Cómo definir el llamado de Dios

Ministerios Ligonier

El Blog de Ligonier

Serie: Cómo buscar la voluntad de Dios.

Cómo definir el llamado de Dios

Por Joe Holland

Nota del editor: Este es el cuarto capítulo en la serie de artículos de Tabletalk Magazine: Cómo buscar la voluntad de Dios.

La Escritura describe el llamado de Dios a nuestras vidas en una multitud de formas que van desde lo panorámico hasta lo preciso. Entonces, ¿por dónde comenzamos si queremos elaborar una comprensión bíblica de las diferentes formas en que la Biblia habla sobre el llamado de Dios? A menudo comenzamos en el lugar equivocado, pensando en nuestro contexto específico, nuestras vidas o nuestra situación. No obstante, debemos comenzar con Dios y Su llamado. Estamos hablando del todopoderoso Dios del universo, cuyo decreto soberano se ejecuta en la creación y en Su cuidado providencial continuo de todas Sus criaturas y de todas las acciones de éstas. Él, en Su soberanía, nos redimió. Este Dios, nuestro Dios, ha puesto llamados en nuestra vida que enmarcan quiénes somos y lo que Él espera de nosotros y nos manda y llama a hacer en este mundo que Él ha creado, este mundo en el que somos Sus siervos. Podemos resumir las formas en que la Biblia usa estos temas —el gobierno todopoderoso de Dios, Su dominio sobre nuestras vidas, Su intención para nosotros y el mundo, y el evangelio de Jesús— de acuerdo con dos categorías de llamamientos: creación y redención. Cada una de estas palabras, creación redención, nos da una ventana a través de la cual podemos ver los diferentes llamados de Dios.

Primero, al mirar la creación, podemos considerar el llamado de la vocación. Dios nos llama como seres humanos creados a Su imagen a trabajar diligentemente en el mundo que Él creó. Dios no creó a Adán ni a ninguno de sus hijos para que fueran perezosos. No iban a vivir permanentemente en el sótano de Dios, sin hacer otra cosa que desbloquear nuevos niveles del último videojuego. Dios tampoco dejó en manos de Adán qué haría o cómo se involucraría con la creación. Dios llamó a Adán —le ordenó a Adán— a ejercer dominio sobre la creación incluso mientras cultivaba y cuidaba el huerto del Edén (Gn 1:282:15). Después de la caída, este trabajo se volvió mucho más difícil, lleno de espinas, pero el llamado no cambió. Con el sudor de su rostro, Adán continuaría ejerciendo dominio sobre la creación trabajando y conservando el mundo en el que Dios lo había puesto (3:17-19). Y esta obra se haría para la gloria de Dios. En este llamado, todos los seres humanos, los hijos e hijas de Adán, encuentran el llamado de Dios a tener una vocación. Y por vocación no me refiero necesariamente a una profesión remunerada. El contador, el excavador de zanjas, el soldado, el ama de casa, el jubilado y el estudiante de la escuela primaria están todos siguiendo el llamado de Dios en sus vidas haciendo un trabajo que honra a Dios.

A continuación, teniendo en cuenta nuestro enfoque en los llamados arraigados en la creación, consideramos el llamado al matrimonio. Dios no tenía la intención de que los humanos siguieran su llamado al trabajo diligente estando solos. Dios miró a Adán como un individuo y definitivamente declaró que su situación no era buena (Gn 2:18). Así que creó a Eva, una ayuda idónea para Adán, y los llamó a ambos al pacto matrimonial, un pacto en el que un hombre y una mujer se comprometen el uno con el otro de por vida. Eva fue la ayudante de Adán tanto en la tarea de multiplicar como en la de ejercer dominio. De la misma manera, a menos que un cristiano tenga un llamado específico al celibato (1 Co 7:8-9), él o ella están llamados a encontrar un cónyuge y, si Dios los bendice, a tener hijos. Este llamado crea múltiples llamados derivados y específicos de género —esposo, esposa, padre, madre, hijo, hija, hermano, hermana— cada uno con papeles y responsabilidades que deben llevarse a cabo solamente para el honor y la gloria de Dios.

En tercer lugar, en la creación, Dios escribió Su ley en el corazón de cada persona (Rom 2:15), dándoles un llamado a la santidad (Lv 20:26). Esta ley encuentra una codificación más específica en los Diez Mandamientos y, en última instancia, se manifiesta plenamente en la persona de Jesucristo. Esta ley exige la perfección que ningún pecador puede alcanzar. Pero nuestra incapacidad para obedecer la ley, a causa de la caída, no anula el llamado de la ley a que seamos perfectos como Dios es perfecto, a que hagamos esto y vivamos (Gal 3:10). Por lo tanto, aunque estropeado por el pecado, todo ser humano conoce el llamado de Dios a la santidad y a la perfección moral, y se siente culpable por su pecado.

Cuarto, a medida que las familias se multiplicaron convirtiéndose en naciones y después que Dios dispersara las naciones en respuesta a la torre de Babel, el gobierno y el comercio se desarrollaron dentro de las culturas para producir estructuras de responsabilidad y autoridad. Todo esto, especialmente la elección de quién tiene la autoridad en cualquier cultura o grupo, está ordenado por la voluntad expresa de Dios (Rom 13:1-4). Debido a que Dios establece las autoridades de la sociedad, todas construidas en torno a las familias, llama a todos a obedecer a las autoridades que pone a cargo. El llamado a obedecer a la autoridad es generalizado, desde la jefatura del marido en el hogar hasta el gobierno del presidente sobre un país, desde el empleado en un negocio hasta el niño en el hogar. La única vez que la desobediencia a la autoridad está justificada y garantizada es cuando una autoridad le pide a alguien que peque. El llamado de Dios a obedecer a la autoridad también incluye a aquellas autoridades responsables de aplicar la justicia de Dios en el mundo mientras ejercen el poder. De esta manera, el llamado de Dios a obedecer a la autoridad proporciona estructura y responsabilidad más allá de la familia individual, protegiéndonos del caos y la injusticia de la anarquía.

Un simple estudio de palabras sobre el tema del llamado en la Biblia revelaría más llamados de Dios a todas las personas, pero lo que hemos considerado hasta ahora resume cómo los llamados básicos de Dios son ubicuos y se aplican a cualquier persona en cualquier momento. Y la experiencia de la humanidad es que cada una de estas áreas de llamamiento, lejos de mostrar la capacidad de la humanidad para cumplirlas, ha demostrado cómo estos llamados han sido ocasiones para el pecado y la depravación. Pero Dios, antes de que Adán y Eva dejaran el jardín, ya había comenzado a hablar de la obra redentora que haría un día a través del Mesías que aplastaría a la serpiente (Gn 3:15). Este Mesías, por medio de Su vida, muerte y resurrección, pagaría por los pecados de Su pueblo, proporcionaría la justicia que ellos no podrían lograr y cumpliría todos los llamados de Dios a Su pueblo. Este Mesías es Jesucristo, y en Él encontramos tanto nuevos llamados de Dios como otros renovados.

Al considerar los llamados desde la perspectiva de la redención, sabemos que Dios ha sido paciente con el pecado de la humanidad a lo largo de los siglos, pero ahora llama a todos en todas partes a arrepentirse y creer en Cristo (Hch 17:30). Este es el llamado externo del evangelio que los cristianos llevan al mundo. Los pastores que predican desde los púlpitos y los cristianos que evangelizan a sus vecinos extienden a todos la oferta gratuita del evangelio: arrepiéntanse y crean en Jesucristo, y serán salvos. Este es ahora el gran llamado redentor que se presenta ante todo hombre, mujer y niño. Este llamado impulsa a la Iglesia del Nuevo Testamento, alimenta las misiones mundiales y se aplica a cada cristiano.

Mientras una persona nacida de nuevo continúa este llamado externo, también hay un llamado interno que la acompaña. La salvación es del Señor; es Su obra monergista. Él conoce a los Suyos y los llama por su nombre (Jn 10:27). Cuando un pecador es redimido, el Espíritu Santo lo regenera para que pueda recibir y descansar en Cristo Jesús como es ofrecido en el evangelio. De esta manera, el llamado interno del evangelio es siempre efectivo porque siempre es realizado únicamente por Dios. El llamado externo e interno de Dios marca la era del Nuevo Testamento. Estos dos llamados trazan y explican la explosión de la Iglesia desde ser un grupo heterogéneo de galileos hasta ser un cuerpo mundial de pecadores redimidos de cada tribu, lengua y nación.

Ese llamado eficaz de Dios a través de Jesús que nos convierte, también comienza la obra de conformarnos a Su imagen (Rom 8:29). Esto no significa que todos nos estamos volviendo más como carpinteros nazarenos convertidos en predicadores itinerantes. Significa que la obra de santificación de Dios en nosotros opera dentro de los rieles de los llamados de la creación que ya están operando en nuestras vidas. Bajo el poder del Espíritu Santo, ahora luchamos contra el pecado y buscamos la santidad. Recibimos nuestro llamado a la vocación y trabajamos como para el Señor con todas nuestras fuerzas. El esposo acepta su llamado al matrimonio y ama a su esposa como Cristo amó a la Iglesia. La esposa acepta su llamado al matrimonio y se somete a su esposo como la Iglesia se somete a Cristo. El niño piadoso obedece a sus padres como si fuera al Señor. El cristiano acepta su llamado a la santidad, buscándola en respuesta agradecida a la gracia de Dios. El cristiano en autoridad no ejerce su autoridad sobre otros de manera déspota. El cristiano bajo autoridad se somete con alegría a la autoridad y la obedece, sabiendo que Dios está detrás de todo. De esta manera, los principales llamados de Dios en nuestras vidas —el llamado a la vocación, el llamado al matrimonio, el llamado a la moralidad, el llamado a someterse a la autoridad, el llamado externo del evangelio y el llamado interno eficaz del evangelio— funcionan juntos desde la creación y mediante la redención para lograr el propósito de Dios en el mundo, Su propia gloria a través de la adoración de Jesucristo en la Iglesia.

Publicado originalmente en Tabletalk Magazine.
Joe Holland
Joe Holland

El Rev. Joe Holland es un editor asociado de Ligonier Ministries y un anciano docente en la Presbyterian Church in America.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s