Cuando un incrédulo muere

The Master’s Seminary

Cuando un incrédulo muere

Consolando sin distorsionar la verdad

George Lawson

Mi teología me dice que no puedo mentir, aun cuando quisiera lograr algo bueno (Romanos 3:8). La mentira es una violación del carácter y la voluntad de Dios, pues Dios es el Dios de la verdad. Él no puede mentir y la Biblia claramente demuestra que él no tolera la mentira (Tito 1:2).

Mentir nunca es correcto, jamas es amoroso y es innecesario. Los seguidores de Cristo ser conocidos como aquellos que siempre dicen la verdad. Esto no nos da licencia para ser groseros, crueles o indiferentes, ya que se nos manda a decir la verdad en amor. No importa de que estemos hablando, tanto buenas o malas noticias, alegrías o dificultades, vida o muerte, debemos hablar siempre con amor.

Uno de las mayores y más desafiantes invitaciones para un pastor es cuando se le pide que hablen en un funeral. Una familia en duelo a menudo suele solicitar la presencia de un pastor para hablar palabras de consuelo, esperanza y paz. En ciertas ocaciones se espera que el pastor hable buenas y elogiables palabras acerca del difunto. Por esta razón a veces le es más fácil a un pastor decir palabras como:

“Nos consuela que su sufrimiento ha terminado” o …

“Ella está en un lugar mejor ahora” o …

“Sé que lo veremos de nuevo”

Pero ¿qué pasa si esas palabras no son ciertas porque la persona nunca conoció a Cristo? ¿Tenemos los pastores licencia para pronunciar estas “buenas palabras”? Y si estas palabras no son ciertas, ¿existen palabras de consuelo que podamos compartir a aquellos que murieron incrédulos? Cabe mencionar que esta no es una situación a la cual solamente los pastores se enfrentan, sino que todo creyente que busca ofrecer palabras de consuelo para los que están en duelo probablemente se han preguntado lo mismo.

Afortunadamente, hay palabras de consuelo y de verdad que podemos compartir con aquellos que sufren, incluso cuando no estamos seguros sobre sobre el destino eterno de su ser querido que murió. Por lo tanto la respuesta es sí, sí podemos ofrecerles palabras de consuelo sin vernos en la necesidad de abandonar la verdad de la Escritura con el fin de ofrecer palabras de aliento.

¿Qué le puede decir a aquellos que han perdido un familiar incrédulo?

1. Dios es un Dios de esperanza y misericordia

Si la Biblia no hubiese registrado la conversión del ladrón junto a la cruz de Cristo, nadie habría esperado que tal hombre fuese al cielo. Él pasó toda su vida en rebelión hacia Dios, incluso mientras estaba colgado en una cruz, lanzó acusaciones contra el Hijo perfecto y santo de Dios (Mateo 27:39-44). Sin embargo, la Biblia nos indica que su corazón fue cambiado en los últimos momentos de su vida; sus pecados fueron perdonados y por ende Jesús le prometió que estaría en el paraíso (Lucas 23:40-42).

El ejemplo previo nos demuestra que no podemos saber a ciencia cierta cuál es la condición del corazón de una persona momentos antes de su muerte. Sin embargo sabemos que la misericordia de Dios es sobreabundante, vasta e incomprensible, como nos dice Romanos 9:15-16:

“Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.”

Si bien hay que tener cuidado de no abusar la gracia de Dios, ni de ofrecer falsas esperanzas en medio del duelo de seres queridos, podemos decir sin temor a equivocarnos que Dios es un Dios misericordioso y que su misericordia está disponible a todo pecador que se arrepiente hasta el último momento de su vida.

2. Dios es un Dios de amor y gracia

En segundo lugar, podemos hablar acerca de las gracias comunes que Dios da a toda persona, en particular al permitirnos vivir y experimentar esta vida. La Escritura habla de un amor y gracia común que Dios proporciona a toda persona (nota: no estoy hablando de una gracia salvadora a toda persona). En Mateo 5:44, Jesús nos mandó a amar a nuestros enemigos, porque nuestro Padre que está en los cielos “hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.” Dios derrama su amor de manera general a todo el mundo, incluyendo aquellos que abiertamente se postulan como sus enemigos (vea Hechos 14:17). Por lo tanto, podemos hablar acerca de la gracia común y la bondad de Dios las cuales el difunto pudo disfrutar mientras vivía.

3. Dios es un Dios de justicia y rectitud

Cuando un incrédulo muere también podemos proporcionar consuelo al decir que Dios siempre hará lo que correcto y justo. En Génesis 18, Abraham dudó la justicia de Dios al saber acerca de la destrucción inminente de Sodoma y Gomorra. Dios le dio a Sodoma y Gomorra aplica oportunidad para arrepentirse, inclusive al punto de estar dispuesto a retener su furia sobre la ciudad entera si encontraba solamente a diez personas justas que vivieran allí. Es increíble observar la gracia y la paciencia del Señor en esta narración. Dios es un Dios que hace perfecta justicia y separa correctamente a los justos de los impíos. Por lo tanto podemos confortarles al recordarles que en medio del dolor pueden confiar en que el Señor hará lo correcto y lo justo. Como nos recuerda Romanos 9:14, no existe injusticia alguna en Dios.

Si nos mantenemos hablando acerca del carácter inmutable de Dios, no tenemos que temer el ofrece “buenas palabras” que no sean a su vez verdaderas. No importa quien sea la persona que haya muerto, usted puede decir con toda libertad que Dios es un Dios de compasión y de fidelidad, un Dios sabio y poderoso, soberano y justo y que en su providencia siempre hará lo justo. Aun cuando la persona haya muerto sin un conocimiento de Dios, su incredulidad no altera el carácter perfecto de Dios en lo más mínimo.

Por último, quisiera alentarle a recordar que más allá de palabras de aliento, como creyente usted tiene un mensaje importante que dar al mundo:

4. Dios es un Dios de salvación

No tenemos que saber el destino eterno de la persona que acaba de morir para saber con certeza cuál es el mensaje que el difunto quisiera que diésemos a su familia y amigos. En Lucas 16, Jesús nos da ha saber el mensaje que un incrédulo le gustaría dar a aquellos que aún están vivos:

Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento (Lucas 16:27-28).

Lo que las personas presentes necesitan escuchar son las buenas nuevas de salvación. Ellos necesitan saber que el Dios santo, que creó todas las cosas y en contra de quien todos hemos pecado, tiene el poder de perdonar y de dar vida eterna a todos aquellos que ponen su confianza en el Señor Jesucristo (Hechos 4:12). Jesús murió como sacrificio por el pecado, pues la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23). Pero se levantó en victoria sobre la muerte después de tres días y ahora ofrece su justicia perfecta como regalo para todos aquellos que creen (2 Corintios 5:20-21).

Como creyentes no podemos distorsionar la verdad para aliviar el dolor de las personas que han perdido un ser querido. No tenemos el derecho de abandonar la verdad de la Biblia con el fin de ofrecer consuelo a aquellos que están de luto. Nuestras palabras de consuelo deben llevar a las personas al Dios de toda consolación, el lugar donde las almas que lloran pueden encontrar verdadero consuelo y paz.

Existen palabras de consuelo que podemos compartir con los que sufren aun cuando el destino eterno del recientemente fallecido sea desconocido. Como creyentes podemos asistir a estos funerales para ofrecer consuelo al hablar acerca de los atributos de Dios. No estamos obligados a decir nada acerca de la persona que murió, pero estamos obligados a decirle a los que todavía están vivos que la única manera de encontrar verdadero consuelo y paz es por medio del evangelio de Jesucristo.

 

George Lawson

George Lawson se graduó de The Master’s Seminary en el 2010.

Hoy en día es el pastor de la iglesia Baltimore Bible Church, en Baltimore, MD (EEUU). Él y su esposa Jennifer tienen tres hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: