relación no es una experiencia de a veces. El cristiano siempre está en el Señor y el Señor siempre en el cristiano, y esa siempre es una razón para tener gozo. Aun cuando el cristiano no puede regocijarse en sus circunstancias, si pasa por dolor, lamento, o tristeza, aun puede regocijarse en Cristo. Nos regocijamos en el Señor, y ya que nunca nos deja ni nos abandona, podemos regocijarnos siempre.

Este es un extracto tomado del libro electrónico gratuito, ¿Puedo tener gozo en mi vida? por R. C. Sproul.

Publicado originalmente en Ligonier. Traducido por la Coalición por el Evangelio.

R.C. Sproul es el fundador de Ligonier Ministries, el maestro principal de la programación de radio Renewing Your Mind, y el editor general de la Biblia de estudio Reformation

http://www.ligonier.es

2/3 – Que Su rostro resplandezca sobre ti

Aviva Nuestros Corazones

Serie: El Señor te bendiga y te guarde

2/3 – Que Su rostro resplandezca sobre ti

El Sehttps://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/que-su-rostro-resplandezca-sobre-ti/

Carmen Espaillat : ¿Conoces del movimiento de Mujer Verdadera?

Jonathan Jerez: Yo creo que el movimiento Mujer Verdadera es una gran ayuda a la mujer hispana.

Carmen: Este es el director de adoración Jonathan Jeréz.

Jonathan Jeréz: Lamentablemente la mayoría de las mujeres cristianas de hoy no viven el rol bíblico de la mujer o lo hacen de manera muy deficiente. El mundo ha convencido a las mujeres cristianas de que ellas son inútiles en su hogar, de manera que muchas ni siquiera saben de lo que se trata el trabajo arduo en la casa y por el contrario lo ven como una pérdida de tiempo y un desperdicio de sus talentos, cuando en realidad hay mucha recompensa en ello.

Si eres una mujer de habla hispana que estás en una posición de liderazgo o influencia dentro de tu iglesia o simplemente tienes un corazón una pasión por enseñar a otras mujeres la verdad de la Palabra de Dios acerca del diseño bíblico para la mujer y hacer discípulos, te invito a la primera Conferencia Mujer Verdadera para Latinoamérica que se llevará a cabo los días 26, 27 y 28 de Febrero del 2015 en Santo Domingo, República Dominicana.

Carmen : Y ahora volvamos con Nancy, quien está en medio de la serie, El Señor te bendiga y te guarde, basada en el texto del libro de Números.

De acuerdo a la Biblia, debemos pedirle a Dios que Su rostro resplandezca sobre Su pueblo. Aquí está Nancy Leigh DeMoss.

Nancy : Si tienes la sonrisa de Dios, puedes sobrellevar la mala cara y el rechazo de cualquier ser humano.

Carmen : Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

¿Qué significa realmente está palabra “bendecida”? Nancy comenzó a definir en sesiones anteriores el concepto de lo que es una bendición, y hoy continuará en una serie llamada, El Señor te bendiga y te guarde.

Nancy : Mientras pienso en bendiciones, me doy cuenta que con frecuencia lo que considero como bendiciones no son realmente las mayores bendiciones.

Estamos viendo la bendición sacerdotal en Números capítulo 6, comenzando en el versículo 24, “El Señor te bendiga y te guarde”- y es una oración con la que estamos tan familiarizadas. Estamos comenzando hoy a ver algunas bendiciones y peticiones específicas que Dios le pide al sacerdote que las ore sobre las personas.

Mientras vemos estas bendiciones particulares que se piden, se darán cuenta que en esta oración no se incluyen algunas de las cosas que usualmente consideramos bendiciones.

Aquí no se pide nada material. No se ora por buena salud, por dinero, o por una casa más grande. Algunas considerarían una bendición el tener un esposo y quizás digan, “Esa es una bendición que realmente me gustaría tener”.

Algunas que ya tienen el esposo modificarían esto y dirían, “Bueno, lo que me gustaría tener es un esposo que sea un hombre de Dios”. Esa es una bendición que me gustaría tener. Esas cosas son bendiciones, y no hay nada de malo en tenerlas.

Y no está mal pedir estas cosas, pero es interesante que las bendiciones anheladas aquí en Números capítulo 6 son más significativas que aquellas que son terrenales, que son bendiciones temporales.

Yo creo que en esta oración, en esta bendición, hay varias peticiones que de obtenerlas, pudiéramos seguir adelante sin necesitar otras muchas bendiciones.

Dios nos da otras bendiciones, y gracias a Él por esto. No hay nada de malo en disfrutar las bendiciones del Señor. Debemos disfrutarlas, pero lo que vemos en esta bendición, en esta oración, es el corazón de Dios en términos de lo que realmente importa, lo que son las prioridades.

Déjenme leerles, entonces, las bendiciones, y luego vamos a ver la primera petición.

Entonces el Señor habló a Moisés, diciendo: “Habla a Aarón y a sus hijos, y diles: “Así bendeciréis a los hijos de Israel. Les diréis: “El Señor te bendiga y te guarde; el Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; el Señor alce sobre ti su rostro, y te dé paz. Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré.” (Números 6:22-27).

Al hacer estas peticiones, y pedir estas bendiciones; estamos pidiéndole al Yo Soy quien es quien puede complacer estas peticiones. Eso te lo garantizo. No puedes hacerle a nadie más en la Tierra estas peticiones y esperar recibirlas.

Tu esposo no puede hacer estas cosas por ti. Tu mejor amigo, tu pastor, consejero, no puede, en última instancia, hacer estas cosas por ti. Si quieres estas bendiciones, tienes que pedírselas al Señor.

Por eso empieza diciendo, “El Señor te bendiga”. Y entonces la primera petición específica. “El Señor te guarde.”

Esta es una petición de protección del mal, de protección del maligno . Es interesante aquí, al mirar la frase entera, “El Señor te bendiga y te guarde,” ver que por un lado, Dios está proveyendo bendiciones para Su pueblo. “El Señor te bendiga…”

Y por el otro lado, “El Señor te guarde” – Se le pide que nos cuide, que nos guarde y te proteja del enemigo que nos quiere robar las bendiciones. Es decir que el Señor nos da Sus bendiciones, y entonces que el Señor mismo nos guarda; que el Señor provea protección para nosotras del maligno y de aquellos que pudieran tratar de robarnos las bendiciones.

El propósito de esta protección era guardar a Israel en su relación de pacto con Dios, de guardarles de caer, de mantenerlos en alto, sostenerlos, protegerlos. Vemos en las Escrituras que el Señor era el guardador de Israel, así como el Señor es nuestro guardador.

El pasaje que viene a mi mente cuando pienso en que soy guardada por el Señor, es el Salmos 121. Salmos 121 dice en los versículos 4-8,

He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. El Señor es tu guardador…. El Señor te protegerá de todo mal; El guardará tu alma. El Señor guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre.

Esto nos dice a nosotras que el Señor es quien nos guarda. Amigas, les diré que mientras más crezco en el Señor, mientras más camino en la vida, más consciente estoy de que no puedo cuidarme a mí misma. El hecho de que hoy continúe siendo una hija de Dios no es porque yo me haya aferrado a Él.

Es porque Él es quien me guarda, y esto debe hacernos sentir seguras y debe confortar nuestros corazón cuando estemos en medio de esas etapas de la vida y pensemos, “No puedo sostenerme”. A fin de cuentas, tu salvación, tu preservación no depende de que te mantengas. Depende de que el Señor es tu guardador, el Señor te sostiene.

No puedes depender de otros para que te guarden. No tienes la seguridad de que tu esposo siempre caminará con el Señor. No puedes saber si tu pastor siempre caminará con el Señor. Nuestra confianza tiene que estar en el Señor que nos guarda. Que el Señor es nuestro guardador.

Esa palabra guardar es una palabra que significa “mantener a salvo; conservar; preservar cuidadosamente”.

No importa las circunstancias en que te puedas encontrar, así como los hijos de Israel cuando se encontraron por años deambulando por el desierto. Dios está atento.

● Él es un centinela.

● Él está despierto.

● Él sabe lo que está sucediendo.

● Él es siempre nuestro guardador.

Al llegar a esta magnífica oración sacerdotal del Señor Jesús en el Evangelio de Juan en el capítulo 17, vemos este tema del Señor protegiéndonos.

Jesús ora mientras se prepara para ir a la cruz, Él ora por Sus discípulos, y Él ora por nosotros, y ¿qué es lo que Él ora?

Nuestro gran sumo Sacerdote ora por estas mismas bendiciones para nosotras, “El Señor te guarde.” Jesús dice en Juan capítulo 17 en el versículo 9, “Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me has dado; porque son tuyos”.

Versículo 11: “Ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el mundo, y yo voy a ti, “dijo Jesús, “voy al cielo”. Pero ellos tendrán que quedarse aquí y lidiar con este mundo malo. Y Jesús ora, “Yo voy a ti. Padre Santo, guárdalos en Tu Nombre”.

Versículo 12:

Cuando estaba con ellos, los guardaba en tu nombre, el nombre que me diste; y los guardé y ninguno se perdió, excepto el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliera.

Versículo 15, Jesús le dice a Su Padre, “No te ruego que los saques del mundo [mientras estén en el mundo], sino que los guardes del maligno”. Protégelos. No solo que le des una ruta de escape, sino que mientras estén en este mundo malo, Tú los cubras. Protege sus almas. Guarda sus corazones.

Y Él dice, “No ruego solo por estos,” es decir, por los discípulos que vivían entonces, –y personalmente me encanta esta parte– “sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos” (versículo 20). ¿Quiénes son estos? Estos somos nosotras.

Jesús oró por nosotras. Él oró, “Padre, guárdalos en Tu Nombre. Guárdalos a salvo. Mantenlos fieles. Mantelos protegidos. Guárdalos de pecar.

Y entonces Él oró, “Guárdalos de este mundo malo”. De Satanás –Satanás es como un león rugiente, siempre acechando, buscando a quien devorar. Él está activo. Él está vivo. Él está bien. Él ya ha sido vencido, pero Él no lo ha admitido todavía.

Hay muchas ocasiones, particularmente cuando me estoy preparando para enseñar un material nuevo, que libro una lucha interna en mi corazón por varias razones. Algunas veces, cuando la verdad que me preparo para exponer es muy importante, me siento como si estuviera en medio de una batalla espiritual, porque voy a tratar con algo tan vital, tan clave para ayudar a las mujeres a ser libres, que tengo la impresión algunas veces que el maligno está haciendo todo lo que puede para hacerme caer, para hacerme pecar, para inhabilitarme para exponer esta verdad y no poder enseñarla efectivamente.

Cuando me doy cuenta de esto, resulta ser tan alentador saber que Jesús oró para que yo fuera guardada del maligno, que Él ha puesto un cerco de protección alrededor de mí, y que el maligno, Satanás, así como es de poderoso, no me puede tocar porque estoy protegida por Dios.

Estoy protegida. “El Señor te bendiga y te guarde”. Y pienso en esa bendición en el libro de Judas cuando dice: “Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída” (versículo 24). ¡Oh cuán agradecida estoy por esto!

Si Dios no me guardara de caer, todo lo que haría sería caerme. Pero Él puede guardarme. Él puede protegernos de caer y presentarnos sin falta, sin mancha, delante de la presencia de Su gloria con gran gozo.

Al único sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria, dominio, y poder por siempre. Al mirar hacia toda la eternidad y a la perspectiva de pasarnos la eternidad con Cristo, lo que nos mantiene desde ahora y hasta entonces es el poder de Dios.

“El Señor te bendiga. El Señor te guarde”. Entonces venimos a esta petición, o a este par de peticiones, en el versículo 25 de Números capítulo 6.

“El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; el Señor alce sobre ti su rostro.” En esta oración para que Dios nos guarde, para que Dios nos proteja, vemos una oración por protección. “El Señor te bendiga y te guarde.” El Señor te proteja del maligno. El Señor te proteja del mal.

Ahora vemos una petición por la presencia de Dios , no solo Su protección, sino también por Su presencia. “El Señor haga resplandecer Su rostro sobre ti, “y entonces la frase paralela en el versículo 26, “El Señor alce sobre ti su rostro”.

Recuerden en el libro de Éxodo cuando Dios le dijo a Moisés, “Quiero que guíes a los hijos de Israel a la Tierra Prometida, y yo les daré provisión; yo les protegeré”.

Dios les dio una lista de cosas – “Yo les enviaré Mi ángel para que vaya con ustedes” – y Moisés le dijo, “Espera un minuto, Señor”, “¿Y qué de Tu presencia?”

“Si tenemos todos Tus regalos y todas Tus bendiciones, pero no te tenemos a Ti, no quiero ir, tengo que saber, Señor, que Tú estás con nosotros en esto”.

Es tan importante para nosotras pedirle al Señor, por nosotros y por los demás, que la presencia de Dios esté en nuestras vidas. Este es el concepto que es presentado aquí cuando dice, “El Señor haga resplandecer Su rostro sobre ti”.

El “rostro de Dios” significa la presencia de Dios. Cuando el rostro de Dios “brilla sobre Su pueblo,” esto significa que Dios se complace en Su pueblo.

Matthew Henry dijo, “Esto parece aludir a la sonrisa de un padre sobre su hijo.” Vemos a estos jóvenes atletas, en estos juegos de básquetbol de las escuelas secundarias donde los muchachos anotan los primeros dos puntos de su vida.

Y este joven ha estado sentado en el banco por 3 años. Y ahora está en su último año de bachillerato, y finalmente entra en el último cuarto del juego, hace un canasto y anota. ¿Hacia dónde él mira? Él mira a su entrenador o mira a su papá sentado en los bancos. Él quiere ver la sonrisa de su papá.

Nos pasamos gran parte de nuestras vidas mirando las caras de las personas en quien buscamos aprobación para ver si la hemos ganado.

Porque la cara de una persona nos dice tanto. Proverbios capítulo 16 en el versículo 15 dice que, “En el resplandor del rostro del rey hay vida, y su favor es como nube de lluvia tardía.”

Queremos ver a aquellos en autoridad, a aquellos que son importantes para nosotros y queremos ver en sus caras que todo está bien. “Tú eres aceptada. Tú puedes entrar en Mi presencia”.

La petición de esta oración no es por satisfacción de ningún rostro humano, sino para la satisfacción del rostro de Dios, saber que Dios nos mira, y que Dios se ha complacido, que Él se sonríe con nosotros, con Su pueblo como un padre se sonríe con su hijo.

Leemos en el libro de Éxodo que Dios habló a Moisés cara a cara, como un hombre habla con un amigo. Esto es una señal de que, “Tú eres bienvenido. Ven ante Mi presencia. Yo te doy la bienvenida para estar aquí”.

Y mientras pensamos en el rostro de Dios, nos damos cuenta que en esta vida, siendo lo que es, a veces tenemos que lidiar con el ceño fruncido o con la desaprobación de los demás.

Puede que algunos nos rechacen. Puede ser que nuestros padres nunca nos hayan mirado con gracia en sus rostros, y esto puede ser un recuerdo o una imagen que guardamos hasta estos días.

Puede ser que sus esposos no les sonrían, no les miren con aprobación. Pero quiero decirles algo: si tienen la sonrisa de Dios, pueden sobrevivir las malas caras y el rechazo de cualquier figura humana.

Ahora bien esto no quiere decir que no importa. No significa que esto no duela, pero en última instancia, la complacencia, la aceptación que necesitamos buscar, la bendición que necesitamos es la sonrisa de Dios.

La amistad con Dios – piensen en este versículo 2da a los Corintios capítulo 4 en el versículo 6 que nos dice,

…Dios, quien dijo, “De las tinieblas resplandecerá la luz,” es el que ha brillado en nuestros corazones para darnos la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo.

Como verán, cuando Jesús vino a esta Tierra, Dios se hizo hombre. Pudiéramos decir que Él estaba poniéndole un rostro humano a Dios. En la cara de Cristo, vimos la gloria de Dios. Jesús era Dios sonriéndole a Su pueblo y haciéndose carne para que pudiéramos ver las bendiciones y el favor de Dios.

Déjenme decirles que el rostro de Dios también puede ser algo aterrador. El Salmo 104 el versículo 29 dice, “Escondes tu rostro, se turban”. Cuando Dios esconde Su rostro…Pensamos en el rostro de Dios como brillante, santo, y luminoso, ¿y qué le hace la luz a la oscuridad? La expone.

Al encender la luz en un lugar oscuro, podemos comenzar a ver los insectos y los gusanos y todo lo que sale arrastrándose, corriendo para esconderse.

A algunas cosas no les gusta que las expongan a la luz. Cuando pienso en el rostro de Dios, en sentido humano, es como esos amigos que casi pueden ver a través de ti. En esos casos nos sentimos como que, “Ellos saben lo que estamos pensando.”

Bueno, pues estamos lidiando con Uno con U mayúscula, que puede ver a través de nosotras, delante de quien todas las cosas están desnudas y al descubierto a Su vista , dice en Hebreos capítulo 4 en el versículo 13. El estar delante de la presencia de Dios, si nuestros corazones no son puros, es algo aterrador.

¿Recuerdan en el Huerto del Edén después de que Adán y Eva pecaron contra Dios, qué hicieron ellos? Ellos se escondieron de la presencia del Señor Dios. Esta palabra presencia es la misma palabra que se usa en Números capítulo 6 y que es traducida como, “rostro o semblante”. Ellos se escondieron del rostro de Dios.

“No nos mires. No podemos soportar tu mirada”. Han visto esto, tal vez con sus hijos cuando han hecho algo malo, y no quieren mirarles a los ojos.

Y tú le dices, “Mira a mami a los ojos,” pero tienen miedo. Porque son culpables. Ellos lo saben. Cuando nosotros somos culpables delante de Dios, cuando experimentamos lo que dice el Salmo 90 en el versículo 8, “Has puesto nuestras iniquidades delante de ti, nuestros pecados secretos a la luz de tu presencia,” estar en esa situación resulta algo aterrador.

Por eso es que necesitamos la siguiente petición dentro de esta bendición. “El Señor haga resplandecer Su rostro sobre ti” (Números 6:25). Me recuerda el Salmo 67 el versículo 1 donde tenemos una oración similar, “Dios tenga piedad de nosotros y nos bendiga, y haga resplandecer su rostro sobre nosotros”.

Entonces habiendo ya orado por la protección y por la presencia de Dios, y porque el rostro de Dios brille sobre nosotros, ahora la oración es por el perdón de Dios – por perdón de nuestros pecados que han sido expuestos a la luz de Su rostro. Que “Dios tenga piedad de nosotros”.

Como cuando decimos la oración que Jesús nos enseñó a orar, “Perdona nuestras ofensas” (Mateo 6:12). “Ten misericordia de nosotros pecadores. Necesitamos de tu gracia”. Y la gracia en su naturaleza misma es inmerecida.

No la merecemos. No la podemos ganar. El resultado de la satisfacción de Dios es Su gracia. Su pacto de misericordia es fundamental para nuestra salvación, el darnos cuenta que Dios ha hecho resplandecer Su rostro sobre nosotros. Necesitamos que Su misericordia y Su gracia vengan sobre nosotras.

Pienso en este pasaje del León, la Bruja, y el Ropero donde Aslan es el gran león, el poderoso y feroz león. Él es el rey de las bestias; él es el señor de los bosques. En esta historia, Lucy, la niña, le pregunta al Sr. y a la Sra. Castor la primera vez que escucha hablar de Aslan, “¿Es seguro estar con él?”

El Sr. Castor le respondió, “¿Quién dijo algo acerca de seguro? Claro que no. Pero él es bueno. Él es el rey. Eso sí te digo”. Qué retrato de la gracia de Dios. ¿Es Él seguro? Bueno, si los pecadores vienen ante Su presencia y está sobre ellos el juicio, la ira y el terror del Señor, esto debería aterrarnos si estamos separadas o apartadas de Su gracia.

Pero cantamos de esa gracia, hablamos sobre ella, pero ¿realmente nos apropiamos de ella?

Por su gracia miro que peque y su ley divina quebrante, mi alma entonces contempló por fe al Salvador, Mi alma allí divina gracia halló, Dios allí perdón y paz me dio, del pecado allí me liberto, el Salvador

Cantamos acerca del Calvario, que es donde esta gracia fue derramada.

Maravillosa gracia vino Jesús a dar, más alta que los cielos, más honda que la mar, más grande que mis culpas, clavadas en la cruz, es la maravillosa gracia de Jesús… (Maravillosa Gracia))

¿Dónde? En el Calvario. Allí fue que Dios hizo que Su rostro resplandeciera sobre nosotros.

El terror de Su rostro eventualmente se transformó en la sonrisa y el favor de Su rostro que estuvieron en la cruz de Cristo donde Él nos mostró Su gracia. Allí fue donde Él dijo, “Yo soy el Dios de toda gracia, y quiero bendecirles con esta gracia”.

Enséñanos, Padre, a conocer acerca del terror del Señor y lo que significa vivir bajo el escrutinio de tu mirada, que todo lo encuentra y que todo lo sabe.

Y entonces, por Tu gracia, que Tu ceño de justicia sea transformado en Tu sonrisa de justicia. Y así oramos Señor, bendícenos y guárdanos y haz que Tu rostro resplandezca sobre nosotros y que Tu gracia sea sobre nosotros. En Nombre y por la causa de Cristo oramos esto, amen.

Carmen: Nancy nos ha compartido hoy acerca de una increíble oración:”Que el rostro de Dios resplandezca sobre ti.” Oramos pidiendo esto para los oyentes de Aviva Nuestros Corazones.

Si has estado escuchando el programa por un período de tiempo y aprecias lo que Dios está haciendo a través del ministerio, ¿considerarías apoyarnos a un mayor nivel? Sé parte de nuestro ministerio. Puedes encontrar más detalles visitando AvivaNuestrosCorazones.com. Allí podrás encontrar muchos recursos que te ayudarán en tu caminar con el Señor.

Si todo el mundo está buscando obtener la paz, ¿por qué será que a veces es tan difícil de encontrar? Contestaremos esto en nuestro próximo programa de Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries. Y yo quiero que mi mamá asista a la Conferencia de Mujer Verdadera.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de Las Américas de no ser que se indique lo contrario.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

Valiosos para DIos

Isha – Salmos

DÍA 149 – Salmo 113

Dosis: Redención

Valiosos para DIos

“Él levanta del polvo al pobre y saca del muladar al necesitado; los hace sentarse con príncipes, con los príncipes de su pueblo. A la mujer estéril le da un hogar y le concede la dicha de ser madre.” (Salmo 113:7–9) (NVI)

En México les llaman pepenadores. Trabajan en los basureros buscando cosas reciclables, y suelen encontrar verdaderos tesoros. Unos años atrás leí un reportaje sobre una pareja que se iba todos los días al basurero de la ciudad y recogía cosas útiles. Cuando el reportero visitó su casa, ¡se cayó de espaldas! Vivían en comodidad, con autos de lujo y un refrigerador repleto. ¿Y cómo consiguieron tanto dinero? “La gente no sabe lo que tira”, respondieron.

Un amigo mío trabajaba con drogadictos y alcohólicos. Un día recibió una carta que lo ruborizó: “No pierda el tiempo con esa gente. Deben morir en la silla eléctrica y punto”. ¡Qué bueno que mi amigo no pensaba igual! Ciertamente se necesita un corazón de siervo como el de él, pero él solo está imitando a su Padre Celestial. Porque Dios levanta del polvo al pobre. Va al basurero y encuentra al necesitado.

Dios me sacó a mí también del basurero del pecado. En cierta ocasión leí la siguiente frase: “¿Qué diferencia hay entre una prostituta y tú, mujer?” El autor concluyó: “La ropa que visten”. Todas hemos pecado. La Escritura es tajante al respecto. La mentira nos separa de Dios tanto como el adulterio o el homicidio. Las consecuencias son más graves para aquellos pecados que abusan del cuerpo y que privan a otros de la vida, pero delante de Dios, el pecado nos separa a todos de su santidad.

Pero Jesús vino para darnos buenas noticias. Por su sacrificio y su sangre, hoy podemos entrar a su presencia. Él nos hace sentar al lado de príncipes y de su Hijo, el Príncipe de Paz. No porque seamos mejores, sino porque en Cristo somos valiosas. Pidamos perdón a Dios si hemos pensado que alguna clase de personas son menos valiosas y merecen estar en un basurero. Más bien demos gracias a Dios porque tuvo a bien sacarnos del muladar.

Y finalmente en el versículo leemos algo más: la dicha de la mujer estéril a quien Dios da un hogar. No sé cuál sea tu situación el día de hoy, pero confía en estas palabras. Si hoy vas por la vida sin un hogar, Jesús te ofrece uno. Cristo nos ofrece un lugar de pertenencia, y puede ser nuestro hoy mismo.

Oración: Señor, gracias por rescatarme del polvo de mi pecado. Ayúdame a ver a los demás valiosos para ti. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 165). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

 

Un roquero transformado

Lunes 17 Febrero

¿No es mi palabra como fuego, dice el Señor, y como martillo que quebranta la piedra?

Jeremías 23:29

Un roquero transformado

El sonido de botas con tacos de hierro resonaba en las callejuelas de la vieja ciudad. Las chaquetas de cuero negro adornadas con calaveras y huesos cruzados daban miedo. Cuando esos roqueros llegaron a la plaza del mercado, observaron un puesto en el que unos cristianos ofrecían Biblias, libros y tratados evangélicos. Fueron directamente a ese lugar e increparon a los expositores.

Para su gran sorpresa, uno de los creyentes se adelantó, les habló del amor de Dios y les explicó que Jesucristo, el Hijo de Dios, murió en la cruz para salvar a los hombres. Uno de los roqueros, en la última fila, se impresionó por la tranquilidad y firmeza de su interlocutor. Sin dejarse ver, tomó un tratado y lo escondió en su bolsillo.

Mediante su lectura, creyó en Jesucristo, quien lo liberó de sus adicciones, lo salvó de la muerte y lo llevó a conocer la paz con Dios. Con el tiempo ese joven comenzó a presentar el Evangelio y se convirtió en un ardiente predicador.

Treinta años más tarde, predicando el Evangelio en su ciudad natal, relató este episodio de su historia. Entre los oyentes notó a un anciano en la primera hilera, quien con el rostro visiblemente emocionado lo escuchaba atentamente. De repente lo reconoció: era el cristiano que en aquella oportunidad le había hablado del amor de Dios.

“Echa tu pan sobre las aguas; porque después de muchos días lo hallarás” (Eclesiastés 11:1).

Éxodo 1 – Hechos 2 – Salmo 23 – Proverbios 10:1-2

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch