La clave para el crecimiento espiritual

La clave para el crecimiento espiritual

la-verdad-para-hoy

2/1/2017

Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén. (2 Pedro 3:18)

alimentemos_el_almaEl crecimiento espiritual no es místico, sentimental, devocional ni psicológico. No es el resultado de alguna fórmula ingeniosa. Es sencillamente el igualar su práctica con su posición.

Como creyentes, nuestra posición en Cristo es perfecta: Estamos completos en Él (Col. 2:10); tenemos todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad (2 P. 1:3); y hemos recibido todas las bendiciones espirituales (Ef. 1:3). Pero ahora tenemos que progresar en nuestra vida diaria de una forma que corresponda con nuestra exaltada posición.

El versículo de hoy presenta el concepto más importante en la comprensión y la experiencia del crecimiento espiritual. El dar gloria a Dios está directamente relacionado con el crecimiento espiritual. Por lo tanto, es esencial que comprendamos lo que significa glorificarlo.

Disponible en Internet en: http://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2012 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=derechos).

Duro, pero realista

1 Febrero 2017

Duro, pero realista
por Charles R. Swindoll

Job 21:23-34

alimentemos_el_almaMientras decía la verdad, Job dejó la defensa de su carácter en manos del Señor. Fue firme y resuelto, pero se mantuvo controlado. Repito: Yo sé lo que es ser criticado injustamente. He sido acusado de cosas, y ese rumor me mantenía en vela. Me hacía revolver el estómago. Me quitaba el apetito. Decidí no prestarle atención, pero me di cuenta de que no me era posible sacármelo de la mente. No fue sino hasta que decidí dejar las cosas en las manos del Señor y descansar en su soberano control que encontré paz interior. Sin excepción (¡escuche esto, por favor!) no fue sino hasta que deliberadamente di un paso atrás y me apoyé firmemente en el Señor que mi mente comenzó a descansar, mis emociones a serenarse y tuve de nuevo paz interior. Lo digo una vez más: La verdad se impondrá. Y Dios será glorificado.

No permita que las acusaciones lo debiliten y lo influencien negativamente, recordando que son tonterías y mentiras. ¡Póngase firme! Volver a esa frase de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos de América: “Confía en Dios, pero ten seca la pólvora”, es esencial para que usted pueda mantener su equilibrio. Usted puede confiar al Señor su seguridad, pero sigue cerrando sus puertas cada noche (espero que sí), y enciende la alarma. Cuando usted entra en su automóvil cierra la puerta, ¿verdad? Usted sube las ventanas, ¿cierto? Si no lo hace, está jugando con fuego. Confiar en Dios no es una creencia ingenua. Hay que aplicar la sabiduría a una vida de fe. Enfrentar los tiempos difíciles exige un estado de ánimo firme. Hágalo. Eso puede parecer duro, pero es realista. Y el realismo es un mensaje poderoso.

A quienes estén enfrentando un tiempo de falsas acusaciones, mi deseo es que Dios les fortalezca y que se mantengan estrechamente unidos a Él en medio de ellas. Que Él les dé la sabiduría y la gracia para responder a esas acusaciones.

Que Él se convierta en real y personal para usted, dándole incluso una canción en la noche y un tranquilo descanso, con la seguridad de que Él está defendiendo su integridad. Y que Él le dé también una piel dura para que no se dé por vencido mientras aguarda su vindicación.

Enfrentar los tiempos difíciles exige un estado de ánimo firme. —Charles R. Swindoll

Tomado del libro Buenos Días con Buenos Amigos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2007). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmundohispano.org). Copyright © 2017 por Charles R. Swindoll Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

– See more at: http://visionparavivir.org/devocional#sthash.vEwsWWnH.dpuf

La tierra que produce fruto

La tierra que produce fruto

41rctw-asvl

1 FEBRERO

Génesis 33 | Marcos 4 | Ester 9–10 | Romanos 4

alimentemos_el_almaLa “parábola del sembrador” (Marcos 4:1–20) tal vez debería llamarse más bien “la parábola de los terrenos”, puesto que lo que proporciona a esta parábola su vida y su profundidad, es la diversidad de los terrenos en las cuales la semilla es sembrada.

Puesto que Jesús mismo ofrece una interpretación de su propia parábola, no tendría que haber ninguna duda en cuanto a lo que quiere enfatizar mediante ella. La semilla es la “palabra”, es decir, la palabra de Dios, la cual equivale aquí al Evangelio, las buenas noticias del reino. Igual que los agricultores del mundo antiguo sembraban su semilla esparciéndola manualmente, está palabra es esparcida con amplitud. Parte de la semilla cae en una tierra que por un motivo u otro es inhóspita: quizá en la dura tierra de un camino, o quizá las aves vienen y se la comen antes de que pueda echar raíces en los surcos, o tal vez cae en medio de espinas, las cuales ahogan los nuevos brotes, o tal vez se trata de un terreno muy superficial con roca caliza justo por debajo, de modo que no puede echar raíces profundas, capaces de absorber la humedad necesaria para su crecimiento. Las semejanzas con respecto a las personas que reciben la palabra son evidentes. Algunos son duros, y resisten cualquier presentación de la palabra; otros se dejan cautivar rápidamente por las distracciones que Satanás les pone delante; los hay que encuentran que las pruebas y la prosperidad ahogan toda preocupación por las cuestiones espirituales; otros reciben la palabra con gozo, y parecen ser los más prometedores de todos, pero nunca echan raíces suficientemente profundas para sostener la vida. Pero gracias a Dios por la tierra que produce fruto, incluso a veces fruto abundante.

Hasta aquí, está bastante claro. No obstante, hay dos aspectos de esta parábola que merecen nuestra reflexión.

El primero es que esta parábola, como muchas de las otras, modifica la perspectiva más extendida de que con la llegada del Mesías habría una ruptura repentina y decisiva: los culpables y los sucios serían condenados, y los justos y los limpios disfrutarían de un régimen transformador. Así sería el reino final. Pero Jesús dibuja un escenario del reino algo diferente. En la parábola de la semilla de mostaza (4:30–32), por ejemplo, el reino se parece a un árbol cuyos comienzos son pequeños, pero que crece y llega a ser formidable; aquí se trata de crecimiento, no de transformación brusca y apocalíptica. Así también en la parábola del sembrador; durante un periodo, la palabra será esparcida extensamente y la gente responderá de maneras diferentes, con resultados muy diversos en cuanto al fruto producido.

El segundo aspecto es que no todos los que muestran las primeras señales de vida de reino llegan a echar raíces y llevan fruto. Esta verdad merece reflexión y exige autoexamen.

Carson, D. A. (2013). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (R. Marshall, G. Muñoz, & L. Viegas, Trads.) (1a edición, Vol. I, p. 32). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Aquello que creí

Aquello que creí

imgres

No me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído. – 2 Timoteo 1:12

Creí, por lo cual hablé. – 2 Corintios 4:13

alimentemos_el_almaTestimonio_ «No puedo imaginar que el universo sea la única cosa que haya existido siempre, sin causa, sin Creador. Creo que hay un Dios que, desde la eternidad, pensó en crearme y en salvarme. Creo que el bien y el mal no son nociones inventadas por los hombres para ponernos bajo el yugo de un Dios imaginario, sino realidades que cuentan para un Dios muy vivo. Creo que un día todo hombre tendrá que comparecer ante ese Dios. Creo todo esto porque la Biblia lo dice, y creo a la Biblia porque su lectura me convenció de que su autor es digno de fe.

Al leerla descubrí que Dios sabe todo sobre mí, que no se queda con la imagen que doy, sino que penetra en todos mis secretos, conoce mis aspiraciones escondidas al igual que mi incapacidad para llevarlas a cabo. Comprendí que me creó como un ser responsable para hacer el bien y alejarme del mal, y que fracasé totalmente. Me convencí de que soy un pecador que solo merece el juicio.

Pero felizmente encontré mucho más: a pesar de todo, Dios se interesa en mí. Cuento a sus ojos a tal punto que me dio un Salvador, su propio Hijo, quien sufrió en mi lugar el castigo que yo merecía. Jesús me amó tanto que aceptó morir para darme la vida eterna. ¡Solo tuve que dar las gracias por ese maravilloso regalo, y entonces sentí en mi corazón una paz indescriptible! ¡Esto es lo que creo y me gustaría que usted lo compartiese conmigo!».

Stéphane

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía” (Hebreos 11:3).

1 Samuel 25:23-44 – Mateo 20:16-34 – Salmo 18:31-36 – Proverbios 6:16-19

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.chlabuena@semilla.ch