43/63 – El Mandamiento más Importante | Marcos 12:28-34 

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

Serie: Marcos

43/63 – El Mandamiento más Importante | Marcos 12:28-34

Ps. Sugel Michelén

El pastor Michelén ha formado parte del Consejo de Ancianos de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana, durante más de 30 años.Tiene la responsabilidad de predicar la Palabra regularmente en el día del Señor.Tiene una Maestría en Estudios Teológicos y es autor de varios libros: Historia de las Iglesias Bautistas Reformadas de Colombia, Coautor junto al Pastor Julio Benítez; La Más Extraordinaria Historia Jamás Contada, Palabras al Cansado – Sermones de aliento y consuelo; Hacía una Educación Auténticamente Cristiana, El que Perseverare Hasta el Fin; y publica regularmente artículos en su blog “Todo Pensamiento Cautivo”https://www.todopensamientocautivo.com/

Él es instructor asociado en Universidad Wesleyana en Indiana (IWU), extensión en español; enseña Filosofía en el Colegio Cristiano Logos; y durante 10 años, ha sido profesor regular de la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas (ACSI) para América Latina. El pastor Michelén, junto a su esposa Gloria tiene tres hijos y cuatro nietos.

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

1/2 – Convicciones que conquistaron el mundo

Ravi Zacharias Ministerios Internacional

Pensemos

1/2 – Convicciones que conquistaron el mundo

“Pensemos con el Dr. Ravi Zacharias” es una producción de RZIM y es un excelente recurso para los cristianos que anhelan entender la fe y testificar con inteligencia.

http://www.rzim.org

¿Por qué Martín Lutero publica las 95 TESIS y cuáles fueron las consecuencias?

BITE

¿Por qué Martín Lutero publica las 95 TESIS y cuáles fueron las consecuencias?

El concilio de Constanza de 1417 que quemó a Jan Hus en la hoguera, había suprimido el movimiento de reforma iniciado por John Wycliffe.

Un siglo después, un monje y profesor de la Universidad de Wittenberg, Martín Lutero, tomó la batuta de los reformadores.

En 1516, Alberto de Brandenburgo le pidió prestada una suma sustancial a los banqueros alemanes para comprarle al papa León X el arzobispado de Mainz, a pesar de tener ya otros dos obispados. Las dinastías poderosas tenía intereses creados para mantener a la Iglesia como un negocio familiar.

El arzobispado de Mainz haría de Alberto el primado de Alemania. Pero ocupar tres obispados era irregular. Se necesitaba mucho dinero, pero Alberto sabía que el papa lo necesitaba.

El papa autorizó a Alberto a vender indulgencias, que eran básicamente certificados de remisión de pecados, con el objetivo conseguir el dinero. La mitad del dinero iría al papa para reconstruir la catedral de San Pedro, y el resto a Alberto para pagar el dinero prestado para sobornar al papa.

Pero un desconocido monje llamado Martín Lutero había estado leyendo el Nuevo Testamento, en griego y latín, recientemente traducido por Erasmo. Con estas lecturas Lutero aprendió que Jesús ya había pagado el precio requerido para la salvación de la persona. Jesús era el cordero de Dios, sacrificado en la cruz como nuestro sustituto. Había llevado sobre él toda la pena de nuestro pecado. No había nada que los seres humanos pudieran pagar para comprar la salvación. Todo lo que teníamos que hacer era arrepentirnos de nuestros pecados y recibir por fe la dádiva de Dios.

Lutero se dio cuenta de que la venta de indulgencias era explotar a las masas en nombre de la religión. Como sacerdote, Lutero era responsable de educar a su rebaño y protegerlo de los lobos voraces. En este caso, los lobos resultaban ser sus superiores, a quienes había hecho el voto de obedecer. Pero también era profesor con ciertas libertades académicas; tenía el derecho de expresar sus opiniones para el escrutinio de sus colegas y estudiantes.(2)

El 31 de octubre de 1517, Lutero clavó sus famosas noventa y cinco tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg. Era una apelación al debate académico. Decía Lutero que la iglesia estaba en un error y que vender las indulgencias era una explotación corrupta de las masas pobres. Su desafío fue tan sensacional, que de inmediato se empezaron a hacer muchas copias de las tesis.

En diciembre de 1520 se le preguntó a Lutero si estaba dispuesto a comparecer ante el emperador Carlos para ser juzgado por herejía. Jan Hus, el reformador checo, y otros de los predecesores de Lutero habían sido quemados en la hoguera a pesar de que la iglesia les aseguro salvoconducto. A Lutero no se le había dado tal seguridad, sin embargo aceptó asistir.

Felizmente, Federico, duque de Sajonia y protector de Lutero, obtuvo el salvoconducto.

Lutero enfrentó el juicio en la ciudad de Worms. Las autoridades intentaron intimidarlo para someterle, o eliminar la amenaza que representaba este pobre monje.

Lutero no estaba procurando ser un héroe. Estaba siendo obediente a su conciencia, de la que afirmaba que estaba cautiva a la palabra de Dios. El no sabía que estaba inaugurando una nueva era, desatando un movimiento de grandes dimensiones.

Así inició la Reforma Protestante. Una reforma de la que seguimos hablando 500 años después.

Gran parte del material para este video se extrajo del libro: El libro que dio forma al mundo de Vishal Mangalwadi

Puedes seguirnos en nuestras Redes Sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/
Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/

Inscríbete a nuestro newsletter: http://biteproject.com

14/17 – Hijo del Hombre

El Proyecto Biblia

Serie: Temas Bíblicos

14/17 – Hijo del Hombre

 

Si pensaste que “Cristo” era el apellido de Jesús o el título que Él se dio a sí mismo, ¡piénsalo de nuevo! El título que Jesús usó con más frecuencia para sí mismo es “Hijo del hombre”. En este video, exploraremos el significado de esta frase fascinante y veremos cómo nos invita a participar en una historia bíblica más amplia.

Créditos:

Producción de Localización en Español – Unicornio Films, Santo Domingo, República Dominicana.

Traducción: Jairo Namnún/Luis Sena
Locución: Juan Carranza/ Raeldo López
Diseño y Animación: Mario Escobar
Supervisor de Postproducción: Mario Escobar
Asistente de Producción: Laura Cabrera
Producción: Denny Féliz
Coordinación de Producción: Jammy Báez

 

Hoy les doy a elegir

Isha – Salmos

DÍA 154 – Salmo 119

Dosis: Obediencia

Hoy les doy a elegir

“Felices son los que obedecen sus leyes, y lo buscan con todo el corazón.” (Salmo 119:2) (NTV)

Actualmente la mayoría vivimos la vida decidiéndolo todo: qué comer, qué vestir, qué estudiar, a dónde ir. Por lo que naturalmente, lo que vivimos es el resultado de lo que hemos decidido. Sin embargo, en ciertas circunstancias recurrimos a Dios pensando que en su autoridad puede cambiar los resultados de aquello que nosotras hemos escogido, cuando en realidad, Él desde el principio, ya nos dio a elegir.

Desde tiempos antiguos, Dios mismo nos abrió ese compás de decisión, permitiéndonos a nosotras escoger, según lo que queramos. Él instruyó a su pueblo con estas palabras: “Hoy les doy a elegir entre la bendición y la maldición: bendición, si obedecen los mandamientos que yo, el Señor su Dios, hoy les mando obedecer; maldición, si desobedeciendo se apartan del camino que hoy les mando seguir”.

La bendición nos alcanzará si con el corazón decidimos obedecer su Palabra, más allá de todo, a pesar de nuestros propios intereses. Pero obedecer cuesta trabajo, y a veces sin darnos cuenta nos encontramos escogiendo la maldición en vez de la bendición. Escojamos la bendición a través de la obediencia, sólo así garantizaremos un futuro pleno, lleno de las bendiciones prometidas, no sólo a nosotras, sino también para las generaciones que llegaran a través nuestro. Dios quiere que ésta sea una decisión consciente: “Hoy te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes… Ama al SEÑOR tu Dios, obedécelo y sé fiel a Él, porque de Él depende tu vida, y la de tu familia.

Hoy que soy madre comprendo qué tan importante es para nosotras saber a nuestros hijos obedientes, no para que les premiemos por su obediencia, sino para que por causa de ella sean plenamente bendecidos. Si el primer mandamiento con promesa es: “Honra a tu padre y a tu madre para que te vaya bien”, promesa que nos asegura un futuro bueno. ¿Cuánto más no seremos bendecidas, si obedecemos a nuestro amante Padre Celestial? Estamos a tiempo de ejercitarnos en la práctica de la obediencia, un día a la vez. Vivamos la aventura de lograrlo a diario. ¡Hagámoslo!

Oración: Hoy escojo la vida Señor, para que me bendigas a mí y a mis generaciones. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 171). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Para mí el vivir es Cristo (2)

Sábado 22 Febrero

Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Filipenses 1:21

Cristo, vuestra vida.

Colosenses 3:4

Para mí el vivir es Cristo (2)

¿Quién escribió estas sorprendentes palabras? Un prisionero, el apóstol Pablo, mientras estaba encarcelado en Roma. Su vida corría peligro, sin embargo no estaba preocupado. Sabía que la muerte era un pasaje que lo conduciría a la presencia de Jesús. Esta declaración reposa sobre el hecho de que Pablo tenía plena confianza en las promesas de Dios.

Al escribir “para mí el vivir es Cristo”, Pablo afirma que Jesucristo es la fuente, el sentido y la meta de su vida. Y su afirmación tiene un profundo significado cuando se la pone en relación con las palabras de Jesús. Citemos algunas del evangelio según Juan:

“El que en mí cree, no tendrá sed jamás” (cap. 6:35).

“El agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna” (cap. 4:14).

“El que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (cap. 8:12).

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (cap. 14:6).

Si las recibimos, estas palabras de Jesús nos tocan hasta lo más profundo de nuestro ser. Ellas responden a nuestra búsqueda de sentido, a nuestra sed de vida, y nos dan la paz. Esa ha sido la experiencia de muchos creyentes desde el comienzo del cristianismo hasta nuestros días. Una fiel sierva del Señor decía: «Mi gozo de vivir es el amor –el amor de Cristo–, esta relación que Dios me permite tener con él y con su amado Hijo, desde la edad de 12 años, y que me sostiene. Esta relación cotidiana me hizo comprender el verdadero sentido de la vida».

Éxodo 6 – Hechos 6 – Salmo 25:11-15 – Proverbios 10:11-12