Jesús, ejemplo de vida

Iglesia Evangélica Unida

Jesús, ejemplo de vida

Samuel Pérez Millos

 

Samuel Pérez Millos

 Casado con Noemí Susana Colacilli, misionera durante 24 años en Palabra de Vida.

Samuel es responsable del área de formación bíblica en la Iglesia Unida de Vigo.

 Licenciado y Master en Teología (TH. M) por el Instituto Bíblico Evangélico.

Pastor de la Primera Iglesia Evangélica de Vigo, hoy Iglesia Evangélica Unida, desde el 26 de septiembre de 1981.

Profesor de Biblia y Teología en la Facultad Evangélica de España y del Departamento de Teología Sistemática de la escuela Escrituras.

http://www.unidavigo.es

TENGAMOS ESPERANZA

Octubre 10

TENGAMOS ESPERANZA

Esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado.

1 Pedro 1:13

Usted ha oído muchos sermones y ha visto muchos libros acerca del amor y de la fe, pero ¿ha oído alguna vez un mensaje o ha leído un libro acerca de la esperanza? Por alguna razón, a veces pasamos por alto la esperanza. La esperanza es algo que falta en la experiencia cristiana de nuestra cultura. No vivimos con esperanza sobre todo porque nos concentramos demasiado en nuestras circunstancias actuales.

¿Qué es la esperanza? Es la actitud del cristiano en cuanto al futuro. La esperanza en su naturaleza intrínseca es como la fe. Ambas tienen la confianza, o una creencia en Dios, como su punto central, pero hay una diferencia entre ellas. Fe es creer en Dios en el presente, y esperanza es creer en Dios para el futuro. La fe cree en Dios por lo que ha hecho, y la esperanza cree en Dios por lo que hará.

Ponga su esperanza en Él y viva esperando el glorioso cumplimiento de su promesa futura.

Del libro La Verdad para Hoy de John MacArthur DERECHOS DE AUTOR © 2001 Utilizado con permiso de Editorial Portavoz, http://www.portavoz.com

Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros. Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org

5/9 – La autoridad del Espíritu Santo

El Amor que Vale

Serie: El increíble poder de la autoridad de Dios

5/9 – La autoridad del Espíritu Santo

Adrian Rogers

 

El Dr. Adrián Rogers es un predicador, evangelista y maestro de Biblia. Presenta las Buenas Nuevas de Jesucristo con firme convicción a través de su ministerio de radio y televisión, EL AMOR QUE VALE.

Más acerca del Dr. Adrián Rogers:

http://www.lwf.org/eaqv

4 Razones por las que la iglesia no practica la disciplina eclesiástica 

Soldados de Jesucristo

4 Razones por las que la iglesia no practica la disciplina eclesiástica

Jeremy Kimble

Algunas iglesias no practican la disciplina porque desconocen el mandato bíblico o porque no saben cómo comenzar el proceso. Otras, sin embargo, tienen preocupaciones sobre las consecuencias potenciales de tal práctica. Estas iglesias saben lo que las Escrituras enseñan sobre el tema, pero no están convencidas de su legitimidad o viabilidad pragmática. 

Las iglesias rechazan la práctica de la disciplina eclesiástica por muchas razones. Algunas creen que la práctica no concuerda con el concepto bíblico de amor. Con relación a esta idea, algunos señalarán que ninguno de nosotros es perfecto, y por lo tanto no deberíamos centrarnos en deshacernos de las personas cuando pecan. Otras sostienen que la iglesia puede errar en su práctica de disciplina eclesiástica, ya que la iglesia está llena de seres humanos falibles y pecaminosos. Finalmente, algunas otras sostienen que tal práctica es demasiado invasiva con las vidas privadas. Estas objeciones serán consideradas y respondidas a continuación. 

Objeción #1: la disciplina no es amorosa 

Muchos ven cualquier forma de disciplina como arrogante, cruel y sin amor. El amor debe mirar más allá del pecado y dejar las cosas atrás; éste cubre multitud de pecados (1 Pe. 4:8). Sin embargo, sabiendo finalmente que el pecado lleva a la muerte (Ro. 6:23), la iglesia debe entender que la disciplina es de hecho un acto amoroso. Como señal declarativa del potencial juicio escatológico, la disciplina debe servir tanto como un llamado al arrepentimiento como un medio para perseverar en la fe [1]. Lo que puede parecer carente de amor, de hecho, está destinado a demostrar el más grande tipo de amor, dirigiendo a alguien a la vida eterna. 

Dios demuestra Su amor a través de actos disciplinarios (Heb. 12:3-11, cf. 1 Co. 11:17-32), mientras busca volver los corazones de su pueblo hacia la santidad. Él también ha delegado una versión de esta autoridad divina a la iglesia, así como el disciplinar con el mismo propósito (Mt. 16:16-1918:15-17). El objetivo de la disciplina en la iglesia es ver a los miembros de ésta persiguiendo la madurez en la piedad. Dios deja claro que Su pueblo estará marcado por la santidad (1 Pe. 1:15-16, cf. Heb. 12:14), y la disciplina es uno de los medios para perseguir la santidad. Por lo tanto, cuando se hace como Dios lo ordena, la disciplina es un acto amoroso. 

Objeción # 2: la iglesia está llena de pecadores 

Otros se oponen a la disciplina eclesiástica porque todos son culpables de pecado. El argumento aquí es que la disciplina es hipócrita ya que nadie es inocente; todos estamos manchados por el pecado. Si bien esto es cierto, no niega los textos obvios en las Escrituras que hacen un llamado a que se ejerza la disciplina en la iglesia. Lejos de negar la práctica de la disciplina eclesiástica, la presencia de nuestro propio pecado debe corregir nuestro enfoque y humillarnos. 

Considera por ejemplo Mateo 7:1, donde al lector se le dice: ” No juzguéis para que no seáis juzgados”. Curiosamente, en nuestra cultura actual, la idea de juzgar a otra persona es vista como arrogante y de mente cerrada, y este versículo a menudo se usa como munición contra un concepto como la disciplina de la iglesia. Esto, sin embargo, sería una lectura incorrecta del texto. De hecho, se nos dice específicamente que nos juzguemos unos a otros dentro de la iglesia (aunque no de la manera final en que Dios juzga); Las palabras de Jesús en Mateo 18 y las palabras de Pablo en 1 Corintios 5-6 claramente muestran que la iglesia debe ejercer juicio [2]. El juicio en el contexto de la iglesia local es necesario y apropiado, pero debe hacerse de cierta manera, de lo contrario es pecaminoso (cf. Mt. 7:2-5Gál. 6:1). 

La iglesia ciertamente no debe condenar a otros injustamente. La imagen en Mateo 7:1-5 (la paja y la viga en el ojo) sugieren que debemos ser autocríticos cuando se trata de nuestro propio pecado, pero esto no con el propósito de excluir por completo el juicio de los demás, sino como un requisito previo para juzgar [3]. Esto concuerda con Gálatas 6:1, que nos dice que nosotros que somos espirituales debemos tratar de restaurar a aquellos que han pecado con un espíritu de gentileza y un ojo puesto en nosotros mismos, no sea que nosotros también seamos tentados a pecar. Por lo tanto, Jesús y Pablo no han condenado el juzgar en absoluto, sino que más bien han llamado a la iglesia a ser irreprochable en su forma de hacerlo al examinar primero sus propios corazones. 

Objeción # 3: la iglesia puede estar equivocada 

Algunos cuestionarán la legitimidad de la autoridad de la iglesia al emitir una advertencia a los pecadores no arrepentidos [4]. Si la iglesia no es infalible, ¿será el juicio emitido contra un individuo pecador siempre correcto? Esta es una pregunta crucial a responder. 

Cuando se considera la legitimidad de tal pronunciamiento proveniente de la iglesia, uno debe tomar en consideración los pasajes clave de Mateo 16 y 18. Estos pasajes se refieren específicamente a la autoridad dada a la iglesia a través de las llaves del reino, así como el poder de atar y desatar (Mateo 16:1918:18). Jesús no le da carta blanca a la iglesia para hacer lo que le plazca y suponer su bendición en todas las acciones. De hecho, él ofrece una severa advertencia a las iglesias para que no abusen de este principio y práctica. Jesús está haciendo una promesa concerniente a una situación muy específica: el mantenimiento de la integridad del cuerpo de Cristo [5]. Como tal, si la iglesia debe poseer la autoridad como se establece en Mateo 16:19 y 18:18, la comunidad debe actuar de acuerdo con la verdad de las Escrituras y los detalles específicos de cada situación disciplinaria [6]. 

Entonces, cuando una iglesia —no importa cuán grande e influyente o pequeña y aparentemente insignificante— actúa de acuerdo con la Palabra de Dios, su autoridad es real, aunque mediada. La iglesia posee un tipo de poder tal que existe un reconocimiento celestial de las transacciones terrenales, pero sólo cuando se maneja según las instrucciones divinas [7]. Ejercer la disciplina en la iglesia, entonces, es un asunto muy delicado. Kevin Vanhoozer resume útilmente la interpretación correcta de estos pasajes, diciendo: “En última instancia, solo Dios puede juzgar el corazón humano. Al mismo tiempo, la iglesia ha recibido una comisión dominical y apostólica de preservar la verdad y buscar la santidad” [8]. Por lo tanto, la iglesia debe aplicar humildemente y con discernimiento la autoridad que Cristo le otorgó. 

La disciplina de la iglesia, por lo tanto, es una “advertencia”, no una “declaración” irrevocable. La iglesia reconoce a Dios como el máximo juez de todas las cosas. Entonces, aunque la disciplina connota un tono apropiado de amonestación seria, una advertencia de juicio “potencial”, no se convierte en infaliblemente certera porque la iglesia está llena de pecadores falibles. Sin embargo, debe tomarse con toda seriedad. 

Objeción #4: la disciplina es demasiado invasiva 

Una objeción final que puede plantearse es con respecto al asunto de la privacidad. La disciplina parece ir demasiado lejos porque “invade” la privacidad de las vidas de las personas y convierte el pecado, a menudo privado, en un espectáculo público. Disciplinar con precisión, algunos argumentarían, provocaría una humillación indebida sobre detalles que el público no debería conocer.

Esta objeción puede parecer correcta en una cultura que tan altamente valora la autonomía y la expresión individual, pero va en contra de la Biblia. La fe implica el final de la auto-entronización. En el corazón de la fe está la idea de someterse a la autoridad de otro. Específicamente, los creyentes están llamados a someterse a Dios y al gobierno de Su reino, la iglesia local y Su liderazgo [9]. La sumisión al reino de Cristo significa una sumisión al presente puesto de vanguardia terrenal de su reino, es decir, la iglesia. Al convertirnos en miembros de esta comunidad del reino del nuevo pacto, nos sometemos a la disciplina de la iglesia divinamente mediada. Como Mark Dever a menudo dice, si eres cristiano, tu vida espiritual es asunto de otras personas. 

En resumen, la disciplina de la iglesia no es un acto invasor y sin amor, perpetrado por personas malvadas. Como señala Dietrich Bonhoeffer: “Nada puede ser más cruel que la ternura que le confiere otro a su pecado. Nada puede ser más compasivo que la reprimenda severa que aleja a un hermano del camino del pecado” [10]. Como tal, la disciplina debe ser exigida en la iglesia y hecha con humildad, gentileza y cuidadosamente, siempre apuntando hacia el amor y siempre dirigiendo a alguien al arrepentimiento y a la vida en Cristo. 

 

Traducido por Samuel David Lasso Llanos 

Nota del editor: Este artículo es un extracto adaptado del nuevo libro de Jeremy Kimble, 40 Questions about Church Membership and Discipline (Traducción sugerida: 40 Preguntas sobre la Membresía y la disciplina de la Iglesia). 

 

[1] Esta tesis es defendida en el libro de Jeremy M. Kimble, That His Spirit May Be SavedChurch Discipline as a Means to Repentance and Perseverance (Traducción sugerida: Que Su Espíritu Sea Salvado: la Disciplina Eclesiástica Como Un Medio Para El Arrepentimiento y La Perseverancia) (Eugene: Wipf y Stock, 2013). 

[2] Mark E. Dever, Biblical Church Discipline (Traducción sugerida: Disciplina Bíblica Eclesiástica) SBJT 4, no. 4 (2000): 29.  

[3] Bruce Ware pone de manifiesto este punto y lo conecta con la disciplina de la iglesia: “Después de que Jesús dice lo que comúnmente se cita (‘no juzgues para que no seas juzgado’), él procede con instrucciones precisas sobre cómo hacer que un hermano descarriado rinda cuentas. Recuerde que él le advierte “saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano” (7:5). Lo que a menudo se pasa por alto en esto es que una vez que se elimina la viga, uno tiene la obligación de ayudar a eliminar la mota del ojo del hermano. En otras palabras, Jesús espera que seamos usados en la vida de otros para ayudarlos a avanzar en la santidad, así como también ellos pueden ser usados en nuestras vidas para ayudarnos a crecer. La disciplina de la iglesia es, esencialmente, la estructura formal que surge de una práctica saludable de responsabilidad corporativa.” (Bruce A. Ware, Perspectives on Church Discipline (Traducción sugerida: Perspectivas sobre la Disciplina de la Iglesia), SBJT 4, n.º 4 [2000]: 87). 

[4] Esta sección se deriva del libro de Jeremy Kimble That His Spirit May Be SavedChurch Discipline as a Means to Repentance and Perseverance (Traducción sugerida: Que Su Espíritu Sea Salvado: la Disciplina Eclesiástica Como Un Medio Para El Arrepentimiento y La Perseverancia) (Eugene: Wipf y Stock, 2013). 135–37. Utilizado con el permiso de Wipf and Stock Publishers (www.wipfandstock.com). 

[5] Lautherbach sostiene: “[Jesús] está construyendo su iglesia y se debe tener cuidado en ese proceso. Cuando la iglesia actúa de acuerdo con su voluntad, como se describe en su Palabra, entonces él está trabajando en sus acciones. Considérelo su mano trabajando a través del guante de la iglesia” (Mark Lauterbach, The Transforming CommunityThe Practise of the Gospel in Church Discipline (Traducción sugerida: La Comunidad Transformadora: La Práctica del Evangelio en la Disciplina Eclesiástica) [Ross-shire, Escocia: Christian Focus, 2003], 201). 

[6] Véase Wray, quien afirma: “La iglesia no es infalible por este texto, ni el santo Dios por ésto está comprometido a defender sus errores. Sin embargo, el único hecho que debe establecerse en este punto es simplemente que el Señor Jesucristo realmente tiene la intención de que su iglesia gobierne a sus miembros incluso hasta llegar a medidas disciplinarias cuando sea necesario “(Daniel E. Wray, Biblical Church Discipline (Traducción sugerida: Disciplina Bíblica Eclesiástica) [ Carlisle, PA: Banner of Truth, 1978], 3). 

[7] Véase Roy Knuteson, Calling the Church to Discipline: A Scriptural Guide for the Church that Dares to Discipline (Traducción sugerida: Llamando a la Iglesia a la Disciplina: Una Guía desde las Escrituras para la Iglesia que se Atreve a Disciplinar (Nashville: Thomas Nelson, 1977), 36–37. 

[8] Kevin J. Vanhoozer, The Drama of Doctrine: A Canonical-Linguistic Approach to Christian Doctrine (Traducción sugerida: El Drama de la Doctrina: Un Acercamiento Canónico-Lingüístico a la Doctrina Cristiana (Louisville: Westminster John Knox, 2005), 424. 

[9] Jonathan Leeman, Political ChurchThe Local Assembly as Embassy of Christ’s Rule, Studies in Christian Doctrine and Scripture (Traducción sugerida: Iglesia Política: La asamblea Local como Embajada de la Regla de Cristo, Estudios en Doctrina Cristiana y Escritura) (Downers Grove, IL: IVP Academic, 2016), 326–27.Véase también Oliver O’Donovan, The Desire of the NationsRediscovering the Roots of Political Theology (Traducción sugerida: El Deseo de las Naciones: Redescubriendo las Raíces de la Teología Política) (Cambridge: Prensa Universitaria de Cambridge 1999), 117. 

[10] Dietrich Bonhoeffer, Life Together (Traducción sugerida: Vida Juntos), trad. John W. Doberstein (Nueva York: Harper & Row, 1954), 107. 

Soldados de Jesucristo

Nuestra Historia

En sus inicios, este ministerio nació simplemente como fruto de una conversación de 5 amigos de distintos países que se conocían tan solo por Facebook. Colombia, República Dominicana, Venezuela y Argentina fueron los países representados en su fundación. Soldados de Jesucristo solo existía como una página en Facebook que compartía imágenes con frases de predicadores y versículos bíblicos. Con el tiempo fue creciendo más y más hasta poder tener un sitio web con artículos originales, entrevistas y miniconferencias en video con pastores de distintos países. Por la gracia de Dios, hoy tenemos más de un 1.7 millones de seguidores en Facebook, más miles en otras redes sociales y las más de 150 mil personas que visitan nuestro sitio web.

Atribuímos todo nuestro crecimiento a la voluntad de Dios que soberanamente así lo dispuso para su gloria. Los testimonios que hemos recibido a lo largo de los meses y años sobre cómo Dios estaba obrando en lugares remotos del mundo a través de Soldados de Jesucristo ha sido humillante y glorioso. Dios hace como Él quiere en su soberanía.

Hoy en día, Soldados de Jesucristo es un ministerio de las iglesias locales: Iglesia Bautista Central en Oklahoma City, Estados Unidos; y la Iglesia Bíblica de City Bell, en Argentina. Y contamos con un consejo de pastores de dichas iglesias que supervisan y velan por el ministerio. A su vez, gracias a Dios, contamos con un staff comprometido que ha dispuesto de su tiempo ad honorem para llevar adelante trabajos de diseño, edición, publicación, contenidos, etc. Agradecidos a Dios por tanta bondad.

El primer anuncio del evangelio

Ministerios Ligonier

Renovando tu Mente

El primer anuncio del evangelio

R.C.Sproul

https://www.ivoox.com/primer-anuncio-del-evangelio-audios-mp3_rf_29152250_1.html

Hemos estado estudiando juntos el drama de la redención, y ya hemos visto que el plan de Dios para la redención no fue una añadidura—no fue una respuesta o reacción—a la catástrofe del universo por la entrada del pecado, sino que el plan de Dios de redención está enraizado y basado por toda la eternidad.

Ahora, la ocasión por lo que la redención vino a ser necesaria para nosotros, por supuesto, es la Caída—la caída de la humanidad en pecado. Hemos visto un poco de esas circunstancias. Y hemos hablado acerca de la difícil y extremadamente espinosa pregunta acerca de cómo fuimos relacionados, de una manera real, a la prueba de Adán allá en el Jardín del Edén, y hemos explorado algunas de las teorías más populares para poder explicarlo. Pero después de haber hecho esa exploración, todavía nos quedamos con lo que los teólogos llaman “El Misterio de la Iniquidad”—esto es, cómo el pecado es transferido de una generación a otra y esto tiene un grado de misterio.

Y un misterio aún mayor es cómo una criatura que fue creada como inocente, recta y buena, termina en realidad inclinándose hacia el mal. Ese es quizás el problema difícil que tenemos en teología. Pero algo que no es un misterio y que es muy real es el pecado, y éste es universal.

Y es axiomático que para que la gente conceda y esté de acuerdo con que nadie es perfecto y que todos los seres humanos, al menos en algún grado, no alcanzan el estándar de perfección y rectitud que es ordenada por nuestro Creador.

Ahora vamos a dirigir nuestra atención de regreso a la narración de la Caída en el Génesis, no para revisar una vez más lo que pasó en términos del pecado, otra vez recordando que el concepto del pecado original no se refiere al primer pecado, sino que, en vez de eso, al resultado del primer pecado. Y hemos visto que el resultado del pecado de Adán es esta naturaleza caída y corrupta que todos poseemos.

Pero esa no fue la única consecuencia de la Caída. Vemos en el libro del Génesis que Dios responde a la intrusión del mal en el mundo al manifestar su juicio, y Él lo expresa contra el hombre, Él habla en contra de la mujer, y habla en contra de la serpiente. Veamos este juicio otra vez brevemente. En el capítulo tres del Génesis, en el verso 14, Adán y Eva confiesan que ellos han violado el mandamiento de Dios de no comer del árbol. Leemos en el verso 14, “Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya…”

Aquí vemos el juicio de Dios sobre Satanás, quien asumió la forma de una serpiente y ejecutó el rol de la tentación en el Jardín del Edén. Así el primer juicio de Dios cae sobre la serpiente y dice que de ahora en adelante será una criatura que se arrastrará sobre su vientre; será una criatura deslizándose en el polvo. Pero más allá de la forma de la maldición, la afirmación más poderosa que tenemos y que es tan importante para nuestro entendimiento del drama de la redención es la afirmación de Génesis 3:15: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya…”. ¿Qué es la enemistad, sino odio, alejamiento, oposición y conflicto?

Cada vez que nos involucramos en una contienda, hablamos de las fuerzas opuestas como nuestros enemigos. Ahora el enemigo supremo de la raza humana desde el Jardín del Edén es la serpiente que representa la figura de Satanás, y Dios dice voy a infundir un espíritu de hostilidad entre esta mujer y tú, entre su simiente y la tuya. Ahora, esto lo podemos tomar de más de una manera. Afirmado de forma simple, Dios podría estar diciendo que habría enemistad entre Eva y Satanás, pero obviamente si incluimos toda la información bíblica sobre esto, que esa enemistad no está limitado a una mujer, sino que aun Eva se levanta como nuestro representante—que esta enemistad será transferida a la progenie de Adán y Eva, así como a los seguidores de Satanás.

Ahora, Él—es Dios quien dice que esta enemistad entre ti y la mujer, que también será entre tu simiente y la suya. Hay una pregunta acerca de la consecuencia plural o singular de la palabra “simiente”. Algunas veces usamos “simiente” en un sentido singular, aun cuando se refiere a las múltiples manifestaciones de la simiente.

La palabra “simiente” tiene la misma raíz para “semilla”. Cuando sembramos no tiramos semillas, sino que arrojamos “la semilla”. En cualquier caso, hay un vínculo entre la “simiente” o la “semilla” de la mujer y la “simiente” o “semilla” de la serpiente. Y recibimos lo que ya hemos mencionado brevemente al pasar—la primera promesa de redención en la Escritura, a la que se le denomina, “Proto Euangelión” viene de “Proto”—cuando decimos que algo es un prototipo, por ejemplo, nos suena familiar.

La palabra “proto” significa “primero en el orden, en una serie”. Y así, cuando llamamos a este texto en Génesis, el “proto-eungelión” estamos diciendo que tenemos en Génesis 3, el primer anuncio del evangelio, el primer anuncio de la promesa de redención. No es ciertamente el último anuncio o declaración de parte de Dios porque la Biblia realiza muchos anuncios del evangelio, pero este se levanta como el primero entre muchos.

Ahora, la palabra “euangelión” es una palabra que es tomada directamente del griego. Vemos que las primeras dos letras que pronuncio, “Eu”. Cuando pensamos en nuestro propio lenguaje, el español, tenemos algunas palabras que empiezan con ese prefijo “Eu”. Trata de pensar en algunas. Pienso en una declaración, por ejemplo, o un mensaje que es dado durante un funeral. ¿Cómo es que lo llamamos? Un “Eulogio” “E-U-L-O-G-I-O”.

Y si recordamos la información básica en el Nuevo Testamento, Cristo es llamado el “Logos” en el primer capítulo de Juan, y es traducida como “palabra o verbo”. Entonces la palabra griega para “palabra” es “logos”. Entonces un “eu-logos”—un “Eulogio” ¿Qué es? Es una buena palabra.

También tenemos la palabra “eufemismo”, de seguro la has oído. Vas a la consulta del dentista, te sientas en la silla, y el dentista toma ese pequeño taladro, nos mira y dice, “Esto te podría causar un poco de incomodidad”. Él no nos dice, “Esto te hará daño” o “Esto será doloroso”.

Por el contrario, él nos dice, “Esto será un poco incómodo”. A eso le llamamos “eufemismo” porque suavizamos la fuerza con alguna palabra que hace que suene mejor o pareciera una mejor descripción de eso. También tenemos otro término que no es tan conocido “eufonía”. ¿Qué es lo que significa? Un sonido placentero o agradable.

Ya estamos familiarizados con el prefijo E-U en español.  Viene directamente a nosotros del griego. Ya tenemos el “Eu” del “euangelión” y quizá hasta sean capaces de percibir la raíz de la palabra. Además, tenemos una palabra en español que viene directamente de ella, esa es la palabra “ángel”. Ahora, ¿Por qué los ángeles son llamados ángeles?

Bueno, en el Nuevo Testamento, el “angelós” o el “ángel” es uno cuya principal tarea en el reino de Dios es ser el portador del mensaje de Dios. Es el ángel Gabriel quien viene y anuncia el nacimiento de Juan el bautista a Zacarías. Es el ángel Gabriel quien visita a María y le anuncia el futuro nacimiento del Mesías.

Fueron ángeles que se pusieron a la entrada de la tumba en el día de la resurrección para anunciar a los discípulos la resurrección de Cristo. Entonces es típico en el rol de un ángel el ser un mensajero. Hablamos entonces del “euangelión” y no estamos hablando de un “buen ángel”, sino que hablamos de un “buen mensaje”. Y esa es la razón por la que, algunas veces, la palabra “evangelio” es traducida al español como “buenas nuevas”. De lo que estamos hablando aquí es llamado el “proto-euangelión”, esto es, el primer anuncio de las Buenas Nuevas, o del evangelio.

Esto se encuentra en Génesis 3 donde se maldice a la serpiente y Dios dice, “Y pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”. Aquí el punto no es hacia todos los descendientes de Adán y Eva, sino hacia una persona específica, una manifestación específica de la simiente de Adán, una persona humana en particular que participará en algún tipo de conflicto de lucha a muerte con la serpiente.

Y, por supuesto, los escritores del Nuevo Testamento observan esto como mirando hacia un futuro distante, el gran conflicto que emerge cuando Cristo entra en este mundo, se encarna y es hostigado, embestido atacado por Satanás durante todo su ministerio.

Algunas veces pensamos que la exposición de Jesús a las fuerzas del infierno estuvo limitada al período de 40 días de tentación en el desierto. Recordamos que inmediatamente después de su bautismo, el Espíritu Santo llevó a Jesús al desierto donde fue tentado por 40 días por el maligno.

Y el maligno lanzó todo lo que le pudo tirar a Jesús, tratando de duplicar su proeza de seducir a Jesús tal como lo hizo, de hecho, con Adán y Eva. Pero este nuevo Adán, este nuevo representante nuestro, no se sujetó o falló en la prueba, sino que, por el contrario, triunfó sobre todas las astucias y engaños con las que Satanás trató de seducirlo.

Y él salió triunfante de los 40 días de prueba. Algunas veces tenemos la tendencia a pensar, “Bueno, uf, Jesús pudo pasar la prueba. Satanás es derrotado. Satanás huyó con el rabo entre las piernas, y esa es la última vez que Jesús tuvo que preocuparse de Satanás”.

Por el contrario, cuando el Nuevo Testamento nos dice que la prueba de los 40 días terminó, leemos, casi como un pie de página que, “se apartó de él…” ¿qué? “… por un tiempo…” Aquí hay un tipo de presagio literario. Hay una nota ominosa asociada, no está allí, que Satanás está yéndose, pero no para siempre. Es por un tiempo. Él regresará. No ha renunciado en su asalto a Jesús. Jesús estaba muy consciente que ese asalto continuaría. Recordamos la maravillosa ocasión de la gran confesión de Pedro en Cesarea de Filipo, donde Jesús les preguntó a sus discípulos, “¿quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?”.

Y Pedro termina dando la respuesta, “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Y Jesús reconoce que Él es, pero luego inmediatamente dice—primero le dice a Pedro, “…que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia”.  Le da un nuevo nombre, llamándole la roca, y luego en los siguientes breves momentos, Jesús le explica a Pedro y al resto de los discípulos que su misión requiere que Él vaya a Jerusalén a sufrir y a morir.

¿Cómo reacciona Pedro, la roca, a eso? La roca dice, “¡Nunca!” Nosotros no lo vamos a permitir, Jesús. Tú eres el Mesías. No puedes ir a Jerusalén a sufrir y morir. Y así Pedro se opone al anuncio de Jesús de que está yendo a la cruz. Y con tal oposición, reprende a Jesús por aún tener tales pensamientos.

¿Qué es lo que Jesús le dice a Pedro? “Discúlpame Pedro. Supongo que me dejé llevar por mi misión. Realmente no necesito ir a Jerusalén. ¿Por qué no haces unas reservas para volver a Capernaúm y nos vamos mejor para allá? No, no. Jesús le dice a Simón Pedro, “¡Quítate de delante de mí, Satanás!”

El hombre que solo hace poco tiempo había sido nombrado como la roca, ahora se le llama Satanás. ¿Por qué es que hizo esto? Porque él ve que esa sutil y astuta seducción viene en última instancia de Satanás. Pero Satanás está usando a Pedro para tratar de imponerle una nueva tentación, para desanimar a Jesús de su misión. Y también me acuerdo de Lutero. Cuando lees la vida de Martín Lutero, la gente en estos días tiende a maravillarse con la sensibilidad que Martín Lutero tenía con la presencia de Satanás.

Sus escritos y sus memorias están llenas de alusiones a un conflicto personal con Satanás, y cuando él tenía esas tremendas luchas, a veces, Lutero se refería en alemán a esos ataques de Satanás como el “anfechtung” de Satanás. La palabra alemana “anfechtung” es más que un término—significa más que simplemente “ataque” o “conflicto”.

El “anfechtung” de Satanás del que Lutero hablaba era un asalto implacable y profundo, una lucha constante, una batalla continua. Y la razón no es sorprendente. Ya que Lutero había consagrado toda su vida a la lucha por la defensa del evangelio. Y tan pronto como Lutero hizo eso, tuvo que lidiar con las fuerzas del infierno que odian el evangelio.

El evangelio de Satanás y sus subalternos no son buenas nuevas, son malas noticias—son las peores de las noticias. Y aquí, en su forma inicial, leemos esto en el verso—Génesis 3:15, donde la enemistad entre “tu simiente y su simiente…” llega hasta el punto de decir, “…ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”.

Recuerden que Dios está hablando a la serpiente, y Él está diciéndole, “estás muy entusiasmada con lo que has sido capaz de lograr con esta mujer, con Eva y con Adán. Pero el día viene cuando la simiente de esta mujer va a aplastar tu cabeza”. Y la imagen que viene a nosotros con este texto es, ¿qué? Ves esa serpiente en la tierra que es venenosa, que es ofensiva—malvada—que puede causar toda clase de daño.

¿Cómo es que esa serpiente, que se arrastra sobre su vientre, va a ser destruida? La imagen no es de alguien que viene con una vara y la golpea en la cabeza hasta que muere, o que queda presa en un tipo de trampa o red, sino que, por el contrario, la imagen es de alguien que viene con su pie desnudo y pisa fuerte la cabeza de la serpiente hasta el punto de aplastarle la cabeza.

Eso es doloroso, es violento, es dañino para aquel que va a aplastar la cabeza de la serpiente. Y vemos esto en esta metáfora simple en Génesis—una alusión a la futura actividad de redención que apunta a la cruz, donde Cristo en esa cruz aplasta el poder de Satanás.

Él hiere su cabeza en la cruz, pero para poder hacer esa obra de destrucción, Él paga con su propia sangre. Paga con su propia vida. Él mismo es el siervo del Señor que sufre seriamente las heridas en su propio cuerpo mientras cumple la promesa de conquista. Ahora, el resto del texto del Génesis habla acerca de las maldiciones que le son dadas a la mujer—el dolor extra en el parto—y la maldición que es puesta en el hombre—no que sea llamado a trabajar por primera vez, sino que ahora su trabajo será llevado a cabo con gran dificultad.

La tierra que cultiva estará llena de espinas, cardos y zarzas. La tierra resistirá sus esfuerzos por producir una cosecha excelente, y todo eso prepara el escenario para el despliegue completo del futuro de la redención. Una contienda es dolorosa. No hay nada glorioso, realmente, con una guerra; aunque una contienda usualmente viene a ser la ocasión para manifestar actos audaces—actos osados, de valentía, de auto-sacrificio—donde la gente que va a la guerra, cuando pensamos en los soldados que regresan victoriosos de una batalla, a menudo los imaginamos como que regresan heridos.

Los norteamericanos recordamos una imagen que es parte de la herencia nacional llamada el “Espíritu del 76”. Allí vemos la flauta y los tambores, viendo a los soldados revolucionarios marchando, llevando la bandera. Pero ellos tienen vendajes en sus cuerpos que indican que, aunque la victoria ha sido ganada, ésta fue costosa.

Y deja que esta imagen, donde sea que la veas, te recuerde de la primera promesa del Evangelio—la promesa de que la cabeza de la serpiente será aplastada, pero no sin pagar un precio.  Y considera que el precio que ha sido pagado por esa victoria, que no es una victoria nacional. Se trata de una victoria cósmica. Es la victoria más importante de la que jamás has oído.

R.C. Sproul es el fundador de Ligonier Ministries, el maestro principal de la programación de radio Renewing Your Mind, y el editor general de la Biblia de estudio Reformation

http://www.ligonier.es

3/3 – El amor de Dios por ti

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Abrazando a Dios como Padre

3/3 – El amor de Dios por ti

Nancy Leigh DeMoss

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/el-amor-de-dios-por-ti/

Leslie Basham: Aquí está Mary Kassian.

Mary Kassian: Nuestro Padre Celestial no se da por vencido con nosotras. Él viene y nos busca cuando nadie más lo hace, cuando todo el mundo se ha dado por vencido.

Leslie: Esto es Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy Leigh DeMoss: Tu padre puede o no haber sido el mejor padre del mundo, pero Dios promete una bendición para nosotras cuando honramos a nuestro padre y a nuestra madre.

Hemos venido escuchando el mensaje de Mary Kassian relacionado con Dios como nuestro Padre Celestial. Regresaremos con ese importante mensaje en un momento, pero primero, le preguntaremos a Mary qué es lo que más aprecia de su padre terrenal. Creo que su respuesta es un ejemplo de la clase de honor que es posible que desees mostrarle a tu padre.

Mary: Cuando pienso en mi padre, pienso en sus manos. Mi padre tiene las manos enormes, enormes. Él era carpintero, y luego empezó a trabajar en la construcción como superintendente—un trabajador muy fuerte.

Pero esas manos. . . esas manos podían hacer cualquier cosa. Podían arreglar cualquier cosa que se hubiera roto, y si algo estaba doblado él podía enderezarlo con sus manos. Todavía  recuerdo estar sentada en el banco de trabajo de mi padre, y hasta hoy, cuando huelo el olor a madera recién cortada, acabo  respirando y diciendo: “Ese es el olor de mi padre”—ese olor de la construcción, de la edificación y la fabricación de algo.

A pesar de ser una adulta, siempre que nos quedábamos atrapados. . . Siempre que  había algo que Brent y yo no podíamos reparar en nuestra casa, llamábamos por teléfono a mi papá y mi papá venía en un instante y lo arreglaba.

Él podía arreglar cualquier cosa, podía componer lo que estuviera descompuesto o que no funcionara, no importando lo que fuera—electricidad, plomería—mi padre podía hacerlo. Me encanta eso, porque  realmente me enseñó mucho sobre el corazón de Dios Padre.

Realmente me demostró cómo es Dios, no solo en el plano físico, sino también en el ámbito espiritual. Mi papá era muy parecido, si algo se había roto y se lo llevaba a él, se podía arreglar, y si algo estaba doblado, el me ayudaría a enderezarlo.

Cuando pienso en mi papá y su constancia, es como  un fundamento de roca sólida, es como un ancla. El barco no va ser arrastrado  muy lejos a la deriva cuando papá está ahí, porque él es el ancla, y eso es solo una imagen del corazón de padre que tiene Dios: Su cuidado y sacrificio, Su amor por Su familia, Su fidelidad, Su constancia.

Dios está siempre trabajando para ti. Dios siempre tiene un corazón así para ti y es tan, tan digno de confianza. Así que le agradezco a mi papá eso, y cuando pienso en las manos de Dios y cómo deben ser, pienso en las manos de mi padre.

Yo pienso: “Papá, hiciste muy bien, me guiaste al trono de Dios, y me mostraste todas las buenas cosas de cómo luce el corazón de un padre, y de cómo Dios nuestro Padre luce.”

Leslie: Mary Kassian ha expresado su agradecimiento por su padre. Espero que sigan ese ejemplo. Dedica algún tiempo a dar gracias a Dios por tu padre terrenal, y si tu padre aún vive, exprésale tu profundo agradecimiento.

Durante los últimos días, hemos estado escuchando un mensaje de Mary. Aquí esta Nancy para introducirnos al siguiente segmento del mensaje.

Nancy: “¡Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; y eso somos.” Ese versículo increíble nos viene de 1 Juan 3:1.

Hemos estado escuchando esta semana a un mensaje de Mary Kassian. Yo no sé tú, pero me he encontrado este mensaje tan alentador, ya que se nos ha recordado que Dios quiere relacionarse con nosotras como Padre. Ahora aquí está Mary con la parte final del mensaje.

Mary: Yo vivo en la ciudad de Edmonton, Alberta, Canadá. Si  piensas en el oeste de Estados Unidos—Montana—y  vas hacia el norte, ahí es donde vivo. Cuando me fui, todavía había unos dos pies y medio de  nieve.

Edmonton es una ciudad hermosa. Se tiene el sistema más largo de avenidas en América del Norte. Puedes montarte en una bicicleta y pasear por millas, y millas y millas, y a menudo, de hecho, lo hacemos como  familia; montamos  juntos bicicleta.

Hay un río que corre a través de Edmonton, un río enorme, y en este río corren una serie de pequeños riachuelos, arroyos y afluentes, por toda la ciudad. De hecho, me crié justo al otro lado de la calle de uno de estos arroyos. Lo que pasa con el hielo y los lugares fríos es que se aprende a vivir en el frío, y se aprende a entender el hielo.

Ahora, estoy segura que ninguna de  ustedes tiene la menor idea de lo que estoy hablando, así que voy a darles una “lección de hielo”. Nuestro río se congela en el invierno, a una profundidad de unos cuatro o cinco pies, a veces en algunos lugares hasta tres metros de profundidad. Los arroyos también se congelarán, y todos nos ponemos nuestros patines y vamos a patinar en el invierno.

Pero lo que pasa es que el hielo se congela de arriba hacia abajo, por lo que es una superficie que se forma en la parte superior primero, luego se hace más y más profunda, y luego se derrite desde abajo hacia arriba. Así que no se sabe qué tan grueso es el hielo en realidad solo mirando la superficie.

Esto es muy peligroso. Los padres siempre advierten a sus hijos durante el verano, justo en esta época del año, “Ya no  puedes ir a patinar sobre el hielo porque  que podrías caer.”  Podría ser de cuatro metros de espesor, o  de dos pulgadas de espesor.

Varios años atrás, en la misma zona en la que crecí, había tres chicos que iban a jugar en el barranco, Hosiah, Marcos, y el hermano pequeño de Marcos; dos muchachos de once años de edad y un niño de seis años.

Y, horror de los horrores, el hielo se agrietó. Habían sido advertidos de no ir allí, pero se fueron a jugar de todos modos. Y uno de los niños de once años de edad, y el niño de seis años se cayeron y empezaron a ser llevados por la corriente.

El chico, Marcos, logró extender la mano y tirar de su hermano de seis años de edad, pero Hosiah desapareció y cayó bajo el hielo hacia el río. Los otros dos chicos estaban tan aterrorizados que corrieron a su casa y no dijeron ni una palabra.

Así que la madre Hosiah esperó y esperó, y Hosiah no regresó a casa para la cena. Ella llamó a su padre por teléfono—se habían divorciado—y trató de averiguar si Hosiah estaba allí, y él no estaba. Entonces llamaron a la policía, pero no hubo pánico inmediato porque Hosiah se había escapado de la casa anteriormente.

A la mañana siguiente la búsqueda se tornó más seria.  Fueron a la escuela y comenzaron a cuestionar a sus compañeros de clase. Para ese momento, su amigo Marcos se quebró y contó toda la historia. Se dirigieron entonces hacia la corriente y empezaron a buscar, pero en realidad todos sus esfuerzos fueron inútiles.

Abrieron un agujero a través del hielo y buscaron con espejos, pero hay como dos millas de arroyo entre el lugar donde se había caído en el río. Así que la policía después de un día de búsqueda, dijo: “Saben que… no podemos buscar más. Esto es inútil. Su cuerpo será arrastrado a la rivera del río en tres semanas ]—más o menos—cuando el hielo se derrita, y entonces lo encontraremos. ”

Pero eso no fue  suficiente  para el padre de Hosiah. El padre de Hosiah se fue y alquiló el equipo necesario para poder encontrarlo. Consiguió una barrena, espejos y se dirigió a la orilla del río y empezó a buscar a su hijo.

Buscó, buscó y buscó. Él no se rendiría. Llegó la noche—no se rendiría. ¿Sabes lo que es trabajar con alimentos congelados? Tus manos se hacen ásperas y frías. Pero él no se rindió, y esto despertó la compasión de una ciudad entera.

Allí hubo voluntarios que vinieron y empezaron a ayudarle en su búsqueda. Pasaron días tras días. El padre de  Hosiah no dejaba de buscar hasta que el octavo día vieron una chaqueta  y descubrieron el cuerpo del niño. Nunca supo lo mucho que su padre lo amaba. . .  nunca lo supo.

¿No ocurre lo mismo con nosotros? Muy a menudo vamos donde no debemos ir, jugamos donde no se supone que juguemos. Caemos en el hielo, y de repente nos encontramos en aguas peligrosas, incluso hasta el punto en que somos barridos y arrastrados por la corriente. . . incluso hasta el punto de sentir que no hay más vida.

Nuestro Padre Celestial, nuestro perfecto Padre Celestial, incluso más que el padre de Hosiah, no se da por vencido con nosotros. Él viene y nos busca cuando todos los demás nos han abandonado, cuando todo el mundo ha perdido la esperanza desde hace mucho tiempo.

Él rasga hasta que sus manos hayan sangrado, y en cierto sentido lo hicieron, ¿o no?, a través de Su propio hijo, Cristo? Él rasga hasta encontrarnos, y luego, cuando Él nos encuentra, Él nos toma y nos envuelve y nos abraza. Pero, a diferencia de Hosiah, Él se inclina y da nueva vida a nuestro espíritu y Él nos dice: “Te amo. No huyas de mí.”

Ese es el mensaje del Evangelio y el mensaje de esperanza que tenemos que estar llevando a una generación de mujeres que están quebrantadas. Ellas han roto sus relaciones con sus maridos, han sido decepcionadas por los hombres en sus vidas, sus padres las han abandonado.

Pero este es mensaje de la vida, es un mensaje de esperanza, y es un mensaje que ellas desesperadamente, desesperadamente necesitan oír. Creo incluso a veces podemos ser insensibles, frías y congeladas en nuestro espíritu.

Una vez se me congelaron los pies. En realidad se puede tomar una pesa y colocarla en los pies cuando están congelados y no sentir nada. Muchas de nosotras en la iglesia somos así. Estamos adormecidas, moribundas y frías al amor del Padre. Él quiere volver a infundir aliento de vida a nuestras relaciones, en nuestros corazones, para que podamos ser sal, vida y esperanza, para que podamos decir a las mujeres: “Ven conmigo. . . Quiero que conozcas a mi papá”

Padre Celestial, estoy orando por tus hijas aquí presentes. Sé que muchas de ellas han tenido problemas en sus relaciones con sus padres terrenales. Sé que hay mujeres aquí que no se siente amadas, que no se sienten dignas, que no se sienten merecedoras, que sienten que tal vez que Tú  amas a todas los demás y no a ellas.

Señor, hay mujeres aquí a quienes  estás atrayendo cerca de Tu corazón, y quieres que sean capaces de perdonar a sus propios padres terrenales, para que puedan disfrutar de una relación más profunda contigo. Espíritu Santo, estoy orando para que Tú vengas y nos des la convicción a cada una de nosotras para que hagamos lo que debemos hacer para acercarnos más a ti. En el nombre de Jesús, amén.

Nancy: Esta es Mary Kassian recordándonos que el mensaje del Evangelio es un mensaje de esperanza, una esperanza que nosotros necesitamos llevar al mundo de hoy, un mensaje que dice: “Ven conmigo a la casa de mi Padre.”

Cuando Mary habló acerca de convertirse en insensibles y frías al amor de nuestro Padre Celestial, puede haber cruzado por tu mente el pensamiento: “No sé si alguna vez he conocido el amor de mi Padre Celestial.”

Hoy puedo decir que Dios quiere ser tu Padre Celestial, pero contrario a lo que algunos puedan decir hoy, Dios no es el Padre de todos. Las Escrituras nos dicen que nadie viene a la casa del Padre excepto a través de Jesucristo. Como hemos venido escuchando durante toda la semana, es por eso que Dios envió a Su Hijo, Jesús, para mostrarnos el corazón del Padre, y para proporcionar un camino a través del cual podamos llegar al Padre.

Así que si tu nunca has entrado en una relación personal con Dios a través de Su Hijo Jesucristo, te  animo, estés donde estés, hagas lo que hagas en este momento, a hacer una pausa y decir: “Oh, Dios, yo quiero que Tú seas mi Padre Celestial. Confío en Jesucristo como mi Salvador. Quiero que vengas a mi vida para salvarme, para cambiarme, y para hacerme Tu hija.”

Puedes haber tenido una relación con Dios como tu Padre Celestial tal vez por años; pero a lo mejor te has dado cuenta ahora que has escuchado el mensaje de Mary hoy, que tu corazón se ha vuelto insensible y frío al amor de tu Padre Celestial.

No es demasiado tarde para regresar a Él. Tal vez  necesites hacer lo que he tenido que hacer de vez en cuando a través de los años, decir: “Oh, Señor, me he alejado tanto de Ti. He vagado  sobre el hielo. Me he deslizado, me he caído y descarriado. Necesito que vengas y me restaures. Necesito que vengas e infundas nueva vida espiritual dentro de mí.”

A medida que le pidas eso, comienzan a entrar en Su Palabra. Tú encontrarás que tu vida espiritual comienza a revivir. Será resucitada.

A continuación, solo un último recordatorio que me quedó del mensaje de Mary, y es la importancia que damos a este mensaje para llevarlo a aquellos que no tienen una relación con Dios como su Padre. Esa es una de las razones por la que Dios nos ha dejado aquí en esta tierra. . . no solo para que podamos disfrutar de nuestra propia relación con Dios como nuestro Padre, sino también para que podamos llegar a los demás, tomarlos de la mano y decir: “Ven conmigo, te presento a tu Padre Celestial.”

Leslie: Hemos estado escuchando el mensaje de Mary Kassian acerca de aceptar a Dios como Padre. Si te has perdido alguno, visita www.AvivaNuestroCorazones.com. En la página web puedes escuchar el audio, o leer la transcripción.

Queremos expresar nuestro agradecimiento a Dios por los hermosos testimonios que recibimos diariamente y que nos animan al ver cómo Dios está usando este programa para animar a tantas mujeres alrededor del mundo.

Una radioescucha nos escribió para relatarnos cómo ella imprime las transcripciones para hacer estudios personales que luego comparte con otras en un grupo.

Cuán agradecidas nos sentimos por la forma como Dios usa las verdades de Su Palabra para traer aliento, esperanza y gracia a las vidas de personas que lo necesitan. Cada oyente tiene una historia particular y los programas contribuyen a fortalecerles y ministrarles en las diversas situaciones.

Aviva Nuestros Corazones ha sido de bendición, y muchos se han mantenido fieles durante años. Este ministerio se hace una realidad debido a la fidelidad de muchos oyentes que contribuyen mensualmente para ayudarnos a distribuir los mensajes internacionalmente.

Te animamos a contribuir financieramente con nuestro ministerio. Puedes hacerlo por internet visitando www.AvivaNuestrosCorazones.com  o llamando al 1-800-569-5959, desde EE.UU. y Canadá. Tu participación con este ministerio es muy valiosa para nosotros. Puedes ser una de nuestras colaboradoras regulares, cooperando con una cantidad fija cada mes o puedes simplemente dar una ofrenda.

Pero más que nada necesitamos de tus oraciones. ¿Te comprometerías a orar por nuestro ministerio? Si estos mensajes han sido de bendición para tu vida, ¿por qué no los compartes con otras de tus amigas? Ayúdanos a contribuir a discipular a otras mujeres con este mensaje, ayudándoles a formar la imagen de Cristo, y conviértete en una de nuestras embajadoras. ¡Contamos contigo!

Nancy: En las últimas décadas, las mujeres han sido motivadas a “hacer las cosas a su manera” y muchas se han dejado engañar por las promesas vacías del feminismo. Este movimiento de Mujer Verdadera busca recapturar el diseño original de la mujer tal y como fue ideado por Su creador.

Estamos agradecidos a Dios porque recientemente estamos siendo testigos de un gran anhelo por parte de muchas mujeres alrededor del mundo de ser parte de este movimiento, de volver a las sendas antiguas y abrazar este hermoso diseño. Muchas mujeres han vuelto a sus hogares con la convicción y el deseo de hacer las cosas “a la manera de Dios”; para buscar la definición de lo que significa ser una “mujer verdadera” en la Palabra de Dios. Estas mujeres, por la gracia de Dios, anhelan vivir vidas centradas en Dios, anhelan confiar en Él y decirle “Sí, Señor”.

¿Quieres tú ser parte de este movimiento? Deja que tu mente y tu corazón se empapen de la Palabra de Dios y descubre Su voluntad para tu  vida.

Leslie:   Gracias, Nancy.

¿Qué ideas tomaste del mensaje de hoy de Mary Kassian? ¿Quieres compartir tus pensamientos en www.AvivaNuestrosCorazones.com? Haz clic en el programa de hoy y participa en la conversación entre los oyentes.  Puedes hacer preguntas, dejar comentarios, y leer las interacciones de nuestros oyentes.

¿Qué se requiere para vivir vidas transparentes delante de Dios y delante de los hombres? ¿Sientes tú la libertad para ser verdaderamente genuina? ¿Sientes la libertad para vivir sin máscaras? Acompaña a Nancy en la próxima serie de Aviva Nuestros Corazones, titulada Libre para ser genuina, a partir de nuestra próxima entrega.

Por favor,  regresa de nuevo  a Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

El Padre que Siempre Soñé
Abel Zavala
Listo Para Nuestro Encuentro ℗ 2009 Vástago Producciones

Manos de Servidor
Padre César
Me Llamaste y Aquí Estoy – Canciones Vocacionales ℗ 2009 Padre César

Mi Vida Es Cristo (en vivo)
Sovereign Grace Music & La IBI
El Dios Que Adoramos ℗ 2013 Sovereign Grace Music

Voz de Mary Kassian por Elaine Moscoso.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Tenemos algunos artículos en Español disponibles en esta página de www.AvivaNuestrosCorazones.com. Usted puede imprimirlos y usarlos. Visite este enlace para que vea los temas disponibles: PDF Downloads.

Derechos Reservados. Aviva Nuestros Corazones. Escrito por Nancy Leigh DeMoss. Usado con permiso. www.AvivaNuestrosCorazones.com.

Libradas por ÉL

DÍA 48

Salmo 30

Dosis: Gozo

Libradas por ÉL

“Te exaltaré, SEÑOR, porque me levantaste, porque no dejaste que mis enemigos se burlaran de mí. SEÑOR mi Dios, te pedí ayuda y me sanaste. Tú, SEÑOR, me sacaste del sepulcro; me hiciste revivir de entre los muertos.” (Salmo 30:1–3) (NVI)

¿Cuál fue la peor experiencia de la que Dios te libró? ¿Una penosa enfermedad, depresión, amenaza de muerte? Recuerdo una tarde en que iba a ser atacada por dos delincuentes que inexplicablemente huyeron en el momento de acercarse a mí. Volteé para mirar y agradecer a quien creía me había defendido y la calle seguía desierta. Ese día tuve la certeza que Dios había enviado a un ángel para protegerme.

En este Salmo, David da gracias a Dios por haber recobrado la salud o haber sido librado de algún peligro de muerte. El exalta a Dios porque clamó y Dios no solamente lo escuchó, sino lo sanó y lo libró de la muerte. En base a esta experiencia de vida, David anima y convoca a otros para que juntamente con él, alaben su nombre: “Canten al SEÑOR, ustedes sus fieles; alaben su santo nombre. Porque sólo un instante dura su enojo, pero toda una vida su bondad. Si por la noche hay llanto, por la mañana habrá gritos de alegría.”

¡Qué hermosas figuras para describir la gracia y la misericordia de un Dios cuyo enojo dura un instante pero su bondad toda la vida! Este Salmo me anima particularmente a contar las maravillas que Dios ha hecho en mi vida, a consolar a otros, a sembrar fe y esperanza en el que sufre, a confesar y esperar la liberación de un Dios bueno que quiere rescatarnos, aún de experiencias tan dolorosas como la muerte.

Hay mucha instrucción en este Salmo, pues David reconoce que cuando todo le iba bien, vivía confiado en que jamás sería conmovido, cuando repentinamente le vino la aflicción: “Cuando me sentí seguro, exclamé: «Jamás seré conmovido.» Tú, SEÑOR, en tu buena voluntad, me afirmaste en elevado baluarte pero escondiste tu rostro, y yo quedé confundido.” ¡Cuántas personas confían en su prosperidad y bienestar! Permitiendo que el orgullo y la arrogancia aniden en sus corazones. Pero de pronto las situaciones cambian, entonces David hace lo correcto, clama a Dios desde lo profundo de su dolor y la respuesta que obtiene es maravillosa: “Convertiste mi lamento en danza; me quitaste la ropa de luto y me vestiste de fiesta, para que te cante y te glorifique, y no me quede callado. ¡SEÑOR mi Dios, siempre te daré gracias!”

Sólo Dios tiene la capacidad de transformar nuestras circunstancias a este nivel, de cambiar nuestro llanto en alegría, y nuestro luto en fiesta. ¡Sólo Él puede transformar nuestras quejas y lamentos en alabanza!

Oración: Señor gracias porque tú nos libras de temores, dolores y conviertes nuestros lamentos en alabanzas. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 63). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Buscaba la verdad sin hallarla

Jueves 10 Octubre

(Jesús) vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca.

Efesios 2:17

Buscaba la verdad sin hallarla

Testimonio

«Cuando era adolescente mi madre me llevaba todos los sábados a donde un curandero. Así comencé a impregnarme de ese ambiente. Practicando las artes marciales también me sumergí en la cultura oriental, pero descubrí la angustia, la soledad y el dolor. Entonces busqué la verdad a través de todo lo que se me presentaba: filosofía, esoterismo, espiritualidad. Pero ninguno de los caminos que tomaba tenía salida.

Después entablé amistad con un cristiano. Fue el primero en hablarme de Jesucristo, pero de un Jesucristo muy diferente al que yo creía conocer. Intrigado, me uní a un grupo de estudiantes cristianos. Al principio me burlaba de ellos. ¿Tenían estos algo que enseñarme con un solo libro, a mí, que había leído centenas? Sin embargo, yo todavía estaba dispuesto a probar con ese nuevo libro. ¿Qué podía perder? Cuando comencé a leer la Biblia, no entendía nada; lo que ella decía era muy diferente de todo lo que yo había leído antes.

Un amigo cristiano me explicó que Dios quería perdonarme por el mal que yo hacía, y que Jesucristo me ofrecía una vida nueva. Poco a poco tomé conciencia de que efectivamente yo era un pecador, es decir, que el mal moraba en mí. Esto era lo que me impedía acceder a la verdad.

Creí en Jesucristo, quien vino al mundo para salvarme, para morir en mi lugar y reconciliarme con Dios. La paz que anhelaba encontrar estaba en él. Desde entonces aprendo a descubrir la gracia de Dios, a conocer a Jesús y a amarlo».

Guillaume

Esdras 6 – Juan 4:1-30 – Salmo 115:1-8 – Proverbios 25:1-3

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)

ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch