Las palabras pequeñas

Tiendo a apresurarme. Incluso cuando me relajo en el sofá para leer un libro, me encuentro pasando apurado las páginas. No es que no disfrute leer, es que parece que siempre tengo prisa por hacer lo que vendrá inmediatamente después de lo que estoy haciendo ahora. Cuando leo, me apresuro para llegar a comer el bocadillo que sigue en mi lista de cosas por hacer. Y cuando empiezo a preparar esa merienda, me apuro para revisar mi correo electrónico. Supongo que esto forma parte de la vida en esta sociedad norteamericana: siempre tenemos prisa por hacer algo, aunque ese algo no sea nada.

Incluso me encuentro apurado cuando leo la Biblia. Me apresuro a leer la Biblia para poder orar. Después de orar, puedo pasar a leer el siguiente libro de mi lista de lectura. El problema es que, cuando me apresuro, me pierdo de cosas. Si leo la Biblia deprisa, siempre acabo pasando por alto algunas palabras importantes. Nunca se me escapan las grandes: puedo detectar una «justificación» o una «imputación» a un kilómetro de distancia. Son las pequeñas las que se me escapan. Los «si» y los «peros» tienden a escaparse de mi atención. Sin embargo, es sorprendente cómo cambia la Biblia cuando me tomo el tiempo de absorber cada una de esas pequeñas palabras. En última instancia, a menudo son más importantes que las grandes palabras que las rodean.

Considera los versículos 31 y 32 de Lucas 22. «Y el Señor dijo: “¡Simón, Simón! En efecto, Satanás ha preguntado por ti, para tamizarte como el trigo. Pero Yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca; y cuando hayas vuelto a Mí, fortalece a tus hermanos”». Cuando me apresuro, pierdo de vista las pequeñas palabras como «cuando». Esa pequeña palabra en el contexto de este versículo habla de una verdad tan asombrosa. Satanás preguntó si podía tamizar a Simón como el trigo. Aunque no sabemos exactamente lo que eso implica, ciertamente muestra que el diablo iba a lanzar un ataque especialmente cruel contra Simón. Jesús, después de haber orado por Simón, no dijo «si vuelves». Más bien, habló con confianza, diciendo que cuando Pedro perseverara, sería capaz de fortalecer a otros. Cuando miramos este versículo en relación con otros pasajes de la Escritura, podemos ver una afirmación de los principios de la seguridad eterna: que Satanás, aunque puede atacarnos, nunca puede separarnos para siempre del Señor. Si pierdo de vista esa pequeña palabra «cuando», me pierdo una gran verdad.

Otro ejemplo de una pequeña palabra con gran significado está en Efesios 2, que dice que la salvación es por gracia a través de solo la fe en Cristo. «Y a vosotros os dio vida, cuando estabais muertos en delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de la desobediencia, entre los cuales también todos nos condujimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne».

«Pero Dios, que es rico en misericordia, por Su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados), y juntamente con Él nos resucitó, y nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de Su gracia en Su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros mismos; es don de Dios, no de las obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura Suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas».

La primera parte de este pasaje trata de la condición humana natural. Los humanos están muertos en delitos y pecados. Andamos según los caminos de Satanás en lugar de los de Dios. Amamos cumplir nuestros propios deseos en vez de los de Dios, y somos hijos de la ira. Pero Dios. Esa pequeña frase. Así éramos… pero Dios. Luego leemos cómo Dios, por Su gran amor, nos dio la vida, salvándonos de nuestra condición natural. Una vez más, todo depende de una pequeña palabra. Esa palabra une todo el argumento, llevándonos de la condenación segura a la salvación segura.

He aprendido que tengo que ir más despacio cuando leo, no sea que siga perdiéndome estas grandes verdades. Cuando voy más despacio, leo con atención y me tomo tiempo para meditar en las palabras de la Escritura, me enriquecen todas y cada una de las palabras que contiene la Biblia. Recuerdo algunas de las primeras cartas de amor que me escribió mi esposa, hace tantos años, y cómo las leía y releía, empapándome de cada palabra y cada frase. Ese es el tipo de devoción que necesito mostrar a la Biblia, leer cada palabra, cada «jota y tilde» para asegurarme de que no pierdo de vista involuntariamente ninguna de las maravillas de Dios.

Artículo anteriorAntes de hacer las maletas y marcharte…

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s