“No os dejaré huérfanos” (Juan 14:15-24)

Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo

Serie: Aposento Alto

Sermones IBSJ

“No os dejaré huérfanos” (Juan 14:15-24)

Sugel Michelén

Sugel Michelén

El pastor Michelén ha formado parte del Consejo de Ancianos de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana, durante más de 30 años.Tiene la responsabilidad de predicar la Palabra regularmente en el día del Señor.Tiene una Maestría en Estudios Teológicos y es autor de varios libros: Historia de las Iglesias Bautistas Reformadas de Colombia, Coautor junto al Pastor Julio Benítez; La Más Extraordinaria Historia Jamás Contada, Palabras al Cansado – Sermones de aliento y consuelo; Hacía una Educación Auténticamente Cristiana, El que Perseverare Hasta el Fin; y publica regularmente artículos en su blog “Todo Pensamiento Cautivo”https://www.todopensamientocautivo.com/

Él es instructor asociado en Universidad Wesleyana en Indiana (IWU), extensión en español; enseña Filosofía en el Colegio Cristiano Logos; y durante 10 años, ha sido profesor regular de la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas (ACSI) para América Latina. El pastor Michelén, junto a su esposa Gloria tiene tres hijos y cuatro nietos.

http://www.ibsj.org

El uso y abuso de sustancias químicas que tienen la capacidad de producir adicción – 12

CONSULTORIO BÍBLICO

SERIE: Vida Cristiana

12 – El uso y abuso de sustancias químicas que tienen la capacidad de producir adicción

DAVID LOGACHO

Agradeciendo su atención, le damos la bienvenida al estudio bíblico de hoy. Prosiguiendo con la serie titulada: La Vida Auténticamente Cristiana, en esta ocasión, David Logacho nos hablará acerca del uso y abuso de sustancias químicas que tienen la capacidad de producir adicción.

Esteban era un joven negociante felizmente casado. Probó la cocaína por primera vez en una fiesta de un amigo. En cuestión de poco tiempo se encontró inmerso en el terrible mundo de la drogadicción. Llegó al punto que para mantener el vicio necesitaba alrededor de 100 dólares diarios. Esto causó un terrible impacto en su negocio y en su hogar.

Como en muchos casos, su historia terminó en conflicto, bancarrota y divorcio. Inclusive los amigos que le iniciaron en el vicio, después le dieron las espaldas. A pesar de que episodios como éste se repiten por millones en el mundo, y son de conocimiento público, sin embargo, las estadísticas nos dicen que los consumidores de drogas están en constante aumento a escala mundial.

¿Por qué? Pues porque nadie puede negar que el consumo de drogas tiene su placer. La Biblia habla justamente de “los deleites temporales del pecado” en Hebreos 11:25.

El deleite es temporal, dura instantes, pero luego del placer vienen las facturas que deben pagarse por el resto de la vida y si no se arregla la situación con Dios, continuarán pagándose por la eternidad. Cada vez que veo una persona atrapada en las drogas, viene a mi mente lo que sucede cada vez que voy de pesca.

Para pescar, me armo de mi caña, anzuelo y carnada. La última vez que fui de pesca, usé camarón como carnada. Las truchas se volvían locas por el camarón. Ni bien llegaba el camarón al agua, las truchas estaban rondando para picar la carnada. Lo que las truchas ignoraban es que dentro del camarón había un anzuelo. Tan pronto una trucha mordía el camarón, quedaba atrapada, lista para ser sacada del agua.

Así son las drogas. Parecen tan atractivas, tan inofensivas. Tanto placer a disposición. Pero lo que no sabe la persona que las toma es que la droga tiene un anzuelo que atrapa para siempre. Alguien dirá: Eso es exageración. Nada pasa si se toma solo un trago de licor, o si se fuma sólo un cigarrillo con marihuana, o si se inhala sólo un poco de cocaína. El asunto está en no dejarse dominar.

Bueno, así es justamente es como pensaban todos aquellos que hoy están en el abismo del alcoholismo o de la drogadicción. Todos ellos pensaron dominar a la droga, pero terminaron dominados por la droga. El pez no necesita sino morder la carnada una sola vez para quedar atrapado para siempre. Igual es con la droga. Sólo hace falta probar una vez para quedar atrapado.

La Biblia condena esto de consumir drogas por placer, porque es necesario reconocer que algunas drogas, no todas, cuando son administradas por un médico responsable pueden ser útiles para el tratamiento de alguna enfermedad.

En Gálatas 5:19-21, el apóstol Pablo hace una lista de lo que se llama las obras de la carne, ponga atención a lo que está en esta lista. Dice así: “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”

Dentro de la lista aparece la palabra “hechicerías”, esta palabra es la traducción de la palabra griega “farmakeía” la cual sugiere el uso de drogas, o pociones mágicas, o brebajes, para alterar la personalidad del ser humano, ingrediente indispensable en el culto pagano a algunas deidades.

De modo que el consumo de drogas, no es fenómeno moderno. Ha estado presente en el mundo desde tiempos inmemoriales. La Biblia condena esta práctica.

Si nos proponemos hacer una evaluación de cosas a favor y cosas en contra de la práctica del consumo de drogas, encontraremos que lo único a favor es ese instante de placer o euforia de lo cual ya hemos hablado, en cambio tiene tantas cosas en contra.

Permítame pues citar al menos lo más obvio de lo negativo que es el consumo de las drogas. Al hablar de drogas debemos incluir también lo que ha llamado drogas sociales, es decir el alcohol y el tabaco.

Primero y más importante, el consumo de drogas es contrario a lo que la Biblia enseña. Esto debería ser argumento suficiente para desterrar esta práctica de la vida cristiana, pero existen más razones.

Segundo, el consumo de drogas puede conducir al usuario al campo de lo trascendental y en realidad abrir su vida a la entrada de demonios. Esto explica los innegables vínculos entre la drogadicción y el satanismo. La Biblia dice en Juan 10:10 que Satanás viene para “hurtar, matar y destruir” No es extraño por tanto que el consumo de drogas produzca como una de sus secuelas la violencia extrema con graves pérdidas para el que consume drogas y los que los rodean.

Tercero, el consumo de drogas conduce a sus víctimas a la adicción. No existe droga que esté libre de producir adicción al usuario. Esta característica está presente tanto en el alcohol y el tabaco como en todas las drogas depresoras del sistema nervioso central y las drogas estimulantes del sistema nervioso central. La Biblia enseña que los creyentes no debemos dejarnos dominar de ningún hábito.

Cuarto, el consumo de drogas afecta al usuario espiritualmente, emocionalmente y físicamente. Espiritualmente, predispone al usuario al contacto con demonios, emocionalmente, dependiendo de las drogas que se consuman, causan desequilibrio, el usuario puede pasar de la máxima euforia a la máxima depresión. Físicamente, produce pérdida permanente de la capacidad intelectual debido a la muerte de millones de células cerebrales. La administración de drogas por vía intravenosa es fuente de potencial contagio para el terrible mal del SIDA.

Quinto, el consumo de drogas produce desequilibrio económico. Mantener el hábito de consumir drogas es un hábito exorbitantemente caro. Los consumidores están condenados a la quiebra, mientras que los proveedores llenan sus arcas del dinero despojado a los consumidores. La tendencia general es que millones se empobrecen para que unos pocos se enriquezcan.

Sexto, el consumo de drogas fomenta la inmoralidad en todo sentido. Para conservar el hábito, el que consume drogas es capaz de hacer cualquier cosa que le signifique algún ingreso de dinero. Algunos roban, otros matan, otros se dedican a la prostitución y quien sabe qué más. Todo vale con tal de tener a la mano la droga.

Séptimo, el consumo de drogas conduce a problemas de índole legal. En la mayoría de los países del mundo es ilegal la posesión de drogas. También es ilegal el tráfico de drogas. Las leyes de los países reprimen severamente toda actividad delictiva relacionada con drogas. Una persona que consume drogas eventualmente se verá envuelta en algún tipo de problema legal.

La vida auténticamente cristiana, amable oyente, se caracteriza por la abstinencia total del uso de cualquier droga por placer. El templo del Espíritu Santo que es el cuerpo del creyente no debe ser contaminado con las drogas. Es posible que entre alguno de nuestros oyentes se encuentre alguien que ya ha caído en las garras de consumir drogas y franca y honestamente le gustaría salir de ese tenebroso mundo.

Para eso es necesario que Dios intervenga en su vida. Es necesario que Dios cambie su ser y le transforme totalmente. Dios hace este milagro sin igual en todo aquel que confía en Cristo como Salvador. Será el comienzo de su victoria sobre las drogas.

La Biblia dice que todos somos pecadores y por tanto estamos separados de Dios. Romanos 3:23 dice: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”

Usted necesita reconocer y admitir esta verdad. La Biblia también dice que por ser pecadores estamos condenados a la muerte eterna. Romanos 6:23 dice: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Es necesario que Usted reconozca y admita esta verdad. La Biblia también dice que Dios ama al pecador y que por ese amor, ha dado a su Hijo para que muera en lugar del pecador, de modo que el pecador quede libre de pagar el castigo por su pecado. Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Puede ser que le sea difícil admitir que el Hijo de Dios haya recibido todo lo que Usted como pecador merece, pero esa es la realidad. Fue por eso que murió clavado en la cruz del calvario. Cristo se hizo pecado para que Usted pueda ser libre del pecado. Cristo murió para que Usted pueda vivir. Ni Usted ni yo merecemos lo que Cristo hizo por nosotros, pero lo hizo. La obra de Cristo en la cruz a favor del pecador fue aceptada por Dios y en consecuencia, Cristo resucitó de entre los muertos y hoy vive para siempre, garantizando vida eterna a todos los que en él creen.

No desprecie la obra de Cristo a su favor. Hoy mismo recíbalo como su Salvador. Para eso, hable con Dios, allí donde se encuentre este momento. Agradezca a Dios por lo que Cristo hizo por Usted y manifieste a Dios su deseo de recibir a Cristo como su Salvador. Hágalo por fe, simplemente confiando en lo que Dios ha dicho en su palabra. Si lo hace, Usted será salvo.

La Biblia dice en Juan 1:12: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”

Como hijo de Dios, tendrá el camino abierto para vivir un estilo de vida que agrade a Dios, un estilo de vida libre de las drogas. Le recomiendo que se una a otros que comparten esta fe, para que le ayuden a dejar atrás ese hábito tan pernicioso del consumo de las drogas.

DAVID LOGACHO

Ingeniero en Electrónica y Telecomunicaciones, trabajó por años para la NASA, decidió abandonar su carrera profesional para prepararse para servir al Señor en un Instituto Bíblico en Argentina. Dirigió el Ministerio La Biblia Dice… durante más de 2 décadas hasta su retiro en 2015.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de La Biblia Dice para: Alimentemos El Alma

Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

“Entre Dios y el Cesar” – 81

Entendiendo los Tiempos

Primera Temporada

81 – “Entre Dios y el Cesar”

Surge en el 2013 como programa de radio bajo la cobertura de la emisora cristiana Radio Eternidad en la estación 990am. Las temáticas de nuestro programa son diversas y contemporáneas con las necesidades que se presentan hoy en día en la sociedad. Todo tema es llevado a la luz de la Palabra de Dios que es la única mediadora entre los hombres y la única verdad que puede hacerle libre. Tratamos diferentes temas con el propósito de entender el presente bajo una cosmovisión bíblica y actuar en base a esta. Con nuestro productor Andrés Figueroa y el equipo de Gracia TV, quienes semanalmente transmiten este programa en un formato para Radio y TV.

www.entendiendolostiempos.org

¿Son las oraciones de algunas personas más eficaces?

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: Preguntas claves sobre la oración.

¿Son las oraciones de algunas personas más eficaces?

Kevin D. Gardner

Nota del editor: Este es el capítulo 15 de 25 en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: Preguntas claves sobre la oración.

Cuando preguntamos sobre la eficacia de las oraciones de las personas, estamos preguntando si acaso Dios está más inclinado a responderlas,, en el sentido de responder positivamente. Es decir, queremos saber si Dios es más propenso a dar a ciertas personas, como nuestros pastores o ancianos, lo que piden en oración.

En cierto sentido, la respuesta a esta pregunta es obvia. Sí, Dios es más propenso a darle a ciertas personas lo que ellos piden en oración. Santiago nos lo dice así: “La oración eficaz del justo puede lograr mucho” (Stg 5:16).

La pregunta entonces viene siendo: “¿Quién es justo?”. Ahí es donde se torna un poco más complicado, aunque en cierto sentido la respuesta nuevamente es obvia: aquellos que están unidos a Cristo por medio de la fe son contados como justos (2 Co 5:21). Aquellos que son justos en Cristo pueden estar seguros de que Dios estará más inclinado a concederles sus peticiones. Santiago 5:16 parece confirmar esto: “Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho”. Lo que esto implica es que aquellos que están orando los unos por los otros en la primera parte del versículo —esto es, los lectores cristianos de Santiago— son esos mismos “justos” que menciona la segunda parte del versículo.

Debemos pedirle a nuestros pastores y ancianos que oren por nosotros.

La justicia en Cristo que poseen los creyentes es una justicia posicional. Es la que nos concede acceso a la presencia de Dios por la nueva posición que tenemos en Cristo. Pero la referencia a Elías que vemos más adelante indica que hay más a la vista. Elías fue un profeta enviado por Dios, pero Santiago no enfatiza su oficio; lo llama “un hombre de pasiones semejantes a las nuestras” (v. 17). En lugar de esto, Santiago enfatiza cómo Elías obedeció al orar “fervientemente” por las cosas que Dios le llamó a orar, esto es, por juicio sobre Israel (vv. 17-18; ver 1 Re 17:1-4).

Esto indica que la justicia personal, el fruto de una vida de obediencia progresiva a Dios mediante el poder santificador del Espíritu Santo, también forma parte de la oración eficaz. Mientras progresamos en la santificación, nuestras oraciones se alinean cada vez más con la voluntad y el corazón de Dios. Dios entonces está cada vez más inclinado a concedernos lo que deseamos porque lo que deseamos será lo que Él desea.

Así que, sí, debemos pedirle a nuestros pastores y ancianos que oren por nosotros. Pero tenemos que saber que no necesitamos que ellos oren por nosotros para que nuestras peticiones sean escuchadas. Podemos orar los unos por los otros, incluso somos animados a hacerlo. Y podemos acercarnos nosotros mismos al trono de Dios, confiados de que Dios se complace en conceder acceso a aquellos que están revestidos de la justicia de Su Hijo y que están siendo santificados por Su Espíritu Santo. El Señor se deleita en responder las oraciones de fe de Sus hijos (Stg 5:15).

Este articulo fue publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Kevin D. Gardner
Kevin D. Gardner

Kevin D. Gardner es editor asociado de la Tabletalk Magazine y graduado del Westminster Theological Seminary en Filadelfia. Él es un anciano docente ordenado en la Iglesia Presbiteriana en América.

Gozar de su plenitud

Soldados de Jesucristo

Febrero 22/2021

Solid Joys en Español

Gozar de su plenitud

John Piper

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

¡Conéctese con Dios !

Lunes 22 Febrero

Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias. Colosenses 4 : 2

Orad sin cesar. 1 Tesalonicenses 5 : 17

¡Conéctese con Dios !

“Desde que mi hija tiene su teléfono móvil ya no se ocupa de otra cosa en casa”. En los foros, los padres expresan su malestar por este problema, mientras otros saborean la revolución digital que estamos viviendo. En pocos años las pantallas y objetos conectados han invadido nuestra vida cotidiana : celulares o móviles, tabletas, computadores portátiles… ¡ningún cable pone trabas a nuestra movilidad ! Con estas poderosas herramientas la información circula más rápido. La tentación de estar conectado a nuestra pantalla todo el día para tener las últimas noticias es grande. Si estamos “hiperconectados” a nuestro teléfono portátil, estamos “desconectados” de nuestro entorno, es decir, vivimos en un mundo que nos hemos creado. Nos aislamos en un entorno que olvida la realidad inmediata.

Dios invita a cada persona a responder a su llamado para recibir y creer el mensaje del Evangelio. Esta “conexión” no es algo natural para nosotros ; es un don de Dios, imprescindible. Tener una comunicación continua con Dios garantiza la seguridad y la paz para nuestra vida en la tierra. Necesitamos mantener esta “conexión” para ser guiados ante tantas direcciones posibles. A veces olvidamos que un vínculo permanente y de confianza con nuestro Dios mediante la oración nos protege de las influencias nocivas a las que estamos expuestos, nos ayuda en las dificultades.

Nunca correré el riesgo de estar demasiado “conectado” con Dios. Él quiere ver a su criatura relacionarse con él. “Sabed, pues, que el Señor ha escogido al piadoso para sí ; el Señor oirá cuando yo a él clamare” (Salmo 4 : 3).

2 Samuel 15 – Hechos 6 – Salmo 25 : 11-15 – Proverbios 10 : 11-12

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch