Nuestras buenas obras son el blanco de los ataques de Satanás | Charles Spurgeon

17 de febrero
«Aunque el SEÑOR estaba allí».
Ezequiel 35:10 (LBLA)

Los príncipes de Edom vieron desolada toda la tierra y creyeron fácil su conquista; pero había en su camino una gran dificultad que ellos no conocían, y era que «el Señor estaba allí». Y en este hecho residía la singular seguridad de la tierra escogida. Cualesquiera que sean las maquinaciones y estratagemas de los enemigos del pueblo de Dios, allí estará siempre la misma barrera eficaz para frustrar sus designios. Los santos son la herencia de Dios, el cual está en medio de ellos para protegerlos. ¡Qué ánimo nos da esta seguridad en las pruebas y los conflictos espirituales! ¡Nos vemos combatidos sin cesar, pero somos perpetuamente preservados! ¡Cuán a menudo lanza Satanás sus dardos contra nuestra fe! Pero nuestra fe desafía el poder de los ardientes dardos del Infierno, los cuales no solo resultan desviados sino apagados por el escudo, porque «el Señor [está] allí».

Nuestras buenas obras son el blanco de los ataques de Satanás: nunca ha tenido un santo alguna virtud o gracia que no haya sido el blanco de los proyectiles infernales. Ya sea la firme esperanza, ya el ferviente amor, ya la paciencia que todo lo soporta o el celo que arde sin cesar, todo lo ha intentado destruir el viejo enemigo de lo bueno. La única causa por que lo virtuoso o amable sobrevive en nosotros es porque «el Señor [está] allí».

Si el Señor está con nosotros en la vida, no tenemos por qué preocuparnos en cuanto a nuestra confianza a la hora de la muerte; porque cuando estemos para morir, hallaremos que «el Señor [está] allí». Donde las olas son más borrascosas y el agua está más fría, tocaremos el fondo y conoceremos que el mismo es bueno, pues nuestros pies estarán sobre la Roca de los siglos cuando el tiempo no exista ya más. Querido amigo, desde el principio hasta el final de la vida de un cristiano, la única razón por que este no perece es porque «el Señor [está] allí». Si el Dios del amor eterno cambiara y dejase perecer a sus escogidos, entonces se podría destruir a la Iglesia de Dios; pero no hasta entonces, porque está escrito: «El Señor [está] allí».

Spurgeon, C. H. (2012). Lecturas vespertinas: Lecturas diarias para el culto familiar (S. D. Daglio, Trad.; 4a edición, p. 56). Editorial Peregrino.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s