Hoy les doy a elegir

Isha – Salmos

DÍA 154 – Salmo 119

Dosis: Obediencia

Hoy les doy a elegir

“Felices son los que obedecen sus leyes, y lo buscan con todo el corazón.” (Salmo 119:2) (NTV)

Actualmente la mayoría vivimos la vida decidiéndolo todo: qué comer, qué vestir, qué estudiar, a dónde ir. Por lo que naturalmente, lo que vivimos es el resultado de lo que hemos decidido. Sin embargo, en ciertas circunstancias recurrimos a Dios pensando que en su autoridad puede cambiar los resultados de aquello que nosotras hemos escogido, cuando en realidad, Él desde el principio, ya nos dio a elegir.

Desde tiempos antiguos, Dios mismo nos abrió ese compás de decisión, permitiéndonos a nosotras escoger, según lo que queramos. Él instruyó a su pueblo con estas palabras: “Hoy les doy a elegir entre la bendición y la maldición: bendición, si obedecen los mandamientos que yo, el Señor su Dios, hoy les mando obedecer; maldición, si desobedeciendo se apartan del camino que hoy les mando seguir”.

La bendición nos alcanzará si con el corazón decidimos obedecer su Palabra, más allá de todo, a pesar de nuestros propios intereses. Pero obedecer cuesta trabajo, y a veces sin darnos cuenta nos encontramos escogiendo la maldición en vez de la bendición. Escojamos la bendición a través de la obediencia, sólo así garantizaremos un futuro pleno, lleno de las bendiciones prometidas, no sólo a nosotras, sino también para las generaciones que llegaran a través nuestro. Dios quiere que ésta sea una decisión consciente: “Hoy te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes… Ama al SEÑOR tu Dios, obedécelo y sé fiel a Él, porque de Él depende tu vida, y la de tu familia.

Hoy que soy madre comprendo qué tan importante es para nosotras saber a nuestros hijos obedientes, no para que les premiemos por su obediencia, sino para que por causa de ella sean plenamente bendecidos. Si el primer mandamiento con promesa es: “Honra a tu padre y a tu madre para que te vaya bien”, promesa que nos asegura un futuro bueno. ¿Cuánto más no seremos bendecidas, si obedecemos a nuestro amante Padre Celestial? Estamos a tiempo de ejercitarnos en la práctica de la obediencia, un día a la vez. Vivamos la aventura de lograrlo a diario. ¡Hagámoslo!

Oración: Hoy escojo la vida Señor, para que me bendigas a mí y a mis generaciones. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 171). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s