Y la mano del SEÑOR había venido sobre mí la tarde antes de llegar el fugitivo – Ezequiel 33:22

Enero 6

Aquí quizá se hable de juicio y, si es así, debo considerar el motivo de esta visita y prestar «atención al castigo y a quien lo establece» (Mi. 6:9). No soy el único a quien se castiga en la noche; debo, pues, someterme con alegría a la aflicción y esforzarme con toda solicitud en sacar provecho de ella. Pero la mano del Señor puede hacerse sentir de otro modo: fortaleciendo el alma y elevando el espíritu hacia las cosas eternas. ¡Oh, qué dicha experimentaría yo si pudiese percibir que el Señor trata conmigo en este sentido! El sentimiento de la divina presencia y de su permanencia en nosotros lleva al alma hacia el Cielo, como sobre alas de águila. En tales ocasiones nos sentimos llenos hasta rebosar de gozo espiritual, y olvidamos los cuidados y las tristezas de la tierra; lo invisible está cerca, y lo visible pierde el poder sobre nosotros.

El siervo, que es el cuerpo, aguarda al pie del monte, mientras que el espíritu, que es el dueño, adora en la cumbre en la presencia del Señor. ¡Oh, qué bendito momento de divina comunión me puede ser concedido esta noche! El Señor sabe lo mucho que lo necesito. Esta es la razón por que su mano sanadora debiera reposar sobre mí. Su mano puede mitigar el calor de mis ardientes sienes y calmar la agitación de mi angustiado corazón.

Aquella gloriosa diestra que ha formado el mundo puede recrear mi mente, la infatigable mano que sostiene los gigantescos pilares de la tierra es capaz de sostener mi espíritu, la mano amorosa que abarca a todos los santos me puede acariciar y la poderosa mano que quebranta al enemigo someter mis pecados. ¿Qué motivos hay para que no sienta yo esta tarde el toque de esa mano? Ven, alma mía, dirígete a tu Dios con el poderoso argumento de que las manos de Jesús fueron traspasadas para tu redención y, sin duda, sentirás sobre ti aquella misma mano que una vez tocó a Daniel y lo hizo arrodillarse para que pudiese ver las visiones de Dios.

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar (S. D. Daglio, Trad.; 4a edición, p. 14). Editorial Peregrino.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s