4/7 – ¿Qué hace que una Iglesia sea una Iglesia?

Iglesia Biblica del Señor jesucristo

4/7 – ¿Qué hace que una Iglesia sea una Iglesia?

Serie: La Iglesia, el cuerpo de Cristo

Ps. Sugel Michelén

 

El pastor Michelén ha formado parte del Consejo de Ancianos de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana, durante más de 30 años.Tiene la responsabilidad de predicar la Palabra regularmente en el día del Señor.Tiene una Maestría en Estudios Teológicos y es autor de varios libros: Historia de las Iglesias Bautistas Reformadas de Colombia, Coautor junto al Pastor Julio Benítez; La Más Extraordinaria Historia Jamás Contada, Palabras al Cansado – Sermones de aliento y consuelo; Hacía una Educación Auténticamente Cristiana, El que Perseverare Hasta el Fin; y publica regularmente artículos en su blog “Todo Pensamiento Cautivo”https://www.todopensamientocautivo.com/

Él es instructor asociado en Universidad Wesleyana en Indiana (IWU), extensión en español; enseña Filosofía en el Colegio Cristiano  Logos; y durante 10 años, ha sido profesor regular de la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas (ACSI)  para América Latina.

El pastor Michelén, junto a su esposa Gloria tiene tres hijos y cuatro nietos.

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

http://www.ibsj.org

Bienaventurado el varón que soporta la tentación [las pruebas].

Octubre 9

RESISTIR HASTA EL FIN

Bienaventurado el varón que soporta la tentación [las pruebas].

Santiago 1:12

El verbo soportar en el versículo de hoy se refiere a resistir con paciencia y de forma victoriosa. Implica pasiva o incluso penosa supervivencia y se concentra en el resultado de ser victorioso. La persona que pasa por las pruebas y sale victoriosa nunca abandona su fe ni a su Dios. Demuestra que es un cristiano genuino.

Algunas personas van a la iglesia, dicen creer en Cristo y hasta se bautizan. Pero cuando se enfrentan a los problemas, ellas desaparecen. Y tal vez nunca vuelvan. Quizás afrontaron una relación quebrantada, la muerte de un ser querido, o alguna otra lucha, y las circunstancias fueron tan insoportables que culparon a Dios y se fueron, convencidas de que el cristianismo no es la solución.

Como creyentes, podemos pasar por tiempos de luchas y de dudas, pero nunca será destruida nuestra fe. Nos aferramos al Señor a pesar de nuestras pruebas porque lo amamos. Esa perseverancia amorosa resulta en verdadera bendición.

Del libro La Verdad para Hoy de John MacArthur DERECHOS DE AUTOR © 2001 Utilizado con permiso de Editorial Portavoz, http://www.portavoz.com

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros. Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

La voz potente de Dios

DÍA 47

Salmo 29

Dosis: Omnipotencia y Soberanía

La voz potente de Dios

“Tributen al SEÑOR, seres celestiales, tributen al SEÑOR la gloria y el poder. Tributen al SEÑOR la gloria que merece su nombre; póstrense ante el SEÑOR en su santuario majestuoso. La voz del SEÑOR está sobre las aguas; resuena el trueno del Dios de la gloria; el SEÑOR está sobre las aguas impetuosas.” (Salmo 29:1–3) (NVI)

Recuerdo la primera vez que presencié una tempestad. Sentí temor a pesar que sabía que tormentas tropicales eran habituales en el país que visitaba. La lluvia no cesaba, los relámpagos encendían el cielo y los truenos ensordecían. Parece ser que David compuso este salmo en medio de truenos, relámpagos y lluvia. Así hace notar de forma poética, el poder que Dios tiene sobre la naturaleza y cualquier tempestad de nuestra vida, su Señorío sobre el universo: “El SEÑOR tiene su trono sobre las lluvias; el SEÑOR reina por siempre.”

Lo primero que hace David es enfatizar que la gloria y el poder le pertenecen a este Dios majestuoso y poderoso. Y así como los seres celestiales le tributan la gloria y la honra que merece su nombre, nosotras también debemos aprender a adorarle “en la hermosura de su santidad” ¿Cómo adoras a ese Dios majestuoso que tiene poder sobre el universo y tu vida?

David escuchaba la voz de Dios en el trueno, por eso utiliza hermosas metáforas para describir el poder y la eficacia de esa voz que debemos aprender a escuchar, honrar y temer:

“La voz del SEÑOR resuena potente; la voz del SEÑOR resuena majestuosa. La voz del SEÑOR desgaja los cedros, desgaja el SEÑOR los cedros del Líbano; hace que el Líbano salte como becerro, y que el Hermón salte cual toro salvaje. La voz del SEÑOR lanza ráfagas de fuego; la voz del SEÑOR sacude al desierto; el SEÑOR sacude al desierto de Cades. La voz del SEÑOR retuerce los robles y deja desnudos los bosques; en su templo todos gritan: «¡Gloria!»

¡Hermosas figuras que ilustran la actuación extraordinaria del poder de Dios! La voz de Dios en el trueno es tan potente que desgaja los bosques de cedros del Líbano, que eran considerados ejemplos de robustez y alturas entre todos los otros. David reconocía la voz de Dios en los relámpagos y rayos, pues la describe “como llamas o ráfagas de fuego”. ¡Qué belleza al describir a un Dios soberano y majestuoso!

Confirma así, que nada de lo que suceda en este mundo escapa a la soberanía de este Señor que es Rey del universo. Pero este Dios todopoderoso, que “sacude y hace saltar a la naturaleza” es a la vez un Dios personal, por eso concluye describiendo las bendiciones especiales que Él otorga a su pueblo: “El SEÑOR fortalece a su pueblo; el SEÑOR bendice a su pueblo con la paz.”

Oración: Señor que jamás olvide que eres soberano sobre toda tormenta de mi vida y que puedo experimentar siempre tu paz. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 62). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Pequeñas faltas, grandes perjuicios

Miércoles 9 Octubre

Que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo.

Filipenses 1:27

(Jesús dijo:) Mirad, velad y orad.

Marcos 13:33

Pequeñas faltas, grandes perjuicios

En el año 1978, el pueblo de Winterthur (Suiza) fue el escenario de una forma de vandalismo inexplicable: bajo el capó de los autos estacionados, alguien cortaba los cables eléctricos. Equipos de vigilancia fueron instalados y los culpables fueron descubiertos: ¡eran comadrejas que entraban en los motores y mordían todos los elementos de caucho!

Estos hechos nos hacen pensar en un versículo de la Biblia: “Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas; porque nuestras viñas están en cierne” (Cantares 2:15). Las zorras pequeñas son criaturas aparentemente inofensivas. Pero, al juguetear en las viñas, con sus largas colas pueden causar daños irreparables a los tiernos pámpanos y, por consiguiente, a la floración y la cosecha. El pámpano, nutrido por la vid (Cristo), representa la vida del creyente que debe producir fruto para la gloria de Dios. Este versículo de Cantares es, pues, una exhortación a vigilar: muchas palabras o actitudes aparentemente inofensivas pueden poner en peligro el desarrollo de nuestra vida espiritual, interrumpir nuestra comunión con Dios. Por tanto, cualquier actividad que realicemos sin tener en cuenta a Dios será sin fruto para él.

No nos dejemos engañar: esos resbalones apenas perceptibles que a veces se producen en nuestras vidas, esos pequeños arreglos o adaptaciones, no tienen otro resultado que alterar nuestra comunión con Dios. Recordemos que incluso un mal pensamiento enturbia la comunión con el Señor y produce sequía en el corazón. Vigilemos y oremos para ahuyentar “las zorras pequeñas”.

Esdras 5 – Juan 3:22-36 – Salmo 114 – Proverbios 24:30-34

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch