6/9 – La señal del Hijo del Hombre

Gracia a Vosotros

Serie: ¡Jesús viene!

6/9 – La señal del Hijo del Hombre

John MacArthur

Esta mañana llegamos en nuestro estudio de la Palabra de Dios, a un pasaje muy emocionante para cristianos, y entonces lo invito a abrir su Biblia en Mateo capítulo 24, conforme vemos los versículos 29 al 31.

Un gran texto acerca de la segunda venida del Señor Jesucristo. Aquellos de nosotros que conocemos y amamos al Señor, aquellos de nosotros que estudiamos su Palabra, estamos muy conscientes del hecho de que el mundo terminará, el mundo como el hombre lo conoce, el mundo como el hombre lo dirige terminará con la venida gloriosa de Jesucristo a la tierra, desde el cielo. Es su segunda venida. La primera vez él vino en humildad, la primera vez él vino a morir en una cruz, la próxima vez él viene en gloria, y viene a reinar como Rey de reyes y Señor de señores.

El Señor quiso instruir a sus discípulos en el asunto de su segunda venida. Y él específicamente habló de ella en estos tres versículos, en Mateo 24. Y quiero que los vea conforme los leo. “E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el solo se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor. Y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del hombre en el cielo. Y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. Y enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.”

Ahí, en términos muy claros, concisos, directos, comprensibles, el Señor mismo, nos habla del acontecimiento más grande que espera cualquier creyente, y ese es la segunda venida de Jesucristo. Él vino una vez, él vendrá otra vez. De hecho, conforme él estaba ascendiendo, nos dice en Hechos capítulo 1 dejando la tierra después de su primera venida, él ascendió al cielo físicamente, corporalmente, llevado en una nube. Y dos ángeles vinieron y dijeron: “Este mismo Jesús, quien es tomado de vosotros, vendrá de la misma manera como lo habéis visto irse al cielo.” En otras palabras, así como se fue, él regresará, físicamente, corporalmente, en nubes, así como él se fue, el mismo Jesús, de la misma manera. Y desde ese entonces los creyentes han tenido sus corazones llenos de esperanza a lo largo de toda la historia de la iglesia, esperando la venida del Señor Jesucristo.

De hecho, el apóstol Pablo al escribirle a Tito dijo en el capítulo 2, versículo 11: “La gracia de Dios que trae salvación se ha manifestado a todos los hombres, enseñándonos que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos sobria, justa y piadosamente en este siglo presente, esperando la esperanza bienaventurada, la manifestación gloriosa del gran Dios y nuestro Salvador Jesucristo, quien se entregó a sí mismo para redimirnos de toda iniquidad, y purificar para sí mismo un pueblo propio, celoso de buenas obras.” Lo que él dijo es que los que somos salvos debemos vivir justamente, sobriamente, negando la impiedad, negando los deseos mundanos y esperando la aparición gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador el Señor Jesucristo.

En otras palabras, conforme debemos vivir vidas obedientes, conforme debemos vivir vidas justas, conforme debemos vivir vidas en dónde las prioridades son establecidas por los estándares de Dios, así también debemos vivir vidas que se concentrar en el regreso de Jesucristo. Debemos vivir a la luz de la venida de Cristo. “Cuando este cuerpo de humillación nuestra”, dice Pablo a los filipenses, “sea cambiado y hecho en semejanza al cuerpo de la gloria suya.” Esa es nuestra esperanza, esa es nuestra gloria.

Ahora, el mundo está muy familiarizado con las circunstancias y características de la primera venida de Cristo, el mundo está muy familiarizado con Belén, con el pesebre, con los pastores y hombres sabios y una estrella, y Herodes. El mundo está muy familiarizado con José y María y oro e incienso y mirra, y la canción de los ángeles. Ellos conocen bien la historia, pero el mundo está mucho menos familiarizado con la historia de su segunda venida, con todas sus características, y todas las circunstancias que la rodean. Sin embargo, los profetas nos han dado, incluyendo a Jesús mismo, el más grande de todos los profetas, instrucción muy clara con respecto a la naturaleza, las características de la segunda venida gloriosa de Jesucristo.

Y en los tres versículos que acabo de leerle, nuestro Señor mismo describe su segunda venida. No todos los elementos de la misma, pero el momento mismo en el que ocurre. La señal de que ha llegado. Y en esa instrucción hay tanto que una sesión nunca podríamos cubrirlo todo. Por breve que son sus palabras de manera típica, el Señor dice de manera muy precisa y muy concisa lo que él quiere decir, pero tiene una manera de abrir un universo de verdad en la capacidad maravillosa que él tiene de escoger palabras.

Y entonces, mientras que podeos leer lo que podemos leer y entenderlo, va más allá de nuestra capacidad de entender las implicaciones de todo lo que él dice. Y, nos sentimos como niños pequeños tratando de entender complejidad, cuando tratamos de entender todo lo que hay por entender. Pero veamos lo que el Señor nos mostrará conforme vemos estos tres versículos increíbles.

Ahora, la mejor manera de cubrir esto es en cierta manera colgar sus pensamientos en algunas palabras claves. ¿Muy bien? La primera palabra clave es secuencia, la secuencia de la segunda venida, versículo 29. “Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días.” Ahora, usted no tiene que ser un Phi Beta Kappa para entender eso. Es bastante obvio. La gente dice: “¿Cuándo es la segunda venida? ¿Cuándo es la segunda venida?” es una respuesta muy simple, inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, eso es lo que dice. Un indicador muy claro, cronológico para nosotros es que la segunda venida del Señor en gloria para establecer su reino, seguirá inmediatamente a este período de tiempo llamado la tribulación.

Ahora, alguien dice, “Bueno, hay mucha tribulación.” Tribulación es una palabra griega, thlipsis, significa problema, dificultad, tribulación, aflicción. Y usted podría decir, “Bueno, Israel siempre ha estado en aflicción y tribulación, y la iglesia siempre ha tenido aflicción y tribulación, y el mundo siempre ha tenido aflicción y tribulación.” Y esa es la razón por la que Jesús dice inmediatamente después de la tribulación de aquellos dias, no solo cualquier tribulación sino la tribulación de aquellos dias. Dice usted, “¿Qué días?” Los días que acaba de describir en los versículos 4 al 28. Aquello nos lleva de regreso a algunos días que él acaba de describir.

¿Cuáles son los días que él acaba de describir? Son días de gran tragedia. De hecho, son tan severos que el versículo 21 dice esto: “Porque entonces habrá no solo tribulación, sino” ¿qué? “gran tribulación, como nunca la ha habido desde el principio del mundo hasta este entonces, ni jamás la habrá.” No solo cualquier tribulación a la que se está refiriendo él, es la tribulación que es la peor tribulación que el mundo jamás ha conocido. Él se está refiriendo a un período de tiempo que es el peor periodo de tiempo que el mundo jamás va a enfrentar.

Dice usted, “¿Qué período de tiempo es ese?” Bueno, es un período de tiempo comenzado con un acontecimiento muy especial, versículo 15: “Cuando veáis la abominación desoladora de la que habló Daniel el profeta, ahí en el lugar santo, el que lea entienda.” Y hablamos del hecho de que ese acontecimiento llamado la abominación desoladora, es una profanación de aquello que es sagrado. Y es una ruina de aquello que es dedicado a Dios, lo que dispara este período de gran tribulación.

¿Se acuerda de lo que dijimos? Israel, en el tiempo final estará en su tierra, reedificarán el templo, estarán adorando a Dios, estarán protegidos por el anticristo, pero a la mitad de ese periodo de siete años que Daniel dice que él hace un pacto con ellos, a la mitad de ese periodo el anticristo va a violar el pacto, y él va a abominar, esto es, él va a profanar, él va a blasfemar el lugar sagrado de los judíos. Él va a arrancar el altar de Dios, y él va a establecer un altar para sí mismo, él se va a hacer a sí mismo el dios de este mundo. Y esto es descrito para nosotros no solo por el profeta Daniel sino también por Juan en Apocalipsis. Y él se vuelve aquel que busca ser adorado y por lo tanto él profana, él abomina, y cuando eso sucede, y él llama al mundo entero a adorarlo, entonces la señal ha venido de que la tribulación ha comenzado.

Y los acontecimientos de la tribulación son descritos de manera general en los versículos 4 al 14, es un tiempo de engaño, es un tiempo de guerra, es un tiempo de hambre, y terremoto, es un tiempo de persecución y odio, es un tiempo de profecía falsa, es un tiempo cuando la maldad es tan desenfrenada que muchas personas que aparecen ser religiosos van a dejar la religión y se van a entregar a la maldad. En otras palabras, va a ser el peor tiempo que el mundo jamás ha conocido, será un tiempo, lo vemos en el versículo 21 y en adelante, sin paralelo. Sin paralelo, y a menos de que esos días sean acortados, esto es el tiempo de luz de día, fue condensado, nadie sobreviviría. Falsos profetas por todos lados, y una corrupción pecaminosa terrible descrita como el cadáver de un animal muerto, en el versículo 28.

Y entonces, viene en el mundo este tiempo de tribulación como en ningún otro tiempo, un tiempo de maldad terrible como ningún otro tiempo. Un tiempo de homicidio, un tiempo de matanza. El anticristo va a tratar de matar a todos los judíos, él va a tratar de matar a todos aquellos que nombren el nombre de Cristo. Y esa es la razón por la que el versículo 16 dice, tiempo de matanza. El anticristo va a tratar de matar a todos los judíos, él va a tratar de matar a todos aquellos que nombran el nombre de Cristo. Y esa es la razón por la que el versículo 16 dice: “Cuando vean este acontecimiento que inicia todo, llevándose a cabo, y el anticristo levante este ídolo el cual es el mismo en el templo, entonces más vale que huyan a los montes porque Judea, en dónde está Jerusalén va a ser el centro de su ataque conforme él trata de aplastar al pueblo de Dios Israel y a cualquier persona creyente de entre los gentiles que están ahí.

Entonces, va a ser un tiempo como ningún otro tiempo, más vale que corran, más vale que corran rápido, y esperen que no estén embarazadas, y esperen que no estén cargando un niño pequeño, un bebé pequeño, y esperen que no sea el invierno y esté lloviendo, y esperen que no sea el día de reposo, para que no sean apedreados por algunos legalistas por correr. Más vale que esperen que puedan salirse porque una matanza va a venir como ninguna otra matanza en la historia del mundo. Y hemos cubierto todos esos detalles en las ultimas semanas.

Ahora, versículo 29. “Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días.” No solo cualquier tribulación sino la tribulación que hemos visto explicada en los versículos 4 al 28. Inmediatamente después de eso, ese es el tiempo. Ese es el tiempo. Esa es la secuencia para la venida del Señor Jesucristo. Ahora, recuerde que los discípulos sienten que debe estar muy cercana, porque saben que el Señor es el Mesías, porque él ha limpiado el templo, ¿se acuerda usted? Expulsó a los cambistas y a los compradores y a los vendedores, porque él ha prometido que todo el templo va a ser derribado y ninguna piedra va a quedar por encima de otra. Ellos creen entonces que él va a venir y va a aplastar al judaísmo hipócrita falso, él va a aplastar a los líderes religiosos falsos, él va a limpiar a la nación.

Y debido a que ya han visto que él limpió el interior al expulsar a todo mundo y él acaba de predecir que las piedras van a ser derribadas, creen que su venida está muy, muy cercana. Y con corazones muy expectantes se han sentado con él en el Monte de los Olivos y le han dicho: “Señor, ¿Qué tan cercana esta y cuál es la señal que esperamos de que vas a venir en tu parousia completa, tu presencia plena y ser rey?” Y deben creer que es solo cuestión de días ahora, antes de que todo esto suceda. Y el Señor dice, “responderé a su pregunta. No puede suceder hasta que sea inmediatamente después de este periodo de tiempo.”

Y no se dan cuenta de que este período de tiempo está a miles de años en el futuro de dónde ellos están. Pero nuestro Señor explica de manera muy clara, que no es sino hasta ese período de tiempo después del cual la segunda venida ocurre. Ahora, usted recuerda que dijimos que habrá una matanza terrible entre los judíos, y Zacarías dice: “dos de tres serán matados, y solo una tercera parte será preservada.” Dios va a salvar una tercera parte de ellos, el resto va a morir en este holocausto terrible. También salvará a 144 mil judíos, 12 mil de toda tribu según Apocalipsis 7, entonces, para que puedan evangelizar al mundo. Y no importa como el anticristo intente o alguien más intente matarlos, no los puede matar. Apocalipsis 17 dice que: “son sellados y protegidos.” También en el capítulo 14 de Apocalipsis lea acerca de ellos.

Entonces, el Señor va a librar algunas de estas personas, pero va a ser un tiempo tan terrible al menos que haya una protección sobrenatural. En el caso del grupo general parece como si Miguel, capitulo 12, va a ser el que desciende para cuidar de ellos, y los lleva a la seguridad. En el caso de los 144 mil misioneros judíos, para alcanzar al mundo, Dios mismo sobrenaturalmente los protege, pero el resto va quedar vulnerable al desastre y a la muerte. Y entonces, se les dice en el versículo 16, que corran. No va a durar mucho. El período de la gran tribulación ¿dura cuánto tiempo? Tres y medio años, eso es todo. Inmediatamente después de eso, la segunda venida.

Ahora, vayamos a una segunda palabra. La primera es secuencia, la segunda es preparación. ¿Cómo es que el Señor prepara este acontecimiento? Usted podría usar la palabra escena, escenario, preparación. Pero el Señor prepara el escenario para la segunda venida. Es una cosa maravillosa. Versículo 29 de nuevo, “el sol se oscurecerá, la luna no dará su luz, las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.” Digo, esto es simplemente increíble. El universo entero como lo conocemos, como lo experimentamos comienza a desintegrarse instantáneamente. Lucas, escribiendo básicamente acerca del mismo discurso del Monte de los Olivos, añade más cosas que Jesús dijo. Cada escritor en cierta manera completa la plenitud de lo que el Señor dijo. Y Lucas dice que habrán señales en el sol y en la luna y en las estrellas y sobre la tierra aflicción de naciones con perplejidad, confusión terrible. El mar y las olas rugiendo, los corazones de los hombres desfalleciendo de temor, y buscando esas cosas que están viniendo en la tierra porque las potencias de los cielos serán sacudidas.

Ahora, si usted añade Lucas a Mateo, usted tiene una escena bastante dramática. No es solo que el sol se ha oscurecido, no es solo que la luna no está dando su luz, no es solo que las estrellas están cayendo, no solo que las potencias de los cielos están siendo conmovidas como si la tierra estuviera separada de eso, es también la tierra. Y esto es tan dramático y es tan cataclísmico que dice que los corazones de los hombres van a desfallecer de temor. El griego de hecho dice, “los hombres van a expirar.” Los hombres van a expirar y es simplemente una manera de decir que van caer muertos por todos lados. La gente literalmente va a caer muerta por el terror total, sus corazones se van a detener. Apopsuco, lo cual quiere decir, exhalar. Van a exhalar por última vez, van a morir. Cuando el Señor regrese en juicio, él solo va a matar con la espada que procede de su boca, a los impíos que no han muerto de un ataque al corazón, o han muerto de terror total, de tal manera que sus funciones simplemente dejan de funcionar, el temor se apodera de ellos de manera total.

Digo, es difícil para nosotros entender esto, y concebirlo, pero una afirmación clave está al final del versículo 29, que en cierta manera le ayuda a usted con todo esto. las potencias de los cielos serán conmovidas. Ahora, en los cielos, lo cual incluye el universo entero, todo es sustentado por poder, hay una influencia controladora. De hecho, sabemos que poder es ese, porque en Hebreos 1 dice que el Hijo sustenta todas las cosas por, ¿qué? la palabra de su poder. Es Dios mismo en el Hijo, quien mantiene todo junto. Así como él creó todo, él mantiene todo unido de tal manera que la gravedad no fluctúa, de tal manera que las orbitas no fluctúan, y podemos enviar pequeñas cosas en el espacio y llenar el universo con todos nuestros juguetes, y sabemos dónde va a ir, y dónde se van a detener, y que van a hacer en su rotación, y que van a hacer en sus órbitas, y podemos calcular todo eso debido a los poderes incambiables fijos de los cielos, de tal manera que cuerpos se mueven constantemente en todo momento y hacen lo que se predice que hagan.

Nuestros científicos inclusive de manera matemática pueden predecir cosas, años, siglos, miles de años en el futuro porque tienen una uniformidad del pasado. Los cuerpos celestes son controlados por el poder sustentador de la palabra de Dios, pero de pronto el Señor deja de hacer eso, y las potencias que normalmente mantienen el universo junto, ya no hacen eso, y usted tiene un caos y todos los cuerpos celestes empiezan a salirse de órbita por todo el espacio y la tierra se vuelve una víctima de esta desintegración increíble del universo entero.

Ahora, específicamente él dice, “el sol se oscurece.” Las implicaciones de eso son simplemente asombrosas, asombrosas, no hay luz del sol. Y el hombre, está claro, no puede sobrevivir sin eso, el cambio de temperatura es cataclísmico. Y después la luna no da su luz solamente, porque refleja la del sol. Las mareas están en un caos instantáneo, las estrellas comienzan a salirse de sus lugares. En Apocalipsis dice que los cielos se enrollan como un pergamino y las estrellas comienzan a caer como si fueran higos maduros, de la higuera. El mundo entero comienza a desintegrarse.

Supongo que una manera tenue de entender esto sería leerle una sección del libro de Velikovsky, que aborda estos fenómenos científicos con relación a la tierra. Y él dice que si por ejemplo, un cuerpo celestial estuviera suelto en el espacio y resultara pasar cerca de la tierra y simplemente causara que la tierra se inclinara una fracción sobre su eje, esto es lo que sucedería, y cito: “En ese momento mismo, un terremoto haría que la tierra se sacudiera. Aire y agua continuarían moviéndose mediante la inercia. Los huracanes pasarían por la tierra y los mares irían a los continentes llevando grava y arena, y animales marinos, y los arrojarían sobre la tierra.

El calor se desarrollaría, las rocas se derretirían, los volcanes harían erupción y la lava fluiría de las fisuras en el piso lleno de rupturas y cubrirían áreas vastas. Las montañas surgirían de las planicies, y viajarían y se subirían a los hombros de otras montañas, y causando grietas. Los lagos se inclinarían, y serían vaciados. Los ríos cambiarían sus trayectorias, grandes áreas de tierras con todos sus habitantes se resbalarían bajo el océano. Los bosques se quemarían y los huracanes y los mares fuera de control los arrancarían del suelo dónde crecieron y los amontonarían ramas y raíces en montones enormes. Los mares se convertirían en desiertos, quedando sin agua.” (Fin de la cita) Es inconcebible.

La tierra se mantiene en existencia unida por el poder de los cielos. Y cuando ese poder no está ahí, el caos va a ser indescriptible. Y, cómo Dios puede inclusive preservar la vida por unos cuantos momentos, o días, o unas cuantas semanas, de tal manera que el reino pueda ser establecido, es solo por su control sobrenatural del caos de esas fuerzas naturales que se están desintegrando. Es algo que solo podemos imaginar.

Ahora, dice usted: “En otras palabras, ¿el Señor está diciendo que apenas antes de que Cristo venga esto se va a llevar a cabo?” Es correcto. Eso prepara el escenario. Ahora, esto no es nada nuevo. Quiero que me acompañe en su Biblia al capítulo 13 de Isaías. Isaías capítulo 13, quiero mostrarle algo fascinante. Muchas personas creen que el pasaje de Isaías 13 debe relacionarse con la destrucción de Babilonia, que está hablando de términos hiperbólicos de la destrucción de la ciudad y el reino de Babilonia. Pero tiene que ser mucho más que eso. Sí, Isaías se está refiriendo a Babilonia. Sí, él predice la destrucción de Babilonia, pero como con tanta frecuencia en la mente del profeta, hay un cumplimiento histórico y hay uno profético también, que está distante en el futuro.

Isaías simplemente ve en la destrucción de Babilonia, por el pecado, un microcosmos de lo que sucederá en la devastación y destrucción del mundo entero en la venida del Señor. Observe el versículo 6, “Llorad porque el día de Jehová ha llegado, vendrá como destrucción del Todopoderoso, por lo tanto, todas las manos desfallecerán, y el corazón de todo hombre se derretirá. Y tendrán miedo, dolores, y tristeza se apoderará de ellos. Estarán en dolor como una mujer que tiene dolores de parto. Se sorprenderán el uno del otro, sus rostros serán como llamas. He aquí el día de Jehová viene, cruel, con ira y enojo feroz.” Aquí hay algo clave, “para colocar”, dice el hebreo, “la tierra”, no es solo Babilonia, es la tierra que se tiene en mente aquí, “desierta, hacerla desierta y él destruirá a los pecadores de ella.”

Ahora, observe esto: “Porque las estrellas de los cielos y las constelaciones de ellos, no darán su luz. El sol se oscurecerá, y la luna no dará su luz. Y castigaré” no Babilonia, sino “el mundo por su maldad, y a los impíos por su impiedad. Y haré que la arrogancia de los soberbios, cese, y humillaré la altivez del terrible. Y haré del hombre algo más raro que el oro fino, inclusive un hombre como el oro de Ofir.” En otras palabras, va a haber una matanza mundial conforme Dios juzga a los impíos y a los malos, los justos vivirán sí, pero los impíos morirán y los hombres serán más raros que el oro preciado de Ofir.

El versículo 13 dice, “Sacudiré los cielos y la tierra, quitaré de su lugar en la ira de Jehová de los ejércitos, y en el día de su enojo intenso.” La tierra va a hacer como un venado que está siendo perseguido, que está por todos lados, como una oveja que ninguno toma. Va a ser como una oveja no domesticada, como una oveja salvaje. Todo hombre volviéndose a su propio pueblo, todo mundo huyendo a su propia tierra. Y todo hombre que no ha sido hallado, que no ha muerto será matado. Y todo aquel que se una a él, caerá por la espada. Sus hijos serán despedazados ante sus ojos, sus casas serán saqueadas y sus esposas violadas.

Ahora, el profeta ve un día increíble. Observe el capítulo 34 de Isaías. Y de nuevo el profeta Isaías ve hacia el futuro y dice: “Acercaos naciones, oíd y escuchad vosotros pueblos.” Él está llamando al mundo entero, a escuchar, “que la tierra oiga y todo lo que hay en ella, el mundo y todas las cosas que salen de ella.” Entonces, no hay duda alguna de quien está hablando, la indignación del Señor está sobre todas las naciones, su furia sobre todos sus ejércitos, todos esos ejércitos que se han congregado para destruir al pueblo de Dios en Jerusalén, en esa gran confederación que conocemos como Armagedón, todos esos ejércitos serán destruidos totalmente, todos ellos serán matados, versículo 2 dice: “Y los matados serán expulsados, su hedor subirá, sus cadáveres y los montes se derretirán con su sangre, y todo el ejercito de los cielos será disuelto y los cielos serán enrollados como un pergamino. Todas sus huestes caerán, así como la hoja cae de la vid, como un higo que está cayendo de la higuera.”

Entonces, usted sabe de dónde el Señor y dónde Juan tomaron su descripción, ¿verdad? lo tomaron del profeta Isaías. Y el Señor viene con espada en el versículo 6, y él viene con gran matanza y comienza en la tierra de Edom. La razón por la que Edom es mencionada es porque es el lugar que está en el extremo sur, en dónde esa gran batalla va a ocurrir, en Edom. Bosra fue la ciudad primordial de Edom, y la batalla del Armagedón dice en Apocalipsis, es una batalla grande, Apocalipsis 14:20, una batalla que son más de 220 kilómetros, y si usted mide a más de 220 kilómetros comenzando con Bosra, mencionada aquí en el versículo 6, en Edom al Norte, usted, lo lleva a usted simplemente pasando Armagedón hasta Líbano, y hace es el rango de esa gran destrucción final en la batalla del Armagedón.

Entonces, la Biblia es muy, muy precisa al describir lo que el versículo 8 llama el día de la venganza del Señor y el año de la recompensa, esto es, cuando Dios le paga de regreso al hombre pecaminoso. Ahora, el profeta Joel habla de lo mismo. Él ve en el capítulo 2 una plaga de langostas la cual en cierta manera apaga el sol, y apaga la luna debido a los millones tremendos de langostas que hacen que el día se oscurezca y la noche la hagan noche y bloqueen las estrellas. Y él ve esas langostas volando en el cielo y es como si los cielos están temblando, y él las ve aterrizando en la tierra. Y es como si la tierra se está sacudiendo, y eso está al principio del capítulo 2, versículo 10, más adelante en el capítulo él ve eso como una ilustración de la remoción definitiva de los cielos, y la remoción definitiva de la tierra, y el holocausto final del juicio divino, conforme él lo lleva a usted al juicio final, en el versículo 30 y 31 de Joel capítulo 2.

Hageo el profeta en el capítulo 2, versículos 6 y 7, describe el fin del mundo en los términos iguales, en los mismos términos. Y usted recuerda a Pedro, predicando en el pentecostés en Hechos capítulo 2, cita la profecía de Joel, ¿no es cierto? “El día vendrá cuando la luna se convertirá en sangre y las estrellas ya no dan su luz.” Más bien, el sol se convierte en oscuridad. Todas esas cosas son parte de este holocausto venidero. Y usted también lo encuentra en Apocalipsis 6:12-13, en dónde encontramos que el sol se oscurece y la luna deja de dar su luz, y las estrellas comienzan a caer, y la gente comienza a gritar porque las rocas caigan sobre ellos, y las escondan del rostro del que viene.

Entonces, la descripción del Señor, de regreso ahora a Mateo 24, es coherente con la de los profetas antes de él inclusive después de él al escribir el Nuevo Testamento. Entonces, vemos dos palabras claves, secuencia, inmediatamente después de la tribulación, y la que es muy obvia, el escenario, la preparación. Tercera palabra, señal. Versículo 30, señal. Tan importante. “Y entonces, aparecerá la señal.”

Ahora, regrese al versículo 3 del capítulo 24. Él se sentó en el Monte de los Olivos, y los discípulos se acercaron a él en privado y le dijeron: “Dinos, ¿cuándo serán éstas cosas?” ¿Qué cosas? “¿Cuándo va a ser que tú vas a derribar el templo? ¿Cuándo es que tú vas a traer tu reino?” ellos supusieron que todo eso sucedería al mismo tiempo. No entendieron la destrucción de Jerusalén en el 70 d.C. Estaban pensando que todo iba a ser el establecimiento del reino.

Entonces, “¿cuándo va a ser y cuál será la señal de tú venida, y el fin del siglo?” Ahora, él les dio una lista de señales generales, en los versículos 4 al 14, él les dio la señal que lo va a comenzar, pero todavía nos le ha dado la señal. ¿Cuál es la señal de tú venida? Versículo 30, “Y entonces, aparecerá la señal, la señal.” ¿Qué es la señal? Bueno, los padres de la antigüedad, de la primera iglesia, llamados “los patristas”, solían creer que era una cruz refulgente que llenaría los cielos oscuros. El universo está desintegrado, es oscuridad total, y todos los planetas y cuerpos celestes están fuera de control por todo el universo, chocando entre sí en oscuridad total.

Y los primeros padres, Crisóstomo, Cirilo de Jerusalén y Orígenes y otros dijeron que en ese momento habrá una cruz refulgente en el cielo, que todo el mundo verá. Pero no veo eso en el versículo 30, ¿y usted? No veo ninguna cruz ahí. Es una idea agradable. No la veo ahí. Y otros dijeron: “No, será la gloria shekinah. Será ésta luz refulgente.” Y creo que eso está más cercano a la verdad, pero usted no puede tener la gloria shekinah fuera de Aquel de quién emana.”

Entonces, creo que si usted sigue leyendo el versículo es muy claro. Entonces, aparecerá la señal del Hijo del hombre en el cielo. Es un genitivo subjetivo, la señal mediante la cual Él se revela a sí mismo. No la señal, genitivo objetivo, al cual apunta. La señal es el Hijo del hombre en el cielo. En otras palabras, entonces aparecerá la señal, ¿qué es? Es el Hijo del hombre en el cielo. Esa es la señal. No es una cruz, y no es una luz separada del Hijo del hombre, es el Hijo del hombre en el cielo. En medio de esta oscuridad aparecerá en gloria refulgente, infinita, revelada, el Hijo del hombre.

De hecho, al final del versículo 30 él dice que el vendrá no solo con gloria sino con ¿que gloria?, gran gloria. Gloria como el mundo jamás ha visto, la shekinah revelada. Recibieron un vistazo de esto, recordará en Mateo 17 dónde describe la Transfiguración. Jesús tomó a Jacobo, Pedro, Juan, al monte, e hizo a un lado el velo de su carne, y vieron su gloria, y tuvieron una probada de cómo iba a ser la shekinah de la segunda venida. Y solo fue una pequeña y Pedro nunca lo olvido. Y recuerde cuando escribió 2 Pedro dijo, “que no hemos venido a vosotros con fábulas inventadas. No les hablamos mentiras inventadas por hombres. Fuimos testigos oculares de su majestad cuando estuvimos con Él en el monte santo.

Tuvimos un vistazo de la gloria de la segunda venida, pero eso es lo mejor realmente, de lo que los hombres han tenido. Adán tuvo un vistazo de esto en el huerto, cuando él caminó y habló en la frescura del día, con la presencia de Dios. El pueblo de Israel tuvo un vistazo de la gloria cuando moró entre las alas de los querubines en el lugar Santísimo en el tabernáculo y el templo. La vieron como una columna de nube que lo guiaba de día y una columna de fuego que los guiaba de noche. También vieron cuando la gloria de Dios partió, pero el mundo jamás ha visto la gloria revelada, y el mundo la verá en ese entonces.

La señal entonces va a ser la gloria del Señor Jesucristo revelada viniendo en majestad. Se va a poder reconocer, va a ser distintivo, sin embargo, él estará en gloria plena. Observe también que dice al final del versículo, que él vendrá sobre – la palabra correcta – sobre las nubes del cielo. “De la misma manera como lo vieron irse”, Hechos 1:9-11 dice, “él vendrá.” Él se fue en nubes, él vendrá en las nubes. Daniel dice que: “el vendrá con las nubes del cielo”, Daniel 7:13. Juan dice que” “él vendrá con las nubes”, Apocalipsis 1:7. Marcos dice que: “él vendrá en nubes”, Marcos 13:26. Lucas dice, en el 21:27 que él vendrá en una nube. Y Mateo dice que” “él viene sobre las nubes del cielo”, aquí. Y más adelante en el capítulo 26 y versículo 64.

Entonces, todos los escritores están de acuerdo en que él viene rodeado con las nubes. Dice usted: “¿cuál es el punto?” No lo sé, quizás esa es su manera en la visión de ver su shekinah gloriosa. Pero hay algún tipo de nube, una nube de luz, una nube de gloria, y creo que son nubes especiales. Sabe una cosa, el Antiguo Testamento nos dice que las nubes son el carro de Dios. Es algo muy vívido. Salmo 104, se acuerda de lo que dice, “Bendice alma mía a Jehová, oh Jehová mi Dios, tú eres muy grande. Tú estás vestido de honor y majestad, quien coloca los rayos de su cámara en las aguas, quién hace las nubes su carro, quién camina sobre las alas del viento.” Lenguaje muy vívido, hermoso. E Isaías 19:1 dice: “Jehová monta sobre la nube rápida.”

Entonces, la escena es indescriptible. El mundo está en pánico, la gente por todos lados se está muriendo de mero terror, están en oscuridad total y solo el Señor los mantiene existiendo lo suficiente como para que puedan ver el resto de estos acontecimientos. Y en medio de ese caos oscuro aparece la gloria del Hijo de Dios en el cielo, en majestad total, en una presencia shekinah, santa, revelada y montado sobre el carro de Dios, las nubes, aparece en el cielo. Y sin duda alguna da la vuelta a todo el globo, porque dice en Apocalipsis 1:7, “todo ojo”, ¿qué? “le verá.” “Todo ojo le verá.” Esa es la señal.

Ahora, de nuevo, para comparar un texto del Antiguo Testamento, acompáñeme en su Biblia, por un momento breve, a Zacarías 14. Y en el texto en español la traducción del hebreo quizás no sea tan clara. Si simplemente traducimos del hebreo literal, realmente tenemos un panorama más claro. Escuche con mucha atención, Zacarías 14:6, esto es fascinante, dice esto, y esto es básicamente es una traducción directa del hebreo. “Y será en aquel día, que no habrá luz.” Eso es exactamente lo que Jesús dijo. No hay sol, no hay luna, no hay estrellas. Zacarías dijo: “No habrá luz.” “Los gloriosos se desvanecerán”, esa es la siguiente frase en el hebreo literal. “Los gloriosos se desvanecerán.” O podría decirlo de esta manera, “los brillantes se desvanecerán.” De cualquier manera, se refiere a las estrellas, el sol y la luna. Todas las luces se apagan. Dice, “Y serán en aquel día”, no es un día de 24 horas, es un día profético, es una era, es un periodo de tiempo cuando el Señor viene. Sabemos que es el tiempo de la venida del Señor porque de eso está hablando Zacarías 14. Usted simplemente necesita revisar el versículo 4 para verificar eso.

Entonces, no hay luz. Todo se oscurece. Zacarías lo vio también. Así como Isaías lo vio, así como Joel lo vio, así como Hageo lo vio, así como Juan lo vio. Y después, versículo 7, escuche cuidadosamente, “Y será un día en el que será conocido a Jehová.” Y lo que él está diciendo es que nadie jamás podría describir este día. Nadie jamás podría entender este día, no hay explicación científica para este día, ningún ser humano puede experimentar el entendimiento pleno de este día. Es un día que solo el Señor puede explicar, es un día solo conocido por él. No habrá manera de entenderlo. Y después el añade en el versículo 7, “ni día, ni noche.” No es día, ni es noche. No puede ser porque ya no hay cuerpos celestes, entonces no puede ser un sol, no puede haber luna, no puede haber estrellas.

Entonces, no puede haber día, no puede noche. Entonces no es día, y no es noche. Esa es la razón por la que Jeremías capítulo 30, versículo 7 dice: “He aquí porque ese día, porque no hay como él.” Es un día que ningún hombre puede conocer, ningún hombre puede describir, y no hay explicación para él. Pero, versículo 7 dice: será que, en el tiempo del cierre, el tiempo de la tarde, el tiempo del fin del día habrá luz. Y al final de esa era, al final de ese periodo profético la luz vendrá.

Entonces, Zacarías ve lo mismo, todo se oscurece, nadie puede entender lo que pasó, no hay explicación humana. Solo Dios sabe. No es día y no es noche. Y después hacia el final de ese periodo de oscuridad es luz. ¿Y qué es esa luz? Es la señal del Hijo del hombre en el cielo, viniendo en las nubes del cielo con poder y gran gloria. Majestad revelada. Oh, la luz de ella. Dice usted, “¿Qué tan brillante es?” Bueno, en Apocalipsis 21, versículo 23; Apocalipsis 22, versículo 5 nos dice que, en la ciudad eterna de Jerusalén, en la morada eterna de los redimidos, en el cielo de cielos, por el siglo de los siglos, no hay lámpara, y no hay luz, porque el Cordero mismo es la luz de ella.

Ahora, si el Señor Jesucristo por los siglos de los siglos alumbrará los nuevos cielos eternos, eso es bastante brillante. Eso es lo único que necesita. Él va a llenar los cielos con la gloria de su luz. Dice usted: “Hombre, digo, me gustaría ver eso.” No lo culpo. Quiero decirle esto, vamos a ser raptados, creo yo, siete años antes de que esto suceda. Ahora, no se decepcione mucho. Yo creo que la iglesia es sacada antes de que comience la tribulación, yo creo que ya estaremos con el Señor, estaremos en las bodas del Cordero, estaremos en un tiempo de recompensas, estaremos con Él porque Apocalipsis 3:10 dice que seremos guardados de la hora que viene para probar al mundo entero. Seremos preservados de eso. Seremos librados, 1 Tesalonicenses 1:10 dice: “de la ira venidera.”

Entonces, creo que estaremos con el Señor, y hay muchas otras razones. Dice usted, “Bueno, ¿quieres decir que no lo veremos?” Bueno, permítame responder esa pregunta de esta manera. Abra su Biblia en Colosenses capítulo 3. Colosenses, capítulo 3, versículo 4. “Cuando Cristo, quien es nuestra vida, aparezca”, muy bien, cuando él aparezca ahí, cuando el venga en su gloria y el aparezca para el mundo entero, “entonces vosotros también apareceréis con él”, ¿en dónde? “en gloria.” Hombre, esa es una gran verdad. Cuando él aparezca, aquellos de ustedes que lo conocen y lo amen, aquellos de ustedes que han sido resucitado con Cristo, versículo 1, aquellos de ustedes que están vivos en Cristo, versículo 3, aquellos de ustedes que conocen al Salvador y él es su vida, ustedes aparecerán con él en gloria. No estarán aquí abajo. Ya están ahí arriba.

Y cuando él venga en gloria, ustedes aparecerán con él en gloria. Dice usted: “Esto es fabuloso. Tengo que conseguirme un traje, un vestido. Tengo que estar vestido de manera apropiada para eso.” Tiene razón, pase a Apocalipsis 19, no tiene que ir de compras, un atuendo ya está ahí colgado esperándolo. En Apocalipsis 19, versículo 7 tenemos un retrato de las bodas del Cordero cuando el Señor es unido a su iglesia redimida, su novia, es llamada “las bodas del Cordero”. La esposa está lista y cuando la esposa viene a la presencia del Señor, cuando nosotros la iglesia somos arrebatados y llevados a su presencia, dice en el versículo 8: “A ella se le concedió que se vistiera de lino fino, limpio y blanco, porque lino fino es la justicia de los santos.

Entonces, cuando la iglesia es llevada a la presencia del Señor en las bodas del Cordero, conforme nos sentamos con el Señor a tener comunión con él, durante ese tiempo de siete años de tribulación en la tierra, conforme hemos sido librados de la ira venidera, conforme hemos sido salvados de la redención que viene, de la condenación que viene sobre la tierra, tenemos comunión con el Señor, somos recompensados y somos vestidos con lino fino.

Después, cuando él regresa, usted vaya al versículo 14, “Y los ejércitos que estaban en los cielos ya, almas redimidas, y creo que eso incluye a la iglesia, y creo que incluye también a los santos redimidos del Antiguo Testamento, que también son los invitados a las bodas del Cordero. Usted no tiene que invitar a la novia, ya, ya va a estar ahí. La novia – es para la novia – pero también incluye una lista de invitados, versículo 9: “Bienaventurados aquellos que también son invitados a las bodas del Cordero, santos del Antiguo Testamento. Entonces, los santos del Antiguo Testamento que son redimidos y toda la iglesia está ahí, y todos vestidos en lino fino, blanco y limpio simbolizando su perfección en pureza, y justicia, y todos salimos del cielo.  Usted va a tener su propia túnica y su propio caballo blanco.

Entonces, usted va a estar ahí, nada más que usted va a estar viendo hacia abajo, no hacia arriba. Algunas personas que no estuvieron listas cuando el Señor se llevó a su iglesia, que no fueron redimidas, se quedarán aquí. Muchas morirán, pero muchas serán salvadas. Y muchas personas redimidas estarán viendo hacia arriba. Estarán aquellas que son redimidas en aquel día que serán salvadas de la tribulación, y que no fueron matadas por el anticristo, y que no fueron matadas por los perseguidores, y los traidores y los que aborrecen a Dios. Y sobrevivieron protegidas por Miguel, protegidas como los 144 mil, protegidas por la misericordia y gracia de Dios. Habrán judíos y gentiles, y serán protegidos, y cuando lo vean en el cielo se regocijarán, pero el mundo clamará en terror, y temor absolutos, que día, que día. Y entonces regresaremos y no habrá más burladores diciendo, ¿dónde está la promesa de su venida? Ya no habrán más burladores.

Permítame darle una cuarta palabra: fortaleza. Oh, que palabra tan importante es esta. ¿Puede ver si es tan amable, brevemente, el versículo 30 al final? Él viene con poder, esa es la palabra fortaleza. Digo, ¿puede imaginarse el poder necesario, simplemente para hacerle todo esto al universo? Hacer que la tierra entera se tambalee sobre su eje. Él tiene poder sobre el universo, creado, entero. Él tiene poder sobre Satanás, él tiene poder sobre los demonios, él tiene poder para matar a todos los impíos, incrédulos por todo el mundo que rechazan a Cristo. Él tiene poder para establecer su reino, él tiene poder para redimir a sus elegidos. Esto es poder sin paralelos. Gran poder, gran poder. No hay poder como ese. Él viene con los ángeles santos, viene a sentarse en el trono de su gloria, capítulo 25, versículo 31 dice. Gran poder. De hecho, Isaías lo llama en el capítulo 63, el día de la venganza de nuestro Dios cuando él pisa el lagar de su ira.

Sabe una cosa, simplemente un pensamiento. Conforme el viene su poder es tan grande, que las cosas que han sido devastadas en el caos de la oscuridad y el caos de la tierra, inmediatamente son corregidas cuando sus pies tocan el Monte de los Olivos. Zacarías dice, todo, todo comienza a cambiar. Sus pies llegan al Monte de los Olivos, Zacarías 14:1-4. Maravilloso. Él regresa al lugar mismo de dónde se fue, ahí es donde él va a establecer su reino. Y el viene con una espada que sale de su boca, Apocalipsis 19 dice, y él mata todas las personas que son impías, y rechazan, que todavía no han muerto. Él los lleva a un gran juicio, del cual leeremos cuando lleguemos al capítulo 25 y son enviados al infierno eterno. Y después él establece la gloria de su reino. Él termina el pecado, Daniel 9:24 dice, termina la transgresión. Él trae la justicia eterna, él establece su reino por los siglos de los siglos.

Pero simplemente me encanta pensar, en que cuando él llega al Monte de los Olivos, porque he estado ahí de pie, tantas veces, en ese Monte de los Olivos, cuando él llega al Monte de los Olivos se parte, simplemente se parte. Y en Zacarías 14 dice, que el mar al frente, y el mar en la parte de atrás, el cual sería el Mediterráneo y el Mar Muerto, un canal se abre para que el agua pueda fluir libremente. Cuando estuvimos ahí se nos dijo que estaban tratando de escarbar un canal ahora, para traer agua del Mediterráneo, o un acueducto, una pipa, para traer agua del Mediterráneo para traer agua en el desierto. Bueno, si tan solo se esperaran podrían ahorrar mucho dinero, porque el Señor tiene el mismo plan. Es una planeación bastante buena para ser honesto con ustedes, porque es el plan del Señor.

Cómo puede ver, Isaías 35 dice que el desierto va a florecer como una rosa. Están tratando de cumplir Isaías 35 con un proyecto de construcción. Cuando el Señor venga, él parte el Monte de los Olivos, crea un valle, el Mediterráneo se vacía y termina en el desierto y en el verano y en el invierno hay agua por todo el desierto. Y debido a que el área del Mar Muerto es tan baja, se va a llenar y debe convertirse en un lago enorme. Y toda esa área va a tener suficiente agua para la irrigación, y nunca habrá un desierto en el milenio, en el reino. Un canal del Mediterráneo al desierto es simplemente una cosa, el león acostado con el cordero, los niños jugando con las serpientes venenosas, y no siendo mordidos, la gente viviendo por mucho tiempo, una tierra restaurada, eso es poder, eso es fortaleza.

Otra palabra clave: tristeza. Voy a tomar un momento para ver la palabra llorarán. “Entonces, todas las tribus de la tierra llorarán.” Cuando él venga habrá tristeza. Ya le dije acerca de la tristeza de los gentiles no salvos. En la mayoría de los casos, simplemente van a estar en terror total, simplemente van a clamar porque sean escondidos de esto, no van a arrepentirse en la mayoría de los casos, pero van a maldecir a Dios. Van a gritarle a Dios, van a blasfemar a Dios, dice en Apocalipsis. Y cómo Apocalipsis 18 dice, van a decir, “Oh, he aquí, aquí Babilonia, la cual es nuestro sistema mundano. Babilonia ha caído y no habrá más música, no habrán más grabaciones, no habrá más cintas que se toquen de música, no habrán más instrumentos que se toquen. La música de pronto va a detenerse por todo el mundo, debido a que el terror va a ser tan grande, el temor va a ser tan grande que no habrá canción que cantar.

Entonces, los gentiles van a llorar, pero los judíos también llorarán. Y Zacarías 12 dice que mirarán a aquel a quien traspasaron y que llorarán por él como, por, un unigénito. Se darán cuenta de que han perforado a su Mesías. Y después dice en Zacarías 13:1, “Una fuente, una fuente de limpieza les será abierta a ellos. Su redención se acercará.” Y yo creo que es en ese momento, cuando todo el trabajo de los 144 mil, y el fruto del evangelio eterno predicado por un ángel sobrenatural, se van a unir y en ese momento lo verán. Y es en ese momento que todo Israel será salvo, Romanos 11 dice. Todo Israel será salvo. Su redención se acercará, y llorarán porque han crucificado a su Mesías. Algunos llorarán para salvación, será tristeza piadosa que lleva al arrepentimiento.

Y después la última palabra, para la que tenemos tiempo el día de hoy: selección. Versículo 31, muy breve, selección. “Cuando él haya juzgado a todos y se haya llevado a cabo el lloro, el lloro de aquellos que están muriendo en el juicio eterno, el lloro de aquellos que se están arrepintiendo. Él enviará a sus ángeles. Los ángeles, por cierto, son los agentes de Dios que recogen, son aquellos que recogen a los hombres. En el capítulo 13 de Mateo, los encontramos en varias de las parábolas enviadas para congregar a personas para el juicio, para traerlas delante de Dios. En este caso no están congregando a la gente para juicio, los están congregando para la gloria.

Y mediante el sonido de una trompeta, el medio judío conocido de llamar a una reunión, llamar a una asamblea, la trompeta es tocada, los ángeles, los mensajeros de Dios van y reúnen a sus elegidos, los elegidos que han estado dispersos por todos lados durante el trabajo de los 144 mil que se está llevando a cabo por toda la tierra, y predicando. Estarán aquellos que han sido redimidos, y durante el evangelio predicado por el ángel eterno, estarán aquellos que han creído y todavía están por toda la tierra muchos de ellos, todavía escondidos por los terrores del anticristo. Y los ángeles van por todo el mundo para reunirlos de los cuatro vientos. Una expresión coloquial parecida a nuestra expresión de las cuatro esquinas, o cuatro rincones del mundo, norte, este, sur, y oeste. Y los reúnen de un fin del cielo al otro, otra manera de decirlo, de todos lados, nadie se queda afuera. El Señor envía a los ángeles para reunir a todos sus selectos, sus elegidos, selectos para su reino eterno. Y muchos se despertarán, yo creo que los cuerpos de los santos del Antiguo Testamento saldrán de la tumba para unirse con sus espíritus redimidos para entrar a la gloria de su reino eterno.

Entonces, el Señor congregará a su pueblo de todo el mundo para traerlos al reino. Esa es la descripción misma del Señor de su segunda venida. ¡Que acontecimiento tan tremendo! Ahora, los discípulos entendieron la señal, cuando vean al Hijo del hombre en el cielo. No vivieron para ver eso, y usted y yo, por la gracia de Dios si somos redimidos, seremos sacados con la iglesia. Realmente no me importa vivir en esta tierra para ver eso porque no me interesa pasar por la tribulación, prefiero estar con el Salvador, que estar aquí satisfaciendo mi curiosidad. Y si tengo tanta curiosidad por la tribulación, que cambia mi teología, estoy mal porque debería anhelar estar con Jesucristo.

Simplemente les digo esto a ustedes. Así es como todo va a terminar, no puede estar muy lejos. Y si ya estamos viviendo a siete años antes de que suceda, más vale que nos preparemos. Y si usted, o va a llegar a ese punto cuando usted esté con él en la gloria, cuando usted entre en su reino, o cuando usted o muera de un ataque al corazón y sea expulsado de su reino enviado al infierno eterno, como dice en el capítulo 25, “en dónde habrá el lloro y el crujir de dientes, y castigo eterno.” El mundo está cumpliendo el plan histórico de Dios, y usted se tiene que hacer la pregunta, ¿en dónde está? Digo, esto es algo serio. Su destino eterno está en juego, y esto es simplemente como va a terminar. ¿Va a ser usted parte del desastre aquí, o parte de la gloria allá? Es su decisión. Por la gracia de Dios, conforme el Espíritu de Dios inclina su corazón, oro porque usted responda al Salvador.

Inclinémonos en oración. Señor, te damos gracias por darnos tanta revelación. No tenemos que vivir en oscuridad, preguntándonos que va a pasar. Sabemos lo que va a pasar porque tú nos lo has dicho oh Señor, cuan responsables somos por vivir a la luz de esa eternidad. Que esperemos la aparición gloriosa del Señor y Salvador Jesucristo, esperemos el día cuando podamos estar con él, y no tener que vivir en temor de lo que pueda venir, porque rechazamos al Salvador cuyo único deseo es darnos su amor y gracia, perdón, paz, gozo, y bendición.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2019 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

12 Preguntas que deberías hacerte antes de publicar algo en línea

9Marcas

12 Preguntas que deberías hacerte antes de publicar algo en línea

astor, antes de publicar ese blog, estado de Facebook o tuit, ¿cuáles serían algunos indicadores que quisieras considerar primero? Para esto, quiero ofrecer 12 breves preguntas que puedes hacerte. Puedes pensar en ellas como luces indicadoras, parecidas a las que comprueba un piloto antes de despegar.

1) ¿Esto edificará? ¿informa sobre una conversación útil? (Mc. 12: 29–311 Co. 14:26).

Trata de pensar en lo que edificará a los demás. Todo lo que hacemos es obedecer la orden de amar a Dios y a los demás. ¿Cómo aumentarás su conocimiento, su fe o amor? ¿Representa con precisión cualquier posición con la que no estás de acuerdo? ¿Qué tan seguro estás de tus hechos? Esperamos que las trivialidades llenen nuestras vidas menos de lo que hacen en la internet. John Piper dijo: «Uno de los grandes usos de Twitter y Facebook será demostrar el último día que nuestra falta de oración no fue por falta de tiempo» Tiene razón.

2) ¿Será mal entendido fácilmente? (Juan 13: 716:12)

La privacidad de una conversación personal limita los malentendidos. En publicaciones públicas, algunas cosas sonarán de una manera para aquellos que nos conocen y de otra forma para aquellos que no. Las evaluaciones negativas a menudo se comparten mejor en privado, o no se comparten en absoluto. ¿Cuántos de nosotros hemos aprendido en nuestro lugar de trabajo que el correo electrónico es una forma terrible de compartir cualquier tipo de comentario negativo? Y, pensando en más publicaciones públicas, pregúntate: ¿hay razones por las que no puedas ser una buena persona para hablar sobre ciertos asuntos?

3) ¿Llegará a la audiencia correcta? (Marcos 4: 9 y otros)

Si estás corrigiendo a alguien, ¿la audiencia para esa corrección debería ser más amplia o más estrecha? ¿Es esa audiencia corregible? Cuando uses las redes sociales, considera quién está oyendo lo que estás diciendo. ¿Qué pasaría si todos en un salón vinieron y escucharon tus conversaciones después del servicio de hoy? Sin embargo, eso es lo hacemos todo el tiempo cuando estamos en línea.

4) ¿Ayudará a mi evangelismo? (Colosenses 1: 28-29)

¿Lo que estás a punto de comunicar va a ayudar, o pone obstáculos a los que estás evangelizando? ¿Es probable que disminuya el significado (para ellos) de su compromiso con el evangelio, o lo mejore?

5) ¿Traerá una controversia innecesaria e inútil? (Tito 3: 9)

Piensa cuidadosamente sobre la controversia. La línea entre el intercambio vigoroso de ideas y una especie de guerra social es a veces más delgada de lo que podemos pensar. ¿Para qué es esta controversia particular en la que estarías contribuyendo? ¿Cuándo es inútil? ¿Cuánto tiempo llevará? ¿Es este un asunto primario inevitable o es un tema sobre el cual el desacuerdo no es importante? ¿Esta controversia jugará en alguna otra división que amenace la unidad de nuestra iglesia local?

6) ¿Va a avergonzar u ofender? (1 Co. 12: 21–26)

¿Alguien se sentirá avergonzado u ofendido por lo que estás diciendo? Entiendo que el simple hecho de que algo sea ofensivo no significa decir que está mal, sino que simplemente debemos estar seguros de que el delito vale la pena.

7) ¿Comunicará cuidado? (1 Co. 12: 21–26)

¿Los que están principalmente interesados ​​apreciarán tus motivos? La privacidad en la comunicación transmite atención, un honor a la persona que recibe la información. Le gusta el hecho de que el informe de su médico es privado; pero no le importa que se anuncie la venta en la tienda. Si alguien prefiere ser abordado en persona, ¿por qué no hacer eso?

8) ¿Hará que la gente aprecie mejor a alguien más? (1 Co. 12: 21–26)

Señala la gracia de Dios en las vidas de otros, ministerios, argumentos, etc. Destacar algo que construya la estima de los demás por otra persona glorifica a Dios y alienta a otros a ver su obra en ellos.

9) ¿Te jactas? (Pr. 27: 2)

¿Lo que comunicas en línea llama más la atención que tu tema? ¿Cómo podría eso ser espiritualmente dañino para ti u otros? ¿Dejarás a las personas con una comprensión más precisa de ti? ¿Estás cayendo en la tentación de llamar la atención sobre ti mismo o sobre lo que sabes? ¿Cuándo fue la última vez que alentaste a otros al compartir algo vergonzoso o incluso pecaminoso sobre ti?

10) ¿Es el tono apropiado? (2 Juan 112Col. 4: 6Ef. 4:292 Ti. 2: 24–25)

¿La gente entenderá y se animará en la verdad que comunicas? ¿Qué tan importante es el tono para que tu mensaje sea recibido correctamente? ¿evidencias un tono amable, paciente y gentil? El tono literal de tu voz y la expresión de tu rostro expresa mucho de lo que quieres decir. En una conversación personal, puedes comprender más rápidamente que hay algo que necesita aclararse y puedes aclararlo. El internet no santifica la ira o la frustración.

11) ¿Está mal no decir nada? (Romanos 1:14)

¿Tienes la oportunidad o incluso la responsabilidad de comunicar algo? Algunos de ustedes hacen esto por su trabajo. ¿Has establecido una «relación» con lectores, amigos y seguidores en línea que esperarían que comentaras algo sobre un tema o situación en particular? ¡Nuestra libertad de expresión es una mayordomía maravillosa! Queremos usarla bien y de forma responsable. Supongo que incluso hay algunos trabajos que no valen la pena sacrificarse, ¿no es así?

12) ¿Qué aconsejan los demás? (Pr. 11:1415:2224: 6)

Cuando estás a punto de comunicar algo que sabes que otros encontrarán provocativo, ¿tienes buena resonancia para tratar de ayudarte a estimar la respuesta? ¿Tomas el tiempo para considerarlo antes de publicarlo? La velocidad de respuesta es tanto la capacidad de internet como la tentación de hablar demasiado rápido (Santiago 1:19Pr. 10:1914:2916:3217:27). Recuerda: darás cuenta de cada palabra que escribas (Mt 12:36).

¿Decir las cosas a una «distancia segura» de las personas nos tienta a decir cosas que no les diríamos en su cara?

Quizás podrías escribir estas preguntas y pedirle a un amigo que revise sus redes sociales con estas preocupaciones en mente. Incluso, puedes preguntarle a alguien que conoces, que no está de acuerdo contigo en algún tema que hayas publicado o escrito y mira qué diría. Muchos de nosotros podríamos mejorar nuestro cuidado al escribir. ¿Te imaginas cuánto cuidado tuvieron los apóstoles al escribir sus cartas?

Por Mark Dever

Mark Dever es pastor en Capitol Hill Baptist Church y Presidente de 9Marks.

Biblia de estudio Spurgeon

Coalición por el Evangelio

Biblia de estudio Spurgeon

Cuando estaba en la secundaria leí Discursos a mis estudiantes por Charles H. Spurgeon. Esa lectura no solo impactó mi vida, sino que además me introdujo a la vida y obra del hombre que ha sido llamado, con mucha razón, “el príncipe de los predicadores”. Desde entonces me he beneficiado de leer múltiples sermones y libritos escritos por el predicador bautista del siglo XIX. Sin embargo, no tenía a mi disposición un recurso que reuniera lo mejor de Spurgeon en un solo lugar.

Así que me dio mucho gusto cuando recibí la Biblia de estudio Spurgeonpues suple precisamente esa necesidad. Esta preciosa Biblia, publicada por Holman Bible Publishers, es un producto hecho con los más altos estándares de calidad, y será de mucho provecho para la iglesia hispana.

Una Biblia con un enfoque en Cristo

En los últimos años hemos visto la publicación de varias Biblias de estudio. Somos recipientes de una múltiple cantidad de bendiciones y acceso sin precedentes en la historia hispana a recursos de sana doctrina publicados con altos estándares de calidad. Pero, ¿qué diferencia a la Biblia de estudio Spurgeon a otras Biblias de estudio?

Para empezar, nunca se había publicado en español una Biblia cuyos comentarios vinieran enteramente del predicador bautista. Es importante destacar que los comentarios vienen de los sermones de Spurgeon. El propósito de los comentarios no es proveer un análisis exegético de las frases del texto bíblico, sino que más bien tienen un enfoque aplicativo, muy Cristocéntrico, que calentará el corazón del lector y elevará sus afectos en adoración. Por lo tanto es una lectura más bien devocional, pero de ninguna manera superficial; todo lo contrario.

Puesto que los comentarios vienen de los sermones del predicador, no todas las páginas contienen comentarios, puesto que Spurgeon no predicó de todos los textos ni de todas las secciones de la Biblia (aunque es verdaderamente sorprendente la gran variedad de textos que expuso durante su vida, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, cosa que pocos predicadores hacen hoy en día). Sin embargo esto no se convierte en un problema puesto que la Biblia de estudio Spurgeon contiene numerosos comentarios de todos los libros de la Biblia.

Como en la gran mayoría de las Biblias de estudio, hay una breve sección de introducción a cada libro. Pero lo que la pone aparte es que además de los comentarios al pie de la página, a lo largo de las hojas se pueden encontrar citas destacadas de Spurgeon, las cuales pueden fácilmente implementarse en un sermón. No solamente hay citas destacadas, sino también algunas de las ilustraciones que usó Spurgeon en sus propios sermones. Esto será de ayuda para todo lector, y sin duda alguna a los predicadores y expositores.

Para fácil referencia, la Biblia contiene un índice de citas e ilustraciones. Viene también con una concordancia extensa y siete mapas a todo color.

Mi característica favorita de la Biblia es que contiene 20 de los sermones perdidos de Spurgeon. Estos son sermones que el pastor bautista predicó entre 1851 y 1854, y que fueron publicados hace poco tiempo, después de que se descubrieran por primera vez recientemente. En la Biblia se incluye una reproducción de hoja completa del bosquejo escrito con el puño y letra del predicador, en el lado izquierdo (verso) de la página. Es decir, se reproduce una fotografía del manuscrito original. Del lado derecho (recto) se traduce el bosquejo al español, una traducción buena y fiel. Para mí fue interesante ver cómo bosquejaba Spurgeon. Con razón se ganó el título del “príncipe…”.

Si hay algo que disfruté al leer los comentarios de Spurgeon es su enfoque Cristocéntrico. Para Charles Spurgeon, toda la Biblia se trataba de Jesucristo, y toda ella apunta a Él. Esto se refleja en cómo sus comentarios están saturados de Jesús.

Una Biblia bien producida

Mencioné arriba que esta Biblia está producida con altos estándares de calidad. Eso es algo que me sorprendió: lo bella que es. Esta Biblia viene en varias presentaciones:

  • En pasta dura de tela, color marrón claro.
  • En símil piel, color negro con una franja marrón.
  • En piel genuina, color negro.

La que recibí, de piel genuina color negro, mide 23 cm de alto y 17.5 de largo, con un grosor de unos 4 cm. La letra es grande y fácil de leer, tanto el texto bíblico como los comentarios de Spurgeon al pie de la página. También se incluyen referencias cruzadas, las cuales están bien señaladas en un recuadro aparte color café (cosa que celebro, porque en la mayoría de las Biblias las referencias cruzadas son confusas).

Así que la Biblia de estudio Spurgeon no solamente es una excelente Biblia para uno mismo, sino también para regalar, incluso en ocasiones especiales, ya que es una que durará por años. Y por qué no, podría regalarse de una generación a otra. Indudablemente es un obsequio fenomenal para cualquier pastor.

Charles Spurgeon fue un regalo para la iglesia. Esta Biblia de estudio también lo es. Gracias a Dios por recursos como estos, que estoy seguro tienen como propósito exaltar el nombre de Dios y acercar nuestros corazones a Jesucristo. Recomiendo esta Biblia por su contenido y por el nivel de excelencia que demuestra en su producción.

Emanuel Elizondo (MS, MDiv) sirve como director editorial en Coalición por el Evangelio. Enseña teología en la UCLA y predica en la iglesia Vida Nueva en Monterrey, México, donde vive con su esposa Milka. Estudia un doctorado en predicación expositiva en The Master’s Seminary. Puedes seguirlo en Facebook y Twitter.

Sabiduría e insensatez

Ministerios Ligonier

Renovando tu Mente

Sabiduría e insensatez

R.C.Sproul

https://www.ivoox.com/44637583

Nuestro estudio nos lleva ahora al libro de Proverbios y a la sabiduría de Salomón, tomen sus Biblias y vayan conmigo al libro de Proverbios, —y sería lo correcto que pudiéramos ver la soberanía de Dios, la depravación del hombre, cuando venimos al libro que contiene la sabiduría de Salomón.

Así que quiero que comencemos en la segunda parte del libro de Proverbios en el capítulo 10, como recordarán los primeros 9 capítulos de Proverbios contienen discursos de un padre sabio a su hijo, y al comienzo del capítulo 10 del libro de Proverbios llegamos a las máximas individuales, esas pequeñas observaciones de la vida, y al llegar a Proverbios 10, versículo 11 comenzamos a descubrir ese contraste que hace Salomón.

En categorías generales están los justos y están los malvados, están estas dos clasificaciones de las personas, están los que son salvos y están los que no son salvos, podríamos decir que están los santos y los que no lo son, así que están los justos y están los malvados, los malvados serán subdivididos aún más en el libro, están los que son necios, etcétera, pero esta es una categoría general.

En el versículo 11, observen, Fuente de vida es la boca del justo, esto es porque en su interior tiene un nuevo corazón y nuevos deseos, y tiene una nueva mente con una nueva sabiduría, así que cuando abre la boca lo que sale de ella es lo que contiene su corazón y es una fuente de vida, habla palabras que dan vida, pero en un contraste a final del versículo 11 la boca de los impíos.

La boca es como una ventana que nos permite mirar el corazón, podemos ver lo que hay dentro en el alma escuchando lo que sale de la boca, lo que hay abajo en el pozo sale en el balde, así que la boca de los impíos encubre violencia, en otras palabras, trama y planifica violencia, pero ellos intentan cubrirla a fin de poder ejecutarla, pero lo que quiero que veamos aquí es que la boca del malvado, no es de algunos malvados, no de unos pocos malvados, sino que tenemos aquí la observación que la boca de todos los malvados conciben planes malvados y tratan de disimularlos.

En este mismo capítulo en el versículo 20, la lengua del justo es plata escogida, pero el corazón de los impíos es poca cosa, aquí nuevamente el problema es el corazón, el corazón del problema humano es el problema del corazón humano, todo fluye del corazón y es el corazón el que es desesperadamente malo.

Y si seguimos leyendo, versículo 23, como diversión es para el necio el hacer maldad, es divertido, es como un juego, lo disfrutan, hay placer, hay competición, hay desafío en el cumplimiento de los deseos pecaminosos que ellos tienen.

En el versículo 32 los labios del justo dan a conocer lo agradable, pero la boca de los impíos lo perverso, bueno, lo que sale de un corazón pervertido son palabras pervertidas y eso es una fotografía del malvado, esa es la doctrina de la depravación total expresada en preceptos.

Para continuar miren por favor el capítulo 12 [repite] versículo 6, nuevamente vemos el contraste, las palabras de los impíos son asechanzas sangrientas, la imagen aquí es la del homicidio, el quitarle la vida al inocente, pero a los rectos su boca los librará de lo que el malvado intenta hacerles, es una declaración de depravación total, es lo que radica y acecha dentro del corazón de los hombres.

Miren el versículo 12, el impío codicia el botín de los malos, pero la raíz de los justos da fruto. En la transgresión de sus labios se enreda el malvado, pero el justo escapará del apuro —¿ven aquí el contraste dramático entre los justos que hacen el bien y los malvados que hacen el mal? Y hacen el mal porque tienen un corazón malvado, es la naturaleza pecaminosa que han heredado de Adán.

Así que, al llegar a este libro de sabiduría, no vemos ahora una estimación distinta de la persona no convertida, vemos una confirmación de todo lo que hemos escuchado hasta ahora, una vez más vemos que la Biblia habla a una sola voz.

Cuando llegamos al capítulo 15, versículo 28, capítulo 15, nuevamente vemos cómo hay una polarización, una yuxtaposición entre el justo y el malvado, son antitéticos entre sí, el corazón del justo medita cómo responder, más la boca de los impíos habla lo malo.

La idea aquí es que este es un diagnóstico del alma del malvado, está entregado al mal, cuando llegamos al capítulo 16 comenzamos a ver potentes declaraciones de la soberanía de Dios que nos recuerdan el control que tiene Dios, no solo de las circunstancias sino también de las operaciones internas del hombre.

Versículo 1 del capítulo 16, del hombre son los propósitos del corazón; mas del Señor es la respuesta de la lengua, el hombre se sienta a hacer sus planes y el libro de Proverbios nos alaba por hacer planes, y por planificar para el futuro, pero para el momento que decimos cuáles son nuestros planes, y llega el momento de ejecutar ese plan, la respuesta es del Señor, es decir, Dios está tan involucrado en nuestra operación diaria que lo que resulta es lo que el Señor ha remodelado y reformulado.

El versículo 4 es un texto muy potente, Todas las cosas hechas por el Señor tienen su propio fin, aun el impío para el día del mal, Dios es soberano no solo sobre los santos sino también sobre el hombre pecador y ha hecho al malvado para el día del mal.

Todo es parte del plan, Dios hizo a Judas para el día fatal, Dios hizo a Pilato y Herodes para el día del mal, Dios hizo al Faraón para el día del mal, —miren el versículo 9, La mente del hombre planea su camino, pero el Señor dirige sus pasos, nosotros hacemos nuestros planes, pero cuando salimos para cumplir estos planes Dios dirige y redirige nuestros pasos, Él controla providencialmente hasta el más mínimo detalle.

Y si llegan al final de este capítulo en el versículo 33 vemos que Dios maneja hasta en lo ínfimo los asuntos de la providencia, y en el versículo 33 de este capítulo leemos: La suerte se echa en el regazo, esto es como tirar los dados, en cierto sentido, se usaba para tomar decisiones en tiempos del Antiguo Testamento, de hecho, eso es lo que vemos en Hechos capítulo 1 cuando reemplazaron a Judas, echaron suerte y la suerte cayó sobre Matías.

Y eso se basaba en textos como este en particular y otros más, el principio fundamental que ellos creen que Dios es soberano en cada detalle de la vida y que cuando uno echa suertes, cualquier resultado proviene del Señor, miren lo que dice: La suerte se echa en el regazo, y eso pareciera que es al azar, pareciera que solo es el ciego destino, nada de eso, aquí dice: Mas del Señor viene toda decisión.

Aún donde está sentado ahora mismo es dado por el Señor, aun quien está sentado a tu lado es algo dado por el Señor, aun lo que comerás al almuerzo es dado por el Señor y cuando te retires al final del día, ya sea que puedas cruzar la luz verde o no la puedas cruzar, cada pequeño detalle es dado por el Señor, nada queda al azar.

Veamos el capítulo 19, versículo 21 [repite], nuevamente una declaración de la voluntad soberana de Dios sobre la voluntad humana, muchos son los planes en el corazón del hombre; mas el consejo del Señor permanecerá, el hombre debería hacer sus planes, pero los planes del hombre siempre cederán a los planes de Dios porque el consejo del Señor, es decir, su propósito y plan eterno permanece para siempre, el consejo del Señor no sufre alteraciones.

Vamos al capítulo 20, versículo 24 y vemos los inescrutable que es esto, ustedes dirán: esto realmente sobrepasa mi entendimiento, me cuesta asimilar toda esta profunda enseñanza; yo solo diré, bueno, bienvenido al club, ahí es donde estamos todos.

Estas líneas convergen muy por encima de nuestras cabezas y Él lo reconoce en el capítulo 20, versículo 24: por el Señor son ordenado los pasos del hombre, cómo puede pues el hombre entender su camino, nosotros somos responsables, pero Dios es soberano y las repercusiones de esto se mantienen inescrutables para nosotros.

Miren el capítulo 21, versículo 1 [repite]: Como canales de agua es el corazón del rey en la mano del Señor, Él, refiriéndose al Señor lo dirige, lo dirige donde le place, si el Señor vuelve el corazón del rey a donde Él quiere.

Hace varios años fui a Israel por poco más de un mes a estudiar, estudiaba cada mañana, subía a un autobús era llevado por toda la Tierra Prometida, volvía en la noche, los profesores me daban exámenes etcétera, y después de hacer eso por más de un mes, volamos a Egipto, y en realidad condujimos a Egipto y bajamos al río Nilo.

Y mientras íbamos por el Nilo desde el Cairo donde están las pirámides hasta el Valle de los Reyes, a los lados del río Nilo pude ver agricultores que cultivan sus sembrados, tenían campos y abrían una parte de la orilla, y el agua del Nilo iba hacia su terreno, el agricultor había hecho distintos pasajes o caminos para que el agua se canalizara, y se dirigiera hacia diferentes partes del campo y había algo así como pequeños arroyos de agua.

Y el agricultor podía levantar una tabla de madera y el agua corría en esa dirección luego bajaba una tabla, digamos unos 100 mts más allá, y se detenía el flujo de agua y la redirigía a la izquierda o a la derecha dependiendo de si las tablas estaban arriba o abajo, y mirar todo eso era como un sistema muy complejos de laberintos por donde al agua se canalizaba y recanalizaba, se dirigía y redirigía para que fuera exactamente a donde el agricultor quería, y esa es la imagen aquí, el corazón del rey es como canales de aguas en las manos del Señor, y Él lo dirige donde Él desee.

Así que cuando el Señor quiere que el rey tome tal decisión la mano invisible de la providencia, la mano invisible de Dios solo levanta una tabla y la decisión toma ese camino o el Señor baja la tabla y endurece el corazón del rey, y toma otra dirección, pero Dios está organizando los asuntos de toda una nación, pero más que eso, los asuntos de todo el mundo, según ciertas naciones influencian a otras naciones, tiempo de guerra, con la economía o cualquier cosa.

¡Qué reconfortante saber esto! En un tiempo en que hay levantamientos en el mundo, y gobernadores se levantan y caen, saber que Él tiene todo el mundo en la palma de su mano, y cada rey, cada gobernador y cada juez está cumpliendo las órdenes del Señor, el Señor no es el autor del pecado y no es el autor de mal, pero es el autor de un plan que está usando el mal y usando el pecado para llevar el agua a un lugar distante del campo que solo Él conoce.

Así que el libro de Proverbios está lleno de agua profunda, mucha sabiduría respecto a los asuntos del hombre sobre la tierra.

Vamos al libro de Eclesiastés que también escribió Salomón, y al llegar a Eclesiastés en el capítulo 3, versículo 1, este pasaje que sin duda conocemos bien, hay un tiempo señalado para todo, ahora, un tiempo señalado significa un tiempo señalado por Dios, eso queda claramente implicado y lo veremos en un momento, pero los versículos 14 y 15 afirmarán que es Dios el que lo señala.

Hay un tiempo señalado para todo, no para unas pocas cosas, no para algunas cosas, sino para todo porque Dios mediante los asuntos de la providencia está gobernando, sobre todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo y el tiempo es algo designado por Dios, y dice: tiempo de nacer y tiempo de morir, todo esto está designado por Dios, el momento en que uno llega al mundo, el momento en que uno parte de este mundo.

Tiempo de plantar y tiempo de arrancar los plantado, en otras palabras, un tiempo para comenzar un proyecto y un tiempo para concluir un proyecto, tiempo de matar y tiempo de curar, tiempo de derribar y tiempo de edificar, tiempo de llorar y tiempo de reír, tiempo de lamentarse y tiempo de bailar etcétera, todo esto está señalado en los cielos por Dios.

Él tiene el control y ha señalado el día y la hora de tu conversión espiritual, Él nos hace querer en el día de su poder y no solo nuestro nacimiento físico está señalado por Dios sino también nuestro nacimiento espiritual está designado por Dios, es algo maravilloso saber que toda nuestra vida se vive bajo el gobierno del Dios sapientísimo.

Miren el versículo 14, en este mismo capítulo, es una declaración muy potente de la soberanía de Dios, y el motivo por el que estamos viendo esto una vez más, que las doctrinas de la gracia, estos cinco pilares se afirman sobre el firme fundamento de la soberanía divina, que Dios tiene la autoridad para llevar a cabo sus propósitos salvíficos aquí en la tierra.

Así que en el versículo 14, leemos: Sé —y quiero detenerme aquí un momento, lo que Él sabe nosotros deberíamos saberlo—, Sé que todo lo que Dios hace será perpetuo, en otras palabras, lo que Dios hace no puede ser deshecho por el hombre, lo que Dios pone en marcha llevará a cabo la intención de su propósito, todo lo que Dios ha hecho permanecerá para siempre, no será temporal, será eterno, no hay nada que añadirle y no hay nada que quitarle, en otras palabras, no podemos aumentar ni complementar lo que Dios se ha propuesto hacer, ni podemos quitarle, lo que Él se ha propuesto hacer durará para siempre, no podemos alterarlo, no podemos añadirle, no podemos quitarle.

Sigamos leyendo, Dios —y esta frase introduce la explicación de la afirmación que acaba de hacer— Dios ha obrado así para que delante de Él teman los hombres, el conocimiento de esto debería hacernos guardarle reverencia y sentarnos derechos en la silla, y darle a Él la gloria.

Ahora, observen, en el versículo 15, es un versículo muy profundo, versículo 15: lo que es, ya ha sido, ¿sabe lo que significa? Lo que está aconteciendo ahora mismo fue planificado por Dios hace mucho tiempo, lo que es, ya ha sido, en la mente, en la voluntad y en plan de Dios, y lo que será, se refiere a lo que va suceder mañana en tu vida, lo que va a suceder la próxima semana y el próximo mes, y el próximo año, lo que será, ya fue, ya ha sido escrito en Su libro, ya ha sido planificado y propuesto por Dios, porque Dios busca lo que ha pasado, es una declaración de respaldo a su asombrosa —a lo que se dijo al comienzo de este capítulo.

Realmente hay un momento señalado para todo lo que sucede bajo el sol, es decir hay realmente un momento para nacer y un momento para morir, y un momento para plantar y un momento para cosechar, sí, porque Él lo planificó hace mucho tiempo y lo que ya ha sido y lo que será, ya Él lo había planificado hacía mucho tiempo —¡vaya! ¡Qué declaración!

Miren el capítulo 7, versículo 20, ciertamente, No hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque, esta es una declaración de la depravación total del hombre en la sabiduría de Salomón, como está registrado aquí, todos hacen el mal, miren el versículo 29, mira: Solo esto he hallado que Dios hizo rectos a los hombres, pero ellos se buscaron muchas artimañas, refiriéndose a problemas malignos.

Capítulo 8, versículo 11, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos entregado enteramente a hacer el mal, ahí nuevamente hay una declaración de depravación total, en el capítulo 9, versículo 3, este es un versículo muy potente: Este mal hay en todo lo que se hace bajo el sol, que hay una misma suerte para todos —¡Ha!— ¿y cuál es esa misma suerte?

Además, el corazón de los hijos de los hombres está lleno de maldad y hay locura en su corazón toda su vida; ese es un denominador común para todos los hombres, que están plagados por la contaminación del pecado.

Luego en el capítulo 11, en el versículo 5 habla de lo inescrutable que es el despliegue de los propósitos de Dios, como no sabes cuál es el camino del viento o cómo se forman los huesos en el vientre de la mujer en cinta, —es decir, ese es un asunto privado—, uno no puede ver lo que Dios está creando y lo que Dios está haciendo dentro de la mujer embarazada, sencillamente es invisible para el ojo humano. Sin embargo, Dios está actuando, Dios está creando y está formando, no podemos verlo porque es la mano invisible de Dios.

Y cuando el viento sopla, es la mano de Dios que está causando que el viento sople, pero no podemos ver el viento, solo podemos sentir su fuerza, pero está ahí —tampoco conoces, tampoco conoces la obra, que Dios hace todas las cosas.

No se limita a la madre embarazada y al movimiento del viento, se extiende a todas las cosas. Todo el mundo físico y también todo el mundo espiritual, y cómo Dios está ordenando y decretando el momento señalado para todas las cosas —¡Es sorprendente!

Este es un libro de un Dios grande porque tenemos un Dios magnífico y asombroso, que no solo ha creado todas las cosas, sino que está gobernando sobre todas las cosas y ha designado incluso la salvación de su pueblo en el momento preciso.

R.C. Sproul es el fundador de Ligonier Ministries, el maestro principal de la programación de radio Renewing Your Mind, y el editor general de la Biblia de estudio Reformation

http://www.ligonier.es

 

9/9 – En medio de la tormenta

Aviva Nuestros Corazones

Serie: Castillo fuerte es nuestro Dios | Salmo 46

9/9 – En medio de la tormenta

Nancy Leigh DeMoss

https://www.avivanuestroscorazones.com/podcast/aviva-nuestros-corazones/en-medio-de-la-tormenta/

Espaillat: La Biblia dice que Él es nuestro Refugio. ¿Acaso significa esto que Él no permitirá que experimentemos problemas?

Aquí está Patricia de Saladín, hoy con un grupo de hermanas para hablar sobre esta serie que Nancy concluyó ayer, Castillo fuerte es nuestro Dios.

Patricia de Saladín: Dios usa esos eventos que nos voltean el mundo al revés para llevarnos a aferrarnos a Él, y nos muestra todos esos ídolos que tenemos en nuestros corazones para que nosotros derribemos esos altares y simplemente nos aferremos a Él—nuestro refugio, nuestra fortaleza, nuestra pronta ayuda.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss, hoy con Patricia de Saladín y algunas invitadas.

Ha sido un tiempo maravilloso el que hemos tenido al estudiar esta serie de Castillo fuerte es nuestro Dios. Nancy nos ha venido preparando para las tormentas de la vida, tormentas que nos sobrevendrán inevitablemente mientras vivamos en este mundo. Si te has perdido uno de los programas anteriores de esta serie, puedes encontrarlo al visitar AvivaNuestrosCorazones.com.

La serie estuvo basada en el Salmo 46, y Nancy nos ofreció perspectivas frescas con relación a este hermoso y confortador texto. Nos habló acerca del valor de cantarle al Señor en medio de la tormenta y también nos mostró la forma como el Salmo 46 compara la bondad del Señor con un río.

Escuchemos ahora de Patricia y sus invitadas y seamos edificadas al ver como Dios fue Castillo fuerte para ellas en diversos momentos de sus vidas.

Con ustedes Patricia.

Patricia: Hoy tenemos con nosotros en Aviva Nuestros Corazones tres buenas amigas que nos acompañan, ellas son: Maggie de Michelén, Elba de Reyes y Mayra de Ortiz. Gracias por estar con nosotros hoy, bienvenidas a Aviva Nuestros Corazones.

Al terminar esta serie del Salmo 46, un Salmo tan conocido de las Escrituras y que ha sido de tanta bendición para tantos creyentes a través de la historia, hoy queremos escuchar de estas hermanas que han estado escuchando estas enseñanzas, y cómo el Salmo ha sido de aliento para ellas.

Mayra, ¿qué ha sido lo más relevante para ti de todo esto del Salmo 46?

Mayra: Gracias Patricia, para mí es una gran bendición poder compartir en este día con ustedes, y te digo que me ha encantado esta serie basada en el Salmo 46, ya que viene a mi memoria el corito que aprendí y cantaba constantemente cuando conocí al Señor hace 12 años a través de una fuerte tribulación que muchos de ustedes ya conocen—ya que el testimonio de Federico y mío (mi esposo) se ha compartido a través de la página de Aviva Nuestros Corazones así como la de Revive Our Hearts. (Puedes verlo AQUÍ)

Es increíble cómo cantar este Salmo me llenaba de fortaleza, ya que esas palabras se hacían vida en mí. Era justo lo que yo necesitaba creer—que Dios era mi refugio y mi fortaleza, mi pronto auxilio en medio de mi tribulación. Definitivamente, cantar cuando estás en medio de las tormentas de la vida —que es una manera de expresar nuestra fe—, pero realmente yo terminaba fortalecida en el Señor.

Patricia: Y cantar muchas veces no parecería lo natural en un momento de tribulación…

Mayra: ¡Así mismo es!

Patricia: …Pero sin embargo Dios obra a través del canto en la tristeza.

Mayra: Eso es increíble, cómo yo repetía cantando y eso me llenaba de esa paz que sobrepasa todo entendimiento, que viene del Señor.

Estudiando este Salmo, realmente entendemos que en su contenido y todas sus expresiones nos da la fórmula con la cual aquél que está afligido puede encontrar esperanza; aquél cuyo corazón está abatido puede encontrar una luz de consuelo para su vida. Y esto se hizo real para mi propia vida en esos años de fuerte tribulación.

Elba: En mi caso, Mayra, Patricia y Maggie, los últimos ocho años de mi vida han sido llenos de terremotos espirituales, emocionales, tsunamis financieros que han arrasado con —muchas veces— todo lo que teníamos, y hasta nos dejaron sin nada. Tormentas de salud que en un momento nos arrebataron casi —prácticamente— la vida de uno de nuestros hijos. Pero en medio de esos momentos oscuros y de dolor, este Salmo ha sido mi consuelo y una columna de apoyo para mi fe.

En un momento en que estábamos atravesando una situación muy fuerte, y yo estaba oyendo esta serie precisamente cuando se estaba transmitiendo en inglés en Revive Our Hearts, nosotros estábamos atravesando por un período muy difícil como familia. Mi hijo menor estaba atravesando por una depresión y yo muchas veces no tenía la respuesta, no sabía qué hacer, y me encontraba clamando al Señor y solamente pudiendo acudir a Él y a Su Palabra.

El versículo 11 era mi refugio en este Salmo. Recuerdo que aprendí —leyéndolo— que en una muralla existe una parte llamada el baluarte. Y en este Salmo dice, “El Señor de los ejércitos está con nosotros, nuestro baluarte es el Dios de Jacob”.

Y ese baluarte es esa pequeña garita en la muralla. Es esa garita de protección donde la muralla recibe el mayor impacto del ataque. En momentos de dolor y de desesperación muchas veces, o de incertidumbre —de no saber qué hacer— yo sabía que mi refugio era el Señor y que Su Palabra tenía todas las respuestas para mí. Y esperar en Él y en Su Nombre, en el carácter de Su Nombre —lo que Su Nombre transmitía en esta Palabra— era mi fortaleza.

Maggie: Yo podría agregar a esto que realmente, durante los últimos 14 años, mi vida ha sido zarandeada de muchas formas. Primeramente con mi propia salud en cuanto a que he tenido problemas severos con la menopausia, con la tiroides y con la fibromialgia.

A todo esto, en estos momentos de grandes cambios, sucedió algo terrible en nuestra familia en el 2004 que fue la muerte de nuestro sobrino Gamal Nasser. Esa noche yo sentí que todo el piso de abajo me fue removido. Sin embargo nosotros acudimos a ese Dios, a ese Dios cercano y pronto que nos ayudó en semejante tribulación.

Fue una pérdida dura, y creo que ha habido un antes y un después de tal pérdida porque aún yo siento que mi propia salud —mi propia condición física— cambió, a través de ese gran sufrimiento.

El otro sufrimiento fue en el 2012 cuando mi hermano recibió un impacto de bala de manos de unos asaltantes y realmente cuando uno se enfrenta a este tipo de…de males que tú no puedes controlar, lo único que tú puedes hacer es mirar al cielo, y mirar a ese Dios de pacto, al Dios de Jacob, que así como estuvo con todos nuestros antepasados, ha prometido estar con nosotros.

Y ese Señor es Jehová de los ejércitos, es un Nombre maravilloso—pensar en Jehová de los ejércitos, en ese Dios viviente que interviene en la historia humana y de Su pueblo, el que está más allá de todas las fuerzas humanas y sus milicias, más allá de las fuerzas del cielo y de la tierra, y que ellas están bajo Sus órdenes, y es el que tiene el dominio—es lo que lleva a temer, aun en medio de esas oscuridades. De esas noches oscuras cuando solamente Dios nos puede dar Sus cánticos.

Jehová de los ejércitos es el Dios que está con nosotros. Y porque Él es por sobre todo, a Él podemos llevarle todas nuestras cargas, todas nuestras oraciones. Porque Él es digno de confianza y Él es capaz de todas las cosas.

Patricia: A mí me encanta que el Salmo dice que Dios es nuestro amparo, nuestra fortaleza, nuestro pronto auxilio. O sea que no estamos solas, no es solamente mi amparo, mi fortaleza, mí refugio, sino que unas a otras nos damos ese aliento necesario para llevar en esta vida todos esos ataques, todas esas tormentas.

No importa lo que suceda tenemos a ese Dios como refugio y tenemos el consuelo de escuchar esto que está sucediendo—que nos sucede unas a otras—. Como dice la Escritura, ‘”No nos ha sobrevenido nada que no sea común a los hombres”. Y así como Dios consuela —te consoló a ti, te consoló a ti Elba, Maggie, Mayra—, a través de esas tribulaciones Dios es cercano a todas aquellas que se acerquen a Él buscando en Él ese refugio en medio del turbión.

Mayra: Sí Patricia, y en ese versículo 11 que dice, “El Señor de los ejércitos está con nosotros, nuestro baluarte es el Dios de Jacob”, como dice Maggie, o sea, Él no dice nuestro baluarte es el Dios de Abraham ni de Isaac —como comenta Nancy en uno de sus programas— sino que dice “de Jacob” y Jacob fue un timador.

A mi mente venía en mi tribulación, lo que había acontecido con mi esposo, y las cosas que él había hecho que ofendían a Dios y que nos llevaron a tantos y tantos problemas. Pero entendimos que nuestro bienestar no dependía de nuestra fidelidad o del carácter, sino del de Dios. El Señor de los ejércitos, el todopoderoso, el Dios de Jacob, había pactado ayudarnos por Su amor y Su misericordia; y al poner nosotros nuestra fe en Cristo —en ese momento tan difícil— donde nosotros caminamos en valles de sombra de muerte, ese Dios fue nuestra fortaleza y nunca nos dejó.

Elba: Eso me recuerda, Mayra, que meditar en los nombres de Dios a los cuales hace mención el primer programa de esta serie… Dios se presenta en este Salmo como el Eliom, el Altísimo; Elohim, el Creador; Él se presenta como Yahweh, el Señor; Él es Jehová de los ejércitos que está con nosotros; El Shaddai, el que nos cuida.

Yo recuerdo que yo escuché ese solo programa unas dos o tres veces. Recordar esas verdades, saber la verdad de Su nombre, de Su carácter, Él era en medio de mi caos. Él reinaba en medio de cualquier situación que yo pudiera estar viviendo. Y yo recuerdo una frase que se convirtió en un lema, era como una frase de batalla, “Dios no estaba mirando para ningún otro lado cuando un evento venía a mi vida”.

Cuando las pruebas vienen una detrás de otra y no hay descanso para ti porque las aflicciones no cogen vacaciones, no toman día de descanso, y a veces Dios permite en la vida de Sus hijos tiempos en los cuales una prueba sucede a la otra y nosotros no tenemos respuesta. La respuesta está en que Dios es bueno y que Él está permitiendo estas cosas para formar a Cristo en nosotros.

El meditar en estos nombres me llenaba de paz, yo sabía que Él estaba reinando en mi vida y en mis circunstancias.

Maggie: Podríamos añadir a eso que es inevitable que la guerra, la destrucción, las pruebas, las tribulaciones lleguen a nuestras vidas. Pero recordar que la victoria final es de nuestro Dios y que todos los que nos acosan con males —ya sea Satanás, el mundo, aun nuestra propia carne— ellos quedarán en silencio cuando nuestro Dios maravilloso se manifieste, cuando el Todopoderoso se manifieste y por tanto, ahí nosotros podremos estar quietos y tranquilos esperando en el Señor que nos dará la salida.

Elba: Amén, amén. “El llanto puede durar toda la noche…” —dice el Salmo 30—.

Todas: “…pero a la mañana vendrá el grito de alegría”. Amén.

Patricia: Muchas veces la noche puede ser literalmente horas, a veces pueden ser semanas, otras veces años. Y no sabemos el tiempo que dura esa noche, pero sabemos que tenemos a ese Dios que ha dicho ciertísimamente que en el mundo tendremos aflicción.

Es algo inevitable, nosotras—ningún ser humano que ha vivido o que vivirá va a pasar por este mundo sin tribulaciones. Pero el Señor, el Señor es nuestro refugio y nos ha dejado —en Él— cómo pasar por medio de la tribulación, y realmente encontrar en Él todo lo que necesitamos para vivir esta vida presente.

Mayra: Así es. Y fíjense como los versículos 2 y 3, que él dice, “Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, y aunque los montes se deslicen al fondo de los mares; aunque bramen y se agiten sus aguas, aunque tiemblen los montes con creciente enojo”. ¡Eso es un caos! O sea, es un caos de la naturaleza, verdad—pero en el momento de mi situación yo tenía un caos, una tribulación, una confusión. Pero el Señor me decía, “Yo soy tu refugio y tu fortaleza, tu pronto auxilio en tu tribulación”.

Y yo cantaba, aunque la tierra tiemble, ¡tenemos que cantar! Y eso me fortalecía porque yo estaba en medio de lo que es literalmente un temblor.

Elba: Eso me recuerda Mayra—en uno de los programas de Aviva Nuestros Corazones, Kim Wagner compartió una frase que para mí…impactó mi vida. Yo la escuché estando en mucha aflicción, y ella decía que, “De este lado del cielo solamente podemos alabar a Dios en medio de la aflicción, porque en el cielo lo adoraremos sin dolor”.

Y eso me llenaba de ánimo para alabar a Dios en medio del dolor, alabarlo por Su grandeza, por Su fidelidad, por Su protección; porque ninguna de ellas faltaron en ningún momento.

Patricia: Y realmente a mí me da tristeza confesar que en muchas tormentas, muchas veces, nuestra reacción natural no es correr inmediatamente a Dios como nuestro refugio. Nosotras sabemos que tenemos ese refugio, pero mi reacción natural ha sido muchas veces el tratar de resolver la situación en mis propias manos o a ponerme ansiosa o temerosa y a dudar de la bondad, de la fidelidad de Dios—de la fortaleza y firmeza de ese Refugio.

Pero si ese es tu caso el día de hoy —al igual que yo y al igual que nosotras que estamos aquí— podemos venir al Señor confesando nuestra incredulidad y nuestra falta de fe y aferrándonos a Él por la fe. Porque Él dice que si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos.

Así que Dios usa esos eventos que nos voltean el mundo al revés para llevarnos a aferrarnos a Él, y nos muestra todos esos ídolos que tenemos en nuestros corazones para que nosotros derribemos esos altares y simplemente nos aferremos a Él—nuestro refugio, nuestra fortaleza, nuestra pronta ayuda.

Elba: Precisamente eso fue lo que pasó conmigo. Yo sé que en el inicio— en el inicio de todo este trato de Dios conmigo con estas pruebas, ellas lo que hicieron fue revelar los ídolos que había en mi corazón. Muchas cosas, aunque eran buenas o lícitas, no ocupaban el lugar correcto en mi corazón o en mis afectos y Dios estaba llamando mi atención a través del dolor; él era Su megáfono, como dice C. S. Lewis.

Y como Dios hizo con el pueblo de Israel, lo estaba haciendo conmigo. Él me llevó por un camino desierto y me alimentó con un maná que yo no conocía, me vistió, me calzó, y me humilló y me probó para que yo supiera lo que había en mi corazón. Al igual que Israel, Él me estaba instruyendo como un Padre lo hacía con su hijo.

Y mis ídolos salieron a relucir—eran la comodidad, el dinero, lo que este dinero podía adquirir, el control de mi pequeño mundo, la autosuficiencia, la salud, el orgullo, el pensar que yo podía vivir de una manera determinada porque yo trabajaba o mi esposo trabajaba y producíamos, el tener una familia perfecta. Muchas de estas cosas no eran malas pero ocupaban un lugar incorrecto, y Dios quitó a cada ídolo de su pedestal, revelando mi inseguridad, mi temor, mi incredulidad. Y yo caí de rodillas pidiendo perdón al Señor porque yo temía más a mis gigantes que a Su Palabra. Él me humilló y me probó para al final hacerme bien.

Maggie: A mí me maravilla cómo el Señor usa constantemente elementos de la naturaleza y de la vida diaria —como por ejemplo el río, el agua, la sed— para mostrarnos verdades espirituales y mostrarnos lo maravilloso de Su carácter. Vemos que Su agua es gratuita, no se nos cobra para beberla, sin embargo, nosotras muchas veces —como tú decías Elba— buscamos refugios que son la comodidad, el prestigio, la alabanza de los hombres, nuestra seguridad y nuestra autosuficiencia, y también a esas cosas se les puede llamar cisternas rotas que no retienen agua. Sin embargo cuando nosotras vamos a Él, la Fuente de agua de vida, encontramos toda nuestra plenitud, porque Dios quiere que Él sea el todo en nosotras y que toda nuestra saciedad la encontremos en Él.

Me maravilla también como la Escritura en Génesis 2:10 empieza con un río, pero en Apocalipsis 22:1 termina con un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal que salía del trono de Dios y del Cordero. Nosotras lo tenemos todo, porque tenemos a Dios por Padre y a Jesucristo por Salvador. Y solamente le podemos pedir al Señor que nos ayude a evitar la locura de nosotras cavar cisternas para nosotras porque estas jamás van a retener agua y que nuestra fuente sea Él. Así no tendremos sed jamás.

Mayra: Y añadiendo —la importancia de las Escrituras en estos momentos difíciles— yo puedo decir que a través de la lectura de la Palabra de Dios, y en este caso específico del Salmo 46, ocurría que mi esperanza en medio de mi situación no radicaba en conocer el resultado de la misma, sino en conocer al Dios que me llevaba de Su mano a través de ella.

Definitivamente yo puedo decir que, al igual que el salmista, conocí que hay esperanza en la tribulación si concentramos nuestros pensamientos y nuestra atención en Dios. Yo puedo hoy decir que si confiamos en Dios y hacemos lo que Él nos manda, o sea, que somos obedientes a Sus estatutos, no debemos temer absolutamente mal alguno.

Elba: Qué bueno que tú traes a colación las Escrituras Mayra porque realmente, en el tiempo de la aflicción, ese es el único consuelo y la único ancla que tiene un alma que sufre. Realmente el salmista decía, “Este es mi consuelo en la aflicción: que Tu Palabra me ha vivificado”. Y cuando tú estás sufriendo o estás padeciendo, es tu sostén, es lo que te mantiene en pie, y cuando las pruebas no paran —yo estaba convencida y lo estoy— de que es lo único que libro mi alma de la locura… Porque en momentos de gran tribulación, cuando hay pérdidas casi hasta de la vida de uno de tus familiares o de uno de tus hijos—y cuando tú lo pierdes todo y el mundo cambia y lo que es el piso se vuelve techo y el techo se vuelve piso, solo la cordura permanece porque tu alma está afianzada en la palabra de Dios, y porque tú la crees y eso es lo único verdadero.

Maggie: Reparando en el versículo 4, hablando de, “el río de Sus corrientes alegran la ciudad de Dios”, una de las—de los peores y más grandes temores en el tiempo antiguo era que una ciudad se quedara sin provisión de agua cuando esta fuera sitiada, y Jerusalén, que es la ciudad de Dios, no tiene ríos, sin embargo, tiene a Dios mismo.

Esto nos enseña que en tiempos de grandes pruebas personales la gracia que Dios nos da nos hará resistir hasta el final del sitio espiritual en que nos encontremos. Y, ¿qué alegra a esta ciudad? Dios mismo, porque Él está en medio de ella. Podemos decir que Cristo es el que trae alegría a nuestros corazones, mayor que la de aquellos cuando abunda su grano y su mosto.

Mayra: Retomando —Patricia— lo que mencionaste ahorita, este Salmo fue escrito para ser cantado. Y habla de nosotros, o sea, no habla en singular sino en plural. Eso nos manda a que debemos sobrellevar las cargas las unas con las otras. Que la oración colectiva, o sea, la oración en grupo, tiene un poder inmenso para nuestro Dios.

Entonces hermanas, nosotras no estamos solas, nosotros tenemos a Jehová de los ejércitos y tenemos un grupo de hermanas a nuestro lado —cerca, en nuestra iglesia, donde quiera que nos encontremos— que pueden ayudarnos a sobrellevar esas cargas que estamos viviendo.

Patricia: El Salmo 46 tiene también para mí un significado especial, porque el versículo 10 ha sido mi lema desde que yo estoy involucrada en Aviva Nuestros Corazones. Ese versículo dice, “Estad quietos, reconoced que yo soy Dios; yo seré exaltado entre las naciones, yo seré enaltecido entre los pueblos.

Y para mí ha sido un refugio poder descansar en que yo no soy Dios, yo no hago que las cosas sucedan, yo no controlo todo mi medio ambiente, yo no controlo —no solo mi esposo, mis hijos o mis circunstancias— yo no controlo nada que tiene que ver con el ministerio en sí y dónde nosotros podemos llegar como Aviva Nuestros Corazones, Dios conoce mi anhelo, mi anhelo de que este ministerio trascienda por todo el mundo de habla hispana y que todo este consuelo que nosotros hemos compartido hoy—de que Dios es nuestro refugio, nuestro amparo, nuestra fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones, es parte del mensaje que Aviva Nuestros Corazones lleva a las mujeres y Él conoce nuestro anhelo de que esto corra.

Pero esto no va a correr en nuestras fuerzas, nosotros somos muy limitados como seres humanos. Nosotros podemos llegar hasta un tope, pero nuestro Dios que es grande, que es fuerte y poderoso, que es nuestro refugio; Él puede hacer que este mensaje llegue hasta los confines de la tierra. Por eso descansamos en que Él es Dios, no nosotras. Y casi podemos escuchar Su voz diciéndonos: “Quietas, quietas. Yo soy Dios, yo voy a ser exaltado y glorificado, ustedes refúgiense en mí, que yo voy a ser glorificado entre las naciones”.

Oh Señor, gracias porque Tú eres nuestro amparo, nuestro refugio, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Gracias porque Tú no nos dejaste huérfanas, gracias Señor por Tu Palabra, gracias por el Salmo 46, gracias porque Tu Espíritu que mora en nosotras nos guía hacia la Palabra. Gracias porque Tú estás ahí presente, Tú has prometido que nunca nos vas a dejar, que nunca nos vas a desamparar. Que Tú estás con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Gracias Señor que podemos decir: “Jehová de los ejércitos está con nosotros, nuestro refugio es el Dios de Jacob”. Gracias porque Jesucristo hizo posibles todas estas cosas, Señor, gracias por Él. Y es en Su nombre que te oramos. Amén.

Carmen: Nancy Leigh DeMoss nos ha mostrado a través de esta serie de Castillo fuerte es nuestro Dios, la forma como el Salmo 46 se relaciona con las tormentas de la vida; y hoy Patricia compartió con algunas hermanas y amigas del ministerio acerca de sus propias experiencias con este Salmo tan maravilloso.

Si conoces alguna amiga o algún familiar que pudiera beneficiarse de estas enseñanzas, por qué no le compartes el enlace de este programa. Puedes encontrar cada uno de estos audios y las transcripciones en nuestra página de AvivanuestrosCorazones.com. También encontrarás un blog diario así como artículos de interés y de edificación en tu caminar con el Señor.

Si lo deseas, puedes recibir un correo electrónico diario que te llevará directamente al programa del día y resalta algunos puntos de interés cubiertos por Nancy en el programa. Solo tienes que suscribirte a la “conexión diaria” y con solo visitar nuestra página puedes hacerlo.

Te invitamos para que nos acompañes mañana cuando Nancy inicia una nueva serie titulada Una conversación con Anne Ortlund. Adquiere la sabiduría y la perspectiva de vida que vienen con la edad al escuchar esta serie, no te la pierdas.

Te esperamos mañana en Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Castillo Fuerte, Studio Musicians, 25 Favoritos Himnos Internacionales ℗ 1994.

Tomado de: Aviva Nuestros Corazones

Todos los Derechos Reservados

Disponible sobre el Internet en: http://www.avivanuestroscorazones.com

Una Bella Oración

Isha – Salmos

DÍA 123 – Salmo 86

Dosis: Integridad

Una Bella Oración

“Instrúyeme, Señor, en tu camino para conducirme con fidelidad. Dame integridad de corazón para temer tu nombre.” (Salmo 86:11) (NVI)

¡Qué hermosa petición eleva David en medio de problemas profundos! Le reitera varias veces a Dios que es suyo, que lo ama, y finalmente pide algo hermoso. En primer lugar, quiere la dirección de Dios. Caminar en la verdad es un hábito y un estilo de vida. Haríamos bien en rogar a Dios todos los días el andar por sus caminos. ¿Pero cómo lo podemos hacer? Al tener integridad de corazón. El corazón que incluye las emociones, los pensamientos y las actitudes debe estar unificado, con un mismo propósito: que el nombre de Dios sea honrado. ¿Está nuestra vida ordenada por esta oración?

Tal vez estamos transitando el camino del ignorante, quien no conoce los caminos de Dios y cuya vida no tiene un propósito específico. Muchas veces caemos en esta trampa. Nos conducimos como si nada importara. Por ello, no hay fidelidad de nuestra parte; no hay pureza de corazón. ¿Para quién vives? ¿Para qué vives? Si no puedes responder estas palabras, ora a Dios con las palabras de este salmo para que te dé un camino y un propósito.

Quizá andamos por el camino del renegado quien es celoso de las doctrinas pero no las aplica. ¿Cómo es esto? Nos ocupamos mucho por comprender cuál es el camino, lo trazamos, lo estudiamos, lo predicamos, lo compartimos, pero nosotras no andamos por él. Nuestro corazón no es íntegro, por lo tanto hablamos de las reglas, pero nosotras no las seguimos. Si nuestra mente está más ocupada que nuestros pies, oremos a Dios que nos instruya y nos dé un corazón íntegro.

Tal vez caminamos al lado de los fariseos, quienes no miran tanto el corazón sino las acciones. Recordemos esto: “lo que hacemos no define lo que somos; lo que somos define lo que hacemos”. En otras palabras, podemos fingir andar en el camino, pero solo Dios puede ver si en nuestro corazón hay pureza e integridad. Podemos ser fieles asistentes a un templo y cumplir con nuestras obligaciones religiosas, pero de nada sirve si no estamos buscando honrar el nombre de nuestro Dios.

Finalmente, quizá deambulamos por los caminos del inconstante. Hoy ando por los senderos de Jesús, mañana me desvío a la carretera del pecado, pasado mañana prefiero la calle de la filosofía. Una vida dividida no es vida. Pidamos a Dios que nos enseñe el camino de la santidad, para así practicar la verdad y poder así adorar a Dios.

Oración: Señor, quiero vivir de acuerdo con tu bondad. Concédeme pureza de corazón para que te honre.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 139). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

 

Testimonio de un biofísico

Miércoles 15 Enero

Tú solo eres el Señor; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas.

Nehemías 9:6

Testimonio de un biofísico

http://labuenasemilla.net/20200115

«Poseemos dos revelaciones, la Creación y las Escrituras, ambas son superiores al hombre. Desde hace sesenta años estudio con admiración el magnífico libro de la Creación, y este amplio estudio no ha hecho más que fortalecer mi certeza de que estas dos fuentes de testimonio están en pleno acuerdo. Muchas personas dispuestas a creer son confundidas por la repetida afirmación de que el relato bíblico de la Creación (en las primeras páginas de la Biblia) es contrario a la ciencia. Como hombre de ciencia y como cristiano, afirmo lo contrario. En efecto, tengo la certeza reflexiva de que la Biblia no está en contradicción con la verdadera ciencia, la de los hechos que podemos observar. Más bien, las teorías que no hacemos más que imaginar (son las que están en oposición con la Biblia). “Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios” (1 Juan 5:9). “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios” (Hebreos 11:3).

Aunque los términos empleados en el texto sagrado a veces sean muy simples y comprensibles para todos, han sido manifiestamente escogidos de tal manera que adquieren un verdadero valor científico para un naturalista atento. Esta elección muestra una ciencia tan exacta de la naturaleza de las cosas y de los seres, que revela al verdadero autor de estos relatos: es el mismo autor de la Creación».

Henri Devaux (1862-1956)

“Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios” (1 Juan 5:9). “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios” (Hebreos 11:3).

Génesis 19 – Mateo 10:26-42 – Salmo 9:15-20 – Proverbios 3:16-18

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch