11/12 – Paciencia En Medio Del Sufrimiento

Alimentemos El Alma

Serie: Cuando aumenta la presión

11/12 – Paciencia En Medio Del Sufrimiento

Santiago 5:7–12

La carta de Santiago fue escrita al pueblo de Dios en medio de la aflicción. Ellos sufren por causa de Cristo. Están buscando una salida de su sufrimiento. Ellos ven su situación de la misma manera en que el mundo la ve. Quieren salirse con la suya.

Ya no buscan la voluntad de Dios en su sufrimiento. Se critican los unos a los otros. Hacen planes para ganar algo para sí mismos. Ven todo lo que los ricos tienen y quieren lo mismo. En fin, ellos se enfrentan a las mismas tentaciones nuestras.

Jacobo les escribe para animarles a seguir adelante. No deben dejarse vencer por causa del sufrimiento, ni buscar una salida. Deben aguantar la persecución y esperar a ver la bendición que Dios quiere mandarles por medio del sufrimiento.

Ellos tienen que confiar en el Señor frente al sufrimiento. La fe que les hace falta es una fe viva, una fe que produce obras.

El mensaje principal del libro se presenta por medio de dos principios fundamentales que Jacobo les enseña en el primer capítulo. El primer principio es que una fe viva soporta la tribulación (1:2–12). Este principio se realiza cuando el creyente tiene presente el buen propósito de Dios para su vida, a través de la aflicción.

El segundo principio básico que deben a prender es que una fe viva vence la tentación. En vez de tirar la toalla y echarle la culpa a Dios, quien confía en Dios reconoce que Dios le da la capacidad para vencer la tentación y se queda firme.

A base de estos dos principios, el autor se dirige a los problemas específicos que ellos tienen que enfrentar en medio de ese sufrimiento (2:1–5:6). Una fe viva les capacita para enfrentarse a estos problemas y salir triunfantes.

En 5:7–20 se presenta la conclusión del mensaje. Se les da una serie de tres exhortaciones prácticas que ellos deben seguir en sus propias vidas.

Lo que deben hacer es lo contrario de lo que han venido haciendo. Ellos han peleado. Han luchado por su propio bien. Ellos buscan la venganza personal por lo que han sufrido. Necesitan este consejo que Jacobo les presenta.

EXHORTACIONES PRÁCTICAS EN MEDIO DEL SUFRIMIENTO 5:7–20

LA EXHORTACIÓN A LA PACIENCIA 5:7–11

La primera exhortación es que esperen con paciencia al Señor. El libro regresa al punto de partida que se observó en 1:2–4. Se les pide lo opuesto a lo que ellos han estado haciendo. Ellos deben esperar con paciencia y fe la venida del Señor.

Ellos han estado luchando, con la esperanza de sobrevivir por sus propios esfuerzos. Han probado todo con el fin de mejorar su situación y satisfacer sus necesidades. En vez de buscar la manera de escaparse de la aflicción, ellos deben aprender a poner la mirada en el plan de Dios para ellos y su climax cuando El venga.

Jacobo les señala tres aspectos de la forma en que deben esperar con paciencia la venida del Señor. Cada una se presenta por medio de una exhortación específica.

Que mantengan firme su esperanza 5:7–8

El autor presenta el ejemplo del labrador de tierras. El aprovecha la lluvia temprana para la preparación del terreno, antes de sembrar la semilla. Después, al final del proceso, espera la llegada de las lluvias tardías que vienen antes de la cosecha para darle el último toque. Esta hace más rica la cosecha. Un labrador impaciente que quiere cortar el proceso que Dios ha establecido no podrá aprovechar la misma calidad en la cosecha.

Así también ellos deben esperar pacientemente la cosecha, hasta cuando las lluvias tempranas y tardías han producido su obra completa, para que haya fruto abundante. Entonces Cristo vendrá y ellos recibirán los beneficios de haber esperado con paciencia.

El mismo concepto se presenta en 2 Pedro 3:7–9. El juicio viene pero hay que esperar la última lluvia. Dios espera para que muchos crean. Pero no se debe malinterpretar la gracia de Dios. El no tiene prisa. El puede esperar pacientemente para que otros respondan. Sin embargo, el fin vendrá y Dios juzgará en Su tiempo. Sus hijos tienen que aprender a esperar el tiempo que El ha elegido para cumplir la promesa.

También se enseña la misma verdad en 2 Tesalonicenses 1:5–12. Dios juzgará a los injustos cuando El venga. Sin embargo, El espera ahora para que El sea glorificado en ellos. Sabiendo esto, podemos esperar con paciencia. Podemos tener firmeza de corazón.

¡PENSEMOS!

Cuando suba la presión en nuestra vida, ¿Cómo reaccionamos? ¿Cómo se puede notar la diferencia en la vida del Hijo de Dios cuando espera con paciencia? ¿Qué hacemos cuando no esperamos con paciencia? ¿Qué haremos al esperar con paciencia la venida del Señor?

Haga un dibujo de dos columnas para comparar las dos reacciones, las de una persona que espera con paciencia la venida del Señor, y las de una persona impaciente que no tiene la mirada puesta en la venida del Señor. Sea realista en la comparación.

¿Está dispuesto a esperar, mientras sigue la presión, con la mirada puesta en la venida del Señor?

Que no se quejen 5:9

Deben manifestar paciencia para con los demás hermanos. Mientras ellos esperan, deben dejar de quejarse y criticarse los unos a los otros. El pasaje indica que lo han estado haciendo. Al ver a otros que tienen lo que ellos no tienen, los han criticado. También critican a los demás por lo que ellos hacen, o por lo que no hacen.

Al poner la vista en la venida del Señor, dejarán de criticar a los demás por lo que tienen o no tienen, por lo que hacen o no hacen. No nos toca a nosotros juzgar a los demás. El juez verdadero ya viene. El dará las recompensas indicadas a cada uno.

Que imiten los ejemplos del Antiguo Testamento 5:10–11

Ellos deben estudiar con cuidado el ejemplo de los profetas del Antiguo Testamento quienes sufrieron mientras tomaban una postura firme para el Señor. Estos siervos del Señor nos han dejado un ejemplo de lo que es la paciencia verdadera que debemos seguir.

De la misma manera, Job sufrió y nos dejó un ejemplo de cómo debemos soportar el sufrimiento con esperanza, al confiar en el Señor. El aguantó la aflicción y Dios le dio el doble de lo que había perdido cuando le dio le recompensa (Compare Job 42 con Job 1–2).

¡PENSEMOS!

Considere estos tres aspectos de la exhortación a la paciencia en medio de la aflicción. ¿Habrá algún aspecto donde se necesita un cambio? Tome nota de esta área y pídale al Señor que El le dé la victoria en esta área de su vida esta semana.

LA EXHORTACIÓN EN CONTRA DE LOS VOTOS 5:12

La exhortación a no jurar as principalmente una llamada a establecer la fama de decir la verdad. Los hombres paganos en una sociedad deshonesta emplean los votos como una garantía de que su palabra es cierta. En una sociedad auténticamente cristiana no hace falta tal garantía.

Los filósofos judíos rechazaron el uso de los votos. Ellos dijeron: “No garanticen su palabra con nada material porque no se puede controlar lo que sucederá mañana”. No hay nada seguro.

Los juramentos dan un testimonio indirecto de la falta de honradez entre los hombres. Es mejor establecer la fama de decir la verdad siempre. Así no será necesario jurar. La fama de dar respuestas seguras inspirará la confianza de otros en su palabra.

Filón, un gran filósofo judío, dijo: “Se deben evitar los juramentos, o hacerlo con mucho cuidado si se le obliga hacerlo”. Su concepto era, mejor no jurar. La segunda elección era jurar honradamente. Lo peor era mentir. Su ideal era el hombre que no tiene que jurar porque sus palabras directas tienen fama de ser verdad; sus palabras en sí constituyen un juramento. Filón enseñaba que la misma boca no debe expresar el nombre de Dios y mentiras.

Este concepto judío parece ser el concepto de Jacobo también. Ellos no deben depender de los votos para establecer la verdad. Deben responder o que sí, o que no, y cumplir fielmente con lo que dicen.

El significado detrás del voto sale de su nombre. “Jurar” literalmente quiere decir: “agarrar firmemente”. En el caso de los juramentos indica que se agarra algo como una garantía. Dios lo puede hacer porque El mismo es lo más seguro en el universo. Nosotros no lo podemos hacer porque no hay nada, ni en el cielo, ni en la tierra, que podamos agarrar con tanta seguridad. Nosotros no controlamos el mañana. Es mejor que estemos seguros de dar una respuesta sencilla y cumplir con nuestra palabra.

¡PENSEMOS!

Tome un momento para considerar esta exhortación. ¿Por qué se incluiría esta exhortación en medio de un ambiente de sufrimiento? ¿Cómo se usarían los juramentos en esta situación en especial?

¿Qué implicaciones habrá para nosotros hoy en esta exhortación? ¿Cómo lo debemos poner en práctica?

LA EXHORTACIÓN A LA ORACIÓN Y APOYO MUTUO 5:13–20

La tercera exhortación es que dejen de ver por ellos mismos y ayuden a los demás por medio de la oración y apoyo mutuo. Esta exhortación se considerará más despacio en el próximo estudio.

A través de este pasaje se observa que los hermanos del primer siglo, en muchos sentidos semejantes a nosotros, no ponían en práctica las implicaciones lógicas de la fe. Al sufrir, pusieron la atención en ellos mismos y cómo escaparse, en vez de idear cómo ayudar a los demás y edificarse hacia la perfección.

Las exhortaciones de Jacobo son tan válidas para nosotros hoy como eran para estos cristianos. Debemos evaluar nuestra vida y pedirle a Dios que nos ayude a fijarnos en El y en Su plan para nuestra vida.

¡PENSEMOS!

¿Cuáles son los aspectos en su propia vida donde Dios le ha señalado la necesidad de un cambio hoy? Apunte los pasos que usted debe tomar. Pídale a Dios que le capacite par llevarlos a cabo.

Porter, R. (2003). Estudios Bı́blicos ELA: Cuando aumenta la presión (Santiago) (pp. 79–84). Puebla, Pue., México: Ediciones Las Américas, A. C.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s