//
estás leyendo...
Devocional, Familia, Todos los Artículos, Vida Cristiana

Aprendamos de ellos

Isha – Salmos

DÍA 143 – Salmo 106

Dosis: Obediencia

Aprendamos de ellos

“No destruyeron a los pueblos que el SEÑOR les había señalado, sino que se mezclaron con los paganos y adoptaron sus costumbres. Rindieron culto a sus ídolos, y se les volvieron una trampa. Ofrecieron a sus hijos y a sus hijas como sacrificio a esos demonios. Derramaron sangre inocente, la sangre de sus hijos y sus hijas Al ofrecerlos en sacrificio a los ídolos de Canaán, su sangre derramada profanó la tierra.Tales hechos los contaminaron; tales acciones los corrompieron.” (Salmo 106:34–39) (NVI)

Continúa el repaso de Historia. Si el salmo 105 nos enumeró los milagros y bondades de Dios para su pueblo, este salmo enlista los pecados que el pueblo cometió contra su Dios. Después de contarnos la infidelidad de los israelitas camino a la Tierra Prometida, el salmista nos recuerda que una vez que allí llegaron continuaron pecando. Aprendamos de sus errores para no cometerlos hoy.

Desobediencia. No destruyeron a los pueblos que el Señor les había señalado. ¿Por qué Dios les ordenó algo así? Porque sabía hasta qué punto éstos iban a influenciar en ellos hasta degradarlos. Quizá no hemos eliminado de nuestras vidas esos hábitos que aún nos esclavizan. Tal vez no son hábitos como ingerir sustancias nocivas o practicar ciertas actividades, pero sí son prácticas que nos van debilitando y finalmente es desobediencia. Pensemos en los mandamientos tan sencillos que pasamos por alto: “ama a tu prójimo”, “ora sin cesar”, “no tengas dioses ajenos delante de mí”. La obediencia parcial es desobediencia. Tengamos cuidado.

Identificación. Los israelitas se mezclaron con los paganos y adoptaron sus costumbres. ¡Cuánto nos cuesta separarnos de aquellos que practican lo malo! Nuevamente, pensemos en las pequeñas cosas. Acudimos a lugares que no son los mejores. Vemos lo que no edifica. Adquirimos el mismo modo de hablar y comportarse de otros. Adoptamos sus costumbres en celebraciones y ritos. Nos dejamos influenciar por las modas tanto de vestir como de pensamiento. Oremos que Dios nos muestre dónde estamos fallando para así agradarle solo a Él.

Idolatría. Los israelitas rindieron culto a ídolos y ofrecieron a sus hijos y a sus hijas como sacrificio a esos demonios. ¿Cómo pudieron caer tan bajo? Fue una caída gradual. No despertaron un día con la idea de matar a sus hijos. Poco a poco se dejaron influenciar de modo que creyeron verdad lo que las religiones falsas les decían. Lo mismo sucede hoy. Si dejamos que como gotas las ideas contrarias a Dios nos vayan haciendo dudar, un día cometeremos una tontería. Analicemos delante de Dios nuestra opinión sobre temas como el aborto, los matrimonios homosexuales y el relativismo moral. Si cedemos hoy, mañana podemos derramar sangre inocente.

Aprendamos de los israelitas. Apartémonos de todo aquello que nos corrompe y contamina. Procuremos la santidad porque Dios es santo.

Oración: Señor, no permitas que cometa hechos que me contaminen y corrompan. Apártame de la desobediencia y la idolatría. Amén.

De Vergara, P. A., de Vera, A. D., & Harris, K. O. (2012). Isha-Salmos: Una dosis diaria de fe para ti. (P. A. de Vergara, Ed.) (Primera Edición, p. 159). Lima, Perú: Ediciones Verbo Vivo.

 

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Alimentemos El Alma Auido

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: