NO HAY LUGAR PARA CRISTO

NO HAY LUGAR PARA CRISTO

la-verdad-para-hoy

12/23/2016

Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. (Lucas 2:7)

alimentemos_el_almaEstoy convencido de que la mayoría de las personas se pierden la Navidad. Observan la temporada navideña porque la cultura dice que es lo que debe hacerse, pero las multitudes no piensan en la realidad de lo que están celebrando. Se ha añadido tanto mito y fantasía a la festividad que las personas ignoran el verdadero milagro del nacimiento de Cristo.

La emoción legítima de la festividad se ha dejado llevar por un desenfreno hipócrita. Hace poco vi un periódico que tenía dos páginas de entrevistas a personas en la calle que dieron sus opiniones acerca del verdadero sentido de la Navidad… Algunas fueron sentimentales, diciendo que la Navidad es un tiempo familiar, una época para los niños, y así sucesivamente. Otras fueron humanistas, diciendo que la Navidad es un tiempo para celebrar el amor a los demás seres humanos, el espíritu generoso y toda esa serie de cosas. Otras fueron insensatamente hedonistas, considerando la Navidad simplemente como otra excusa para festejar. Ninguna persona hizo mención del incomprensible milagro del nacimiento de Dios como un niñito.

Disponible en Internet en: http://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2012 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=derechos).

Salve la deidad encarnada

23 Diciembre 2016

Salve la deidad encarnada
por Charles R. Swindoll

Isaías 7:14-Filipenses 2:5-11

alimentemos_el_almaEn esa noche de invierno, algo estaba pasando. . . algo extraordinario. . . algo sobrenatural. Los pastores corrieron a la ciudad de David y encontraron al Salvador, tal como el ángel lo había dicho. . . envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Éste era el prometido, el Mesías. Dios finalmente había venido a morar con Su pueblo, pero de una forma inesperada.

¿Quién era este Santo niño que miraban los pastores? No se equivoque. Él era Dios encarnado. El recién nacido Jesús existía desde la eternidad como el Hijo de Dios. Él era Igual, co-eterno y co-existente con Dios el Padre y Dios el Espíritu Santo. Sin embargo, Jesús cedió los privilegios y los placeres de Su existencia en el cielo cuando aceptó en sí mismo las limitaciones de la humanidad (Filipenses 2:6-7). Al vaciarse a sí mismo, Jesús de manera voluntaria hizo a un lado las prerrogativas y los prerrequisitos de la vida que Él conocía, una existencia que Él había disfrutado. Había cedido el derecho a esa clase de vida diciéndole al Padre: “Yo iré”.

¿A dónde iría? A Belén. Tomó “la forma de esclavo y se hizo semejante a los hombres”. Trate de imaginar lo que los pastores vieron. Allí se encontraba un bebé. ¿Puede ver Sus manos y Sus pies? ¿Su naricita? ¿Puede oír el llanto? Allí se encuentra la humanidad. En este santo niño comenzaba la vida terrenal. Fíjese en Sus ojos y vea el comienzo de la vida misma.

Más adelante, este ser divino, completamente singular en Su naturaleza y en Su vida perfecta, “se humilló a sí mismo haciéndose obediente a la muerte y muerte de cruz”, ¿no es eso asombroso? De todas las formas de morir, murió en una cruz, la clase de muerte más humillante y dolorosa que existía.

Dios Hijo se rebajó a sí mismo. Se encarnó en un bebé. Murió una muerte humillante. Como resultado Dios el Padre, “le exaltó a lo sumo”. Un día, todos nos arrodillaremos en adoración al Señor resucitado, “para la gloria de Dios el Padre”.

Todo se hizo para Su gloria. Qué plan tan asombroso. Que ejecución tan exacta. Qué envoltorio tan perfecto e increíble. El Dios hombre. Jesús, la deidad no disminuida y la verdadera humanidad, dos naturalezas distintas en una sola persona, para siempre. Ese es el bebé en el pesebre.

– See more at: https://visionparavivir.org/devocional#sthash.OssSxQU6.dpuf

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ

images

Pablo Martini
Programa No. 2016-12-23

alimentemos_el_almaSobre el techo de mi casa observo el pasado, exactamente cien años atrás. Por si lo pensaste, no estoy loco, ni el hecho de escribir más de 3000 reflexiones de vida en todas estas “Pausas” me ha hecho perder la razón, (creo). Me estoy refiriendo a la ceniza volcánica del Cotopaxi. Una mole de seis mil metros de altura en los Andes ecuatorianos que acaba de entrar en actividad. Dicen los vulcanólogos que un “tapón” de ceniza de varios kilómetros  obstruye su cráter hacia abajo, hacia el interior de la cámara de magma. Esta, hace presión y expulsa ese tapón poco a poco, hasta que ya no tenga el peso necesario para detener semejante fuerza y erupciona. La ceniza que está expulsando en estos días se calcula que tiene cien años y el viento la trasladó cientos de kilómetros hasta el techo de  mi casa. No estaba tan loco, ¿verdad?

Los que sí están locos son aquellos que “guardan” viejos rencores y antiguos traumas en la cámara magmática de su corazón, hasta que esta explota (mayormente por la boca) arruinando a su paso todo lo que encuentra, cuan una avalancha de odio que sepulta relaciones, amistades y todo ámbito de convivencia. Y cuando digo “guardan”  creo que no exagero, al igual que la ceniza del techo de mi casa, si digo que son rencores de años, de décadas, de ¿casi un siglo?… Generaciones y generaciones de venganza entre familias, emulan las guerras entre clanes de nuestros antepasados. Es que el corazón del hombre y de la mujer no ha cambiado mucho desde Caín, ¿o sí?… Esta realidad de expulsar por la boca la “ceniza” que abunda en el corazón, cobra más peligro al considerar   el efecto del “viento” de los chismes, la crítica destructiva y la murmuración cobarde. Es que si el viento no hubiese soplado tan fuerte, el techo de mi casa hoy estaría limpio. De igual manera, los problemas en las relaciones interpersonales, se solucionan mucho más fácilmente cuando las ofensas se tratan puertas adentro. Lamentablemente nunca falta el chismoso que ventila los problemas al techo del vecino.

PENSAMIENTO DEL DÍA:

Tanto el que esconde el odio como el que publica la ofensa, hacen el mismo daño.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

Saludo

3 Juan

9781586403546

Saludo

El anciano al amado Gayo, a quien yo amo en verdad.

El buen testimonio de Gayo

alimentemos_el_almaAmado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud. Pues me alegré mucho cuando algunos hermanos vinieron y dieron testimonio[a] de tu verdad, esto es, de cómo andas en la verdad. No tengo mayor gozo que éste: oír[b] que mis hijos andan en la verdad.

Amado, estás obrando fielmente en lo que haces por los hermanos, y sobre todo cuando se trata de extraños; pues ellos dan testimonio de tu amor ante la iglesia. Harás bien en ayudarles a proseguir su viaje[c] de una manera digna de Dios.Pues ellos salieron por amor al Nombre, no aceptando nada de los gentiles. Por tanto, debemos acoger a tales hombres[d], para que seamos colaboradores en pro de la verdad.

El mal testimonio de Diótrefes

Escribí algo a la iglesia, pero Diótrefes, a quien le gusta ser el primero entre ellos, no acepta lo que decimos[e]. 10 Por esta razón, si voy, llamaré la atención a[f] las obras que hace, acusándonos injustamente con palabras maliciosas; y no satisfecho con esto, él mismo no recibe a los hermanos, se lo prohíbe a los que quieren hacerlo y los expulsa de la iglesia.

Elogio de Demetrio

11 Amado, no imites lo malo sino lo bueno. El que hace lo bueno es de Dios; el que hace lo malo no ha visto a Dios. 12 Demetrio tiene[g] buen testimonio de parte de todos y de parte de la verdad misma; también nosotros damos testimonio y tú sabes que nuestro testimonio es verdadero.

Despedida

13 Tenía muchas cosas que escribirte, pero no quiero escribírtelas con pluma y tinta, 14 pues espero verte en breve y hablaremos cara a cara[h].

15 La paz sea contigo. Los amigos te saludan. Saluda a los amigos, a cada uno por nombre.

Notas al pie:

  1. 3 Juan 1:3 O, me alegro mucho cuando algunos hermanos vienen y dan testimonio
  2. 3 Juan 1:4 Lit., que estas cosas, que oigo
  3. 3 Juan 1:6 O, proveerles para el viaje
  4. 3 Juan 1:8 O, recibir a tales hombres como invitados
  5. 3 Juan 1:9 Lit., no nos acepta
  6. 3 Juan 1:10 Lit., le recordaré
  7. 3 Juan 1:12 Lit., ha recibido
  8. 3 Juan 1:14 Lit., boca a boca
La Biblia de las Américas (LBLA)Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation