//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Una Orquesta Milenaria

Isha – Salmos

DÍA 54 – Salmo 33

Dosis: Gratitud y Alabanza

Una Orquesta Milenaria

“Canten al SEÑOR con alegría, ustedes los justos; es propio de los íntegros alabar al SEÑOR. Alaben al SEÑOR al son del arpa; entonen alabanzas con el decacordio. Cántenle una canción nueva; toquen con destreza, y den voces de alegría.” (Salmo 33:1–3) (NVI)

¿Recuerdas haber entrado a una iglesia dónde la alabanza era casi nula? Es decir, ¿dónde los fieles no cantaban? ¿Y conoces alguna otra dónde la alabanza era tan potente que retumbaba en las paredes del templo? La alabanza siempre surge de un corazón agradecido. En esta ocasión el salmista invita a los justos a alabar a Dios, a dar la honra debida a su nombre, es decir, hablar bien de él, proclamar sus hechos con alegría, ¡a viva voz!. Este santo gozo debe ir acompañado con cánticos, e instrumentos, ya sea de cuerda, viento y percusión. A través de los siglos Dios se ha deleitado en escuchar las alabanzas de sus fieles como una orquesta milenaria.

¿Cuáles son los motivos que te impulsan a alabar a Dios? En este salmo son muchos: su justicia, su bondad, su verdad, sus obras, su palabra, su poder, su soberanía, su providencia y los cuidados especiales hacia su pueblo. Parece mentira que en un solo salmo haya tanto por agradecer. Si haces una revisión rápida a tu vida ¿cuántos motivos hallarías? El salmista nos recuerda que todos ellos deben ser motivos de alegría.

Es interesante notar la profunda base teológica de este Salmo. El salmista menciona varios de los atributos de Dios que afectan directamente nuestras vidas, por los cuáles él merece ser alabado:” La palabra del SEÑOR es justa; fieles son todas sus obras. El SEÑOR ama la justicia y el derecho; llena está la tierra de su amor.”

Un gran motivo de regocijo es la eficacia y la justicia de la palabra de Dios. Se refiere también a sus bondadosas obras, realza su fidelidad y su amor. El Señor merece ser alabado porque es un Dios de justicia. Pero además añade: El SEÑOR observa desde el cielo y ve a toda la humanidad; él contempla desde su trono a todos los habitantes de la tierra. Él es quien formó el corazón de todos, y quien conoce a fondo todas sus acciones.”

Esta última afirmación puede ser motivo de temor y a la vez de confianza. Temor porque sabemos que nada escapa a su conocimiento, ni nuestros más íntimos pensamientos. Y cuando esos pensamientos no son buenos ni están conforme a su voluntad Dios lo sabe. Pero a la vez nos asegura que positivamente Dios sabe cuando nuestras motivaciones le agradan. Que Dios lee y conoce nuestra integridad. Y que cuando sus ojos se posan en la humanidad no ve una gran masa de gente, sino te ve a ti y a mí personalmente.

Oración: Señor enséñame a alabarte con alegría e integridad de corazón y a valorar tu justicia y fidelidad en mi vida. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 69). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: