//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Como un océano de la gracia

Isha – Salmos

DÍA 55 – Salmo 33

Dosis: Soberanía

Como un océano de la gracia

“Por la Palabra del SEÑOR fueron creados los cielos, y por el soplo de su boca, las estrellas. Él recoge en un cántaro el agua de los mares, y junta en vasijas los océanos.” (Salmo 33:6–7) (NVI)

El gran deseo del salmista es que Dios sea alabado. Por eso, exalta el poder de un Dios Creador, que a su sola palabra crea el universo. ¿Crees es un Dios capaz de recoger el agua de los mares en un cántaro y juntar en vasijas los océanos? Otra versión dice: “El junta como montón las aguas del mar; él pone en depósitos los abismos”. Estas no son solamente hermosas metáforas, sino aseveraciones sobre el origen del mundo y de la humanidad. ¿Crees en un Dios creador? ¿La inmensidad del mar te recuerda su poderío?
El salmista nos asegura que un Dios tan grande que manifiesta su autoridad y dominio sobre la naturaleza, es a la vez un Dios que nos ama y en el que podemos confiar en cualquier circunstancia y por eso ¡merece nuestra alabanza! Dios primeramente se manifiesta en la naturaleza pero, a la vez, ama la justicia y está comprometido con la humanidad a través de su misericordia: “Tema toda la tierra al SEÑOR; hónrenlo todos los pueblos del mundo; porque él habló, y todo fue creado; dio una orden, y todo quedó firme.”
Además de la creación, Dios tiene el control de la historia. El salmista enfatiza que podemos confiar en su justicia: “El SEÑOR frustra los planes de las naciones; desbarata los designios de los pueblos. Pero los planes del SEÑOR quedan firmes para siempre; los designios de su mente son eternos. Dichosa la nación cuyo Dios es el SEÑOR, el pueblo que escogió por su heredad.”
Me alienta pensar que en la historia de la humanidad y en mi historia personal prevalecerá su bondad, fidelidad, justicia, rectitud y misericordia. Cómo un océano cuyas aguas pueden mojarnos a todos los que nos acercamos confiadamente a la orilla de su gracia.
Este Salmo nos recuerda que cada día debemos alimentar nuestra fe y esperanza, alabanza y gratitud.
Como respuesta a un Dios justo, poderoso, sabio, bondadoso que gobierna el mundo y las vidas de sus hijos: “Esperamos confiados en el SEÑOR; Él es nuestro socorro y nuestro escudo. En Él se regocija nuestro corazón, porque confiamos en su santo nombre. Que tu gran amor, SEÑOR, nos acompañe, tal como lo esperamos de ti.”

Oración: Señor enséñame a admirar y alabarte por tu creación y por tu señorío en la historia de la humanidad y en mi vida. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 70). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: