¿Cuál es el mayor peligro de la sociedad hoy en día?

No es tan simple como parece

¿Cuál es el mayor peligro de la sociedad hoy en día?

Miguel Núñez

Miguel Núñez

Es miembro del concilio de Coalición por el Evangelio. Es el pastor de predicación y visión de la Iglesia Bautista Internacional, y presidente de Ministerios Integridad y Sabiduría. El Dr. Núñez y su ministerio es responsable de las conferencias Por Su Causa, que procuran atraer a los latinoamericanos a las verdades del cristianismo histórico. Puede encontrarlo en Twitter.

Una producción de Ministerios Integridad & Sabiduría

http://www.integridadysabiduria.org

Cristo Vino Para Llevar A Cabo La Voluntad De Dios

HeartCry Missionaty Society

Cristo Vino Para Llevar A Cabo La Voluntad De Dios

Escritura: Salmo 40:6-7, Hebreos 10:5

Thomas Boston

“Cristo aceptó el oficio de Redentor y se comprometió a hacer que Su alma fuera una ofrenda por el pecado. Él, con gozo, asumió esta obra en aquella transacción eterna que hubo entre el Padre y Él. Él estaba feliz de tomar el lugar del elegido, y someterse a los terribles golpes de la justicia vengadora. El Salmista describe a Cristo como alguien que está ofrendándose a Sí mismo como fianza (garantía) en lugar de los hombres: “Sacrificio y ofrenda no te agrada…” “…Entonces dije: He aquí, vengo…” (Salmo 40:6-7). Él voluntariamente aceptó todas las condiciones que eran requeridas para lograr nuestra redención. Él estaba feliz de tomar un cuerpo para de esta forma ser capaz de sufrir. La deuda no podía ser pagada, ni tampoco cumplir los artículos del pacto, sino era en la naturaleza humana. Por tanto, Él debía tener una naturaleza capaz y preparada para sufrimientos. Por esto es que se dice, “Sacrificio y ofrenda no quisiste; más me preparaste cuerpo” (Hebreos 10:5). Le correspondía a Él tener un cuerpo capaz de sufrir aquello que estaba representando éstos sacrificios legales con los cuales Dios no se complacía. Entonces Él tomó este cuerpo de carne, rodeado de todas las dolencias de nuestra naturaleza caída, con la excepción solamente del pecado. Él tuvo la condescendencia de echar a un lado las túnicas de Su gloria, para convertirse en alguien sin reputación, para tomar forma de siervo, y hacerse similar a los hombres” (Traducido de Works, Vol.1, p.310).

“El Padre dispuso y diseño que Su propio Hijo, el Verbo eterno, debía, con el propósito de hacer misericordia a la perdida raza humana, tomar la naturaleza de ellos, y convertirse en hombre. Él vio que los sacrificios y ofrendas no solucionarían el caso; la deuda era más grande que lo que sería el pago a ese costo; la redención de las almas solamente podía lograrse por medio de una persona de infinita dignidad: por esta razón, habiendo dispuesto que el amado atributo de misericordia debía ilustrarse en el caso de la humanidad perdida, Él quiso que la raza humana estuviera unida en el tiempo a la naturaleza divina, en la persona de Su Hijo. He aquí entonces que, el Hijo, como Verbo eterno, la segunda persona de la gloriosa Trinidad, sin tener otra relación cercana con el hombre que Su condición de Señor y soberano Creador, inmediatamente estuvo de acuerdo: “‘Sacrificio y ofrenda no quisiste; más me preparaste cuerpo… Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad” (Hebreos 10:5). El Verbo eterno accedió a ser hecho carne, para que toda carne no pereciera: Él accedió a convertirse en hombre, llevar en Él mismo una unión personal con la naturaleza humana, a saber, un cuerpo verdadero y un alma razonable, de acuerdo con el designio eterno de Su Padre. Esto fue un ejemplo de asombrosa condescendencia. El `más alto monarca del planeta consentir en dejar a un lado sus túnicas de majestad para vestirse con harapos y convertirse en mendigo, aun así no se compararía con lo que sucedió aquí. Tampoco el consentimiento del más alto ángel en convertirse en gusano, no es comparable con el hecho de que el eterno Hijo de Dios, igual al Padre, accediera a convertirse en hombre: pues la distancia entre la naturaleza divina y la humana es infinita; mientras la distancia entre la naturaleza angelical y la naturaleza de los gusanos de la tierra es finita” (Obras, Vol.8, p. 409)

Resultado de imagen de Thomas Boston

1676-1732

Thomas Boston (1676-1732) fue un líder de la iglesia escocesa. Nació en Duns, Berwickshire. Fue educado en Edimburgo y obtuvo la licencia del presbiterio de Chirnside en 1697. En 1699 se convirtió en ministro de la pequeña parroquia de Simprin. En 1704, mientras visitaba a un miembro de su rebaño, encontró un libro traído a Escocia por un soldado de la Commonwealth. Era el famoso libro Marrow of Modern Divinity (la médula de la teología moderna), de Edward Fisher, un compendio de las opiniones de los principales teólogos de la Reforma sobre la doctrina de la gracia y la oferta del Evangelio, que desencadenó la Marrow Controversy (controversia de la médula).

Ester – 40/42

El Proyecto Biblia

Serie: Antiguo Testamento

40/42 – Ester

Antiguo Testamento

Mira nuestro video de Lee la Biblia sobre el libro de Ester, que analiza el diseño literario del libro y su flujo de pensamiento. En Ester, Dios providencialmente usa a dos israelitas exiliados para rescatar a su pueblo de una destrucción segura, sin hacer ninguna mención explícita sobre Dios o su actividad.

BibleProject​ #VideosDeLaBiblia​ #Ester

PEDRO VALDO

BITE

Serie: Biografías

PEDRO VALDO

El primer REFORMADOR antes de la REFORMA

En 1170, Valdo era un comerciante muy rico y bien conocido en la ciudad de Lyon. Tenía una esposa, dos hijas y muchas propiedades. Pero algo sucedió: algunos dicen que presenció la muerte repentina de un amigo, otros dicen que escuchó una canción espiritual de un juglar itinerante. Lo cierto es que Valdo se sintió profundamente preocupado por su estado espiritual. Esto lo condujo a una crisis por saber cómo podría salvarse.

Su primera decisión fue empezar a leer la Biblia. Pero como solo existía la Vulgata Latina en ese momento y su conocimiento del latín era precario, contrató a dos eruditos para que la tradujeran a su idioma y así poder estudiar el texto sagrado él mismo.

Luego, buscó el consejo espiritual de un sacerdote, quien le enseñó la historia del joven rico en los Evangelios y citó a Jesús: “Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.” (Lucas 18:22).

Las palabras de Jesús en el evangelio traspasaron el corazón de Valdo. Al igual que el joven rico, Valdo se dio cuenta en ese instante de que había estado sirviendo al dinero, no a Dios. Pero a diferencia del joven rico que se alejó de Jesús, Valdo se arrepintió e hizo exactamente lo que Jesús dijo: entregó todo lo que tenía a los pobres.

Después de hacer las provisiones adecuadas para su esposa e hijas, Valdo decidió vivir una vida alejada de las riquezas e invirtió todo su dinero en la labor evangelística, viviendo en completa dependencia de Dios.

Valdo inmediatamente comenzó a predicar desde su Biblia en las calles de Lyon, especialmente a las personas pobres.

Muchos lo siguieron, y para el año 1175 un grupo considerable de hombres y mujeres se habían convertido en discípulos de Valdo. Ellos también renunciaron a sus posesiones y se dedicaron a predicar.

La gente comenzó a llamar a los seguidores de Valdo “los pobres de Lyon”. Más tarde, a medida que el grupo se convirtió en un movimiento y se extendió por toda Francia y otras partes de Europa, se les conoció como “valdenses”.

Cuanto más Valdo estudiaba las Escrituras, más se preocupaba por ciertas doctrinas, prácticas y estructuras del gobierno de la Iglesia de Roma, sin mencionar su riqueza, que se contraponía con la visión y la experiencia de lo que significaba ser cristiano para Valdo.

Pero Pedro Valdo no se quedó callado, sino que se pronunció valientemente contra estas cosas.

Sin embargo, este tipo de posiciones incomodaban a la Iglesia, así que Roma prohibió oficialmente la predicación laica, y Valdo y su grupo atrajeron imediatamente la oposición de los líderes de la iglesia.

El arzobispo de Lyon se sintió particularmente molesto por este movimiento de reforma autodidacta y sin educación y movió sus influencia para neutralizarlo. Pero en el año 1179, Valdo apeló directamente al Papa Alejandro III (1105-1181) y recibió su aprobación. El Papa le otorgó un voto de pobreza. Sin embargo, solo cinco años después, un nuevo papa, Lucio III (1097-1185), se puso del lado del arzobispo.

En 1183, Valdo y sus seguidores fueron excomulgados por violar la prohibición de la predicación y fueron expulsados de la ciudad. Fueron condenados formalmente en un consejo eclesiástico en el año 1184 junto con otros presuntos herejes, incluidos los cátaros, contra quien Valdo había predicado anteriormente.

Si la Iglesia de Roma no hubiese expulsado a Valdo, tal vez el movimiento se hubiera convertido en una comunidad religiosa más, de las decenas que existían ya dentro de la Iglesia.

Realmente Valdo nunca tuvo la intención de separarse de Roma, y mantuvo numerosas doctrinas católicas tradicionales. Pero después de la excomunión, y continuando más allá de la muerte de Valdo, hacia el año 1205, las convicciones separatistas de los valdenses aumentaron y se solidificaron.

CIBERGRAFÍA:

The First Tremor: http://bit.ly/2CNBLQk​
Valdes: http://bit.ly/2To0mAH​
El primer tremor: Pedro Valdo: http://bit.ly/2LNPqJs​

Puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Instagram: https://www.instagram.com/biteproject/​
Facebook: https://www.facebook.com/biteproject/​
Inscríbete a nuestro newsletter: http://biteproject.com​

Conductor: Giovanny Gómez Pérez (https://twitter.com/giovannydebite​)
Voz en off: Josué Castellón (https://twitter.com/josuekstellon​)

Maravillado por la resurrección

Soldados de Jesucristo

Febrero 20/2021

Solid Joys en Español

Maravillado por la resurrección

John Piper

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

Espejos que deforman

Sábado 20 Febrero

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso ; ¿quién lo conocerá ? Yo el Señor. Jeremías 17 : 9

El Señor… aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones. 1 Corintios 4 : 5

Espejos que deforman

Entre todas las atracciones del museo que visitamos con nuestros hijos, los espejos deformadores de la imagen fueron los más llamativos. Cada uno se divertía viendo al otro con el busto regordete o las piernas enormes, y se burlaba alegremente, sin darse cuenta de lo ridícula que también era su propia imagen.

“Conócete a ti mismo”, era el lema del filósofo griego Sócrates (470 a 399 a. C.). Pero, ¿cómo llegar a ese conocimiento ? ¿Confiando en su propio juicio ? ¡Es muy difícil ser juez de uno mismo ! ¿Confiando en los demás ? No, pues la amabilidad, el interés o la envidia falsearían su juicio. Todos nuestros espejos deforman en mayor o en menor grado. Pero existe uno totalmente verídico : la Biblia, la Palabra de Dios. Ella revela perfectamente todo lo que nos gustaría esconder, todos nuestros pecados, el fin de nuestras palabras y acciones… Es inútil creernos inocentes ante la luz de Dios. ¡Solo podemos declararnos culpables ! Pero la Biblia también nos anuncia que Jesús vino para salvar a los culpables y liberar a los condenados.

Conocerse bien significa saber exactamente lo que Dios piensa de nosotros. Saber que quiere salvarnos es considerar un nuevo comienzo. Apropiarse, por la fe, del sacrificio de Cristo en la cruz es tomar ese punto de partida y empezar una vida nueva. Cristo “por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos” (2 Corintios 5 : 15).

2 Samuel 13 – Hechos 5 : 1-16 – Salmo 25 : 1-5 – Proverbios 10 : 7-8

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch