//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Génesis 5 | Mateo 5 | Esdras 5 | Hechos 5

5 ENERO

Génesis 5 | Mateo 5 | Esdras 5 | Hechos 5

Pasan muchos años de retrasos y decepción antes de que Dios levante a los profetas Hageo y Zacarías (Esdras 5), que instan al pueblo a comenzar de nuevo la construcción del templo. Se habían echado los cimientos, pero no se había hecho nada más. Ahora, bajo el ministerio revitalizante de los dos profetas, la edificación comienza de nuevo.

Este hecho precipita una nueva crisis. Tatenay, gobernador del transÉufrates (desde la perspectiva Persa, la parte de su imperio que se encontraba al oeste del Éufrates, incluyendo el territorio que conocemos como Israel), cuestiona la autoridad de los judíos para embarcarse en este proyecto de construcción. Escribe a Darío, el nuevo rey, que responde de forma positiva en el siguiente capítulo: no solo se permite a los judíos reconstruir, sino que el tesoro del imperio les debe ayudar.

Humanamente hablando, podemos ver por qué cambia la política imperial. Para empezar, hay un nuevo emperador. Una lectura detenida de la carta de Tatenay (5:7–17) muestra que se trata de una misiva notablemente imparcial, relatando los hechos sin prejuicios y simplemente queriendo saber cómo actuar de la forma correcta. Qué diferencia con la extremadamente perversa carta de Rejún y Simsay (4:11–16). Tal como comenta la Escritura, esta era realmente “en contra de los habitantes de Jerusalén” (4:8), una obra malvada que sólo el más astuto monarca hubiese interpretado bien, y Artajerjes no lo era. Así pues, en la particular providencia de Dios, la carta de Esdras 4 bloquea el proyecto, mientras que la del capítulo 5, escrita también por paganos, como la primera, no solo consigue la autorización para el mismo, sino también dinero.

Es importante que los creyentes recuerden que Dios controla de forma soberana innumerables elementos sobre los que tenemos poca influencia. Recuerdo un día, hace más de veinte años, en la capilla de la universidad de Cambridge, en que tuve que hablar acerca de la muerte y el juicio. Me asustaba el debate obligatorio que seguiría a mi exposición. Prediqué con toda la sencillez y fidelidad que pude y tras la reunión nos preparamos para el debate. El capellán estaba seguro de que “surgirían preguntas”. Había un interesante, pero diverso, grupo de personas. Yo esperaba con cierto nerviosismo el primer disparo. Entonces, un profesor de matemáticas al que yo nunca había visto dijo con calma: “si escuchásemos más sermones como este, Inglaterra no estaría inmersa en los problemas que tiene”. Este comentario marcó el tono del resto de la reunión. Todos estaban atentos, y pasé el resto del tiempo explicando el Evangelio. Sin embargo, el hecho de que fuese esa pregunta la que influyó en el tono del debate, y no algún comentario burlón o de desprecio, me hizo ver totalmente la mano de Dios allí.

Carson, D. A. (2014). Por amor a Dios: Devocional para apasionarnos por la Palabra. (L. Viegas, Trad.) (1a edición, Vol. II, p. 5). Barcelona: Publicaciones Andamio.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Las Bienaventuranzas

Mateo 5:3-12 “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: