Actualización vacuna Coronavirus

Iglesia Bautista Internacional

Actualización vacuna Coronavirus

Dr. Miguel Núñez | 30 mayo 2021

Miguel Núñez

Es miembro del concilio de Coalición por el Evangelio. Es el pastor de predicación y visión de la Iglesia Bautista Internacional, y presidente de Ministerios Integridad y Sabiduría. El Dr. Núñez y su ministerio es responsable de las conferencias Por Su Causa, que procuran atraer a los latinoamericanos a las verdades del cristianismo histórico. Puede encontrarlo en Twitter.

Una producción de Ministerios Integridad & Sabiduría

www.integridadysabiduria.org

SOLO LOS HOMBRES PUEDEN SER PASTORES

Lumbrera

SOLO LOS HOMBRES PUEDEN SER PASTORES

TOM HICKS

Publicado originalmente en inglés, Only Men May be Pastors

A pesar del hecho de que parece cada vez más de moda en nuestros días decir que las mujeres pueden ser pastoras, la Biblia es clara de que el liderazgo pastoral está restringido a hombres bíblicamente calificados. Este post examinará 1 Timoteo 2:12-14, uno de los textos bíblicos clave sobre el liderazgo pastoral solo para hombres, y responderá a algunos de los esfuerzos feministas evangélicos más populares para socavar la enseñanza de estos versículos.

La Enseñanza Bíblica

En 1 Timoteo 2:12-14 Pablo dice:

No permito que una mujer enseñe o ejerza autoridad sobre un hombre; más bien, debe permanecer callada. Porque Adán fue formado primero, luego Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer fue engañada y se convirtió en transgresora”.

Pablo escribe estas palabras en el contexto de una epístola pastoral. Él está escribiendo a Timoteo para enseñarle acerca del ministerio pastoral en la iglesia, lo que significa que estos versículos necesitan ser leídos bajo esa luz. Se aplican al liderazgo de la iglesia, específicamente al liderazgo pastoral.

Dos prohibiciones

Pablo dice que a las mujeres se les prohíbe enseñar o ejercer autoridad sobre los hombres en la iglesia. Es importante entender que Pablo no prohíbe a las mujeres enseñar en todos los contextos (Tito 2:3; Hechos 18:25-26), solo enseñar la Biblia a los hombres en la iglesia.

Note que Pablo prohíbe a las mujeres hacer dos cosas distintas. Primero, las mujeres no pueden enseñar la Biblia a los hombres en la iglesia. Segundo, las mujeres no pueden ejercer autoridad sobre los hombres en la iglesia. Enseñar y ejercer autoridad en la iglesia son las dos responsabilidades principales de los ancianos, pastores u obispos. Por lo tanto, las mujeres no deben ocupar el cargo de pastor, pero tampoco deben desempeñar estas funciones particulares de pastor sobre los hombres en la iglesia.

Un comando positivo

Además de las dos prohibiciones de Pablo, da un mandato positivo a las mujeres en la iglesia. Él dice en el versículo 12 que las mujeres deben “permanecer calladas”. Pablo no le está diciendo a las mujeres que tal vez nunca hablen en la iglesia en absoluto. Más bien, sus palabras deben entenderse en contexto. Quiere decir que cuando se trata de enseñar y ejercer autoridad sobre los hombres en la iglesia, las mujeres deben “permanecer calladas” (1 Tim 2, 12). Esto es similar a la enseñanza de Pablo en 1 Corintios 14:34-35, donde dice:

“Las mujeres deben guardar silencio en las iglesias. Porque no se les permite hablar, sino que deben estar en sumisión, como también dice la ley. Si hay algo que deseen aprender, que pregunten a sus maridos en casa. Porque es vergonzoso que una mujer hable en la iglesia”.

Muchos han entendido mal estos versículos para decir que las mujeres no deben hablar en la iglesia en absoluto. Pero el contexto de 1 Corintios 14 se trata de hablar en lenguas proféticas y la necesidad de interpretarlas en el servicio de adoración de la iglesia. En los versículos 34-35, Pablo está diciendo que las mujeres no deben estar involucradas en la profecía o la interpretación de la profecía en el servicio de adoración de la iglesia. En estos asuntos, deben “guardar silencio”. En otras palabras, no deben ser parte del ministerio de enseñanza de la iglesia, ni deben ejercer autoridad sobre los hombres, cuando la iglesia se reúna. Pablo está diciendo lo mismo en 1 Corintios 14 que dice en 1 Timoteo 2.

Los dos terrenos lógicos del comando

Pablo proporciona dos motivos distintos para que su mandato a las mujeres permanezcan calladas cuando se trata de enseñar y ejercer autoridad sobre los hombres en la iglesia. La palabra “para” en el versículo 13 significa que si queremos saber las razones por las que Pablo está argumentando de la manera en que es, debemos continuar leyendo.

  1. El orden de creación es la primera razón que Pablo da para prohibir a las mujeres enseñar o ejercer autoridad en la iglesia. Pablo no basa su mandato en consideraciones culturales o en un problema particular con las mujeres en la iglesia de Éfeso. Más bien, basa su mandato en la creación. Él dice que la razón por la que las mujeres no deben enseñar o ejercer autoridad sobre los hombres en la iglesia es que “Adán fue formado primero, luego Eva” (1 Tim 2:13). Pablo quiere decir que Dios estableció a Adán como la cabeza y autoridad de su esposa, Eva. Dios diseñó a los hombres para guiar (1 Cor 11:3, 8-9).
  2. La naturaleza de las mujeres es la segunda razón que Pablo da para prohibirles enseñar o ejercer autoridad en la iglesia. Pablo dice: “Adán no fue engañado, sino que la mujer fue engañada y se convirtió en transgresora” (1 Tim 2, 14). Pablo está diciendo algo sobre la constitución natural de hombres y mujeres, que los hombres como clase están naturalmente más preparados para enseñar y tienen autoridad en la iglesia, pero las mujeres no lo están. Wayne Grudem dice: “Este es, con mucho, el punto de vista más común en la historia de la interpretación de este pasaje” (Feminismo Evangélico y Verdad Bíblica 70).

Pero, ¿por qué las mujeres son naturalmente más propensas a ser engañadas que los hombres? Es cierto que no todas las mujeres tienen más probabilidades de ser engañadas que todos los hombres. Y es cierto que algunos hombres tienen más probabilidades de ser engañados que algunas mujeres. Pero la mayoría de los intérpretes en la historia de la iglesia han entendido este pasaje para enseñar que, en general, las mujeres tienen más probabilidades de ser engañadas que los hombres. En “Una historia de la interpretación de 1 Timoteo 2”, Dan Doriani dice:

“Ambas partes [feministas y tradicionalistas] señalan que las mujeres tienden hacia el enredo, lo que implica una falta de voluntad para ver y condenar duras verdades sobre sus seres queridos. Conscientes de muchas excepciones individuales a la regla, [tanto feministas como tradicionalistas] a veces dicen que las mujeres generalmente tienen más interés en las personas y menos interés en el análisis racional separado de las ideas. Pero la capacidad de evaluación desprendida y crítica es absolutamente esencial para discernir y erradicar la herejía, para llevar a cabo la disciplina en la iglesia… También podemos reconocer la variedad en la naturaleza humana, sin etiquetar nada inferior o superior. En este punto de vista, debido a que las mujeres generalmente se centran en las relaciones más que en el análisis racional abstracto, el enredo en las relaciones podría comprometer la voluntad de una mujer de arrancar de raíz la herejía en la iglesia” (264-265).

Por lo tanto, Pablo explica que las mujeres no deben enseñar la Biblia ni ejercer autoridad sobre los hombres en la iglesia por razones del orden de la creación y la naturaleza humana. Dios creó a Adán primero, y luego a Eva, estableciendo a Adán como la cabeza y autoridad sobre su esposa. Además, Eva fue engañada por la serpiente, no por Adán.

Algunas objeciones feministas evangélicas

Habiendo examinado brevemente el significado del pasaje, consideremos algunas de las principales interpretaciones erróneas feministas de 1 Timoteo 2:12-14. Estos se extraen su mayoría del libro de Wayne Grudem, Countering the Claims of Evangelical Feminism, y las referencias de la página citadas a continuación son de ese libro.

Las mujeres estaban enseñando falsa doctrina (161-167). Algunas feministas afirman que las mujeres estaban enseñando falsa doctrina en Éfeso, por lo que Pablo les prohibió enseñar. Las feministas continúan argumentando que el comando de Paul era situacional y no se aplica a nosotros hoy en día. El problema con este punto de vista es que los únicos maestros falsos nombrados en 1 Timoteo son los hombres, Himeneo, Alejandro y Fileto (1 Tim 1:19-20; 2:17-18). Otro problema con este punto de vista es que hace que Pablo sea injusto. Hubiera sido un error prohibir a todas las mujeres enseñar porque unas pocas mujeres estaban enseñando falsa doctrina. Además, si Pablo prohibió a todas las mujeres enseñar porque algunas mujeres estaban enseñando herejía, entonces la coherencia exigiría que Pablo también prohibiera a todos los hombres enseñar porque algunos hombres también estaban enseñando herejía (1 Tim 1:19-20).

Las mujeres no fueron educadas (168-174). Algunas feministas argumentan que Pablo prohíbe a las mujeres enseñar a los hombres en la iglesia en 1 Timoteo 2 en Éfeso porque carecían de una educación formal. El problema más evidente con este punto de vista es que la Biblia en ninguna parte requiere educación formal como requisito previo para enseñar en la iglesia. Además, la mayoría de las personas en los días de Pablo tenían una educación básica, pero pocos hombres o mujeres tenían educación más allá de eso. Por lo tanto, si Pablo prohibiera a las mujeres enseñar en la iglesia por falta de educación, entonces tendría que prohibir a los hombres también.

Las esposas no deben enseñar o tener autoridad sobre sus propios esposos (175-178). Algunos han argumentado que Pablo solo está prohibiendo a las esposas enseñar o ejercer autoridad sobre sus propios esposos en 1 Timoteo 2:12-14. Mientras que las palabras griegas para “hombre” y “mujer” se pueden traducir como “marido” y “esposa”, eso es muy poco probable en este pasaje por dos razones. Primero, el contexto de estos versículos es una epístola pastoral en la que Pablo está explicando la conducta adecuada dentro de las iglesias, no los matrimonios. El pasaje en cuestión viene justo antes de una discusión de los oficiales en la iglesia local; por lo tanto, tiene más sentido tomar 1 Timoteo 2:12-14 como refiriéndose al liderazgo de la iglesia. En segundo lugar, cuando las palabras griegas para “hombre” y “mujer” se traducen como “marido” y “esposa”, el contexto proporciona pistas que indican tal traducción. Este pasaje no contiene tales pistas.

Un comando temporal (179-182). Algunas feministas argumentan que cuando Pablo dice: “No lo permito” en 1 Timoteo 2:12, está usando un mandamiento en tiempo presente, que debe entenderse como “Ahora no lo permito”. Pero este argumento malinterpreta cómo Pablo usa los mandamientos en tiempo presente. Hay muchos ejemplos de Pablo usando mandamientos en tiempo presente que están lejos de ser temporales. “Osto [tiempo presente] a que súplicas” (1 Tim 2, 1), “Os ruego [tiempo presente], pues, hermanos, por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo” (Rom 12, 1), “Yo, pues, preso por el Señor, os ruego [tiempo presente] que andéis de una manera digna de la vocación a la que habéis sido llamados” (Ef 4, 1). Claramente, el tiempo presente de un comando no implica que sea temporal.

Nadie prohíbe las joyas o las trenzas (199-201). Algunas feministas argumentan que la mayoría de los intérpretes toman las instrucciones de Pablo sobre joyas y trenzas en los versículos 9-10 como que ya no son aplicables hoy en día. Por lo tanto, dicen las feministas, no debemos tomar las instrucciones de Pablo en los versículos 11-14 sobre las mujeres que no enseñan o tienen autoridad sobre los hombres como corresponde hoy en día tampoco. El problema con este punto de vista es que 1 Timoteo 2:9-10 no prohíbe las joyas o el cabello trenzado. Dice que las mujeres no deben “adornarse” con ropa, como joyas o trenzas, sino con piedad. Pablo está advirtiendo contra las mujeres que hagan de cualquiera de sus ropas su adorno (literalmente kosmos o “mundo”), en lugar de piedad y buenas obras. Estos versículos se aplican tanto hoy como lo hicieron en el tiempo de Pablo.

Las mujeres no eran respetadas como líderes religiosas. Algunas feministas han argumentado que Pablo prohibió a las mujeres enseñar y ejercer autoridad en Éfeso para acomodar a la iglesia a la cultura de su época. Argumentan que las mujeres en los días de Pablo no habrían sido aceptadas como maestras religiosas; por lo tanto, para evitar ofender a los hombres, Pablo prohibió a las mujeres enseñar para llegar a los hombres de la cultura para Cristo. Un problema importante con este punto de vista es que las mujeres eran líderes religiosas aceptadas en los días de Pablo. Las sacerdotisas paganas eran comunes. Otro problema es que sugiere que la iglesia debe acomodar sus prácticas a creencias falsas y dañinas del mundo.

El problema general con todas estas interpretaciones erróneas feministas es que surgen de la especulación o las conjeturas subjetivas y carecen de cualquier apoyo real del texto o del trasfondo histórico. Además, todas estas interpretaciones erróneas ignoran los motivos reales que Pablo mismo proporciona para el mandato que da, que involucran las realidades fijas del orden de la creación y la naturaleza humana.

En conclusión, la Biblia es clara en que solo los hombres deben ser pastores en una iglesia local y solo los hombres deben realizar los deberes de enseñar la Biblia a los hombres y ejercer autoridad sobre los hombres dentro de la iglesia. Las razones de las interpretaciones feministas evangélicas de 1 Timoteo 2:12-14 no surgen del texto en sí, sino de compromisos extranjeros que no se encuentran en el pasaje.

https://lumbrera.me/

¿Cómo mi orgullo afecta a mis hijos?

Soldados de Jesucristo Blog

¿Cómo mi orgullo afecta a mis hijos?

Por Heber Torres

Hace algunos años, la prensa internacional se hacía eco del fallecimiento de un acaudalado joven portugués. Además de lo precoz de su partida (solamente tenía 42 años), lo que más llamó la atención de los periodistas fue la historia que este hombre escondía detrás. Una suculenta fortuna figuraba a nombre de Luis Carlos de Noronha Cabral da Camara, un enigmático individuo que nunca se casó ni tuvo hijos. Solo y sin herederos, el excéntrico millonario había escogido una fórmula verdaderamente disparatada para determinar quiénes serían los beneficiarios de su patrimonio. Ni corto ni perezoso, agarró una guía telefónica y de entre el total de los inscritos seleccionó a setenta ciudadanos “anónimos” como legítimos herederos. La sorpresa para todos y cada uno de los premiados el día en que los citaron para el reparto fue mayúscula. Pero la variedad de bienes legados no resultó menos insólita: lujosos apartamentos, coches, dinero y hasta pistolas de coleccionista.

Los que somos padres no necesitamos recurrir a la guía telefónica –¡si es que todavía existen! – para escoger a nuestros herederos. La cuestión no es tanto a quiénes, sino cuál será el legado que dejaremos a nuestros hijos. No estoy pensando en bienes materiales. Estos vienen y van, se deprecian y se devalúan, y por mucho que nos afanemos nunca podrán trasladarse más allá de la esfera de lo efímero y lo temporal. Seamos ricos o pobres, tengamos más o menos posibilidades económicas, los padres ejercemos una influencia tan poderosa como duradera en la vida de aquellos sobre los que Señor nos ha puesto. Salomón era muy consciente de que no es necesario, ni sabio, confiar y esperar al testamento para comenzar a influir en la vida de nuestros hijos (Proverbios 22:6). En ese sentido, cada día “repartimos” nuestra herencia haciéndoles receptores y consignatarios de nuestras decisiones, reacciones, instrucciones, así como de nuestras palabras. Como aprendices natos que son, ellos observan y se empapan de lo que somos, de lo que hacemos y de cómo lo hacemos. Al punto que cada interacción que tenemos con ellos impacta, moldea y configura su carácter. ¡Qué gran responsabilidad!

En 2 Timoteo 3, Pablo advierte a su pupilo Timoteo acerca del tipo de hombres que abundarán en esta era en la que nos ha tocado vivir, particularmente refiriéndose a aquellos que ocupan una posición de liderazgo e influencia. Entre otras muchas “lindezas” los describe como calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno…. Pero en toda esta lista cada vez más degradante también coloca a los que manifiestan actitudes aparentemente menos “escandalosas” y que se encuentran estrechamente ligadas a lo que conocemos como “orgullo”. El apóstol comienza por los que son amadores de sí mismos, y, del mismo modo, incluye a los jactanciosos, a los soberbios o a los envanecidos. Y es que, finalmente, los que tienen tal alto concepto de sí mismos, terminan también por tener una mente depravada y ser reprobados en lo que respecta a la fe (2 Timoteo 3:7). Definitivamente no quisiéramos que esta clase de personas, ejercieran influencia alguna en la vida de nuestros hijos. Mucho menos ser nosotros los que actuaran de un modo tan orgulloso. Pero, tristemente, se trata de un comportamiento habitual en muchos hogares. Ya sea por alardear nuestros logros buscando la adulación y las lisonjas de nuestra familia, o porque somos incapaces de reconocer nuestros errores y limitaciones, los padres podemos estar actuando de manera orgullosa. Y, por ende, lanzando un mensaje a nuestros hijos que dista mucho de ser el adecuado como súbditos del Rey de reyes.

  1. El orgullo ante el éxito

La Biblia nos enseña que hemos de esforzarnos en aquello que emprendemos, como esa hormiga que es responsable aun cuando nadie la vigila ni le obliga a ello (Proverbios 6:6–8). En un mundo orientado al entretenimiento y dónde muchos viven entregados a la ley del mínimo esfuerzo, como padres debemos ser un ejemplo de dedicación y empeño en todo lo que el Señor traiga a nuestro camino. Pero lejos de jactarnos en aquello que logramos, cuando conocemos a Aquel que nos da la vida queremos vivirla según Su voluntad (Jeremías 9:23–24). El Espíritu de Dios nos recuerda que es Dios mismo el que produce en nosotros tanto el querer como el hacer (Filipenses 2:13). Por eso lo hacemos todo para la gloria de Dios (1 Corintios 10:31). En palabras de Jerry Bridges:

“Desde el punto de vista humano podría parecer que hemos triunfado como resultado de nuestra gran tenacidad y trabajo arduo. Pero ¿quién nos dio ese espíritu emprendedor y buen juicio para lograrlo? Dios. A los corintios orgullosos Pablo les escribió ‘Porque ¿quién te distingue? ¿Qué tienes que no recibiste? Y si lo recibiste, ¿por qué te jactas como si no lo hubieras recibido?’ (1 Corintios 4:7). Por lo tanto, ¿qué tienes que no hayas recibido? Nada. Todo lo que tienes es un regalo de Dios. Nuestro intelecto, nuestras habilidades y nuestros talentos naturales, la salud y las oportunidades para triunfar vienen del Señor.”

No importa cuán imponente llegue a ser nuestro logro. Por más atractivo que resulte a la vista, el orgullo, cual ponzoña imperceptible, lo contamina hasta convertirlo en un fruto venenoso. Aquello que podría haber despertado el respeto o la admiración de nuestros seres queridos; eso en lo que hemos invertido tiempo, esfuerzo y dedicación; lo que, en definitiva, el Señor nos permite alcanzar, queda oscurecido y mancillado en el momento en el que nos hinchamos ocupando el lugar que no nos corresponde. Nuestra altanería, en lugar de elevarnos, nos hace descender al terreno de lo mediocre, esto es, allí dónde la insolencia y la vanidad campan a sus anchas. Sin embargo, bien sea en lo extraordinario o en lo recurrente, hemos de recordar cuál es nuestra verdadera posición, sabiendo que aun el aire que respiramos es resultado de la gracia de Dios. En lo mismo que el Señor Jesucristo instruyó a sus discípulos, debemos enseñar a nuestros hijos. Una vez, eso sí, que sea una realidad para nosotros primero: “Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que se os ha ordenado, decid: Siervos inútiles somos, hemos hecho solo lo que debíamos haber hecho”. (Lucas 17:10).

Cada conquista, cada objetivo cumplido, nos proporciona una doble oportunidad de trasladar un ejemplo piadoso a nuestros hijos. Por un lado, siendo responsables ante lo que el Señor nos ha encomendado y, al mismo tiempo, dándole la gloria a Aquel que nos ha permitido llevarlo a cabo.

  1. El orgullo ante el fracaso

Pocos escritores bíblicos han expuesto el peligro del orgullo con la claridad con la que Salomón lo hace en el libro de Proverbios. Además de insistir en la importancia de mantener una actitud humilde delante de Dios (y el prójimo), repetidamente nos advierte del peligro de dejarnos seducir por el orgullo. Resulta significativo que tanto su padre como su hijo experimentaron una gran paliza como resultado de su altivez.

El rey David es, sin duda, uno de los personajes bíblicos más conocidos. A pesar de sus talentos y la admiración que despertaba en sus contemporáneos, este hombre mantuvo una conducta humilde durante gran parte de su vida. Sin embargo, ya casi al final de su trayectoria la magnitud de su dominio lo deslumbró. En 1 Crónicas 21 se nos relata como David, incitado por Satanás y desoyendo las advertencias de sus colaboradores más cercanos, quiso censar al pueblo con la idea de cuantificar su grandeza. Algunos años más tarde, su nieto Roboam, heredero de un reino todavía mayor, se creía infinitamente superior a todos sus gobernados. Al igual que lo había hecho su abuelo, desoyó el consejo de los sabios, pero fue mucho más allá, hasta oprimir al pueblo sin miramientos a fin de imponer su hegemonía (2 Crónicas 10).

Ambas decisiones fueron motivadas por un orgullo ciego y las consecuencias resultaron fatales, tanto para el pueblo como para las familias de estos hombres. Sin embargo, sus respuestas al fracaso resultaron diametralmente distintas. Roboam se afirmó en su dictamen y terminó por dividir un reino que nunca más se volvería a juntar. David, en cambio, reconoció su maldad, y concluyó aquel incidente ofreciendo holocaustos a Dios en la era de Ornán. Pero no solamente eso. Toda aquella situación lo movió a poner en marcha lo necesario para la construcción del Templo– obra que finalmente encargaría a su hijo Salomón– y a hacer esta confesión: “Él ha entregado en mi mano a los habitantes de la tierra, y la tierra está sojuzgada delante del Señor y delante de su pueblo” (1 Crónicas 22). ¡Qué actitud tan sumisa! Salomón fue testigo del fracaso de su padre, pero también de su sincera humillación. Una humillación que lo impulsó a invertir sus mejores recursos en la mayor construcción que el pueblo de Israel jamás ha conocido, haciendo a su hijo parte integral de ese proceso.

Evita la jactancia en tus triunfos y el engreimiento en tus fracasos. Y en todo lo que emprendas da a Dios la gloria debida a Su Nombre. De esa forma, además de vivir en obediencia, estarás legando a tus hijos un tesoro formidable con valor en este mundo y en el venidero.

Heber Torres

Heber Torres

Heber Torres (M.Div.) es profesor de teología en el Seminario Berea (León, España) y pastor en la Iglesia Evangélica de Marín (España). Dirige el sitio «Las cosas de Arriba», que incluye podcast y blog. Está casado con Olga y juntos tienen tres hijos: Alejandra, Lucía y Benjamín.

22 – SOBERANO SOBRE EL CLIMA

Sabiduría para el Corazón

Serie: ESTUDIO DE JOB

22 – SOBERANO SOBRE EL CLIMA

Stephen Davey

VISITE NUESTRA PÁGINA: https://www.sabiduriaespanol.org

Texto: Job 38:19-38
Dios continúa haciendo preguntas que Job no puede responder. Tal es la grandeza, la sabiduría, y el control soberano de Dios que, al finalizar este programa, no tendremos más palabras que las del salmista cuando dijo, “Al ver Tus cielos, obra de Tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el ser humano, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?”

Sabiduría para el Corazón es el ministerio internacional de enseñanza bíblica del Pastor Stephen Davey, traducido y adaptado al español por Daniel Kukin. Este ministerio se sostiene gracias a las oraciones y ofrendas de sus oyentes. Si quisiera ofrendar a este ministerio puede hacerlo en nuestra página https://sabiduriaespanol.org/ofrendar/

Principados y potestades

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: La historia de la Iglesia | Siglo I

Principados y potestades

Por Chris Schlect

Nota del editor: Este es el primer capítulo en la serie especial de artículos de Tabletalk Magazine: La historia de la Iglesia | Siglo I

Los lectores atentos de la Biblia deberían preguntarse qué sucedió entre Malaquías y Mateo. El Antiguo Testamento cierra con el pueblo de Dios acabando de regresar a su tierra palestina. Hablan y escriben el idioma hebreo en un mundo dominado por los persas. Pasando la página hacia el Nuevo Testamento, vemos al mismo pueblo todavía en Palestina, pero ahora el idioma que ellos hablan y escriben es el griego, no el hebreo, y los romanos, no los persas, están a cargo. Entre los Testamentos, el centro de la civilización se desplazó desde el valle del Tigris-Éufrates hasta el Mediterráneo. Comprender este cambio es entender el mundo en el que fue establecida la Iglesia del primer siglo.

La lengua griega y las formas de pensamiento que vinieron con ella fueron la herencia directa de Alejandro III de Macedonia. Alejandro partió de Grecia en el 335 a. C. para arrebatarle Asia a los persas. Su campaña lo llevó por el extremo oriental del Mediterráneo, derrotando a los persas en Issos, luego sitiando a Tiro y Gaza por la costa. Josefo nos dice que fue en esta etapa de su campaña, en 332 a. C., que Alejandro vino a Jerusalén. Allí honró al sumo sacerdote y reconoció al Dios de ese sacerdote como el que le estaba concediendo la victoria sobre los persas. Cuando a Alejandro le presentaron la profecía de Daniel de que los griegos derrotarían al Imperio persa, creyó que él mismo era el cumplimiento de esa profecía y le concedió favores a los judíos. 

El mundo al cual vino Cristo, y en el que se difundió Su evangelio, fue preparado de antemano por Aquel que levanta y derriba a las naciones según Su beneplácito.

Sin embargo, el resultado permanente de la conquista de Alejandro no fue tan grato para los judíos. En solo 11 años, convirtió en griego al mundo conocido, pero no vivió para reinar sobre su imperio. En el 323 a. C., Alejandro, ya en su lecho de muerte con solo 33 años de edad, dividió su vasto reino entre sus oficiales. Por más de un siglo después, Palestina fue disputada en un tira y afloja entre dos de las dinastías que Alejandro creó: los ptolomeos de Egipto y los seléucidas de Siria y Asia. A este conflicto en Palestina se sumó la presión cultural y política para que los judíos adoptaran las costumbres griegas, un proceso llamado «helenización». El rey seléucida Antíoco III (el Grande) finalmente le arrebató Palestina a los ptolomeos en 198 a. C., y su hijo, Antíoco IV (Epífanes), intensificó la campaña de helenización. Josefo explica que este Antíoco más joven profanó el templo de Jerusalén de la manera más abominable: lo convirtió en un santuario para Zeus y sacrificó cerdos al dios griego en el Lugar Santísimo. Antíoco Epífanes también prohibió la circuncisión y otras prácticas de la ley judía y ordenó quemar las Escrituras judías. Así inició la incesante hostilidad religiosa entre los judíos monoteístas de Palestina y los griegos. Esta hostilidad continuaría en el período romano y daría forma a la Iglesia del primer siglo como veremos. 

Muchos judíos claudicaron en sus convicciones y siguieron el programa coercitivo de helenización de Antíoco Epífanes, pero algunos se negaron. Un grupo patriótico de judíos rebeldes temerosos de Dios se alzó bajo el liderazgo de Judas Macabeo. Judas y sus tropas rebeldes bien entrenadas retomaron Jerusalén y rechazaron a la oposición seléucida. Él se convirtió en el fundador de una nueva dinastía gobernante independiente, los asmoneos (nombrados en honor a uno de los antepasados ​​de Judas). El 14 de diciembre de 164 a. C., Judas limpió el templo de la profanación griega, y las lámparas del templo se encendieron una vez más en el nombre de Yahvé. Este evento se conmemoró a partir de ese entonces en la fiesta judía de la dedicación (o «Jánuca», que significa «luces»). Años después, Jesús mismo estuvo en Jerusalén durante esta celebración (Jn 10:22). Jánuca es una metáfora adecuada para el contexto cultural de la Iglesia del primer siglo, ya que el festival nos recuerda la hostilidad entre la religión de Abraham y Jesús, por un lado, y las creencias grecorromanas establecidas, por el otro. 

Alejandro Magno desvió la atención del mundo hacia el oeste, desde Susa hasta Grecia. Pronto se movería aún más al oeste, a Roma. En los días de Alejandro, Roma se distinguía a sí misma por las victorias sucesivas y la ampliación del territorio en la lejana península italiana. A diferencia de otros imperios antiguos, Roma trató a sus enemigos conquistados como aliados, en lugar de esclavos. Cuando la guerra con Cartago añadió Sicilia, Córcega y Cerdeña a sus dominios (241-238 a. C.), los romanos formularon un esquema eficiente para gobernar a los súbditos distantes: organizaron «provincias», territorios con magistrados especiales asignados a cada uno de ellos. 

Fue en el 63 a. C. que Judea quedó bajo el dominio romano como parte de la provincia de Siria. Para ese entonces, Roma había derrotado a los cartagineses en el norte de África y España, y a los macedonios en Grecia, convirtiendo así el Mediterráneo en un lago latino. Del 67 al 62 a. C., Pompeyo el Grande intensificó el control romano en Siria y Asia. El historiador romano Tácito nos dice que cuando Pompeyo llegó a Jerusalén, entró en el templo, un acto que pensó era su prerrogativa por derecho de conquista. Se presume que él quería proclamar que la pequeña deidad de los judíos había sido vencida por los dioses superiores de Roma. Al igual que los griegos, los romanos aceptaban a dioses desconocidos, siempre que se diera el debido honor a los dioses de Roma. Esto, a menudo trajo conflicto entre judíos y cristianos y sus amos. 

Los judíos no solo eran extraños, sino también fastidiosos. Roma gobernó Judea durante la dinastía de los asmoneos y luego la de los herodianos, pero una actitud rebelde se agudizaba entre los orgullosos judíos. Al reconocer su inestabilidad, Roma hizo de Judea una provincia autónoma en el año 6 d. C. y asignó su gobierno a una sucesión de prefectos. Poncio Pilato (26-36 d. C.) fue el tercero de ellos, y por lo menos fue tan incompetente como cualquiera de los que ocuparon el cargo. Los herodianos gobernaron un vasto territorio bajo Herodes el Grande (37-4 a. C.). Herodes fue sucedido por sus hijos, Felipe el Tetrarca (4 a. C.-34 d. C.) quien gobernó la parte norte del territorio de su padre, y Herodes Antipas (4 a. C.-39 d. C.), quien es a menudo mencionado en los Evangelios y que gobernó en el sur. Cuando Felipe el Tetrarca murió, su territorio fue anexado a la provincia de Siria. Pero tres años después, en 37 d. C., el emperador Calígula separó ese mismo territorio de Siria y se lo dio a un sobrino de Herodes Antipas y Felipe, Agripa I (37-44 d. C.). El emperador Claudio expandió el territorio de Agripa para que fuera tan vasto como el de Herodes el Grande, y le confirió el título de «rey». 

Estos fueron los primeros años del Imperio romano. A lo largo del primer siglo antes de Cristo, el mundo romano fue devastado por la guerra civil. Los militares de alto rango tenían más poder como individuos que el mismo Senado romano, puesto que las legiones que dirigían eran más devotas a sus generales que a Roma. Cuando Mario luchó contra Sila, las tropas romanas llegaron de hecho a marchar contra la ciudad de Roma. Más tarde, César llevó a sus legiones desde la Galia a Roma para luchar contra el poderoso Pompeyo. Finalmente, Marco Antonio y su aliada amante egipcia, Cleopatra, fueron derrotados por Octavio. El polvo se había asentado, y Octavio era el último hombre en pie. La paz finalmente había regresado a Roma, y ​​en el 27 a. C. el Senado le confirió a Octavio el título de «Augusto». Las vastas fronteras del imperio estaban protegidas. Las carreteras estaban bien construidas y eran seguras, y las rutas marítimas habían sido purgadas de piratas. La justicia era administrada con imparcialidad y eficiencia (de acuerdo a los estándares antiguos). Roma se veía hermosa, y Horacio y Virgilio proclamaban una nueva era de paz. En la remota Judea, nacía un Salvador. 

Muchos judíos despreciaban el gobierno herodiano y romano y esperaban que Yahvé los liberara de sus opresores. Algunos eran radicales —los zelotes— que estaban dispuestos a tomar las armas contra Roma al igual que los jueces de antaño habían hecho contra sus opresores, y como Judas Macabeo había hecho contra los seléucidas. Del otro lado estaban los recaudadores de impuestos, que eran vistos como traidores a Israel. 

Recuerda que los orígenes de la Iglesia fueron judíos. «La salvación es de los judíos», dijo Jesús (Jn 4:22). Jesús mismo era judío, Sus primeros seguidores eran judíos, y la Iglesia se fundó sobre el evangelio que fue predicado a nuestro padre Abraham (cf. Gal 3:7-9Ef 2:11-13). Cuando los cristianos comenzaron a llamar la atención en el siglo I, fueron identificados por los de afuera, y con razón, como una secta que había surgido desde dentro del judaísmo. 

Irónicamente, fue de los mismos judíos de donde vino la hostilidad más intensa contra los cristianos del primer siglo. Al principio, cualquier estigma que el mundo pagano le había adjudicado al judaísmo le fue etiquetado también al cristianismo. Tácito dijo que los cristianos fueron «odiados por sus abominaciones» y calificó su punto de vista como «una superstición muy maliciosa». En Roma, el emperador Nerón aprovechó el desdén popular hacia los cristianos para culparlos del incendio de Roma. Él iluminaba sus fiestas de jardín con antorchas de cristianos en llamas. 

Al igual que sus padres hebreos, los cristianos del primer siglo fueron despreciados. Sin embargo, ellos vinieron a un mundo preparado por Dios para una extensión generalizada del evangelio. El mundo estaba bajo una ley: la de Roma. El mundo hablaba una lengua cosmopolita: el griego de Alejandro Magno. Los caminos y las rutas marítimas eran seguras. El mundo al cual vino Cristo, y en el que se difundió Su evangelio, fue preparado de antemano por Aquel que levanta y derriba a las naciones según Su beneplácito.

Publicado originalmente en Tabletalk Magazine
Chris Schlect
Chris Schlect

El Dr. Chris Schlect es profesor de historia en New Saint Andrews College y anciano en Christ Church en Moscow, Idaho.

Cómo Reaccionar Ante El Ridículo, Parte 1

El Amor que Vale

Cómo Reaccionar Ante El Ridículo, Parte 1

Ps. Adrian Rogers

¿Trama el diablo cómo detener cualquier obra para Dios? Claro que sí. Cuando usted comienza a construir, cuando el PROPÓSITO de su VIDA comienza a tomar forma, el diablo le atacará con desaliento e incluso ridículo. ¿Sabe cómo ponerle en su lugar y continuar construyendo para Dios? ¡Apréndalo!

Neh. 4:1-6

El Dr. Adrián Rogers es un predicador, evangelista y maestro de Biblia. Presenta las Buenas Nuevas de Jesucristo con firme convicción a través de su ministerio de radio y televisión, EL AMOR QUE VALE.

http://www.lwf.org/eaq

Rechazando a Cristo

Momento de Gracia

Jhon MacArthur

Rechazando a Cristo

En la voz de Henry Tolopilo

Lo que más necesita la gente es la verdad –una relación dinámica e informada con la Palabra de Dios. En un mundo caótico cegado por la incredulidad, tradición, el misticismo y error doctrinal, la Palabra de Dios penetra todo esto y proveé respuestas. Sintonize “Gracia a Vosotros” para escuchar una enseñanza clara, práctica, versículo a versículo, impartida por el Pastor John MacArthur.

https://www.oneplace.com/ministries/momento-de-gracia/

¿En qué dirección?

Martes 6 Julio

Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte.Proverbios 14:12

(Jesús dijo:) Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.Juan 8:12

¿En qué dirección?

Cuando vamos en automóvil, a veces podemos tomar una dirección errada. En la autopista y ciertas carreteras es imposible dar media vuelta, por lo tanto es necesario ir hasta la próxima salida para volver atrás. Perdemos tiempo, pero hay una solución. Cuando se trata de conducir nuestra vida en este mundo, tomar una falsa dirección puede traer consecuencias tristes y definitivas. En automóvil también tenemos la tendencia a seguir nuestras propias impresiones, hasta el momento en que las señales nos indican que estamos equivocados. ¿Es así como orientamos nuestra vida, sin preocuparnos por el resultado de nuestras decisiones?

Dios nuestro creador nos ama y nos da instrucciones. La Biblia es una fuente de luz: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105). Como las señales de tránsito ubicadas en las carreteras, la Biblia nos ayuda a hacer un balance. Resalta dos direcciones opuestas:

– Podemos decir: “Hago mi vida a mi manera, sigo mi camino sin Dios y lejos de él”. Entonces la Biblia nos advierte: estamos en el camino que lleva a la perdición.

– O reconocemos que estamos perdidos y necesitamos ser liberados. Entonces Dios nos dice en la Biblia que Jesús vino para salvarnos, para mostrarnos el camino de la luz y de la vida. Si creemos en él, Jesús nos conducirá de forma segura hasta la casa del Padre.

Si usted va por el camino equivocado, tome la primera salida, es decir, lea la Biblia, ore… ¡Jesús le tiende la mano!

Daniel 8 – 3 Juan – Salmo 79:1-7 – Proverbios 18:22

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch