//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

En todo tiempo es el mejor tiempo

Isha – Salmos

DÍA 56 – Salmo 34

Dosis: Alabanza

En todo tiempo es el mejor tiempo

“Bendeciré al SEÑOR en todo tiempo; mis labios siempre lo alabarán. Mi alma se gloría en el SEÑOR; lo oirán los humildes y se alegrarán. Engrandezcan al SEÑOR conmigo; exaltemos a una su nombre.” (Salmo 34:1–3) (NVI)

Sólo podemos animar a otros a alabar y a confiar en Dios cuando hemos experimentado las evidencias de su gracia y su bondad. En este Salmo David anima a alabar al Señor en todo tiempo, es decir en toda circunstancia ya sea favorable o adversa porque él ha experimentado en su propia vida todas las bondades que describe de Dios. Por eso dice que su alabanza será continua, que no cesará. Esa alabanza es auténtica, brota del corazón y de una relación personal con Dios. ¿Alabas cada día al Señor? ¿Aprendiste a alabarlo “en todo tiempo”? ¿Contagias a otros de tu gratitud y devoción?

David reconoce la importancia de una actitud de humildad y gratitud por eso convoca a otros a que lo alaben con él. Guía con su ejemplo al pueblo a una adoración genuina y les enseña lo que significa “gloriarse en Dios” y no en uno mismo. David alaba a Dios porque escuchó sus oraciones, porque le ha respondido y le ha librado de todo temor, aún del temor a la muerte: “Busqué al SEÑOR, y Él me respondió; me libró de todos mis temores.”

David está seguro que cualquiera que acuda a este Dios recibirá respuesta, será “alumbrado”, por eso anima a otros a acercarse a Dios a buscar su protección y liberación: “Radiantes están los que a él acuden; jamás su rostro se cubre de vergüenza. Este pobre clamó, y el SEÑOR le oyó y lo libró de todas sus angustias. El ángel del SEÑOR acampa en torno a los que le temen; a su lado está para librarlos.”

David ha saboreado tanto las evidencias de la gracia de Dios, sus favores y bondades, que anima a otros a que saboreen y prueben el amor del Señor: “Prueben y vean que el SEÑOR es bueno; dichosos los que en Él se refugian.” ¿Tienes también tú un potaje divino que puedas compartir con otros? ¡No te quedes callada!

Esta primera sección del Salmo culmina con un llamado a temer y exaltar al Señor, reconociendo su santidad y confiando en su provisión: “Teman al SEÑOR, ustedes sus santos, pues nada les falta a los que le temen.”

Oración: Señor enséñame a confiar en ti y a alabarte en todo tiempo. Y a guiar a otros a alabarte. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 71). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: