¿Eres Presa Fácil Para Los Falsos Maestros?

Evangelio Blog

¿Eres Presa Fácil Para Los Falsos Maestros?

Por Costi Hinn

La cultura cristiana moderna está obsesionada con la experiencia. La Biblia se ha convertido en una nota al pie.

La verdad, decimos, es importante, pero debe venir después de nuestra experiencia. Los místicos modernos afirman: “¡Le debemos un encuentro al mundo!” Se refieren a su capacidad de ayudar a las personas a experimentar una unción especial de Dios. Uno de los sanadores de fe más nuevos del circuito declara: “La cruz, para mí, no es una revelación de mi pecado, ¡es una revelación de mi valor!” El preferiría que no habláramos del pecado.

La Palabra de Dios se tergiversa groseramente y en lugar de desafiar el divorcio entre la verdad y la experiencia, la iglesia en general ha adoptado la experiencia como la prueba más importante de la madurez espiritual. El que dice: “Dios me dijo …”, gana la multitud. La experiencia centrada en el hombre y los evangelios centrados en el hombre están barriendo el paisaje evangélico. La gente lo ama y los falsos maestros también.

Es una batalla cuesta arriba, y una pelea de maratón, pero nunca debemos dejar de contestar por la fe llamando al mundo de hoy a la verdad atemporal de la Palabra de Dios.

  • ¿Conoces tu Biblia?
  • ¿Utilizas las Escrituras con precisión y confiadamente?
  • ¿Confías en las “impresiones” subjetivas sobre la verdad objetiva de la Palabra de Dios?
  • ¿Ofreces sentimientos tales como “pienso” y “siento” a otros o los señalas a la verdad de Dios?
  • ¿Te encuentras capaz de discernir las enseñanzas falsas porque conoces la verdad de la Palabra de Dios?

La forma en que responde esas preguntas le proporciona un indicador preciso de lo útil que es en la lucha contra la buena batalla de la fe en este momento. En pocas palabras, conocer su Biblia es una de las más altas prioridades de la vida cristiana. ¿De qué otra manera conocerás la voluntad de Dios para tu vida? La voz de Dios no es el “susurro” en tu cabeza o el viento que sopla a través de tu cabello, es la Biblia, y es conocimiento que necesitas para sobrevivir y prosperar si te llamas cristiano.

“Vivir según las impresiones es a menudo vivir la vida de un tonto e incluso caer en una rebelión directa contra la Palabra revelada de Dios. No son tus impresiones, sino que lo que está en esta Biblia siempre debe guiarte. “A la Ley y al Testimonio’. Si no está de acuerdo con esta Palabra, la impresión no proviene de Dios: ¡puede proceder de Satanás o de tu propio cerebro desmembrado! Nuestra oración debe ser: “Ordena mis pasos en tu Palabra”. Hoy, esa regla de vida, la Palabra de Dios escrita, debemos estudiar y obedecer “. – Charles Spurgeon

Algunas personas piensan que conocer la Biblia se trata de ser un super-cristiano que puede golpear a todos en la cabeza con su asombroso conocimiento, pero eso es solo egoísmo. Los fariseos sabían mucho sobre la Ley. Mucho bien hicieron. Conocer la Biblia es conocer a tu Dios y, por lo tanto, permite que tu vida y tu adoración estén enraizadas en quién es Dios. El que es bueno conocer; el porqué es igualmente importante.

En el espíritu de conocer por qué debería tomar con seriedad su conocimiento de la Biblia, estos son 3 peligros de no saber cómo usar su Biblia en estos momentos impulsados ​​por la experiencia:

  1. Eres Presa Fácil De Los Depredadores

¿Alguna vez has visto uno de esos espectáculos de animales donde el león hambriento se arrastra en la hierba alta de la sabana africana mientras un Impala pacientemente pacía? El león tiene la estrategia perfecta en juego, ya que se funde con la hierba y silenciosamente se acerca más y más. Cuando parece que el Impala está acabado, su cabeza se anima, de alguna manera escuchan al león, y se van antes de que el león pueda dar el paso completo.

¿Qué le salva la vida al Impala?¡Esas orejas grandes y un salto rápido que les permite cubrir 30 pies de una sola vez! Un bello diseño de nuestro Creador para nivelar un poco el campo de juego: pueden escuchar caer un alfiler en una tormenta de granizo y pasar del plato de home a la primera base en 3 saltos. Eso les da una oportunidad de luchar contra un león rugiente, y esa es la imagen exacta de lo que un cristiano armado con la Palabra de Dios puede hacer. Un Impala sin orejas grandes es como tú sin biblia: almuerzo de leones.

Los falsos maestros confían en el analfabetismo bíblico para explotarte con su avaricia (2 Pedro 2: 3), establecer el poder abusivo y cumplir las órdenes de Satanás. Un cristiano con un conocimiento creciente de la Palabra de Dios es capaz de discernir cuándo se tuerce esa Palabra. Si su mente está enraizada en las Escrituras, no puede ser “sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error” (Efesios 4:14). Esto comienza pidiéndole al Espíritu Santo que ilumine la verdad de la Biblia a tus ojos ignorantes, encuentres recursos confiables de la Biblia de los que aprender, conectarte a una iglesia confiable para crecer y seguir a pastores calificados que toman en serio su papel (1 Timoteo 3:1- 7, Hebreos 13:17). La alfabetización bíblica será un desafío que disfrutarás y te salvará del dolor de cabeza de los herejes que saquean tu billetera.

  1. No Puedes Ayudar A Nadie Más

¿Cómo llamas a una persona que no puede nadar pero que salta a una piscina para salvar a un amigo que se está ahogando? Complete el espacio en blanco: ______________. Apuesto a que su palabra de elección no fue “útil” o “de ayuda”. Lo mismo ocurre con la persona que no está creciendo en el uso de la Biblia, pero está tratando de ayudar a todos con sus opiniones. Si los cristianos no se dedican continuamente a internalizar la sabiduría de la Palabra de Dios, ¿qué información útil pueden ofrecer? Sin rumbo fijo dependen de las puñaladas salvajes de “ese único verso que creo que está en la Biblia”, libros de autoayuda y la extraña pepita de sabiduría que su abuelo les contó.

Cuando se necesitan respuestas a las preguntas más difíciles de la vida, solo la sabiduría intemporal de la Palabra de Dios servirá. La sabiduría divina es lo que las personas necesitan. Los cristianos bíblicos analfabetos solo pueden intentar vender a los individuos desesperadamente necesitados su propia palabrería vacía.

Esto se ha vuelto cada vez más problemático en el liderazgo de la iglesia también. En un esfuerzo pobre para hacer que el evangelio sea relevante, hemos permitido que el “factor genial” de un hombre dicte que se convierta en un pastor contratado. Los pastores pueden ser contratados en una iglesia por lo populares que son por cosas que no sean pastorear a las personas. No importa cuán fieles hayan sido con las Escrituras o cuán dedicados estén a crecer en profundidad doctrinal. Se trata de cuántos seguidores tienen en Twitter, Facebook o Instagram. Los pastores pueden ser contratados en una iglesia porque escribieron algunos libros de autoayuda o parecen modernos. Los pastores pueden ser contratados en una iglesia sin saber que sus cualidades se enumeran en 1 Timoteo 3:1-7 y Tito 1:5-9. Si nuestro liderazgo es bíblicamente analfabeto e incondicional, y el evangelicalismo en general lo apoya, no debería sorprendernos que tantos que los siguen sean bíblicos analfabetos.

El mundo no necesita a más líderes cristianos famosos que se muevan en el medio del evangelicalismo con una navaja de bolsillo en la mano. El mundo necesita hombres y mujeres de Dios que puedan tomar la espada del Espíritu y esgrimirla fielmente a Cristo.

  1. Te Estás Hundiendo

Los cristianos que no conocen su Biblia están en un barco que se hunde. Es decir, o su iglesia, su propia vida o ambas cosas se están hundiendo. Puedes intentar sacar un “Jonás” y tirar cosas por la borda, sacar agua de una cubeta a la vez, u orar con el corazón, pero esa nave está bajando y solo la devoción total a la suficiencia de la Biblia puede salvarla. Este no es un problema nuevo para la iglesia.

Una mega-iglesia estaba a la vanguardia del cristianismo por décadas. Llenaban los asientos con decenas de miles, atrayendo a personas de todos los sectores de la sociedad y escribiendo libros de gran éxito sobre crecimiento y liderazgo de la iglesia. Solo había un problema flagrante del que aún no se habían dado cuenta. Cuando la congregación fue encuestada, resulta que el barco tenía un agujero en el casco.

Cuando se dieron cuenta, ya era demasiado tarde. La congregación fue encuestada sobre su crecimiento espiritual y los resultados fueron aleccionadores por decir al menos. La iglesia fue asombrada al hacer que la gente entrarase por la puerta, pero una vez en la puerta, fueron espiritualmente ineptos, es decir, no tenían raíces profundas en Cristo y mucho menos tenían un manejo sobre Su Palabra. Las ovejas son a menudo las que se convierten en víctimas de la guerra espiritual cuando un pastor no exige que la gente se dedique a la Palabra de Dios, y esta no fue la excepción.

Después de un examen de conciencia, uno de los pastores dijo:

Deberíamos haber comenzado a contarles a las personas y enseñarles a las personas que deben asumir la responsabilidad de alimentarse por sí mismas … Deberíamos haberle enseñado a la gente cómo leer sus Biblias entre servicios, cómo hacer prácticas espirituales … Lo que le está pasando a estas personas [es eso] cuanto más viejos se vuelven, más esperan que la iglesia los alimente, cuando, de hecho, mientras más maduro se vuelve un cristiano, más un cristiano debería alimentarse a sí mismo … subimos el nivel de responsabilidad nos revestimos de las personas mismas para que puedan crecer incluso si la iglesia no satisface todas sus necesidades.

Ahora, así esta mejor.

La Biblia habla del tipo de sabiduría terrenal que no produce fruto espiritual duradero.

  • Isaías dijo que la Palabra de nuestro Dios perdura para siempre (Isa 40: 8).
  • Isaías también profetizó: “¡Ay de los que son sabios en sus propios ojos …” (Isaías 5:21).
  • Jeremías declaró que un hombre no debería jactarse en su propia sabiduría sino conocer a Dios (Jeremías 9: 23-24)
  • Pablo llamó a la sabiduría de este mundo “necedad” (1 Corintios 3:19).
  • Jesús dijo que aquellos que escuchan Sus palabras y no las hacen se fundamentan en la arena que se hunde (Mateo 7:26).

No es una mala idea ir con las Escrituras cuando se trata de establecer el fundamento espiritual de la sabiduría en tu vida. De hecho, es la mejor idea.

Muchos cristianos están en diferentes lugares cuando se trata del conocimiento de la Biblia, pero se supone que cada cristiano está disfrutando el mismo proceso cuando se trata del conocimiento de la Biblia: ¡progresión!

Y seamos honestos, nadie lo hace bien todas las veces. No hay un solo pastor que haya dominado el arte de la perfección interpretativa. Aún así, cada cristiano está llamado a un crecimiento continuo en el manejo de la Palabra de Dios. No hay buenas excusas para el analfabetismo bíblico.

El salmista declaró: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119: 105). No tienes que vivir al amparo de la oscuridad. Toma tu Biblia y deja que la luz de la Palabra de Dios fluya.

Fuente


Recursos Recomendados:

Defining Deception, desafiará los movimientos de milagros místicos de hoy en día que sostienen que la verdad objetiva es secundaria a la “experiencia”. Esperamos que la gente mire hacia la suficiencia de Cristo y Su Palabra sobre las últimas tendencias falsas.

A continuación se enumeran otras herramientas específicas de líderes cristianos probados:

Cómo Estudiar la Palabra de Dios – John MacArthur

Buscando las Escrituras – Chuck Swindoll

El origen de la Biblia – FF. Bruce, JI Packer, Philip Comfort, Carl FH Henry

Mujeres de la Palabra – Jen Wilkin

EL AUTOEXAMEN

Esclavos de Cristo

EL AUTOEXAMEN

J.C.Ryle

“Y después de algunos días, Pablo dijo á Bernabé: Volvamos á visitar á los hermanos por todas las ciudades en las cuales hemos anunciado la palabra del Señor, cómo están.” (Hechos 15:36)

Después de su primer viaje misionero el apóstol Pablo sugirió a Bernabé, que volvieran a visitar las iglesias que habían establecido para ver como estaban. Estaba ansioso para saber si estaban creciendo espiritualmente. Entonces dijo: “Volvamos a visitar a nuestros hermanos para ver cómo están”. Hay algo que todos podemos aprender de esto: necesitamos examinarnos a nosotros mismos para saber cómo está nuestra relación con Dios.
Vivimos en una época de grandes privilegios espirituales. El evangelio ha sido predicado casi en todo el mundo. La Biblia está disponible en más idiomas que en cualquier otro tiempo en el pasado. En muchas partes del mundo las iglesias han crecido rápidamente. Pero debemos preguntarnos a nosotros mismos ¿Cómo nos ha beneficiado todo esto?
Vivimos en una época de muchos peligros espirituales. Nunca antes tantas personas han profesado ser cristianos. Pero, ¿Son todos estos profesantes personas realmente convertidas? A muchos les gusta asistir a las campañas evangelísticas en donde parece que están sucediendo muchas cosas emocionantes. Pero el emocionalismo es una cosa muy diferente al crecimiento espiritual, y es de mucha importancia que frecuentemente hagamos un alto y nos preguntemos a nosotros mismos en dónde estamos espiritualmente.
Déjeme hacerle diez preguntas que le ayudarán a descubrir la verdad acerca de su condición espiritual. Le hago estas preguntas solamente para su propio beneficio. Si al principio algunas le parecen como muy bruscas, recuerde que la persona que le dice la verdad, éste es en realidad su verdadero amigo.

1. ¿Ha pensado seriamente acerca de su condición espiritual?

Tristemente, hay muchos que nunca piensan acerca de su salvación. Nunca se detienen para pensar seriamente acerca de la muerte y el juicio, acerca de la eternidad, acerca del cielo y el infierno. Están demasiado ocupados con sus negocios, sus placeres, sus familias, las cosas de la política o el dinero. Ellos viven como si nunca fueran a morir y comparecer ante el tribunal de Dios. Tales personas están viviendo en realidad al nivel de los animales, porque nunca piensan acerca de las cosas más importantes de la vida. ¿Piensa usted acerca de las cosas más importantes?

2. ¿Qué ha hecho usted acerca de su salvación?

Hay muchas personas que en ocasiones piensan acerca del cristianismo, pero nunca van más allá de meros pensamientos. Quizás cuando están en problemas, cuando ha fallecido algún conocido, quizás cuando conocen a algún creyente sincero o cuando leen un libro cristiano, piensan acerca de su salvación; pero no van más allá de pensarlo. Pero no se separan de servir al pecado y al mundo pecaminoso; no toman su cruz para seguir a Cristo. Recuerde, que no es suficiente simplemente pensar acerca de Dios y la salvación. Usted tiene que hacer algo al respecto o no puede ser salvo.

3. ¿Está usted tratando de acallar su conciencia con una religiosidad externa?

Muchos cometen este error. Su cristianismo consiste enteramente del cumplimiento de deberes externos. Ellos asisten a todos los cultos y participan sin fallar en la cena del Señor. Se aferran tenazmente a las enseñanzas particulares de su Iglesia y discuten con cualquiera que no está de acuerdo con ellas. Pero a pesar de esto, no tienen una devoción a Cristo en sus corazones. Su religión no les da satisfacción porque no conocen nada del gozo y la paz interiores. Quizás, en lo secreto de sus corazones saben que algo está mal, pero no saben qué es. Yo le ruego a usted entonces, que se examine a sí mismo. Si se preocupa por su salvación, no se contente con una mera observancia externa de algunos deberes. Usted necesita mucho más que eso para ser salvo.

4. ¿Han sido perdonados sus pecados?

Usted sabe en su corazón que es un pecador, que se ha quedado corto de las normas divinas, en pensamiento, en palabra y en hechos. Por lo tanto, usted sabe que si en el día del juicio sus pecados no han sido perdonados, entonces usted tendrá que ser condenado para siempre. La gloria de la fe cristiana es que provee precisamente el perdón que usted necesita; un perdón completo, gratuito y eterno. Este perdón ha sido comprado para nosotros (los creyentes) por nuestro Señor Jesucristo. Cristo realizó este perdón a través de su encarnación, viniendo al mundo para ser nuestro salvador, y por su vida perfecta, su muerte y su resurrección como nuestro sustituto. Pero aunque este perdón es perfectamente gratuito, no nos es dado en forma automática. Uno no puede recibirlo simplemente asistiendo a una Iglesia cristiana, ni siquiera uniéndose a su membresía. Este perdón es algo que cada persona debe abrazar por sí mismo ejercitando la fe en Cristo. Si usted no se ha apropiado la obra de Cristo por la fe, entonces respecto a usted, es como si Cristo no hubiera muerto. La fe es una confianza sincera y humilde en el Señor Jesucristo para salvación. Todos aquellos que personalmente confían en El como Señor y salvador, son aceptados de inmediato y perdonados; pero sin esta confianza no hay ningún perdón en lo absoluto.
Entonces, usted puede ver que no es suficiente simplemente conocer los hechos acerca del Señor Jesucristo. Tal vez usted crea que El es el salvador de los hombres, pero la pregunta es si El es su salvador. ¿Sabe si sus pecados han sido perdonados?

5. ¿Ha experimentado la realidad de una conversión a Dios?

“Y dijo: De cierto os digo, que si no os volviereis, y fuereis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.” (Mateo 18:3) “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” (2 Corintios 5:17) Por naturaleza somos tan débiles, terrenales, mundanos y pecaminosos que sin un cambio completo en lo interior, no podemos servir a Dios en esta vida, y no podremos disfrutar de El en el cielo. Tal como los patitos se acostumbran naturalmente al agua, así nosotros desde que nacemos estamos inclinados al pecado. Si vamos a dejar el pecado y a aprender a amar a Dios, tiene que suceder un gran cambio en nuestras vidas. Si este cambio ya ha sucedido, entonces será manifiesto por sus frutos. ¿Tiene usted una sensibilidad y odio hacia el pecado? ¿Tiene usted fe en Cristo y amor a El? ¿Ama usted la santidad y anhela ser más santo? ¿Encuentra usted en sí mismo un amor creciente por el pueblo de Dios y un disgusto por los caminos del mundo? Estas son las evidencias que siempre siguen a una conversión verdadera hacia Dios. ¿Cuál es su condición?

6. ¿Sabe usted algo de la práctica de la santidad cristiana?

La Biblia deja claro que “sin santidad nadie verá al Señor”. La santidad es el resultado inevitable de la conversión verdadera. Ahora, la santidad no es la perfección absoluta, la libertad completa del pecado. Esto existirá solamente en el cielo. La santidad tampoco es algo que podemos obtener sin un esfuerzo y una lucha constante. Pero aunque la santidad en esta vida es imperfecta, sin embargo es real. La santidad real hará que el hombre cumpla sus deberes en su hogar y en su trabajo, y afectará su forma de vivir en su vida cotidiana y su manera de enfrentar sus problemas. La santidad le hará humilde, bondadoso, dadivoso, considerado con los demás, amable y perdonador. No le conducirá a descuidar los deberes ordinarios de la vida, sino que le capacitará para vivir la vida cristiana, donde quiera que Dios le haya llamado.

7. ¿Conoce usted algo del gozo dado por los medios de gracia?

Por “los medios de gracia” quiero decir cinco cosas: la lectura de la Biblia, la oración secreta, la oración pública de Dios en la Iglesia, la participación en la cena del Señor y la santificación del día del Señor. Estas cosas han sido ordenadas por la gracia de Dios con el fin de traernos a la fe en Cristo y ayudarnos a crecer como creyentes. Nuestra condición espiritual dependerá en gran medida de la manera en que usamos estos medios. Fíjese que digo; la manera en que los usamos, porque no recibimos ningún beneficio automático de sólo cumplirlos. Entonces tengo que preguntarle; ¿Se deleita usted en la lectura de la Palabra de Dios? ¿Derrama usted su corazón a Dios en la oración? ¿Se deleita usted en el día del Señor al dedicarlo a la adoración, la oración y el compañerismo cristiano? Aún si “los medios de gracia” no tuvieran ningún otro propósito, nos servirían como indicadores de nuestra condición espiritual verdadera. Dígame lo que un hombre hace con respecto a estas cosas y le diré si está en el camino hacia el cielo o el infierno.

8. ¿Se está esforzando para hacer algo bueno en este mundo?

Mientras estuvo en la tierra el Señor Jesús “anduvo haciendo bienes” (Hech. 10:38) Desde entonces, los creyentes verdaderos siempre han tratado de seguir su ejemplo. Cuando el Señor Jesús relató la historia del buen samaritano (Luc. 10:25–37), terminó diciendo: “Vé, y haz tú lo mismo”. Siempre existen oportunidades para hacer el bien, la única pregunta es si realmente queremos hacerlo. Aún aquellos que no tienen dinero para dar, pueden hacer bien a los enfermos y a otros que tienen problemas, si están dispuestos a dedicarles tiempo y a mostrarles simpatía y atención. Lea la historia del buen samaritano. ¿Conoce usted algo de este tipo de amor al prójimo? ¿Trata usted de hacer bien a otros aparte de sus amigos, su familia o la Iglesia? ¿Está viviendo usted como un discípulo de Aquel que “anduvo haciendo bienes” y que nos mandó a seguir su “ejemplo”? (Jn. 13:15)

9. ¿Conoce usted algo de una vida de continuo compañerismo con Cristo?

Por “compañerismo” quiero decir el hábito de “permanecer en Cristo”, lo cual nuestro Señor señala como necesario si hemos de llevar fruto como creyentes (Jn. 15:4–8) Debemos entender claramente que tener compañerismo con Cristo es más que el mero hecho de ser un creyente. Todos los que se han arrepentido y venido a Cristo son creyentes, y le pertenecen. Pero hay muchos que nunca van mucho más allá de esta etapa, debido a su ignorancia, su flojera, el temor de los hombres, la influencia del mundo, o algún pecado persistente que no ha sido mortificado. Ellos tienen solamente la poca fe, una esperanza pequeña, un poco de paz y un poco de santidad. Ellos viven toda su vida llevando fruto solamente “a treinta” (Mat. 13:8)
El compañerismo con Cristo es diferente. Es algo experimentado por aquellos que se esfuerzan constantemente para crecer en la gracia: en fe, en conocimiento, y en conformidad a la voluntad de Cristo en todo. Es experimentado por aquellos que “prosiguen al blanco” (Fil. 3:14) El gran secreto del compañerismo es el de siempre vivir por la fe en Cristo, y depender continuamente de El para todos los recursos que necesitamos. El apóstol Pablo pudo decir: “Para mí el vivir es Cristo” (Fil. 1:28), y “Ya no vivo yo, más vive Cristo en mí”. (Gál. 2:20) Esta clase de compañerismo es perfectamente consistente con una convicción profunda de nuestros pecados y corrupción. No nos libra de la experiencia (el conflicto contra el pecado) descrita en el capítulo siete del libro de Romanos. Pero sí nos capacita para no mirarnos a nosotros mismos sino a Cristo, y a regocijarnos en El.

10. ¿Sabe usted algo de lo que significa estar preparado para la segunda venida de Cristo?

Una de las grandes certidumbres de la Biblia es que Cristo vendrá otra vez a este mundo. Vendrá tanto para castigar a los pecadores, como para perfeccionar la salvación de su pueblo en su reino eterno de justicia. ¿Está usted preparado para su venida? Estar preparado significa simplemente ser un creyente sincero y consistente. No significa abandonar su trabajo cotidiano como algunos piensan, más bien significa cumplir con su trabajo cotidiano como creyente, y siempre estar dispuesto a dejar todo cuando El aparezca. Le pregunto otra vez ¿Está usted preparado?

Conclusión: Déjeme terminar con algunas palabras de aplicación:

1. ¿Está usted dormido y descuidado respecto a las realidades espirituales? ¡Despierte! Usted es como alguien que está en un bote a la deriva, que es arrastrado por la corriente para estrellarse en las rocas. ¡Despiértese e invoque a Dios!
2. ¿Se siente usted como condenado y sin esperanza? Eche a un lado sus temores y escuche a Cristo. El dice: “Venid á mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar.” (Mate

Ryle, J. C. (2002). Caminando con Dios: Un tratado sobre las implicaciones prácticas del cristianismo. (O. I. Negrete & T. R. Montgomery, Trads.) (pp. 3–8). Graham, NC: Publicaciones Faro de Gracia.

«Mira más a Jesús y menos a ti mismo» — J.C.Ryle (1816 – 1900)

John Charles Ryle, escribió más de 200 folletos y tratados, y se vendieron millones de copias de ellos y muchos de sus escritos fueron traducidos a varios idiomas

102 – “La Lectura, ¿sabes lo que vas a leer en el año?”

Entendiendo los Tiempos

1 Temporada | Entendiendo Los Tiempos

102 – “La Lectura, ¿sabes lo que vas a leer en el año?”

Surge en el 2013 como programa de radio bajo la cobertura de la emisora cristiana Radio Eternidad en la estación 990am. Las temáticas de nuestro programa son diversas y contemporáneas con las necesidades que se presentan hoy en día en la sociedad. Todo tema es llevado a la luz de la Palabra de Dios que es la única mediadora entre los hombres y la única verdad que puede hacerle libre. Tratamos diferentes temas con el propósito de entender el presente bajo una cosmovisión bíblica y actuar en base a esta. Con nuestro productor Andrés Figueroa y el equipo de Gracia TV, quienes semanalmente transmiten este programa en un formato para Radio y TV.

1 Temporada | Entendiendo Los Tiempos

Vasos de barro

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: La historia de la Iglesia | Siglo III

TENIÉNDOLO POR SUMO GOZO: LOS HECHOS DE CRISTO EN EL TERCER SIGLO

Vasos de barro

Nota del editor: Este es el primer capítulo en la serie especial de artículos de Tabletalk Magazine: La historia de la Iglesia | Siglo III

R.C. Sproul

Si existe un padre de la Iglesia cuyas ideas hayan sido rigurosamente distorsionadas y tergiversadas para que se ajusten a las agendas modernas y al revisionismo histórico, ese es Tertuliano, el apologista del siglo III.

Tertuliano, cuyo nombre completo era Quinto Septimio Florente Tertuliano, se ganó el título de «padre de la teología latina». Vivió principalmente en Cartago, en el norte de África, entre los años 160 y 200 d. C. Luego de convertirse durante su adultez, usó sus habilidades como abogado profesional para la defensa intelectual de la fe cristiana.

Hay dos frases que con frecuencia se le atribuyen a Tertuliano. La primera seguramente es genuina; con respecto a la segunda, hay muchas sospechas.

La primera frase es esta: «¿Qué tiene que ver Atenas con Jerusalén? ¿Qué relación hay entre la academia y la Iglesia?». Estas preguntas son retóricas y se asume que la respuesta a cada una de ellas es una enfática negación. Tertuliano sostenía enérgicamente la superioridad de la revelación apostólica frente a la filosofía especulativa. Era un fuerte crítico de los filósofos de Atenas —Platón, Aristóteles, y otros— pero no tan crítico hasta el punto de nunca apelar a ellos cuando podían servir a la causa de la defensa del cristianismo. Tertuliano estaba inmerso en un combate intelectual con los herejes de su tiempo, especialmente con los gnósticos, que a ratos intentaban suplantar la revelación bíblica con sus propias teorías místicas y especulativas, y en ocasiones intentaban atribuirles respaldo apostólico a sus posturas.

Tertuliano defendió tanto la autoridad de la Escritura como la autoridad de la Iglesia, parándose sobre los hombros de Ireneo.

El segundo enunciado es probablemente espurio, pero con frecuencia se le atribuye a Tertuliano. Es la frase: «Credo ad absurdum», que literalmente significa «creo porque es absurdo». La idea de que hay alguna clase de virtud en creer algo porque es absurdo es un credo bien recibido en una cultura posmoderna fuertemente influenciada por el irracionalismo existencial. Toda una escuela de teólogos «dialécticos» del siglo XX se glorió en lo irracional, siendo Karl Barth quien afirmó que uno no alcanza la madurez como cristiano hasta que está dispuesto a afirmar los dos polos de una contradicción. Su compatriota Emil Brunner insistió en que la contradicción es el distintivo de la verdad. Estos teólogos tenían tal aversión al racionalismo que terminaron sacrificando la racionalidad.

Este enfoque hacia la teología da luz al fideísmo, que no sólo distingue a la fe de la razón, sino que la separa de ella como la sola base de la verdad cristiana. Los fideístas tienden a ser escépticos con respecto al uso de la razón o la evidencia para defender las pretensiones de verdad del cristianismo. Según su postura, ser «racional» es hundirse en un modo de pensamiento greco-pagano subcristiano o anticristiano.

Incluso en la teología reformada moderna, vemos una tendencia hacia el irracionalismo, aun al punto de que algunos académicos «reformados» de hecho sostengan que el principio de no contradicción no tiene aplicación para la mente de Dios. Esta postura podría destruir toda la confianza en la Escritura porque todo lo que la Biblia enseña podría significar su antítesis en la mente de Dios. En Su mente, Jesús podría ser tanto el Cristo como el anticristo al mismo tiempo y en la misma relación.

Para pensadores como estos, que detestan la lógica, Tertuliano se erige como un héroe. Sin embargo, cuando examinamos los escritos de Tertuliano, especialmente sus Prescripciones contra todas las herejías [De Praescriptionibus Haereticorum], vemos que no estaba opuesto a la razón. La frase que se le atribuye fue, de hecho, una alusión a la idea bíblica de que lo que es verdadero puede ser considerado necio por los que tienen la mente oscurecida por el pecado. Tertuliano también apeló a la revelación natural como la base de ciertas verdades que fueron entendidas y defendidas por los filósofos paganos. Su crítica hacia el pensamiento gnóstico nos entrega ricas reflexiones que son de extrema necesidad en nuestro tiempo en que presenciamos el resurgimiento del neognosticismo, no solo en la cultura, sino también en la Iglesia.

Al igual que Tertuliano, Orígenes (186-255 d.C.) fue un apologista del siglo III. Su ministerio se desarrolló, en su mayoría, en Alejandría, que había sido un centro del judaísmo helenístico. El mayor centro intelectual de Egipto vio nacer a líderes como Clemente, que también trabajó como apologista.

Orígenes no fue muy diferente a la famosa niña de la leyenda que tenía un pequeño rizo justo en el medio de la frente. Al igual que esta damisela, Orígenes, cuando era bueno, era muy, muy bueno, pero cuando era malo, era horrendo. En Orígenes vemos la unión de fortalezas y debilidades que tendía a caracterizar a los primeros padres de la Iglesia. En la era subapostólica, la Iglesia carecía del poder titánico de los apóstoles originales. Tampoco gozaba del cúmulo de entendimiento que demoró siglos en desarrollarse y requirió de genios como Agustín para ser expresado.

Dentro de los logros de Orígenes estuvo su respuesta apologética al filósofo Celso (Contra Celso) y su defensa de la inspiración divina de la Biblia. Tristemente, en su defensa de la Biblia, Orígenes manifestó un entendimiento débil de la confiabilidad histórica de la Escritura. Para defender la Biblia, se precipitó a utilizar un método de interpretación alegórico, método que fue perjudicial para el entendimiento de la Escritura por parte de la Iglesia en los siglos subsiguientes.

Lo irónico del enfoque alegórico a la Escritura por parte de Orígenes queda en evidencia en su impulsivo acto de autocastración. Ya que tanto hombres como mujeres estaban asistiendo a sus clases, procuró guardarse de la tentación sexual. Interpretó las palabras de Jesús, «hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos» (Mt 19:12b), con una literalidad radical sin refugiarse en la alegorización de este texto. Esta acción le creó un problema de credibilidad, y pronto Orígenes fue atacado por el obispo Demetrio, que le hizo la vida miserable durante los años posteriores.

En cuanto a su doctrina, Orígenes adoptó una postura griega sobre la preexistencia del alma, enseñó el universalismo, planteó interrogantes con respecto a la naturaleza física del cuerpo con el que Cristo resucitó y sostuvo una posición deficiente sobre la Trinidad (debemos recordar que la Iglesia aún estaba en una profunda reflexión con respecto al tema de la Trinidad y todavía no había llegado a una postura firme sobre este asunto). Sin embargo, su obra sobre la oración ha llegado hasta nosotros como un tratado muy valorado, al igual que su enseñanza sobre el martirio. Orígenes expresó la esperanza de que su vida terminaría de la forma más virtuosa posible, sufriendo el martirio por causa de Cristo. Eso no ocurrió, ya que murió por causas naturales en el año 255 d. C. No obstante, el historiador eclesiástico Eusebio testifica que Orígenes padeció una profunda agonía durante la persecución de Decio, sufriendo el estiramiento de sus extremidades y siendo torturado y encerrado en un calabozo, donde fue encadenado.

El amor personal y la devoción de Orígenes por Cristo nos dan un destello de la piedad cristiana del siglo III.

Publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
R.C. Sproul
R.C. Sproul

El Dr. R.C. Sproul fue fundador de los Ministerios Ligonier, pastor fundador de Saint Andrew’s Chapel en Sanford, Florida, primer presidente de Reformation Bible College y editor ejecutivo de la revista Tabletalk. Fue reconocido en todo el mundo por su articulada defensa de la inerrancia de las Escrituras y la necesidad de que el pueblo de Dios se mantenga con convicción en Su Palabra. Su programa de radio, Renewing Your Mind (Renovando Tu Mente), se sigue emitiendo diariamente en cientos de emisoras de radio de todo el mundo y también se puede escuchar en línea. Escribió más de cien libros, incluyendo La santidad de Dios, Escogidos por Dios, Todos somos teólogos, Moisés y la zarza ardiente, Sorprendido por el sufrimiento, entre otros.

Qué significa amar el dinero

Soldados de Jesucristo

Julio 26/2021

Solid Joys en Español

Qué significa amar el dinero

John Piper

John Piper

Encuentra más devocionales de John Piper en Español
en nuestro sitio web:
https://devocionalsolidjoys.com/

Encuentra más recursos gratuitos en: http://sdejesucristo.org
Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/SoldadosDeJe…
Síguenos en Instagram: https://www.instagram.com/SoldadosDeJ…
Síguenos en Twitter: https://twitter.com/sdJesucristo

¡Atrévase con la Biblia! (4)

Lunes 26 Julio

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.2 Timoteo 3:16

¡Atrévase con la Biblia! (4)

Sabemos cómo fue escrita la Biblia, ahora veremos cómo fue formada. En el siglo 15 antes de Cristo, Moisés escribió lo que Dios le comunicó, es decir, los cinco primeros libros del Antiguo Testamento. Luego, diversos autores inspirados escribieron la historia del pueblo hebreo. Hasta el siglo 10 a. C., cierto número de autores como David y Salomón escribieron, inspirados por Dios, una serie de poemas, cánticos y proverbios. Del siglo 9 al siglo 5 a. C. los profetas escribieron o mandaron escribir sus mensajes, que conforman 17 libros. Para conservar esos tesoros, Dios utilizó hombres devotos que copiaron sin cesar los textos ya aceptados entre los judíos. En el siglo 5 a. C., en la época de Esdras, los judíos fueron dispersados, exiliados. Esto los llevó a agruparse, volviendo a lo que los unía, es decir, la Palabra de su Dios. Fue entonces cuando los escribas, doctores de la ley y sacerdotes, reunieron los textos inspirados, mayormente escritos en hebreo y unos en arameo. A menudo Jesucristo hizo referencia al Antiguo Testamento. El Señor precisó, por adelantado, las tres “partes” que formarían el Nuevo Testamento: los evangelios, los Hechos y las epístolas, y por último el Apocalipsis (Juan 14:2616:13).

Inicialmente el cristianismo se extendió gracias a las predicaciones y a los testimonios de los apóstoles y de los primeros cristianos. Poco a poco fue necesario escribir la vida de Jesús y la enseñanza de sus apóstoles.

En Cartago, en el año 397, después de muchas investigaciones y peripecias, el texto bíblico fue reconocido oficialmente. ¡Sepamos ver, nosotros también, su valor excepcional!(continuará el próximo lunes)

1 Crónicas 7 – Lucas 10:1-20 – Salmo 88:13-18 – Proverbios 20:6-7

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch