Cómo Aprender a Orar: Algo Que Todo Cristiano Necesita Saber

Cómo Aprender a Orar: Algo Que Todo Cristiano Necesita Saber

TGC-Logo

“Prefiero enseñar a un hombre a orar que a diez hombres a predicar” — Charles Spurgeon

No hay nada en la vida cristiana más subestimado que la oración.

alimentemos_el_almaA la luz de la Biblia, he aprendido que necesitamos aprender a orar. La oración no se trata de cómo podemos orar, qué palabras podemos decir, sino de cómo Dios ha revelado que quiere que lo hagamos. Sobre esto he hablado de forma más extensa.

Considero que muchos de los líderes actuales en la iglesia han sido completos irresponsables al no enseñar a la gente orar. Y también las personas en las iglesias han fallado en esto, al no preguntar cómo hacerlo.

Nunca he oído a alguien decir: “Una pregunta, ¿me enseñas a orar?” Sin embargo, eso fue lo que los discípulos de Jesús hicieron (Lucas 11:1). Ellos no le preguntaron “Maestro, ¿me enseñas a caminar sobre el agua o a multiplicar panes?” Preguntaron cómo orar, porque vieron que Jesús era un hombre de oración y en Su ejemplo, la importancia de orar.

Orar es adoración. Y no hay nada más serio que la adoración porque eso es lo que los creyentes haremos por toda la eternidad en cielo (Apocalipsis 19:1).

Si Dios no ha consumido en Su ira a todos los millones de cristianos en el mundo que no se han tomado en serio la importancia de la oración y que no lo han hecho conforme a la Palabra de Dios, ha sido por Su grandiosa misericordia. Realmente merecemos ser destruidos por Su ira cuando no hacemos las cosas como Él lo ordena (Levítico 10:1-2 es un ejemplo de eso). Sé que esto suena muy incómodo, lo entiendo perfectamente, pero en realidad la oración es un asunto ASÍ de serio porque Dios es infinitamente santo. ¡Qué bueno que Él ha tenido misericordia de nosotros!

Piénsalo: Acercarnos a Dios a nuestra manera, y no a la manera de Él, es el acto de orgullo más grande que un hombre puede realizar… Por eso me importa aprender a orar correctamente y a ti también debería importarte.

Por supuesto, orar de una forma correcta no nos hará merecedores de que Dios nos escuche, pero es algo que nacimos para hacer. Es decirle a Dios: “Señor, orar a ti de la forma en que tú quieres que yo lo haga me importa mucho porque tú me importas mucho”.

Hoy quiero compartir contigo cinco consejos que te ayudarán a aprender a orar cada día mejor.

Lee también: 35 Frases sobre la oración que necesitas leer.

1. Usa tu cabeza.

Es necesario que cuando oremos, pensemos por qué oramos lo que oramos.

Muchas frases en muchas oraciones que incluso podemos escuchar en nuestras congregaciones, podrán sonar muy bonitas y hasta inspiradoras, pero no son bíblicas, ni siquiera un poco. Muchas de esas cosas rayan en la herejía, como la manía de declarar cosas a diestra y siniestra.

Es alarmante que la mayoría del conocimiento sobre la oración que los cristianos tienen en Latinoamérica, no proviene de la Biblia, sino de ideas que otras personas nos han enseñado o de otras oraciones que hemos escuchado.

Cuando decidimos pensar más sobre la oración, nos veremos desechando un montón de ideas que no agradan a Dios y depurando nuestro conocimiento al respecto. ¡Y eso es bueno!

Lee también: 40 cosas que he aprendido sobre la oración en mi viaje espiritual.

2. Conoce el propósito de la oración.

“Mientras no sepas que la vida es una guerra, no podrás saber la razón de la oración” — John Piper.

“Si no permanecemos en la oración, vamos a permanecer en la tentación” — John Owen.

Es importante que entendamos el propósito de la oración y meditemos en eso. ¿Para qué orar si Dios es soberano y llevará a cabo Su voluntad? Esa es una pregunta crucial y de ella he hablado en mi artículo: Hay cosas que no pasarán si no las pides en oración.

La oración es usada por el Espíritu Santo para cambiar nuestros corazones. La oración también sirve para bajar al corazón el conocimiento que tenemos en nuestras cabezas sobre Dios.

Además, como David Platt enseña, “Dios quiere obrar en este mundo de manera que sean el eco de nuestras oraciones”. Él pone en nuestros corazones así el querer como el hacer, incluso en la oración (Filipenses 2:13).

“La oración no es para cambiar los planes de Dios. Es para confiar y descansar en Su soberana voluntad” — Martin Lutero.

Cuanto más bíblicamente oremos, más sorprendidos seremos por el amor de Dios y viviremos experiencias profundas de Su gracia.

Dios quiere que cada día veamos más las cosas a nuestro alrededor y en nuestras vidas, como Él quiere que las veamos para que sepamos que Él es realmente fiel a Sus promesas, es soberano y maravilloso. La oración correcta es clave en esto porque al orar así, se puede decir que interiorizamos y grabamos en nuestra mente la Palabra de Dios. En otras palabras: Cuando oramos, no solo hablamos con Dios, sino que también escuchamos lo que decimos a Dios, y si lo que decimos a Él es conforme a Su voluntad revelada en Su palabra, al orar así y escucharnos, comprendemos y abrazamos cada día más lo que la Biblia nos muestra.

Lee tambiénSpurgeon sobre la oración.

3. Lee la Palabra de Dios y analízala.

Durante el sermón del monte, Jesús nos hace ver que la forma en que los paganos oran es equivocada porque ellos no conocen la revelación de Dios: Su Palabra (Mateo 6:7-8).

Por eso los gentiles, dice Jesús, por ejemplo, no saben que el verdadero Dios sabe exactamente lo que necesitamos incluso antes de que lo pidamos.

“Una buena lectura de la Palabra de Dios nos guiará a una oración más acorde a Su voluntad”

Allí está la clave del asunto: Tenemos que conocer los atributos de Dios. Necesitamos adentrarnos en Su Palabra… y hacerlo correctamente. Una buena lectura de la Palabra de Dios nos guiará a una oración más acorde a Su voluntad, como necesitamos orar.

Esto también tiene que ver con conocer realmente las promesas de Dios para nuestras vidas, para así orar de acuerdo a ellas. Agustín dio en el blanco cuando dijo:

“Tanta así es, Señor, tu misericordia, que te dignas de ligarte con tus promesas y te conviertes en deudor de la criatura a quien le perdonas tú sus deudas”

Lee también: 3 Preguntas que Debes Hacer Cuando Lees la Biblia.

4. Memoriza fragmentos de la Biblia y óralos.

No hay forma más segura de orar bíblicamente que orando fragmentos de la Palabra de Dios con un corazón agradecido y que ame a Dios. Por ejemplo, puedes orar Salmos en situaciones específicas en tu día a día, o las oraciones del apóstol Pablo (registradas en sus cartas) por la iglesia cuando vayas a orar por tus hermanos en la fe. De hecho, Jesús en la cruz oró el Salmo 22 (Mateo 27:46).

En los últimos meses he estado memorizando la Biblia y orando Salmos en mis oraciones, y eso me ha servido para conocer más la Palabra y guardarla en mi corazón, así que te animo a hacer lo mismo. Orar pasajes de la Biblia no es una fórmula para que la oración sea efectiva, pero sí nos enseña cómo dirigirnos a Dios y nos sirve para entender más Su voluntad, y eso es abrumador y muy bueno.

Aquí explico cómo memorizar la Biblia mediante el método que uso. Es menos tedioso de lo que te imaginas, es mucho más fácil de lo que crees, y es mucho más valioso que lo que puedes pensar.

Por supuesto, ten cuidado de no memorizar mal la Biblia y sacar textos de contextos. Además, es importante saber que orar de memoria fragmentos de la Biblia no siempre es orar “bíblicamente”. Si no hay discernimiento, revelación en Cristo, de algún pasaje bíblico que digamos cuando oremos, por mucho que lo que hablemos esté en la Biblia, no será más que una vana repetición (y Jesús nos advirtió sobre pretender orar así en Mateo 6:7)

“Lo único que hace efectiva nuestra oración es la intercesión de Cristo por nosotros”

Es vital que memorizar no sea una tarea para alimentar el orgullo, ni un engaño, al creer que es lo que hace falta para que la oración sea efectiva. Lo único que hace efectiva nuestra oración es la intercesión de Cristo por nosotros (1 Timoteo 2:5). Memorizar la Biblia debe ser un producto de amar a Dios y la revelación que hay de Él en Su Palabra.

5. Sé una persona de oración.

“Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias” (Colosenses 4:2)

“El secreto de la oración es orar en secreto” — Leonard Ravenhill

Cuanto más apliquemos las cosas que aprendemos en la Biblia sobre la oración, ¡más aprenderemos a orar!

En este post no te he hablado como un experto. Te he hablado como una persona que está aprendiendo a orar y desea que tú también lo hagas.

Es esencial que seamos personas de oración. Que oremos por largos ratos a solas. Que no subestimemos la oración como muchos tienen por costumbre.

Ora mucho, crece en oración y el Espíritu Santo te guiará conforme a la Palabra a orar como Dios quiere que lo hagas porque Él está con nosotros para conducirnos a toda verdad (Juan 16:13). Y cuando no sepas qué pedir, confía en lo que significan estas maravillosas palabras:

“Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y el Padre, quien conoce cada corazón, sabe lo que el Espíritu dice, porque el Espíritu intercede por nosotros, los creyentes, en armonía con la voluntad de Dios” (Romanos 8:26-27 NTV)

Y recuerda:

“Si te amó, cuando estabas lleno de corrupción; ¿no escuchará tus oraciones ahora que te ha hecho heredero del cielo?” — Charles Spurgeon.

https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/

LIBERACIÓN DE AFLICCIONES TEMPORALES

LIBERACIÓN DE AFLICCIONES TEMPORALES

la-verdad-para-hoy
12/11/2016

Sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación. (Filipenses 1:19)

alimentemos_el_almaEl versículo de hoy muestra el valor de la plena confianza en Dios. Pablo sabía que su aflicción presente era temporal y que sería librado de ella.
¿Por qué estaba Pablo convencido de su liberación? Su declaración: “Sé que… esto resultará en mi liberación” es una cita de la versión griega de Job 13:16. Job era un hombre justo que sufrió mucho, pero fue librado porque Dios siempre libra a los justos. Job dijo: “Y después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios” (Job 19:26). Él sabía que temporal o eternamente Dios lo libraría.

Pablo sabía que podía confiar en que Dios lo librara tal como Dios había librado a Job. Confiaba en que sus circunstancias resultarían en bien, ya fuera librado de la cárcel, justificado en su juicio y librado de la ejecución, o yendo a la gloria como un mártir. Tal vez usted no sufra las mismas pruebas que Pablo, pero cualesquiera que sean sus circunstancias la misma segura confianza está a su alcance.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2016 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

CUANDO EL ODIO ECHA RAÍCES

CUANDO EL ODIO ECHA RAÍCES

images

Pablo Martini
Programa No. 2016-12-11

alimentemos_el_almaCuando la raíz de un árbol joven crece en la naturaleza, generalmente se oculta debajo de la tierra .Con los años comienza a aparecer en la superficie y se forman las raíces de un árbol viejo y áspero. Esto sería como la característica más impactante del árbol: “MOSTRAR EL CARÁCTER DE UN ARBOL”. Parecería que algo semejante a lo que sucede en la naturaleza…ocurre también en el corazón humano: La amargura puede ocultarse y enraizar poco a poco, pero llegado su tiempo se hace evidente y manifiesta así un CARÁCTER.

Las palabras RENCOR y AMARGURA tienen su origen en la idea de “Punzar”  o “Punzante”. Es algo fuerte, que punza, que penetra, que duele y enlaza con la idea también de RESENTIMIENTO, que está compuesta por dos palabras: RE: intenso y SENTIMIENTO. O sea: volver a sentir, sentir de nuevo, mantener una deuda pendiente. El rencor, la amargura, el resentimiento generan un sistema “Radicular” que se expande hacia abajo, afectando nuestra vida emocional, hacia los costados afectando nuestras relaciones y hacia arriba afectando nuestro encuentro con Dios. Algunos de los frutos que esa raíz alimenta provocan:

Una visión limitada de la experiencia. Solo nos enfocamos en lo que nos hicieron, en lo que nos pasó, y no podemos ver más allá y el sentido que eso tiene en nuestra historia, en nuestra biografía.

Contamina a otros. Mayormente comentarios negativos, desprecios y críticas salen automáticamente intentando destruir al ofensor de alguna manera.

Nos corre de la mirada de la Gracia y aplicamos nuestras propias “Leyes” de lo que debería haber sido o de cómo deberían haber ocurrido las cosas.

Perdemos la perspectiva , porque terminamos enfocados en esa deuda y en ese dolor

Esa amargura se convierte en el filtro desde donde miramos la vida.

Ocasiona alteraciones en la salud y el físico empieza a dar señales

Sentimientos de venganza.

Así que, de ahora en adelante, cada vez que te sientas lastimada o lastimado sabe que a ÉL lo hirieron antes que a ti, por eso te entiende y te atiende para que vivas libre.

PENSAMIENTO DEL DÍA:

El que se acuesta herido, se levanta enojado, el que se acuesta enojado, se levanta resentido y el que se acuesta resentido se levanta amargado.

Disponible en Internet en: http://www.labibliadice.org

Contenido publicado con autorización de:
La Biblia Dice
Av.Galo Plaza Lasso N63-183 y de los Cedros
Telf. 00593-2-2475563
Quito-Ecuador

Saludo

Tito 1-3

9781586403546

Saludo

alimentemos_el_almaPablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a[a] la fe de los escogidos de Dios y al pleno conocimiento de la verdad que es según la piedad,con la esperanza de vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde los tiempos eternos, y manifestó a su debido tiempo su palabra por la predicaciónque me fue confiada[b] conforme al mandamiento de Dios nuestro Salvador, a Tito, verdadero hijo en[c] la común fe: Gracia y paz de parte de Dios el Padre y de Cristo Jesús nuestro Salvador.

Requisitos para ancianos y obispos

Por esta causa te dejé en Creta, para que pusieras en orden lo que queda, y designaras ancianos en cada ciudad como te mandé, esto es, si alguno es irreprensible, marido de una sola mujer, que tenga hijos creyentes, no acusados de disolución ni de rebeldía. Porque el obispo[d] debe ser irreprensible como administrador de Dios, no obstinado, no iracundo, no dado a la bebida[e], no pendenciero, no amante de ganancias deshonestas, sino hospitalario, amante de lo bueno, prudente, justo, santo, dueño de sí mismo, reteniendo la palabra fielque es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen.

Los falsos maestros censurados

10 Porque hay muchos rebeldes, habladores vanos y engañadores, especialmente los de la circuncisión, 11 a quienes es preciso tapar la boca, porque[f] están trastornando familias[g] enteras, enseñando, por ganancias deshonestas, cosas que no deben. 12 Uno de ellos, su propio profeta, dijo: Los cretenses son siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos. 13 Este testimonio es verdadero. Por eso, repréndelos severamente para que sean sanos en la fe, 14 no prestando atención a mitos judaicos y a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad. 15 Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada es puro, sino que tanto su mente como su conciencia están corrompidas. 16 Profesan conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan, siendo abominables y desobedientes e inútiles para cualquier obra buena.

La enseñanza de buena doctrina

2 Pero en cuanto a ti, enseña[h] lo que está de acuerdo con la sana doctrina: Los ancianos deben ser sobrios, dignos, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la perseverancia. Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta: no calumniadoras ni esclavas de mucho vino, que enseñen lo bueno, que enseñen[i]a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a serprudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. Asimismo, exhorta a los jóvenes a que sean prudentes; muéstrate en todo[j] como ejemplo de buenas obras, conpureza[k] de doctrina, con dignidad, con palabra sana e irreprochable, a fin de que el adversario se avergüence al no tener nada malo que decir de nosotros.Exhorta a los siervos[l] a que se sujeten a sus amos en todo, que sean complacientes, no contradiciendo, 10 no defraudando, sino mostrando toda buena fe, para que adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador en todo respecto.11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres[m], 12 enseñándonos, que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo[n] sobria, justa y piadosamente, 13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador[o] Cristo Jesús, 14 quien se dio a sí mismo por nosotros, para redimirnos de toda iniquidad y purificar para si un pueblo para posesion suya, celoso de buenas obras.

15 Esto habla, exhorta y reprende con toda autoridad[p]. Que nadie te menosprecie.

La base de la salvación

3 Recuérdales que estén sujetos a los gobernantes, a las autoridades; que sean obedientes, que estén preparados para toda buena obra; que no injurien a nadie, que no sean contenciosos, sino amables, mostrando toda consideración para contodos los hombres. Porque nosotros también en otro tiempo éramos necios, desobedientes, extraviados, esclavos de deleites y placeres diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles y odiándonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor hacia la humanidad, El nos salvó, no por obras de[q] justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo, que El derramó sobre nosotrosabundantemente por medio de Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia fuésemos hechos herederos según la esperanza de la vida eterna[r]. Palabra fiel es ésta, y en cuanto a estas cosas quiero que hables con firmeza[s], para que los que han creído en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles para los hombres. Pero evitacontroversias necias, genealogías, contiendas y discusiones acerca de la ley, porque son sin provecho y sin valor. 10 Al hombre que cause divisiones, después de la primera y segunda amonestación, deséchalo, 11 sabiendo que el tal es perverso y peca, habiéndose condenado a sí mismo.

Recomendaciones finales y bendición

12 Cuando te envíe a Artemas o a Tíquico, procura venir a mí en Nicópolis, porque he decidido pasar allí el invierno. 13 Encamina con diligencia a Zenas, intérprete de la ley, y a Apolos, para que nada les falte. 14 Y que nuestro pueblo aprenda a ocuparse en buenas obras, atendiendo a las necesidades apremiantes, para que no estén sin fruto.

15 Todos los que están conmigo te saludan. Saluda a los que nos aman en la fe.

La gracia sea con todos vosotros.

Notas al pie:

  1. Tito 1:1 O, para
  2. Tito 1:3 O, en la proclamación con que yo fui confiado
  3. Tito 1:4 Lit., según
  4. Tito 1:7 O, supervisor
  5. Tito 1:7 Lit., al vino
  6. Tito 1:11 Lit., los cuales
  7. Tito 1:11 O, casas
  8. Tito 2:1 Lit., habla
  9. Tito 2:4 O, exhorten
  10. Tito 2:7 O, razonables en todo, muéstrate
  11. Tito 2:7 Lit., incorruptibilidad
  12. Tito 2:9 O, esclavos
  13. Tito 2:11 O, a todos los hombres, trayendo salvación
  14. Tito 2:12 O, siglo
  15. Tito 2:13 O, del gran Dios y Salvador nuestro
  16. Tito 2:15 Lit., con todo mando
  17. Tito 3:5 Lit., en
  18. Tito 3:7 O, de vida eterna, según la esperanza
  19. Tito 3:8 O, confianza
La Biblia de las Américas (LBLA)Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation