//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

«En su brazo llevará los corderos»

17 de octubre

«En su brazo llevará los corderos».

Isaías 40:11

El rebaño de nuestro Buen Pastor cuenta con una variedad de experiencias. Algunos creyentes son fuertes en el Señor y otros débiles en la fe, pero él se muestra imparcial en su cuidado para con todas sus ovejas, y el cordero más débil le resulta tan querido como el más fuerte. Los corderos tienen tendencia a quedarse atrás, son propensos a extraviarse y a debilitarse; pero el Pastor, con sus poderosos brazos, los protege de todos los peligros a que los exponen tales debilidades. El Pastor busca almas recién nacidas que, como corderos, están a punto de perecer y las alimenta hasta que se hacen vigorosas; busca mentes débiles, propensas a desmayar y a morir, y las consuela y renueva sus fuerzas, y junta a todos los pequeños, porque no es la voluntad de nuestro Padre celestial que se pierda ni uno de ellos. ¡Qué vista tan penetrante debe de tener para ver a cada uno! ¡Qué brazo tan largo y poderoso para recogerlos a todos! Durante su vida terrenal solía reunir a muchos débiles, y ahora que está en el Cielo, su amante corazón suspira por los mansos y los contritos, por los tímidos y los débiles, por los temerosos y los abatidos que viven en este mundo. ¡Cuán afectuosamente me atrajo a sí mismo, a su verdad, a su sangre, a su amor y a su Iglesia! ¡Con qué gracia tan eficaz me compelió a ir a él! ¡Cuántas veces, desde mi conversión, me restauró de mis extravíos y me estrechó de nuevo en sus eternos brazos! Lo mejor de todo es que él hace esto personalmente, no delegando en ninguno esa obra de amor, sino dignándose él mismo a librar y preservar a su siervo más indigno. ¿Cómo podré amarlo suficientemente o servirle dignamente? Me sentiría dichoso si pudiese engrandecer su nombre hasta los confines de la tierra, ¿pero qué puede hacer por él mi debilidad? Gran Pastor, añade a tus misericordias esta otra: dame un corazón que te ame más sinceramente, como es mi deber el hacerlo.

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar. (S. D. Daglio, Trad.) (4a edición, p. 301). Moral de Calatrava, Ciudad Real: Editorial Peregrino.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: