La creación y la caída 

Ministerios Ligonier

Renovando tu Mente

La creación y la caída

R.C.Sproul

https://www.ivoox.com/41464399

En esta sesión ahora queremos comenzar mirando el Antiguo Testamento y ver las doctrinas de la gracia.

Esta larga línea de hombres piadosos que recorre toda la Biblia, y que en realidad recorre toda la historia de la iglesia, comienza con Moisés, y la razón por la que comienza con Moisés es que Moisés escribió los primeros cinco libros de la Biblia —Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio— nadie podría haber escrito las doctrinas de la gracia antes del primer libro de la Biblia.

Así que en esta sesión quiero que miremos el comienzo del libro de Génesis, quiero que miremos los primeros tres capítulos, Génesis 1 al 3, y quiero que descubramos desde sus simientes algunas de estas doctrinas de la gracia, pero necesito explicarles cómo funciona la Biblia, es lo que se denomina revelación progresiva, hay verdades que aparecen en el Antiguo Testamento que a veces son colocadas allí tenuemente, las cuales luego se enseñaran paulatina y progresivamente con mayor claridad a medida que avanzamos en la Biblia.

Por ejemplo: la doctrina de la Trinidad, en el comienzo mismo vemos, dijo Dios hagamos al hombre a nuestra imagen, sólo una alusión con los pronombres plurales, pero se necesitará el resto de la Biblia para realmente construir la doctrina de la Trinidad.

Bueno lo mismo es cierto en cuanto a las doctrinas de la gracia, serán como semillas esparcidas en el suelo fértil de la Escritura y a medida que nos abramos paso por el Antiguo Testamento las semillas comenzarán a brotar, comenzarán a crecer, y las veremos con mayor claridad. Imagina que entras en el comedor de alguien y hay un interruptor que regula la intensidad de la luz, uno la enciende y luego puede girarlo, y la luz se vuelve cada vez más brillante hasta que ilumina plenamente, así es la Biblia.

Hay verdades que se enseñan en las primeras páginas de la Escritura que son muy importantes, muy esenciales, y es como cuando este interruptor está apenas encendido, pero conforme avanzamos, libro por libro, autor tras autor, vamos girando el interruptor de manera que la luz de la verdad ahora alumbra con un brillo cada vez mayor en nuestro entendimiento. Y desde luego, cuando llegamos al Nuevo Testamento es más brillante que el sol de mediodía, brilla con toda su fuerza.

Así que, al mirar esos primeros capítulos de Génesis, solo quiero que sepamos que estarán tenuemente declaradas, a veces están un poco en las sombras, pero están comenzando a brillar como a través de la niebla y las vemos, y conforme avancemos en la serie se nos harán mucho más obvias.

Ahora bien, Moisés escribió el libro de Génesis mientras vagaba en el desierto, así que son más de 1.400 años antes de la venida de Cristo, y es interesante que cuando escuchamos el sermón de Esteban ante el Sanedrín en Hechos capítulos 7, Él deja claro que Moisés fue educado en todas las costumbres de los egipcios, se sentó a los pies de maestros egipcios, recibió una educación egipcia de primera categoría —diríamos hoy— pero cuando escribe estos capítulos iniciales, no vemos la sabiduría de los egipcios en estas páginas, vemos una revelación sobrenatural que solo viene de Dios.

Cuando Moisés lo registra esto viene directamente del trono de la Gracia, es decir, a fin de cuentas, ¿quién estaba allí cuando la creación fue traída a la existencia?, es decir, ningún hombre estuvo ahí, al menos no hasta el sexto día, solo Dios pudo haber dado a conocer lo que aconteció en estos primeros días de la Creación, y lo que Dios dio a conocer a Moisés lo registró para nosotros.

Ahora bien, esas cinco doctrinas de la gracia de las que hablamos en nuestra sesión anterior, se apoyan en el firme fundamento de la soberanía de Dios, y cuando decimos la soberanía de Dios queremos decir que Él hace lo que le place, cuando a Él le place, donde a Él le place, con quien a Él le place, que Él establece Su trono en los Cielos, Su soberanía gobierna sobre todos, ¡Él hace lo que le place! Su voluntad es independiente, su voluntad es autónoma, y cualquier cosa que su voluntad pretenda que acontezca, va a acontecer.

Al mirar el comienzo del libro de Génesis vemos un despliegue de la pura soberanía de Dios, y aun cuando miramos los primeros seis días de la Creación vemos indicios de las doctrinas de la gracia, la creación física siempre es una imagen de una creación mucho más grande de una nueva creación espiritual que Dios llevará a cabo en la vida de aquellos que Él traerá a su Reino.

Así que hay paralelos entre en el acto en que Dios crea el universo y el mundo, y el acto en que Dios nos hace nuevas criaturas en Cristo Jesús.  Así que pensemos en esto, avancemos por estos primeros versículos de Génesis capitulo 1, y en el primer día leemos: “Y dijo Dios: ¡que haya luz!”, y Dios creó luz donde no había luz, Dios simplemente habló e hizo existir la luz; eso es exactamente lo que hace Dios en las doctrinas de la gracia cada vez que salva a un pecador, porque nosotros estuvimos una vez y otros todavía están en oscuridad espiritual, es decir son ignorante de Dios, están separados de Dios, en la contaminación de sus propios pecados.

Y en 2da de los Corintios 4:6 leemos, más adelante en el Nuevo Testamento, que el Dios que mandó que hubiera luz en este universo es el mismo Dios que manda que haya luz en nuestros corazones que están oscurecidos en tinieblas, de hombres y mujeres, que Dios habla soberanamente y trae la luz a nuestros corazones en tiniebla.

Y luego, en el segundo día leemos que Dios dijo haya expansión en medio de las aguas y separe las aguas de las aguas, y eso nos dice que Dios hizo una separación, eso es lo que hace Dios en las doctrinas de la gracia, Él hace una separación, Él hace una distinción dentro de la humanidad entre aquellos que ha escogido para poner sus corazones en ellos y aquellos quienes pasará por alto.

Y luego leemos en el tercer día, entonces dijo Dios júntense en un lugar las aguas que están debajo de los cielos y que aparezca lo seco, y fue así. Y dijo Dios produzca la tierra vegetación, hierbas que den semillas y árboles frutales sobre la tierra, que den fruto. Este Dios que ahora habló y produjo vida sobre la tierra a través del principio de vida en una semilla, comenzó el proceso de reproducción por el cual cada cosa produciría otra semejante, y una semilla de manzana produciría un manzano, es lo mismo que ocurre en las doctrinas de Gracia, cuando Dios planta la semilla de su Palabra en la tierra del corazón de hombres y mujeres, una cosa producirá otra semejante y es la semilla la que contiene la vida de Dios y Dios hará que esa semilla germine y brotará con la nueva vida de Jesucristo.

Vemos una imagen de esto aun en el tercer día de la Creación, y luego en el cuarto día Dios dijo haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche y fue así, y una vez más vemos la voluntad independiente y soberana de Dios que produce luz poniendo el Sol y la Luna en su lugar, en las galaxias y poniendo los cuerpos celestes en el lugar en que comenzarían a reflejar la luz del sol. Es este mismo poder soberano de Dios que se libera —y yo diría en una exhibición aún mayor de soberanía en el nacimiento de cualquier pecador que es traído al reino de Dios–.

El mayor milagro que Dios realiza es el nuevo nacimiento, más grandioso que cuando Dios crea vida en el vientre es cuando Dios crea vida espiritual en el corazón, más grandioso que cuando Dios trae a alguien a una familia física es cuando Él trae a un pecador a su familia espiritual, lo espiritual siempre es mucho mayor que lo físico. Así que cuando Dios crea todas las cosas de la nada hay indicios de lo que va a venir y que veremos en las doctrinas de la gracia.

Y luego si seguimos mirando vemos que en el quinto día Dios creó la vida animal sobre la tierra, y Dios creó las aves que vuelan y los peces que nadan, y Dios pobló el planeta con vida animal, y una vez más vemos ese libre ejercicio de la soberana voluntad de Dios.

Pero luego en el sexto día Él dijo hagamos al hombre a nuestra imagen, y Dios juntó el polvo y creó el cuerpo físico, pero este era solo un caparazón vacío externo, ¿no? Tendría que haber vida dentro del cuerpo si esa persona realmente iba a ser una persona y vivir, y en Génesis 2 —creo que en el versículo 7— leemos que Él ahora sopló vida en el cuerpo exterior del hombre, ¿sabías que eso es exactamente el nuevo nacimiento?, es la vida de Dios en el alma de hombre, ese fue el título del libro que George Whitefield leyó que lo llevó a la fe en Jesucristo y le enseñó la verdad del nuevo nacimiento, se titulaba La vida de Dios en el alma de un hombre de Henry Scougal.

Y las doctrinas de la gracia vienen a nuestras vidas cuando Dios sopla vida eterna en el caparazón externo, vacío de este templo que Él ha creado, Dios viene a residir en nuestras vidas y pone vida en nosotros donde no la había, vida eterna, vida espiritual, vida sobrenatural.

Y entonces en el comienzo mismo, en la Creación vemos atisbos de lo que Dios va a llevar a cabo, que Él es soberano, tiene autoridad sobre toda Su creación, puede hablar y traer luz a las tinieblas, puede hacer separaciones dentro del universo, puede poner vida en aquello en donde no había vida, esto era lo que Dios iba hacer en la salvación de cada persona al convertirse.

Bien, al mirar estos capítulos iniciales, hay dos doctrinas de la gracia en particular que se enfatiza, se trata de la corrupción radical y el llamamiento eficaz, vemos especialmente estas dos.

Y así al llegar a Génesis capítulo 3 versículo 1, la serpiente era la más astutas de las bestias del campo, y le dijo a la mujer, conque Dios os ha dicho no comeréis de ningún árbol del huerto, y luego dio el golpe de martillo: la serpiente le dijo a la mujer, ciertamente no moriréis, ustedes serán como Dios, no van a caer, van a ascender, van a estar al mismo nivel de Dios con tan solo comer esta fruta, y esta es una gran prefiguración de la influencia de Satanás en este mundo, para engañar, tentar, incitar, seducir y esclavizar aquellos que nacen en pecado.

Y vimos que en Génesis, en Génesis 3:6 que la mujer vio que el árbol era bueno para comer y era un deleite para los ojos y el árbol era deseable, y ella tomó del fruto, y comió y le dio a su esposo, y él comió; ellos desobedecieron a Dios descarada, intencional, deliberada, egoísta y atrevidamente, desobedecieron a Dios con sus ojos bien abiertos, fue una traición cósmica, fue una rebelión cósmica contra Dios; y Dios había dicho el día que comas de este fruto ciertamente morirás, y vemos que Adán siguió vivo —bueno han de saber que él murió en ese momento espiritualmente y ahora había una separación entre él y Dios, y comenzó a morir físicamente, pues ahora se instala el proceso de envejecimiento y los efectos del pecados comenzarán a estar en su propio cuerpo mortal y un día al fin morirá físicamente, pero ahora ya está comenzando este proceso de agonía física y si continúa en ese estado morirá eternamente, separado eternamente de Dios.

Vemos los efectos del pecado, los devastadores efectos del pecado, y ahora desde allí en adelante el hombre en un estado de muerte espiritual comienza a esconderse de Dios, le aterra Dios, y quiere huir de Él, no se dirige a Dios, sino que se aleja de Él, y en Génesis 3 versículos 8 y 9 leemos que Dios viene al huerto y dice “¿Dónde estás?” —Bueno, Dios sabe exactamente dónde están, la pregunta intentaba producir una confesión en ellos que reconocieran que se están escondiendo de Dios y que están separados de Dios, y en Génesis 3 versículo 10, Adán dice: tuve miedo porque estaba desnudo y me escondí, ya no hay deleite en Dios, está el terror de Dios.

Y todo el que nazca en la raza humana, nacería en este mismo estado de querer huir de Dios y no de querer acercarse a Dios, es por eso que Dios tendrá que ser el que busca, Dios tendrá que ser el que persigue, y así será a través de todo el tiempo que resta y cada vez que escuchamos de alguien en otra religión o que es muy religioso, que está siendo muy religioso y buscando a Dios… no ¡no! Es lo opuesto, están haciendo lo contrario, están huyendo del único Dios verdadero.

Así que cuando Adán pecó, toda la raza humana pecó, y más adelante en Romanos 5 versículo 12 quedará muy claro. Tal como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, así la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron, y en ese preciso momento toda la raza humana, antes de que fue concebida en el vientre de su madre y dada a luz, y traída al mundo fue culpable del pecado de Adán, hubo una imputación del pecado de Adán a toda la raza humana.

Romanos 5:16: por un solo pecado vino la condenación, ¿cuántos jugadores tienen que estar en una posición de adelanto en el equipo de fútbol para que todo el equipo sea penalizado?, ¡solo una persona tiene que estar adelantada! Y Adán era nuestro representante, y todo lo que hizo Adán nos afectó, —y tú y yo habríamos tomado la misma decisión, de todos modos, si hubiéramos estado allí… de hecho, probablemente habríamos cedido más rápido que Adán— y este pecado puso Adán y a toda la raza humana en un estado de muerte, y bajo la maldición de Dios y bajo la ira de Dios.

Dime qué crees de los primeros tres capítulos del libro de Génesis y te diré qué crees acerca del resto de la Biblia,  es el semillero para toda doctrina, y lo que uno cree acerca de Dios y Adán, y Satanás, y el pecado y sus efectos sobre toda la raza humana, todo lo que provenga de Génesis del 1 al 3 será el factor determinante para el resto de la Biblia, es decir, si uno construye un edificio no importa lo alto, impresionante que sea, si tiene una grieta en el fundamento, todo el edificio es deficiente.

Así que, desde el comienzo mismo vemos una depravación total, radical en la caída de Adán, pues está en un estado de pecado, ahora su alma queda contaminada y manchada desde la coronilla de su cabeza hasta la planta de los pies, y ahora está separado de Dios y su mente está oscurecida, su corazón contaminado, y su voluntad está muerta. ¡Eso es depravación total! Por esto Dios debe ser el iniciador, Dios debe ser el que busca.

También en el huerto vemos el Llamado Eficaz porque en Génesis 3 versículos 8 y 9 leemos que Dios llamó al hombre, el hombre no llama a Dios, Dios llama al hombre, Dios dice ¿Dónde Estás? Y el propósito de esto es producir convicción de pecado y conocimiento del pecado, provocar así una confesión de pecado, porque nadie va entrar en el Reino de Dios sin confesar su pecado y decir Dios ten misericordia de mí, que soy pecador.

Y luego Dios dijo, ¿Quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol del cual te mandé que no comieras? Entonces el Señor Dios dijo a la mujer ¿Qué es esto que has hecho?, el propósito no es asegurar información que Dios no tuviera, el propósito era traer a la superficie, que saliera de la boca de Adán y Eva aquel pecado que realmente habían cometido contra el Dios todopoderoso del cielo. Aquí no vemos necesariamente indicios de la doctrina de la elección, y sí vemos la enseñanza de la expiación.

En Génesis 3 versículo 15 leemos sobre la simiente de la mujer y la simiente de la serpiente y ya ahí vemos una distinción dentro de la raza humana, que habrá uno nacido de una mujer, el Señor Jesucristo, que aplastaría la cabeza de la serpiente y llevaría a cabo un resultado fatal y devastador para Satanás, ahora será echado fuera el príncipe de este mundo.

Juan 12 y la serpiente herirá el talón de Cristo, si bien aquí no vemos la enseñanza plena del alcance de la expiación, no obstante, vemos lo que se denomina el Protoevangelio, la primera mención del Evangelio y Dios era el predicador y el Diablo era la congregación, Dios proclamó el Evangelio a la serpiente en el huerto, y era un mensaje de victoria para aquellos que son la simiente de la mujer a través de la simiente final de la mujer, el Señor Jesucristo mismo, quien daría un golpe devastador a Satanás y su simiente; y Jesús quien es la simiente de la mujer, moriría por los demás que son simiente de la mujer, que son parte de la raza escogida, los elegidos desde antes de la fundación del mundo y su muerte no tendrá efecto alguno para la simiente de la serpiente.

Aquí vemos en el comienzo mismo de la Biblia, sombras y pequeñas evidencias de lo que se enseñará muy claramente a medida que recorramos el resto de la Escritura.

R.C. Sproul es el fundador de Ligonier Ministries, el maestro principal de la programación de radio Renewing Your Mind, y el editor general de la Biblia de estudio Reformation

http://www.ligonier.es

1/9 – Cuando tu mundo está de cabeza

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Castillo fuerte es nuestro Dios | Salmo 46

1/9 – Cuando tu mundo está de cabeza

Nancy Leigh DeMoss

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/cuando-tu-mundo-esta-de-cabeza/

Leslie Basham: Con nosotros Nancy Leigh DeMoss.

Nancy Leigh DeMoss: A veces me preguntan, justo hace poco lo hicieron, cómo decido que es lo que voy a enseñar en Aviva Nuestros Corazones. Déjame compartirte un poco acerca de cómo lo hago. Algunas series nacen en mi estudio; tengo algo en mi corazón, una carga o una necesidad en particular o un tema que creo que necesitamos comunicarlo a las mujeres. Así sucedió con la serie de Tito 2 (así mismo las ancianas deben ser reverentes en su conducta no calumniadoras, ni esclavas de mucho vino que enseñen lo bueno que enseñen a las  jóvenes a que amen a sus hijos a ser prudentes, puras hacendosas en el hogar, amables sujetas  a sus maridos para que la palabra de Dios no sea blasfemada).  Esta es una de las series que pensé, “Esto es lo que tienen que escuchar las mujeres”.

Así que abro la Escritura, me pongo a estudiarla y de ahí desarrollo una nueva serie. Primero que nada al ver la lista lo primero que llama la atención es que va muy contra-cultura.  No es una lista políticamente correcta, pero hay otras series que han surgido no solamente de mi estudio sino también de mi experiencia y de las encrucijadas de mi propia vida y mi caminar con el Señor. Bueno, la serie que iniciamos hoy corresponde a ese segundo grupo.

Leslie: Bienvenidas a Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín. Iniciando la serie, Castillo fuerte es nuestro Dios, una serie que surge en el laboratorio de la vida.

Nancy: Déjame darte un poco de trasfondo. Durante los pasados años, desde la primera conferencia True Woman (Mujer Verdadera) del 2008, la primera conferencia que tuvimos en Schaumburg, Illinois, Dios ha estado trabajando en y a través del ministerio de una manera muy especial.

Ha sido una época de una bendición inusual y de mucho fruto. Cosas que habíamos estado orando al Señor por años, ahora estamos viéndole contestar, obrando en medio de una revolución contracultura de mujeres que dicen, “Sí, Señor”, quiero ser una mujer verdadera de Dios”.

Y esto esto ha sido de mucho aliento para mí—y muchas de ustedes que nos escuchan desde diversas partes del país y diversos lugares del mundo, que son líderes de ministerios de mujeres, son parte de este movimiento de la Mujer Verdadera. Dios les está usando para que se extienda el Evangelio y para  multiplicar el ministerio. Ha sido una gran temporada de fruto.

Pero, todos estos años desde la conferencia  del 2008  también han sido para mí y para nuestro ministerio una temporada de intensa presión y de retos inusuales que se nos han presentado. Veo hacia atrás y me doy cuenta claramente que el enemigo no está contento con lo que Dios ha hecho  en la vida de las mujeres. Y ha estado haciéndonos la guerra en distintos frentes y he estado involucrada en muchas luchas diferentes.

Meses atrás, justo cuando pensé que ya habíamos pasado esa difícil temporada, que la habíamos dejado atrás, y que la vida se estaba acomodando un poquito mejor, recibí una carta con noticias inesperadas que pusieron mi vida de cabeza. Desde ese día me he visto golpeada con retos y con circunstancias y los detalles no sería apropiado comentarlos, pero circunstancias que nunca imaginé que tendría que enfrentar.

He estado enfrentando una situación que es muy complicada, que ha reducido mi productividad por varias semanas. Sé que cuando empiezo a compartir algo de este tipo de cosas en el aire, la imaginación de la gente empieza a volar y comienzan a escribirme notas a mandarme vitaminas y listas de consejeros. Por favor no traten de descubrir qué fue lo que pasó.

Hay veces que siento muchísima libertad al compartirles lo que estoy viviendo. Pero esto en particular ha sido bizarro, complejo, ha sacudido mi mundo en maneras que nunca había experimentado antes. Y si pudiera solo decir que… al ver las noticias y leer los correos que recibimos en Aviva Nuestros Corazones, sé que no estoy sola en esto.  El mundo de muchas personas también está siendo sacudido.

En medio de mi agitación personal, con olas y olas sorprendiéndome me encuentro una y otra vez regresando a un texto en particular en las Escrituras que ha adquirido un significado totalmente nuevo para mí. Ese es el pasaje que quiero que repasemos en los próximos días.

Y ese  pasaje se encuentra en el libro de los Salmos, quiero que vayan conmigo al Salmo 46. He estado meditando en este pasaje de día y de noche, yéndome a dormir citando partes de él, despertándome en la mañana con él, y a veces durante la noche repitiendo secciones del salmo. Este es el pasaje que se ha convertido en un ancla para mi corazón y que ha ministrado bastante gracia en mi vida.

Mi oración es que sea de bendición para ustedes también, para ti particularmente en tus circunstancias, en la tormenta de tu vida, al caminar por este pasaje que veremos juntas los próximos días. Quisiera iniciar con un resumen general del pasaje y mañana empezaremos tomando un microscopio para ver a este salmo de tan solo once versículos en los próximos ocho días. Versículo por versículo, frase por frase, palabra por palabra.

Y de nuevo te digo, no sé qué puedas estar enfrentando el día de hoy, o lo que enfrentarás en los días venideros que tú no tienes ni idea, pero mi oración es que Dios use este pasaje para estabilizar tu corazón y para que te de una nueva perspectiva en medio de la tormenta que puedas estar enfrentando.

Una pequeña descripción: El Salmo 46 es el primero de un grupo que forma una trilogía: los Salmos 46, 47 y 48. Estos salmos parecen haber sido inspirados por un evento, por un incidente histórico específico en el cual el pueblo de Dios  y la ciudad de Jerusalén fueron liberados de sus enemigos de una manera sobrenatural.

No sabemos cuál fue la situación específica, porque la Escritura no lo dice, pero muchos comentaristas creen que pudo haber sido en una ocasión que se puede encontrar en 2 de Reyes capítulo 19; después la misma situación se repite en Isaías en los capítulos 36 y 37.

Déjenme resumirles brevemente. El ejército del rey de Asiria, Senaquerib, estaba amenazando a Jerusalén. La habían acorralado, y el rey de Judá, llamado Ezequías, clamó al Señor en su desesperación. Dios escuchó su oración, le contestó y los libró de forma sobrenatural, trayendo gran destrucción al ejército de Senaquerib.

Este incidente sucedió en el año 701 A.C; es un hecho histórico. Al adentrarnos en el pasaje, leeremos porciones de este suceso del Antiguo Testamento.

El Salmo 46 se divide naturalmente en tres estrofas y  cada estrofa termina con la palabra, Selah. Pausa. Contempla. Piensa en lo que acabas de leer. De manera que este será un pasaje con el que nos tomaremos buen tiempo. No lo vamos a apresurar. Vamos a verlo cuidadosamente; a detenernos, vamos a digerirlo y a dejar que trabaje y se integre a nuestra vida.

El pasaje tiene  once versículos, y lo que me llama la atención; es que en el salmo hay once referencias explícitas acerca de Dios. En la medida que lo voy leyendo, el Salmo 46, por favor pon atención al escuchar los diferentes nombres de Dios que se encuentran en este salmo y después hablaremos sobre cuáles son algunos de esos nombres.

Salmo 46, en mi versión de la Biblia tiene un título: “Dios, nuestro amparo y fortaleza” Después tenemos esta inscripción que dice: Para el director del coro. Salmo de los hijos de Coré, compuesto para Alamot. Cántico. Volveremos a esta descripción en unos momentos, pero primero permítanme leer el salmo completo.

Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, y aunque los montes se deslicen al fondo de los mares;3 aunque bramen y se agiten sus aguas, aunque tiemblen los montes con creciente enojo. (Selah)

Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, las moradas santas del Altísimo. Dios está en medio de ella, no será sacudida; Dios la ayudará al romper el alba. Bramaron las naciones, se tambalearon los reinos; dio Él su voz, y la tierra se derritió. El SEÑOR de los ejércitos está con nosotros; nuestro baluarte es el Dios de Jacob. (Selah)

Venid, contemplad las obras del SEÑOR, que ha hecho asolamientos en la tierra; que hace cesar las guerras hasta los confines de la tierra; quiebra el arco, parte la lanza, y quema los carros en el fuego.  Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; exaltado seré entre las naciones, exaltado seré en la tierra. El SEÑOR de los ejércitos está con nosotros; nuestro baluarte es el Dios de Jacob (Selah) (Salmo 46:1-11).

Al ver un repaso general de este salmo, quiero hacer dos observaciones. En el programa siguiente pasaremos al primer versículo del salmo, pero hoy quiero darles dos observaciones generales.

Primero, la centralidad de Dios que es tan obvia en este pasaje. Todo es acerca de Él. Sí, hay tormentas, sí, hay problemas, sí, hay desastres, sí hay terremotos y tsunamis y reinos enfurecidos y tambaleándose, y de todo esto se habla en este pasaje.

Pero mientras  leemos el salmo, la cosa que llama nuestra atención es que Dios es el centro de todo. Él NO está ausente; Él está allí, Él está en el medio de todo.  Él no es un Dios distante, Él está ahí. Está presente. Y Él es mencionado por nombre. El enfoque del salmo está en Él. Y vemos la  centralidad de Dios en la manera que diversos comentaristas bosquejan el salmo, en las tres estrofas.

Un ejemplo de esto: Un comentarista dice que la primera estrofa, los primeros tres versículos, proclaman el poder y la soberanía de Dios sobre la naturaleza. Los versículos 4-7 proclaman Su soberanía sobre los ataques que puedan amenazar Su santa ciudad. Después el último párrafo, los versículos 8-11, proclaman el poder de Dios y Su soberanía sobre todos lo que se le oponen alrededor del mundo. Es todo sobre Dios, Su poder, Su grandeza, Su soberanía.

Pero otro comentarista lo divide de esta forma. Él dice que hay tres estrofas que hablan de la protección de Jehová, Su presencia y Su preeminencia. Aquí hay otra: de nuevo con las tres estrofas, primero Dios es nuestro refugio, versículos 1-3. Después Dios nuestro libertador, versículos 4-7 y después en los versículos del 8-11. Él es nuestra paz. Es todo sobre Él. Él Es nuestro refugio, nuestro liberador y nuestra paz.

J. Vernon McGee lo resume de la siguiente manera, “Este pasaje es sobre la suficiencia, la seguridad y la supremacía de Dios. Él es la máxima realidad”.

Mencioné que hace referencia a Dios por nombre de manera explícita, aparte del uso de pronombres, pero por nombre se repite once veces el nombre de Dios en este salmo. Veamos uno de estos nombres.

El primero nombre, Dios,  sabemos que la palabra en hebreo es Elohim. Aparece cinco veces en este pasaje. Elohim es la descripción de Dios el creador y el preservador. Es el nombre de Dios que hace referencia a Él, que lo describe como trascendente, poderoso y fuerte.

Vamos a ver unas olas muy poderosas, unas tormentas fuertes, algunos problemas bastante grandes pero sobre ello está Elohim, el fuerte, el poderoso, el que trasciende, quien es mayor que las montañas, mayor que cualquier tormenta, mayor que los problemas. Cinco veces vemos que se refieren a Dios de esta manera.

Después en el versículo 4 vemos como Dios es identificado como el Altísimo. Ese es nombre en hebreo, Elyon, El Altísimo. Este es el nombre que enfatiza la fortaleza de Dios, Su soberanía Su supremacía. Él es Altísimo, El que está sobre toda cosa, Elyon.

Después en el versículo 8 vemos la palabra SEÑOR, la mayoría de nuestras Biblias lo muestran con mayúsculas la palabra “EL SEÑOR” Esta es la palabra, que es palabra Yahweh, Jehová, es el nombre de pacto de Dios, el nombre personal de Dios… El Dios que existe en sí mismo y que se da a conocer a Su pueblo.

Él no solo es trascendente y poderoso y creador y soberano, sino que también es un Dios de pactos que los cumple. Es un Dios personal, es un Dios que en medio de nuestros desastres se da a conocer a nosotros. EL SEÑOR.

Después lo vemos dos veces no solo como el Señor, sino como el Señor de los ejércitos en versículos 7 y 11. “El Señor de los ejércitos está con nosotros”.

El término hebreo es Jehová Sabaot, el Señor de los ejércitos. Es un título militar para Dios. El que lo describe como el comandante de todos los ángeles y de todos los ejércitos celestiales.

Después, otra vez en estos dos versículos en el 7 y en el 11, vemos que le llaman el  “Dios de Jacob,” y hablaremos de eso conforme vayamos avanzando. Vemos estos nombres y nos recuerdan, como lo dice ese maravilloso verso del capítulo 18 de Proverbios, que dice: El nombre del SEÑOR es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo (v.10). Nuestra seguridad en tiempos de agitación  encontrada solamente en Dios, y solo en Dios.

Solo Él nos puede dar estabilidad, consuelo y paz en medio de la crisis. Isaías lo dice así: “Al de firme propósito guardarás en perfecta paz, porque en ti confía”. (26:3) La vida segura no es la que no tiene problemas. La vida segura es la que está fundada en Dios, atada a Dios.

La centralidad de Dios en medio de nuestro mundo, loco y desordenado, tal y como lo hemos venido viendo en los últimos tiempos, es lo que nos mantiene cuerdas. Es lo que nos da la fortaleza y nos ayuda a no tocar fondo, como muchos hoy, porque sus vidas no están atadas a Dios; sus vidas tienen como fundamento arena movediza, las circunstancias de la vida. Así que vemos la centralidad de Dios; es todo acerca de Él. Este salmo nos lleva una y otra vez a este grande y trascendente y, poderoso, Dios de Pactos.

Quiero que se den cuenta de una cosa en una descripción del salmo, y es, que es una canción. Miren lo que dice una vez más al principio, dice, “Para el director del coro” este salmo debe ser cantado; el coro debía cantarlo. Es un salmo de los hijos de Coré. Recuerdan que los hijos de Coré eran un grupo de cantantes levitas en Israel.

Después tiene esta frase: “compuesto para Alamot”. Leo muchos comentarios acerca de esto, y realmente nadie está seguro exactamente qué significa, pero creen que posiblemente hace referencia a  una dirección musical. La palabra en Hebreo significa “mujeres jóvenes” o “vírgenes”. Algunos comentaristas piensan que probablemente signifique que esta canción debía ser cantada por voces soprano o con instrumentos muy agudos.

Era una canción que debía ser cantada, aún cuando los que la estuvieran cantando estuvieran en medio de mucha agitación y de graves problemas. El punto es, cuando estés en problemas, ¡canta! ¡Canta! Me encanta lo que dice Oswald Sanders acerca de eso. Él dice: “La fe puede cantar su canción en la hora más oscura y de sufrimiento; el dolor y el canto no son incompatibles.”1 Otro escritor dice, “cantemos aún cuando no sintamos el hacerlo, porque de esa forma le damos alas a los pies pesados y cambiamos debilidad en fortaleza.” 2

Así que mientras aprendemos de este salmo y dejamos que el salmo se  internalice en nosotras en los días por venir, déjame animarte a que cantes cuando estés en la tormenta. Incluso antes de experimentar Su liberación, o de imaginar cuándo ocurrirá esa liberación, el cantar expresa tu fe… fe en que las promesas de Dios en este texto son verdaderas.

Dios es el que dice: “Seré exaltado” cuando tu cantas, estás diciendo, “¡Amén! creo que eso es verdad, que Dios será exaltado en medio de mi circunstancia”. Y luego, no cantes solo cuando estés en la tormenta sino canta después que Él te haya rescatado, después que Él haya calmado las olas y la tormenta. Alábalo por Su liberación y por Su ayuda. Deja que tus problemas sean una oportunidad para componer una nueva canción—una canción de tu vida que ministre gracia a otros mientras  diriges a otros  también a cantar.

Dios ha usado este salmo para hacer que mi corazón cante durante estas últimas semanas. Todavía no puedo ver el resultado, es muy probable que lo vea cuando esta serie salga al aire, pero en este preciso momento todavía no veo la liberación. Pero sé que vendrá, y estoy orando para que  la canción que Dios ha querido que cante con la ayuda de este pasaje, se convierta en la canción de tu corazón también, que desde ese lugar en el que estás puedas cantar a otros que están en problemas… La canción de redención y de gloria y exaltación de Dios.

El Salmo 46 ha sido llamado, “el salmo de Martín Lutero”, era uno de sus favoritos. Se ha dicho que en los períodos más difíciles de la reforma, a Lutero en ocasiones le daba temor o ansiedad toda la oposición que enfrentaba. Durante esos momentos iba con su amigo y compañero de trabajo Philipp Melanchthon, y le decía. “Ven Philipp, cantemos el salmo 46.” Y ellos lo cantaban en la versión  de Lutero.

Castillo fuerte es nuestro Dios,

 defensa y buen escudo.

Con su poder nos librará

en todo trance agudo.

Hoy en día conocemos ese himno, está inspirado por el Salmo 46, “Castillo fuerte es nuestro Dios, defensa y buen escudo…” Lutero dijo lo siguiente acerca de este salmo:

“Cantamos este salmo para alabanza de Dios, porque Dios está con nosotros y poderosamente y milagrosamente preserva y defiende Su iglesia y Su Palabra en contra de todas las potestades espirituales fanáticas, contra las puertas del infierno, contra el odio implacable del diablo, y contra todos los asaltos del mundo, de la carne y del pecado.”

Esta canción tiene un coro, tiene un estribillo. Que se repite en los versos 7 y 11; y ¿cuál es esa repetición? El SEÑOR de los ejércitos está con nosotros, nuestro baluarte es el Dios de Jacob.” Repítelo conmigo por favor. (Decirlo en coro)

Jim Warren es un gran amigo de muchos años, él sirvió muchos años en  Radio Moody y se fue con el Señor hace un tiempo. Semanas antes de él partir había hablado con Jim and Jean, cuando estaba en la unidad de cuidados intensivos, con fallo renal y diálisis, fallo cardíaco, y los doctores recién le habían dicho que ya no había mucho más que se pudiera hacer por él.

En esa llamada, recuerdo que Jim me dijo, “Estoy alabando a Dios” Compartimos, oramos. Yo estaba ‘viviendo’ en el Salmo 46 en ese momento, y le dije: Jim ¿te puedo leer un pasaje? Se lo leí a Jim y a Jean por teléfono, le leí el Salmo 46. Lo discutimos, y después Jim me dijo, ¿Te puedo cantar? Y empezó a cantar un viejo corito. No lo conocía, pero reconocí la primera línea, “El Señor está conmigo todo el tiempo”.

El Señor de los ejércitos está con nosotros, el Dios de Jacob es nuestra fortaleza. La canción más grandiosa, más poderosa, puede surgir de los tiempos y de las circunstancias más difíciles de nuestras vidas. Déjame recordarte que cuando estés en medio de una tormenta que te lleve de aquí para allá y que amenaza con abrumarte,  si has encontrado que Él es todo lo que necesitas en medio de la tormenta, podrás cantar aún con más convicción. “Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, una ayuda oportuna en tiempo de necesidad”. ¿Amén? ¡Amén!

Leslie: Nancy Leigh DeMoss nos ha estado enseñando cómo Dios estabiliza nuestro corazón cuando está en un torbellino de emociones. Este mensaje es el primero de la serie titulada, Castillo fuerte es nuestro Dios, basada en el Salmo 46. Este tipo de enseñanza profunda de Nancy usualmente genera algunas conversaciones.

Una mujer nos mandó un correo diciendo:

Mi esposo y yo disfrutamos mucho el escuchar los programas y luego discutirlos en la hora del almuerzo. Hoy decidí visitar su página de AvivaNuestrosCorazones.com. ¡Wow! Quedé impactada al ver la cantidad de recursos que puedo obtener gratis allí y que puedo descargar e imprimir. ¡Gracias!

Te invitamos a entrar a nuestra página por ti misma y ver algunas cosas que te ayudarán a discipular a otras y en tu propio caminar espiritual. Y mientras estás allí, si Dios te mueve a dejar una ofrenda, también puedes hacerlo. Visitado AvivaNuestrosCorazones.com.

También puedes suscribirte para que te llegue a tu correo personal un correo electrónico que contiene el enlace del programa del día. Este correo contiene el título de la serie, del programa, y algunos puntos importantes que Nancy trata en el programa. También contiene un enlace con el título del artículo del blog.

Es muy fácil suscribirse; solo entra a AvivaNuestrosCorazones.com y sigue las instrucciones que encontrarás allí.

Siempre tendremos problemas en nuestras vidas. Nunca podrás escapar de ellos en un mundo caído, pero hay un refugio al que podemos correr en tiempos de necesidad. Aprende cómo responder a los problemas que te amenazan, el lunes, en Aviva Nuestros Corazones.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

1 Oswald Sanders, The Incomparable Christ, (Chicago: Moody) (in re ).

2 J. H. Jowett.

Castillo Fuerte, Studio Musicians, 25 Favoritos Himnos Internacionales ℗ 1994.

Usado con permiso del Ministerio Aviva Nuestros Corazones 

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

El tiempo de Dios

Isha – Salmos

DÍA 112 – Salmo 75

Dosis: Confianza

El tiempo de Dios

“Tú dices: «Cuando yo lo decida, juzgaré con justicia. Cuando se estremece la tierra con todos sus habitantes, soy yo quien afirma sus columnas.» (Salmo 75:2–3) (NVI)

“Mamá, ¿y cuánto falta para Navidad?” Mamá responde: “Tres meses, hija”. ¿Y cuánto son tres meses? “Papá, dijiste que en quince minutos íbamos al parque. Ya es hora”. “No, hijo, solo han transcurrido dos minutos”. Los niños tienen dificultad por comprender el concepto del tiempo. La respuesta: “aún no es hora”, no les dice mucho. A veces solo entienden el tiempo presente. Hoy, ahora, en este instante. El futuro les cuesta. El pasado poco les importa. En ocasiones es dulce ser un niño.

Pero en este salmo, Asaf nos recuerda que ante Dios actuamos como esos niños insistentes que preguntan: ¿Cuánto falta? ¿Ya es hora? Y realmente nos cuesta comprender el concepto de su eternidad. Asaf habla de que Dios es el juez que juzgará con justicia y recompensará a los justos. Él tiene determinado el tiempo. Luego añade que aún cuando se estremezca la tierra, Él la afirmará sobre sus cimientos. ¿No te parece hermoso? Una verdadera dosis de confianza. El salmista nos recuerda que cuando estemos en problemas, debemos confiar en Dios pues él, tarde o temprano, destruirá la maldad.

Mientras tanto, nos removemos en nuestros asientos, armamos rabietas, nos mordemos las uñas, pues no podemos entender la perspectiva del tiempo que nuestro Dios maneja. Queremos todo hoy, ahora, en este instante. El futuro nos cuesta. El pasado poco nos importa. Pero cuando Dios esté listo, hará lo que se deba hacer.

Me identifico con Sara. Dios le dio una promesa, pero los años pasaron y ella seguía sin concebir. Como una niña pequeña quizá inquietaba a Abraham con la misma pregunta: ¿ya es hora? Pero los meses transcurrían y ella no concebía. Entonces, decidió actuar por sí misma. Tomó el asunto en sus manos, y todo salió mal. Abraham tuvo un hijo con su sierva Agar, pero ese niño llegó para traer problemas. Dos naciones se formaron que aún hoy siguen en guerra. La impaciencia de Sara tuvo un alto precio.

Quizá hoy estamos impacientes esperando una respuesta o muchas respuestas. Como niñas, insistimos vez tras vez, lo que no está mal pues Jesús se agrada con que le pidamos. Solo tengamos cuidado de no querer tomar el asunto en nuestras manos. Confiemos en Dios y en su perfecto tiempo. Esperemos a que Él se revele y nos muestre su plan. Así como nosotras, como madres, sabemos que es mejor ir al parque en quince minutos porque el sol estará más agradable, así como entendemos que Navidad no tarda en arribar pues solo restan unos meses, así Dios sabe que su tiempo es lo mejor para nosotras. Confiemos en él.

Oración: Señor, gracias porque tú juzgarás cuando llegue el tiempo. Gracias porque responderás cuando sea el tiempo. Ayúdame a saber esperar. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 128). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

 

 Por encima de la nube

Miércoles 1 Enero

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romanos 8:38-39

 Por encima de la nube

http://labuenasemilla.net/20200101

Contra mí, en este mundo,
Si la tempestad en furor
Infla sus olas y ruge,
¿Turbará ella mi corazón?
No, yo no temo:
Jesús está conmigo,
Y su presencia santa
Aleja todo temor.
¿La vida es sombría
Algunas veces a mis ojos?
Tú disipas toda sombra,
¡O Salvador glorioso!
Por encima de la nube
Puedo ver tu esplendor;
Tu mirada me anima,
Me colma de felicidad.
Si siento mi debilidad
En medio del peligro,
¿No estoy sin cesar
En tus brazos, buen pastor?
De tu amor fiel
¿Quién me separará?
Abrigado bajo tu ala,
Nada me asustará.
A. Ladrierre. (traducido del francés)

Génesis 1 – Mateo 1 – Salmo 1 – Proverbios 1:1-6

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch