//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

CORAZONES CONFIADOS

DÍA 57

Salmo 34

Dosis: OBEDIENCIA Y SABIDURÍA

CORAZONES CONFIADOS

“Los leoncillos se debilitan y tienen hambre, pero a los que buscan al SEÑOR nada les falta. Vengan, hijos míos, y escúchenme, que voy a enseñarles el temor del SEÑOR. El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga.” (Salmo 34:10–14) (NVI)

¿Qué relación encuentras entre cosechar bendición y vivir una vida recta? Esta parte del Salmo es didáctica. El salmista confiando en los atributos divinos exhorta a la comunidad a que reverencien, teman y respeten a Dios reconociendo su misericordia divina.

La primera aseveración de esta parte, es que los que confían en el Señor no carecerán de nada, utilizando una vez más una hermosa figura de la naturaleza. La leona sale a buscar el alimento para sus cachorros y a veces tarda en encontrarlo. Los leoncillos jóvenes son hábiles para la caza, pero muchas veces pasan hambre. Sin embargo, los que confiamos en Dios tendremos todo lo que necesitamos. ¡Dios es nuestro sustentador y proveedor! Podemos confiar en Él más que en nuestras fuerzas humanas, porque: “Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones el rostro del SEÑOR está contra los que hacen el mal, para borrar de la tierra su memoria.”…

La gran enseñanza de este Salmo es que la sabiduría para nuestra vida va a provenir del temor a Dios, de nuestra reverencia a Él, del reconocimiento de sus demandas y nuestra obediencia, para en base a sus mandamientos tengamos los principios éticos necesarios para triunfar en la vida. David nos exhorta por ejemplo a “hablar verdad”, “apartarnos del mal” y “seguir la paz”, un estilo de vida que agrada a Dios.

Dios desea librarnos de todas nuestras angustias, y este Salmo confirma esta hermosa verdad: “Los justos claman, y el SEÑOR los oye; los libra de todas sus angustias. El SEÑOR está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido. Muchas son las angustias del justo, pero el SEÑOR lo librará de todas ellas; le protegerá todos los huesos, y ni uno solo le quebrarán.” Hay esperanza en la seguridad divina por más que tengamos que enfrentar aflicciones. ¡Podemos vivir confiadas!

Por último se resalta el contraste con la gente que se contrapone a los justos, los malvados, serán arruinados por su propia maldad: “La maldad destruye a los malvados; serán condenados los enemigos de los justos. El SEÑOR libra a sus siervos; no serán condenados los que en él confían.

Oración: Señor te agradezco los principios que has puesto en mi corazón para poder alabarte con integridad. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 72). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

 

 

 

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: