9/9 – Listo o no, ¡aquí vengo!, 2ª Parte

Gracia a Vosotros

Serie: ¡Jesús viene!

9/9 – Listo o no, ¡aquí vengo!, 2ª Parte

John MacArthur

https://cdn.gty.org/gracia/sermons/High/2374.mp3?x-source=website&x-type=download

Los vuelvo a invitar esta mañana a abrir su Biblia si es tan amable en el capítulo 24 de Mateo. Estamos de regreso en esta semana, en este texto que se está volviendo para nosotros un texto conocido. Este gran sermón de nuestro Señor Jesucristo, de su segunda venida, que ocupa los capítulos 24 y 25 del evangelio de Mateo. Hemos llegado ahora a la sección en el versículo 36 al 51, comenzamos en nuestro último tiempo juntos a ver estos versículos, y concluiremos ese estudio esta mañana.

Esta mañana cantamos un himno que indicaba que estábamos esperando la venida del Señor Jesucristo. Y todos nosotros como cristianos así vivimos, esperando su venida. Un teólogo, creo que fue Oscar Cullmann dijo, “El cristiano existe en una tensión entre lo que ya es, y lo que todavía no lo es.” Ya hemos experimentado la salvación, todavía no hemos experimentado la plenitud de la salvación, esto es, la redención de nuestros cuerpos. Ya hemos recibido el poder del Espíritu Santo, todavía no hemos visto la plenitud de ese poder a llevarnos a la gloria plena. Ya hemos recibido vida eterna, todavía no hemos participado en la resurrección.

Entonces, en un sentido estamos atrapados entre lo que ya pasó y lo que todavía no ha pasado. Y vivimos en esa tensión, mirando hacia atrás a la cruz, esperando la segunda venida, ya viviendo en los últimos dias, sin embargo, todavía no en lo último de los últimos días. Todo creyente entonces vive con un sentido de lo que ya es verdad, y lo que todavía no se ha cumplido. Vivimos con esa emoción, ese gozo de esperar la venida del Señor Jesucristo.

Entonces, el escritor de Hebreos lo expresa en estas palabras: “Así también Cristo fue ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, y para ellos que lo esperan aparecerá la segunda vez sin pecado para salvación” (Hebreos 9:28). Sí, él ya ha llevado nuestros pecados, pero lo esperamos porque todavía no ha venido la segunda venida, para que cumpla la salvación plena y gloriosa. Pedro lo dice de esta manera: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien, según su gran misericordia, nos hizo renacer para una esperanza viva mediante la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada, inmarcesible, reservada en los cielos para nosotros.” Sí ya hemos sido renacidos, pero todavía no hemos entrado de manera plena a nuestra herencia.

Y 1 Juan 3 dice: “Amados, todavía no se ha manifestado lo que seremos, pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos como él, porque le veremos como él es.” Sí, hemos recibido a Jesucristo, sin embargo, todavía no somos como Cristo en toda manera.

Y entonces, vivimos entre lo que ya pasó y lo que todavía no ha pasado. Y nuestros corazones están llenos de expectativa para la segunda venida. Francamente no es así con aquellos que no conocen a Cristo, aquellos que miran y oyen el mensaje de la segunda venida de Jesucristo, y que no están listos para ese acontecimiento, deberían vivir en temor. Pablo dice: “Conociendo el temor del Señor, persuadimos a los hombres.” El escritor de Hebreos dice que: “Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo.” Él dice, “Nuestro Dios es un fuego consumidor.” Pensar en la venida de Jesucristo, o es pensar en esperanza y expectativa de gloria, o pensar en temor y terror de condenación eterna.

Entonces esperamos la venida de Cristo. Para aquellos de nosotros que conocemos al Salvador, amamos su manifestación. Para aquellos que no, temen su aparición. En todos nosotros está esa pregunta, ¿cuándo va a suceder? ¿cuándo es que Jesús va a venir? Esa no es una nueva pregunta. Si usted recordará, conforme comenzamos el estudio del capítulo 24 señalamos en el versículo 3, que los discípulos se congregaron en torno a Jesús en el Monte de los Olivos y dijeron: “¿Cuándo serán estas cosas? Y ¿cuáles serán las señales del fin del siglo, y de tu venida?” Ellos también querían saber cuándo. ¿Cuándo va a suceder? ¿Cuándo vas a venir en gloria y recompensaras a los justos y juzgarás a los impíos? ¿Cuándo vas a venir y establecerás tu reino? ¿Cuándo va a suceder? ¿Y cuáles son las señales?

Bueno, los versículos 4 al 35 nuestro Señor dio las señales, ¿no es cierto? Él les habló de las señales. Ahora, comenzando en el versículo 36, él responde a la pregunta del cuándo. La pregunta del qué, ya la respondió, les dio las señales. Ahora está la pregunta del cuándo. “¿Cuándo serán estas cosas?”, dijeron. Su respuesta viene en el versículo 36, véala: “Pero de ese día y hora, ningún hombre sabe. No ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino solo mi Padre.” Su respuesta acerca del cuándo es, “nadie sabe, solo Dios.” Nadie sabe. “¿Quieres decir que nadie sabe cuándo Jesús va a venir?” Sí, eso es lo que él dice. Pero observe que él dice, de que en el día y la hora. En el versículo 42 él lo vuelve a decir. “No sabéis a qué hora”.

En el versículo 44 lo vuelve a decir: “Pero en una hora en la que no pensáis.” En el versículo 50 al final: “En una hora de la que no sabes.” Sí, es posible conocer la era, o la época, o el período de tiempo en general. Es posible conocer eso, ya sabemos eso. El período de tiempo cuando la venida de nuestro Señor ocurrirá ya nos ha sido revelado a gran detalle. Estamos viviendo en la época de la iglesia. Llega a su fin con el rapto de la iglesia. Y ese es el comienzo del fin. Ese es el comienzo del día del Señor, por así decirlo. La iglesia es sacada. El que refrena, el Espíritu Santo, quita el refreno de la maldad. Se levanta el anticristo, él se ve como el salvador de Israel. Pero a la mitad de un período de siete años, inmediatamente después del rapto, él profana el lugar santísimo, establece un ídolo, llama al mundo entero a adorarlo a sí mismo, y eso dispara la gran tribulación.

Las Escrituras son claras en esto. El rapto de la iglesia, el levantamiento del anticristo, la abominación desoladora, la gran tribulación, así llamada en el versículo 21 de este capítulo. Y en esa gran tribulación, todo tipo de acontecimientos aterradores se llevan a cabo. Son llamados en este capítulo, los dolores de parto, del reino. Son dolores rápidos, sucesivos, que vienen sobre la tierra que dan lugar al nacimiento del reino de Cristo. Vienen al fin mismo, así como los dolores de parto vienen al fin del embarazo.

Y entonces, viene un tiempo cuando la iglesia es arrebatada, el anticristo se levanta a la mitad del período de siete años en el que él se levanta hasta llegar a la prominencia. Él se presenta a sí mismo para que el mundo entero lo adore, él entonces comienza a perseguir a Israel, y la matanza mundial se lleva a cabo, el juicio cae como se describe en Apocalipsis 6 al 18. Al fin de ese tiempo está la señal del Hijo del Hombre en el cielo, vemos eso en los versículos 29 al 31. El cielo se cae, los cuerpos celestes caen. Todo en órbita pierde su órbita, las potencias de los cielos son conmovidas, y en la oscuridad que ocurre en el espacio, Cristo aparece y esa es la señal de su venida.

Entonces, él ha dicho en este mensaje maravilloso, “estas son las señales”. Pero ahora él dice, “del día exacto y la hora exacta, nadie sabe.” El período de tiempo lo conocemos, es inmediatamente después, dice en el versículo 29, de la tribulación. En la tribulación, es el período de tiempo en el que se levanta el anticristo, en el que los acontecimientos de Apocalipsis 6 al 18 también son descritos igual que aquí. Ese tiempo puede ser visto claramente. Es un tiempo que comienza con el rapto de la iglesia. Después aparece al final de la tribulación, inmediatamente después de eso, la señal del Hijo del hombre en el cielo. Pero, cuánto tiempo a partir de la señal del Hijo del hombre, hasta el establecimiento en sí del reino y juicio, no lo sabemos. Nadie lo sabe. Y hay un intervalo ahí.

En el libro de Daniel, hay por lo menos un intervalo de 75 días, pero inclusive podría ser más que eso. Realmente no lo sabemos porque no sabemos específicamente a que se refiere Daniel. Pero hay un periodo de tiempo ahí, que no está definido. Y en algún punto en ese período de tiempo después de la tribulación, Cristo va a venir en gloria final plena y juicio. Pero el momento exacto, el día exacto no es conocido.

Y entonces, el Señor dice, nadie lo sabe, ni los hombres, ni los ángeles, en ese punto en su encarnación y humillación él mismo no lo sabía, porque el Padre no le había revelado eso a él. Y él en su encarnación, en su humildad de encarnación, refrenó su omnisciencia a aquello que el Padre le reveló. Y entonces, es un tiempo desconocido. Ahora, eso es muy importante, la segunda venida de Jesucristo ocurrirá en un tiempo desconocido. No sabemos cuándo sucederá. Podría suceder en cualquier generación. Antes de que suceda, se llevará a cabo el rapto de la iglesia, el tiempo de la tribulación se levantará el anticristo, se llevarán a cabo todas las señales, la señal del Hijo del Hombre en el cielo, y entonces, en algún punto después de eso Jesucristo vendrá. Pero recuerde esto, todas esas cosas, del rapto de la iglesia hasta la segunda venida van a suceder rápidamente, ¿no es cierto? La tribulación en sí es de siete años, y la segunda venida viene inmediatamente después de eso.

Y entonces, en un período de unos siete años, el fin de la historia humana ocurrirá, y del versículo 32 al 35 de este capítulo leemos que la generación que esté viva cuando las señales comiencen, estará ahí cuando Jesús venga. En otras palabras, va a suceder tan rápido que va a suceder todo en una generación. De hecho, en un período muy breve de tiempo. Una vez que comienza, se acabará muy rápido, podría venir en esta generación, porque si el rapto de la iglesia ocurriera inmediatamente, y podría ser, no hay nada que tiene que preceder al rapto. Si fuera a ocurrir en este momento, entonces, esta generación viviría todas estas señales hasta la segunda venida de Cristo. Si sobrevivieran. Una tercera parte de ellos será masacrada, una cuarta parte de ella será masacrada en otro holocausto, guerras y demás van a matar a otros, el anticristo va a masacrar a todos los que él pueda. Si una persona vive para ver el fin, sucederá tan rápido que, si vieron el comienzo, y sobreviviera a los acontecimientos, estarían ahí para ver el final.

Entonces, podría venir en cualquier momento, en cualquier generación. Ahora, ¿cuál debe ser nuestra respuesta a esta venida repentina de Cristo? ¿cuál debe ser nuestra respuesta al fin del siglo? En primer lugar, vimos en nuestro último estudio, alerta. Observe el versículo 37: “Más como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en el que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.”

Es casi increíble que no supieron, que la gente en el tiempo de Noé no supo que iba a llover, porque alguien les había estado diciendo eso por 120 años. Noé fue un predicador de justicia, y él predicó justicia y juicio. Y les dio una señal muy grande de juicio venidero, al construir un barco enorme, un arca. Literalmente la palabra significa: “una caja de madera.” Este fue el símbolo y la señal, 120 años tomó construir lo que Dios iba a traer devastación para ahogar al mundo. Y dice que hasta que el diluvio vino, y se los llevó, no se dieron cuenta de esto, simplemente siguieron comiendo, bebiendo, casándose y dándose en casamiento.

En otras palabras, siguieron con las rutinas de la vida, literalmente ignorando la predicación del juicio, y literalmente ignorando la señal y el símbolo del diluvio venidero. Y así será en el día de la segunda venida de Cristo. Es difícil imaginarlo, el mundo en gran medida va a ignorar el rapto, van a ignorar la abominación desoladora, va a ignorar el holocausto de acontecimientos que ocurran en el tiempo de la tribulación. Van a ignorar inclusive la señal del Hijo del Hombre en el cielo, lo van a justificar, lo van a racionalizar, van a hacer algo diferente de aceptar lo que intenta expresar, lo que intenta comunicar, lo que intenta decir.

Y cuando Jesús venga, van a estar en shock, difícil imaginarlo, pero así es la ceguera del corazón humano. Así es la oscuridad de la mente humana. Escuche, ni quiera pudieron identificar cuando Dios mismo caminó en medio de ellos, porque van a ser más capaces en ese periodo entender de lo entendieron cuándo Jesús estuvo aquí, cuando la verdad es que todo el infierno habiéndose desatado en la tierra, en esa época, el pecado será peor de lo que jamás ha sido.

Entonces, no verán la verdad. Oh, habrá una gran salvación, los judíos serán redimidos, y habrá una gran redención entre los gentiles, como Apocalipsis 7 dice, pero todavía habrá una población masiva, mundial de personas que habiendo vivido todos los acontecimientos increíbles que hemos relatado en el capítulo 24, todavía van a encontrar que la segunda venida de Jesucristo ocurriéndoles va a ser algo inesperado. Es increíble, a pesar de todas las señales. Y después habrán dos en el campo y uno será llevado y el otro se quedará, dos moliendo y una es llevada y otra se quedará. El juicio vendrá y dividirá a la humanidad. Aquellos llevados son llevados en juicio, aquellos que se quedan van al reino. Los justos serán dejados para ir al reino. Los impíos serán llevados a la oscuridad externa y al juicio eterno.

Entonces, está por venir un acontecimiento del que el mundo está siendo advertido, y advertido, digo, las advertencias son increíbles, primero el rapto, se levanta el anticristo, la abominación desoladora claramente definida en el versículo 15, todos esos acontecimientos claramente relatados aquí y en Apocalipsis, todo detalle presentado, y a pesar de todo eso, y la señal del Hijo del Hombre en el cielo, en los versículos 29, 30, y 31, inclusive a pesar de eso, y el hecho de que se reúnan a los elegidos de toda la tierra, todavía no ven lo que está pasando. Todavía no entienden, todavía no se dan cuenta, hasta que como en el tiempo de Noé, finalmente cuando el agua estaba hasta su barba, y la puerta se cerró comenzaron a ser creyentes, pero era demasiado tarde. No había manera de entrar.

Entonces, cuál es la primera respuesta a la naturaleza repentina e inesperada de la segunda venida, versículo 42: “Velad, por tanto.” Ese es un presente imperativo. Estén constantemente alertas, porque no sabéis a qué hora viene vuestro Señor. Y él le dice a la generación que esté viva, en cualquier momento, no saben cuándo todas estas cosas van a suceder. No saben cuándo la venida del Señor se va a manifestar. Más vale que estén velando. Más vale que estén analizando la señal como señalamos la última vez en Mateo 16. Él les dijo a los judíos: “Son muy buenos en identificar el clima, pero no tienen ni idea acerca de señales espirituales. Bueno, más vale que tengan alguna idea acerca de las señales espirituales. Más vale que estén alerta.”

El primer requisito es estar alerta. El segundo es, estar listos. Vea el versículo 43, y ahora vamos a continuar con lo que no cubrimos. “Pero sabed esto”, piensen esto, podría ser un imperativo, podría ser un indicativo. Me gusta pensar que es un indicativo, esto es afirma un hecho. Comparándolo con el versículo 42, “No saben a qué hora su Señor viene, pero sepan esto,” esto lo saben. Digo, eso es obvio, ustedes saben esto. “Que sí” Y ese es un ‘sí’, una condición en el griego que es contraria al hecho, sí y no, pero si viniera. Si el de la casa hubiera sabido en que vela, esto es, en que vigilia, en qué periodo de tres horas durante la noche. Los judíos dividían la noche en cuatro periodos de tres horas de 6 de la tarde a 6 de la mañana. 6 a 9, 9 a 12, 12 a 3, 3 a 6. Él dice, si el que está en la casa supiera a qué horas a la mitad de la noche el ladrón vendría, él habría velado y no habría permitido que su casa fuera objeto de robo. Literalmente la palabra griega para entrar es escarbar. Escarbaban por las paredes de lodo, o escarbaban por el techo para entrar y robarse todo.

Entonces, él dice, no saben cuándo el Señor viene, pero esto saben. Si un hombre supiera cuando un ladrón viene, si él supiera en general, no el minuto, inclusive la hora, pero si él tan solo supiera el período de tiempo en general, seguramente estaría esperándolo cuando llegara ahí, ¿verdad? Claro que sí. Y eso es lo que él está diciendo. Eso lo sabe, cualquier necio sabe que, si un ladrón está por venir, y sabes que está por venir, vas a estar listo para cuando él llegue. Y la venida del Señor con frecuencia se compara a la venida de un ladrón. Y sería bueno en este punto decir que no es porque es un criminal que viene, la semejanza de la venida del Señor a un ladrón que ocurre aquí, 2 Pedro 3:10, Apocalipsis 3:3, Apocalipsis 16:5, Lucas 12:35-40, lo cual le mostraré en un momento, también ocurre en 1 Tesalonicenses 5:2 y en adelante.

Y esos lugares en dónde la venida del Señor es comparada a un ladrón, no es que Cristo es como un ladrón. Es que Cristo va a venir de manera repentina, inesperada como un ladrón viene de manera repentina, inesperada. Esa es la única analogía, esa es la única analogía. Hay otro comentario al margen que quiero añadir, cuando un ladrón viene él se lleva todo lo que usted tiene. Y entonces, Cristo, cuando él venga y encuentre un hombre que no está listo para su venida, todo lo que un hombre tiene él se lo va a llevar, ¿no es cierto? Y todo será quemado. Entonces, en ese sentido también podemos ver a Cristo como un ladrón que viene y se lleva todo lo que tiene un hombre, aquello en lo que coloca su fe, que no puede soportar la prueba del juicio.

Entonces, el Señor va a venir de manera inesperada. Él viene repentinamente, en un momento en que nadie está consciente, y nadie se da cuenta. Ahora, es difícil imaginar esto, porque cuando usted piensa en el rapto, y todos estos otros acontecimientos, todo mundo va a estar diciendo: “Hombre, ¿cuándo es que él va a llegar aquí? ¿cuándo es que él va a llegar aquí? ¿lo podemos ver? Todo es muy claro. Va a suceder, y va a suceder, pero el pecado, siendo lo que es y siendo cegador de manera abrumadora, y el misterio de la iniquidad habiendo llegado a su clímax y la gente justificando de la mejor manera que puede, todo lo que está pasando y la hostilidad hacia Dios llegando a su clímax, la gente literalmente va a justificarlo, va a racionalizarlo, explicarlo de otras maneras.

Inclusive esas personas que puedan decir, bueno, él podría venir. Hombre, éste podría ser el momento. Se van a encontrar en cierta manera, quedándose conformes con el hecho de que no va a venir. No sé lo que sucede. Quizás después de la señal en el cielo, las cosas regresan a algún estado de normalidad, y todo mundo dice: “Bueno, lo que fue debió haber terminado, y en cierta manera se establecen lo suficiente como para no estarlo esperando y ese es exactamente cuando él viene. No lo sé. Pero sé que no van a estar listos cuando suceda, al menos de que hayan preparado sus corazones antes del momento. Existen personas, como usted sabe, que simplemente les gusta ver las señales, hasta que la última aparece, y después ya listos. No. Versículo 44: “Por tanto, estad también listos.” No solo alerta, sino, versículo 42, listos. Porque en una hora que no pensáis, el Hijo del Hombre viene. Y él dice, en cierta manera del otro lado del asunto, no saben cuándo él va a venir, y él no vienen cuando piensan ustedes que van a venir.

Entonces, no sé lo que sucede después de la tribulación, y después de la señal del Hijo del Hombre. No sé lo que está pasando en eso período de tiempo. Ese pequeño espacio de tiempo, no tenemos mucha escritura, y no sé lo que sucede, pero sé que de alguna manera el mundo pierde el sentido de que él viene inmediatamente, y cuando ellos menos lo esperen, él va a venir en furia final en gloria final. Entonces, su punto en la analogía es simple. Si un hombre supiera que un ladrón está por venir, estaría listo. Y si usted sabe que Jesús viene, más vale que esté listo, más vale que esté listo. Usted sabe que él viene. Si un hombre supiera que un ladrón va a venir estaría listo, preparándose para el ladrón. Jesús le está diciendo: “Voy, voy.”

Recuerdo un predicador que estaba predicando de la segunda venida, y él era uno de esos hombres que creía que no debes tener ninguna nota, debes predicar estrictamente de lo que te viene a la mente. Y él olvidó su punto, y lo único que podía recordar era, “He aquí vengo pronto, he aquí vengo pronto.” Y eso debió haber hecho que se acordara. Y entonces, él lo dijo como cinco veces, y nada pasó. La última vez él pensó, si le pego realmente fuerte al púlpito, y digo, “He aquí vengo pronto”, quizás algo se va a soltar, algo va a pasar y me voy a acordar. En lugar de esto, tiró el púlpito, y cayó en las piernas de una señora en la primera fila, y él se disculpó. Y ella dijo, “¿Por qué te estás disculpando? Me advertiste ocho veces que ibas a venir.” Ella entendió el punto. Y si él dice que él va a venir, y él dice que va a venir, y él dice que va a venir, entonces debes creer que él va a venir. Y solo un necio que tiene toda esa información no se prepara, ese es su punto.

Si conoces en qué período de tiempo él va a venir, si conoces que señales vienen, podrías ver eso. Entonces, estarías listo para eso, sino fueras un necio. Observe Lucas 12, por tan solo un momento. Y vamos a ver el otro pasaje en dónde el Señor básicamente da la misma advertencia en unos, en términos, un poco diferente. Y de nuevo, el Señor con mucha frecuencia enseñó las mismas lecciones usando las mismas ilustraciones, o muy parecidas, como cualquier buen maestro sabe. Usted repite buenas cosas, y repite buenas ilustraciones en diferentes contextos, porque son útiles para la gente. Y el Señor aquí, en Lucas capítulo 12, también está preocupado por advertirle a la gente acerca de su segunda venida. Él dice: “Estén ceñidos nuestros lomos y vuestras lámparas encendidas, y sean como hombres que esperan a su Señor, cuando él regresará de la boda, para que cuando él venga y toque, ustedes puedan abrirle inmediatamente.”

Digo, estén listos para que cuando él regrese, todo esté como debe estar.” “Bienaventurados aquellos siervos, a quienes el Señor cuando él venga, los halle velando. De cierto os digo, que él se ceñirá y los hará que se sienten a comer, y vendrá y los servirá.” Sorprendente. Cuándo el Señor regrese, si usted ha sido fiel, él lo va a sentar a usted a comer y él lo va a servir a usted. Ese es el reino. Si usted está preparado cuando él venga, usted se va a sentar con él en su reino, y él lo va a servir a usted. Y si él viniera en la segunda o tercera vigilia, y los hallara así, entonces, bienaventurados son esos siervos porque están listos cuando él venga. Saben que él viene, no saben cuándo, pero están listos. Y sabed esto, que, si el dueño de la casa supiera a qué hora el ladrón viene, él habría velado y no habría permitido que su casa fuera objeto de robo. “Estad, por tanto, listos también porque el Hijo del Hombre viene a una hora cuando no pensáis.”

Ahora, puede regresar a Mateo 24, es la misma idea, es la misma lección básica. Es la misma idea que él ha dado aquí, que cuando él viene es un juicio devastador. Cuando él viene es una gloria inmediata para los redimidos. Entonces, estén listos. Y debido a que no sabemos cuándo es, y nadie sabe cuándo es, y nadie puede saber cuándo es, necesitamos estar listos en todo momento, en todo momento. Entonces, alerta y listos. Una cosa es estar alerta y decir: “Hombre, reconozco las señales”, algo más es estar listo, y estar listo habla de salvación, de un corazón preparado.

Hay una tercera cosa a la que nos llama, no solo alerta y estar listos, sino, fidelidad. Observe el versículo 45 al 51, fidelidad. Y aquí de nuevo, hay una analogía hermosa, una historia, una parábola, por así decirlo, la cual nuestro Señor también usa en Lucas 12 en otro contexto, porque ilustra de manera tan, tan clara el punto que quiere presentar. Es una ilustración poderosa, poderosa. Versículo 45: “¿Quién entonces es un fiel y phronimos”? -sensato, sabio- “siervo, a quién su Señor ha hecho Señor sobre su casa para darles el alimento a su tiempo.” Ahora, ¿de qué está hablando? Bueno, es una parábola muy, muy interesante. El señor es como Dios, el siervo es como todo hombre o mujer en el mundo. Y cada uno de nosotros ha recibido una administración, cada uno de nosotros ha recibido una responsabilidad, es como si el Señor hubiera dicho: “Muy bien, aquí tú administra la vida, y el aliento, y el intelecto, y la voluntad, y la emoción y el talento, y la verdad, y la sensibilidad espiritual, y la oportunidad, y el privilegio. Todo lo que te doy al crearte a Mi imagen, todo lo que te doy al llenar tu mundo de todas las cosas buenas que yo puedo crear, todo lo que te doy en términos de oportunidad para servirme, tú eres responsable de eso. Como un siervo a quien se le dice que gobierne la casa, esto es, que administre todos los bienes y que se asegure de que él le da de manera apropiada a todo mundo, en el momento correcto, alimento y en el lugar correcto.

En otras palabras, toda persona en el mundo, no solo cristianos, toda persona en el mundo ha recibido una prueba de administración por parte de Dios, vida, aliento, privilegio, todas esas cosas son concedidas a nosotros por Dios, y son una administración por la cual vamos a dar cuentas. Y el infierno estará poblado no solo por el diablo y sus ángeles, sino por personas que desperdiciaron ese privilegio, que se robaron los bienes de Dios, como el hombre lo hizo en Mateo 18, y fue llamado a rendir cuentas por cómo es que él, se había podido robar el dinero del rey, y estaba ahí en bancarrota. Y él cayó en su rostro, y rogó por misericordia.

Todo hombre, mujer en el mundo ha recibido una administración por parte de Dios, y si usted se roba los bienes y privilegios y recursos y oportunidades que Dios le ha dado a usted, entonces va a rendirle cuentas a Dios por haber desperdiciado su administración. Y cómo dije, el infierno va a estar lleno de gente que desperdició las oportunidades de Dios, y las usó para sí mismos, que abusaron el privilegio que Dios les dio, y que han fallado y se han rehusado servir a Dios como él lo manda.

Entonces, todo ser humano sobre la faz de la tierra, está siendo probado por Dios, en términos de la administración de lo que poseen. Y entonces, este hombre que está en la casa, hace eso con un siervo, versículo 46 dice. Cuándo el Señor viene, y encuentra siervos haciendo lo que él quería que hicieran, van a ser bendecidos, ¿no es cierto? Eso indica que son creyentes, eso indica los redimidos, son obedientes. La obediencia siempre es la marca, hacer la voluntad de Dios siempre es la marca de la salvación verdadera.

Entonces, cuando el Señor venga va a encontrar al siervo verdadero haciendo lo que él le dijo que hiciera, cumpliendo su voluntad, viviendo su administración hasta el máximo. Versículo 47, “De cierto os digo, que él lo hará”, esto es al siervo que está obedeciendo, “gobernante sobre todos sus bienes.” Eso es maravilloso. Lo que eso dice es que cuando el Señor regrese, y encuentre a sus siervos fieles, sus siervos dignos de confianza, sus siervos obedientes, él los va a colocar sobre todo lo que él posee. Es una cosa maravillosa. ¿Sabe usted lo que vamos a estar haciendo en el reino milenial y en la eternidad? Vamos a sentarnos con Cristo en su trono, Apocalipsis 3:21 dice, cómo él se está sentando con el Padre en su trono, y vamos a gobernar sobre todo lo que él posee. Eso es el versículo 47. La vida es una administración, lo que usted hace con esta pequeña rebanada de tiempo va a determinar si usted va a gobernar o no en la eternidad en el trono de Cristo, o si usted va a ser dominado o no en el infierno por los demonios y los diablos para los que fue preparado.

Entonces, cuando el Señor venga, él va a revisar la administración. Y aquel que ha mostrado ser fiel será recompensado con gobierno eterno. Versículo 48, “Pero, si ese siervo malo dijera en su corazón, mi Señor retrasa su venida, y comience a golpear a sus consiervos, y a comer y a beber con los borrachos, el Señor de ese siervo vendrá en un día cuando él no lo espera y en una hora que no sabe, y lo cortara a la mitad, y designará su porción con los hipócritas, ahí será el lloro y el crujir de dientes.” Por otro lado, cuando el Señor venga, él va a encontrar algunos que no fueron fieles. Algunos que, no habiendo sido fieles sobre poco, no pueden ser hechos señores sobre mucho. Aquellos cuya lámpara no estaban preparadas en los términos que veremos en el capítulo 25. Algunos que no tomaron su talento y lo usaron, sino que lo sepultaron y lo acumularon. Y serán arrojados a un lugar de lloro y de crujir de dientes.

El malo dice ahí, ¿no es cierto? El siervo malo, kakos, malo en calidad, malo en naturaleza, dice en su propio corazón: “Mi señor se tarda en venir, él no va a estar aquí por un tiempo, estoy viendo las señales.” Y sabe una cosa, va a haber gente así. Dicen: “Bueno, muy bien, entiendo todo este asunto profético, conforme veo las señales desarrollándose. Simplemente me voy a esperar hasta el último momento y mientras tanto, no voy a usar lo que tengo para otros, voy a alimentarme a mí mismo, y si los otros me estorban y tratan de quitar algo de lo que tengo les voy a pegar, los voy a herir, y voy a divertirme, voy a comer y a beber con los borrachos, voy a disfrutar de la vida, voy a disfrutar de la fiesta, voy a aprovechar lo más que pueda, voy a vivir el estilo de vida del mundo.

No es que todo el mundo que no es regenerado vive así, no toda persona que no es regenerada golpea a otras personas o abusa de otras personas al grado que lo hizo este siervo. No todo el mundo que es no regenerado está en la fiesta con borrachos, pero es una ilustración de una persona no regenerada. Y esa es la razón por la que dice, que le será dada una porción con los hipócritas, versículo 51. No parece indicar aquí que es un gran hipócrita. Digo, un hipócrita es alguien que pretende ser religioso. Ese hombre no está pretendiendo ser religioso, no está golpeando y está viviendo con borrachos, pero él va a ir al mismo lugar adónde van los farsantes religiosos, lo cual significa que la categoría es más amplia que tan solo esta ilustración. Es para todos los no regenerados. Por cierto, Lucas en el paralelo de esto dice que: será cortado y designado una porción con los incrédulos.

Entonces, él solo es una ilustración de muchos tipos de incrédulos, incluyendo no solo a aquellos que viven un estilo de vida de borracho, disipado, pero aquellos que son hipócritas religiosos también. Entonces, él piensa que tiene todo tipo de tiempo. Y hay personas que dicen, bueno, quizás algunos me están escuchando en este momento, van a decir: “Bueno, muy bien, voy a ver, quiero lo que quiero, muy bien, voy a esperar al rapto, si me pierdo el rapto estoy bien, se lo que viene. Voy a esperar la abominación desoladora, voy a ver cuando eso suceda. Muy bien, estoy viendo todo, voy a ver cuándo se desarrolle Apocalipsis 6 al 18. Después cuando vea la señal del Hombre en el cielo, debido a que no sé exactamente lo que va a pasar después de eso, voy a tratar de mantenerme sensible y apenas antes de que eso suceda, voy a entrar ahí, voy a recibir a Cristo. Y voy a entrar y mientras tanto voy a disfrutar mucho.

Bueno, el señor de ese siervo va a venir en un día, versículo 50 dice, cuando no lo estás esperando y una hora en la cual ni siquiera estas consciente. No lo intentes. ¿Qué te hace pensar que, si no le entregas tu corazón a Jesucristo ahora, vas a querer hacerlo en el futuro? Cristo no va a cambiar, él no va a ser más maravilloso, mas glorioso, él no va a tener más poder para salvar, más poder para cambiar tu vida en el futuro que lo hace ahora. Si no lo quieres ahora ¿porque lo vas a querer en ese entonces? Si no quieres a Jesucristo ahora, cuando el pecado hasta cierto punto está refrenado y es difícil imaginarlo, pero lo es. Si piensas que lo vas a querer más en un período cuando el pecado no tenga refreno, y tu maldad puede llegar al nivel que nunca en la historia del hombre ha llegado, el mundo va a ser peor de lo que jamás ha estado. Piensas que ahora estas satisfecho con tus concupiscencias, va a haber tal gratificación de concupiscencias en la tribulación que es indescriptible. ¿Por qué vas a querer a Cristo a la mitad de eso, más de lo que lo quieres ahora?

Y no te engañes pensando que vas a poder identificar las señales. La Biblia dice que nadie puede hacer eso, y Jesús va a venir cuando no piensas que va venir en una hora que ni siquiera estás consciente. Y es posible que pudo haber habido muchas personas en el día de Noé que dijeron, “Bueno, si el agua llega hasta mi rodilla, voy a tocar la puerta.” Demasiado tarde, demasiado tarde, demasiado tarde. Y el versículo 51 dice, esto es algo terrible, “Cuando el amo regrese y encuentre a su siervo infiel, lo corte a la mitad.” El verbo griego es dichotomeo, dicotomizado, es usado en Éxodo 29:17 en la Septuaginta, la cual es una traducción griega del Antiguo Testamento, de “cortar a la mitad un animal, cuando un animal era ofrecido en sacrificio y cortado en dos partes.”

Es para ilustrar el juicio del Señor que es tan serio, devastador, mortal. Cuando él regrese, y encuentre esta persona que pensaba que podía hacer lo que quisiera, disfrutar de la vida, y hacer lo que quisiera, y apenas salvarse, va a ser demasiado tarde. Él va a venir cuando no lo espera, y él va a pagar con un precio muy severo. El hombre va a ser cortado a la mitad, va a recibir una porción con el resto de los incrédulos hipócritas, y va a pasar el resto de la eternidad en el lloro y el crujir de sus dientes. Y por cierto, el lloro y crujir de dientes es mencionado cinco veces por lo menos en el libro de Mateo, y cada vez es una manera de describir el dolor terrible, sin alivio, sin consuelo, del infierno eterno.

Entonces, ¿cuál debe ser el tipo correcto de preparación para una venida repentina e inesperada de Cristo? Estar alerta, estar preparado, y ser fiel. Necesitamos estar esperando las señales, necesitamos prepararnos para su venida, y para hacer eso, necesitamos ser fieles a su mandato y su palabra y la administración que él nos ha dado. Vamos a ver más de esto conforme entramos al capítulo 25, conforme vemos a las vírgenes, algunas de las cuales estuvieron listas, y algunas no. Y conforme vemos los talentos, algunos de los cuales fueron desperdiciados y algunos de los cuales fueron usados. Y nos ilustraran el mismo asunto de ser fieles, estar listos, estar alertas, a la luz de la venida de Cristo.

Ahora escuche con cuidado, conforme concluimos. 1 Tesalonicenses 5, versículo 2, quiero leerle esto. “Porque vosotros mismos sabéis que el día del Señor viene como ladrón en la noche.” Eso quiere decir, repentinamente, inesperadamente. Es enfatizado de nuevo, porque cuando, versículo 3, digan paz y seguridad, apenas cuando los hombres piensen que todo está bien, apenas cuando piensen que van a sobrevivir, entonces destrucción repentina viene como dolores de parto con una mujer con hijo. Y ahí están esos dolores de parto de nuevo, y no escaparan.

Entonces, van a haber esas personas que van a decir: “Oh, paz y seguridad. Todo va a salir bien, todo va a estar bien.” Y repentinamente la devastación y la destrucción va a venir sobre ellos. Y algunas de esas personas que piensan que pueden sobrevivir la gran tribulación, se van a encontrar a sí mismas enfrentando a Dios antes de que Cristo venga, mediante la muerte y la devastación y el desastre que ocurren en ese período de tiempo.

Y entonces Pablo dice, “Ustedes hermanos, no están en tinieblas para que ese día venga sobre ustedes como un ladrón.” Ustedes son hijos de luz, ese día no los va a sorprender, ese día no nos va a llevar cautivos. No somos personas en la oscuridad, no creo que jamás vamos a pasar por esa tribulación, creo que vamos a ser sacados. No somos hijos de la oscuridad, no somos hijos de las tinieblas, somos hijos del día, somos hijos de luz. Y creo que el Señor nos lleva antes de que esa oscuridad se desate. No tengo ningún deseo de pasar por ese período. Es infinitamente peor que cualquier otra descripción que la Biblia podía presentar en nuestra imaginación.

No hay sentido alguno en tener una preocupación torpe con querer ver la tribulación. Queremos ver a Jesucristo. ¿Por qué quiero estar bajo el gobierno del anticristo, cuando podría estar en la presencia de Cristo en las bodas del Cordero? Y yo creo que no somos los hijos de la oscuridad. El Señor nos va a sacar porque nuestros corazones están listos, pero para el resto del mundo van a decir: “Oh, todo va a salir bien. Paz y seguridad.” Y después destrucción repentina cuando menos lo esperan. Espero que esté listo.

William Barclay registra la historia interesante de tres demonios aprendices que vinieron delante de Satanás. Y él los envió a la tierra para cumplir con sus lecciones. Y el primer demonio aprendiz dijo: “Yo le diré a la gente que no hay Dios.” Satanás dijo: “No va a funcionar.” Y el segundo demonio aprendiz dijo: “Yo le diré a la gente que no hay infierno.” Satanás dijo: “No va a funcionar.” El tercer demonio dijo: “Yo le diré a la gente, que no hay prisa. No hay prisa.” Y Satanás dijo: “Ganarás muchas almas.”

Hay prisa. Hay prisa. Escuche lo que Pablo dijo: “Conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño, porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.” Hoy estamos más cerca de la segunda venida, de lo que jamás hemos estado en la historia humana. “La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos pues las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.”

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

27/63 – La Verdadera Grandeza | Marcos 9:30-37 

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

Serie: Marcos

27/63 – La Verdadera Grandeza | Marcos 9:30-37

Ps. Sugel Michelén

El pastor Michelén ha formado parte del Consejo de Ancianos de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana, durante más de 30 años.Tiene la responsabilidad de predicar la Palabra regularmente en el día del Señor.Tiene una Maestría en Estudios Teológicos y es autor de varios libros: Historia de las Iglesias Bautistas Reformadas de Colombia, Coautor junto al Pastor Julio Benítez; La Más Extraordinaria Historia Jamás Contada, Palabras al Cansado – Sermones de aliento y consuelo; Hacía una Educación Auténticamente Cristiana, El que Perseverare Hasta el Fin; y publica regularmente artículos en su blog “Todo Pensamiento Cautivo”https://www.todopensamientocautivo.com/

Él es instructor asociado en Universidad Wesleyana en Indiana (IWU), extensión en español; enseña Filosofía en el Colegio Cristiano  Logos; y durante 10 años, ha sido profesor regular de la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas (ACSI)  para América Latina. El pastor Michelén, junto a su esposa Gloria tiene tres hijos y cuatro nietos.

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

12/41 – ¡Quédate!

Sabiduría para el Corazón

Serie: Filipenses

12/41 – ¡Quédate!

Stephen Davey

Texto: Filipenses 1:23

En nuestro último programa estudiamos las razones por las que Pablo quería permanecer con vida. En este programa, estudiaremos las razones por las que Pablo considera que morir es ganancia, y aprenderemos un par de verdades acerca de la muerte. Sabiduría para el Corazón es el ministerio internacional de enseñanza bíblica del Pastor Stephen Davey, traducido y adaptado al español por Daniel Kukin.

https://www.sabiduriaespanol.org

Los profetas menores, un gran mensaje

Ministerios Ligonier

Renovando tu Mente

Los profetas menores, un gran mensaje

Steven J. Lawson

https://www.ivoox.com/profetas-menores-gran-mensaje-audios-mp3_rf_45408420_1.html

En esta, nuestra última sesión llegamos ahora a los Profetas Menores, y como ustedes saben bien, no se llaman profetas menores porque su mensaje fuera menor, sus libros son más breves que Isaías, Jeremías y Ezequiel, estos se llaman Profetas Mayores debido a la extensión de sus libros, los profetas menores tenían un mensaje mayor solo que en una forma más abreviada. Hay doce Profetas Menores, tres anteriores al exilio —perdón, nueve anteriores al exilio— y tres posteriores al exilio, y vamos a recorrerlos.

Y queremos comenzar con el libro de Oseas, si toman su Biblia y van conmigo al libro de Oseas, capítulo 1, versículo 2, se nos presenta de inmediato una sociedad decadente, un pueblo que no conoce a Dios, nuevamente ellos son el pueblo de Dios por nacimiento étnico, en el sentido de que nacen dentro de la nación de Israel, pero no conocen a Dios y eso se volverá muy obvio cuando veamos el versículo 9.

Pero primero el versículo 2, cuando por primera vez el Señor habló por medio de Oseas, el Señor le dijo: “Anda, toma para ti a una mujer ramera, y engendra hijos de prostitución; porque la tierra se prostituye gravemente abandonando al Señor”. Oseas tenía que casarse con una mujer que era prostituta o iba a convertirse en prostituta, y ella tendría hijos a consecuencia de su prostitución, y todo eso debía ser una lección práctica del estado espiritual de la nación de Israel que estaba involucrada en adulterio espiritual —que es una metáfora de la idolatría.

Ellos se habían apartado del Señor su Dios, se habían desligado de Él, y no tenía una relación salvadora con Dios, y una vez más, vemos que es muy posible ser religioso y estar expuesto al sonido de la Palabra de Dios, y estar en un contexto religioso, incluso en un contexto que tenga la verdadera Palabra de Dios, y no obstante no estar convertido en el corazón, y ese es el caso aquí.

Así que, la mujer Gomer tuvo tres hijos, el último de los cuales se menciona en el versículo 9 “Y el Señor dijo: Ponle por nombre Lo-ammi, porque vosotros no sois mi pueblo, y yo no soy vuestro Dios”, una clara declaración de que no tenemos ninguna relación en lo absoluto.

Yo no los conozco, ustedes no me conocen, no soy su Dios, ustedes no son mi pueblo, estamos totalmente separados, no hay reconciliación, no existe una relación íntima personal entre nosotros, ustedes saben de mí, pero no me conocen y yo no los conozco, y sé todo sobre vosotros.

De eso testifica el versículo 9 y esto habla nuevamente de la doctrina de la Depravación Total, habla de la corrupción radical, aquellos cuyas mentes están entenebrecidas por el pecado, aquellos cuyos corazones están contaminados y depravados por el pecado, y aquellos cuya voluntad está muerta y encadenada al pecado, cada facultad de la persona no convertida está bajo el dominio del pecado: mente, afectos y voluntad.

Así que esto es Depravación Total, y la nación entera fue arrastrada a la apostasía porque eran adúlteros espirituales, lo que significa que tenían otros amantes aparte de Dios, no amaban a Dios de manera absoluta. Por lo tanto, en realidad eso significa que no amaban a Dios en lo absoluto, amaban a otros dioses, se amaban a sí mismos, amaban al mundo, sus posiciones, cualquier cosa, pero no amaban a Dios de manera suprema.

Esa es la marca de un cristiano, ama a Dios más que cualquier otra cosa en la vida, Jesús dijo: “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, y a sus hermanos y hermanas, aun su propia vida, no puede ser mi discípulo”, es un llamado poderoso el que hace Cristo, que debemos amarlo a Él más que a nadie, más que cualquier otra cosa, y el amor que tenemos por aquellos que son nuestros más cercanos, parecería odio comparado con el amor supremo que tenemos por Dios. Ahora si uno ama a Dios al máximo, va amar más a sus padres, va amar más a su cónyuge, va amar más a sus hijos, pero debemos amar a Dios en primer lugar.

Bueno, ese no es el caso aquí, así que Dios hace este anuncio —Yo no soy su Dios, y ustedes no son mi pueblo, no tenemos ninguna relación ustedes están perdidos y están pereciendo—. Vamos ahora al capítulo 2, versículo 23, y si van hacer salvos Dios debe comenzar algo, si van a entrar en una relación personal con Dios, Dios debe ser el que lo lleve a cabo, y lo realice, porque el que no conoce a Dios está huyendo de Él, no acercándose.

Así que leemos en Oseas 2, versículo 23: “Tendré compasión de ella” —refiriéndose a la nación—, y “de la que no recibió compasión, y diré al que no era mi pueblo: Tú eres mi pueblo”. Dios es el que comienza esto, y dice esto, que cita Pablo en Romanos 9, versículo 25 que los que no son pueblos de Dios, de pronto se convertirán en pueblo de Dios, y esto habla del nuevo nacimiento y de ser llevados a una relación correcta con Dios, habla de venir ahora a conocer a Dios y de Dios darse a conocer a ellos, y de ellos ser atraídos por su gran compasión hacia esta relación.

Esto es lo que sucederá ahora, y eso habla del Llamado Eficaz de Dios, habla del llamado irresistible de Dios, habla de la regeneración soberana de Dios, hubo un tiempo cuando tú no eras su pueblo, y hubo un tiempo cuando Él no era tu Dios, y entonces llegó ese momento, probablemente habían ocurrido muchas cosas antes, la siembra de la semilla, el convencimiento de pecado, el cultivo de tu corazón; pero en ese momento, de repente, Él vino a ser tu Dios, y de repente tú te convertiste en su pueblo, cuando el Señor te llevó y te atrajo hacia Él con cuerdas de amor y compasión, eso es lo que sucederá en la nación.

Ahora, en Oseas 4, versículo 17, no todos son atraídos, no todos son atraídos, no todos vienen a ser su pueblo, habrá algunos que serán pasados por alto, y habrá algunos que serán dejados en su estado de separación de Dios, sin el conocimiento de Dios, y leemos de esto en el capítulo 4, versículo 17: “Efraín se ha unido a los ídolos”, bueno, eso era cierto de toda la nación, ya lo hemos visto, pero observen lo que Dios le dice a Efraín: “Déjalo”.

Es Romanos 1, es Mateo 12, y el pecado de la blasfemia contra el Espíritu Santo, están siendo entregados, están siendo entregados a sus propios pecados, y Dios no los atrae hacia Él, esa es la doctrina de la reprobación divina, hay algunos de quienes Dios dice ¡déjenlos!, déjenlos solos, déjenlos solos en sus pecados, Dios no los envía al pecado, Dios dice solo déjenlos en sus pecados, porque han escogido su propio camino.

Vamos al libro de Amós, al profeta Amós, en Amós capítulo 3, versículo 2, hay una declaración muy singular acerca de Elección Soberana, de la elección incondicional de Dios, Dios le dice a la nación en Amós 3, versículo 2: “Solo a vosotros he escogido de todas las familias de la tierra” —esa es una declaración poderosa, Dios dice: de todas las naciones los he escogidos a ustedes para que sean mi pueblo; y la palabra escogido aquí en realidad es la palabra hebrea que significa conocer, solo a ustedes los he conocido.

Ahora Dios sabe acerca de todas las naciones, Él conoce sus números, aun los cabellos de sus cabezas están contados, ningún pajarillo cae a tierra sin el Señor, ninguno de ellos existe sin su conocimiento, Él ha señalado el momento de su nacimiento, Él ha señalado el momento de su muerte, pero no los conoce, sabe acerca de ellos, pero no los conoce en una relación salvadora y personal.

Y aquí vemos que, cuando Dios conoce a alguien es sinónimo de que Dios lo escoge y elige conocerlo, y elige amarlo con un amor distintivo especial, y con esa elección viene una gran responsabilidad, por eso el resto del versículo dice “por eso os castigaré por todas vuestras iniquidades”, conlleva un sentido de responsabilidad más elevado, un sentido acentuado de rendición de cuentas por haber sido escogidos por Dios.

Bueno, vamos al libro de Jonás, el profeta Jonás, y vemos claras muestras de la soberanía de Dios, ¿no es así? En Jonás, capítulo 1, leemos que la Palabra del Señor vino a Jonás capítulo 1, versículo 2: “Levántate, ve a Nínive, la gran ciudad, y proclama contra ella, porque su maldad ha subido hasta mí”.

Nínive era la capital del imperio Asirio, fue una gran ciudad en tamaño, pero también grande en pecado, y Dios comisionó a su profeta para que fuera a Asiria y a Nínive, y predicara contra ella, pero en lugar de eso, Jonás toma un barco y se va en la dirección totalmente opuesta a Tarsis —que creemos que probablemente sea la España actual—. Eso sería como si Jonás estuviera en San Luis, y Dios lo llamara a que fuera a Nueva York, y él tomara un avión a Los Ángeles; él se va en dirección totalmente opuesta para huir de la voluntad de Dios.

Entonces ¿qué hace Dios?, bueno, Dios controla soberanamente cada circunstancia de la vida de Jonás, así que en el versículo 4 leemos: “Y el Señor desató sobre el mar un fuerte viento”, Él es el Señor del estado del tiempo y es Señor de la tormenta, y es Señor del mar, y envió toda esta tormenta al mar Mediterráneo por causa de una persona, a fin de hacer volver a esta persona a Nínive, porque hay miles de personas que Dios va a salvar en Nínive.

Dios tiene un propósito, y Dios tiene una razón, no solo ha designado el fin —que es la salvación de los que están en Nínive— sino que Dios ha designado los medios para ese fin, que es la predicación de la Palabra de Dios. Así que Dios va hacer volver a su profeta porque, no solo ha predeterminado la salvación de los escogidos, sino que ha predeterminado la predicación de la Palabra de Dios por parte de sus siervos, por eso Dios envió esta tormenta para hacer volver al profeta en la dirección correcta.

Y entonces, ustedes conocen el resto del relato aquí, en Jonás capítulo 1, y como en el versículo 7, los marineros a bordo se dieron cuenta, ellos eran paganos, eran incrédulos, pero se dieron cuenta de que esta tormenta es casi de proporciones sobrenaturales, que los dioses debían estar enojados con ellos, alguien a bordo no está bien con su dios, los incrédulos eran más sensatos que el profeta de Dios.

Así que echaron suertes para ver quién entre ellos no está bien con su dios, y entonces echaron suertes, y por supuesto cayó en Jonás el profeta. ¿Creen que eso fue coincidencia? ¿Creen que eso fue por azar? ¿Creen que Dios tenía el control de la suerte que echaron? ¡Por supuesto que sí! Y Dios hizo que la suerte cayera de forma que revelara a Jonás.

Así que agarran al profeta Jonás y lo tiran por la borda, en ese mismo momento la tormenta se detiene, ¿creen que eso simplemente ocurrió? Esa es la soberanía de Dios, mis amigos, así que Dios designó un gran pez en el versículo 17 “Y el Señor dispuso un gran pez que se tragara a Jonás”, ¿creen que eso simplemente ocurrió? No.

Y Jonás pasó la noche sobre un colchón de espuma de grasa, fue tragado, y estuvo tres días y tres noches en el estómago del pez, ¿creen que eso simplemente ocurrió? Esa es la soberanía de Dios, porque Dios va a salvar a los escogidos que hay en Nínive, y Él va a enviar a su profeta y va a redirigir a su profeta porque Dios no solo ha designado el fin, sino que también ha designado los medios para cumplir con su finalidad.

Y así, ¡cuán hermoso son los pies de los que anuncia la paz!, de los que anuncian buenas nuevas, y este será Jonás, Dios es el Dios de una segunda oportunidad para Jonás, entonces sabemos que al final en el fondo del mar, en el vientre del pez, Jonás finalmente se rinde, es decir, le tomó tres días llegar a este punto, ¡qué obstinado era Jonás!

Finalmente, luego de tres días y tres noches, él hace esta gloriosa declaración al final del capítulo 2, versículo 9: “La salvación es del Señor”, cuando él dice esto, se refiera a una salvación temporal del vientre del pez, pero también es cierto acerca de la salvación eterna de la ira de Dios, en ambos casos es del Señor, y eso realmente es la esencia de las doctrinas de la gracia.

Se puede reducir a Dios salvaba a los pecadores, como ya he dicho, o simplemente la salvación es del Señor. Eso es lo que las doctrinas de la gracia declaran de manera resumida.

Entonces en el versículo 10, el Señor dio una orden —por favor observen que fue el Señor— “Entonces el Señor dio orden al pez, y éste vomitó a Jonás en tierra firme”, Dios tiene control del pez, Dios tiene control del profeta, así que, ahora Jonás sale a toda marcha y va a Nínive, la gran ciudad, a proclamar allí este mensaje, y en el versículo 4 “Jonás comenzó a recorrer la ciudad camino de un día, y proclamaba, diciendo: Dentro de cuarenta días Nínive será arrasada”, era un mensaje de juicio, también era un mensaje de gracia, porque hay una ventana de tiempo, hay cuarentas días, el Señor podría haber descargado el martillo de su ira sin dejar días para arrepentirse, pero hay cuarentas días.

A medida que Jonás camina por esta gran ciudad sucedió la cosa más asombrosa, versículo 5: “Y los habitantes de Nínive creyeron en Dios, y proclamaron ayuno y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos”. Versículo 6 “Cuando llegó la noticia al rey de Nínive, se levantó de su trono, se despojó de su manto, se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza”, y emitió un mandato de que ese día todas las personas se humillaran bajo la poderosa mano de Dios, ¿creen que eso simplemente sucedió? No con la doctrina de la Depravación Total.

No tenemos la declaración de la Elección Soberana o del Llamado Irresistible, pero sabemos que la mano invisible de Dios es la que llevó a cabo la salvación de estas personas, quizás fue la mayor cosecha y reunión evangelística que haya ocurrido en la historia del mundo en este tiempo, fue notable y testifica de la soberanía de Dios en la salvación, habla de la gracia soberana de Dios, de lo intencional que fue Dios: ellos oirán el mensaje y creerán, y eso habla de la soberanía de Dios sobre los medios para hacer cumplir este fin, y cómo nosotros debemos ir y predicar el evangelio, y debemos orar por los incrédulos, y debemos llevar una vida pura y santa, y cómo debemos mostrar amor y compasión a los incrédulos, para construir puentes hacia ellos, para llevarles el evangelio.

Dios es soberano tanto sobre el que lleva el mensaje, como sobre el que va a recibir y escuchar el mensaje. Me encanta esto, y sé que a ustedes también.

Buenos, debemos avanzar muy rápido, pueden anotar esto nada más, Miqueas 7, versículo 18 y 19, y Nahum versículo 7, pero quiero pedirles que vayan a Hageo versículo 23, él es el primero de los profetas post exílicos, y habla acerca del pueblo de Dios, este es el último versículo de todo el libro, y llegamos al capítulo 2, versículo 23 y dice: “Y te pondré como anillo de sello, porque yo te he escogido —declara el Señor de los ejércitos”, y aquí está la potente doctrina de la soberana elección de Dios, y tú eres como un anillo de sellar, tú eres valioso, tú eres precioso para mí porque yo te he escogido.

En Zacarías 12, versículo 10, hay otra gran profecía y habla del tiempo futuro en la nación de Israel, Él dice: “Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica, y me mirarán a mí, a quien han traspasado. Y se lamentarán por Él, como quien se lamenta por un hijo único, y llorarán por Él, como se llora por un primogénito” —por favor observen en el versículo 10: yo haré esto, luego ellos harán aquello, causa y efecto.

La causa es, en realidad este es Cristo hablando, el que fue crucificado, “derramaré sobre la casa de David el Espíritu de gracia”, luego leemos tres veces “me mirarán a m픓se lamentarán por Él”, Dios el Padre dice esto “Llorarán por Él”. Causa y efecto, raíz y fruto. Dios es primero, el hombre luego responde a lo que Dios dice que va suceder ¡qué glorioso pasaje! Y habla de un tiempo futuro en la historia de Israel, cuando vendran a un conocimiento salvador del Señor Jesucristo.

Pienso que el comienzo de este cumplimiento es el día de Pentecostés cuando Pedro se pone en pie frente a la casa de Israel y les predica a miles, y tres mil se salvan en un día, y en última instancia se cumplirá al final de esta era, cuando todo Israel sea salvo, Romanos 11 al final del capítulo.

Y finalmente llegamos al libro de Malaquías capítulo 1, versículos 1 y 2, el Antiguo Testamento termina y concluye con esta potente declaración sobre la Elección Soberana de Dios. Profecía de la Palabra del Señor a Israel por medio de Malaquías, capítulo 1, versículo 1.

Y ahora el versículo 2 —Dios es el que habla aquí—: “Yo os he amado —dice el Señor—. Pero vosotros decís: ¿En qué nos has amado? ¿No era Esaú hermano de Jacob? —declara el Señor—. Sin embargo, yo amé a Jacob”, aquí nuevamente ser escogido y ser amado por Dios, son expresiones sinónimas, son expresiones paralelas, aquellos a los que Dios ha escogido, los ha escogido porque los ama, y aquellos a los que ama, los ama porque los ha escogido, y Dios les recuerda que Él no puso su amor en Esaú, quien nació primero, Él invirtió el orden.

Y las elecciones de Dios son siempre —casi siempre—, son insólitas, porque no ha escogido a muchos poderosos, ni a muchos nobles, Él ha escogido las cosas viles de este mundo para confundir a los sabios y a los malvados, e incluso en el caso de Israel, ellos no eran los más grandes en número, y escogió a los descendientes de Jacob. La Elección Soberana de Dios desde el nacimiento, y Romanos 9 nos dirá que incluso cuando los gemelos estaban en el vientre de la madre, dijo: “a Jacob amé, mas a Esaú aborrecí”.

Así que, al llegar al final del Antiguo Testamento se nos recuerda una vez más la voluntad suprema de Dios, la voluntad soberana de Dios, de que Él tendrá misericordia de quien quiera tenerla, y tendrá compasión de quien quiera tenerla, y endurecerá a los demás.

Esto nos debe hacer humilde al pensar en nuestra propia salvación, pues Dios fácilmente pudo habernos dejado en nuestro pecado y que no fuéramos su pueblo, y que Él no fuera nuestro Dios, Él podría habernos dejado como los demás, pero el Alfarero nos hizo de la arcilla vasos de misericordia, preparados para su salvación.

Le damos tantas gracias y le damos la gloria, y decimos con Jonás la salvación es del Señorla salvación es del Señor. Lo único que yo he provisto es mi pecado, que fue puesto sobre el Salvador en la Cruz, esa fue mi contribución a mi salvación, pero fue el Señor quien nos compró, fue el Señor quien nos buscó, y fue el Señor quien nos trajo.

Todo lo hizo el Señor, es por eso que un día cuando lleguemos al cielo, y Él nos dé una corona, tomaremos esa corona y de inmediato la pondremos a sus pies, queriendo decir que todas las cosas son de Él, y por Él y para Él, e incluso esta corona debe volver a Él porque la salvación es del Señor.

Esta es la enseñanza a través de todo el Antiguo Testamento.

 

Steven J. Lawson

Es fundador y presidente de OnePassion Ministries. Es maestro de enseñanza de Ligonier Ministries, director del programa de doctorado en The Master’s Seminary y anfitrión del Instituto de Predicación Expositiva. Ha escrito más de dos docenas de libros.

 

 

 

 

R.C. Sproul

Es el fundador de Ligonier Ministries, el maestro principal de la programación de radio Renewing Your Mind, y el editor general de la Biblia de estudio Reformation.

 

http://www.ligonier.es

4/6 – La belleza de establecer prioridades

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Una conversación con Anne Ortlund

4/6 – La belleza de establecer prioridades

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/la-belleza-de-establecer-prioridades/

Leslie Basham: Antes de comenzar el programa de hoy de Aviva Nuestros Corazones, escuchemos un testimonio de una de nuestras voluntarias.

Voluntaria: Hola soy Masi Meyer y la verdad es que Aviva Nuestros Corazones ha sido como un regalo de Dios para mi vida porque debido al hogar de donde fui formada un hogar muy disfuncional, no aprendí los roles de la mujer de acuerdo a lo que el Señor establece en Su Palabra, y Aviva vino a ser como wao, como algo nuevo para mí y en estos tres años de casada por ejemplo me ha ayudado muchísimo a entender cuáles deben ser mis funciones en el hogar.  ¿Cómo me involucré en el ministerio? Bueno, yo escuché de la pagina y empecé a escuchar los programas y empecé a leer los blogs y tengo amigas que trabajan en Aviva y siempre me ponen al tanto de todos los detalles y realmente no soy voluntaria aunque estoy en el grupo de voluntarias, pero si estoy dispuesta a grabar si es necesario hacer algunas voces, usando mi voz o en cualquier otra cosa que me necesiten porque realmente Aviva es ministerio que toda mujer que ama al Señor debe escuchar debe saber de Él, y yo quisiera ser parte de ese grupo que comparte de Aviva Nuestros Corazones que le dice a otras mujeres mira tú tienes que ser femenina al estilo del Señor, como lo que dice Su Palabra, así que,  bueno bendiciones y gracias a todo el equipo por trabajar para nosotras para ayudarnos a ser más como Cristo.

Leslie: Anne Ortlund ha escrito mucho acerca de vivir una vida disciplinada, pero queremos que sepan que vivir una vida disciplinada no quiere decir vivir  una vida aburrida.

Anne Ortlund: A nuestro Dios le encantan las fiestas.  Cuando pensamos en Él en el Antiguo Testamento, y en los  72 ancianos que subieron a la montaña y vieron al Señor y no murieron. Eso fue asombroso. Ellos comieron y bebieron. Y la historia del hijo pródigo…¿La conocen?  Oh cielos, cuando el hijo regresa a casa,  tuvieron una gran fiesta. Incluso con bailes y hasta le colocaron  nuevas joyas…

“En su presencia hay plenitud de gozo”. Cuando pasamos nuestras vidas practicando el estar en la presencia de Dios, tenemos mucho gozo  porque es como anticipar el estar en su presencia en el cielo. Allá no sabemos si estaremos  de pie siempre alabando;  lo que sí sabemos es que habrá mucho que hacer y será muy divertido.

Leslie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con  Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Cuando Nancy estuvo en la universidad, ella fue influenciada por su pastor, Ray Ortlund, y su esposa, Anne. Esta semana Anne ha estado compartiendo sabiduría práctica con relación a la viudez, sobre el envejecimiento y sobre  las prioridades.

Nancy Leigh DeMoss: Anne, comenzamos una conversación ayer que me gustaría que la retomáramos hoy y es con relación a las disciplinas de una mujer hermosa. Tú escribiste un libro con ese título. Aunque fue escrito muchos años atrás. Es todavía popular y todavía le habla a la vida de las mujeres.

Así que gracias, Anne, por escribirlo y ahora por compartir de tu vida algunas de esas disciplinas de una mujer hermosa. Son transculturales, e incluyen las diversas etapas de la vida. Así que gracias por estar aquí hoy y por compartir sobre estas disciplinas.

Anne: Bueno, se me ocurre pensar en este momento, Nancy, acerca de primera de Pedro capítulo tres, cuando Dios habla acerca del  concepto   de lo que es la verdadera belleza de la mujer.  Él dice que es la pureza y la reverencia de nuestras vidas lo que hace a una mujer hermosa. Dice “ Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos,

Esto no quiere decir que no vamos a peinar o a trenzar nuestro cabello. Si así fuera, entonces tampoco usaríamos vestidos. Y Dios no nos ha llamado a estar desnudas.

Nancy: Realmente de lo que está hablando es acerca de la preocupación de la mujer; por el énfasis y el enfoque que la mujer le da a la belleza hoy en día, ¿no es así?

Anne: Exactamente.  sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios.Porque así también se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos.

El diablo debe estar bien alegre cuando ve la errónea interpretación que se le ha dado a estos pasajes de la Biblia. Debe  reírse mucho cuando comenzamos a hablar acerca de que no queremos ser limpiapiés y cosas por el estilo… Pero tú sabes que, hoy en día, es penoso ver tantos lugares en los que  el diablo se ha enseñoreado y donde, tú encuentras a las mujeres realmente siendo serviles;  los hombres, casi siempre sentados afuera fumando sus cigarrillos mientras las mujeres están en los campos cargando los burros y haciendo todo el trabajo duro que a ellos le correspondería hacer.

Sin embargo, en los países donde Cristo es honrado, tú encuentras las mujeres honradas. Las mujeres fueron las más cercanas amigas de Jesús. Así que estos conceptos no tienen nada que ver con degradar a la mujer. Solamente dice que en el yo interno es donde Dios quiere que radique la belleza. “El hombre ve la apariencia externa,” dice 1era de Samuel, “pero Dios ve el corazón” (16:7). Eso es lo que Dios está buscando.

Nancy: Cuando tú usas la palabra disciplina, yo pienso que a algunas personas les suena como algo muy difícil. Como hoy vas a hablar de la ley.  “Oh, no me digas que debo ser disciplinada acerca de una cosa más. . .”  Aunque disciplina realmente no es una palabra negativa, ¿verdad?

Anne: Claro que no Nancy, lo que pasa, es que la disciplina tiene muchas facetas. Está por ejemplo,  la rendición de tu tiempo.  Yo soy una que sufro de posponer las cosas. Esto es una de las cosas que me mantiene orando porque fácilmente me distraigo perdiendo el tiempo si no le digo al Señor, “¿qué quieres que yo haga?” Bendice mi tiempo en este momento y dime que Tú quieres que yo haga después”. Yo mantengo esta conversación continua porque de otra manera fácilmente puedo holgazanear. Así que esto me ha ayudado con mi vida de oración.

Nancy: Cuando tú piensas acerca de la disciplina del tiempo, creo que una de las cosas más comunes que escucho acerca de la disciplina  del tiempo de otras mujeres hoy en día es, “yo estoy tan ocupada que no puedo hacer todo lo que tengo que hacer”. Sin embargo,  nosotras tenemos muchísimos dispositivos y muchísima tecnología que nos ayudan a  ahorrar el tiempo  que no tenían las mujeres del pasado. Deberíamos de pensar que tenemos mucho tiempo para descansar,  pero la gente vive  jadeando, sin poder respirar, y me encuentro a mí misma de esta manera muchas veces, sintiendo que el día no tiene suficientes las horas o los minutos para hacer todo lo que necesito hacer.

Así que, Anne, ¿Qué nos aconsejas? ¿Cómo puede una mujer hermosa tomar el tiempo, someterlo al Señor y ordenarlo de tal manera que ella pueda estar haciendo lo que está en la agenda de Dios para ella ese día,  en vez de sentirse halada en cientos de direcciones diferentes?

Anne: Bueno, Nancy, esta es una de las cosas que hacemos en mis  grupos de discipulado: hacemos la agenda para nuestra semana que comienza. Si nos juntamos los jueves en la noche,  esta semana comienza el viernes en la mañana por supuesto. Y tenemos esos siete días uno detrás de otro en el cual nosotros ponemos todo lo que nosotros sabemos que vamos a estar haciendo.

Por ejemplo: el lunes yo voy a lavar. El martes podía ir al supermercado comprar la comida de la semana. El jueves yo voy a tomar café con una vecina que no conoce al Señor. El miércoles tengo una cita para salir con mi esposo. Y así ellas y yo también vamos anotando todas las cosas. Luego intercambiamos agendas, y oramos unas por las otras.

Cuando yo pienso en cómo debo invertir el tiempo cada día, pienso básicamente en tres prioridades, de las cuales hablamos en el último programa—prioridad número uno: Cristo; prioridad número dos: el cuerpo de Cristo; y prioridad número tres: el mundo por el cual Cristo murió para salvar. Pienso en esto en la medida en que yo voy anotando las cosas que voy a hacer cada día de cada  semana.

Puedo colorear las actividades. Por ejemplo, prioridad número uno con color azul y colorear la actividad prioridad dos con color rojo;  cuando  voy a compartir con otro cristiano,  enseñar una clase de Biblia o hacer algo parecido. Prioridad número tres, cuando yo voy a una reunión de misiones, cuando yo puedo sentarme a escribir cheques para darlo a una organización de misiones, o cuando  voy a ser testigo de Cristo para mi vecino que vive frente a mi casa: Lo  que sea   prioridad 3 la coloreo de verde.

Lo  hago  porque  de esta manera  puedo ver las consecuencias eternas de cada una de mis actividades en el curso de la semana. Luego yo descubro, “¿Cuáles son estas otras actividades?” Bueno, es increíble, descubro cuánto tiempo de ver televisión hay allí,   cuánto tiempo me toma tomar esa última taza de café, o  leyendo  el periódico, y las cosas que nosotros hacemos que no necesitan estar allí.

Cuando verdaderamente nosotros ponemos por escrito en papel nuestros deberes y la manera como nosotras usamos nuestro tiempo, y lo coloreamos y lo vemos… Entonces nos convencemos de cuánto tiempo perdemos.

Nancy: Así es y nos damos cuenta para qué cosas es que nosotras realmente estamos viviendo.

Anne: Absolutamente.

Nancy: Por eso es que lo que hablamos en el último programa fue de tanta ayuda. . . Esos conceptos de eliminar cosas y de concentrarte en otras cosas. Hay algunas, como tú dijiste, que no son necesariamente pecaminosas pero que se constituyen en  enemigos para las cosas que son mejores cosas en nuestras vidas. Se requiere de una voluntad inquebrantable para eliminar esas cosas que no contribuyen con el propósito del  Reino de Dios para mi vida.

Vamos a aclarar algo, cuando tú piensas de esta manera, ¿quiere decir esto que tú no vas a tener ningún tiempo de recreación,  que tú no vas a tener diversión,  que no vas a tener ningún tiempo libre? ¿Será esta vida disciplinada algo rígido que pondrá a las personas como en una camisa de fuerza?

Anne: Recuerda lo que ya dijimos anteriormente. A nuestro Dios le encantan las fiestas. Cuando   hablamos de los 72 ancianos del A. T. que cuando subieron a la montaña y vieron al Señor y no murieron.   Ellos comieron y bebieron. Y recuerda que hablamos también la historia del hijo pródigo… La fiesta,  las joyas y el baile. ¿Quién dijo que Dios es aburrido?

“En Su presencia hay plenitud de gozo” Cuando vivimos nuestras vidas conscientes de la presencia de Dios, hay tanto gozo que casi no podemos soportarlo, y habrá suficiente tiempo para hacer lo que es divertido.

Déjame hablarte de otra disciplina; se trata de la disciplina de nuestras cosas.  Tenemos tantas cosas. Vivimos atiborrándonos  de cosas que no son necesarias. Nuestros armarios están llenos. Nuestras alacenas están tan llenas que luego tenemos que comprar espacios adicionales para almacenar y eso aumenta nuestras deudas  cada mes.

Nancy: Como ese hombre en el Evangelio de Lucas que tenía que construir graneros más grandes para poder guardar más sus cosas.

Anne: Exactamente. Nosotras necesitamos adelgazar, necesitamos disminuir, necesitamos aligerarnos y hacerlo en serio. Necesitamos diezmar, cuando diezmamos no debemos pensar de esto como un gran regalo que le damos al Señor. No. De hecho diezmar es pagar nuestra renta al Señor.Tenemos  un  lugar en este mundo que estamos ocupando, respiramos el aire, usamos el agua.  Dios tiene todo el derecho de decirnos: “Hey págame mi diezmo. Soy tu propietario”.  Por todo lo que disfrutas  tú debes pagar  tu renta aquí. “SI tú no pagas tu renta,” dice el Señor en el Libro de Malaquías, “Tú estás robándome porque el diezmo es la renta que nosotros pagamos para usar un espacio en este mundo. Ver  3:8.

Pero lo más importante es que le damos porque le amamos.  Mucha  gente empieza a dar 20 algunos 30 y 40 y hasta el 50 por ciento—y conozco algunos que dan hasta  el 90 por ciento y viven con el 10—Esos son los que están diciendo “Jesús, te amo”.

¿Te acuerdas de  aquella querida viuda que Jesús elogió en el Evangelio de Marcos capítulo 12:41-46? Él dijo, “Ella ha dado todo lo que tenía”—Esa es la manera que la Biblia lo dice. Oh, Nosotras no sabemos realmente lo que es dar al Señor.

Así que rendirnos, disciplinarnos, significa ciertamente deshacernos del dinero que no necesitamos.  Dios nos mantendrá suplidas de comida y de aquellas cosas que necesitamos. “Buscar primero el Reino de Dios y Su justicia, y todas las cosas serán añadidas” dice Mateo 6:33. No necesitas preocuparte.

Nancy: Anne yo sé que eres famosa recomendando  un instrumento en particular y ese instrumento es  un cuaderno.  Lo has usado a través de los años para poder implementar algunas de las disciplinas para la mujer hermosa. Cuéntanos un poco sobre ese cuaderno.

Anne: Bueno, yo empecé con un cuaderno una especie de agenda,  porque soy muy olvidadiza.  Aun  las cosas que amo hacer, las olvidaba.  Aquí tengo mi agenda, justo aquí. Ray decía que era ridículo que yo tuviera un cuaderno a prueba de agua porque tenía que ir conmigo hasta la ducha.  No es verdad, pero va a casi todos los lugares.

Yo iniciaba con lo que fuera del día.  Tenía una página para cada día. Luego si tenía que lavar, y pensaba, “Bueno, casi no me queda jabón” iba a la pagina para el día en que yo debía ir a hacer la compra al mercado y escribía jabón para lavar la ropa. Y ya podía  continuar tranquila, y seguir  porque había sacado esto de mi mente e iba al papel, lo podía olvidar hasta el día que iría a comprarlo.

La noche antes de lo que yo  fuera a hacer, revisaba la agenda, entonces  esto me decía qué ropa debía ponerme. Me decía qué debía poner cerca de la puerta de salida para llevar al carro.

Metas es la próxima sección. No sé cuál es la diferencia, pero tengo propósitos de vida, y tengo también metas para la vida. Yo pongo en esta primera sección muchas citas. Cada vez que oigo una buena cita, la escribo.

Luego tengo divisiones con las letras del alfabeto, y no solo las uso para anotar nombres y números de teléfono, pero por ejemplo, debajo de la “V”—tengo siempre millas de viajero así que sé lo que tengo para cuando voy a viajar. Debajo de la “C” tengo celebraciones, y escribo desde enero hasta diciembre, todas las celebraciones, los aniversarios y cumpleaños, así que se qué tipo de tarjetas debo enviar y cuando.

Lo próximo es estudio bíblico, y escribo todo lo que estoy aprendiendo.

Continúo con  las oraciones. Como te dije, escribo mis oraciones.

Y siempre dejo un espacio  en blanco porque siempre hay algo nuevo en mi vida que me gustaría escribir en esa sección, y quiero vivir con frescura.

Nancy: Y esto es solo una herramienta.  No es algo que maneja tu vida, que controla tu vida, sino que es algo que te ayuda a poder desarrollar esas disciplinas de la mujer hermosa. Es algo que puede ser hecho, como lo ves, con un cuaderno, una carpeta de esa de 3 anillos y papel. Mucha gente está haciendo esto hoy en día en sus computadoras.

No hay una sola manera correcta de hacerlo, pero creo que el concepto es el de ordenar tu vida alrededor de las prioridades del Señor para tu vida, y ser intencional—no solo dejar que pasar los días, sino  ser  intencional acerca de cómo tu vives tu vida.

De otra manera, y esto es lo que estoy viendo: Estoy ahora al final de mis 50s y le dije a una mujer  que está en sus 30s, justo la semana pasada: “Es asombroso lo rápido que han pasado estos años”. Tú miras hacia atrás, y te das cuenta, que si no fuiste intencional habrás desperdiciado tu vida. Los  años pasan, y no hay nada de significado eterno que puedas mostrar. Luego terminas lamentándote.

Estas disciplinas, este cuaderno, estas herramientas que tú nos ayudas a ver Anne, nos ayudan a mirar hacia atrás con gozo en vez de con lamentos.

Anne: Y alabamos a Dios por toda la nueva tecnología que existe hoy en día. No te lo niego, algunas son más útiles que otras, estoy segura. Pero para mí, simplemente —porque es a lo que estoy acostumbrada— , mi vida es mi vida entre dos portadas de un cuaderno, y todo lo que me concierne  está en algún lugar de ese cuaderno.  No es nada llamativo; solo lo veo delante de mí porque es blanco y negro y lo llevo conmigo.

Nancy: Comenzamos hablando acerca de 1ra de Pedro 3 y lo que hace que Dios mire a una mujer y diga, “Ella es hermosa”. Está hablando allí del corazón, de la belleza imperecedera, de la belleza que no se desvanece,  de un espíritu tierno y sereno.

Hemos hablado de disciplinas prácticas de una mujer hermosa, pero tomemos un momento para ver algunas disciplinas del corazón  que son importantes para nosotras poder cultivar la piedad en nosotras como  mujeres.

Anne: Bueno, eso lo podemos encontrar muy bien en el tercer capítulo de Pedro.  Un espíritu tierno y sereno.

Nancy: ¿Qué significa eso?

Anne: Fíjate yo soy una líder natural. Y me case con un líder.  Y cuando tienes a un líder casado con una líder, imagínate hay muchos choques.  Yo tuve que aprender lo que era tener un espíritu tierno, y lo que significaba un espíritu sereno. Encontré que era de ayuda leer los dos versos que nos llevan a este capítulo… “Esposas, de la misma manera, sean sumisas a sus esposos”.

Bueno, de la misma manera, ¿Qué significa esto? Y la razón la encontramos explicada  en el capítulo 2 de 1ra de Pedro en el verso 13 que dice,

“Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana, ya sea al rey, como autoridad, (como ciudadanos debemos someternos al gobierno) Verso 18: “Siervos, estad sujetos a vuestros amos con todo respeto, no sólo a los que son buenos y afables, sino también a los que son insoportables. Luego dice en el verso 21 Porque para este propósito habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros (esto es lo más difícil), dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas, sus pisadas”(esto es para las esposas) dice que  “ 23 y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia; ” (verso 23).

Esto tiene un gran significado Señor, porque cuando esté delante de Ti, yo solo responderé por mi propia vida, no de cómo mi esposo me trató, no cómo el gobierno me trató, o cómo lo hizo alguien que estuvo en autoridad sobre mí.

“Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos ” 1 Pedro 3:1.

Nancy, este es el único lugar en las Escrituras que creo (corrígeme si estoy errada) que testificar se hace sin palabras.  De otra manera nuestras vidas no serían suficientemente buenas, y nadie pudiera aprender del Evangelio a menos que escuchen las palabras. Eso es lo que dice Romanos capítulos  8 y 9.

Pero aquí, porque yo creo que las esposas tendemos a ser habladoras de todas maneras, y nuestras lenguas nos meten en problemas todo el tiempo, él dice,

“de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeresal observar vuestra conducta casta y respetuosa”.1Pedro 3:1-2

Este es el espíritu manso y sereno, cuando ellos ven la pureza en tu vida.

Una de las palabras en la versión Reina Valera es “casta.” Cuando las mujeres van a un desfile de modas, ellas pueden escuchar describir un vestido como casto. ¿Qué querría decir esto?  Quiere decir clásico/ elegante pero discreto. Esto es lo que las esposas deberían ser.  Podemos ser modestamente discretas.  Es parte de nuestra belleza.

Nancy: Así que para una mujer tener un espíritu sereno y tierno, ¿quiere decir eso que ella nunca ha de hablar, que ella no tenga personalidad, que ella esté como pintada en la pared como si fuera  un adorno? Sé que eso no es una verdad para ti, ¿Cómo es que eso luce?

Anne: Es interesante que Dios le dice a Abraham, “Escucha a lo que tu esposa  Sara te dice” (Génesis 21:12). Uy…

Nancy: Y nos gusta ese versículo.

Anne: No, no es que nosotras no tenemos nada que decir.  Pero hay una dulzura y modestia que dice. “Tú primero, mi hermano. Quiero ser dirigida por ti. Tú eres mi héroe; tú eres mi esposo. Tú eres el hombre al que admiro”. Tú estás para obedecer a tu esposo de la manera que la iglesia debe obedecer a Cristo, lo que es una declaración fuerte.

Así que nos encontramos con que este espíritu tierno y sereno está  tomando un segundo lugar y eso te lleva a decir, “Oh, no, tú primero, mi hermana”. Y él tendrá deferencia contigo porque tú la tuviste primero con él.  Eso es contagioso, así que la relación de un esposo y esposa se convierte en más y más dulce en la medida en que uno tiene deferencia con el otro.

Nancy: Y, desde luego, ese espíritu viene de Cristo en nosotros. Es Su gentileza, Su mansedumbre, SU humildad.  En la medida que ÉL nos llena  con Su Espíritu, en la medida en que nos rendimos a Él, mientras nos humillamos delante de Él y le dejamos vivir Su vida a través de nosotros, entonces esa ternura, esa humildad, esa bondad, esa quietud—la vida de Cristo—vendrá a través de nosotras.

Anne: Y eso no es solo para las esposas, es para todas las mujeres, acerca de la forma cómo ellas tratan a los hombres. Es algo  interesante—y una cosa—Ray y yo fuimos al campo misionero muchas veces.

En el campo misionero puedes ver a mujeres que se han convertido en mandonas y se han vuelto agresivas y han tomado ese lugar en las misiones, y los esposos, los hombres se callan y se han convertidos en debiluchos. Ellos las dejan hacer, lo cual es su culpa, pero observamos la tensión que esto provoca  en el campo misionero.

Puede pasar, desde luego, en el hogar, también en el lugar de trabajo. Las mujeres deben estar seguras de que deben ser sumisas en el sentido más dulce, más encantador e interesante y atractivo para que puedan ser  oídas.

No serán escuchadas por ser gritonas sino que serán escuchadas,  porque cuando abren su boca tienen algo sabio que decir.

Nancy: Como hemos visto en 1ra de Pedro 3, hay un gran poder, una influencia un impacto dado a la mujer que dice “Sí Señor”, y que cultiva esa disciplina de un corazón hermoso, de ese espíritu tierno y sereno. Tiene un gran poder y una gran influencia, y es la influencia y el sabor de Cristo. Es lo que queremos reflejar en todos los que nos rodean.

Anne: Él fue manso y humilde y fue abusado y permitió que pasara porque Él sabía que el resultado final sería la salvación de las almas.  Así que Él estaba listo para bajar la cabeza y someterse a una cruz por nosotros. Oh, cielos, es lo menos que podemos hacer—buscar ser como Cristo.

Leslie: Esta es Anne Ortlund ofreciendo a las mujeres perspectivas poderosas.  Ha sido nuestra invitada toda la semana.

¿Qué estás haciendo tú para multiplicar el impacto de tu vida? Anne Ortlund te ha mostrado como tener una influencia en las mujeres que te rodean.

Gracias por acompañarnos en el programa de hoy. Esperamos que nos acompañes en nuestra próxima entrega.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Fiesta en el Cielo, Ge’La, Toca Mi Alma Señor ℗ 1998 Ge’La Productions LLC.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

Los Nombres de Dios

Isha – Salmos

DÍA 128 – Salmo

Dosis: Protección

Los Nombres de Dios

“Los que viven al amparo del Altísimo encontrarán descanso a la sombra del Todopoderoso. Declaro lo siguiente acerca del Señor: Sólo él es mi refugio, mi lugar seguro.” (Salmo 91:1–2) (NTV)

Aunque no sabemos quién escribió este salmo, se le considera uno de los más populares del salterio. ¿La razón? La completa confianza que el salmista deposita en Dios. Dice Calvino: “Aunque muchos hablan de la providencia de Dios y dicen creer que Dios cuida a los suyos, pocos están dispuestos a dejar su seguridad completamente a él”. Debo aceptar que muchas veces tomo precauciones innecesarias porque no confío plenamente en Dios. Pero el salmista conocía tan bien a Dios que usa cuatro nombres que nos enseñan grandes verdades.

Altísimo (‘elyon). La raíz de esta palabra se usa para describir algo que está arriba o una persona en una posición prominente. En el caso de Dios, sugiere a un Dios que está por encima, y como él está arriba nos puede cuidar todo el tiempo. ¡Qué privilegio saber que podemos comunicarnos y confiar con reverencia en el que está por encima de todo y todos! Este nombre del Señor nos trae confianza.

Todopoderoso (shadai). Este nombre apunta al poder de Dios. En la raíz de esta palabra se implica la palabra “pecho”. Es decir, el Todopoderoso es quien nos suple, nos satisface y nos nutre, tal como una madre a su bebé. Es un Dios que ayuda y nos colma de todo tipo de bendiciones. Como él todo lo puede, nada está fuera de su alcance. Lo mismo puede darnos de comer que el vestido, o incluso nos puede sacar de todo peligro. Este nombre del Señor nos trae descanso.

Jehováh (yahveh). Los judíos temían tanto pronunciar este nombre que solo usaban las letras como siglas. El verbo, sin embargo, se deriva de “ser”. Esto declara que Dios es eterno. Pensemos en la reverencia y asombro que los judíos tenían ante Dios. ¿Y cómo usamos nosotros su nombre? Saber que Dios es asombroso, único y eterno nos debe hacer callar y arrodillarnos. No usemos el nombre del Señor en vano. El significado de este nombre del Señor nos produce reverencia.

Dios (‘elohim). El nombre de Dios está en forma plural pero se usa como un adjetivo o un verbo en singular. Conlleva la idea de fuerza y preeminencia. Esta palabra indica la idea la Trinidad. ¡Qué hermoso nombre para recordarnos que Dios nos libra vez tras vez de todo peligro! Este nombre nos trae paz.

Dice Spurgeon: “Tomar una verdad general y hacerla nuestra por fe personal es la más alta sabiduría”. Recordemos que podemos confiar en Dios y ocultarnos bajo sus alas. Creamos sus palabras: «Yo la libraré, porque ella se acoge a mí; la protegeré, porque reconoce mi nombre. Ella me invocará, y yo le responderé; estaré con ella en momentos de angustia; la libraré y la llenaré de honores. La colmaré con muchos años de vida y le haré gozar de mi salvación.» él nos puede y quiere cuidar, y descansemos en ello.

Oración: Señor, ayúdame a comprender la profundidad del significado de tus nombres para conocerte mejor y confiar más en ti. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 144). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

El cristianismo, ¿una religión?

Martes 21 Enero

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

Juan 17:3

La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.

Santiago 1:27

El cristianismo, ¿una religión?

«El cristianismo es una relación personal, no una religión». Esta afirmación quizá lo deje perplejo, o le parezca exagerada.

Muchas personas consideran el cristianismo como una religión, es decir, como un «conjunto de creencias concernientes a Dios y al mundo que nos rodea». Entonces, ¿por qué podemos afirmar lo contrario?

Porque a menudo una religión se traduce por un conjunto de reglas a seguir, hacer buenas obras para ser aceptados por Dios.

Ahora bien, la fe cristiana es todo lo opuesto: ella se apoya en la certeza de que Dios hizo todo lo necesario para salvar a los hombres. Ella cree que Dios mismo se acercó al hombre para hacerse conocer: él dio a “su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). La enseñanza de la Biblia es, pues, opuesta a esta noción de religión, en la cual cada uno trata de asegurar su salvación mediante sus propios esfuerzos. Para ser salvo no se trata de hacer, sino de creer.

Por supuesto, esta vida espiritual se manifiesta seguidamente en la actividad del creyente. Él lee la Biblia, ora al Señor, ama a su prójimo, ayuda a las personas necesitadas… Tiene un modelo a seguir: Jesucristo. En este sentido, el creyente tiene una “religión”, que debe ser “pura y sin mácula delante de Dios”. Pero esta actividad no es el origen de una relación feliz con Dios, sino la consecuencia, el resultado.

Génesis 24:33-67 – Mateo 13:44-14:12 – Salmo 14 – Proverbios 4:7-9

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch