//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

«Fuerte es como la muerte el amor»

13 de octubre

«Fuerte es como la muerte el amor».

Cantares 8:6

Este amor, tan poderoso como un vencedor de reyes y como la muerte —destructora de la raza humana—, ¿de quién puede ser? ¿No sería ridículo si dijera que se refiere a mi pobre, débil y apenas latente amor por Jesús mi Señor? Yo amo a Jesús y, por su gracia, quizá hasta podría morir por él; pero en cuanto a mi amor en sí, difícilmente sería capaz de soportar una burla y, mucho menos, una muerte cruel. Sin duda, aquí se hace referencia al amor de mi Amado: el amor de Jesús, el incomparable amante de las almas. En realidad, su amor fue más fuerte que la muerte más espantosa, pues soportó triunfante la prueba de la cruz. Su muerte constituyó una muerte lenta, pero el amor sobrevivió al tormento; fue una muerte vergonzosa, pero el amor despreció la vergüenza; fue una muerte penal, pero el amor llevó nuestras iniquidades. Fue la muerte de un solitario y olvidado, de quien el Padre eterno ocultó su rostro; pero el amor soportó la maldición y se glorió sobre todos. Nunca hubo tal amor ni tal muerte: fue un duelo terrible; pero el amor se llevó la palma. ¿Qué dices a esto, corazón mío? Creyente, ¿no sientes que se emociona tu corazón al contemplar un afecto tan celestial? Sí, mi Señor, yo anhelo, ansío, sentir dentro de mí tu ardiente amor. Ven tú mismo y alienta el ardor de mi espíritu.

¡Redentor! ¡Redentor!

Tierno, dulce nombre.

¡Oh, cuán grande el amor

de Jesús Dios-hombre!

Con un amor tan fuerte como la muerte, ¿por qué tengo yo que desesperar del amoroso Jesús? Él merece ese amor y yo lo deseo. Los mártires, aunque solo eran carne y sangre, sintieron dicho amor. Entonces, ¿por qué no lo he de sentir yo? Ellos lamentaron sus debilidades; pero, sin embargo, sacaron fuerzas de debilidad. La gracia les dio firme constancia; y esa misma gracia se me concede a mí. Jesús, amado de mi alma, derrama ese amor —tu amor— en mi corazón en esta noche.

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar. (S. D. Daglio, Trad.) (4a edición, p. 297). Moral de Calatrava, Ciudad Real: Editorial Peregrino.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: