Un llamado a criar hijas conscientes del abuso doméstico

Un llamado a criar hijas conscientes del abuso doméstico
JEREMY PIERRE

«Si tu futuro esposo te pone un dedo encima, será mejor que me lo digas y lo mataré».

Hasta ahí llegaban muchos padres al abordar el tema del abuso con sus hijas. Se siente eficaz porque es simple, protector y duro. Además, se siente bastante genial decirlo.

Pero es una manera perezosa de hacerlo, el tipo de bravuconería que se jacta de mucho pero hace poco. Asume que el abuso es fácil de identificar y que la fuerza debe responderse con una contrafuerza. Peor aún, está basado en una fantasía. Se trata de idealizar el mandato de «no hay amor más grande» como un acto heroico —como lanzarse a una calle inundada o recibir una bala en un tiroteo para salvar a alguien que amas— mientras se ignoran las innumerables formas reales en las que estamos llamados a entregar nuestras vidas por las personas reales que amamos (Jn 15:12-13). Preparar a nuestras hijas para que detecten las señales de advertencia en un potencial abusador no viene con el lujo del heroísmo.

Por eso, cuando hablamos de abuso con nuestras hijas —y, en realidad, con todas las mujeres que estamos llamados a cuidar en nuestras iglesias— no debemos hacerlo con bravuconería, sino con entendimiento. ¿Por qué con entendimiento? Porque lo que nuestras hijas necesitan no es que los hombres se pongan bravucones contra otros hombres, sino que los hombres les proporcionen un entendimiento que les ayude a discernir activamente a un buen hombre de un mal hombre.

Lo que nuestras hijas necesitan es un entendimiento que les ayude a discernir activamente a un buen hombre de un mal hombre

Lo sé, técnicamente todos los hombres son malos. Mi doctrina del pecado es clara. Pero aquí no estoy usando «malo» para describir la pecaminosidad universal, sino la propensión a un tipo particular de pecado que es relacionalmente peligroso. El tipo de hombre con el que no quieres que tu hija salga. Un hombre caracterizado por una mentalidad manipuladora o abusiva.

El abuso es fácil de discernir cuando tiene la apariencia de algo que todo el mundo sabe que es malo: un puñetazo, un empujón por las escaleras, un armario cerrado con llave. El abuso es mucho más difícil de discernir cuando se parece a algo bueno, como un liderazgo asertivo, un afecto exclusivo o una instrucción clara.

No se puede predecir el abuso futuro, pero estar informado sobre las dinámicas del abuso puede ayudarte a discernir si un hombre se caracteriza por tendencias preocupantes. El corazón de un abusador lo inclina a ver su vida a través de unos lentes de tener derecho. Esto le lleva a ver a los demás como activos u obstáculos para el deseo al que supuestamente tiene derecho. Lo peligroso es cuando utiliza su influencia y fuerza para disminuir la influencia y la fuerza de los que están bajo su cargo para conseguir lo que quiere.

Enseñando discernimiento exigente sobre los hombres
El discernimiento significa distinguir entre lo que agrada y lo que desagrada al Señor en tu situación actual, basándote en lo que sabes de Él por las Escrituras. No es algo automático ni evidente, sino que requiere un esfuerzo: «Examinen qué es lo que agrada al Señor» (Ef 5:10). Y los derechos artificiales son más difíciles de discernir que los errores obvios. Es mucho más fácil distinguir la hiedra venenosa de los girasoles que de una enredadera trepadora.

Nuestras hijas deben conocer los valores de la Escritura. La mejor manera de aprenderlos es viéndolos en la vida de sus padres y de los demás hombres de la iglesia. Pablo expuso este punto con frecuencia en su énfasis en la imitación de los que también imitan al Señor (1 Co 11:1; 1 Ts 1:6; 2 Ts 3:9). Al final, nuestras hijas tomarán su propia decisión sobre con quién se casarán. Con toda razón. Lo que queremos como padres es que estén equipadas para tomar la mejor decisión posible. Esto es lo que quiero decir con discernimiento.

Aquí hay cinco distinciones que podemos señalar a nuestras hijas para ayudarlas a discernir qué hombres son dignos de su atención, particularmente para una relación que lleve al matrimonio. Con la ayuda de Dios, podemos modelar estas cualidades en nuestro propio liderazgo.

  1. «Un buen hombre es humilde, no inseguro».
    La inseguridad puede parecerse mucho a la humildad. Un hombre que necesita que le aseguren constantemente su lugar en el mundo o lo que los demás piensan de él puede parecerle algo dulce a una joven. Su vulnerabilidad es comprensible. A medida que el hombre busca esta seguridad en ella, hace que la joven se sienta necesitada. Puede sentirse como una intimidad privilegiada: Este pobre chico tiene una autoestima tan baja que necesita a alguien que constantemente lo refuerce y me busca a mí para que sea esa persona.

Pero esa no es la idea que la Escritura tiene de la humildad. La necesidad de una reafirmación constante es, por el contrario, un fracaso en reconocer la base sobre la que debe descansar nuestra confianza personal. Pablo modeló una confianza que no provenía de la afirmación de su propio valor por parte de otras personas, sino del reconocimiento humilde de que solo es un siervo y administrador. Solo el reconocimiento de Dios es importante (1 Co 4:1-5).

Toda persona lucha contra la inseguridad en cierta medida. Pero un patrón profundo de inseguridad es una luz de alerta. Si un hombre no recibe la afirmación que espera, puede buscar extraerla de otros, particularmente de aquellos con los que puede ser más agresivo. Los hombres abusivos casi siempre son profundamente inseguros. La humildad, por el contrario, significa no demandar nuestros deseos personales a los demás (Stg 4:1-10).

  1. «Un buen hombre es fuerte, no defensivo».
    La actitud defensiva puede parecer fuerza porque es asertiva frente a la oposición. Un hombre a la defensiva parecerá decidido y centrado cuando perciba resistencia. En un mundo lleno de hombres genuinamente débiles de voluntad y pasivos, esta característica puede parecer atractiva para nuestras hijas. Pueden confundirla fácilmente con la verdadera fuerza.

Pero no es así como Pablo habla de la fuerza:

Así que, nosotros los que somos fuertes, debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles y no agradarnos a nosotros mismos. Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno para su edificación. Pues ni aun Cristo se agradó a Él mismo; antes bien, como está escrito: «Los insultos de los que te injuriaban cayeron sobre Mí» (Ro 15:1-3).

La verdadera fuerza es ejercer un esfuerzo personal —podríamos decir poder— para lograr el bien de los demás, no el propio. En este sentido, Jesús, en su punto aparentemente más débil, estaba ejerciendo el mayor poder que un hombre haya mostrado jamás.

La verdadera fuerza de un hombre puede verse en su voluntad de sobrellevar las cargas a favor de otros. La actitud defensiva de un hombre muestra lo pequeño que es, ejerciendo toda su fuerza para su propio y pequeño círculo de preocupación.

La verdadera fuerza de un hombre puede verse en su voluntad de sobrellevar las cargas a favor de otros

  1. «Un buen hombre se arrepiente, no se disculpa».
    Las disculpas son fáciles, comparadas con el arrepentimiento. Pedir disculpas es reconocer el error y ofrecer una explicación del porqué: «No debí ser tan duro; tuve un día difícil». Hay un elemento de reconocimiento del mal cometido, pero es más explicativo que contrito. Las disculpas tienen mil accesorios diferentes que una persona puede añadir: trasladar la culpa, hacer sentir culpable a la otra persona, restar importancia. El punto es que las disculpas parecen arrepentimiento, pero los abusadores se disculpan mucho como una forma de evitar que las mujeres se alejen o salgan corriendo.

El arrepentimiento es algo diferente. Es reconocer la falta y asumir la causa de la misma: «No debí ser tan duro. He pecado contra ti y te he hecho daño». No se identifica solo con palabras; debe apartarse del pecado y rendir cuentas de verdad. El tipo de rendición de cuentas que un hombre no controla por sí mismo, sino que tiene que someterse a ella: el tipo de rendición de cuentas que duele (Heb 12:11). Un buen hombre sabe que la incomodidad de tener que rendir cuentas es la gracia de Dios para evitar que se entregue a su propio egoísmo y orgullo.

  1. «Un buen hombre liderará, no exigirá».
    Los hombres pueden fracasar en el liderazgo tanto por no tener ambiciones como por exigirlas. En una cultura que suele mimar a los hombres sin ambiciones, nuestras hijas pueden sentirse atraídas por lo contrario. Pueden ver a un hombre que es exigente consigo mismo y con los demás; creen que han encontrado a un hombre poco común con suficiente temple para liderar de verdad.

Pero liderar no es exigir. Pablo, quien ostentaba la autoridad única de un apóstol y testigo ocular de Jesús, fue criticado por no ser más duro en su liderazgo personal. En cambio, demostró «la mansedumbre y la benignidad de Cristo» al ser «humilde cuando estaba delante» los corintios (2 Co 10:1). Se negó a alabarse a sí mismo como hacían otros exigiendo lealtad hacia él por encima de sus rivales (v. 12). Por el contrario, quería que su propia influencia se limitara a edificar la fe de los creyentes en el evangelio para que pudieran llevar ese evangelio a otros (v. 15).

¿Lo comprendiste? Pablo quería que su influencia sobre su gente fuera limitada. Solo quería que le siguieran en la medida en que les impulsara a hacer lo que agradaba al Señor. Este es el verdadero liderazgo: no obligar a las personas a ajustarse a preferencias personales, sino ejercer influencia para que se cumpla la voluntad de Dios en sus vidas. Este tipo de liderazgo requiere una profunda seguridad en Dios y una valiente resolución para trabajar por el bien de los demás, aun con pocos aplausos.

El liderazgo de un esposo en el matrimonio nunca es a la fuerza. La esposa no debe seguir por imposición, sino por libertad. La instrucción de Pablo para que las esposas se sometan a sus maridos (Ef 5:22-24) es igual que todos los mandatos para todos los cristianos en Efesios. La obediencia de un creyente siempre fluye de la confianza en el evangelio del amor de Dios, resultando en una expresión libre de amor como respuesta.

El liderazgo de un esposo en el matrimonio nunca es a la fuerza. La esposa no debe seguir por imposición, sino por libertad

  1. «Un buen hombre puede estar en desacuerdo contigo, pero no te menospreciará».
    Esta es quizás la distinción más importante que debo recalcar: Un hombre puede estar en desacuerdo contigo —incluso fuertemente— sin menospreciarte. Un hombre insistente no es necesariamente un hombre abusivo. Un hombre puede ser muy obstinado, estar encerrado en sus planes o estar totalmente convencido de que su opinión sobre un tema es la correcta. Esto puede incluso caracterizarse a veces por pecados como el orgullo y la arrogancia. Pero el desacuerdo no es abusivo en sí mismo.

Esa oscura línea se cruza cuando la insistencia de un hombre pasa a menospreciar a las personas bajo su influencia para que se sometan. Cuando una discusión pasa del tema mismo hacia la persona, se ha producido un giro peligroso. Los insultos y las amenazas no son meras ofensas personales; son un intento de eliminar la oposición (Stg 3:1-4:10). Si un hombre que sale con mi hija se molesta por un asunto en el que no están de acuerdo, no tendría problemas en ayudarlos a resolverlo. Si comienza a insultarla y a menospreciarla como persona, utilizaría un cálculo diferente. Si él ya está usando palabras para empujarla hacia sus preferencias, no es un hombre al que ella deba confiar una mayor influencia en su vida.

Los buenos hombres no controlan a las mujeres. Las equipan para detectar el tipo de hombre que lo haría. Esa es la verdadera hombría: el poder dado por Dios para el bien de quienes están bajo su cuidado. El tipo de hombre que se enfrentará a la versión cobarde y controladora de la hombría, equipando a sus hijas para que sean fuertes y capaces de discernir.

Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.
Jeremy Pierre es el decano de Estudiantes y profesor asociado de la consejería bíblica en The Southern Baptist Theological Seminary y sirve como anciano en la Iglesia Bautista Clifton. Es co-autor de “The Pastor and Counseling” (“El Pastor y la Consejería”, Crossway, 2015) y autor del próximo “The Dynamic Heart in Daily Life: Counseling from a Theology of Human Experience” (“El Corazón Dinámico en la Vida Diaria: Aconsejando desde una Teología de la Experiencia Humana”, New Growth, 2016). Él y su esposa, Sarah, tienen cinco hijos y vive en Louisville, Kentucky.

Cómo la cultura del consumismo impulsa el cambio

Cómo la cultura del consumismo impulsa el cambio
Por Carl R. Trueman

Serie: Un mundo nuevo y desafiante

Nota del editor:Este es el cuarto capítulo en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: Un mundo nuevo y desafiante

l debate sobre la cultura se ha convertido prácticamente en un shibolet [Jue 12:6] en el evangelismo contemporáneo, tanto en el de izquierda como en el de derecha. Si esto se trata de un imperativo bíblico o de una mera reacción cultural a una época en la que el fundamentalismo dominaba el terreno, eso es un tema de debate. De hecho, una de las cosas desconcertantes de los buitres de la cultura cristiana de moda es que, en general, cuando hablan de «cultura» suelen referirse a lo que podríamos llamar cultura popular, en particular las películas, la Internet y la música, la mayoría de las veces con una orientación juvenil. La «cultura» como las tradiciones, las instituciones y los mecanismos por los que una sociedad transmite una forma de vida a través de las generaciones no suele ser lo que se tiene en cuenta. No, hoy en día «cultura» significa cultura pop y, paradójicamente, eso reduce el concepto a una función del mercado. La música, las películas y otros elementos similares no son tanto un reflejo de la cultura en general según la segunda definición anterior, sino que representan lo que es y lo que no es comercializable en términos de gusto contemporáneo y, de hecho, no solo reflejan el gusto sino que también lo influyen.

Me gustaría sugerir que, si tenemos esto en cuenta al reflexionar sobre la cuestión de la cultura y la rapidez del cambio, tendremos que rechazar uno de los tópicos modernos más comunes: la idea de que la cultura moderna siempre está cambiando. Voy a sugerir que esto no es así. De hecho, la cultura no está siempre cambiando, ni rápido ni lento; más bien, el cambio rápido es la cultura moderna. Los fenómenos de la cultura moderna —las modas, la música, las celebridades— cambian constantemente, pero esto es una función de la base cultural subyacente: el consumismo. Para las sociedades que se basan en el consumo, el cambio es un componente esencial. La obsolescencia intencionada, la necesidad de los mercados de reinventar constantemente los productos, el apetito voraz de todos nosotros por lo nuevo y lo novedoso, son los elementos que impulsan la cultura del cambio rápido. Si no fuera así, todos tendríamos que comprar solo un televisor, un lavaplatos, un automóvil, tener un traje a la moda, etc. Sin embargo, nuestros lavaplatos se estropean cada cinco o diez años —para eso están diseñados— y aunque eso es un poco molesto, también nos permite sustituirlos por modelos que, francamente, no hacen el trabajo mejor que el modelo antiguo, pero que parecen mucho más apropiados para el mundo actual. Incluso los aspectos transnacionales de la cultura popular —la cultura juvenil y el deporte— están sujetos a la misma rapidez de cambio. Después de todo, ¿qué joven quiere llevar la moda del año pasado? Y muchos equipos deportivos parecen cambiar el diseño de sus camisetas con tanta frecuencia hoy en día que uno se siente afortunado si la camiseta que compró en la tienda de recuerdos al comienzo del partido sigue siendo el mismo diseño del equipo cuando suena el silbato final.

Todo este cambio es, como he insinuado anteriormente, una ilusión óptica. Puede parecer que el mundo está en un estado de flujo permanente mientras un interminable desfile de imágenes vertiginosas y caleidoscópicas pasa ante nuestros ojos, pero esto no es más que una ilusión óptica que alimenta el mito que a cada generación le gusta creer sobre sí misma: que este tiempo, aquí y ahora, es único y especial, y que las reglas de antaño ya no pueden aplicarse con credibilidad. En absoluto. Puede parecer que vivimos en un mundo de cambios y flujos, pero bajo todo ello hay una cultura constante que cambia poco, o nada, de año en año: la cultura del consumismo que crea el culto al cambio constante. Es con ese cimiento subyacente que la iglesia se debe enfrentar.

¿Cómo puede la iglesia hacer esto? Solo hay una manera de hacerlo: siendo contracultural. La iglesia, tanto a nivel local como a nivel de sus denominaciones, debe ser el agente de la contracultura. Las «guerras culturales», tan a menudo consideradas por la iglesia en términos de fenómenos culturales como la legislación política, los programas de televisión, etc., deben entenderse a un nivel mucho más profundo. La iglesia tiene que oponerse a la cultura en sus propios fundamentos. De hecho, en esto la iglesia no tiene opción, pues entre las consecuencias más desafortunadas de esta mentalidad consumista están las siguientes, ambas antitéticas a la ortodoxia: En primer lugar, en un mundo en el que nada parece ser sólido o seguro, cuando todo está en constante movimiento, o se disuelve, o se rompe, o se transforma en otra cosa, o incluso se transforma en lo opuesto, la propia noción de estabilidad deja de tener sentido o significado y, podríamos añadir, el propio concepto de significado deja de tener sentido. La conexión entre la forma en que el mundo es en términos de consumo material y la forma en que el mundo piensa en la verdad es compleja, pero hay una conexión muy definida. Cuando se considera que la estética del cambio constante forma parte de cómo es el mundo, inevitablemente llega a afectar a algo más que a la forma en que elegimos qué par de pantalones vamos a comprar; llega a conformar nuestra propia visión del mundo en su conjunto.

En segundo lugar, en un mundo impulsado por el consumismo, todo es un producto o una mercancía, y el juego se convierte en el de averiguar lo que el mercado tolerará y dar forma y orientar el producto según sea necesario. Aunque no se pueda asegurar que la ortodoxia no «venda» en tales circunstancias, sí se puede asegurar que no venderá durante mucho tiempo antes de que sea necesario cambiarla, empaquetarla de nuevo, hacerla más atractiva y ayudarla a competir con los nuevos productos que siempre llegan a las tiendas.

En resumen, el cristianismo, con su afirmación de que la verdad no cambia, de que el Jesús de Pablo es el Jesús de hoy, y de que Dios es el gran sujeto ante el que todos somos objetos… este cristianismo, por su propia existencia, protesta contra la cultura tanto a nivel fenoménico, donde el cambio, y no la estabilidad, es la verdad, como a nivel fundacional, donde la negociación entre el proveedor y el consumidor es la fuerza motriz constante, tanto si hablamos de ideas como de marcas de cafeteras.

Aquí es donde debemos tener cuidado. En su fascinante libro Nation of Rebels: Why Counterculture Became Consumer Culture [Nación de rebeldes: Por qué la contracultura se convirtió en cultura de consumo], Joseph Heath y Andrew Potter demuestran en términos aleccionadores cómo la contracultura de los años sesenta acabó no solo siendo absorbida por el consumismo, sino que incluso llegó a acaparar una parte importante de la cuota de mercado, con eslóganes como «No logo» convertidos en logotipos de diseño. La lección de ese libro es que el consumismo es una de las fuerzas culturales más poderosas jamás desatadas y su capacidad para convertir cualquier cosa en una mercancía, incluso lo que se le opone, es asombrosa. Lo que se convirtió en realidad para los hippies de los años sesenta es seguramente un peligro aun mayor para un evangelicalismo estadounidense que siempre ha estado más cerca del estilo de vida americano que las multitudes que se reunieron en Woodstock.

Por lo tanto, no es suficiente que la iglesia se limite a desafiar el cambio como cambio; tiene que pensar muy cuidadosamente en cómo se relaciona con los motores que impulsan esta cultura: la mercadotecnia comercial, la codicia, las concepciones mundanas del poder y el éxito, la necesidad de encontrar satisfacción en cosas distintas al evangelio. No es fácil ver cómo se puede hacer esto pero, tomando prestada una frase de la política contemporánea, tal vez tengamos que actuar localmente y planificar globalmente. La iglesia local es ciertamente la unidad más básica de la resistencia contracultural. Recitar el Credo de los Apóstoles cada domingo, por ejemplo, es una declaración clara a la iglesia y al mundo de que el cristianismo no se reinventa durante el servicio. La permanencia de los ministros en sus cargos durante más de dos años envía una señal de que el pastorado no es una carrera que hay que escalar a toda velocidad, al igual que (¿me atrevo a decirlo?) dar prioridad a la predicación del evangelio frente a la oferta de ideas vacías sobre las últimas superproducciones de Hollywood o las letras de Bono o las plataformas políticas de tal o cual político. Estos últimos son, en el mejor de los casos, síntomas superficiales de una cultura de consumo a la que hay que resistir, no copiar.

El rápido cambio de la cultura que nos rodea es una muestra del poder de los mercados de consumo para fabricar la verdad, rehacerla, volver a empaquetarla, cambiarla de nuevo y seguir vendiéndola a los clientes cuyo apetito parece indefinidamente maleable e insaciable. Sin embargo, como iglesia no debemos preocuparnos tanto por el hecho del cambio como por las fuerzas oscuras que subyacen a ese cambio. Como la punta de un iceberg, el cambio no es la verdadera amenaza, que en realidad se encuentra bajo la superficie. La iglesia debe comprender que no está llamada simplemente a resistir a una cultura del cambio que hace que todo sea negociable; debe resistir a la fuerza que impulsa estos cambios, y esa es el consumismo que, de forma preocupante, impulsa toda nuestra perspectiva económica y, por tanto, moldea nuestras vidas de una forma que muchos de nosotros desconocemos por completo.

Publicado originalmente en Tabletalk Magazine.

Carl R. Trueman
El Dr. Carl R. Trueman es profesor de estudios bíblicos y religiosos en Grove City College en Grove City, Pa. Es autor de varios libros, incluyendo The Creedal Imperative [El Credo Imperativo].

Pequeños test de paciencia

Miércoles 14 Septiembre
Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.
Hebreos 12:11
Pequeños test de paciencia
Nuestra vida diaria abunda en pequeñas contrariedades e inconvenientes de toda clase. Una palabra hiriente, una descortesía, una ingratitud, un contratiempo… son tantos de los obstáculos para nuestra fe. Tal vez solo sean pinchazos de alfileres, pero es precisamente debido a su insignificancia y porque son repetitivos, que nos toman por sorpresa y acaban con nuestras buenas decisiones.

Como Cristo libera perfectamente, estos pequeños problemas también están bajo su competencia. Debemos hallar en él la fuente eficaz y suficiente para que esos pinchazos de alfiler no sean un motivo de desánimo o de derrota, sino que este sufrimiento sea cambiado en bendición para nosotros.

Dios afirma que él “es poderoso para guardaros sin caída” (Judas 1:24). Que Dios nos ayude a considerar cada prueba, pequeña o grande, como permitida por él. Hablemos de ella a nuestro Dios y Padre por medio de la oración, sabiendo que él nos ama y quiere consolarnos. Cuando logremos aceptar así todo lo que nos hace sufrir, sea que venga de los demás, de nosotros mismos o directamente de arriba, como una marca del amor divino, estaremos en la actitud correcta para soportar el sufrimiento. Incluso será para nosotros una bendición.

“Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno” (Colosenses 4:6).

“El Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo” (Hebreos 12:6).

Jeremías 47 – 2 Corintios 3 – Salmo 105:23-36 – Proverbios 23:12

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.ch – labuena@semilla.ch