LA MEDIDA DE LA MADUREZ ESPIRITUAL

LA MEDIDA DE LA MADUREZ ESPIRITUAL

la-verdad-para-hoy

12/1/2016

En esto me gozo, y me gozaré aún. (Filipenses 1:18)

alimentemos_el_almaPuede medirse la madurez espiritual de un creyente por lo que puede quitarle el gozo. El gozo es un fruto de una vida guiada por el Espíritu (Gá. 5:22). Debemos regocijarnos siempre (Fil. 4:4; 1 Ts. 5:16). En todas las circunstancias el Espíritu Santo produce gozo, de modo que no debe haber ningún momento en el que no estemos regocijándonos de alguna manera.

El cambio, la confusión, las pruebas, los ataques, los deseos insatisfechos, el conflicto y las relaciones tirantes pueden quitarnos el equilibrio y despojarnos del gozo si no tenemos cuidado. Entonces hemos de llorar como el salmista: “Vuélveme el gozo de tu salvación” (Sal. 51:12).

Jesús dijo: “En el mundo tendréis aflicción” (Jn. 16:33), y el apóstol Santiago dijo: “Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas” (Stg. 1:2). Dios tiene su propósito en nuestras aflicciones, pero nunca nos quita el gozo. A fin de mantener nuestro gozo debemos asumir la perspectiva de Dios respecto a nuestras pruebas. Cuando nos rendimos a la obra de su Espíritu en nuestra vida, no nos agobiarán nuestras dificultades.

Disponible en Internet en: http://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2012 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=derechos).

Genuinamente humilde

1 Diciembre 2016

Genuinamente humilde
por Charles R. Swindoll

Ester 6:1-14

alimentemos_el_almaHa oído el dicho popular que dice: “El que la hace, la paga”. Este dicho popular nunca ha sido más cierto que en este caso. Amán estuvo haciendo, y finalmente llegó el momento de pagarle a Mardoqueo. Al estar sentado sobre ese caballo con vestiduras reales, Mardoqueo era el hombre más sorprendido de todo el reino. Esto es lo hermoso de la historia. Él no era un hombre orgulloso, no era vengativo, no estaba susurrando: “Dilo un poquito más alto; muérete de envidia, Amán.” Según lo que está escrito aquí, Mardoqueo no dijo ni una sola palabra.

Creo que eso es lo que más admiro en todo este episodio: el silencio de Mardoqueo. Son muy pocas las personas que pueden ser promovidas a un lugar de importancia muy visible, y no llenarse de orgullo, no anhelar ser el centro de la atención, o no exigir estar en primer plano. Las celebridades afables y verdaderamente humildes son extremadamente raras. ¿No está convencido? ¡Observe a los deportistas profesionales de hoy en día! ¡Qué inspirador (e inusual) es encontrar un Mardoqueo en el mundo moderno!

En efecto, lo siguiente que leemos es que “Mardoqueo volvió a la puerta real.” Una breve frase, fácil de no notar. Pero, ¿no es maravillosa? Dice: “Mardoqueo volvió a la puerta real”; en vez de: “Mardoqueo recibió un gran ascenso”. ¿Y sabe porqué es importante esto? Porque allí es donde él había estado todo el tiempo. El honor que recibió no se le subió a la cabeza. Sencillamente, volvió una vez más a su mismo trabajo.

¿Ha sido usted ascendido recientemente? ¿Le ha sonreído la providencia de Dios, de modo que su nombre es ahora honrado en círculos donde una vez usted no era siquiera conocido? ¿Goza ahora de popularidad y prosperidad? ¿Es ahora estimado ante los ojos de los demás? Si es así, la pregunta verdadera es: ¿Se sigue sintiendo cómodo estando sentado en la puerta real, o tiene que vivir ahora en el palacio? ¿Debe tener ahora un trato especial? ¿Debe ser tratado con muchas consideraciones y no ser molestado con los problemas cotidianos? Lo que hizo Mardoqueo fue encogerse de hombros, y decir: “Déjenme simplemente donde comenzó todo, en la puerta real”.

No importa lo que suceda con usted, recuerde “el sitio de donde fue sacado”. Descubrirá que el mejor lugar de la tierra está muy cerca de sus raíces. Como nos lo recuerda una canción popular: “Miren lo lejos que tuve que venir para volver al lugar en donde comencé”.

Tomado del libro Buenos Días con Buenos Amigos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2007). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmundohispano.org). Copyright © 2016 por Charles R. Swindoll Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

– See more at: https://visionparavivir.org/devocional#sthash.K9R6EFAv.dpuf

ACOSTUMBRADOS A LA CORRUPCIÓN

ACOSTUMBRADOS A LA CORRUPCIÓN

images

Pablo Martini
Programa No. 2016-12-01

alimentemos_el_alma“Observe con espanto, cómo un cocodrilo de cuatro metros se devora a un niño de cinco años”. “Una escalera mecánica se traga viva a una madre y su hijo se salva milagrosamente”. “Un descuido al cruzar la avenida le costó la vida. Mire las espeluznantes imágenes”. Anuncios como estos y aún peores son presentados en páginas de Internet y son millones los que los miran con horror. La mayoría de ellos son videos falsos, editados, y al acceder, también accedes involuntariamente a virus informáticos o pornográficos. ¡Pero otros son reales!, y esto es más lamentable aún. Es que el ser humano ha perdido la capacidad de asombro. Ya nada nos horroriza. La publicidad “morbo”, la prensa roja, y las imágenes aterradoras y el material pornográfico se han transformado en el “pan nuestro” de cada día. Se agrega una frase al pie que dice: “Las imágenes que usted está por ver son de contenido fuerte. Se recomienda la supervisión de un adulto”, y con eso ¡todo arreglado! Mi padre decía si alguna imagen no puede verla en público un niño, tampoco puede verla un hijo de Dios”.

Tal vez a eso se refería el Maestro cuando recomendó  hacerse como u niño…   Esta realidad se ha traspolado Inclusive, al seno familiar. “Mi amiga del colegio va a ser mamá. El sábado le hacemos el Baby Shower”. Le dice la muchacha de 14 años a su madre. Y la madre ni se sorprende. (La hija menos, obvio). Así estamos. Mira, no es nada sano adaptarse a una sociedad totalmente enferma. Nuestra sociedad se ha transformado en una “suciedad”. “Todo es una podrida llaga, desde la cabeza hasta los pies”, anunciaba el profeta milenios atrás. Es la evidencia más alarmante de la corrupción que carcome por dentro, producto de la muerte espiritual. Muerte que caracteriza a todo aquel que he decidido vivir su vida sin tener en cuenta a Dios y a su Hijo, Jesús. “Porque el que tuviere por inmunda la sangre del pacto, reo es de condenación”. (La Biblia)

PENSAMIENTO DEL DÍA:

No es nada sano adaptarse a una sociedad totalmente enferma.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

La adopción es sólo mediante Jesucristo

Gálatas 4-6

9781586403546

La adopción es sólo mediante Jesucristo

alimentemos_el_alma4 Digo, pues: Mientras el heredero es menor de edad[a], en nada es diferente del siervo[b], aunque sea el dueño[c] de todo, sino que está bajo guardianes y tutores[d] hasta la edad señalada[e] por el padre. Así también nosotros, mientras éramos niños, estábamos sujetos a servidumbre bajo las cosas elementales[f] del mundo. Pero cuando vino la plenitud[g] del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, a fin de que redimiera a los que estaban bajo la ley, para que recibiéramos la adopción de hijos. Y porque sois hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre! Por tanto, ya no eres siervo[h], sino hijo; y si hijo, también heredero por medio de Dios[i].

No os volváis a la esclavitud

Pero en aquel tiempo, cuando no conocíais a Dios, erais siervos de aquellos que por naturaleza no son dioses. Pero ahora que conocéis[j] a Dios, o más bien, que sois[k] conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis otra vez a las cosas débiles, inútiles[l] y elementales[m], a las cuales deseáis volver a estar esclavizados de nuevo? 10 Observáis los días, los meses, las estaciones y los años. 11 Temo por vosotros, que quizá en vano he trabajado por vosotros.

12 Os ruego, hermanos, haceos como yo, pues yo también me he hecho como vosotros. Ningún agravio me habéis hecho; 13 pero sabéis que fue por causa de una enfermedad física[n] que os anuncié el evangelio la primera vez[o]; 14 y lo que para vosotros fue una prueba[p] en mi condición física[q], que no despreciasteis ni rechazasteis[r], sino que me recibisteis como un ángel de Dios, como a Cristo Jesús mismo. 15 ¿Dónde está, pues, aquel sentido de bendición que tuvisteis[s]? Pues testigo soy en favor vuestro[t] de que de ser posible, os hubierais sacado los ojos y me los hubierais dado. 16 ¿Me he vuelto, por tanto, vuestro enemigo al deciros la verdad[u]? 17 Ellos os tienen celo, no con buena intención, sino que quieren excluiros a fin de que mostréis celo por ellos. 18 Es bueno mostrar celo con buena intención siempre, y no sólo cuando yo estoy presente con vosotros.19 Hijos míos, por quienes de nuevo sufro dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros, 20 quisiera estar presente con vosotros ahora y cambiar mi tono, pues perplejo estoy en cuanto a vosotros.

Alegoría de la libertad en Cristo

21 Decidme, los que deseáis estar bajo la ley, ¿no oís a la ley? 22 Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos, uno de la sierva y otro de la libre. 23 Pero el hijo de la sierva nació según la carne, y el hijo de la libre por medio de la promesa.24 Esto contiene una alegoría[v], pues estas mujeres son dos pactos; uno procededel monte Sinaí que engendra hijos para ser esclavos[w]; éste[x] es Agar. 25 Ahora bien, Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, porque ella está en esclavitud con sus hijos. 26 Pero la Jerusalén de arriba es libre; ésta[y] es nuestra madre. 27 Porque escrito está:

Regocijate, oh esteril, la que no concibes;
prorrumpe y clama, tu que no tienes dolores de parto,
porque mas son los hijos de la desolada,
que de la que tiene marido.

28 Y vosotros, hermanos, como Isaac, sois hijos de la promesa. 29 Pero así como entonces el que nació según la carne persiguió al que nació según el Espíritu, así también sucede ahora. 30 Pero, ¿qué dice la Escritura?

Echa fuera a la sierva y a su hijo,
pues el hijo de la sierva no sera heredero con el hijo de la libre.

31 Así que, hermanos, no somos hijos de la sierva, sino de la libre[z].

5 Para libertad fue que Cristo nos hizo libres[aa]; por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud.

La libertad cristiana

Mirad, yo, Pablo, os digo que si os dejáis circuncidar, Cristo de nada os aprovechará. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a cumplir toda la ley. De Cristo os habéis separado, vosotros que procuráis ser justificados por la ley; de la gracia habéis caído. Pues nosotros, por medio del Espíritu, esperamos por la fe la esperanza de justicia. Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por amor. Vosotros corríais bien, ¿quién os impidió obedecer a la verdad? Esta persuasión no vino de aquel que os llama. Un poco de levadura fermenta toda la masa. 10 Yo tengo confianza respecto a[ab] vosotros en el Señor de que no optaréis por otro punto de vista; pero el que os perturba llevará su castigo[ac], quienquiera que sea. 11 Pero yo, hermanos, si todavía predico la circuncisión, ¿por qué soy perseguido aún? En tal caso, el escándalo de la cruz ha sido abolido. 12 ¡Ojalá que los que os perturban también se mutilaran!

La libertad y el amor

13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.14 Porque toda la ley en una palabra se cumple en el precepto: Amaras a tu projimo como a ti mismo. 15 Pero si os mordéis y os devoráis unos a otros, tened cuidado, no sea que os consumáis unos a otros.

Conflicto entre el Espíritu y la carne

16 Digo, pues: Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne.17 Porque el deseo de la carne es contra[ad] el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis. 18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. 19 Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, 20 idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos[ae], 21 envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

El fruto del Espíritu en la conducta cristiana

22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad[af], 23 mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley.24 Pues los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu[ag]. 26 No nos hagamos vanagloriosos, provocándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

6 Hermanos, aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. Porque si alguno se cree que es algo, no siendo nada, se engaña a sí mismo. Pero que cada uno examine su propia obra, y entonces tendrá motivo para gloriarse solamente con respecto a sí mismo, y no con respecto a otro. Porque cada uno llevará su propia carga.

Y al que se le enseña la palabra, que comparta toda cosa buena con el que le enseña. No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla[ah]; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción, pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. Y no nos cansemos[ai] de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos. 10 Así que entonces, hagamos bien a todos según tengamos oportunidad, y especialmente a los de la familia[aj] de la fe.

Declaraciones finales

11 Mirad con qué letras tan grandes os escribo[ak] de mi propia mano. 12 Los que desean agradar[al] en la carne tratan de obligaros a que os circuncidéis, simplemente para no ser perseguidos a causa de la cruz de Cristo. 13 Porque ni aun los mismos que son[am] circuncidados guardan la ley, mas ellos desean haceros circuncidar para gloriarse en vuestra carne. 14 Pero jamás acontezca que yo me gloríe, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por el cual el mundo ha sido crucificado para mí y yo para el mundo. 15 Porque[an] ni la circuncisión es nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación[ao]. 16 Y a los que anden conforme a esta regla[ap], paz y misericordia sea sobre ellos y sobre el Israel de Dios.

17 De aquí en adelante nadie me cause molestias, porque yo llevo en mi cuerpo las marcas[aq] de Jesús.

18 Hermanos, la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu. Amén.

Notas al pie:

  1. Gálatas 4:1 O, niño
  2. Gálatas 4:1 O, esclavo
  3. Gálatas 4:1 Lit., señor
  4. Gálatas 4:2 O, mayordomos, o, administradores
  5. Gálatas 4:2 Lit., el tiempo señalado
  6. Gálatas 4:3 O, enseñanzas, o, principios rudimentarios
  7. Gálatas 4:4 O, el cumplimiento
  8. Gálatas 4:7 O, esclavo
  9. Gálatas 4:7 I.e., mediante la acción de la gracia de Dios
  10. Gálatas 4:9 O, que habéis llegado a conocer
  11. Gálatas 4:9 O, que habéis llegado a ser
  12. Gálatas 4:9 O, sin valor
  13. Gálatas 4:9 O, enseñanzas, o, principios rudimentarios
  14. Gálatas 4:13 Lit., debilidad de la carne
  15. Gálatas 4:13 O, la vez anterior
  16. Gálatas 4:14 O, tentación
  17. Gálatas 4:14 Lit., mi carne
  18. Gálatas 4:14 Lit., escupisteis
  19. Gálatas 4:15 Lit., la felicitación de vosotros mismos
  20. Gálatas 4:15 O, Pues os doy testimonio
  21. Gálatas 4:16 O, por tratar con verdad con vosotros
  22. Gálatas 4:24 Lit., Las cuales son expresiones alegóricas
  23. Gálatas 4:24 Lit., para servidumbre
  24. Gálatas 4:24 Lit., el cual
  25. Gálatas 4:26 Lit., la cual
  26. Gálatas 4:31 Véase la nota en 5:1
  27. Gálatas 5:1 Algunos eruditos prefieren unir 4:31 a 5:1, así: pero con la libertad de la libre, Cristo nos hizo libres.
  28. Gálatas 5:10 Lit., hacia
  29. Gálatas 5:10 O, sentencia
  30. Gálatas 5:17 O, la carne tiene un deseo intenso contra
  31. Gálatas 5:20 O, herejías
  32. Gálatas 5:22 O, fe
  33. Gálatas 5:25 O, sigamos también al Espíritu
  34. Gálatas 6:7 Lit., Dios no es burlado
  35. Gálatas 6:9 O, no desmayemos
  36. Gálatas 6:10 Lit., de la casa
  37. Gálatas 6:11 U, os he escrito
  38. Gálatas 6:12 O, presentarse bien
  39. Gálatas 6:13 Algunos mss. antiguos dicen: han sido
  40. Gálatas 6:15 Algunos mss. antiguos agregan: en Cristo Jesús
  41. Gálatas 6:15 O, criatura
  42. Gálatas 6:16 O, sigan esta regla
  43. Gálatas 6:17 O, cicatrices
La Biblia de las Américas (LBLA)Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation