Adornando la doctrina

Coalición por el Evangelio

Adornando la doctrina

EDUARDO FERGUSSON

“Para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador”, Tito 2:10b.

Este versículo se encuentra en una serie de enseñanzas que el apóstol Pablo dirige a Tito. Luego de dar instrucciones con respecto a la sujeción y fidelidad, dice que el propósito de esto es que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

La palabra que se utiliza para “adornen” es kosmeo, y de seguro la reconoces por palabras como “cosmético”. Significa embellecer, hacer atractivo, decorar, adornar, o poner en orden.

Por el contexto, vemos que Pablo está hablando a siervos que vivían en una cuasi-esclavitud, y le pide a Tito que los aliente a adornar la doctrina del evangelio que habían profesado. Él enseña que la forma en que los siervos se relacionan con sus amos manifestaría la obra de Cristo, y haría que su fe se viera hermosa, atractiva.

Otro texto que muestra un principio similar está en otra de las epístolas pastorales:

“No permitas que nadie menosprecie tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza”, 1 Timoteo 4:12.

Por medio de su vida y su ejemplo en “palabra, conducta, amor, fe y pureza”, Timoteo lograría que no tuvieran en poco su juventud. La manera en la que su posición como heraldo del evangelio sería evidente no tenía que ver con argumentar que vino por el apóstol Pablo, ni toda la educación teológica que tenía Timoteo; mucho menos presentando una serie de argumentos sobre la autoridad de los ancianos. La conducta de Timoteo haría evidente quien él era en y por Cristo Jesús.

Nuestro ejemplo como argumento

¿Puedes ver por qué estos textos son tan importantes para nosotros hoy? La doctrina que amamos y defendemos es afectada por cómo vivimos y cómo la presentamos. Podemos estar convencidos de algo que es bíblico, sólido, e incluso de mucha ayuda para otros, pero nuestra manera de actuar hace todo lo contrario a “embellecer” lo que profesamos. Nos olvidamos de que nuestra vida es una demostración clara de nuestra doctrina.

En este tiempo de redes sociales, muchos comparten lo que creen o no creen de forma tan agresiva que se aleja del adorno y el ejemplo que necesitamos ser. Si aquello que creemos y defendemos es tan útil, ¿por qué no logra producir piedad en nosotros? Y si nuestra actitud es producto de lo que creemos, ¿cómo se interesarán otros en creerlo al vernos defenderlo de manera arrogante? Con nuestras actitudes logramos que algo se vea poco atractivo o convincente.

Verdad y conducta

No digo que nuestro comportamiento valide la verdad. La verdad es verdad no importa de quién o cómo venga. Sin embargo, la verdad debe producir piedad, y se reflejará en nuestro trato a los demás y en la manera en que presentamos o defendemos lo que creemos.

Nuestro ejemplo es un argumento fuerte para nuestra doctrina. Tener convicciones sólidas, amar la verdad, y señalar con firmeza el error no tiene nada que ver con el orgullo, el maltrato, o la arrogancia. Pablo mismo es un gran ejemplo de esto: un fiel contendiente por la verdad, que decía tratar a los de tesalónica como una madre cría con ternura a sus propios hijos (1 Tes. 2:7).

Nuestro trato para con los hermanos en Cristo no debe ser semejante al que tenemos con aquellos que son verdaderos enemigos del evangelio, especialmente a la luz de estar “esforzándose por preservar la unidad del Espíritu” (Ef. 4:3).

Asume el reto

Personalmente, cuando leo algo con un tono evidentemente dañino, quiero distanciarme de lo que sea que esta persona crea. Pero cuando veo a alguien que ama al Señor, que contiende con reverencia y mansedumbre, que a pesar de tener un desacuerdo —no en cosas esenciales pero sí importantes— logra expresarlo con estima, inmediatamente pienso: “Quiero conocer lo que este hermano cree”.

¿Asumes el reto de ser ejemplo y adornar la doctrina? Por la gracia del Señor y su Espíritu Santo transformando nuestros corazones, podremos convencer a otros y hacer atractivo aquello que creemos.

Eduardo Fergusson es pastor en la Iglesia Cristiana Vida en Su Palabra en Riohacha, Colombia. Hizo sus estudios teológicos en el Seminario Reformado Latinoamericano de Medellin. Está felizmente casado con Etna. Puedes encontrarlo en Facebook.

Adornando la doctrina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s