SUSTENTO DE LOS JUSTOS

SUSTENTO DE LOS JUSTOS

la-verdad-para-hoy

12/13/2016

No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu.

(Zacarías 4:6)

alimentemos_el_almaLa Palabra de Dios, la oración y el Espíritu Santo obran juntos por el bien de los siervos de Dios. La parte especial del Espíritu es dar todo lo necesario para sustentar al justo.

Al Espíritu Santo se le llama “el Espíritu de Cristo” y “el Espíritu de Dios” (Ro. 8:9). Se le puede llamar por cualquier de los dos títulos porque Él está en la Trinidad y procede del Padre en el nombre de Cristo (cp. Jn. 14:26).

El apóstol Pablo conocía al Espíritu Santo como su maestro, intercesor, guía, fuente de poder y proveedor todopoderoso. Eso es el Espíritu para todos los creyentes. La confianza de Pablo en saber que todo obra para bien (Ro. 8:28) se basaba en la provisión del Espíritu, que “nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles” (v. 26).

El saber que el Espíritu provee lo ayudará a afrontar con gran confianza cualquiera cosa que se cruce en su camino.

Disponible en Internet en: http://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2012 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=derechos).

Él tiene el control

13 Diciembre 2016

Él tiene el control
por Charles R. Swindoll

Ester 8:9-14

alimentemos_el_almaLa ley de los medos y los persas no podía ser cambiada. La ley que Amán había escrito tenía que permanecer en los libros. Pero debido a que el corazón del rey había sido ablandado por los ruegos de Ester, él mismo proporcionó una manera mediante la cual la ley podía no hacerse efectiva, o por lo menos podía ser neutralizada.

Los judíos podrían protegerse a sí mismos. En realidad, podrían hacer más que eso. Podrían liquidar a cualquiera que quisiera atacarlos, incluidos mujeres y niños, y tenían también el derecho de despojarles y apoderarse de sus propiedades. De esta manera, por lo menos, estaban en igualdad de condiciones. Los judíos tenían ahora su propia defensa, autorizada precisamente por la ley persa. “Los mensajeros que cabalgaban los veloces corceles reales partieron apresurados e impulsados por la orden del rey. El decreto fue promulgado en Susa, la capital” (Ester 8:14).

¡Increíble! Y pensar que estos derechos concedidos a todos los judíos fueron dados por el mismo hombre que antes prácticamente había decidido irrevocablemente su destrucción.

Es posible que alguna persona le esté persiguiendo, puede ser con un documento, con algo que ha sido escrito de manera irrevocable, el artículo de alguna revista, o periódico, alguna grabación, algún informe de trabajo, alguna demanda, lo que sea. Por estar escrito, parece tan intimidante, tan imborrable, tan legal. Y usted está leyendo esas palabras, y piensa: Si solamente supiera quién está detrás de todo esto. ¡A eso es a lo que me refiero aquí! ¿Quién es esa persona, comparada con el Señor vivo? A mí no me importa quién esté detrás de ese documento. Nosotros adoramos a un Dios soberano al que no le sorprende nada de lo que sucede en este mundo. Nada lo asusta. Nada lo sobresalta. ¡Él tiene el control! Habitamos “al abrigo del Altísimo” y moramos “bajo la sombra del Todopoderoso” (Salmo 91:1). ¡Nada es demasiado difícil para Él! ¡Nada!

Adoramos a un Dios soberano al que no le sorprende nada de lo que sucede. ¡Nada!—Charles R. Swindoll

Tomado del libro Buenos Días con Buenos Amigos (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2007). Con permiso de la Editorial Mundo Hispano (www.editorialmundohispano.org). Copyright © 2016 por Charles R. Swindoll Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

– See more at: https://visionparavivir.org/devocional#sthash.57ckA8wo.dpuf

DISPUESTO A SER SEGUNDO

DISPUESTO A SER SEGUNDO

images

Pablo Martini
Programa No. 2016-12-13

alimentemos_el_almaEn este mundo competitivo y egoísta se hace cada vez más difícil aplicar el refrán bíblico de “reír con los que ríen”. Llorar con los que lloran parecería más fácil, pero a la inversa cuesta aplicarlo, ¿verdad? Son pocos los hombres que están decididos a renunciar a un futuro prometedor en pro de una amistad y del amor que la sostiene, con el fin de promover y ayudar al prójimo. Esta es la cara más preciosa del amor: Desear que a aquellos  a quienes amamos les vaya mejor en la vida que a nosotros.  Dijo R. Sibbes: “En la amistad convive un alma en dos cuerpos diferentes”. Respecto a este tema de la amistad, la relación entre David y Jonatán, hijo del rey Saúl es el mejor exponente. El destino original de Jonatán había sido heredar el trono de su padre, mas ahora entendía que Dios había levantado a otro y él estaba dispuesto a ubicarse bajo su liderazgo como seguidor. Vivimos en un mundo cambiante y no es de extrañar que, por diferentes situaciones ajenas a nosotros, nos encontremos, a la vuelta de la esquina, sirviendo a quien hace poco nos servía a nosotros o ayudando a alguien que ayer fue nuestro ayudador. El caso arriba citado es un claro ejemplo de la disposición de amar al prójimo que debe primar en nuestros corazones siempre.

Aplicando esta normativa de vida nunca estaremos en ansiedad al ver que alguna situación se nos escapa del control. Ama a todos sin mirar a quien, reza un antiguo adagio. Cuando de amistad especial se trata, porque es bueno tener esos amigos “de fierro”, nunca dudes en servirles. Estoy de acuerdo que hay cierto margen de riesgo en esto de formar amistades fuertes, porque en cierta medida arriesgas tu corazón y puedes salir lastimado por el desamparo de un amigo. Pero si por el temor al desengaño y la desilusión emocional te vas a cerrar a toda posibilidad de formar una buena amistad, creo que te estás perdiendo una arista muy importante de la vida. Forma amigos, serás el hombre más rico al final de tus días.

PENSAMIENTO DEL DÍA:

“En la amistad convive un alma en dos cuerpos diferentes”. (R. Sibbes)

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

Dios habla por el Hijo su palabra final al hombre

Hebreos 1-3

9781586403546

Dios habla por el Hijo su palabra final al hombre

alimentemos_el_alma1 Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones[a] y de muchas maneras a los padres por[b] los profetas, en estos últimos días[c] nos ha hablado por[d] su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo[e]. El es[f] el resplandor de su gloria y la expresión[g] exacta de su naturaleza, y sostiene[h] todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, siendo mucho mejor que[i] los ángeles, por cuanto ha heredado un nombre más excelente que ellos.

El Hijo, superior a los ángeles

Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás:

Hijo mio eres tu,
yo te he engendrado hoy;

y otra vez:

Yo sere Padre para El,
y El sera Hijo para mi?

Y de nuevo, cuando trae[j] al Primogénito al mundo[k], dice:

Y adorenle todos los angeles de Dios.

Y de los ángeles dice:

El que hace a sus angeles, espiritus[l],
y a sus ministros, llama de fuego.

Pero del Hijo dice:

Tu trono, oh Dios, es por los siglos de los siglos,
y cetro de equidad es el cetro de tu[m] reino.
Has amado la justicia y aborrecido la iniquidad;
por lo cual Dios, tu Dios, te ha ungido
con oleo de alegria mas que a tus compañeros.

10 Y:

Tu, Señor, en el principio pusiste los cimientos de la tierra,
y los cielos son obra[n] de tus manos;
11 Ellos pereceran, pero tu permaneces;
y todos ellos como una vestidura se envejeceran,
12 y como un manto los enrollaras;
como una vestidura seran mudados.
Pero tu eres el mismo,
y tus años no tendran fin.

13 Pero, ¿a cuál de los ángeles ha dicho jamás:

Sientate a mi diestra
hasta que ponga a tus enemigos
por estrado de tus pies?

14 ¿No son todos ellos espíritus ministradores[o], enviados para servir por causa de los que heredarán la salvación?

Peligro de la negligencia

Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído[p], no sea que nos desviemos. Porque si la palabra hablada por medio de ángelesresultó ser inmutable[q], y toda transgresión y desobediencia recibió una justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? La cual, después que fue anunciada[r] primeramente por medio del Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, tanto por señales[s] como por prodigios, y por diversos milagros[t] y por dones[u] del Espíritu Santo según su propia voluntad.

Cristo coronado de gloria y honor

Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero[v], acerca del cual estamos hablando. Pero uno ha testificado en cierto lugar diciendo:

¿Que es el hombre para que de el te acuerdes,
o el hijo del hombre para que te intereses en el?
Le has hecho un poco inferior a los angeles;
le has coronado de gloria y honor,
y le has puesto sobre las obras de tus manos[w];
todo lo has sujetado bajo sus pies.

Porque al sujetarlo todo a él, no dejó nada que no le sea sujeto. Pero ahora no vemos aún todas las cosas sujetas a él. Pero vemos a aquel que fue hecho un poco inferior a los ángeles, es decir, a Jesús, coronado de gloria y honor a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios probara la muertepor todos. 10 Porque convenía que aquel para quien son todas las cosas y por quien son todas las cosas, llevando muchos hijos a la gloria, hiciera perfecto por medio de los padecimientos al autor[x] de la salvación de ellos. 11 Porque tanto el que santifica como los que son santificados, son todos de un Padre; por lo cual Elno se avergüenza de llamarlos hermanos, 12 diciendo:

Anunciare tu nombre a mis hermanos,
en medio de la congregacion[y] te cantare himnos.

13 Y otra vez:

Yo en El confiare[z].

Y otra vez:

He aqui, yo y los hijos que Dios me ha dado.

14 Así que, por cuanto los hijos participan de carne y sangre[aa], El igualmente participó también de lo mismo, para anular mediante la muerte el poder de aquel que tenía el poder de la muerte, es decir, el diablo, 15 y librar a los que por el temor a la muerte, estaban sujetos a esclavitud durante toda la vida. 16 Porque ciertamente no ayuda a los ángeles, sino que ayuda a[ab] la descendencia[ac] de Abraham. 17 Por tanto, tenía que ser[ad] hecho semejante a sus hermanos en todo, a fin de que llegara a ser un misericordioso y fiel sumo sacerdote en las cosas que a Dios atañen, para hacer propiciación por los pecados del pueblo. 18 Pues por cuanto El mismo fue tentado en el sufrimiento, es poderoso para socorrer a[ae] los que son tentados.

Jesús, superior a Moisés

3 Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe[af]. El cual fue fiel[ag] al que le designó[ah], como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios[ai]. Porque El ha sido considerado digno de más gloria que Moisés, así como el constructor de la casa tiene más honra que la casa. Porque toda casa es hecha por alguno, pero el que hace todas las cosas es Dios. Y Moisés fue fiel en toda la casa de Dios[aj]como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir más tarde; pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios[ak], cuya casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin nuestra confianza y la gloria[al] de nuestra esperanza. Por lo cual, como dice el Espíritu Santo:

Si ois hoy su voz,
no endurezcais vuestros corazones, como en la provocacion,
como en el dia de la prueba en el desierto,
donde vuestros padres me tentaron al ponerme a prueba,
y vieron mis obras por cuarenta años.
10 Por lo cual me disguste con aquella generacion,
y dije: “siempre se desvian en su corazon,
y no han conocido mis caminos”;
11 como jure en mi ira:
No entraran en mi reposo.”

12 Tened cuidado, hermanos, no sea que en alguno de vosotros haya un corazón malo de incredulidad, para apartarse[am] del Dios vivo. 13 Antes exhortaos los unos a los otros cada día, mientras todavía se dice: Hoy; no sea que alguno de vosotros sea endurecido por el engaño del pecado. 14 Porque somos hechos[an] partícipes de Cristo, si es que retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra seguridad,15 en cuanto se dice:

Si ois hoy su voz,
no endurezcais vuestros corazones, como en la provocacion.

16 Porque ¿quiénes, habiendo oído, le provocaron? ¿Acaso no fueron todos los que salieron de Egipto guiados por Moisés? 17 ¿Y con quiénes se disgustó por cuarenta años? ¿No fue con aquellos que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? 18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a los que fueron desobedientes? 19 Vemos, pues, que no pudieron entrar a causa de suincredulidad.

Notas al pie:

  1. Hebreos 1:1 Lit., porciones; i.e., de cuando en cuando
  2. Hebreos 1:1 O, en
  3. Hebreos 1:2 O, al fin de estos días
  4. Hebreos 1:2 Lit., en
  5. Hebreos 1:2 Lit., los siglos
  6. Hebreos 1:3 Lit., Quien siendo
  7. Hebreos 1:3 O, representación
  8. Hebreos 1:3 Lit., sosteniendo
  9. Hebreos 1:4 O, llegando a ser superior a
  10. Hebreos 1:6 O, Y cuando trae otra vez
  11. Hebreos 1:6 Lit., a la tierra habitada
  12. Hebreos 1:7 O, vientos
  13. Hebreos 1:8 Varios mss. antiguos dicen: su
  14. Hebreos 1:10 Lit., obras
  15. Hebreos 1:14 O, que sirven
  16. Hebreos 2:1 Lit., a las cosas que se han oído
  17. Hebreos 2:2 O, firme
  18. Hebreos 2:3 Lit., hablada
  19. Hebreos 2:4 O, milagros
  20. Hebreos 2:4 O, diversas obras de poder
  21. Hebreos 2:4 Lit., distribuciones
  22. Hebreos 2:5 Lit., la tierra habitada venidera
  23. Hebreos 2:7 Algunos mss. antiguos no incluyen: y…manos
  24. Hebreos 2:10 O, líder
  25. Hebreos 2:12 O, iglesia
  26. Hebreos 2:13 Lit., pondré mi confianza en El
  27. Hebreos 2:14 Lit., sangre y carne
  28. Hebreos 2:16 Lit., no toma a los ángeles, sino que toma a
  29. Hebreos 2:16 Lit., simiente
  30. Hebreos 2:17 Lit., estaba obligado a ser
  31. Hebreos 2:18 O, para acudir al socorro de
  32. Hebreos 3:1 O, confesión, o, profesión
  33. Hebreos 3:2 Lit., Siendo fiel
  34. Hebreos 3:2 O, constituyó
  35. Hebreos 3:2 Lit., El
  36. Hebreos 3:5 Lit., El
  37. Hebreos 3:6 Lit., El
  38. Hebreos 3:6 O, el gloriarnos
  39. Hebreos 3:12 O, apostatar
  40. Hebreos 3:14 Lit., hemos llegado a ser

La Biblia de las Américas (LBLA)Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation