//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Confesar para ser Libres

Isha – Salmos

DÍA 50 – Salmo 32

Dosis: Perdón

Confesar para ser Libres

“Dichoso aquel a quien se le perdonan sus transgresiones, a quien se le borran sus pecados. Dichoso aquel a quien el SEÑOR no toma en cuenta su maldad y en cuyo espíritu no hay engaño.” (Salmo 32:1–2) (NVI)

En este Salmo David expresa una experiencia de vida que le hizo conocer la dicha del perdón divino. El Salmo destaca el perdón como una fuente de alegría y seguridad. David nos enseña que la verdadera felicidad consiste en contar con el favor, la gracia y la misericordia de Dios. David pecó, y mientras no confesó su pecado a Dios, sintió que se secaba espiritualmente. El pecado oculto, afectó sus emociones y hasta su salud física. Arrepentirse y confesar su transgresión no sólo lo liberó sino lo sanó y restauró. Sólo entonces obtuvo paz en su conciencia.

David utiliza cuatro palabras o nombres para referirse en forma completa al pecado del hombre: transgresión, pecado, iniquidad y engaño. Conocer el significado de estas palabras nos ayudarán a examinar nuestro corazón:

Transgresión significa: rebelión. Denota violación de la ley de Dios, mediante un acto consciente que se opone al mandato divino. Es desobediencia e incluye todos los actos de pecado, ya sean hechos, palabras y pensamientos contra los preceptos de Dios. Pecado significa “faltar a la voluntad y a la ley de Dios, errar el blanco”. Ya sea de pensamiento, palabra u obra. Iniquidad se refiere a algo que es torcido, pervertido o tornado de las intenciones divinas. Expresa la entera depravada naturaleza del hombre. Representa la profunda fuente de corrupción de donde proceden transgresiones y pecados. Engaño es un elemento sutil falso, torcido, deshonesto. ¿Erraste en el blanco, te rebelaste a la ley de Dios?

Pero lo interesante es que Dios proveyó una solución para cada una de estas situaciones. Por eso David puede decir que seremos bienaventuradas, felices y dichosas si experimentamos su misericordia manifiesta en: Perdón: Frente a la transgresión. Cuando Dios nos perdona, nos absuelve, nos libra de culpa por la sangre que Cristo derramó en la cruz por nosotras y nos trata como si no hubiéramos cometido el pecado.

Cubierto: Cristo es la propiciación por nuestros pecados. Él es la cubierta sobre la que nos protegemos. De la misma forma en que se cubre la desnudez para que no aparezca nuestra vergüenza. Nuestro pecado es cubierto por la justicia de Cristo.116 No culpa de iniquidad: Significa “no imputar” la palabra en el original significa literalmente “no pensar en ello”. Significa que al perdonarnos Dios olvida, nos justifica y nos trata como si fuéramos dignas de confianza. Por último la expulsión del engaño a la que hace referencia David es el limpiamiento. Dios quiere quitar el mal de nuestro corazón y darnos un espíritu nuevo. Si quieres experimentar la dicha del perdón examina tu corazón y confiésale a Dios aquello que te avergüenza.

Oración: Señor enséñame a reconocer mis transgresiones y pecados, y líbrame de iniqudad y engaño. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 65). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: