//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

“Ten cuidado de tu conducta y de tu enseñanza”

26 OCTUBRE

2 Reyes 7 | 1 Timoteo 4 | Daniel 11 | Salmo 119:25–48

Cuando aún era muy joven, comencé a pastorear una iglesia relativamente pequeña en Canadá. Las personas eran muy amables conmigo y mucho más pacientes con mis defectos y errores que lo que yo merecía.

Había una mujer en esa iglesia que a veces me resultaba particularmente exasperante. Casi todos los domingos por la mañana me daba las gracias enfáticamente por el sermón y luego añadía: “Pero eres tan joven”. Esto sucedió durante muchas semanas, hasta convertirse en poco más que una fórmula. Finalmente, mi celo excedió a mi sensatez. Tras escuchar una vez más su exclamación trillada (“Eres tan joven”), sonreí con dulzura y le respondí (citando una versión antigua): “Sí, pero la Biblia dice que ‘ninguno tenga en poco tu juventud’. ¡Ninguno!” Si bien es cierto que mi arrebato fue desmedido, funcionó, porque nunca volvió a decirme algo parecido.

No obstante, al reflexionar me di cuenta de que había citado la primera parte de 1 Timoteo 4:12 pero no la última. La primera parte dice: “Que nadie te menosprecie por ser joven”. Supongo que, si esa línea estuviera sola, una de las maneras de evitar que otros te menospreciaran sería atacarles con este versículo. Pero Pablo escribe: “Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza”. En otras palabras, si eres un creyente joven, particularmente uno que está en posición de liderazgo como Timoteo, la manera de evitar que los demás te menosprecien es dar ese ejemplo “en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” para que tu piedad transparente les haga callar.

Si eres diligente con los dones y la gracia que Dios te ha dado, Pablo añade, todos verán tu progreso (4:15). Tu diligencia debe ser exhaustiva y así las áreas en las que los demás detecten tu progreso también serán integradoras: “Ten cuidado de tu conducta y de tu enseñanza” (4:16). El resultado no sólo incluye que tu propia perseverancia produzca la salvación de la consumación, sino también la salvación de muchos de aquellos a quienes les ministres (4:16).

En este consejo un joven encuentra una gama de enseñanza moral cristiana. Las acciones suelen decir más que las palabras. Los líderes cristianos deben liderar, no sólo mediante palabras, sino con acciones que sean conformes con esas palabras. La autoridad que le corresponde a un líder cristiano no se obtiene con el oficio en sí, sino que se gana con el tiempo por la calidad de su vida cristiana. No sorprende entonces que gran parte del próximo capítulo se dedica a dar instrucciones específicas sobre cómo tratar a los hermanos en Cristo durante diversas etapas de vida. Cómo tratar a la gente siempre se halla cerca del centro del discipulado cristiano.

Carson, D. A. (2013). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (R. Marshall, G. Muñoz, & L. Viegas, Trads.) (1a edición, Vol. I, p. 299). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: