EL LÍDER Y LA ORGANIZACIÓN DE SU MUNDO 5/6

Ministerios Integridad & Sabiduría

Serie: Un liderazgo Conforme el Corazón de Dios

5/6 – El Líder y la Organización de Su Mundo

Miguel Nuñez

Miguel Núñez

​Miguel Núñez es miembro del concilio de Coalición por el Evangelio. Es el pastor de predicación y visión de la Iglesia Bautista Internacional, y presidente de Ministerios Integridad y Sabiduría. El Dr. Núñez y su ministerio es responsable de las conferencias Por Su Causa, que procuran atraer a los latinoamericanos a las verdades del cristianismo histórico. Puede encontrarlo en Twitter.

Abundante consolación

Abundante consolación

5/6/2017

De la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación. (2 Corintios 1:5)

Cuando sufrimos, Cristo está con nosotros para consolarnos en nuestra angustia. El grado hasta el cual ha experimentado el mismo sufrimiento, y aun más, es la razón de que pueda consolarnos.

La prueba de su carácter es su reacción ante los tiempos más severos de sufrimiento y persecución. Cuando el sufrimiento se vuelve demasiado intenso, lo más fácil es enojarse y culpar a Dios. Cuando la persecución se vuelve demasiado severa, lo más fácil es transigir en la fe. El reaccionar de cualquiera de esas formas hará que usted se pierda la más abundante comunión que puede tener. Es que los momentos más profundos de comunión espiritual con el Cristo vivo son resultado directo del intenso sufrimiento.

El sufrimiento siempre nos lleva a Cristo porque encontramos en Él a nuestro misericordioso Sumo Sacerdote que se compadece “de nuestras debilidades” (He. 4:15) y que “es poderoso para socorrer a los que son tentados” (2:18). Así que considere sus sufrimientos como oportunidades de ser bendecido por Cristo mientras halla consuelo en su comunión.

Disponible en Internet en: http://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2012 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=derechos).

«Todos los días de mi edad esperaré».

6 de mayo

«Todos los días de mi edad esperaré»

Job 14:14

Una breve permanencia en la tierra hará del Cielo un lugar más celestial. Nada nos hace descansar tan dulcemente como el trabajo. Nada hace que la seguridad sea más agradable que el vernos expuestos a sobresaltos. Las copas terrenales de amarga casia darán al vino nuevo, que chispea en los tazones de oro de la gloria, un agradable sabor. Nuestra abollada armadura y nuestros rostros surcados de cicatrices harán célebres nuestras victorias en el Más Allá, cuando se nos dé la bienvenida en las mansiones de quienes han vencido al mundo. No tendríamos plena comunión con Cristo si no peregrináramos por algún tiempo aquí abajo, pues él fue bautizado entre los hombres con un bautismo de sufrimientos y nosotros tenemos que serlo con el mismo bautismo si queremos participar de su Reino. La comunión con Cristo es tan valiosa que la aflicción más dolorosa llega a ser un precio insignificante para adquirirla. Otra razón por que permanecemos aquí es por el bien de otros. No quisiéramos entrar en el Cielo hasta haber acabado nuestra obra; y pudiera ser que aún se nos estuviese ordenando llevar luz a las almas que se hallan en tinieblas en el desierto del pecado. Nuestra prolongada permanencia aquí es, sin duda, para la gloria de Dios. Un santo probado, al igual que un diamante bien cortado, brilla mucho en la corona del Rey. Lo que más honra a un obrero es que su obra soporte triunfante una prolongada y severa prueba sin ceder en nada. Nosotros somos hechuras de Dios en las cuales él se gloriará por medio de las aflicciones. Soportamos la prueba de nuestra fe con gozo sagrado para honrar a Jesús. Que cada uno consagre sus propios deseos a la gloria de Cristo y diga: «Si mi postración en el polvo puede elevar a mi Señor tan solo un centímetro, dejadme yacer aún entre los tiestos de la tierra. Si el vivir en la tierra para siempre hiciera más glorioso a mi Señor, mi Cielo sería el ser excluido del Cielo». Nuestro tiempo está fijado y establecido por decreto eterno: no estemos angustiados en cuanto al mismo, sino esperemos con paciencia hasta que las puertas de perla se abran.

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar. (S. D. Daglio, Trad.) (4a edición, p. 135). Moral de Calatrava, Ciudad Real: Editorial Peregrino.

Cinco características de esta gran rebelión contra Dios

6 MAYO

Números 14 | Salmo 50 | Isaías 3–4 | Hebreos 11

Cinco características de esta gran rebelión contra Dios

Reflexionaremos otro día más en la Rebelión – es este caso se trata de la rebelión por parte del pueblo en Cades Barnea, cuando perdieron la oportunidad de entrar en la Tierra Prometida a causa de su pecado (Números 14).

(1) De la misma forma que en el capítulo anterior los diez espías que hicieron un informe negativo eran culpables de desalentar al pueblo, así también el pueblo era responsable a la hora de escoger a quien haría caso. Deciden dejarse llevar por la mayoría. Si se hubiesen mantenido fieles al pacto con el cual se habían comprometido, si hubiesen recordado todo lo que Dios ya había realizado a su favor, habrían escuchado a Caleb y a Josué. Aquellos que se dejen llevar por las mayorías en lugar de mantenerse fieles a la Palabra de Dios siempre se equivocan y están cortejando el desastre.

(2) Dudar de la fidelidad del Dios de la alianza, dudar de que fuese capaz o quisiese salvar a su propio pueblo, dudar de hacer lo que dijo que haría, es tratar a Dios con desprecio (14:11, 23). Prácticamente toda actitud de queja brota de este mismo espíritu de desprecio hacia Dios. Esto es un mal terrible.

(3) La gente a menudo esconde su falta de fe, su flagrante incredulidad, detrás de una máscara piadosa. Aquí expresan su preocupación ante la posibilidad que sus esposas e hijos sean llevados como botín (14:3). En lugar de admitir que están muertos de miedo y acudir a Dios, culpan a Dios, implícitamente, por estar menos preocupado por sus esposas e hijos que ellos mismos lo están.

(4) El castigo que se aplica corresponde perfectamente con la ofensa cometida: aquella generación de adultos, con un par de excepciones, muere en el desierto antes de que sus hijos (los mismos hijos por los cuales habían profesado tanta preocupación) hereden la tierra casi cuarenta años más tarde (14:20–35).

(5) Hay una clase de arrepentimiento que reconoce y lamenta los fracasos sucedidos, pero que no llega a someterse a la voluntad de Dios. Los israelitas lamentan su pecado – y luego deciden ocupar la tierra prometida, aunque Dios ahora les está diciendo que no lo intenten, puesto que ya no estará con ellos como su baluarte y su fuerza. Moisés discierne que se trata ni más ni menos que de otro acto más de desobediencia (14:41). Inevitablemente son derrotados (14:44–45).

Las mismas cinco características de esta gran rebelión siguen encontrándose hoy día: un apego popular a las opiniones religiosas mayoritarias, con poco deseo de conocer y obedecer la voluntad de Dios, una indiferencia despreciadora hacia Dios que brota de una incredulidad pura y dura, excusas piadosas que enmascaran el miedo y la incredulidad, juicios temporales que anulan cualquier posibilidad de una obra cristiana valiente, y un arrepentimiento deficiente y superficial con el cual se sale de un culto resuelto a rectificar, pero sin ninguna intención de escuchar la Palabra de Dios ni de obedecerle. Que Dios nos ayude a todos.

Carson, D. A. (2013). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (R. Marshall, G. Muñoz, & L. Viegas, Trads.) (1a edición, Vol. I, p. 126). Barcelona: Publicaciones Andamio.

A pesar de las circunstancias

6 Mayo 2017

A pesar de las circunstancias
por Charles R. Swindoll

Hechos 16:16-40

Filipenses 1:12

Pocas personas del primer siglo tuvieron una compresión tan profunda de la gracia de Dios como el apóstol Pablo. Después de haber sido rescatado de una vida de despiadada ferocidad como un rígido fariseo legalista, dio un giro a su vida, se arrepintió y se convirtió, por el poder Cristo, en una persona buena, sencilla y misericordiosa; comprensiva, perdonadora, accesible. Llegó al punto de estar dispuesto no solo a ofrecer esperanza a los gentiles, sino también, vivir entre ellos, aunque por sus venas circulara la más pura sangre judía.

No conozco a nadie que haya soportado, como Pablo, tantas aflicciones como buen soldado de Cristo; pero lo más admirable de él es esto: Nunca deja la más mínima insinuación de queja por haber estado encadenado a un corpulento soldado romano, o por la incomodidad que fue para él estar reducido a esos espacios tan estrechos. Él simplemente no se quejaba. Por la gracia de Dios, vivía por encima de todo eso. Repito, había aprendido el secreto del gozo.

La gran tentación que tenemos es permitir que eso amargue nuestra existencia, que nos convierta en alguien que viva bajo una nube oscura, donde la fatalidad y el desaliento caractericen nuestra perspectiva de vida. La vida es difícil. Usted vive en una situación que se asemeja a un arresto domiciliario. Se siente encadenado a su pasado, incapaz de escapar de las circunstancias negativas. Tal vez ha vivido así por tanto tiempo que pensar negativamente se ha vuelto un hábito en usted, de manera que no puede imaginar la posibilidad de pensar de otra manera.

Pero le tengo una noticia maravillosa. Hay esperanza más allá de sus circunstancias. Usted puede vivir por encima de ellas. Si un hombre llamado Pablo pudo vivir por encima de sus increíbles y angustiosas circunstancias, usted también puede hacerlo. Pero Cristo tiene que convertirse en el centro de su vida. Solo Él puede enseñarle y darle el poder para vivir por encima de los rigores de la adversidad. Es posible que sus circunstancias externas no cambien, pero en lo más profundo de su ser se producirá un cambio. Cuando Cristo ocupa el primer lugar en sus pensamientos, se produce un cambio. Ese cambio será evidente para su pareja, sus hijos, sus amigos y sus compañeros de trabajo. En vez de verse como una víctima, usted comenzará a tener conciencia de una fortaleza que no es suya. ¿El resultado? Usted marcará una diferencia por la manera cómo responderá a las circunstancias que antes le derrotaban. Para las personas que están más cerca de usted, su gozo, a pesar de sus circunstancias, será algo verdaderamente heroico.

¡Aférrese a la esperanza! Concéntrese en Cristo, a pesar de las circunstancias.

¡Aférrese a la esperanza! Concéntrese en Cristo, a pesar de las circunstancias.—Charles R. Swindoll

Tomado del libro Buenos Días con Buenos Amigos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2007). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmh.org). Copyright © 2017 por Charles R. Swindoll Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

– See more at: http://visionparavivir.org/devocional#sthash.OM91taBv.dpuf

El conocimiento verdadero trae mayor gozo

MAYO, 06

El conocimiento verdadero trae mayor gozo

Devocional por John Piper

Y todo el pueblo se fue… a celebrar una gran fiesta, porque comprendieron las palabras que les habían enseñado. (Nehemías 8:12)

El único gozo que refleja el valor de Dios y rebosa en un amor que lo glorifica es aquel que surge del verdadero conocimiento de Dios. Si ese conocimiento es limitado o distorsionado, entonces nuestro gozo será un pobre eco de la verdadera excelencia de Dios.

La experiencia que Israel vivió en Nehemías 8:12 es un paradigma de cómo ese gozo que glorifica a Dios ocurre en el corazón. Esdras leyó la Palabra de Dios al pueblo y los levitas la explicaron. Luego, el pueblo se fue «a celebrar una gran fiesta».

Su gran gozo se debía a que habían entendido la Palabra.

Muchos de nosotros hemos sentido alguna vez nuestro corazón ardiendo de gozo en el momento en que Dios nos abría las Escrituras (Lucas 24:32). En dos ocasiones Jesús dijo a sus discípulos que les enseñaba para que su gozo fuera completo.

Juan 15:11 dice: «Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea completo».

Juan 17:13 prosigue: «Hablo esto en el mundo para que tengan mi gozo completo en sí mismos».

Lo que la Palabra muestra principalmente es al Señor ofreciéndose a sí mismo para que lo conozcamos y nos regocijemos en Él. «El Señor se revelaba a Samuel en Silo por la palabra del Señor» (1 Samuel 3:21).

El punto es que si nuestro gozo ha de reflejar la gloria de Dios, entonces debe emanar del conocimiento verdadero de cuán glorioso es Dios. Si hemos de regocijarnos en Dios como la Palabra nos enseña, debemos tener un conocimiento verdadero de Él.

http://solidjoys.sdejesucristo.org/

La violencia

Del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.

Mateo 15:19

(Dios dijo:) Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros.

Ezequiel 36:26

La violencia

Esta tarde observaba a dos de mis nietos que jugaban en el jardín. La calma solo duró unos instantes, pues pronto empezaron a discutir y a pelear. El mayor recibió un golpe de su hermano, quien rápidamente se lo devolvió. Intervine y les pregunté qué sucedía. Las dos respuestas fueron idénticas: «¡Él me pegó!». ¿Cuál era la verdadera? Me fue imposible oírla, pues cada uno culpaba al otro.

Esta pequeña disputa entre niños casi nos haría sonreír si no fuera el reflejo de una violencia mucho más seria en el mundo de los adultos. La Biblia nos dice que la violencia marca las relaciones humanas desde el principio: Caín mató a su hermano Abel. Desde ese suceso, ¡cuánta violencia ha habido en el mundo! En efecto, el corazón humano es egoísta y pronto para actuar con maldad. ¿Podemos erradicar esta raíz de mal que hay en nosotros?

La Biblia dice: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo el Señor” (Jeremías 17:9-10). El corazón del hombre no ha cambiado en el curso de las generaciones. La única solución para cambiar ese corazón tan duro es la que Dios, por amor, propone mediante su Hijo. Jesucristo da una vida nueva a aquellos que lo aceptan como Salvador; da un corazón nuevo en el que Dios derrama su amor mediante su Espíritu (Romanos 5:5).

¡Sí, con Jesús puedo tener una vida nueva, una vida marcada por la pureza y el amor!

1 Reyes 5 – Marcos 8:1-21 – Salmo 53 – Proverbios 14:35

© Editorial La Buena Semilla, 1166 PERROY (Suiza)
ediciones-biblicas.chlabuena@semilla.ch